Issuu on Google+

Capítulo

4

De Desarrollo de la perspectiva teórica: revisión de la literatura y construcción rev del marco teórico de

Proceso de investigación cuantitativa

Paso 3 Desarrollo de la perspectiva teórica Revisar la literatura. Detectar la literatura pertinente. Obtener la literatura pertinente. Consultar la literatura pertinente. Extraer y recopilar la información de interés. • Construir el marco teórico. • • • • •

Objetivos del aprendizaje Al terminar este capítulo, el alumno será capaz de: 1 Conocer las actividades que debe realizar para revisar la literatura relacionada con un problema de investigación cuantitativa. 2 Ampliar sus habilidades en la búsqueda y revisión de la literatura, así como en el desarrollo de perspectivas teóricas. 3 Estar capacitado para, con base en la revisión de la literatura, construir marcos teóricos o de referencia que contextualicen un problema de investigación cuantitativo. 4 Comprender el papel que desempeña la literatura dentro del proceso de la investigación cuantitativa.

Síntesis En el capítulo se comenta y profundiza la manera de contextualizar el problema de investigación planteado, mediante el desarrollo de una perspectiva teórica. Se detallan las actividades que un investigador lleva a cabo para tal efecto: detección, obtención y consulta de la literatura pertinente para el problema de investigación, extracción y recopilación de la información de interés y construcción del marco teórico.


Sus funciones son: • Orientar el estudio • Prevenir errores • Ampliar el horizonte • Establecer la necesidad de la investigación • Inspirar nuevos estudios • Ayudar a formular hipótesis • Proveer de un marco de referencia

Desarrollo de la perspectiva teórica •

• •

Es la tercera etapa de la investigación cuantitativa Proporciona el estado del conocimiento Da el sustento histórico

Depende del grado en el desarrollo del conocimiento

• • • •

Sus etapas son

Construcción del marco teórico Se organiza y edifica por

Fuentes

• •

Revisión de la literatura (debe ser selectiva)

• •

Fases

• • •

• •

Teoría desarrollada Varias teorías desarrolladas Generalizaciones empíricas Descubrimientos parciales Guías no investigadas e ideas vagas

Vertebración (ramificación) del índice Mapeo de temas y autores

Primarias Secundarias Terciarias

Revisión Detección Consulta Extracción y recopilación Integración

Se apoya en la búsqueda por internet y su finalidad es obtener referencias o fuentes primarias

Nota: En el CD anexo (Material complementario → Capítulos), encontrará el capítulo 3 titulado: “Perspectiva teórica: comentarios adicionales”, que extiende los contenidos expuestos en este capítulo 4, en especial lo relativo a teoría y construcción de teorías, así como a búsqueda de referencias. Parte del material que estaba en ediciones anteriores en este capítulo se actualizó y transfirió a dicho medio (no se eliminó).


52

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

¿Qué es el desarrollo de la perspectiva teórica? El desarrollo de la perspectiva teórica es un proceso y un producto. Un proceso de inmersión en el conocimiento existente y disponible que puede estar vinculado con dio, una vez que ya se ha planteado el nuestro planteamiento del problema, y un producto (marco teórico) que a su vez es problema de investigación. parte de un producto mayor: el reporte de investigación (Yedigis y Weinbach, 2005). Una vez planteado el problema de estudio —es decir, cuando ya se poseen objetivos y preguntas de investigación— y cuando además se ha evaluado su relevancia y factibilidad, el siguiente paso consiste en sustentar teóricamente el estudio (Hernández Sampieri y Méndez, 2009), lo que en este libro denominaremos desarrollo de la perspectiva teórica. Ello implica exponer y analizar las teorías, las conceptualizaciones, las investigaciones previas y los antecedentes en general que se consideren válidos para el correcto encuadre del estudio (Rojas, 2002). Asimismo, es importante aclarar que marco teórico no es igual a teoría; por tanto, no todos los estudios que inclu incluyen un marco teórico tienen que fundamentarse en una teoría. Es un punto que se ampliará a lo larg largo del capítulo y su complemento en el CD. La perspectiv perspectiva teórica proporciona una visión de dónde se sitúa el planteamiento propuesto dentro del campo de conocimiento en el cual nos “moveremos”. En términos de Mertens (2005), nos señala cómo encaja la investigación en el panorama (big picture) de lo que se conoce sobre un tema o tópico estudiado. Asimismo, nos puede proporcionar ideas nuevas y nos es útil para compartir los descubrimientos recientes de otros investigadores.

Desarrollo de la perspectiva teórica Sustentar teóricamente el estu-

¿Cuáles son las funciones del desarrollo de la perspectiva teórica? La perspectiva teórica cumple diversas funciones dentro de una investigación; entre las principales se destacan las siguientes siete: 1. Ayuda a prevenir errores que se han cometido en otras investigaciones. 2. Orienta sobre cómo habrá de realizarse el estudio. En efecto, al acudir a los antecedentes nos podemos dar cuenta de cómo se ha tratado un problema específico de investigación: • • • • •

Qué clases de estudios se han efectuado. Con qué tipo de participantes. Cómo se han recolectado los datos. En qué lugares se han llevado a cabo. Qué diseños se han utilizado.

Aun en el caso de que desechemos los estudios previos, éstos nos orientarán sobre lo que queremos y lo que no queremos para nuestra investigación. 3. Amplía el horizonte del estudio o guía al investigador para que se centre en su problema y evite desviaciones del planteamiento original. 4. Documenta la necesidad de realizar el estudio. 5. Conduce al establecimiento de hipótesis o afirmaciones que más tarde habrán de someterse a prueba en la realidad, o nos ayuda a no establecerlas por razones bien fundamentadas. 6. Inspira nuevas líneas y áreas de investigación (Yurén Camarena, 2000). 7. Provee de un marco de referencia para interpretar los resultados del estudio. Aunque podemos no estar de acuerdo con dicho marco o no utilizarlo para explicar nuestros resultados, es un punto de referencia.


¿Qué etapas comprende el desarrollo de la perspectiva teórica?

53

EJEMPLO

Sobre una investigación sin sentido por no contar con perspectiva teórica Si intentamos probar que determinado tipo de personalidad incrementa la posibilidad de que un individuo sea líder, al revisar los estudios sobre liderazgo en la literatura respectiva nos daríamos cuenta de que tal investigación carece de sentido, pues se ha demostrado con amplitud que el liderazgo es más bien producto de la interacción entre tres elementos: características del líder, características de los seguidores (miembros del grupo) y la situación en particular. Por ello, poseer ciertas características de personalidad no está relacionado necesariamente con el surgimiento de un líder en un grupo (no todos los “grandes líderes históricos” eran extravertidos, por ejemplo).

¿Qué etapas comprende el desarrollo de la perspectiva teórica? Tal desarrollo usualmente comprende dos etapas: • La revisión analítica de la literatura correspondiente. • La construcción del marco teórico, lo que puede implicar la adopción de una teoría.

¿En qué consiste la revisión de la literatura?

1

Revisión de la literatura Consiste en La revisión de la literatura implica detectar, consultar y obtener la bibliografía (refedetectar, consultar y obtener la bibliograrencias) y otros materiales que sean útiles para los propósitos del estudio, de donde fía y otros materiales útiles para los propóse tiene que extraer y recopilar la información relevante y necesaria para enmarcar sitos del estudio, de los cuales se extrae y nuestro problema de investigación. Esta revisión debe ser selectiva, puesto que cada recopila información relevante y necesaria para el problema de investigación. año en diversas partes del mundo se publican miles de artículos en revistas académicas, periódicos, libros y otras clases de materiales en las diferentes áreas del conocimiento. Si al revisar la literatura nos encontramos con que, en el área de interés, hay 5 000 posibles referencias, es evidente que se requiere seleccionar sólo las más importantes y recientes, y que además estén directamente vinculadas con nuestro planteamiento del problema de investigación. En ocasiones, revisamos referencias de estudios tanto cuantitativos como cualitativos, sin importar nuestro enfoque, porque se relacionan de manera estrecha con nuestros objetivos y preguntas. A continuación comentamos los pasos que usualmente se siguen para revisar la literatura.

Inicio de la revisión de la literatura La revisión de la literatura puede iniciarse directamente con el acopio de las referencias o fuentes primarias,1 situación que ocurre cuando el investigador conoce su localización, se encuentra muy familiarizado con el campo de estudio y tiene acceso a ellas (puede utilizar material de bibliotecas, filmotecas, hemerotecas y bancos de información). Sin embargo, es poco común que suceda así, especialmente en lugares donde se cuenta con un número reducido de centros bibliográficos, pocas revistas académicas y libros. Por ello, es recomendable iniciar la revisión de la literatura consultando a uno o varios expertos en el tema (algún profesor, por ejemplo) y buscando —vía internet— fuentes primarias en centros o sistemas de información y bases de referencias y datos. Para ello, necesitamos elegir las “palabras claves”, “descriptores” o “términos de búsqueda”, los cuales deben ser distintivos del problema de estudio y se extraen de la idea o tema y del planteamiento 1 Las referencias o fuentes primarias proporcionan datos de primera mano, pues se trata de documentos que incluyen los resultados de los estudios correspondientes. Ejemplos de éstas son: libros, antologías, artículos de publicaciones periódicas, monografías, tesis y disertaciones, documentos oficiales, reportes de asociaciones, trabajos presentados en conferencias o seminarios, artículos periodísticos, testimonios de expertos, documentales, videocintas en diferentes formatos, foros y páginas en internet, etcétera.

2


54

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

del problema. Este último requiere de algunas lecturas preliminares para afinarse y completarse. Los expertos también nos pueden ayudar a seleccionar tales palabras. Si los términos son vagos y generales obtendremos una consulta con muchas referencias e información que no es pertinente para nuestro planteamiento. En este sentido, las bases de referencias funcionan como los “disparadores o motores de búsquedas” (Google, Yahoo, Altavista, etcétera). Por ejemplo, si hacemos una consulta con palabras como “escuela”, “educación”, “comunicación”, “empresas” o “personalidad” aparecerán miles de referencias y nos “perderemos en un mundo de información”. Entonces, los términos de búsqueda deben ser precisos, por lo que si nuestro planteamiento es concreto, la consulta tendrá mayor enfoque y sentido y nos llevará a referencias apropiadas. Asimismo, nuestra búsqueda deberá hacerse con palabras en español y en inglés, porque gran cantidad de fuentes primarias se encuentran en este idioma. Al acudir a una base de datos, sólo nos interesan las referencias que se relacionen estrechamente con el problema específico a investigar. Por ejemplo, si pretendemos analizar la relación entre el clima organizacional y la satisfacción laboral, ¿cómo encontraremos las fuentes primarias que en verdad tienen que ver con el problema de estudio que nos incumbe? Primero, con la revisión de una base de datos apropiada. Si nuestro tema trata sobre clima organizacional y satisfacción laboral, no consultaríamos una base de referencias sobre cuestiones de química como Chemical Abstracts ni una base de datos con referencias de la historia del arte, sino una base de información con fuentes primarias respecto a la materia de estudio, tal es el caso de Wiley InterScience, Communication Abstracts y ABI/INFORM (bases de datos correctas para nuestra investigación). Si vamos a comparar diferentes métodos educativos por medio de un experimento, debemos acudir a la base de referencias adecuada: ERIC (Education Resources Information Center).2 En español también hay algunas bases, como Latindex y Redalyc, para diversas ciencias y disciplinas; bvs, ciencias de la salud; ENFISPO, enfermería, etcétera).3 Una vez elegida la base de datos que emplearemos, procedemos a consultar el “catálogo de temas, conceptos y términos” (thesaurus) respectivo,4 que contiene un diccionario o vocabulario en el cual podemos hallar un listado de palabras para realizar la búsqueda. Del catálogo debemos seleccionar las palabras o conceptos “claves” que le proporcionen dirección a la consulta. También podemos hacer una búsqueda avanzada con esos términos, utilizando los operadores del sistema booleano: and (en español “y” ), or (en español “o” ) y not (en español “no” ). Con los descriptores y las preposiciones estableceremos los límites de la consulta al banco o la base de referencias.5 La búsqueda nos proporcionará un listado de referencias vinculadas a las palabras clave (dicho de otra manera, el listado que obtengamos dependerá de estos términos llamados descriptores, los cuales escogemos del diccionario o simplemente utilizamos los que están incluidos en el planteamiento). Por ejemplo, si nuestro interés se centra en “procedimientos quirúrgicos para el cáncer de próstata en ancianos” y vamos a revisar en la base de referencias “MEDLINE_1997-2008” (para Medicina), si seleccionamos las palabras o descriptores “cáncer próstata”, el resultado de la consulta será una lista de todas las referencias bibliográficas que estén en tal base y que se relacionen con dichos términos (enfermedad). Si la búsqueda la hicimos el 28 de enero de 2009 se obtienen 39 643 referencias (que son demasiadas, por lo que tenemos que utilizar más descriptores o incrementar nuestra precisión). Al agregarle el término “anciano” el resultado fue de 14 282 referencias (todavía muchas). Y al agregarle “cirugía” (porque realmente nuestro estudio se centra en ello), el número es mucho más manejable, 132 fuentes primarias. Desde luego, las búsquedas avanzadas pueden acotarse por fechas (por ejemplo, últimos tres años, de 2005 a 2010, de 2000 a 2009). 2

Estas bases de referencias tienen páginas web en inglés y nuestra consulta requerirá básicamente de términos en este idioma. En el CD anexo → (Material complementario → Apéndices → Apéndice 2: “Principales bancos/servicios de obtención de fuendatos/pág tes/bases de datos/páginas web para consulta de referencias bibliográficas”, el lector encontrará un listado variado de bases para sus búsquedas. 4 De acuerdo con C Cornell University Library (2005), el thesaurus es una lista de todos los títulos o descriptores usados en cierta base de datos, catálogo o índice. 5 Si usted usted, lector o lectora, no está familiarizado(a) con estos operadores o preposiciones, o nunca ha hecho una “búsqueda avanzada”, le sugerimos acudir al capítulo 3 del CD: “Perspectiva teórica: comentarios adicionales”, donde se explican sus usos y funciones. 3


¿Qué etapas comprende el desarrollo de la perspectiva teórica?

55

Google tiene uno de los mejores sistemas en búsquedas avanzadas, pero para una consulta adecuada es necesario acudir a otras bases de referencias más especializadas como EBSCO, SAGE, ERIC, MEDLINE, PsycINFO, entre otros (vea el apéndice 2 del CD).

EJEMPLO En la mayoría de las bases de referencias o revistas existen dos opciones de búsqueda. • Búsqueda sencilla (“search”). Por lo general, aparece un recuadro o ventana donde se solicita introducir los términos de búsqueda, en este caso escribimos las palabras y damos clic donde corresponda para iniciar la búsqueda. Si entrecomillamos los descriptores sabemos que será literal como si usáramos el conector “and”(y).

Ventana para introducir términos

Clic: búsqueda o ir

• Búsqueda avanzada (“advanced search”). En esta clase de búsqueda generalmente nos aparecen varias ventanas o recuadros para insertar los términos (uno por recuadro), además los operadores booleanos correspondientes y con frecuencia otra ventana para restringir la búsqueda por campo (autor, publicación, volumen, etc.; aunque la opción por default es: “todos los campos” —“all fields”—). Y en algún lugar se coloca el rango temporal de búsqueda (éste varía en diferentes casos, es cuestión de ubicarlo y utilizarlo para restringir la consulta a un periodo: tal mes y año a tal mes y año —o simplemente de tal año a tal otro— o número de los últimos años). Botón de búsqueda

Ventanas para introducir términos

Campos

Específicamente, respecto a libros ya sabemos que podemos buscar en las páginas de las principales editoriales y librerías, así como en otros lugares (Amazon, AbeBooks en español, etcétera). De las referencias que encontremos en las búsquedas, elegimos las más convenientes (sobre esto se comentará un poco más adelante).

Palabras “claves” Para elegirlas se recomienda: escribir un título preliminar del estudio y seleccionar las dos o tres palabras que capten la idea central, extraer los términos del planteamiento o utilizar los que los autores más destacados en el campo de nuestro estudio suelan emplear en sus planteamientos e hipótesis. En la mayoría de los artículos de revistas es común incluir los términos claves al inicio o al final.


56

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

Amazon se ha posicionado como la librería virtual más completa en la red.

También exist existen todavía bancos de datos que se consultan manualmente, donde las referencias se buscan en libros. En E el capítulo 3 del CD anexo se explica el proceso de éstos. Asimismo, se presentan diversos ejemplos d de búsquedas. Consultar en internet es necesario y tiene ventajas, pero si no buscamos en sitios con verdadera información científica o académica de calidad, puede ser riesgoso. No es recomendable acudir a sitios con un fuerte uso comercial. Creswell (2005 y 2009) hace un análisis de las ventajas y desventajas de utilizar internet en la búsqueda de literatura pertinente para el planteamiento del problema, mismas que se muestran en la tabla 4.1.

Tabla 4.1 Ventajas y desventajas de utilizar internet como fuente para localizar bibliografía Ventajas

Desventajas

Acceso fácil las 24 horas del día.

Con frecuencia las investigaciones colocadas en sitios web no se revisan por expertos.

Gran cantidad de información en diversos sitios web sobre muchos temas.

