Issuu on Google+

Construyendo

Convivencia Ciudadana

Una Escuela para el

Servicio

Una

Revisi贸n Necesaria De la

MANO CON LA

Familia

1ra edici贸n San Francisco. Zulia. Venezuela. Enero 2011


Editorial Equipo Directivo de la U.E. Nueva América. Fe y Alegría. Directora Mayira Ortega Sub Directora Bertaly González Coordinadora Pedagógica de Media Técnica Libia Romero Coordinador de Educación para el Trabajo y Práctica Profesional Andry Mendoza Coordinación de Control de Estudio Iraida Meléndez Coordinadora de Pastoral Tibisay Burgos Coordinadora Pedagócia de Primaria Yaditza Atencio Orientadora Marta Cubillan Psicopedagoga Karina León Redación Equipo Sistematizador Marlyho Boscán Iraida Meléndez Yaditza Atencio Diseño, Diagramación y Montaje Tec. M. Andrea Monsalve


3


4


5


6


E

l entusiasmo, la espontaneidad, las ganas de participar con mucha energía y creatividad, cristalizan el ser de los estudiantes, quienes inmersos en una realidad familiar agobiante ven en la escuela ese espacio para desarrollar sus potencialidades individuales y colectivas, transformando sus limitaciones en oportunidades que le permitan el crecimiento personal y profesional que exige la sociedad, cual capullo que llega un día a convertirse en mariposa.

Con una familia que se recibía en la escuela pensando sólo en si actualizó su aporte económico o para la revisión del trabajo de sus hijos en el transcurso del lapso, los padres y representantes se sentían cada vez más alejados, con poco interés por lo que acontecía en el aula y más aún en la institución.Es entonces cuando el equipo directivo hace un alto y evalúa esas formas de llamado y atención a los padres y representantes, convirtiendo los espacios con éstos últimos en momentos para expresarse, para exteriorizar sus preocupaciones, para formarse y convertirse en esos padres que acompañen no sólo a su hijo, sino también al docente. Esos quienes con alegría exclaman:

“ “

Me gustan las reuniones de la escuela porque cada uno nos llevamos algo para aplicarlo con nuestros hijos Giorgina Salazar de Caldera.

Aqui nos han enseñado. Los talleres que se dictan son excelentes. Gracias. Maribel Gonzalez

7


E

ntusiasmados por esas expresiones, están los que no sólo con su vocación de servicio, sino con su compromiso y profesionalismo llegan todos los días a la escuela despojándose de sus propias situaciones y realidades, esos quienes con amor y dedicación encaminan el crecimiento académico, personal y ciudadano en la escuela, para ir juntos en la búsqueda de una transformación verdadera de la realidad que nos envuelve. Con ellos: obreros, secretarias, administrativos, docentes, los que hacen desde una constancia de estudio hasta la limpieza, se perpetúan esos objetivos que los engrandecen en la labor de educar y servir a una comunidad. Se convierte entonces, la escuela Nueva América, en ese espacio que abriga los procesos externos que se desarrollan en la comunidad, en el Consejo Comunal, CECAL, Comunidad Cristiana, Ambulatorio “EL Silencio”, El Dalia de Fernández, IUSF, entre otros, que de una u otra manera ofrecen servicios y propuestas para el bienestar, la cultura, la formación política y profesional a la cual la institución no es ajena, sino que propicia la integración de las mismas.

Iglesia Católica Jesús de Nazareth.

Sin embargo, se necesitaba más atención a las vivencias concretas dentro de la comunidad y la escuela, ya que sólo éstas, generarían la oportunidad de ejercitar la verdadera ciudadanía que permitiría según palabras de Beatriz Borjas: “…ir quemando etapas que originen madurez ciudadana”…, por este motivo hay que poner en contacto a todos los participantes del proceso fomentando con más ahínco la corresponsabilidad. Esta gran idea, de quien regó la semilla ciudadana en un taller para docentes, permite reflexionar sobre la necesidad de ir cerrando ciclos en lo que significa que la escuela vuelva su mirada a ese entorno que le llama con urgencia, a vivenciar con profundidad sus dificultades y poder en conjunto brindar soluciones puntuales que consoliden transformaciones sociales genuinas, es por ello que “los Centros Educativos Comunitarios son los lugares donde los niños, niñas, jóvenes y adultos de las comunidades más desasistidas aprenden a construirse como personas para integrarse activamente a su entorno socio – cultural y sentar las bases de una sociedad más justa y responsable de sí misma”, tal cual como lo expresa Jorge Cela, en “Del Barrio a la Ciudad pasando por la Sociedad Civil”.

Centro Educativo donde se encuentra CECAL.

Instituto Universitario San Francisco. Fe y Alegría.

8


Una

P

ara ello se aplicaron algunas pruebas, entrevistas, visitas y círculos de reflexión en los que participaron activamente estudiantes, docentes, personal directivo, administrativo, obrero y fuerzas vivas de la comunidad precisando, a partir del análisis e interpretación de los resultados, las fortalezas y debilidades que presentábamos como centro en ese momento. Seguidamente se estableció todo un proceso de análisis y reflexión crítica de los resultados con todos los actores del hecho educativo: padres, madres, representantes, personal obrero y administrativo, alumnos, docentes, directivos y líderes comunitarios, pues

U

n alto a la práctica diaria para revisar aspectos relacionados con la calidad educativa es el propósito del proceso de evaluación que se inicia con P-1 desde el año dos mil cinco, cuando la escuela es afortunada-mente seleccionada junto otras nueve de la región Zulia para desarrollar este proyecto piloto impulsado desde la Federación Internacional de Fe y Alegría.

como lo expresó Beatriz Borjas durante un taller dictado en la escuela:

Al iniciar un proceso de cambio es importante que los miembros de la comunidad educativa reflexionen sobre las posibilidades de autonomia,de partici pacion y de formacion interna con que cuenta el centro educativo ya que se trata de capacidades internas de gestion

9


U

na inquietud macro se desprende de este proceso que gira en torno a la necesidad de fortalecer las relaciones existentes entre la escuela y la comunidad, lo que motivó largas, intensas e interesantes reuniones con los diferentes actores que participan en el proceso educativo, entre los que además se pudo contar con la participación de Ingrid Lux González, quien desde la Oficina Zonal acompañó estos momentos, para definir con claridad las dimensiones del problema, implicaciones y líneas de acción a ejecutar a corto y mediano plazo. El problema era evidente, se debía reorientar el quehacer incorporando elementos del entorno para estrechar aún más los vínculos que por naturaleza unen la escuela con la comunidad del barrio “24 de Julio”, sobre todo por ser el centro educativo el espacio para desarrollar el ejercicio de la ciudadanía en una forma más efectiva y afectiva, motivando en estudiantes, padres, representantes y docentes en general un mayor sentido de pertenencia y arraigo hacia la realidad escolar y comunitaria.

De allí germina la interesante línea de trabajo: “Fortalecer el sentido de la ciudadanía y la formación permanente haciendo resaltar el diálogo, la paz, la resolución de conflictos y la búsqueda comunitaria de soluciones compartidas a problemas comunes”.

10

Una vez definida la línea se concretan los indicadores que orientarían el trabajo a desarrollar en el plan de acción, los cuales se apreciarán cuando en la escuela se practique el comportamiento ajustado a valores y se promueva el respeto y la responsabilidad por el entorno y lo público. Todas las ilusiones y esperanzas de la escuela giran en torno a estos ideales y los pasos a seguir para alcanzar la meta se recogen en los Planes Operativos Anuales mejor conocidos como POA.


I

1.Haciendo Camino al Andar

E

l proceso de revisión de P1 que se ha desarrollado en la escuela ha permitido reflexionar sobre la manera cómo se estaban manejando las relaciones entre la escuela y la comunidad. En un primer momento se vio la necesidad de estrechar los vínculos con los padres y representantes que hasta entonces habían mantenido una actitud bastante distante de los procesos que se gestan dentro y fuera de la institución. Por otro lado era necesario trascender al contexto escolar para ir al encuentro verdadero de las comunidades que rodean la escuela, haciendo de nuestra práctica docente un momento para el encuentro, el servicio y la búsqueda orquestada de soluciones a tantas situaciones difíciles que se observan en el día a día, todo esto con la intención de alcanzar la formación integral de los actores que de una u otra forma participan en el quehacer educativo, proyectando la “escuela más allá de los muros”.