Los reportes de investigación incluidos en los sitios web pueden ser textos plagiados o que se muestran sin el consentimiento del (los) autor(es), sin embargo, no lo podemos saber.

Información en español.

Puede ser muy tardado localizar estudios sobre nuestro tema y que sean de calidad, pues abundan páginas o sitios que se refieren a nuestro planteamiento, pero no incluyen investigaciones con datos sino opiniones, ideas o servicios de consultoría.

Información reciente.

La información puede estar desorganizada, de manera que puede ser poco útil.

El acceso a los sitios web es inmediato a través de buscadores.

Para tener acceso a la mayoría de los textos completos de artículos, se debe pagar entre 5 y 30 dólares estadounidenses.

En la mayoría de los casos el acceso es gratuito o de muy bajo costo. El investigador puede crear una red de contactos que le ayuden a obtener la información que busca. Los estudios que se localicen pueden imprimirse de inmediato.


¿Qué etapas comprende el desarrollo de la perspectiva teórica?

Obtención (recuperación) de la literatura Una vez identificadas las fuentes primarias pertinentes es necesario localizarlas en las bibliotecas físicas y electrónicas, filmotecas, hemerotecas, videotecas u otros lugares donde se encuentren. Si compramos artículos de revistas científicas, los descargamos y guardamos en nuestro disco duro para su posterior consulta (y también suelen imprimirse). Si son libros comprados vía internet, estaremos pendientes de que lleguen a nuestras manos, etcétera.

Consulta de la literatura Una vez que se han localizado físicamente las referencias (la literatura) de interés, se procede a consultarlas. El primer paso consiste en seleccionar las que serán de utilidad para nuestro marco teórico específico y desechar las que no nos sirvan. En ocasiones, una fuente primaria puede referirse a nuestro problema de investigación, pero no sernos útil porque no enfoca el tema desde el punto de vista que pretendemos establecer, se han realizado nuevos estudios que han encontrado explicaciones más satisfactorias, invalidado sus resultados o desaprobado sus conclusiones, se detectaron errores de método, o porque se realizaron en contextos completamente diferentes al de nuestra investigación, etc. En caso de que la detección de la literatura se realice mediante compilaciones o bancos de datos donde se incluye un breve resumen de cada referencia, se corre menos riesgo de elegir una fuente primaria inútil. En todas las áreas de conocimiento, las fuentes primarias más utilizadas para elaborar marcos teóricos son libros, artículos de revistas científicas y ponencias o trabajos presentados en congresos, simposios y eventos similares, entre otras razones, porque estas fuentes son las que sistematizan en mayor medida la información; generalmente profundizan más en el tema que desarrollan y son altamente especializadas. Además de que puede accederse a ellas vía internet. Así, Creswell (2009) recomienda confiar en la medida de lo posible en artículos de revistas científicas, que son evaluados críticamente por editores y jueces expertos antes de ser publicados. En el caso de los libros, para delimitar su utilidad por cuestión de tiempo, conviene comenzar analizando la tabla o índice de contenido y el índice analítico o de materias, los cuales proporcionan una idea de los temas incluidos en la obra. Al tratarse de artículos de revistas científicas, lo más adecuado es revisar primero el resumen y palabras claves, y en caso de considerarlo de utilidad, examinar las conclusiones, observaciones o comentarios finales o, en última instancia, todo el artículo. Mertens (2005) y Creswell (2005) sugieren una revisión que aplica a prácticamente cualquier tipo de referencia y se presenta en la figura 4.1.

Planteamiento del problema e hipótesis

Paradigma del investigador

Si las referencias no coinciden en su planteamiento con el nuestro, se desechan o se revaloran. Cuando el paradigma es distinto, debemos considerar si resultan útiles. El diseño, muestra, análisis, resultados y discusión deben ser apropiados de acuerdo con el planteamiento del estudio revisado (consistentes).

Figura 4.1

Revisión de una referencia primaria.

Diseño

Muestra: tamaño, características de participantes, método de selección utilizado

Estrategia de análisis y tipos de análisis realizados

Resultados y discusión

57


58

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

Con el propósito de seleccionar las fuentes primarias que servirán para elaborar el marco teórico, es conveniente hacerse las siguientes preguntas: • • • • •

¿la referencia se relaciona con mi problema de investigación? ¿cómo? ¿qué aspectos trata? ¿ayuda a que desarrolle más rápida y profundamente mi estudio? ¿desde qué óptica y perspectiva aborda el tema?, ¿psicológica, antropológica, sociológica, médica, legal, económica, comunicológica, administrativa?

La respuesta a esta última pregunta es muy importante. Por ejemplo, si se pretende estudiar la relación entre superior y subordinado en términos del efecto que la retroalimentación positiva del primero tiene en la motivación para el logro del segundo, la investigación posee un enfoque principalmente comunicológico. Supongamos que encontramos un artículo que versa sobre la relación superior o jefe-subordinado; pero trata de las atribuciones administrativas que cierto tipo de subordinados tiene en determinadas empresas. Resulta obvio que este artículo se debe descartar pues enfoca el tema desde otra perspectiva. Lo anterior no significa que no se pueda acudir a otros campos de conocimiento para completar la revisión de la literatura, pues en algunos casos se encuentran referencias sumamente útiles en otras áreas. Para analizar las referencias, recordemos que se toma en cuenta: • • • • •

Cercanía o similitud a nuestro planteamiento (utilidad). Semejanza a nuestro método y muestra. Fecha de publicación o difusión (entre más reciente, mejor). Que implique investigación empírica (recolección y análisis de datos). Rigor y calidad del estudio (cuantitativo, cualitativo o mixto).

Por lo que se refiere al apoyo bibliográfico, algunos investigadores consideran que no debe acudirse a obras preparadas en el extranjero, porque la información que presentan y las teorías que sostienen fueron elaboradas para otros contextos y situaciones. Aunque eso es cierto, no implica que deba rechazarse o no utilizarse tal material; la cuestión es saber cómo usarlo. Es posible que la literatura extranjera le ayude al investigador local de diversas maneras: puede ofrecerle un buen punto de partida, guiarlo en el enfoque y tratamiento que se le dará al problema de investigación, orientarlo respecto de los diversos elementos que intervienen en el problema, centrarlo en un problema específico, sugerirle cómo construir el marco teórico, etcétera. Un caso ilustrativo fueron los estudios de Rota (1978), cuyo propósito primordial era analizar el efecto que la exposición a la violencia televisada tiene en la conducta agresiva de los niños. Cuando el autor citado revisó la literatura encontró que prácticamente no se habían realizado estudios previos en México; pero que en Estados Unidos se habían llevado a cabo diversas investigaciones y que, incluso, se tenían distintas teorías al respecto (teoría del reforzamiento, teoría de la catarsis y las teorías de los efectos disfuncionales). El autor se basó en la literatura estadounidense y comenzó a efectuar estudios en México. Sus resultados difirieron de los encontrados en Estados Unidos, aunque los antecedentes localizados en esa nación constituyeron un excelente marco de referencia y un punto de partida para sus investigaciones. Desde luego, en ocasiones ciertos fenómenos evolucionan o cambian a través del tiempo. Por ejemplo, podría ser que una generación de niños no se viera influida por ciertos efectos de la televisión, y otra generación sí, lo cual quiere decir que las ciencias no son estáticas. Hoy en día, nuestra percepción sobre diversos fenómenos ha cambiado con el desciframiento del genoma humano, los actos terroristas de 2001 en Estados Unidos, el tsunami que impactó a Asia en 2004, el desarrollo de las comunicaciones telefónicas o los sucesos locales.


¿Qué etapas comprende el desarrollo de la perspectiva teórica?

Una vez seleccionadas las referencias o fuentes primarias útiles para el problema de investigación, se revisan cuidadosamente y se extrae la información necesaria para integrarla y desarrollar el marco teórico. Al respecto, es recomendable anotar los datos completos de identificación de la referencia.6

¿Qué información o contenido se extrae de las referencias? A veces se extrae una sola idea o varias ideas, otras, una cifra, un resultado o múltiples comentarios. Varía en cada caso, algunos ejemplos se muestran en el CD anexo, capítulo 3: “Perspectiva teórica: comentarios adicionales”. Al identificar la literatura útil se puede diseñar un mapa de revisión, el cual es una “imagen de conceptos” de la agrupación propuesta respecto a las referencias del planteamiento y que ilustra cómo la indagación contribuirá al estudio del mismo; un ejemplo de ello se presentará más adelante. Cuando ya se haya puesto junta la literatura que se consideró para la elaboración del mapa de revisión, también se deben empezar a generar los resúmenes de los artículos y documentos más relevantes y la extracción de ideas, cifras y comentarios. Estos resúmenes e información se combinarán posteriormente en el marco teórico (Hernández Sampieri y Méndez, 2009).

¿Qué nos puede revelar la revisión de la literatura? Uno de los propósitos de la revisión de la literatura es analizar y discernir si la teoría existente y la investigación anterior sugieren una respuesta (aunque sea parcial) a la pregunta o las preguntas de investigación; o bien, provee una dirección a seguir dentro del planteamiento de nuestro estudio (Danhke, 1989). La literatura revisada puede revelar diferentes grados en el desarrollo del conocimiento: • Que existe una teoría completamente desarrollada, con abundante evidencia empírica7 y que se aplica a nuestro problema de investigación. • Que hay varias teorías que se aplican a nuestro problema de investigación. • Que hay “piezas y trozos” de teoría con cierto respaldo empírico, que sugieren variables potencialmente importantes y que se aplican a nuestro problema de investigación (pueden ser generalizaciones empíricas e hipótesis con apoyo de algunos estudios). • Que hay descubrimientos interesantes, pero parciales, sin llegar a ajustarse a una teoría. • Que sólo existen guías aún no estudiadas e ideas vagamente relacionadas con el problema de investigación. Asimismo, nos podemos encontrar que los estudios antecedentes presentan falta de consistencia o claridad, debilidades en el método (en sus diseños, muestras, instrumentos para recolectar datos, etc.), aplicaciones que no han podido implementarse correctamente o que han mostrado problemas (Mertens, 2005). En cada caso varía la estrategia que habremos de utilizar para construir y organizar nuestro marco teórico.

6 En el CD anexo (Documentos → Documento 3), el lector encontrará un pequeño manual basado en las normas de la APA (American Psychological Association) que se usa en la mayoría de las disciplinas, donde se señala qué elementos de las principales referencias debe anotar y cómo citarlas en la lista final de referencias o bibliografía. El programa SISI (Sistema de Información para el soporte a la Investigación) y su respectivo manual contenidos en el CD sirven para generar, incluir y organizar referencias bilbiográficas, tanto en el texto —citas— como al final en el listado o bibliografía —referencias—, basados en el estilo de publicación de la APA. 7 La evidencia empírica, bajo el enfoque cuantitativo, se refiere a los datos de la “realidad” que apoyan o dan testimonio de una o varias afirmaciones. Se dice que una teoría ha recibido apoyo o evidencia empírica cuando hay investigaciones científicas que han demostrado que sus postulados son ciertos en la realidad observable o medible. Las proposiciones o afirmaciones de una teoría llegan a tener diversos grados de evidencia empírica: a) si no hay evidencia empírica ni a favor ni en contra de una afirmación, a ésta se le denomina “hipótesis”; b) si hay apoyo empírico, pero éste es moderado, a la afirmación o proposición suele denominársele “generalización empírica”, y c) si la evidencia empírica es abrumadora, hablamos de “ley” (Reynolds, 1980).

A P A

59


60

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

1. Existencia de una teoría completamente desarrollada Cuando la revisión de la literatura revela que hay una teoría capaz de describir, explicar y predecir el planteamiento o fenómeno bajo estudio de manera lógica, completa, profunda y coherente, la mejor estrategia para construir el marco teórico es tomar esa teoría como la estructura misma de éste. Cabe señalar que, en términos generales, una teoría es un conjunto de proposiciones Teoría Conjunto de proposiciones interrelacionadas, capaces de explicar interrelacionadas, capaces de explicar por qué y cómo ocurre un fenómeno. En palabras por qué y cómo ocurre un fenómeno. de Kerlinger y Lee (2002): la teoría constituye un conjunto de constructos (conceptos) vinculados, definiciones y proposiciones que presentan una visión sistemática de los fenómenos al especificar las relaciones entre variables, con el propósito de explicar y predecir los fenómenos. Las teorías pueden estar más o menos desarrolladas y tener mayor o menor valor. Los criterios evaluarlas así como una explicación e ilustración de éstas y las concepciones erróneas respecto para evaluarlas, un teoría, las podrá encontrar el lector en el CD, capítulo 3, “Perspectiva teórica: a lo que es una ad comentarios adicionales”. bie si se descubre una teoría que explica muy bien el problema de investigación que Ahora bien, s debe tener cuidado de no investigar algo ya estudiado muy a fondo. Imaginemos nos interesa, se que alguien pretende realizar una investigación para someter a prueba la siguiente hipótesis referente al Sistema Solar: “Las fuerzas centrípetas tienden a los centros de cada planeta” (Newton, 1984, p. 61). Sería ridículo porque es una hipótesis generada hace más de 300 años, comprobada de modo exhaustivo y ha pasado a formar parte del saber común. Cuando encontramos una teoría sólida que explique el planteamiento de interés, debemos darle un nuevo enfoque a nuestro estudio: a partir de lo que ya está comprobado, plantear otras interrogantes de investigación, obviamente aquellas que no ha podido resolver la teoría; o bien, para profundizar y ampliar elementos de la teoría y visualizar nuevos horizontes. También puede haber una buena teoría, pero aún no comprobada o aplicada a todo contexto. De ser así, resultaría de interés someterla a prueba empírica en otras condiciones. Por ejemplo, una teoría de las causas de la satisfacción laboral desarrollada en Japón que deseamos probar en Argentina o Brasil; o una teoría de los efectos de la exposición a contenidos sexuales en la televisión que únicamente se haya investigado en adultos, pero no en adolescentes. En el caso de una teoría desarrollada, nuestro marco teórico consistirá en explicar la teoría, ya sea proposición por proposición, o en forma cronológica desplegando su evolución. Supongamos que se intenta resolver el siguiente cuestionamiento: ¿cuáles son las características del trabajo relacionadas con la motivación por las tareas laborales?8 Al revisar la literatura se encontraría una teoría sumamente desarrollada, designada como la teoría de la relación entre las características del trabajo y la motivación intrínseca. Esta teoría puede resumirse en el modelo de la figura 4.2 (adaptado de Hackman y Oldham, 1980, p. 83).9 Nuestro marco teórico se basaría en esta teoría, incorporándole ciertas referencias de interés. Algunos autores lo estructurarían de la siguiente manera: 1. La motivación intrínseca con respecto al trabajo. 1.1 ¿Qué es la motivación intrínseca en el contexto laboral? 1.2 La importancia de la motivación intrínseca en el trabajo: su relación con la productividad. 2. Los factores del trabajo. 2.1 Factores organizacionales (clima organizacional, políticas de la empresa, instalaciones, características estructurales de la organización: tamaño, tecnología, normas de la organización, entre otras cuestiones). [Tratados de forma muy breve porque la investigación se enfoca en otros aspectos.] 2.2 Factores del desempeño (atribuciones internas, sentimientos de competencia y autodeterminación, etc.). [También tratados muy brevemente por la misma razón.] 8

En un contexto determinado, digamos empresas del Parque Industrial de Villa El Salvador, en Lima, Perú. Este modelo sigue siendo utilizado, vea, por ejemplo: Hernández Sampieri (2005), Fornaciari y Dean (2005), Østhus (2007), Hornung y Rousseau (2007), Prowse y Prowse (2008) y Russell (2008). 9


¿Qué etapas comprende el desarrollo de la perspectiva teórica?

Características del trabajo

Estados psicológicos críticos

Resultado

Significancia experimentada en el trabajo

Motivación intrínseca con respecto al trabajo

Variedad en el trabajo

Identificación de los resultados del trabajo Significancia (trascendencia) de la tarea

Autonomía

Responsabilidad experimentada en el trabajo

Retroalimentación del desempeño

Conocimiento de los resultados laborales

Moderadores Conocimientos y habilidades Necesidad de crecimiento Satisfactores contextuales Figura 4.2

Moderadores de la relación entre las características de trabajo y la motivación intrínseca.

2.3 Factores personales (conocimientos y habilidades, interés inicial por el trabajo y variables de personalidad, necesidades de desarrollo, etc.). [También tratados en forma muy breve.] 2.4 Factores de recompensa extrínseca (salario, prestaciones y otros tipos de recompensas). [Comentados muy brevemente.] 3. Características del trabajo. 3.1 Variedad en el trabajo. 3.2 Identificación de los resultados del individuo en el producto final. 3.3 Importancia o trascendencia del trabajo. 3.4 Autonomía. 3.5 Retroalimentación del desempeño. 3.5.1 Retroalimentación proveniente de agentes externos (superiores, supervisión técnica y compañeros de trabajo, que también constituyen una forma de recompensa extrínseca). 3.5.2 Retroalimentación proveniente del trabajo en sí. 3.6. Otras características. 4. La relación entre las características del trabajo y la motivación intrínseca. [Aquí se comentaría cómo se vinculan entre sí dichas características y la forma en que se asocian, como un todo, a la motivación intrínseca. En esta parte del marco teórico, las características del trabajo se tomarían en conjunto, mientras que en el apartado 3 se menciona su correlación individual con la motivación intrínseca. Es decir, se explicaría el modelo de los moderadores de la relación entre las características del trabajo y la motivación intrínseca, a manera de resumen.] En este caso, por lo menos alrededor de 80% del marco teórico se desarrollaría en los incisos 3 y 4. Incluso, el inciso 2 es narrativo y general, y podría eliminarse. Su papel se limita a centrar el

61


62

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

estudio en las variables de interés. En lo personal, nosotros agruparíamos los factores organizacionales, del desempeño, personales y de recompensa extrínseca en un solo apartado, puesto que de ellos sólo se hablará en términos muy generales. Así, obtendríamos un capitulado más sencillo. Otra perspectiva para nuestro marco teórico sería la cronológica, que consiste en desarrollar históricamente la evolución de la teoría (analizar las contribuciones más importantes para el problema de investigación hasta llegar a la teoría resultante). Si lo desarrolláramos siguiendo una perspectiva cronológica, tendríamos la siguiente estructura: 1. La motivación intrínseca y la motivación extrínseca: una división de la motivación hacia el trabajo. 2. Los modelos motivacionales clásicos para estudiar la motivación intrínseca. 2.1. Antecedentes. Década de 1950 2.2. Frederick Herzberg. Década de 1960 2.3. Victor Vromm. De las décadas de 1950 a la de 1970 2.4. Edward E. Lawler. De las décadas de 1960 a la de 1970 2.5. Edward L. Deci. De las décadas de 1970 a la de 1990 3. El modelo de rediseño del trabajo (Richard Hackman y Greg Oldham). De la década de 1980 a la fecha 4. Las nuevas redefiniciones: Richard Ryan y Edward Deci, Kenneth W. Thomas. De 2000 a la fecha En los apartados se hablaría de las características del trabajo consideradas por cada autor o perspectiva en particular, así como su relación con la motivación intrínseca. [Aunque el punto dos sería tratado muy brevemente.] Al final se incluiría la teoría resultante, producto de años de investigación. Ya sea que decidamos construir el marco teórico cronológicamente o desglosar la estructura de la teoría (tratando, una por una, las proposiciones y los elementos principales de ella), lo importante es explicar con claridad la teoría y la forma como se aplica a nuestro problema de investigación. 2. Existencia de varias teorías aplicables a nuestro problema de investigación Cuando al revisar la literatura se descubren varias teorías y/o modelos aplicables al problema de investigación, podemos elegir una(o) y basarnos en ésta(e) para edificar el marco teórico (desglosando la teoría o de manera cronológica); o bien, tomar partes de algunas o todas las teorías. prim situación, elegimos la teoría que reciba una evaluación más positiva (de acuerdo En la primera con los criterio criterios para evaluar una teoría que se comentan en el capítulo 3 del CD) y que se aplique más al problem problema de investigación. Por ejemplo, si el planteamiento se centra en los efectos que a tienen en los adolescentes los programas televisivos con alto contenido sexual, podríamos encontrar teorías que expliquen el efecto de ver sexo en televisión, pero sólo una de ellas tiene que ver con adolescentes o cuenta con evidencia empírica del contexto elegido. Sin duda, ésta debería ser la teoría que seleccionaríamos para construir nuestro marco teórico. En la segunda situación se tomaría de las teorías sólo aquello que se relaciona con el problema de estudio. En estos casos, antes de edificar el marco teórico, conviene hacer un bosquejo de éste, analizarlo, decidir qué se va a incluir de cada teoría, procurando no caer en contradicciones lógicas (en ocasiones diversas teorías rivalizan en uno o más aspectos de manera total; si aceptamos lo que dice una teoría debemos desechar lo que postulan las demás). Cuando las proposiciones más importantes de las teorías se excluyen unas a otras se debe elegir una sola. Pero si únicamente difieren en aspectos secundarios, se toman las proposiciones centrales que son más o menos comunes a todas ellas, y se eligen las partes de cada teoría que sean de interés y se acoplen entre sí.


¿Qué etapas comprende el desarrollo de la perspectiva teórica?

63

Lo más común para construir el marco teórico es tomar una teoría como base y extraer elementos de otras teorías útiles.10 3. Existencia de “piezas y trozos” de teorías (generalizaciones empíricas) En ciertos campos del conocimiento no se dispone de muchas teorías que expliGeneralizaciones empíricas Proposiquen los fenómenos que estudian; a veces sólo se tienen generalizaciones empíciones que han sido comprobadas en la ricas, es decir, proposiciones que han sido comprobadas en la mayor parte de las mayor parte de las investigaciones realizadas (constituyen la base de lo que serán investigaciones realizadas. Al revisar la literatura es muy probable encontrar una las hipótesis que se someterán a prueba). situación así. Lo que se hace entonces es construir la perspectiva teórica, más que adoptar o adaptar una o varias teorías. Cuando al revisar la literatura se encuentra una proposición única o en el planteamiento se piensa limitar la investigación a una generalización empírica (hipótesis), el marco teórico se genera incluyendo los resultados y las conclusiones a que han llegado los estudios antecedentes, de acuerdo con algún esquema lógico (de manera cronológica, por variable o concepto de la proposición, o por las implicaciones de las investigaciones anteriores). Pero recordemos que nuestro estudio debe innovar.11 Si nuestra pregunta de investigación fuera: ¿los individuos de un sistema social que conocen primero una innovación están más expuestos a los canales interpersonales de comunicación que quienes la adoptan con posterioridad?,12 nuestro marco teórico consistiría en comentar los estudios de difusión de innovaciones que, de una u otra manera, han hecho referencia al problema de investigación. Comentar implicaría describir cada estudio, el contexto en que se realizó y los resultados y las conclusiones a los que se llegó. Ahora bien, casi todos los estudios se plantean varias preguntas de investigación o una pregunta de la cual se derivan diversas proposiciones. En estos casos, el marco teórico también se fundamentaría en los estudios anteriores que se refieren a tales proposiciones. Los estudios se comentan y se van relacionando unos con otros, de acuerdo con un criterio coherente (cronológicamente, por cada proposición o por las variables del estudio). En ocasiones se entrelazan las proposiciones de manera lógica para, tentativamente, construir una teoría (la investigación puede comenzar a integrar una teoría que se encargarán de afinar estudios futuros). Cuando nos encontramos con generalizaciones empíricas, es frecuente organizar el marco teórico por cada una de las variables del estudio. Por ejemplo, si pretendemos investigar el efecto que producen ciertas dimensiones del clima organizacional sobre la rotación de personal, nuestro marco teórico podría tener la siguiente estructura: 1. Definiciones fundamentales: el clima organizacional y la rotación de personal. 2. Dimensiones del clima organizacional13 y su efecto en la rotación de personal. 2.1 Moral. 2.2 Apoyo de la dirección. 2.3 Motivación intrínseca. 2.4 Autonomía. 2.5 Identificación con la organización. 2.6 Satisfacción laboral. En cada subsección del apartado 2 se definiría la dimensión y se incluirían las generalizaciones o proposiciones empíricas sobre la relación entre la variable y la rotación.

10 Para ver cómo se integra un marco teórico en torno a una teoría, sugerimos al lector revisar en el CD que acompaña a esta edición (en “Material complementario”, “investigación cuantitativa”, “Ejemplo 6 titulado: Validación de un instrumento para medir la cultura empresarial en función del clima organizacional y vincular empíricamente ambos constructos.” 11 A veces se llevan a cabo investigaciones para evaluar la falta de coherencia entre estudios previos, encontrar “huecos” de conocimiento en éstos o explorar por qué ciertas aplicaciones no han podido implementarse adecuadamente. 12 Extraída de Rogers y Shoemaker (1971). Ejemplos de innovaciones son la moda, la tecnología, los sistemas de trabajo, etcétera. 13 Se simplificaron las dimensiones del clima organizacional para hacer más ágil el ejemplo.


64

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

Las generalizaciones empíricas que se descubran en la literatura constituyen la base de lo que serán las hipótesis que se someterán a prueba y a veces son las hipótesis mismas. Lo mismo ocurre cuando tales proposiciones forman parte de una teoría. 4. Descubrimientos interesantes pero parciales que no se ajustan a una teoría En la literatura podemos encontrar que no hay teorías ni generalizaciones empíricas, sino sólo algunos estudios previos vinculados —relativamente— con nuestro planteamiento. Podemos organizarlos como antecedentes de forma lógica y coherente, destacando lo más relevante en cada caso y citándolos como puntos de referencia. Se debe ahondar en lo que cada antecedente aporta. Por ejemplo, el estudio ya mencionado en el capítulo anterior, de Núñez (2001), quien finalmente diseñó una investigación para validar un instrumento que midiera el sentido de vida de acuerdo con el pensamiento y la filosofía de Viktor Frankl. Al revisar la literatura se encontró que había otras pruebas logoterapéuticas que medían el propósito de vida; pero que no reflejaban totalmente el pensamiento de dicho autor. Construyó su marco teórico alrededor del modelo concebido por Frankl (manifestaciones del espíritu, libertad, responsabilidad, conciencia, valores, etc.) y tomó los instrumentos previos como puntos de referencia. No se acogió a una teoría, adaptó un esquema de pensamiento y enmarcó su estudio con otros anteriores (que desarrollaron diversos instrumentos de medición). Entre algunos de sus apartados del marco teórico incluyó puntos como los siguientes: Medición del sentido de vida • Tests logoterapéuticos. • El test de propósito vital de Crumbaugh y Maholick (PIL). • Investigaciones realizadas con el PIL. • Investigaciones en México. • Test de Song. • Escala de vacío existencial (EVS) del MMPI. • Cuestionario de propósito vital (LPQ). • El test del significado del sufrimiento de Starck. • Test de Belfast. • Logo test de Elizabeth Lukas. 5. Existencia de guías aún no investigadas e ideas vagamente relacionadas con el problema de investigación En ocasiones se descubre que se han efectuado pocos estudios dentro del campo de conocimiento en cuestión. En dichos casos el investigador tiene que buscar literatura que, aunque no se refiera al problema específico de la investigación, lo ayude a orientarse dentro de él. Paniagua (1985), al llevar a cabo una revisión de la bibliografía sobre las relaciones interpersonales del comprador y el vendedor en el contexto organizacional mexicano, no detectó ninguna fuente primaria sobre el tema específico. Entonces, tomó referencias sobre relaciones interpersonales provenientes de otros contextos (superior-subordinado, entre compañeros de trabajo y desarrollo de las relaciones en general), y las aplicó a la relación comprador-vendedor para construir el marco teórico. Tomemos otro caso para ilustrar cómo se constituye el marco teórico en situaciones donde no hay estudios previos sobre el problema de investigación específico. Suponga que se trata de analizar qué factores del contexto laboral provocan el temor de logro14 e impactan la motivación de logro de las secretarias que trabajan en la burocracia gubernamental de Costa Rica. Quizá se encuentre que no hay ningún estudio al respecto, pero tal vez existan investigaciones sobre el temor y la motivación de logro de las secretarias costarricenses (aunque no laboren en el gobierno) o de supervisores de departamentos públicos (aunque no se trate de la ocupación que específicamente nos interesa). Si tampoco ocurre lo segundo, tal vez haya estudios que tratan ambas variables con eje14

Temor a ser exitoso en un trabajo u otra tarea.


Algunas observaciones sobre el desarrollo de la perspectiva teórica

cutivos de empresas privadas o de secretarias de dependencias públicas de otros países. Si no es así, se acude a las investigaciones sobre el temor y la motivación de logro, a pesar de que probablemente se hayan realizado entre estudiantes de otro país. Pero, si no hubiera ningún antecedente se recurriría a los estudios iniciales de motivación de logro de David McClelland y a los del temor de logro. Aunque, por ejemplo, para temor de logro encontraríamos múltiples referencias (Mulig et al., 2006; Chalk et al., 2005; Kocovski y Endler, 2000; Lew, Allen, Papouchis y Ritzler, 1998; Janda, O’Grady y Capps, 1978; Cherry y Deaux, 1978, Tresemer, 1977 y 1976, y Zuckerman, 1975; entre otras). Pero en el supuesto de que tampoco las hubiera, se acudiría a estudios generales sobre temor y motivación. Sin embargo, casi siempre se cuenta con un punto de partida. Las excepciones en este sentido son muy pocas. Las quejas de que “no hay nada”, “nadie lo ha estudiado”, “no sé en qué antecedentes puedo basarme”, por lo general se deben a una deficiente revisión de la literatura. Otro ejemplo sobre qué hacer cuando no hay literatura (incluso sobre cuestiones no inventadas), se incluye en el ya referido capítulo 3 del CD anexo.

Algunas observaciones sobre el desarrollo de la perspectiva teórica En el proceso cuantitativo siempre es conveniente efectuar la revisión de la literatura y presentarla de una manera organizada (llámese marco teórico, marco de referencia, conocimiento disponible o de cualquier otro modo), y aunque nuestra investigación puede centrarse en un objetivo de evaluación o medición muy específico (por ejemplo, un estudio que solamente pretenda medir variables particulares, como el caso de un censo demográfico en una determinada comunidad donde se medirían: nivel socioeconómico, nivel educativo, edad, género, tamaño de la familia, etc.), es recomendable revisar lo que se ha hecho antes (cómo se han realizado en esa comunidad los censos demográficos anteriores o, si no hay antecedentes en ella, cómo se han efectuado en comunidades similares; qué problemas se tuvieron, cómo se resolvieron, qué información relevante fue excluida, etc.). Esto ayudará a concebir un estudio mejor y más completo. El papel del marco teórico resulta fundamental antes y después de recolectar los datos. Esto puede visualizarse en la tabla 4.2. Tabla 4.2 Papel del marco teórico durante el proceso cuantitativo15 Antes de recolectar los datos, nos ayuda a...

Después de recolectar los datos, nos ayuda a...

• Aprender más acerca de la historia, origen y alcance del problema de investigación.

• Explicar diferencias y similitudes entre nuestros resultados y el conocimiento existente.

• Conocer qué métodos se han aplicado exitosa o erróneamente para estudiar el problema específico o problemas relacionados.

• Analizar formas de cómo podemos interpretar los datos.

• Saber qué respuestas existen actualmente para las preguntas de investigación.

• Ubicar nuestros resultados y conclusiones dentro del conocimiento existente.

• Identificar variables que requieren ser medidas y observadas, además de cómo han sido medidas y observadas.

• Construir teoría y explicaciones.

• Decidir cuál es la mejor manera de recolectar los datos que necesitamos y dónde obtenerlos.

• Desarrollar nuevas preguntas de investigación e hipótesis.

• Resolver cómo pueden analizarse los datos. • Refinar el planteamiento y sugerir hipótesis. • Justificar la importancia del estudio.

15

Adaptado de Yedigis y Weinbach (2005, p. 47).

3

4

65


66

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

Al construir el marco teórico, debemos centrarnos en el problema de investigación que nos ocupa sin divagar en otros temas ajenos al estudio. Un buen marco teórico no es aquel que contiene muchas páginas, sino que trata con profundidad únicamente los aspectos relacionados con el problema, y que vincula de manera lógica y coherente los conceptos y las proposiciones existentes en estudios anteriores. Éste es otro aspecto importante que a veces se olvida: construir el marco teórico no significa sólo reunir información, sino también ligarla e interpretarla (en ello la redacción y la narrativa son importantes, porque las partes que lo integren deben estar enlazadas y no debe “brincarse” de una idea a otra). Un ejemplo que, aunque burdo, resulta ilustrativo de lo que acabamos de comentar, sería que quien trata de investigar cómo afecta a los adolescentes exponerse a programas televisivos con alto contenido sexual desarrollara una estructura del marco teórico más o menos así: 1. 2. 3. 4. 5.

6. 7.

8.

9. 10.

La televisión. Historia de la televisión. Tipos de programas televisivos. Efectos macrosociales de la televisión Usos y gratificaciones de la televisión. 5.1. Niños. 5.2. Adolescentes. 5.3. Adultos. Exposición selectiva a la televisión. Violencia en la televisión. 7.1. Tipos. 7.2. Efectos. Sexo en la televisión. 8.1. Tipos. 8.2. Efectos. El erotismo en la televisión. La pornografía en la televisión.

Es obvio que esto sería divagar en un “mar de temas”. Siempre se debe recordar que es muy diferente escribir un libro de texto, que trata a fondo un área determinada de conocimiento, que elaborar un marco teórico donde debemos ser selectivos.

¿Qué método podemos seguir para organizar y construir el marco teórico? Una vez extraída y recopilada la información que nos interesa de las referencias pertinentes para nuestro problema de investigación, podremos empezar a elaborar el marco teórico, el cual se basará en la integración de la información recopilada. Un paso previo consiste en ordenar la información recopilada de acuerdo con uno o varios criterios lógicos y adecuados al tema de la investigación. Algunas veces se ordena cronológicamente; otras, por subtemas o por teorías, etc. Por ejemplo, si se utilizaron fichas o documentos en archivos y carpetas (en la computadora) para recopilar la información, se ordenan de acuerdo con el criterio que se haya definido. De hecho, hay quien trabaja siguiendo un método propio de organización. En definitiva, lo que importa es que éste resulte eficaz. Hernández Sampieri y Méndez (2009) y Creswell (2009) sugieren el método de Método de mapeo Consiste en elamapeo —elaborar primero un mapa— para organizar y edificar el marco teórico. Adeborar un mapa conceptual para organizar y edificar el marco teórico. más, los autores recomendamos otro: por índices (se vertebra todo a partir de un índice general).