11


De la

Mano con la Familia

S

encuentros y ofreciendo a las madres y padres herra esos encuentros y ofreciendo a las madres y padres herra mientas que mejoraran sus relaciones familiares. En ese momento la Sra. Miriam Ferrer, ex - representante de la institución, dejó ver en su expresión que la escuela consta de profesionales especializados en familia para que propicien talleres de formación dirigidos a los representantes. Fue entonces cuando la Psicopedagoga, la encargada de la pastoral -Tibisay Burgos- y el Coordinador Pedagógico, prepararon la primera reunión con los representantes tomando como temática de trabajo la necesidad de asistir a los encuentros convocados por la escuela para estar informados sobre las competencias que deben consolidar sus hijos al final del año escolar, así como también sobre todos los procesos que se viven en el centro. Cada situación desfavorable que se presenta en el ambiente escolar se convierte en un tema que se discute y analiza durante las jornadas de reflexión con los padres y representantes, y esto ha incentivado el entusiasmo, interés y ganas de participar en la socialización de los resultados de los procesos que vivencian sus hijos dentro y fuera del aula, sin regaños, estimulando la retroalimentación a partir de momentos que hicieron entender que los encuentros son para crecer juntos.

on muchos los cambios que de una u otra manera se quieren lograr con los padres y representantes a través de la organización de charlas, talleres, proyección de películas y videos que se Discutiendo temas como la prevención del abuso sexual, han convertido en los medios, que según la Psicopedagoga Karina León, han autoestima, roles de los padres e hijos iban fluyendo las puesto en práctica para tocar las fibras ideas, ofreciendo la posibilidad de adentrarnos en la consinternas de muchas de las familias que trucción de una mejor familia para una mejor comunidad. forman parte de la escuela. Estos recursos se les presentan en varios momentos especiales o en las entregas de boletines, las cuales dejaban anteriormente a los docentes y directivos consternados y llenos de mucha tristeza, puesto que contaban veinte, treinta y hasta treinta y tantos boletines sin retirar al final de la mañana destinada para ese fin. La situación pasó por mucho tiempo a ser una preocupación, pero un día analizando sus porqués, emergió la idea de tratarla como una oportunidad, dándole un sentido productivo a esos

12

Las convocatorias a reuniones posteriores a la del día de la entrega de boletines, empezaron a contar con una mayor asistencia y hoy por hoy esos espacios cuentan con la aceptación y expectativa de madres y padres cada vez más comprometidos y ganados a trabajar con, en y por la escuela. Por tal motivo, se están sentando las bases para la organización de la Escuela para Familias, idea esta que nace de los diferentes procesos de evaluación que enmarcados en el Sistema de Mejora se han desarrollado en la institución, lo que constituye uno de nuestros principales retos para el año escolar 2010 – 2011.


Recibiendo y Comprometiendo al

L

Nuevo Representante

a llegada a formar parte de la escuela no puede ser un acontecimiento que se deba “dejar pasar”. Significa la primera oportunidad de proyectar la misión y visión del centro, significa que se va a pertenecer a una familia que tiene historia, que vislumbra cada día un futuro que no se construye aislado, sino partiendo de la integración y el esfuerzo de todos. Así son las jornadas de formación para padres y representantes nuevos de preescolar y de otros grados. Esos talleres se inician con la preinscripción ya que en la jornada de recepción de documentos, al pedir los datos familiares, se hace uso de ese “ojo visor” para detectar alguna situación que pueda servir como tema generador para los talleres y como un diagnóstico inicial sobre las familias. Los últimos talleres realizados han tenido su realce en los ítems relacionados con las relaciones interpersonales, la tolerancia familiar y la comunicación asertiva en la familia, la sexualidad y el acompañamiento escolar, tomando como referencia excelentes autores especialistas en las situaciones vivenciales de las familias que ingresarán a la escuela, entre ellos se puede destacar a Susan Pinck de Weiss con su libro “Planeando tu vida” y el Dr. Charles Schaefer con su libro “Ayude a su hijo a superarse en el colegio”. Entre las luces que estos autores pudieron llegar a encender desde sus letras está el que hay que enseñar a los padres a comunicarse con sus hijos tanto sobre temas gene-

rales como en relación a temas específicos entre los que se puede mencionar la sexualidad, al mismo tiempo, que “hay que mantener una actividad de investigación permanente sobre nuevas ideas para así tener opciones creativas de educación sexual: Todos estos espacios formativos brindan ayuda y orientan la acción de los padres en el proceso educativo de sus hijos, ya que los niños aprenden cuando sienten que sus padres les aman, les atienden y les respetan” y “la calidad de la relación padre – hijo determinará el éxito para ayudar a su hijo a alcanzar todo su potencial”. Otros temas que se atienden son la organización del trabajo durante la vivencia del preescolar, la identidad de Fe y Alegría, Misión y Visión del centro además del Manual de Convivencia de la institución, donde se encuentran las directrices escolares tanto para padres como para representantes, construidas con todos los miembros de la comunidad educativa. De igual manera se pretende que en lo futuro, para concretar aun más los niveles de participación con pertinencia de los padres al resolver los problemas que se presentan en la escuela, se puedan planificar otros espacios de formación en los que se traten aspectos relacionados con la organización de grupos de madres procesadoras para colaborar en la preparación de los alimentos de los estudiantes y también en lo que respecta a la creación de una Cooperativa Escolar con la que se puedan abaratar los costos de los útiles escolares y material fotocopiado, entre otros.

13


“FOCO” es el nombre de la propuesta que, desde la Oficina Zonal Zulia con apoyo del Centro Gumilla, se presenta como una oportunidad de acercamiento de la escuela hacia las organizaciones del barrio, en concordancia con las ideas y planteamientos de Fernando Giuliani en Procesos Educativos No. 22: “…considerando la relevancia del liderazgo para que los cambios puedan ocurrir, dada la comprobada vinculación que éstos mantienen en los procesos motivacionales y participativos”.

S

e inició a principios de abril del año pasado con la participación de la señora Zoila Fernández y el acompañamiento institucional de la profesora Ruth Pedreañez, quienes presentaron una serie de talleres de formación dirigidos a diferentes miembros de organizaciones comunitarias, pudiéndose congregar a Consejos Comunales, a miembros del Frente Francisco de Miranda, Comunidad Eclesiástica de Base, entre otros. Los talleres fueron referidos a temas sugeridos por el programa de Formación Socio-Política del Centro Gumilla, donde los participantes sabiamente seleccionaron aquellos que abordaran las inquietudes e intereses de sus comunidades en relación con la formación del ser, la identidad, el sentido de pertenencia y la formulación de proyectos.

14

La receptividad de los miembros de las comunidades al principio fue de mucho interés pero, ese entusiasmo disminuyó muy rápido, debido a que se iban a desarrollar talleres sobre la Ley de los Consejos Comunales y ésta estaba en revisión por lo que no era razonable tratarla en esos momentos. Según la Sra. Zoila Fernández en estos talleres: “(…) se enfocó el bien común para la comunidad, el sentido de pertenencia, defendiendo el derecho a participar, sin tinte político desde el punto de vista humano – cristiano. Además fortaleció el trabajo en equipo”. “FOCO” es formación que se desarrolla con mucho entusiasmo y compromiso, contando además con la participación de algunos estudiantes pertenecientes a la Media Técnica, los cuales ejercen el liderazgo positivo en sus grupos para generar cambios significativos en los mismos. Ya van cuatro módulos relacionados con el trabajo en equipo, la identidad y sentido de pertenencia comunitaria, así como también sobre la elaboración y gestión de proyectos comunitarios, facilitados de manera excelente por los profesionales Jaime Palacios, Carlos Figueroa, Marygrace Castillo y Noris Soto, todos representantes del Centro Gumilla, entre otros miembros que participan de manera activa en cada una de las instancias organizativas del barrio. Las herramientas adquiridas por los estudiantes les permiten expresar hoy día aprendizajes de crecimiento comunitario y ciudadano que no están lejos de los cambios que la sociedad está viviendo o que se espera vivir en Venezuela, y por ende, en las comunidades donde ellos se desarrollan.


2. UNA ESCUELA QUE SE FORMA EN CIUDADANÍA Y VALORES

D

esde el año escolar 2000 – 2001 se vienen organizando espacios de formación integral a través de convivencias que se desarrollan para cada curso de primero a tercer año de Media Técnica. Igualmente en la Primaria se realizan pequeños encuentros teniendo como norte el complementar algunos de los proyectos de aprendizaje que desde las aulas se llevan a cabo. Con el equipo directivo, administrativo, docente y obrero se ha procurado también fortalecer dichos espacios, en los cuales hemos descubierto que se consolida el acercamiento entre el personal que labora en la institución, de manera que las relaciones interpersonales se han mantenido en un mejor y mayor nivel, convirtiéndose estos espacios, para todos, en momentos muy anhelados en el año, puesto que cada persona lo ha disfrutado y ha obtenido un aprendizaje desde y para la vivencia cristiana.

L

a formación en valores ha sido desde los inicios de Fe y Alegría el pilar fundamental para la cristalización del sueño del Padre Vélaz, quien desde la evangelización y el compromiso cristiano concibió este Movimiento de Educación Popular Integral al servicio de los más necesitados. Muchas son las acciones que se han impulsado desde la Nueva América para hacerlo realidad, aquí presentamos algunas de ellas…

Durante varios años, se ha contado con la colaboración de las hermanas “Esclavas de Cristo Rey” en la Casa de Ejercicios Espirituales “Sagrado Corazón de Jesús” y de los sacerdotes Javier Alverdi y Williams González sj., que han acompañado este proceso en oportunidades como el inicio del año, la navidad, la cuaresma, el tiempo pascual y la culminación de cada período escolar, permitiendo en esas experiencias el vivenciar a un Dios cercano a las realidades de vida y las historias de cada uno de los miembros del centro educativo… Un Dios vivo y misericordioso que camina junto a cada uno de los que forman parte de la institución, acompañándolos y animándolos para que crezca la fe en Él, lo que los hace más sencillos, solidarios, humildes y mejores ciudadanos, como se plantea en el Proyecto para la Acción de la Escuela Necesaria: “La persona nueva se entiende como aquella que consciente de sí misma y de su proceso de liberación personal camina hacia el logro de todas sus capacidades, vive los valores cristianos, desarrolla actitudes de autonomía y criticidad responsabilidad, solidaridad, compromiso de servicio y transformación social”.

En vista de que estas actividades han llegado a tocar el interés y necesidad de sus destinatarios, en Nueva América hemos estado haciendo énfasis en continuar enriqueciendo este trabajo con distintas estrategias y temáticas que vayan adaptadas a los intereses y necesidades de los estudiantes y los trabajadores.

15


Dejando Huellas

E

l Grupo “Huellas” Nueva América lleva 5 años de fundado, perteneciendo a un movimiento juvenil mucho más amplio que abarca la esfera regional y nacional, procurando formar “líderes para el mundo que queremos”.

S

on parte de una gran familia de seguidores de Jesús reuniéndose sábado a sábado como en una colmena en la que se alimentan de la presencia de Dios que ilumina sus pasos siguiendo el camino trazado por su hijo.

16

Las reuniones se planifican por etapas; Huellas Blancas, con los estudiantes de primero y segundo año de media técnica que tienen la intención de iniciar la experiencia de amistad y fe a nivel personal y grupal; así mismo, Huellas Verdes, conformada por los estudiantes de noveno grado cuya meta es consolidar la identidad cristiana, tanto personal como grupal para un mejor ejercicio del liderazgo; mientras que Huellas azules 1 cuenta con la participación de estudiantes de primer año de Media Técnica que pretenden vincular sistemáticamente fe y vida mediante el ejercicio de guiar a los jóvenes de huellas blancas como expresión de liderazgo y servicio. De allí pasan a Huellas Azules 2 con los estudiantes de segundo año de media técnica, teniendo como meta iniciar un camino de regulación sistemática de servicio, formación y espiritualidad ignaciana mediante huellas rojas. Por último Huellas Doradas, integrada por estudiantes de tercer año de Media Técnica y estudiantes universitarios incluyendo exalumnos de la escuela. La meta es formarse como hombres y mujeres ignacianos al servicio de los demás.


A

lgunas de las actividades que se impulsan desde este movimiento son la participación en campamentos, retiros espirituales, convivencias y talleres en los cuales sus participantes han podido experimentar el encuentro cercano con el Dios vivo que habita en el prójimo, sensibilizándose ante las diferentes realidades que los golpean, reflexionando sobre ellas y desarrollando acciones que les permiten su transformación. En este sentido José Leonardo González, de Huellas Doradas nos comenta lo siguiente:

Huellas me ha cambiado la forma de ver la vida…en los campamentos que hemos asistido la gente vive en condiciones muy duras, sin techo, sin agua, sin tecnologia y mantienen una sonrisa y nosotros que tenemos las comodidades no nos podemos expresar con esa felicidad

Por su parte Henderson Rivero, al referirse a los campamentos vocacionales dice que “se trata de una revisión profunda de tu vida, hacer un alto, revisar y descubrir qué es lo que quieres hacer con tu vida”. Los 5 años de formación humano – cristiana que se vivencian en todas las actividades llevadas a cabo por estos jóvenes laicos comprometidos se recogen, en palabras de Tibisay Burgos quien impulsa desde Nueva América este camino de multiplicación de las huellas del Maestro, en la siguien-

te frase: “Ellos no se han formado sólo para ser buenos ciudadanos sino que se va más allá, se cultiva que puedan tener un criterio propio sobre la interpretación de la realidad para mejorarla. Va desde la transformación personal hacia la transformación social partiendo del fortalecimiento de la familia para que haya más diálogo, más confianza, más respeto. La formación es la columna vertebral de este movimiento”. De esta forma, se convierten en misioneros desde la vida y para la vida.

17


E

n el marco del Proyecto de Formación Directiva, enlazado en nuestro centro con el Proyecto 1: Evaluación de la Calidad Educativa, se vienen realizando las jornadas de formación para equipos directivos, atendiendo a la necesidad de ofrecer herramientas especialmente diseñadas para los responsables de conducir las riendas de los centros educativos de Fe y Alegría, por eso, es necesario, como lo afirma Silvana Gyssels en “La Formación de Directivos”: “Definir saberes y conocimientos para una formación que implica seleccionar conocimientos socialmente válidos para ser aprendidos, conocimientos que deben ser almacenados para formar parte de un marco de referencia que permite la reflexión, la acción y la ejecución en su trabajo”. Para hacer realidad este proyecto internacional, se presentaron en una ardua jornada sus propósitos, la metodología y el material a utilizar con los ejes conceptuales y los nudos temáticos de cada sesión de tra-

bajo, además de fijar el tiempo y la dinámica a utilizar. Se dejó la responsabilidad de ser los facilitadores de las sesiones a los equipos directivos de las escuelas, garantizando que el proceso se desarrollara en cada uno de los centros educativos. Nueva América, consciente del valor de la formación constante de quienes tienen sobre sus hombros la misión loable de dirigir, planear, organizar, gestionar y evaluar los procesos que se realizan en la escuela, se puso manos a la obra y comenzó a tener encuentros formativos programados en las sesiones correspondientes al eje “sensibilización”, donde compartimos saberes sobre la historia personal, identidad de Fe y Alegría, además de experiencias e inquietudes. Se desarrollaron de manera amena y productiva, recordando las ideas humanistas del Padre Vélaz, y reforzando el perfil del educador popular necesario para impulsar propuestas que se gestan y profundizan en el acompañamiento a los docentes en los procesos, y mantener el firme propósito de estar al lado de los más necesitados de afecto, de ayuda, de atención, puesto que Nueva América está inmersa en un contexto diferente al de hace ya 45 años, cuando la expresión “donde termina el asfalto” no cabe, pero que se puede hacer vida desde otros puntos de vista y dimensiones. Después de reflexionar y recobrar la esencia de la misión de educar asumiendo otras realidades, se invi-

18


tó a sumergirse en la realidad de la escuela y la comunidad, se despertó la conciencia dormida, se adentraron, los miembros del equipo directivo, en la globalización del mundo, aterrizando en Venezuela con su problemática social, cultural y económica que es el escenario vivencial de esas familias, a las cuales Nueva América les abre sus puertas cada día, ofreciéndoles una mano amiga donde apoyarse, brindando espacios, momentos y procesos para contribuir a alcanzar sus metas de vida.

En palabras de la directora Mayira Ortega: “Estos espacios nos motivaron a volver a nuestras raíces y revisar nuestro recorrido en Fe y Alegría. La idea era repotenciar nuestro compromiso, volver la mirada a los más necesitados para hacer realidad la concepción de la Educación como bien público. Estos talleres nos sirvieron para no perdernos en el horizonte, teniendo una mayor claridad de los procesos vividos y retomar nuestro norte en el servicio permanente a las comunidades”.

En el camino, los docentes y directivos cada vez más enamorados de la profesión, esperan transformar las realidades ajenas, cual pintor agarran sus pinceles y plasman sus alegrías, sus ideas y sueños en un lienzo. Esta misión se engrandece al momento de recoger los frutos de las semillas que un día se plantaron para egresar hombres y mujeres capacitados para insertarse en la sociedad de forma productiva y genuina.