¿Qué método podemos seguir para organizar y construir el marco teórico?

Método de mapeo para construir el marco teórico Este método implica elaborar un mapa conceptual y, con base en éste, profundizar en la revisión de la literatura y el desarrollo del marco teórico. Como todo mapa conceptual, su claridad y estructura dependen de que seleccionemos los términos adecuados, lo que a su vez se relaciona con un planteamiento enfocado. Lo explicaremos con un ejemplo.

EJEMPLO

El clima organizacional El siguiente es un ejemplo de mapa de la literatura para un estudio cuyo objetivo esencial era “validar una escala para medir el clima organizacional en el contexto laboral mexicano” (Hernández Sampieri, 2005). La revisión de la literatura se centró en estudios que incluyeran definiciones y modelos del clima organizacional16 (causas y efectos de éste), así como instrumentos que lo midieran (por lo que debió recurrir a investigaciones que consideraran sus componentes, dimensiones o variables). Las palabras claves de búsqueda fueron: 1. “Clima organizacional” (y obviamente organizational climate): se utilizó debido a que representa el área central del estudio. 2. “Medición” (measurement): en función de que se pretende validar un instrumento de medición. 3. “Definiciones” (definitions): porque se requerían definiciones del concepto. 4. “Dimensiones” y “factores” (dimensions y factors): se buscaba considerar las dimensiones concebidas como parte del clima organizacional. 5. “Modelos” (models): para encontrar esquemas empíricos sobre sus causas y efectos. 6. Posteriormente, se incluyeron variables relacionadas con el clima organizacional como organizational culture (cultura organizacional) y work involvement (involucramiento en el trabajo), para ver sus diferencias con el concepto de interés; sin embargo, se excluyen para el ejemplo con el propósito de no extenderlo. Tales palabras dieron frutos en la búsqueda de referencias a través de las distintas bases de datos (Wiley InterScience, Sage Journals, Latindex, ERIC y ABI/INFORM). Por tanto, el mapa inicial de conceptos fue el de la figura 4.3 (en este caso, la estructura está fundamentada en los conceptos clave).

Clima organizacional Definiciones

Figura 4.3

Dimensiones

Medición

Modelos

Muestra de un mapa de la literatura con el ejemplo del clima organizacional.

Los conceptos claves del mapa permanecen o se desglosan en subtemas, según lo indique la literatura esencial que revisemos (estos serán temas en la perspectiva o marco teórico). El mapa va desplegándose en subtemas, como lo apreciamos en la figura 4.4.

16 El clima organizacional es el conjunto de percepciones de los individuos respecto a su medio interno de trabajo (Hernández Sampieri, 2005).

67


68

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

Clima organizacional Concepciones y definiciones: Debates: a) Esencia. • Medida múltiple de los atributos organizacionales.

• Medida perceptiva de los atributos individuales. • Medida perceptiva de los atributos organizacionales. b) Individual o colectivo. c) Objetivo o subjetivo.

Instrumentos para medirlo: 28 detectados (cinco validados para el medio laboral de interés).

Figura 4.4

Dimensiones: Diversas, más de 85 distintas. Las que se han considerado con mayor frecuencia en la literatura: moral, apoyo de la dirección, innovación, percepción de la empresa o identificación, comunicación, percepción del desempeño, motivación intrínseca, autonomía, satisfacción general, liderazgo, visión y recompensas.

Modelos: Con mayor abundancia empírica y más recientes: • J. L. Gibson, J. M. Ivancevich y J. H. Donnelly. • Modelo de la diversidad de la efectividad gerencial (W. Wilborn). • Modelo mediatizador del clima organizacional (C. P. Parker et al.). • Modelo del proceso de juicio común (L. R. James y L. A. James).

Mapa de la literatura desplegado en temas y subtemas.

Se colocan los autores principales en el mapa (figura 4.5):

Clima organizacional Concepciones y definiciones: El clima es perceptual, subjetivo y producto de la interacción entre los miembros de la organización. Litwin y Stringer (1968); Brunet (2002); McKnight y Webster (2001); Gonçalves (2004); Sparrow (2001); James y Sells (1981); Parker et al. (2003)…

Dimensiones: Litwin y Stringer (1968); Clarke, Sloane y Aiken (2002); Patterson et al. (2005); Brunet (2002); Parker et al. (2003); Ochitwa (2004); Arvidsson et al. (2004); Anderson y West (1998)…

Instrumentos para medirlo: Parker et al. (2003); Ochitwa (2004); Arvidsson et al. (2004); Anderson y West (1998); Patterson et al. (2005); Aralucen (2003)…

Modelos: James et al. (1990); James y James (1992); James y McIntyre (1996) ; Gibson y Donnelly (1979); Parker et al. (2003)…

Figura 4.5

Mapa de la literatura con autores.17

Entonces estructuramos el marco teórico con base en los cuatro temas: 1. 2. 3. 4. 5.

Definiciones, características y enfoques del clima organizacional. Dimensiones del clima organizacional. Modelos del clima organizacional. Medición del clima organizacional. Conclusiones al marco teórico.

17 Hemos omitido algunos de los nombres para hacer más breve el ejemplo. Tampoco se incluyen las citas de referencias en la bibliografía del libro, ya que el ejemplo, aunque es real, se utiliza simplemente para fines ilustrativos. Sí se mencionan las principales fuentes de donde fueron localizadas.


¿Qué método podemos seguir para organizar y construir el marco teórico?

Cada tema se despliega en subtemas, por ejemplo: 1. Definiciones, características y enfoques del clima organizacional. 1.1. Definiciones fundamentales. 1.2. ¿Características organizacionales o percepciones? Dicotomía del clima: Objetivo-subjetivo. 1.2.1. Concepción del clima como la medida múltiple de los atributos organizacionales (visión “objetiva”). 1.2.2. El clima como la medida perceptiva de los atributos individuales. 1.2.3. El clima como la medida perceptiva de los atributos organizacionales. 1.3. ¿Clima individual, grupal o colectivo? 1.4. El clima y otras variables organizacionales: similitudes y diferencias. De este modo se coloca el contenido de las referencias en cada apartado (en los que corresponda). Cabe señalar que éstas fueron obtenidas fundamentalmente de revistas como: Journal of Organizational Behavior, Human Resource Management, Journal of Management, Human Resource Development Quarterly, Academy of Management Review, European Journal of Work and Organizational Psychology, Investigación Administrativa y otras; además de libros. Para saber qué revistas son importantes se considera el Factor de Impacto (FI o Impact Factor), que es un indicador bibliométrico elaborado por el Institute for Scientific Information (ISI) de Estados Unidos, el cual se publica en el Journal Citation Reports (JCR), donde se recopilan las revistas por orden alfabético y materias. A cada revista se le adjudica un número (FI) que se calcula al dividir la suma de las citas hechas a esa revista durante un año y al dividirlo por el número total de artículos publicados por dicha revista en los dos años anteriores. Con este indicador se intenta medir el grado de difusión o “impacto” y, por tanto, de prestigio, que tiene dicha publicación, aunque también es posible conocer el FI de un autor o institución. Cabe señalar que los autores pueden ir cambiando con el tiempo. Si Hernández Sampieri hubiera hecho su estudio en 2009, tendría que incluir nuevas referencias: Gray (2007) con su libro A climate of success, Pemberton (2008) con su obra Organizational climate at higher education institutions, D’Amato (2009), con el libro Psychological and organizational climate research, y a Sarros, Cooper y Santora (2008) con su artículo “Building a climate for innovation through transformational leadership and organizational culture”, por mencionar unos ejemplos.18

Método por índices para construir el marco teórico (vertebrado a partir de un índice general) La experiencia demuestra que otra manera rápida y eficaz de construir un marco teórico consiste en desarrollar, en primer lugar, un índice tentativo de éste, global o general, e irlo afinando hasta que sea sumamente específico, para posteriormente colocar la información (referencias) en el lugar correspondiente dentro del esquema. A esta operación puede denominársele “vertebrar” el marco o perspectiva teórica (generar la columna vertebral de ésta). Por otra parte, es importante insistir en que el marco teórico no es un tratado de todo aquello que tenga relación con el tema global o general de la investigación, sino que se debe limitar a los antecedentes del planteamiento específico del estudio. Si éste se refiere a los efectos secundarios de un tipo de medicamento concreto en adultos de un cierto perfil, la literatura que se revise y se incluya deberá tener relación con el tema en particular; no sería práctico incluir apartados como: “la historia de los medicamentos”, “los efectos de los medicamentos en general”, “las reacciones secundarias de los medicamentos en bebés”, etcétera. El proceso de “vertebrar” el marco teórico en un índice puede representarse con el siguiente esquema (figura 4.6).

18 Para ver qué elementos de una referencia se incluyen, recordamos al lector que puede remitirse al CD, documento 3: “Manual basado en las normas de la APA (American Psychological Association)” y usar el programa SISI (Sistema de Información para el Soporte y la Investigación).

A P A

69


70

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

Subtema 1.1 Tema 1

Referencia 1 Referencia 2

Subtema 1.2 Referencia 3 Subtema 2.1

Referencia 4

Tema 2 Subtema 2.2

Referencia 5 Referencia 6

Subtema 3.1

Temas generales

Referencia 7 Tema 3

Subtema 3.2 Subtema 3.3

Referencia 8 Referencia 9 Referencia 10

Subtema k.1 Referencia 11

Tema k Subtema k.2

Referencia k

Las referencias se ubican donde les corresponde, a veces es un subtema o subapartado, a veces en dos en tres o más... Figura 4.6

Proceso de vertebración del índice del marco teórico y ubicación de referencias.

De esta forma se completan los apartados (temas y subtemas) con contenidos extraídos de las referencias pertinentes para cada uno de ellos; aunque primero se estructura el índice (la columna vertebral). A continuación se muestra un ejemplo:

EJEMPLO DE UN ÍNDICE “VERTEBRADO” Si se plantea una investigación para determinar los factores que inciden en el voto para las elecciones municipales en Bolivia, después de revisar la literatura se encontraron diversos factores que impactan el voto: 1. 2. 3. 4. 5. 6.

Imagen del candidato. Imagen del partido o fuerza política que apoya al candidato. Estructura partidista. Mercadotecnia partidista. Mercadotecnia electoral. Acción electoral.

Entonces éstos serían los temas y cada uno se despliega en subtemas y así sucesivamente, quedando el índice como se muestra a continuación:

Factores que inciden en el voto de las elecciones municipales, el caso de Bolivia 1.

Imagen del candidato. 1.1 Antecedentes del candidato y noticias de él, que los votantes conocen. 1.2 Atribuciones respecto al candidato (honestidad percibida, experiencia, capacidad para gobernar, liderazgo atribuido, carisma, simpatía, inteligencia y otras). 1.3 Percepción de la familia del candidato y la vinculación del candidato con ella. 1.4 Credibilidad del candidato. 1.5 Presencia física del candidato.


¿Se ha hecho una revisión adecuada de la literatura?

2.

3.

4.

5.

6.

Imagen del partido o fuerza política que apoya al candidato. 2.1 Antecedentes del partido político y conocimiento que tienen los votantes de éste. 2.2 Atribuciones sobre el partido (honestidad de los gobernantes emanados del partido, resultados demostrados de sus gobiernos, experiencia de gobierno). 2.3 Identificación con el partido político. 2.4 Credibilidad del partido político. Estructura partidista. 3.1 Número de afiliados. 3.2. Cobertura en elecciones. 3.3 Lealtad partidista. 3.4 Organización del partido. 3.5 Productividad de la estructura. Mercadotecnia partidista. 4.1 Inversión en publicidad y propaganda institucional permanente. 4.2 Inversión en publicidad y propaganda de los gobiernos municipales emanados del partido. Mercadotecnia electoral. 5.1 Inversión en publicidad y propaganda en medios de comunicación colectiva durante las campañas políticas. 5.2 Inversión en mercadotecnia directa durante las campañas. Acción electoral. 6.1 Discursos del candidato, eventos y mítines. 6.2 Promoción directa del voto.

Una vez que existe este índice, vemos si está completo, si le faltan apartados o le sobran para afinarlos; posteriormente, buscar referencias pertinentes para el desarrollo del marco teórico. Ahora se integran las referencias donde les corresponde. Sin embargo, si vemos que el estudio puede ser muy extenso, como el ejemplo (están presentes una gran cantidad de variables), se puede tomar la decisión de especificar más y acotar el problema (podemos centrarnos únicamente en los factores de imagen de los candidatos que inciden en el voto).

¿Cuántas referencias deben usarse para el marco teórico? Esto depende del planteamiento del problema, el tipo de reporte que estemos elaborando y el área en que nos situemos, además del presupuesto. Por lo tanto, no hay una respuesta exacta ni mucho menos. Sin embargo, algunos autores sugieren que entre alrededor de 30 referencias (Mertens, 2005). Hernández Sampieri et al. (2008) analizaron varias tesis y disertaciones, así como artículos de revistas académicas en Estados Unidos y México, y consultaron a varios profesores iberoamericanos, encontrando parámetros como los siguientes: en una investigación en licenciatura para una materia o asignatura el número puede variar entre 15 y 25, en una tesina entre 20 y 30, en una tesis de licenciatura entre 25 y 35, en una tesis de maestría entre 30 y 40, en un artículo para una revista científica, entre 50 y 70. En una disertación doctoral el número se incrementa entre 65 y 120 (no son de ninguna manera estándares, pero resultan en la mayoría de los casos). Sin embargo, deben ser referencias directamente vinculadas con el planteamiento del problema, es decir, se excluyen las fuentes primarias que mencionan indirectamente o de forma periférica el planteamiento, aquellas que no recolectan datos o no se fundamentan en éstos (que son simples opiniones de un individuo) y también las que resultan de trabajos escolares no publicados o no avalados por una institución.

¿Se ha hecho una revisión adecuada de la literatura? En ocasiones, surge la duda sobre si se hizo o no una correcta revisión de la literatura y una buena selección de referencias para integrarlas en el marco o perspectiva teórica. Para responder a esta cuestión es posible utilizar los siguientes criterios en forma de preguntas. Cuando respondamos “sí” a todas

71


72

Capítulo 4 Desarrollo de la perspectiva teórica

ellas, estaremos seguros de que, al menos, hemos hecho nuestro mejor esfuerzo y nadie que lo hubiera intentado podría haber obtenido un resultado mejor. • ¿Acudimos a un par de bancos de datos, ya sea de consulta manual o por computadora? y ¿pedimos referencias por lo menos de cinco años atrás? • ¿Buscamos en directorios, motores de búsqueda y espacios en internet? (por lo menos tres). • ¿Consultamos como mínimo cuatro revistas científicas que suelen tratar el tema de interés? ¿Las consultamos de cinco años atrás a la fecha? • ¿Buscamos en algún lugar donde había tesis y disertaciones sobre el tema de interés? • ¿Buscamos libros sobre el tema en al menos dos buenas bibliotecas físicas o virtuales? • ¿Consultamos con más de una persona que sepa algo del tema? • Si, aparentemente, no descubrimos referencias en bancos de datos, bibliotecas, hemerotecas, videotecas y filmotecas, ¿contactamos a alguna asociación científica del área en la cual se encuentra enmarcado el problema de investigación? Además, cuando hay teorías o generalizaciones empíricas sobre un tema, cabría agregar las siguientes preguntas con fines de autoevaluación: • ¿Quién o quiénes son los autores más importantes dentro del campo de estudio? • ¿Qué aspectos y variables se han investigado? • ¿Hay algún investigador que haya estudiado el problema en un contexto similar al nuestro? Mertens (2005) añade otras interrogantes: • ¿Tenemos claro el panorama del conocimiento actual respecto a nuestro planteamiento? • ¿Sabemos cómo se ha conceptualizado nuestro planteamiento? • ¿Generamos un análisis crítico de la literatura disponible?, ¿reconocimos fortalezas y debilidades de la investigación previa? • ¿La literatura revisada se encuentra libre de juicios, intereses, presiones políticas e institucionales? • ¿El marco teórico establece que nuestro estudio es necesario o importante? • ¿En el marco o perspectiva teóricos queda claro cómo se vincula la investigación previa con nuestro estudio?

Redactar el marco teórico Construir el marco teórico implica redactar su contenido, hilando párrafos y citando apropiadamente las referencias. Sobre ello se comenta en el capítulo 11 de esta obra.

EJEMPLO

Investigación de Mariana sobre el noviazgo Recapitulemos lo comentado hasta ahora y retomemos el ejemplo del noviazgo expuesto en los dos capítulos anteriores. El ejemplo fue acotado a la similitud: ¿la similitud ejerce alguna influencia sobre la elección de la pareja en el noviazgo y la satisfacción de la relación? Esto también podría delimitarse a la satisfacción. Si la joven, Mariana, siguiera los pasos que hemos sugerido para desarrollar su perspectiva teórica, realizaría las siguientes acciones: 1. Acudiría a un café internet, al centro de cómputo de su universidad o desde su computadora en casa se enlazaría a varios centros de referencias. Buscaría referencias de los últimos cinco años en PsycINFO (Psychological Abstracts), SAGE Journals y Sociological Abstracts (que serían los bancos de datos


Resumen

73

indicados), utilizando las palabras “claves” o “guías”: attraction (atracción), close (cercanía), relationships (relaciones) y similarity (similitud), tanto en español como inglés. Si lo hubiera hecho en 2009, de entrada descubriría que hay decenas de referencias (de este año hacia atrás, muchas de ellas gratuitas), que hay revistas que tratan el tema como Journal of Youth & Adolescence, Journal of Personality and Social Psychology y Journal of Social and Personal Relationships, así como diversos libros. Además, escribiría o enviaría correspondencia electrónica a alguna asociación nacional o internacional para solicitar información al respecto. 2. Seleccionaría únicamente las referencias que hablaran de similitud en las relaciones interpersonales, en particular las relativas al noviazgo. 3. Construiría su marco teórico sobre la siguiente generalización empírica, sugerida por la literatura pertinente: “Las personas tienden a seleccionar, para sus relaciones interpersonales heterosexuales, a individuos similares a ellos, en cuanto a educación, nivel socioeconómico, raza, religión, edad, cultura, actitudes e, incluso, atractivo físico y psíquico”. Es decir, la similitud entre dos personas del sexo opuesto aumenta la posibilidad de que establezcan una relación interpersonal, como sería el caso del noviazgo.

¿Qué tan extenso debe ser el marco teórico? Ésta es una pregunta difícil de responder, muy compleja. Sin embargo, en el capítulo 3 del CD anexo, complemento del presente capítulo, comentaremos el punto de vista de algunos autores relevantes.

Resumen • El tercer paso del proceso de investigación cuantitativa consiste en sustentar teóricamente el estudio. • El marco teórico o la perspectiva teórica se integra con las teorías, los enfoques teóricos, estudios y antecedentes en general, que se refieran al problema de investigación. • Para elaborar el marco teórico es necesario detectar, obtener y consultar la literatura, y otros documentos pertinentes para el problema de investigación, así como extraer y recopilar de ellos la información de interés. • La revisión de la literatura puede iniciarse manualmente o acudiendo a bancos de datos y referencias a los que se tenga acceso mediante internet, utilizando palabras “claves”. • Al recopilar información de referencias es posible extraer una o varias ideas, datos, opiniones, resultados, etcétera. • La construcción del marco teórico depende de lo que encontremos en la revisión de la literatura: a) que exista una teoría completamente desarrollada que se aplique a nuestro problema de investigación b) que haya varias teorías que se apliquen al problema de investigación c) que haya generalizaciones empíricas que se adapten a dicho problema

d) que encontremos descubrimientos interesantes, pero parciales que no se ajustan a una teoría e) que solamente existan guías aún no estudiadas e ideas vagamente relacionadas con el problema de investigación. En cada caso varía la estrategia para construir el marco teórico. Una fuente importante para construir un marco teórico son las teorías. Una teoría es un conjunto de conceptos, definiciones y proposiciones vinculados entre sí, que presentan un punto de vista sistemático de fenómenos que especifican relaciones entre variables, con el objetivo de explicar y predecir estos fenómenos. Las funciones más importantes de las teorías son: explicar el fenómeno, predecirlo y sistematizar el conocimiento. El marco o perspectiva teórica orientará el rumbo de las etapas subsecuentes del proceso de investigación. Al construir el marco teórico debemos centrarnos en el problema de investigación que nos ocupa sin divagar en otros temas ajenos al estudio. Para generar la perspectiva teórica se sugieren dos métodos: mapeo y vertebración.


Capítulo

6

Formulación de hipótesis Fo

Proceso de investigación cuantitativa

Paso 5 Establecimiento de las hipótesis • Analizar la conveniencia de formular o no hipótesis

que orienten el resto de la investigación. • Formular las hipótesis de la investigación, si se ha

considerado conveniente. • Precisar las variables de las hipótesis. • Definir conceptualmente las variables de las

hipótesis. • Definir operacionalmente las variables de las

hipótesis.

Objetivos del aprendizaje Al terminar este capítulo, el alumno será capaz de: 1 Comprender los conceptos de hipótesis, variable, definición conceptual y definición operacional de una variable. 2 Conocer y entender los diferentes tipos de hipótesis. 3 Aprender a deducir y formular hipótesis, así como a definir de manera conceptual y operacional las variables contenidas en una hipótesis. 4 Responder a las inquietudes más comunes en torno a las hipótesis.

Síntesis En el capítulo se plantea que en este punto de la investigación resulta necesario analizar si es o no conveniente formular hipótesis, dependiendo del alcance inicial del estudio (exploratorio, descriptivo, correlacional o explicativo). Asimismo, se define qué es una hipótesis, se presenta una clasificación de los tipos de hipótesis, se precisa el concepto de variable y se explican maneras de deducir y formular hipótesis. Además, se establece la relación entre el planteamiento del problema, el marco teórico y el alcance del estudio, por un lado, y las hipótesis, por otro.


El desarrollo de la perspectiva teórica

lleva al

Planteamiento del problema

del que se deriva(n)

Son explicaciones tentativas de la relación entre dos o más variables

• • •

Descriptivas de un valor o dato pronosticado Correlacionales De la diferencia de grupos Causales

Nulas

Mismas opciones que las hipótesis de investigación

Alternativas

Mismas opciones que las hipótesis de investigación

Estadísticas*

• •

De estimación De correlación De diferencia de medias

Exploratorio

No se formulan

Descriptivo

Cuando se pronostica un hecho o dato

Correlacional

Se formulan hipótesis correlacionales

Explicativo

Se formulan hipótesis causales

De investigación

Hipótesis

• • •

Tipos

Sus funciones son: Guiar el estudio Proporcionar explicaciones Apoyar la prueba de teorías

Se formulan según el alcance del estudio

Características • • • • • •

Referirse a una situación real Sus variables o términos deben ser comprensibles, precisos y concretos Las variables deben ser definidas conceptual y operacionalmente Las relaciones entre variables deben ser claras y verosímiles Los términos o variables, así como las relaciones entre ellas, deben ser obsevables y medibles Deben relacionarse con técnicas disponibles para probarse

* El desarrollo del tema hipótesis estadísticas lo puede consultar al inicio del capítulo 8 del CD anexo: “Análisis estadístico: segunda parte”.


92

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

¿Qué son las hipótesis? Son las guías para una investigación o estudio. Las hipótesis indican lo que tratamos de probar y se definen como explicaciones tentativas del fenómeno investigado. Se derivan de la teoría existente (Williams, 2003) y deben formularse a manera de proposiciones. De hecho, son respuestas provisionales a las preguntas de investigación. Cabe señalar que en nuestra vida cotidiana constantemente elaboramos hipótesis acerca de muchas cosas y luego indagamos su veracidad. Por ejemplo, establecemos una pregunta de investigación: “¿Le gustaré a Paola?” y una hipótesis: “Le resulto atractivo a Paola”. Esta hipótesis es una explicación tentativa y está formulada como proposición. Después investigamos si se acepta o se rechaza la hipótesis, al cortejar a Paola y observar el resultado obtenido. Las hipótesis son el centro, la médula o el eje del método deductivo cuantitativo.

Hipótesis Explicaciones tentativas del fenómeno investigado que se formulan como proposiciones. 1

¿En toda investigación cuantitativa debemos plantear hipótesis? No, no todas las investigaciones cuantitativas plantean hipótesis. El hecho de que formulemos o no hipótesis depende de un factor esencial: el alcance inicial del estudio. Las investigaciones cuantitativas que formulan hipótesis son aquellas cuyo planteamiento define que su alcance será correlacional o explicativo, o las que tienen un alcance descriptivo, pero que intentan pronosticar una cifra o un hecho. Esto se resume en la tabla 6.1. Tabla 6.1 Formulación de hipótesis en estudios cuantitativos con diferentes alcances Alcance del estudio

Formulación de hipótesis

Exploratorio

No se formulan hipótesis.

Descriptivo

Sólo se formulan hipótesis cuando se pronostica un hecho o dato.

Correlacional

Se formulan hipótesis correlacionales.

Explicativo

Se formulan hipótesis causales.

Un ejemplo de estudio con alcance descriptivo y pronóstico sería aquel que únicamente pretenda medir el índice delictivo en una ciudad (no se busca relacionar la incidencia delictiva con otros factores como el crecimiento poblacional, el aumento de los niveles de pobreza o la drogadicción; ni mucho menos establecer las causas de tal índice). Entonces, tentativamente pronosticaría mediante una hipótesis cierta cifra o proporción: el índice delictivo para el siguiente semestre será menor a un delito por cada mil habitantes. Los estudios cualitativos, por lo regular, no formulan hipótesis antes de recolectar datos (aunque no siempre es el caso). Su naturaleza es más bien inducir las hipótesis por medio de la recolección y el análisis de los datos, como se comentará en la tercera parte del libro “El proceso de la investigación cualitativa”. En una investigación podemos tener una, dos o varias hipótesis.

¿Las hipótesis son siempre verdaderas? Las hipótesis no necesariamente son verdaderas, pueden o no serlo, y pueden o no comprobarse con datos. Son explicaciones tentativas, no los hechos en sí. Al formularlas, el investigador no está totalmente seguro de que vayan a comprobarse. Como mencionan y ejemplifican Black y Champion (1976), una hipótesis es diferente de la afirmación de un hecho. Si alguien establece la siguiente hipó-


¿De dónde surgen las hipótesis?

93

tesis (refiriéndose a un país determinado): “las familias que viven en zonas urbanas tienen menor número de hijos que las familias que viven en zonas rurales”, ésta puede ser o no comprobada. En cambio, si una persona sostiene lo anterior basándose en información de un censo poblacional recientemente efectuado en ese país, no establece una hipótesis sino que afirma un hecho. En el ámbito de la investigación científica, las hipótesis son proposiciones tentativas acerca de las relaciones entre dos o más variables, y se apoyan en conocimientos organizados y sistematizados. Una vez que se prueba una hipótesis, ésta tiene un impacto en el conocimiento disponible, que puede modificarse y por consiguiente, pueden surgir nuevas hipótesis (Williams, 2003). Las hipótesis pueden ser más o menos generales o precisas, e involucrar a dos o más variables; pero en cualquier caso son sólo proposiciones sujetas a comprobación empírica y a verificación en la realidad.

EJEMPLOS DE HIPÓTESIS • “La proximidad geográfica entre los hogares de las parejas de novios está vinculada positivamente con el nivel de satisfacción que les proporciona su relación”. • “El índice de cáncer pulmonar es mayor entre los fumadores que entre los no fumadores”. • “Conforme se desarrollan las psicoterapias orientadas en el paciente, aumentan las expresiones verbales de discusión y exploración de planes futuros personales y disminuyen las manifestaciones de hechos pasados”. • “A mayor variedad en el trabajo, habrá mayor motivación intrínseca hacia éste”. Observe que, por ejemplo, la primera hipótesis vincula dos variables: “proximidad geográfica entre los hogares de los novios” y “nivel de satisfacción en la relación”.

¿Qué son las variables?

1

Variable Propiedad que tiene una variaEn este punto es necesario definir qué es una variable. Una variable es una propieción que puede medirse u observarse. dad que puede fluctuar y cuya variación es susceptible de medirse u observarse. Ejemplos de variables son el género, la motivación intrínseca hacia el trabajo, el atractivo físico, el aprendizaje de conceptos, la religión, la resistencia de un material, la agresividad verbal, la personalidad autoritaria, la cultura fiscal y la exposición a una campaña de propaganda política. El concepto de variable se aplica a personas u otros seres vivos, objetos, hechos y fenómenos, los cuales adquieren diversos valores respecto de la variable referida. Por ejemplo, la inteligencia, ya que es posible clasificar a las personas de acuerdo con su inteligencia; no todas las personas la poseen en el mismo nivel, es decir, varían en ello. Otros ejemplos de variables son: la productividad de un determinado tipo de semilla, la rapidez con que se ofrece un servicio, la eficiencia de un procedimiento de construcción, la eficacia de una vacuna, el tiempo que tarda en manifestarse una enfermedad, entre otros ejemplos. Hay variación en todos los casos. Las variables adquieren valor para la investigación científica cuando llegan a relacionarse con otras variables, es decir, si forman parte de una hipótesis o una teoría. En este caso se les suele denominar constructos o construcciones hipotéticas.

¿De dónde surgen las hipótesis? Bajo el enfoque cuantitativo, y si hemos seguido paso por paso el proceso de investigación, es natural que las hipótesis surjan del planteamiento del problema que, como recordamos, se vuelve a evaluar y


94

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

Las hipótesis pueden surgir incluso por analogía, al aplicar cierta información a otros contextos, como la teoría del campo en psicología, que surgió de la teoría del comportamiento de los campos magnéticos.

si es necesario se replantea después de revisar la literatura. Es decir, provienen de la revisión misma de la literatura. Nuestras hipótesis pueden surgir de un postulado de una teoría, del análisis de ésta, de generalizaciones empíricas pertinentes a nuestro problema de investigación y de estudios revisados o antecedentes consultados. Existe, pues, una relación muy estrecha entre el planteamiento del problema, la revisión de la literatura y las hipótesis. La revisión inicial de la literatura hecha para familiarizarnos con el problema de estudio nos lleva a plantearlo, después ampliamos la revisión de la literatura y afinamos o precisamos el planteamiento, del cual derivamos las hipótesis. Al formular las hipótesis volvemos a evaluar nuestro planteamiento del problema. Recordemos que los objetivos y las preguntas de investigación son susceptibles de reafirmarse o mejorarse durante el desarrollo del estudio. Asimismo, a través del proceso quizá se nos ocurran otras hipótesis que no estaban contempladas en el planteamiento original, producto de nuevas reflexiones, ideas o experiencias; discusiones con profesores, colegas o expertos en el área; incluso, “de analogías, al descubrir semejanzas entre la información referida a otros contextos y la que poseemos para nuestro estudio” (Rojas, 2001). Este último caso ha ocurrido varias veces en las ciencias. Por ejemplo, algunas hipótesis en el área de la comunicación no verbal sobre el manejo de la territorialidad humana surgieron de estudios respecto de este tema, pero en animales; algunas concepciones de la teoría del campo o psicología topológica (cuyo principal exponente fue Kurt Lewin) tienen antecedentes en la teoría del comportamiento de los campos electromagnéticos. Las hipótesis de la teoría Galileo —propuestas por Joseph Woelfel y Edward L. Fink (1980)— para medir el proceso de la comunicación, tienen orígenes importantes en la física y otras ciencias exactas (las dinámicas del “yo” se apoyan en nociones del álgebra de vectores). Selltiz et al. (1980, pp. 54-55), al hablar de las fuentes de donde surgen las hipótesis, escriben: Las fuentes de hipótesis de un estudio tienen mucho que ver a la hora de determinar la naturaleza de la contribución de la investigación en el cuerpo general de conocimientos. Una hipótesis que simplemente emana de la intuición o de una sospecha puede hacer finalmente una importante contribución a la ciencia. Sin embargo, si solamente ha sido comprobada en un estudio, existen dos limitaciones con respecto a su utilidad. Primero, no hay seguridad de que las relaciones entre las variables halladas en un determinado estudio serán encontradas en otros estudios […] En segundo lugar, una hipótesis basada simplemente en una sospecha no es propicia a ser relacionada con otro conocimiento o teoría. Así pues, los hallazgos de un estudio basados en tales hipótesis no tienen una clara conexión con el amplio cuer-


¿Qué características debe tener una hipótesis?

po de conocimientos de la ciencia social. Pueden suscitar cuestiones interesantes, pueden estimular posteriores investigaciones, e incluso, pueden ser integradas más tarde en una teoría explicativa. Pero, a menos que tales avances tengan lugar, tienen muchas probabilidades de quedar como trozos aislados de información. Una hipótesis que nace de los hallazgos de otros estudios está libre en alguna forma de la primera de estas limitaciones. Si la hipótesis está basada en resultados de otros estudios, y si el presente estudio apoya la hipótesis de aquéllos, el resultado habrá servido para confirmar esta relación de una forma normal […] Una hipótesis que se apoya no simplemente en los hallazgos de un estudio previo, sino en una teoría en términos más generales, está libre de la segunda limitación: la de aislamiento de un cuerpo de doctrina más general.

Las hipótesis pueden surgir aunque no exista un cuerpo teórico abundante Estamos de acuerdo con que las hipótesis surgidas de teorías con evidencia empírica superan las dos limitaciones que señalan Selltiz et al. (1980), así como en la afirmación de que una hipótesis que nace de los hallazgos de investigaciones anteriores vence la primera de esas limitaciones. Pero es necesario recalcar que hipótesis útiles y fructíferas también pueden originarse en planteamientos del problema cuidadosamente revisados, aunque el cuerpo teórico que las sustente no sea abundante. A veces la experiencia y la observación constante ofrecen materia potencial para el establecimiento de hipótesis importantes, y lo mismo se dice de la intuición. Cuanto menor apoyo empírico previo tenga una hipótesis, se deberá tener mayor cuidado en su elaboración y evaluación, porque tampoco es recomendable formular hipótesis de manera superficial. Lo que sí constituye una grave falla en la investigación es formular hipótesis sin haber revisado con cuidado la literatura, ya que cometeríamos errores tales como sugerir hipótesis de algo bastante comprobado o algo que ha sido contundentemente rechazado. Un ejemplo burdo, pero ilustrativo, sería pretender establecer la siguiente hipótesis: “los seres humanos pueden volar por sí mismos, únicamente con su cuerpo”. En definitiva, la calidad de las hipótesis está relacionada en forma positiva con el grado en que se haya revisado la literatura exhaustivamente.