19


Para

D

esde la Oficina Zonal se propusieron igualmente talleres de formación para docentes comprometidos con el fortalecimiento de los valores desde el aula. Estos talleres fueron realizados en conjunto con otras escuelas del sur con la finalidad de presentar los libros de la Serie “Alegría de Vivir”, que contribuyen a la planificación, seguimiento y sistematización del trabajo que se desarrolla en cada centro. Los primeros dos días fueron para mostrar la estructura de los libros y presentar formas de trabajo que posibilitan la integración transversal de los valores con las distintas áreas académicas (lengua, matemática, ciencia y tecnología, trabajo) y el tercer día fue dedicado a planificar por grado, es decir, planificar estrategias para integrar el trabajo de valores interrelacionado con las áreas para ser incluidas en los proyectos por lapso. Durante una lluvia de ideas sobre la definición de “valores” se pudo referir que se trata de:“todos aquellos principios éticos, ideales o creencias básicas que permiten mantener un equilibrio armónico interno de la personalidad del ser humano y estos mismos valores son los que nos identifican”. Se hicieron grupos de trabajo con los docentes de dichos Centros Educativos, quienes diseñaron un ejemplo de cómo se podría planificar a partir de estos materiales, aplicando la metodología

20

que proponen los libros, lo cual facilitó el desarrollo de proyectos pedagógicos que fortalecen la educación integral desde la visión de Fe y Alegría en su Proyecto de la Escuela Necesaria. Igualmente permiten la formación de los docentes nuevos que ingresan a las instituciones sin conocer la filosofía de este Movimiento de Educación Popular.


C

omo es tradicional antes de la celebración de la Semana Santa en la escuela se realiza el Vía Crucis con la participación de docentes y estudiantes, pero en esta oportunidad decidimos abrir nuestra vivencia cristiana y expresar nuestra fe por algunas de las principales calles y avenidas que rodean la institución e invitar a padres, representantes y vecinos para participar igualmente en la actividad. Una vez establecido el recorrido y las estaciones se adelantaron los jóvenes de la Media Técnica para integrarse al equipo del Centro Cultural Dalia de Fernández, en la escenificación de los diferentes momentos que marcaron la muerte de Cristo. Luego los más pequeños salieron en orden en una especie de procesión por el barrio para vivir minuto a minuto ese proceso. En casas diferentes se iban representando las estaciones y al final de cada una se elevaron oraciones por las familias que las ocupan, por la escuela, por la comunidad y el país en general. Con esto, el mensaje de Cristo se hizo vida en el sentimiento que los “actores “imprimieron a la actividad, recordando las palabras del Maestro cuando nos señala el camino a seguir hacia la construcción de una sociedad más justa y fraterna, donde cobra vida su mensaje y la imagen del Cristo Resucitado queda permanentemente impresa en nuestros corazones con un mensaje indeleble…”dar la vida por nuestros hermanos”. Los pequeñines por su parte, vivieron la Semana Santa desde su espacio en el Preescolar, participando los niños

21


de las salas de 5 años. Para ello, colocaron las imágenes de las estaciones que se representarían en un recorrido corto pero muy significativo, las docentes de la mañana y la tarde junto a la Coordinadora de Pastoral, explicaban con palabras sencillas, los acontecimientos representados. Las voces celestiales de todos esos ángeles se escucharon entonando canciones y oraciones que le ofrecían a ese Jesús que estaba dando todo por su pueblo; así quedó la experiencia en esos chiquitos que más tarde celebrarían, al llegar de Semana Santa, la alegría de la resurrección y esto no se hizo esperar. La cancha fue el lugar del encuentro para simbolizar la vuelta a la vida de Jesús y lo que eso significaría en la escuela. Todos los niveles con el entusiasmo del Dios vivo y alegre, se organizaron para la gran celebración iniciando con canciones el especial momento. Luego el maestro Melvin Criollo junto al profesor Carlos Guevara escenificaron la resurrección a través de la canción del mismo nombre

22

-“La resurrección”- de Alex Campo, logrando que en el corazón de los presentes se avivara la fe, se comprendiera el significado de la resurrección: hay que morir en las debilidades para dar paso a la vida. De igual manera, se presentaron experiencias con diferentes miembros de la comunidad educativa, como reflejo de ese Jesús que comparte en todo momento en el ambiente escolar.


E

n ese devenir del día a día es necesario hacer un alto en el quehacer educativo para revisar y reorientar lo planificado. Atendiendo al llamado de caminar desde lo pedagógico en ciudadanía, se organizaron los lunes cívicos con temáticas alusivas a las efemérides, pero vistos desde el sentir colectivo, solidario y de justicia que tiñe de amor y paz todo lo que se lleva a cabo en Nueva América, para formar ciudadanos de calidad en el ejercicio de la vivencia de los valores humano-cristianos. La Educación en Valores, según Beatriz García en “Educar Valores desde la Escuela Necesaria”: “…se orienta hacia la formación del ser en su afectividad, psicología, sociología, espiritualidad, como conjunto integrado o totalidad”, por lo que se aprovecharon los diferentes momentos de la vida escolar para sembrar, regar y fortalecer la semilla del respeto, la integración, solidaridad, gratitud, autoestima

y bondad, entre otros valores que, especialmente los días viernes, podemos trabajar en un encuentro donde desde los chiquitines hasta los niños y niñas de sexto grado junto a sus representantes pueden compartir estos temas antes de la entrada a los salones. En la escuela nos hemos apropiado de las ideas de Beatriz García, cuando afirma que “(…) sólo se dará una educación para el cambio cuando los estudiantes lleguen a realizar vivencias que los conviertan en personas conscientes de la realidad que viven, críticos y comprometidos con una acción transformadora hacia una humanidad mejor…”. Por otra parte, quisimos incentivar el sentido de identidad y pertenencia entonando el Himno de Fe y Alegría luego de cantar el Himno Nacional para enaltecer la labor que a diario se lleva a cabo en la institución.

23


3. L

L EJERCICIO DE LA CIUDADANÍA Y VALORES DESDE EL AULA

E

ntre talleres de formación ciudadana, retiros espirituales, convivencias y reflexiones constantes de la práctica escolar, se vislumbra

E

n el mes de febrero de 2010 el personal que labora en la U.E. “Nueva América” Fe y Alegría participó en un taller de formación dictado por la Profesora Beatriz Borjas (Directora del CFIPJ), acerca de la construcción de la ciudadanía, a propósito de celebrarse en la institución un proceso de revisión y fortalecimiento de la relación existente entre la escuela y la comunidad. Se retoman planteamientos expuestos en el texto Organización Popular y Crisis Social, cuando se plantea que “en el barrio es aún más importante que en otras zonas el trabajar el sentido de identidad.” La actividad contó con la participación de obreros, secretarias, directivos y docentes. Durante su desarrollo se tocaron aspectos puntuales relacionados con el origen de la ciudadanía y sus implicaciones, surgiendo además elementos para la reflexión en cuanto a la labor que se viene llevando a cabo para estrechar los vínculos que por naturaleza unen la escuela a la comunidad del barrio 24 de Julio, así como la necesidad de trascender a la formación meramente académica para crear un verdadero sentido de pertenencia con el entorno.

24

el gran arco iris que despliega los mágicos colores con los que los docentes llevan la parte académica en el aula, dando respuestas a una propuesta que se lleva muy adentro para el realce de la vivencia de la ciudadanía y los valores en la escuela. Tres años o quizás dos han dado frutos de organización, creatividad y acciones concretas, pero no son ni serán suficientes, se recogen hoy unos, se siembran mañana otros y así será ese construir que forjará una práctica amplia del deber, de la justicia y los valores humanos en la institución, la familia y la comunidad.

Se retoma entonces la propuesta de orientar los Proyectos Pedagógicos de Educación Inicial y Primaria hacia la consolidación de la línea de mejora que se trazó al construir el Plan de Mejora y el Plan Operativo Anual. Esta propuesta se compartió con los y las estudiantes de 6º “B” con quienes se diseñó un plan de trabajo que contemplaba la aplicación de herramientas tales como los diálogos reflexivos, el mapeo y la entrevista a padres, repre-


sentantes y vecinos fundadores del barrio para reconstruir la historia viva de la comunidad, precisar sus principales problemas y establecer posibles soluciones al respecto. La docente abordaría el trabajo desde la perspectiva de la investigación – acción, procurando que el proceso representara una oportunidad para que los chicos asumieran un rol protagónico en el aprendizaje participativo, colaborativo y transformador de las duras realidades que rodean al barrio. Se propuso entrevistar a los padres, representantes y familiares respecto a los problemas que afectan la comunidad. Cada uno debía entrevistar tres personas para establecer cuál era la opinión de los vecinos en torno a los problemas más severos que aquejaban al sector y cuáles serían las posibles soluciones que ellos podrían aportar al respecto, procesando en colectivo las opiniones individuales que poco a poco fueron surgiendo, concluyéndose que el principal problema que afecta la comunidad del barrio 24 de Julio es la deficiencia en el suministro de agua potable, por lo que los vecinos se ven en la obligación de comprar el vital líquido a los vendedores que operan los camiones cisternas que frecuentan sus calles. En algunos casos el agua no está limpia y su consumo ocasiona enfermedades estomacales y enfermedades dérmicas. Por otro lado su almacenamiento inadecuado puede provocar la propagación de los zancudos “patas blancas” que son los transmisores del dengue. En segundo lugar se precisó que los apagones que se vienen presentando últimamente están ocasionando el deterioro de los equipos electrodomésticos y su reparación resulta muy costosa para los padres de familia que a veces no cuentan con los recursos suficientes para llevar a cabo estos gastos. Fue necesario complementar las opiniones de los vecinos con la observación directa de las condiciones de vida de la comunidad, por lo que se invitó a los jovencitos a hacer un recorrido por las principales calles y avenidas que rodean la escuela. En la medida que se avanzaba en la caminata se fue construyendo el croquis del sector: contamos el número de viviendas que hay en cada cuadra y precisando la ubicación de establecimientos que ofrecen formal o informalmente algún servicio a la colectividad, aplicando para ello la técnica del mapeo. De regreso, se llevó a cabo un diálogo reflexivo para establecer las fortalezas y debilida-