¿Qué características debe tener una hipótesis? Dentro del enfoque cuantitativo, para que una hipótesis sea digna de tomarse en cuenta, debe reunir ciertos requisitos: 1. La hipótesis debe referirse a una situación “real”. Como argumenta Rojas (2001), las hipótesis sólo pueden someterse a prueba en un universo y un contexto bien definidos. Por ejemplo, una hipótesis relativa a alguna variable del comportamiento gerencial (digamos, la motivación) deberá someterse a prueba en una situación real (con ciertos gerentes de organizaciones existentes). En ocasiones, en la misma hipótesis se hace explícita esa realidad (por ejemplo, “los niños guatemaltecos que viven en zonas urbanas imitarán más la conducta violenta de la televisión, que los niños guatemaltecos que viven en zonas rurales”), y otras veces la realidad se define por medio de explicaciones que acompañan a la hipótesis. Así, la hipótesis: “cuanto mayor sea la retroalimentación sobre el desempeño en el trabajo que proporcione un gerente a sus supervisores, más elevada será la motivación intrínseca de éstos hacia sus tareas laborales”, no explica qué gerentes, de qué empresas. Y será necesario contextualizar la realidad de dicha hipótesis; afirmar, por ejemplo, que se trata de gerentes de todas las áreas, de empresas exclusivamente industriales con más de mil trabajadores y ubicadas en Medellín, Colombia. Es muy frecuente que, cuando nuestras hipótesis provienen de una teoría o una generalización empírica (afirmación comprobada varias veces en “la realidad”), sean manifestaciones contextualizadas o casos concretos de hipótesis generales abstractas. La hipótesis: “a mayor satisfacción laboral mayor productividad”, es general y susceptible de someterse a prueba en diversas realida-

95


96

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

2.

3.

4.

5.

des (países, ciudades, parques industriales o aun en una sola empresa; con directivos, secretarias u obreros, etc.; en empresas comerciales, industriales, de servicios o combinaciones de estos tipos, giros o de otras características). En estos casos, al probar nuestra hipótesis contextualizada aportamos evidencia en favor de la hipótesis más general. Es obvio que los contextos o las realidades pueden ser más o menos generales y, normalmente, se han explicado con claridad en el planteamiento del problema. Lo que hacemos al establecer las hipótesis es volver a analizar si son los adecuados para nuestro estudio y si es posible tener acceso a ellos (reconfirmamos el contexto, buscamos otro o ajustamos las hipótesis). Las variables o términos de la hipótesis deben ser comprensibles, precisos y lo más concretos posible. Términos vagos o confusos no tienen cabida en una hipótesis. Así, globalización de la economía y sinergia organizacional son conceptos imprecisos y generales que deben sustituirse por otros más específicos y concretos. La relación entre variables propuesta por una hipótesis debe ser clara y verosímil (lógica). Es indispensable que quede clara la forma en que se relacionan las variables y que esta relación no puede ser ilógica. La hipótesis: “la disminución del consumo del petróleo en Estados Unidos se relaciona con el grado de aprendizaje del álgebra por parte de niños que asisten a escuelas públicas en Buenos Aires”, sería inverosímil. No es posible considerarla. Los términos o variables de la hipótesis deben ser observables y medibles, así como la relación planteada entre ellos, o sea, tener referentes en la realidad. Las hipótesis científicas, al igual que los objetivos y las preguntas de investigación, no incluyen aspectos morales ni cuestiones que no podamos medir. Hipótesis como: “los hombres más felices van al cielo” o “la libertad de espíritu está relacionada con la voluntad angelical”, implican conceptos o relaciones que no poseen referentes empíricos; por tanto, no son útiles como hipótesis para investigar científicamente ni se pueden someter a prueba en la realidad. Las hipótesis deben estar relacionadas con técnicas disponibles para probarlas. Este requisito está estrechamente ligado con el anterior y se refiere a que al formular una hipótesis, tenemos que analizar si existen técnicas o herramientas de investigación para verificarla, si es posible desarrollarlas y si se encuentran a nuestro alcance.

Se puede dar el caso de que existan esas técnicas, pero por ciertas razones no tengamos acceso a ellas. Alguien podría intentar probar hipótesis referentes a la desviación presupuestal en el gasto gubernamental de un país latinoamericano o a la red de narcotraficantes en la ciudad de Miami, pero no disponer de formas eficaces para obtener sus datos. Entonces, su hipótesis aunque teóricamente sea muy valiosa, en realidad no se puede probar.

¿Qué tipos de hipótesis se pueden establecer? 2

Existen diversas formas de clasificar las hipótesis, aunque en este apartado nos concentraremos en los siguientes tipos: 1. 2. 3. 4.

hipótesis de investigación; hipótesis nulas; hipótesis alternativas, e hipótesis esta estadísticas. Estas últimas serán revisadas en el capítulo 8 del CD: “Análisis estadístico: segunda parte”.

Hipótesis de investigación Pro-

¿Qué Q son las hipótesis de investigación?

posiciones tentativas sobre la o las posibles relaciones entre dos o más variables.

Lo que a lo largo de este capítulo hemos definido como hipótesis son en realidad las hipótesis de investigación. Éstas se definen como proposiciones tentativas acerca de


¿Qué son las hipótesis de investigación?

las posibles relaciones entre dos o más variables, y deben cumplir con los cinco requisitos mencionados. Se les suele simbolizar como Hi o H1, H2, H3, etc. (cuando son varias), y también se les denomina hipótesis de trabajo. A su vez, las hipótesis de investigación pueden ser: a) descriptivas de un valor o dato pronosticado; b) correlacionales; c) de diferencia de grupos; d ) causales.

Hipótesis descriptivas de un dato o valor que se pronostica1 Estas hipótesis se utilizan a veces en estudios descriptivos, para intentar predecir un dato o valor en una o más variables que se van a medir u observar. Pero cabe comentar que no en todas las investigaciones descriptivas se formulan hipótesis de esta clase o que sean afirmaciones más generales (“la ansiedad en los jóvenes alcohólicos será elevada”; “durante este año, los presupuestos de publicidad se incrementarán entre 50 y 70%”; “la motivación extrínseca de los obreros de las plantas de las zonas industriales de Valencia, Venezuela, disminuirá”; “el número de tratamientos psicoterapéuticos aumentará en las urbes sudamericanas con más de tres millones de habitantes”). No es sencillo realizar estimaciones con relativa precisión con respecto a ciertos fenómenos.

EJEMPLOS Hi: “El aumento del número de divorcios de parejas cuyas edades oscilan entre los 18 y 25 años, será de 20% el próximo año.” (En un contexto específico como una ciudad o un país.) Hi: “La inflación del próximo semestre no será superior a 3%.”

Hipótesis correlacionales Especifican las relaciones entre dos o más variables y corresponden a los estudios correlacionales (“el tabaquismo está relacionado con la presencia de padecimientos pulmonares”; “la motivación de logro se encuentra vinculada con la satisfacción laboral y la moral en el trabajo”; “la atracción física, las demostraciones de afecto, la similitud en valores y la satisfacción en el noviazgo están asociadas entre sí”). Sin embargo, las hipótesis correlacionales no sólo pueden establecer que dos o más variables se encuentran vinculadas, sino también cómo están asociadas. Alcanzan el nivel predictivo y parcialmente explicativo. En los siguientes ejemplos, no sólo se establece que hay relación entre las variables, sino también cómo es la relación (qué dirección sigue). Desde luego es diferente formular hipótesis en las que dos o más variables están vinculadas, a conjeturar cómo son estas relaciones. En el capítulo 10, “Análisis de los datos cuantitativos”, se explica más a fondo el tema de la correlación y los tipos de correlación entre variables.

1 Algunos investigadores consideran a estas hipótesis afirmaciones univariadas. Argumentan que no se relacionan variables. Opinan que, más que relacionar las variables, se está planteando cómo se va a manifestar una variable en una constante (después de todo, el grupo medido de personas u objetos es constante). Este razonamiento tiene cierta validez, por ello, lo dejamos al criterio de cada lector.

3

97


98

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

EJEMPLOS “A mayor exposición por parte de los adolescentes a videos musicales con alto contenido sexual, mayor manifestación de estrategias en las relaciones interpersonales para establecer contacto sexual”. (Aquí la hipótesis nos indica que cuando una variable aumenta, la otra también; y viceversa, cuando una variable disminuye, la otra desciende.) “A mayor autoestima, habrá menor temor al éxito”. (Aquí la hipótesis nos señala que cuando una variable aumenta, la otra disminuye; y si ésta disminuye, aquélla aumenta.) “Las telenovelas latinoamericanas muestran cada vez un mayor contenido sexual en sus escenas”. (En esta hipótesis se correlacionan las dos variables siguientes: época o tiempo en que se producen las telenovelas y contenido sexual.)

Es necesario agregar lo siguiente: en una hipótesis de correlación, el orden en que coloquemos las variables no es importante (ninguna variable antecede a la otra; no hay relación de causalidad). Es lo mismo indicar “a mayor X, mayor Y ”; que “a mayor Y, mayor X ”; o “a mayor X, menor Y ”; que “a menor Y, mayor X ”.

EJEMPLO

3

“Quienes logran más altas puntuaciones en el examen de estadística tienden a alcanzar las puntuaciones más elevadas en el examen de economía” es igual a: “los que logran tener las puntuaciones más elevadas en el examen de economía son quienes tienden a obtener más altas puntuaciones en el examen de estadística”.

Como aprendimos desde pequeños: “el orden de los factores (variables) no altera el producto (la hipótesis)”. Desde luego, esto ocurre en la correlación, pero no en las relaciones de causalidad, donde vamos a ver que sí importa el orden de las variables. Pero en la correlación no hablamos de variable independiente (causa) y dependiente (efecto). Cuando sólo hay correlación, estos términos carecen de sentido. Los estudiantes que comienzan en sus cursos de investigación suelen indicar en toda hipótesis cuál es la variable independiente y cuál la dependiente. Ello es un error. Únicamente en hipótesis causales se puede hacer esto. Por otro lado, es común que cuando en la investigación se pretende correlacionar diversas variables se tengan varias hipótesis, y cada una de ellas relacione un par de variables. Por ejemplo, si quisiéramos relacionar las variables atracción física, confianza, proximidad física y equidad en el noviazgo (todas entre sí), estableceríamos las hipótesis correspondientes.

EJEMPLOS

3 H1: H2: H3: H4: H5: H6:

“A “A “A “A “A “A

mayor mayor mayor mayor mayor mayor

atracción física, menor confianza”. atracción física, mayor proximidad física”. atracción física, mayor equidad”. confianza, mayor proximidad física”. confianza, mayor equidad”. proximidad física, mayor equidad”.


¿Qué son las hipótesis de investigación?

Estas hipótesis deben contextualizarse en su realidad (con qué parejas) y someterse a prueba empírica.

Hipótesis de la diferencia entre grupos Estas hipótesis se formulan en investigaciones cuya finalidad es comparar grupos. Por ejemplo, supongamos que un publicista piensa que un comercial televisivo en blanco y negro, cuyo objetivo es persuadir a los adolescentes que comienzan a fumar para que dejen de hacerlo, tiene una eficacia diferente que uno en colores. Su pregunta de investigación sería: ¿es más eficaz un comercial televisivo en blanco y negro que uno en colores?, cuyo mensaje es persuadir a los adolescentes que comienzan a fumar para que dejen de hacerlo. Y su hipótesis quedaría formulada así:

EJEMPLO

3

Hi: “El efecto persuasivo para dejar de fumar no será igual en los adolescentes que vean la versión del comercial televisivo en colores, que el efecto en los adolescentes que vean la versión del comercial en blanco y negro”.

Otros ejemplos de este tipo de hipótesis serían:

EJEMPLOS Hi: “Los adolescentes le atribuyen más importancia al atractivo físico en sus relaciones de pareja, que las adolescentes a las suyas”. Hi: “El tiempo que tardan en desarrollar el SIDA las personas contagiadas por transfusión sanguínea, es menor que las que adquieren el VIH por transmisión sexual”.

En los tres ejemplos anteriores se plantea una posible diferencia entre grupos, sólo que en el primero de ellos únicamente se establece que hay diferencia entre los grupos comparados; pero no se afirma en cuál de los grupos el impacto será más determinante. No se determina si el efecto persuasivo es mayor en los adolescentes que ven el comercial en blanco y negro, o en quienes lo ven en colores. Se limita a decir que se espera una diferencia. En cambio, en el segundo, la hipótesis además de establecer la diferencia, especifica cuál de los grupos tendrá un mayor valor en la variable de comparación (los jóvenes son quienes, según se piensa, atribuirán mayor importancia al atractivo físico). Lo mismo ocurre en el tercer ejemplo (desarrollan más lentamente la enfermedad quienes la adquieren por transmisión sexual). Cuando el investigador no tiene bases para presuponer en favor de qué grupo será la diferencia, formula una hipótesis simple de diferencia de grupos (como en el primer ejemplo de los comerciales). Y cuando sí tiene bases, establece una hipótesis direccional de diferencia de grupos (como en los otros ejemplos). Esto último, por lo común, sucede cuando la hipótesis se deriva de una teoría o estudios antecedentes, o bien, el investigador está bastante familiarizado con el problema de estudio. Esta clase de hipótesis llega a abarcar dos, tres o más grupos.

3

99


100

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

EJEMPLO

3

Hi: “Las escenas de la telenovela La verdad de Paola presentarán un mayor contenido sexual que las de la telenovela Sentimientos de Christian, y éstas, a su vez, un mayor contenido sexual que las escenas de la telenovela Mi último amor Mariana”.2

Algunos investigadores consideran a las hipótesis de diferencia de grupos como un tipo de hipótesis correlacional, porque en última instancia relacionan dos o más variables. El caso del atractivo físico relaciona la variable género con la variable atribución de la importancia del atractivo físico en las relaciones de pareja.

Hipótesis que establecen relaciones de causalidad Este tipo de hipótesis no solamente afirma la o las relaciones entre dos o más variables y la manera en que se manifiestan, sino que además propone un “sentido de entendimiento” de las relaciones. Tal sentido puede ser más o menos completo, esto depende del número de variables que se incluyan, pero todas estas hipótesis establecen relaciones de causa-efecto.

EJEMPLO

3

Hi: “La desintegración del matrimonio provoca baja autoestima en los hijos e hijas”. (En el ejemplo, además de establecerse una relación entre las variables, se propone la causalidad de esa relación.) Hi: “Un clima organizacional negativo crea bajos niveles de innovación en los empleados”.

Las hipótesis correlacionales pueden simbolizarse como “X—Y ”; y las hipótesis causales, como en la figura 6.1.

Influye en o causa

Figura 6.1

“X

Y”

(Una variable)

(Otra variable)

Simbolización de la hipótesis causal.

Correlación y causalidad son conceptos asociados, pero distintos. Si dos variables están correlacionadas, ello no necesariamente implica que una será causa de la otra. Supongamos que una empresa fabrica un producto que se vende poco y decide mejorarlo, lo hace y lanza una campaña para anunciar el producto en radio y televisión. Después, se observa un aumento en las ventas del producto. Los ejecutivos de la empresa pueden decir que el lanzamiento de la campaña está relacionado con el incremento de las ventas; pero si no se demuestra la causalidad, no es posible asegurar que la campaña haya provocado tal incremento. Quizá la campaña sea la causa del aumento, pero tal vez la causa sea en sí

2 Por supuesto, los nombres son ficticios. Si alguna telenovela se ha titulado (o titulara en el futuro) así, es tan sólo una coincidencia.


¿Qué son las hipótesis de investigación?

la mejora al producto, una excelente estrategia de comercialización u otro factor, o bien, todas pueden ser causas. Otro caso es el que se explicó en el capítulo anterior. Donde la estatura parecía estar correlacionada con la inteligencia en infantes (los niños con mayor estatura tendían a obtener las calificaciones más altas en la prueba de inteligencia); pero la realidad fue que la maduración era la variable que estaba relacionada con la respuesta a una prueba de inteligencia (más que a la inteligencia en sí). La correlación no tenía sentido; mucho menos lo tendría establecer una causalidad, al afirmar que la estatura es causa de la inteligencia o que, por lo menos, influye en ella. Es decir, no todas las correlaciones tienen sentido y no siempre que se encuentra una correlación puede inferirse causalidad. Si cada vez que se obtiene una correlación se supusiera causalidad, ello equivaldría a decir que cada vez que se observa a una señora y a un niño juntos se supusiera que ella es su madre, cuando puede ser su tía, una vecina o una señora que por azar se colocó muy cerca del infante. Para establecer causalidad antes debe haberse demostrado correlación, pero además la causa debe ocurrir antes que el efecto. Asimismo, los cambios en la causa tienen que provocar cambios en el efecto. Al hablar de hipótesis, a las supuestas causas se les conoce como variables independientes y a los efectos como variables dependientes. Únicamente es posible hablar de variables independientes y dependientes cuando se formulan hipótesis causales o hipótesis de la diferencia de grupos, siempre y cuando en estas últimas se explique cuál es la causa de la diferencia supuesta en la hipótesis. A continuación se exponen distintos tipos de hipótesis causales: 1. Hipótesis causales bivariadas. En éstas se plantea una relación entre una variable independiente y una variable dependiente. Por ejemplo: “percibir que otra persona del género opuesto es similar a uno(a) en cuanto a religión, valores y creencias, nos provoca mayor atracción hacia ella” (vea la figura 6.2).

Percepción de la similitud en religión, valores y creencias

Atractivo

X

Y

(Usualmente la variable independiente se simboliza como X en hipótesis causales, mientras que en hipótesis correlacionales no significa variable independiente, puesto que no hay supuesta causa)

(Variable dependiente, se simboliza como Y)

Figura 6.2

Esquema de relación causal bivariada.

2. Hipótesis causales multivariadas. Plantean una relación entre diversas variables independientes y una dependiente, o una independiente y varias dependientes, o diversas variables independientes y varias dependientes.

EJEMPLO “La cohesión y la centralidad en un grupo sometido a una dinámica, así como el tipo de liderazgo que se ejerza dentro del grupo, determinan la eficacia de éste para alcanzar sus metas primarias” (figura 6.3).

101


102

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

Independientes

Dependiente

Cohesión Centralidad

Efectividad en el logro de las metas primarias

Tipo de liderazgo Simbolizadas como: X1 X2

Y

X3 Figura 6.3

Esquema de relación causal multivariada.

EJEMPLO

3

“La variedad y la autonomía en el trabajo, así como la retroalimentación proveniente del desarrollo de éste, generan mayor motivación intrínseca y satisfacción laborales” (figura 6.4).

Independientes

Dependientes

Variedad en el trabajo Motivación intrínseca Autonomía en el trabajo Satisfacción laboral Retroalimentación proveniente del trabajo Simbolizadas como: X1 Y1 X2 Y2 X3 Figura 6.4

Esquema de relación causal multivariada con dos variables dependientes.

Las hipótesis multivariadas pueden plantear otro tipo de relaciones causales, en donde ciertas variables intervienen modificando la relación [hipótesis con presencia de variables intervinientes].


¿Qué son las hipótesis de investigación?

EJEMPLO

3

“La paga aumenta la motivación intrínseca de los trabajadores, cuando se administra de acuerdo con el desempeño” (figura 6.5).

Paga

Motivación intrínseca

(Variable independiente)

(Variable dependiente) Condiciones de administración de la paga (Variable (V i bl iinterviniente) t i i t)

Simbolizadas como:

X

Y Z

Figura 6.5

Esquema causal con variable interviniente.

Es posible que haya estructuras causales de variables más complejas que resulta difícil expresar en una sola hipótesis, porque las variables se relacionan entre sí de distintas maneras. Entonces se plantean las relaciones causales en dos o más hipótesis, o de forma gráfica (vea figura 6.6).

Paga

Oportunidad de capacitación

Integración Satisfacción laboral

Comunicación instrumental

Reasignación de personal

Comunicación formal Centralización

Integración Figura 6.6

Efectividad

Formalización

Centralización

Estructura causal compleja multivariada.

La figura 6.63 podría desglosarse en múltiples hipótesis; por ejemplo, H1: “La paga incrementa la satisfacción laboral”. 3

Las variables fueron extraídas de Price (1977) y Hernández Sampieri (2005).

Innovación

103


104

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

H2: “La integración, la comunicación instrumental y la comunicación formal incrementan la satisfacción laboral”. H3: “La centralización disminuye la satisfacción laboral”. H4: “La satisfacción laboral influye en la reasignación de personal”. H5: “La oportunidad de capacitación mediatiza la vinculación entre la satisfacción laboral y la reasignación de personal”. H6: “La reasignación de personal afecta la integración, la efectividad organizacional, la formalización, la centralización y la innovación”. Cuando las hipótesis causales se someten al análisis estadístico, se evalúa la influencia de cada variable independiente (causa) en la dependiente (efecto), y la influencia conjunta de todas las variables independientes en la dependiente o dependientes.

¿Qué son las hipótesis nulas?4 Las hipótesis nulas son, en cierto modo, el reverso de las hipótesis de investigación. También constituyen proposiciones acerca de la relación entre variables, sólo que sirven para refutar o negar lo que afirma la hipótesis de investigación.5 Si la hipótesis de investigación propone: “los adolescentes le atribuyen más importancia al atractivo físico en sus relaciones de pareja que las adolescentes”, la hipótesis nula postularía: “los adolescentes no le atribuyen más importancia al atractivo físico en sus relaciones de pareja que las adolescentes”. Debido a que este tipo de hipótesis resulta la contrapartida de la hipótesis de investigación, hay prácticamente tantas clases de hipótesis nulas como de investigación. Es decir, la clasificación de hipótesis nulas es similar a la tipología de las hipótesis de investigación: hipótesis nulas descriptivas de un valor o dato pronosticado, hipótesis que niegan o contradicen la relación entre dos o más variables, hipótesis que niegan que haya diferencia entre grupos que se comparan, e hipótesis que niegan la relación de causalidad entre dos o más variables (en todas sus formas). Las hipótesis nulas se simbolizan así: Ho. Veamos algunos ejemplos de hipótesis nulas, que corresponden a ejemplos de hipótesis de investigación que se mencionaron.

Hipótesis nulas Proposiciones que

niegan o refutan la relación entre variables.

EJEMPLOS Ho: Ho: Ho:

“El aumento del número de divorcios de parejas cuyas edades oscilan entre los 18 y 25 años, no será de 20% el próximo año”. “No hay relación entre la autoestima y el temor al éxito” (hipótesis nula respecto de una correlación). “Las escenas de la telenovela La verdad de Paola no presentarán mayor contenido sexual que las de la telenovela Sentimientos de Christian, ni éstas tendrán mayor contenido sexual que las escenas de la telenovela Mi último amor Mariana”. Esta hipótesis niega la diferencia entre grupos y también podría formularse así: “no existen diferencias en el contenido sexual entre las escenas de

4 El sentido que en este libro se da a la hipótesis nula es el más común: el de negación de la hipótesis de investigación, el cual fue propuesto por Fisher (1925). No se plantean otras connotaciones o usos del término (por ejemplo, especificar un parámetro de cero) porque se generarían confusiones entre estudiantes que se inician en la investigación. Para aquellos que deseen conocer más del tema, se recomiendan las siguientes fuentes: Van Dalen y Meyer (1994, pp. 403-404) y, sobre todo, Henkel (1976, pp. 34-40). 5 La hipótesis nula es un componente esencial de la prueba de hipótesis en la investigación. Es relevante cuando se efectuaron mediciones y las hipótesis han sido derivadas de teorías y tienen que ser probadas. La hipótesis de investigación define cierto patrón que se encontrará en los datos, y el análisis estadístico se diseña para evaluar el grado en el cual la evidencia de las medidas recogidas apoya la existencia de ese patrón. La hipótesis nula es la hipótesis que indica que el patrón encontrado en los datos simplemente se debe a la casualidad (Voi, 2003).


¿Qué son las hipótesis alternativas?

Ho:

105

las telenovelas La verdad de Paola, Sentimientos de Christian y Mi último amor Mariana”. O bien, “el contenido sexual de las telenovelas La verdad de Paola, Sentimientos de Christian y Mi último amor Mariana es el mismo”. “La percepción de la similitud en religión, valores y creencias no provoca mayor atracción” (hipótesis que niega la relación causal).

¿Qué son las hipótesis alternativas? Como su nombre lo indica, son posibilidades alternas ante las hipótesis de investiHipótesis alternativas Son posibilidades diferentes o “alternas” ante las hipógación y nula: ofrecen otra descripción o explicación distinta de las que proporciotesis de investigación y nula. nan estos tipos de hipótesis. Si la hipótesis de investigación establece: “esta silla es roja”, la nula afirmará: “esta silla no es roja”, y podrían formularse una o más hipótesis alternativas: “esta silla es azul”, “esta silla es verde”, “esta silla es amarilla”, etc. Cada una constituye una descripción distinta de las que proporcionan las hipótesis de investigación y nula. Las hipótesis alternativas se simbolizan como Ha y sólo pueden formularse cuando efectivamente hay otras posibilidades, además de las hipótesis de investigación y nula. De no ser así, no deben establecerse.

EJEMPLOS Hi: Ho: Ha: Ha:

“El candidato A obtendrá en la elección para la presidencia del consejo escolar entre 50 y 60% de la votación total”. “El candidato A no obtendrá en la elección para la presidencia del consejo escolar entre 50 y 60% de la votación total”. “El candidato A obtendrá en la elección para la presidencia del consejo escolar más de 60% de la votación total”. “El candidato A obtendrá en la elección para la presidencia del consejo escolar menos de 50% de la votación total”.

EJEMPLOS Hi: Ho: Ha:

“Los jóvenes le atribuyen más importancia al atractivo físico en sus relaciones de pareja que las jóvenes”. “Los jóvenes no le atribuyen más importancia al atractivo físico en sus relaciones de pareja que las jóvenes”. “Los jóvenes le atribuyen menos importancia al atractivo físico en sus relaciones de pareja que las jóvenes”.

En este último ejemplo de los jóvenes, si la hipótesis nula hubiera sido formulada de la siguiente manera:

EJEMPLO Ho:

“Los jóvenes no le atribuyen más importancia o le atribuyen menos importancia al atractivo físico en sus relaciones de pareja que las jóvenes”.


106

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

No habría posibilidad de formular una hipótesis alternativa, puesto que las hipótesis de investigación y nula abarcan todas las posibilidades. Las hipótesis alternativas, como puede verse, constituyen otras hipótesis de investigación adicionales a la hipótesis de investigación original.

¿En una investigación se formulan hipótesis de investigación, nula y alternativa? Al respecto no hay reglas universales, ni siquiera consenso entre los investigadores. Se puede leer en un artículo de alguna revista científica un reporte de investigación donde sólo se establezca la hipótesis de investigación; y, en otra, encontrar un artículo donde únicamente se plantea la hipótesis nula. Un artículo en una tercera revista, en el cual se puedan encontrar solamente las hipótesis de investigación y nula, pero no las alternativas. En una cuarta publicación otro artículo que contenga la hipótesis de investigación y las alternativas. Y otro más donde aparezcan hipótesis de investigación, nulas y alternativas. Esta situación es similar en los reportes presentados por un investigador o una empresa. Lo mismo ocurre en tesis y disertaciones doctorales, estudios de divulgación popular, reportes de investigaciones gubernamentales, libros y otras formas para presentar estudios de muy diversos tipos. En estudios que contienen análisis de datos cuantitativos, la opción más común es incluir la o las hipótesis de investigación únicamente (Degelman, 2005, consultor de la American Psychological Association). Algunos investigadores sólo enuncian una hipótesis nula o de investigación presuponiendo que quien lea su reporte deducirá la hipótesis contraria. Nuestra recomendación es que aunque exclusivamente se incluyan las hipótesis de investigación, todas se tengan presentes, no sólo al plantearlas, sino durante todo el estudio. Esto ayuda a que el investigador siempre esté alerta ante todas las posibles descripciones y explicaciones del fenómeno considerado; así podrá tener un panorama más completo de lo que analiza. La American Psychological Association (2002) recomienda para decidir qué tipo A P A de hipótesis deben incluirse en el reporte, se consulten los manuales o a un asesor caliAmerican P Psychological h l i l ficado de su universidad o las normas de publicaciones. Association www.apa.org

¿Cuántas hipótesis se deben formular en una investigación? Cada investigación es diferente. Algunas contienen gran variedad de hipótesis porque el problema de investigación es complejo (por ejemplo, pretenden relacionar 15 o más variables), mientras que otras contienen una o dos hipótesis. Todo depende del estudio que habrá de llevarse a cabo. La calidad de una investigación no necesariamente está relacionada con el número de hipótesis que contenga. En este sentido, se debe tener el número de hipótesis necesarias para guiar el estudio, y ni una más ni una menos.

¿En una investigación se pueden formular hipótesis descriptivas de un dato que se pronostica en una variable, hipótesis correlacionales, hipótesis de la diferencia de grupos e hipótesis causales? La respuesta es sí. En una misma investigación es posible establecer todos los tipos de hipótesis, porque el problema de investigación así lo requiere. Supongamos que alguien ha planteado un estudio en una ciudad latinoamericana y sus preguntas de investigación e hipótesis podrían ser las que se muestran en la tabla 6.2.


¿Qué es la prueba de hipótesis?

Tabla 6.2 Ejemplo de un estudio con varias preguntas de investigación e hipótesis Preguntas de investigación

Hipótesis

¿Cuál será a fin de año el nivel de desempleo en la ciudad de Baratillo?

El nivel de desempleo en la ciudad de Baratillo será de 5% a fin de año (Hi: % = 5).

¿Cuál es el nivel promedio de ingreso familiar mensual en la ciudad de Baratillo?

El nivel promedio de ingreso familiar mensual oscila entre_650 y 700 dólares (Hi: 649 < X < 701).

¿Existen diferencias entre los distritos (barrios, delegaciones o equivalentes) de la ciudad de Baratillo en cuanto al nivel de desempleo? (¿Hay barrios o distritos con mayores índices de desempleo?)

Existen diferencias en cuanto al nivel de desempleo entre los distritos de la ciudad de Baratillo (Hi: Índice 1 ≠ Índice 2 ≠ Índice 3 ≠ Índice k).

¿Cuál es el nivel de escolaridad promedio de los jóvenes y las jóvenes que viven en Baratillo? ¿Existen diferencias por género al respecto?

No se dispone de información, no se establecen hipótesis.

¿Está relacionado el desempleo con incrementos en la delincuencia de dicha ciudad?

A mayor desempleo, mayor delincuencia (Hi: rxy ≠ 0).

¿Provoca el nivel de desempleo un rechazo contra la política fiscal gubernamental?

El desempleo provoca un rechazo contra la política fiscal gubernamental (Hi: X → Y ).

En el ejemplo encontramos todos los tipos generales de hipótesis. Asimismo, observaremos que hay preguntas que no se traducen en hipótesis (escolaridad y diferencias por género en ésta). Ello puede deberse a que es difícil establecerlas, ya que no se dispone de información al respecto. Los estudios que se inician y concluyen como descriptivos, formularán —si pronostican un dato— hipótesis descriptivas; los correlacionales podrán establecer hipótesis descriptivas de estimación, correlacionales y de diferencia de grupos (cuando éstas no expliquen la causa que provoca la diferencia); por su parte, los explicativos podrán incluir hipótesis descriptivas de pronóstico, correlacionales, de diferencia de grupos y causales. No debemos olvidar que una investigación puede abordar parte del problema de forma descriptiva y parte explicativa. Aunque debemos señalar que los estudios descriptivos no suelen contener hipótesis, y ello se debe a que en ocasiones es difícil precisar el valor que se puede manifestar en una variable. Los tipos de estudio que no establecen hipótesis son los exploratorios. No puede presuponerse (afirmando) algo que apenas va a explorarse. Sería como si antes de una primera cita con una persona totalmente desconocida del género opuesto, tratáramos de conjeturar qué tan simpática es, qué intereses y valores tiene, etc. Ni siquiera podríamos anticipar qué tan atractiva nos va a resultar, y tal vez en una primera cita nos dejemos llevar por nuestra imaginación; pero en la investigación esto no debe ocurrir. Si se nos proporciona más información (lugares a donde le agrada ir, ocupación, religión, nivel socioeconómico, tipo de música que le gusta y grupos de los que es miembro), podemos plantearnos hipótesis en mayor medida, aunque nos basemos en estereotipos. Y si nos dieran información muy personal e íntima sobre ella, podríamos sugerir hipótesis acerca de qué clase de relación vamos a establecer con esa persona y por qué (explicaciones tentativas).

¿Qué es la prueba de hipótesis? Como se ha venido mencionando a lo largo de este capítulo, las hipótesis del proceso cuantitativo se someten a prueba o escrutinio empírico para determinar si son apoyadas o refutadas, de acuerdo con lo que el investigador observa. De hecho, para esto se formulan en la tradición deductiva. Ahora bien,

107


108

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

en realidad no podemos probar que una hipótesis sea verdadera o falsa, sino argumentar que fue apoyada o no de acuerdo con ciertos datos obtenidos en una investigación particular. Desde el punto de vista técnico, no se acepta una hipótesis a través de un estudio, sino que se aporta evidencia en su favor o en su contra.6 Cuantas más investigaciones apoyen una hipótesis, más credibilidad tendrá; y, por supuesto, será válida para el contexto (lugar, tiempo y participantes u objetos) en que se comprobó. Al menos lo es probabilísticamente. Las hipótesis, en el enfoque cuantitativo, se someten a prueba en la “realidad” cuando se aplica un diseño de investigación, se recolectan datos con uno o varios instrumentos de medición, y se analizan e interpretan esos mismos datos. Y como señala Kerlinger (1979), las hipótesis constituyen instrumentos muy poderosos para el avance del conocimiento, puesto que aunque sean formuladas por el ser humano, pueden ser sometidas a prueba y demostrarse como probablemente correctas o incorrectas, sin que interfieran los valores y las creencias del individuo.