des observadas en la comunidad. Entre las cosas positivas destacan que todas las calles están asfaltadas y la mayoría están limpias, cuentan con varias rutas de transporte público, cuentan con una red de cloacas, bibliotecas, Centro de Capacitación Laboral, escritorio jurídico, abastos, carnicerías e iglesias de diferentes religiones. Entre los aspectos a mejorar se encuentra el hecho de que algunas calles están sucias y se observan animales muertos en sus aceras. Igualmente en los alrededores de la cancha hay mucha basura acumulada y la cerca, además de tener un hueco enorme, carece de portones. Estas reflexiones incentivaron la planificación de una serie de actividades que permitieran colaborar en la solución de estos problemas, tales como organizar una jornada de limpieza en la cancha, construir una pancarta que llame a la reflexión de los jóvenes que practican deportes en ella y así puedan mantenerla limpia, invitar a los representantes del Consejo Comunal para establecer alianzas en lo que respecta a la reparación de la cerca de la cancha, ubicar en los alrededores de la escuela avisos induciendo a las personas a no lanzar desperdicios y animales muertos a las calles, entre otras estrategias, además de aquellas que implicaban visitar con relativa frecuencia los espacios cer-

25


canos. Los estudiantes querían hacerse sentir en las calles pero de una manera positiva, respetuosa y no violenta.

MANOS A LA OBRA La maestra de biblioteca, quien también acompañó junto a una representante durante el recorrido por el lugar, sugirió que cada uno inventara un juego relacionado con la comunidad, bien fuese con su croquis o con cualquier otro elemento que los niños y niñas desearan representar. Para esto podían solicitar la colaboración de padres, madres y hermanos en un deseo de integrar a toda la familia al trabajo que se desarrollaba desde el aula. El día de la socialización trajeron ludos, juegos de memoria, juegos con dados y monopolios relacionados con los establecimientos que se encuentran ubicados en los alrededores, y muchos otros donde se puso de manifiesto todo el potencial creativo de los muchachos. Al final se compartió una mañana de disfrute y recreación. Por otro lado, se decidió investigar cómo nace el barrio, cuáles fueron sus primeros problemas y cómo la gente se las ingenió para resolverlos. Para ello se recurrió nuevamente a la entrevista y los resultados fueron presentados al colectivo para redactar un texto que recogiera la historia viva de la comunidad. De esta manera surgieron interesantes referencias que quedaron plasmadas en el siguiente texto narrativo – descriptivo titulado “Así nació mi Comunidad”:

E

n un pequeño hato ubicado en las afueras de la ciudad, un 24 de Julio de 1952, aprovechando la poca vigilancia que había por celebrarse el Natalicio del Li bertador, un grupo de personas irrumpir en la oscuridad de

la noche para adueñarse del terreno y construir sus hogares. Desde entonces este sector se conoce como el Barrio 24 de Julio recordando la fecha de su fundación. Las primeras casas eran sencillas, pequeñas y no contaban con los servicios públicos de primera necesidad. No fue hasta el año de 1969 durante el gobierno de Rafael Caldera cuando una Junta de Vecinos formada por Pedro Graterol, Fernando Ochoa y otras personas, consiguieron el primer recurso para la comunidad como lo era el servicio eléctrico. Esto fue posible gracias al trabajo en equipo para alcanzar la calidad de vida de sus familias y la colaboración del Instituto Nacional de la Vivienda (INAVI).Poco a poco se fueron alcanzando las metas, se construyeron carreteras, aceras, redes de aguas blancas y negras, gas doméstico, teléfono y otros servicios para el beneficio de todos sus habitantes. Hoy en día la comunidad cuenta con iglesias, centros culturales, escuelas, consultorios médicos, líneas de transporte, mini - mercados, mercales y otros servicios pero lamentablemente continúa presentando algunos problemas como la inseguridad y la falta de agua. 6º Grado “B”.

26


Para reforzar estos aprendizajes se leyó el texto “La Sopa de Piedras” tomado del libro “La Alegría de Vivir” que publicó Fe y Alegría Zulia. De su análisis surgieron valiosas reflexiones por parte de los miembros del grupo acerca de de la solidaridad y la unidad destacando que aunque los problemas han variado con el tiempo, cuando la colectividad se organiza puede alcanzar grandes logros, como sucedió con la instalación del tendido eléctrico, el asfaltado de las calles y otros tantos que fueron lográndose en la medida que el barrio crecía. Ante el problema de la cancha, se convocó a las señoras Miriam Ferrer y Zoila Fernández, representantes del Consejo Comunal 24 de Julio para que asistieran a una reunión con los chicos y chicas del salón. Atendieron al llamado prontamente, y durante el encuentro, los niños expusieron su preocupación porque observaron algunas calles en las que se acumulaban desechos sólidos, destacando además el estado en el que se encuentra la cancha, lo que no favorece el desarrollo de prácticas deportivas o recreativas en condiciones óptimas. En este sentido Ángely Arévalo de 12 años decía: “Yo no entiendo cómo las personas no tienen conciencia de que si tiran basura a las calles van a venir ratas, moscas, gusanos y tantos animales que les van a afectar la salud y todo ser va a ver bien feo…”•. Osclairy Araujo también señalaba que “Si no cuidamos la cancha nadie va a poder jugar en ella y todos los jóvenes que se reúnen allí no van a tener para donde agarrar”. Igualmente se les planteó que es preciso colocar reductores de velocidad en las esquinas de la escuela ya que debido a su cercanía con el Corredor Vial muchos conductores no respetan la zona escolar ni los pares que se ubican a la hora de la salida, a lo que la Sra. Miriam respondió que el problema de los “policías acostados” escapaba de sus manos, pues era la Alcaldía de San Francisco quien tenía competencia para llevar a cabo esas acciones, sin embargo, en una visita que realizaron representantes de la Alcaldía del Municipio al Consejo Comunal 24 de Julio, se le expuso la inquietud de los niños por contar con los anhelados reductores de velocidad y afortunadamente se giraron instrucciones para la acometida del proyecto, lo cual llenó de una profunda satisfacción a los estudiantes que vieron cumplidas las metas propuestas. Desde el aula se orientó “el desarrollo de acciones que permiten a la comunidad participar en los asuntos públicos que le competen, dentro de un marco de ciudadanía y en el

pleno ejercicio de sus derechos y responsabilidades”, como lo expresa José Virtuoso en “Organización Popular y Crisis Social”. En relación con la limpieza de la cancha existe un proyecto que incluye el reacondicionamiento de tres locales situados dentro de su perímetro, los cuales están siendo inutilizados y son el escondite perfecto para delincuentes y consumidores de drogas, el arreglo de la cerca y la colocación de un portón para brindarle mayor seguridad, todo lo cual se espera realizar en la medida que se otorguen los recursos destinados para estos fines al Consejo Comunal. Sin embargo se comprometieron a adelantar la limpieza de la cancha para desarrollar junto a los niños ”el champú de cariño” que se les estaba proponiendo. La señora Zoila intervino para decirle al grupo que deben convertirse en multiplicadores de la reflexión, compartiendo con sus fa-

milias estas inquietudes para que la cancha se mantenga bonita cuando se arregle, que no le quiten los bombillos y no la destruyan. Respecto a la limpieza de las calles se acordó elaborar unos folletos que se repartirían de casa en casa con una breve charla sobre la necesidad de evitar arrojar desperdicios y animales muertos en las aceras para prevenir enfermedades y mantener los espacios comunes: “bien bonitos, que provoque caminar y vivir aquí”. Ángely completo la frase diciendo…”hay que entender que la comunidad nos pertenece a todos”. Se fijaron las fechas para ejecutar todas esas acciones y las representantes del Consejo Comunal expresaron su satisfacción por poder brindar acompañamiento y apoyo a este trabajo que se impulsa desde la escuela. Más tarde, cuando se iban a diseñar las pancartas encontraron la limitante de que el papel no ofrece durabilidad frente a la humedad y el viento que pueden presentarse en la cancha. Surgió la iniciativa de elaborarlas en tela y amarrarlas con mecates para que no se desprendan fácilmente. Uno de los niños se ofreció a conversar con su