¿Cuál es la utilidad de las hipótesis? Es posible que alguien piense que con lo expuesto en este capítulo queda claro qué valor tienen las hipótesis para la investigación. Sin embargo, creemos que es necesario ahondar un poco más en este punto, mencionando las principales funciones de las hipótesis. 1. En primer lugar, son las guías de una investigación en el enfoque cuantitativo. Formularlas nos ayuda a saber lo que tratamos de buscar, de probar. Proporcionan orden y lógica al estudio. Son como los objetivos de un plan administrativo: las sugerencias formuladas en las hipótesis pueden ser soluciones a los problemas de investigación. Si lo son o no, efectivamente es la tarea del estudio (Selltiz et al., 1980.) 2. En segundo lugar, tienen una función descriptiva y explicativa, según sea el caso. Cada vez que una hipótesis recibe evidencia empírica en su favor o en su contra, nos dice algo acerca del fenómeno con el que se asocia o hace referencia. Si la evidencia es en favor, la información sobre el fenómeno se incrementa; y aun si la evidencia es en contra, descubrimos algo acerca del fenómeno que no sabíamos antes. 3. La tercera función es probar teorías. Cuando varias hipótesis de una teoría reciben evidencia positiva, la teoría va haciéndose más robusta; y cuanto más evidencia haya en favor de aquéllas, más evidencia habrá en favor de ésta. 4. Una cuarta función consiste en sugerir teorías. Diversas hipótesis no están asociadas con teoría alguna; pero llega a suceder que como resultado de la prueba de una hipótesis, se pueda construir una teoría o las bases para ésta. Lo anterior no es muy frecuente, pero ha llegado a ocurrir.

¿Qué ocurre cuando no se aporta evidencia en favor de las hipótesis de investigación? 4

No es raro escuchar una conversación como la siguiente entre dos pasantes que acaban de analizar los datos de su tesis (que es una investigación): Elisa: Los datos no apoyan nuestras hipótesis. Gabriel: ¿Y ahora qué vamos a hacer? Nuestra tesis no sirve. Elisa: Tendremos que hacer otra tesis. 6 Aquí se ha preferido evitar la exposición sobre la lógica de la prueba de hipótesis, la cual indica que la única alternativa abierta en una prueba de significancia para una hipótesis, radica en que se puede rechazar una hipótesis nula o equivocarse al rechazarla. Pero la frase “equivocarse al rechazar” no es sinónimo de aceptar. La razón para no incluir esta perspectiva reside en que, el hacerlo, podría confundir más que esclarecer el panorama al que se inicia en el tema. A quien desee ahondar en la lógica de la prueba de hipótesis, le recomendamos acudir a Blaikie (2007 y 2000) y a Chalmers (1999). Especialmente a Henkel (1976, pp. 34-35), y a otras referencias que sustentan desde la epistemología las posiciones al respecto, como Popper (1992 y 1996) y Hanson (1958).


¿Deben definirse las variables de una hipótesis como parte de su formulación?

No siempre los datos apoyan las hipótesis. Pero el hecho de que éstos no aporten evidencia en favor de las hipótesis planteadas de ningún modo significa que la investigación carezca de utilidad. Claro que a todos nos agrada que lo que suponemos concuerde con nuestra “realidad”. Si afirmamos cuestiones como: “yo le gusto a Mariana”, “el grupo más popular de música en esta ciudad es mi grupo favorito”, “va a ganar tal equipo en el próximo campeonato nacional de fútbol”; “Paola, Chris, Sergio y Lupita me van a ayudar mucho a salir adelante en este problema”, nos resultará satisfactorio que se cumplan. Incluso hay quien formula una presuposición y luego la defiende a toda costa, aunque se haya percatado de que se equivocó. Es humano; sin embargo, en la investigación el fin último es el conocimiento y, en este sentido, también los datos en contra de una hipótesis ofrecen entendimiento. Lo importante es analizar por qué no se aportó evidencia en favor de las hipótesis. A propósito, conviene citar a Van Dalen y Meyer (1994, p. 193): Para que las hipótesis tengan utilidad, no es necesario que sean las respuestas correctas a los problemas planteados. En casi todas las investigaciones, el estudioso formula varias hipótesis y espera que alguna de ellas proporcione una solución satisfactoria del problema. Al eliminar cada una de las hipótesis, va estrechando el campo en el cual deberá hallar la respuesta.

Y agregan: La prueba de “hipótesis falsas” [que nosotros preferimos llamar hipótesis que no recibieron evidencia empírica] también resulta útil si dirige la atención del investigador o de otros científicos hacia factores o relaciones insospechadas que, de alguna manera, podrían ayudar a resolver el problema.

La American Psychological Association (2002, p. 16) señala, al mencionar la presentación de los descubrimientos en un reporte de investigación, lo siguiente: “mencione todos los resultados relevantes, incluyendo aquellos que contradigan las hipótesis”.

¿Deben definirse las variables de una hipótesis como parte de su formulación? Al formular una hipótesis, es indispensable definir los términos o variables incluidos en ella. Esto es necesario por varios motivos: 1. Para que el investigador, sus colegas, los usuarios del estudio y, en general, cualquier persona que lea la investigación le den el mismo significado a los términos o variables incluidas en las hipótesis, es común que un mismo concepto se emplee de maneras distintas. El término “novios” puede significar para alguien una relación entre dos personas de género distinto que se comunican interpersonalmente con la mayor frecuencia que les es posible, que cuando están “cara a cara” se besan y toman de la mano, que se sienten atraídos en lo físico y comparten entre sí información que nadie más posee. Para otros significaría una relación entre dos personas de género diferente que tiene como finalidad contraer matrimonio. Para un tercero, una relación entre dos individuos de género distinto que mantienen relaciones sexuales, y alguien más podría tener otra concepción. Y en caso de que se pensara llevar a cabo un estudio con parejas de novios, no sabríamos con exactitud quiénes se incluirían en éste y quiénes no, a menos que se definiera con la mayor precisión posible el concepto de “novios”. Términos como “actitud”, “inteligencia” y “aprovechamiento” llegan a tener varios significados o definirse de diversas formas. 2. Asegurarnos de que las variables pueden ser medidas, observadas, evaluadas o inferidas, es decir que de ellas se pueden obtener datos de la realidad. 3. Confrontar nuestra investigación con otras similares. Si tenemos definidas nuestras variables, podemos comparar nuestras definiciones con las de otros estudios para saber “si hablamos de lo mismo”. Si la comparación es positiva, confrontaremos los resultados de nuestra investigación con los resultados de las demás.

A P A

109


110

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

4. Evaluar más adecuadamente los resultados de nuestra investigación, porque las variables, y no sólo las hipótesis, se contextualizan. En conclusión, sin definición de las variables no hay investigación. Las variables deben ser definidas de dos formas: conceptual y operacional.

Definición conceptual o constitutiva 1

Una definición conceptual trata a la variable con otros términos. Así, inhibición proactiva se podría definir como: “la dificultad de evocación que aumenta con el tiempo”; y poder como: “influir más en los demás que lo que éstos influyen en uno”. Se tratan de definiciones de diccionarios o de libros especializados (Kerlinger, 2002; Rojas, 2001) y cuando describen la esencia o las características de una variable, objeto o fenómeno se les denomina definiciones reales (Reynolds, 1986). Estas últimas constituyen la adecuación de la definición conceptual a los requerimientos prácticos de la investigación. De esa forma, el término actitud se definiría como “una tendencia o predisposición a evaluar de cierta manera un objeto o un símbolo de este objeto” (Haddock y Maio, 2007; Kahle, 1985; y Oskamp, 1991). Si nuestra hipótesis fuera: “cuanto mayor sea la exposición de los votantes indecisos a entrevistas televisivas concedidas por los candidatos contendientes, más favorable será la actitud hacia el acto de votar”, tendríamos que contextualizar la definición conceptual de “actitud” (formular la definición real). La “actitud hacia el acto de votar” podría definirse como la predisposición a evaluar como positivo el hecho de votar para una elección. Algunos ejemplos de definiciones conceptuales se muestran en la tabla 6.3. Tabla 6.3 Ejemplos de definiciones conceptuales Variable

Definición conceptual

Inteligencia emocional

Capacidad para reconocer y controlar nuestras emociones, así como manejar con más destreza nuestras relaciones (Goleman, 1996).

Producto interno bruto

Conjunto del valor de todos los bienes y servicios finales producidos en una economía durante un periodo determinado, que puede ser trimestral o anual. El PIB puede ser clasificado como nominal o real. En el primero, los bienes y servicios finales son valuados a los precios vigentes durante el periodo en cuestión, mientras que en el segundo los bienes y servicios finales se valúan a los precios vigentes en un año base (CIDE, 2004).

Abuso sexual infantil

La utilización de un menor para la satisfacción de los deseos sexuales de un adulto encargado de los cuidados del niño y/o en quien éste confía (Barber, 2005). La utilización de un menor de 12 años o menos para la satisfacción sexual. El abuso sexual en la niñez puede incluir contacto físico, masturbación, relaciones sexuales (incluso penetración) y/o contacto anal u oral. Pero también puede incluir el exhibicionismo, voyeurismo, la pornografía y/o la prostitución infantil (IPPF, 2000).

Clima organizacional

Conjunto de percepciones compartidas por los empleados respecto a factores de su entorno laboral (Hernández Sampieri, 2005).

Pareja ideal (en las relaciones románticas)

Prototipo de ser humano que los individuos consideran que posee los atributos más valorados por ellos y que representaría la opción perfecta para implicarse en una relación amorosa romántica e íntima de largo plazo (casarse o al menos vivir con ella) (Hernández Sampieri y Mendoza, 2008).

Tales definiciones son necesarias pero insuficientes para definir las variables de la investigación, porque no nos vinculan directamente con “la realidad” o con “el fenómeno, contexto, expresión, comunidad o situación”. Después de todo continúan con su carácter de conceptos. Los científicos necesitan ir más allá, deben definir las variables que se utilizan en sus hipótesis, en forma tal que puedan ser comprobadas y contextualizadas. Lo anterior es posible al utilizar lo que se conoce como definiciones operacionales.


Definiciones operacionales

Definiciones operacionales

111

1

definición operacional Conjunto de proUna definición operacional constituye el conjunto de procedimientos que descricedimientos y actividades que se desarrobe las actividades que un observador debe realizar para recibir las impresiones senllan para medir una variable. soriales, las cuales indican la existencia de un concepto teórico en mayor o menor grado (Reynolds, 1986, p. 52). En otras palabras, especifica qué actividades u operaciones deben realizarse para medir una variable. Una definición operacional nos dice que para recoger datos respecto de una variable, hay que hacer esto y esto otro, además articula los procesos o acciones de un concepto que son necesarios para identificar ejemplos de éste (MacGregor, 2006). Así, la definición operacional de la variable “temperatura” sería el termómetro; e “inteligencia” se definiría operacionalmente como las respuestas a una determinada prueba de inteligencia (por ejemplo: Stanford-Binet o Wechsler). Con respecto a la “satisfacción sexual de adultos”, existen varias definiciones operacionales para medir este constructo: The Female Sexual Function Index (Índice de la Función Sexual Femenina, FSFI) (Rosen et al., 2000) aplicable a mujeres; Golombok Rust Inventory of Sexual Satisfaction (Inventario de Satisfacción Sexual de Golombok y Rust, GRISS) (Rust y Golombok, 1986; Meston y Derogatis, 2002) y El Inventario de Satisfacción Sexual (Álvarez-Gayou Jurgenson et al., 2004),7 para ambos géneros. La variable “ingreso familiar” podría operacionalizarse al preguntar sobre el ingreso personal de cada uno de los miembros de la familia y luego sumar las cantidades que cada quien indicó. El atractivo físico en un certamen de belleza se operacionaliza al aplicar una serie de criterios que un jurado utiliza para evaluar a las candidatas; los miembros del jurado otorgan una calificación a las contendientes en cada criterio y después obtienen una puntuación total del atractivo físico. Casi siempre se dispone de varias definiciones operacionales (o formas de operacionalizar) de una variable. Para definir operacionalmente la variable “personalidad” se cuenta con diversas alternativas: las pruebas psicométricas, como las diferentes versiones del Inventario Multifacético de la Personalidad Minnesota (MMPI); pruebas proyectivas como el test de Roscharch o el test de apercepción temática (TAT), etcétera. Es posible medir la ansiedad de un individuo por medio de la observación directa de los expertos, quienes juzgan el nivel de ansiedad de esa persona; con mediciones fisiológicas de la actividad del sistema psicológico (presión sanguínea, respiraciones, etc.) y con el análisis de las respuestas a un cuestionario de ansiedad (Reynolds, 1986, p. 52). El aprendizaje de un alumno en un curso de investigación se mediría con el empleo de varios exámenes, un trabajo, o una combinación de exámenes, trabajos y prácticas. Algunos ejemplos de definiciones operacionales se incluyen en la tabla 6.4 (se muestran únicamente los nombres y algunas características). Tabla 6.4 Ejemplos de definiciones operacionales Variable

Definición operacional

Inteligencia emocional

EIT (Emotional Intelligence Test). Prueba con 70 ítems o reactivos.

Aceleración

Acelerómetro.

Abuso sexual infantil

Children´s Knowledge of Abuse Questionnaire-Revised (CKAQ-R). Versión en español. El CKAQ-R tiene 35 preguntas a responder como verdadero-falso, y cinco extras para ser administradas a niñas y niños de ocho años en adelante. Puede ser aplicado a cualquier infante sin previa instrucción.

Clima organizacional

Escala Clima-UNI con 73 ítems para medir las siguientes dimensiones del clima organizacional: moral, apoyo de la dirección, innovación, percepción de la empresa-identidad-identificación, comunicación, percepción del desempeño, motivación intrínseca, autonomía, satisfacción general, liderazgo, visión y recompensas o retribución.

7 El desarrollo de esta definición operacional de satisfacción sexual lo podrá encontrar el lector en el ejemplo 4 del CD anexo (en Material complementario → Ejemplos → Diseño de una escala autoaplicable para la autoevaluación de la satisfacción sexual en hombres y mujeres mexicanos).


112

Capítulo 6 Formulación de hipótesis

Cuando el investigador dispone de varias opciones para definir operacionalmente una variable, debe elegir la que proporcione mayor información sobre la variable, capte mejor su esencia, se adecue más a su contexto y sea más precisa. O bien, una mezcla de tales alternativas. Los criterios para evaluar una definición operacional son básicamente cuatro: adecuación al contexto, capacidad para captar los componentes de la variable de interés, confiabilidad y validez. De ellos se hablará en el capítulo 9, “Recolección de los datos cuantitativos”. Una correcta selección de las definiciones operacionales disponibles o la creación de la propia definición operacional se encuentran muy relacionadas con una adecuada revisión de la literatura. Cuando ésta ha sido cuidadosa, se tiene una gama más amplia de definiciones operacionales para elegir o más ideas para desarrollar una nueva. Asimismo, al contar con estas definiciones, el tránsito a la elección del o los instrumentos para recabar los datos es muy rápido, sólo debemos considerar que se adapten al diseño y a la muestra del estudio. En la investigación comúnmente se tienen diversas variables y, por tanto, se formularán varias definiciones conceptuales y operacionales. Algunas variables no requieren que su definición conceptual se mencione en el reporte de investigación, porque ésta es relativamente obvia y compartida. El mismo título de la variable la define; por ejemplo, “género” y “edad”. Pero prácticamente todas las variables requieren una definición operacional para ser evaluadas de manera empírica, aun cuando en el estudio no se formulen hipótesis. Siempre que se tengan variables, se deben definir operacionalmente. En el siguiente ejemplo se muestra una hipótesis con las correspondientes definiciones operacionales de las variables que la integran.

3

EJEMPLO Hi: “A mayor motivación intrínseca en el trabajo, menor ausentismo.” Variable =

“Motivación intrínseca en el trabajo”.

“Ausentismo laboral”.

Definiciones conceptuales:

“Estado cognitivo que refleja el grado en que un trabajador atribuye la fuerza de su comportamiento en el trabajo a satisfacciones o beneficios derivados de sus tareas laborales en sí mismas. Es decir, a sucesos que no están mediatizados por una fuente externa a las tareas laborales del trabajador. Este estado de motivación puede ser señalado como una experiencia autosatisfactoria”.

“El grado en el cual un trabajador no se reporta a trabajar a la hora en que estaba programado para hacerlo”.

Definiciones operacionales:

“Autorreporte de motivación intrínseca (cuestionario autoadministrado) del Inventario de Características del Trabajo, versión mexicana”.

“Revisión de las tarjetas de asistencia al trabajo durante el último trimestre”.

El cuestionario de motivación intrínseca sería desarrollado y adaptado al contexto del estudio en la fase del proceso cuantitativo denominada recolección de los datos; lo mismo ocurriría con el procedimiento para medir el “ausentismo laboral”. Desde luego, también durante esta etapa las variables llegan a ser objeto de modificación o ajuste y, en consecuencia, también sus definiciones.


Marco teorico