27


papá que es trabajador de la Cervecería Regional para que ayudara a conseguir a través de ellos la impresión del aviso sin costo alguno. Todo marchó según lo acordado y además de repartir los folletos conservacionistas a los vecinos de la escuela, se trasladaron a la cancha con escobas, palas y bolsas en compañía de algunos representantes que se ofrecieron a colaborar. Gracias al aporte de tantas personas se concluyó el trabajo en poco tiempo y se ubicó en un sitio visible la pancarta que dice “La U.E. “Nueva América” te invita a mantener limpia nuestra cancha para el beneficio de todos”. La alegría y el sentirse útil en su contexto iluminó los rostros de los que participaron en esa jornada y al final de la misma expresaron su agradecimiento a todos aquellos que de una u otra forma les tendieron la mano para la concreción de este proyecto. En palabras de la maestra Marlyho Boscán: “Los niños y niñas descubrieron que en la comunidad cuentan con un organismo capaz de escuchar sus observaciones y abocarse a la solución de los problemas que con el tiempo se pueden presentar. Aunque al principio los niños dijeron “a ver si nos paran, maestra”, comprobaron que cuando se recurre al diálogo respetuoso son más las puertas que se abren que las que permanecen cerradas”. Por otra parte, para dar respuesta al descontento de mu-

28

chos vecinos con respecto a los apagones, los estudiantes elaboraron adornos para colocar en las neveras con mensajes relacionados con el ahorro energético y en otra visita por las calles del barrio se llamó a la conciencia con respecto a cómo se puede contribuir desde los hogares a disminuir el consumo eléctrico del circuito del cual forman parte. En la mayoría de las casas fueron atendidos y bien recibidos por las señoras que normalmente realizan sus oficios durante las mañanas, reforzando además la idea de conservar los frentes de las viviendas libres de basura disponiéndola en bolsas y pipas para que el camión pueda llevársela sin dificultad. Se procuró en todo momento integrar los contenidos académicos con el fortalecimiento de valores tales como la amistad, la justicia y la solidaridad para abordar cualquier conflicto que afecte la armonía en la convivencia vecinal y una vez que se alcanzaron las metas trazadas con este Proyecto Pedagógico se procedió a evaluar su ejecución a partir de la auto y coevaluación. Los niños expresaron que se “sentían grandes” al poder colaborar con un granito de arena en la solución de algunos problemas específicos de la comunidad, para generar así, la consecuente transformación de las realidades con las que se topan día a día en el andar. La chispa del sentido de pertenencia se multiplicó en ellos y hoy se muestran orgullosos de ser Fe y Alegría en el corazón del barrio “24 de Julio”.


C

ada momento del camino diario del aula va dejando huellas en los corazones y la conciencia de los muchachos. Desde que comienza la jornada, 6º “A” inicia el conocimiento del sentir del otro con las vivencias compartidas, donde se da gracias y se pide a Dios, brindándole a Él ese cúmulo de experiencias positivas y no tan positivas que se vivencian en la familia, la escuela y la comunidad, desde un familiar enfermo hasta la obtención por fin de una vivienda, son los gritos silenciosos de ese niño que a veces no se sabe por qué ríe o por qué está triste.

El espacio de vivencias compartidas ha generado entre los estudiantes conocerse más y solidarizarse entre ellos mismos, es ese el enfoque social de los procesos que se desarrollan en el centro, con el objetivo último de brindarle

a la sociedad, a través del día a día, una ayuda incomparable, esa que lleva a los estudiantes a descubrir, despertar e incrementar sus posibilidades creativas, representando así el tesoro escondido en cada uno de ellos, para que pueda fluirles ese mundo de valor humano del que cada día se está más alejado, pudiendo ser luz, apoyo, mano amiga, ciudadano comprometido, vecino responsable y respetuoso.

Son muchas las actividades que se desprenden cada día de las oraciones y reflexiones diarias de los muchachos, entre las que se destacan, el acompañamiento de los compañeros cuando hay familiares enfermos o fallecidos, la ayuda para la compra de un desayuno porque no lo pudo traer, elaboración de carteleras y carteles relacionados con la paz, la unión, la solidaridad y la amistad entre otros. Elaboración del cuaderno de vivencias no compartidas, que son esas que no se dan a conocer porque son muy íntimas del muchacho y que sirven de escape para esas realidades muy personales y familiares.

29


Los registros compartidos entre estudiantes, representantes y docentes, de aquellas situaciones o actitudes de los chicos que son desfavorables para la convivencia en el aula, elaboración y seguimiento del termómetro de comportamiento ciudadano, el que se hace cada mes para ir chequeando el compromiso con la práctica desde el cumplimiento de la limpieza del aula, hasta la colaboración en dejar la escuela limpia durante los recreos o actividades grupales, además de la vivencia de actitudes positivas. Se pasarían páginas de ese sinnúmero de acciones que se generan cada día en el aula, desde una reflexión constante de la práctica de los valores y la ciudadanía. En cuanto a esto, María Betania, exalumna de la institución que vivió esta experiencia expresa: “Yo escribo cuando me siento mal, cuando estoy triste, cuando estoy alegre… puedo dibujar, hacer poesía, escribir canciones y todo lo que me permita descargar mis emociones para mejorar mi actitud ante los conflictos, y eso lo aprendí en la escuela”. Sabiendo que no es fácil llevar esa práctica desde la nada, se inicia desde un proceso de autoconocimiento que implica conocerse y valorarse, para ello se elaboró una ficha donde los alumnos exponen quiénes son, de dónde vienen y hacia dónde quieren ir, durante el primer lapso, luego es esa capacidad de diálogo cons-

30

tante donde se colocan las vivencias de cada uno, hablar de todo aquello que le entristece, alegra, le molesta, desde los diferentes ámbitos de la convivencia diaria, todos los días al iniciar el día para llegar a una comprensión crítica que le permita desde la constatación de esas realidades presentadas, llegar a compromisos que son revisados a través del termómetro y los registros para llegar a una mejora de la actitud, un conflicto con sus padres, con un compañero. Esto implica un compromiso y un cumplimiento para mejorar la relación con ellos, y por último, el desarrollo de la empatía, que es ponerse en el lugar del otro para aumentar de manera prodigiosa los valores de las otras personas y la consideración hacia los demás, logrando con eso su máximo desarrollo académico, planteado por la UNESCO en su informe de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI titulado “La Educación encierra un tesoro” que expone: “Cuanta razón envuelve el deber educativo, que la educación se basa en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser, es por eso que esta práctica se basa en la de aprender a vivir juntos y al ser para que de una forma extraordinaria se entrelace con los otros pilares y poder lograr excelentes personas con excelentes conocimientos y habilidades”.


A

tendiendo a la integralidad, los docentes especiales (música, computación, biblioteca y educación física) planificaron una macro actividad para presentar los resultados finales de los proyectos de aula en una forma creativa, divertida y retomando el aspecto cultural producto del trabajo en equipo, en alianza con los maestros de aula , el personal directivo y la Coordinación Pedagógica.

espontánea y excelente. De todo esto, el maestro Melvin Criollo expresa que “ la vinculación entre las áreas especiales y los proyectos de aula ha fortalecido el aprendizaje de los estudiantes siendo más fructífero ya que ha permitido ayudar a aquellos que más lo ameritan”.

Producto del empeño, entusiasmo y dedicación de todos los involucrados, se cristalizaron los sueños cuando los estudiantes expresaron el ahorro de electricidad, el mágico mundo de la lectura y escritura, El propósito de dicha planificación fue unificar apren- salud bucal, embarazo, reproducción humana, sexuadizajes significativos, modificar actitudes inapropiadas lidad, los insectos, explorando los planetas y animales de algunos estudiantes que se mostraban apáticos o del mar, a través de la adaptación de canciones folclótímidos ante este tipo de actividades, fortalecer va- ricas y dramatizaciones. lores, desarrollar destrezas y habilidades enmarcadas dentro de los proyectos de aprendizaje. Para ello se El fin último de esta experiencia, engrandece el senestableció un cronograma de ensayo y presentación. tir y el afecto que se desbordó para darle atención y Se formaron grupos por grado y temática de cada pro- participación a los estudiantes con carencias cognitiyecto, así mismo se realizaron una serie de reuniones vas y afectivas en su proceso de aprendizaje con el con los docentes y representantes para contar con su objetivo de lograr ciudadanos más humanos. colaboración en la elaboración del vestuario y la participación que tendrían sus muchachos. La actividad se llevó a cabo en la cancha, en dos momentos, con la acertada y entusiasta asistencia de padres y representantes. Cada grupo contó con un stand para exhibir los trabajos escritos, tan llenos de creatividad, se observaron trípticos, carteleras, folletos, diarios personales, mini – libros, banderas, noticias, dibujos y otros, además demostraron habilidades histriónicas, psicomotoras, vocalísticas y manejo de la tecnología de forma

31


Peciclando En Mi Escuela Para Una Mejor

Calidad De Vida hay rama de la matemática por abstracta que sea, que no pueda aplicarse algún día a los fenómenos del mundo real”, haciendo una analogía entre la química y la matemática podemos apreciar la pertinencia de dichas ideas.

E

n la búsqueda de estrategias que promuevan la construcción del conocimiento de manera vivencial, los estudiantes de 5º año, de la mención Tecnología Gráfica, llevaron a cabo una propuesta para conservar el ambiente de la escuela desde la cátedra de química con el profesor Jorge Aparicio. Cual guardianes del ambiente emprendieron una campaña ambientalista denominada “Piensa en colores”, a partir del estudio del plástico, sus usos, sus aplicaciones y nomenclatura, a fin de conocer el tiempo de degradación y el efecto irreversible que tienen en la contaminación del ambiente; es de esta manera como se forma al ciudadano del futuro, proponiendo soluciones a problemas que nos tocan de cerca, haciendo realidad el pensamiento del Padre Vélaz, citado por Martín Antonegui en “El desarrollo del Pensamiento Lógico – Matemático”, cuando expresa “No

32

Adicionalmente, los estudiantes investigaron el significado de los colores y la relación que guarda con el triángulo correspondiente al símbolo del reciclaje y esperanzados por contribuir con un granito de arena para ayudar a mantener limpia la escuela, colocaron en sitios estratégicos unas cajas recicladoras con los íconos correspondientes al plástico y papel, de esta forma los desechos seleccionados pueden reutilizarse elaborando con el plástico adornos con figuras de animales, mientras que el papel, previo tratamiento rudimentario, puede ser aprovechado para carteleras, block de notas, cuadernos y otros, a modo de reeducar en la cultura del reciclaje para mejorar la calidad de vida en el planeta del cual todos somos ciudadanos.


D

esde el área de Sociales no se escapa el estudio del acontecer del día a día expandiéndolo hacia lo histórico, formando de esta manera al ciudadano crítico y analítico capaz de opinar, emitir juicios y de buscar soluciones a las situaciones cotidianas que se le presenten. Sabiendo que lo que ocurre hoy es parte de un pasado concreto la Lcda. Natividad Blanco, a través de estrategias participativas y contextualizadas en el área de Cátedra Bolivariana, induce a los chicos a expresar la realidad histórica que se vive en el país partiendo de una rigurosa búsqueda de información que consistió en indagar desde los diferentes medios de comunicación aquellos tópicos que surgieron a partir de los intereses que afloraron cual lluvia de ideas y conversatorios, temas como la nueva Ley de Educación, el llamado a guerra con Colombia, la Gripe AH1N1, el razonamiento eléctrico y del agua, por qué tembló en Venezuela y la ayuda a los hermanos de Haití y Chile, hicieron recorrer a los chicos y representantes periódicos, programas de televisión e Internet. Esta experiencia, según expresan los estudiantes Orlando Tinoco y María Belén Valera:

teatrales, de la expresión plástica, como también la creación de volantes, trípticos, carteles, distintivos, separadores de página y hasta franelas con llamados a la paz y no a la guerra. De igual manera, Natividad, desde el área de Educación Familiar y Ciudadana, se propuso valorar la importancia de la planificación y administración del tiempo libre y el presupuesto familiar para que de una u otra manera los muchachos tomaran conciencia de su participación en su entorno familiar y comunitario, a través de la puesta en práctica del proceso administrativo y de planificación. Para ello, se organizaron los grupos de tal manera que al realizar la relectura de su comunidad pudieran detectar aquellos problemas que más les afectan, en esa relectura se detectaron situaciones de inseguridad, de asfaltado de las calles, escasez del agua, gas y la deficiencia del aseo urbano. A esas situaciones se le aplicaron los procesos administrativos y de planificación, germinando de allí proyectos que van a ser presentados a los Consejos Comunales como una forma de estrechar aun más los vínculos con éstos entes.

“Es interesante porque no son hechos que afecten sólo al país sino al mundo…los temas los pudimos presentar de manera libre y pudimos conocer la realidad latinoamericana leyendo noticias de interés”….y …”Se aprendió cómo de algo que no era educativo, ‘era guerra’, lo hicimos a través de un noticiero de la antigüedad, con el vestuario representamos los personajes de la historia de forma graciosa”…. Esto llevó a organizar equipos que pudieran de manera creativa, presentar la relación de los temas de interés con el legado de Bolívar, tan rico en valores humanos, conservacionistas, de integración y hermandad entre los países. Esta forma creativa propició el desarrollo de habilidades

33


L

os diagnósticos siempre dan luces para emprender con satisfacción los caminos”, así respondieron dos profesores de las áreas de ciencias, física y matemática, Ana Prieto y Jonathan Bracho, quienes veían declinar cada día más el interés de los estudiantes de la Media Técnica hacia esas áreas del saber y hacia la práctica de valores en los espacios ambientales de la escuela, inquietos ven la necesidad, hace dos años, de retomar un centro de Ciencias, Ambiente y Tecnología llamado: “Relámpago

34

del Catatumbo”. Difundieron su propuesta, llamaron a inscripción a todos los estudiantes de la escuela que les interesar la idea y quedó constituido con alrededor de ochenta y cuatro miembros. En dos años son muchas las acciones que se han desplegado, y ha sido muy significativa la experiencia sobre todo desde el 2009. El participar permitió que los muchachos del centro muy hábilmente se apropiaran del conocimiento del Satélite Simón Bolívar, las innovaciones tecnológicas y el cuidado del ambiente. Han desarrollado proyectos productivos con creatividad y entusiasmo, engendrando a Kitle, el Kit de Limpieza Escolar, han visualizado la necesidad de colocar señales de tránsito en el corredor vial La Polar e igualmente han participado en desfiles ecológicos, talleres de reciclaje, planeta herido y cineciencias. Cada una de las actividades desarrolladas han ido marcando la parte ciudadana de los muchachos en relación con el ambiente y su conservación.


E

n el caminar hacia la ejecución de lo que son proyectos productivos, desde el Taller de Electricidad con el Profesor Roger García, se implementó un proyecto destinado a la revisión, reparación y electrificación de un salón para las clases de Dibujo Técnico, así como también, el mantenimiento correctivo del taller de Técnicas de Oficina. Durante la abnegada labor desfilaron los contenidos de empalme, circuitos y normas de seguridad industrial, distribución de puntos de luz, instalación de ventiladores e instalación de luminarias, lo cual permitió resaltar los aprendizajes más esenciales y representativos del proyecto, como comenta la estudiante Katherine González de 8º grado:” aprendí a instalar un bombillo, a buscar la fuente y la alimentación para poder conectar la electricidad”. De allí que los muchachos se sienten más identificados con su entorno escolar, que no es otra cosa que el refuerzo del sentido de pertenencia. Sin embargo, en ese caminar se fueron presentando algunos obstáculos producto del accionar en vivo, como accidentes que ameritaron la revisión de las normas e implementos de seguridad al momento de realizar ese tipo de trabajo, para ello el profesor retomó la necesidad de trabajar con dichas normas y colocarlas en un lugar visible, así como nombrar una comisión integrada por algunos estudiantes para funcionar como supervisores y prevenir

futuros accidentes, resultado de esto ahora se escuchan las expresiones: “hay que tomar en serio el trabajo, confirmar que quedó bien para prevenir accidentes”…”el trabajo estuvo bien, fue una experiencia que no se me olvidará, ahora puedo cambiar los interruptores, apagadores y revisar las cajeras en mi casa”. El trabajo en equipo resultó también interesante, de él se desplegó la organización, la responsabilidad compartida, el beneficio y realce del aprender haciendo, esa ocasión que irradia todo el acontecer de la institución y que no se dejó esperar en este proyecto, ya que de esta manera se alcanza a dar respuesta a una problemática escolar. Según Alcira Ramírez y Mireya Escalante en el texto “Educar en y para el Trabajo”: “se busca desarrollar en los alumnos una

aptitud para plantear y analizar problemas y principios organizadores que les permita vincular los saberes con la realidad”… desde una metodología que permite la discusión de soluciones, lo cual implicó el diálogo de saberes para la llegada a un consenso de grupo, línea esta, que hace poner en práctica el ejercicio de la ciudadanía, que no es más que según el Libertador Simón Bolívar: “Pensar con respecto a sí, lo que se calcularía con respecto a los demás”, y lo que mágicamente queda expresado en la Constitución Nacional: “El deber de la responsabilidad y la participación solidaria en la vida política, civil y comunitaria”, en este caso de la vida en la escuela, para que se destile hacia la familia y la comunidad.

35


D

esde las Escuelas Técnicas, Fe y Alegría ha venido poniendo en práctica la metodología de proyectos productivos, incorporando elementos de la investigación – acción en lo que respecta a la sistematización de las experiencias. Los estudiantes, previo diagnóstico a nivel de escuela y comunidad, priorizan problemáticas para luego plantear soluciones en beneficio del bien común. Para atender a esa diagnosis, estudiantes del Primer año de Contabilidad se trasladaron a la cancha presenciando situaciones relacionadas con la venta y consumo de drogas por parte de ex alumnos de la institución y otros miembros de la comunidad, tal como narra Homero Matheus:

Nosotros fuimos a la cancha a jugar y vimos a muchos fumando y comprando drogas, veiamos las señas y se pasaban la droga Es desde allí como surge una experiencia meramente social. Desde el taller de Técnicas de Oficina vieron la necesidad de formar una organización estudiantil que promoviera actividades deportivas, entrenamiento físico y

capacitación social a personas vinculadas al mundo de las drogas con el fin de incidir en un cambio de conducta en ellos que repercuta en la comunidad. Seleccionaron como miembros del club aquellos ex alumnos, compañeros y vecinos que han sido atrapados por uno de los tantos males que nos roba la juventud hoy día como lo es la adicción a las drogas. Además han atraído la atención de amigos que colaboran en la planificación y ejecución de los encuentros deportivos programados por los estudiantes, soñando con integrar a las organizaciones con más experiencia como Consejos Comunales (a través de la vocería de deportes), Misión Negra Hipólita y la Organización Nacional Antidrogas, cuya representante juvenil es Wendy Sánchez, estudiante del segundo año de la Mención Contabilidad. El proyecto va por la fase de enganche y enamoramiento para el rescate de estas personas a través del deporte y están estudiando la posibilidad de darle continuidad para mantenerlo durante mucho tiempo. De la mano con las actividades deportivas y mirando con ojos misericordiosos a esas personas, piensan gestionar charlas para atender la parte formativa en cuanto a la dificultad que presentan los jóvenes con adicción, haciendo vida las palabras de Francisco Giuliani cuando nos invita a reflexionar en cuanto a que: “El trabajo conjunto entre el centro educativo y la comunidad local, orientados en función del conocimiento de sus realidades, sirven como base para que de manera integral se generen soluciones, alternativas y propuestas de cambio”. El profesor Frank Rondón invitó al grupo a sistematizar la experiencia aplicando las técnicas de mecanografía al momento de registrar y redactar informes. Al evaluar el impacto de la actividad, los chicos concluyeron que “Están aprendiendo a manejar a las personas que andan en malos pasos”. Otros, como Jesús Atencio, opinan que: “Nos sentimos grandes porque a través del deporte podemos ayudar a otras personas”.

36


D

esde la Media Técnica, se facilita a los estudiantes los conocimientos necesarios para poder integrarse a la comunidad en el desarrollo de proyectos que abarquen, no sólo el aprendizaje significativo sino también la solución de problemas puntuales que se evidencien dentro y fuera de ella. Tal como lo señala Noel Aguirre en “Una mejor educación para una mejor sociedad”, en el centro: “se construye educación no sólo para mejorar la productividad, producción y competitividad, sino como reconocimiento al derecho al trabajo, la realización personal y el ejercicio de la ciudadanía en el marco de una propuesta de desarrollo que contribuya a mejorar la calidad de vida de las personas”.

Se pidió a los estudiantes que realizaran una breve descripción de los problemas que observaban en su entorno y que expresaran posibles soluciones. Conversaron con los miembros del Consejo Comunal 24 de Julio y allí entre el diálogo franco con sus miembros, nació la idea de que los muchachos pudieran capacitarlos en el manejo contable, ya que al recibir los recursos no sabían qué hacer, para ello los alumnos diseñaron una guía instruccional con la que según Hernando Isaza: “Ayudarían a llevar un control contable de los ingresos recibidos” Por otro lado, los estudiantes precisaron que hacía falta colocar señales que orientaran a los visitantes sobre la ubicación de la escuela, ya que en el sector se localizan otros dos centros de Fe y Alegría y esto a veces crea confusión. Al mismo tiempo observaron que dentro de las instalaciones de la escuela no habían señales en sitios muy específicos, como los baños, cantina y algunos salones, por lo cual el grupo creó un manual de señaléctica, que según Carmen Villalobos de 6º año de Tecnología Gráfica: “sirve para que las personas que visitan la escuela puedan tener mejor conocimiento de las áreas que la conforman” Se resolvió así una carencia y una problemática que se venía dando, tanto en la escuela como en la comunidad. Continuando con la búsqueda de soluciones, los estudiantes que visitaban o compraban en los pequeños negocios

Para llevar a cabo este objetivo se toman en cuenta los principios básicos de la investigación – acción, definiéndola como una forma de indagación realizada por los participantes acerca de sus propias circunstancias, optimizando las relaciones entre investigadores e investigados, por lo que los estudiantes tienen la oportunidad de desarrollar sus habilidades y destrezas aplicando los conocimientos adquiridos al diseñar soluciones concretas a problemas detectados en su entorno natural, permitiendo de esta manera una mayor integración entre la escuela y la comunidad.

37


El Taller Del Maestro

F

inalizando el segundo período correspondiente al año 2009 se propuso a los profesores adscritos a la Coordinación de Práctica Profesional del Instituto Universitario San Francisco, desarrollar sus actividades en espacios “no convencionales” para ofrecer a las comunidades organizadas una atención formal durante las vacaciones de agosto, facilitando de esta manera el fortalecimiento de niños y niñas ubicados en diferentes sectores del Municipio San Francisco del Estado Zulia. Surgió entonces la inquietud de aprovechar los espacios físicos de la U.E. “Nueva América” Fe y Alegría para llevar a cabo la tarea encomendada y abrir las puertas de la escuela a la comunidad del Barrio “24 de Julio” en plena época vacacional, ofreciendo una educación de calidad en lo que respecta al desarrollo de actividades académicas y recreativas bajo la orientación de pasantes y docentes de tercer semestre de Educación Integral. Esta idea fue plenamente acogida por el equipo directivo de la institución, quienes desde el primer momento ofrecieron su apoyo incondicional a la propuesta, girando instrucciones al personal obrero para facilitar el desarrollo de la actividad en ausencia del personal que normalmente labora en la escuela. Se inició el proceso de inscripción en el mes de julio, con un censo inicial de 53 estudiantes con edades comprendidas entre los 6 y 12 años. Unos eran estudiantes regulares de la escuela y otros eran vecinos de la comunidad cuyos padres depositaron en el proyecto su confianza, por saber que sus hijos e hijas estaban en “buenas manos”. A esta iniciativa se sumaron los profesores del sexto semestre lo que permitió ofertar una especie de tareas diri-

38

gidas de lunes a viernes en la mañana y en la tarde, según las preferencias y posibilidades de los niños y niñas que desearan participar. Cada profesor organizó su grupo de pasantes para desarrollar situaciones de aprendizaje relacionadas con las áreas de lenguaje y matemática, así como también con el fortalecimiento de valores y la ejecución de actividades recreativas de Primero a Sexto grado. Fue entonces cuando se programaron obras de teatros, títeres, bailoterapias, mini – convivencias, talleres de dibujo y manualidades que complementaban las actividades que refrescaban y amenizaban las intensas jornadas.


Una vez que comenzaron las clases, los pasantes del sexto semestre se reubicaron en otros centros pero para aprovechar que durante las tardes en la escuela no hay clases, se propuso continuar con la actividad sólo los días jueves y llamó la atención ver como la asistencia de los chicos se mantuvo hasta el final. A las dos de la tarde comenzaban a llegar con sus termos y loncheras para compartir la merienda con sus compañeros, con la carita alegre y los ojos preñados de ilusiones porque sabían que por las tardes las clases eran “diferentes” y podían exteriorizar su sentir de tantas y tantas maneras, encontrando un espacio para la escucha y el acompañamiento cercano. Desde el más grandote al más chico en la escuela se daban cita llenándola de sonrisas en cada rincón, convirtiendo a la Nueva América en el taller donde el Maestro sale al encuentro de Dios que vive en el corazón de todos los niños. Ante el el adiós, las lágrimas no se hicieron esperar, el agradecimiento se hizo sentir y el compromiso

por utilizar las áreas de la escuela durante cada vacación fue la promesa con la que se selló este nuevo reto. Para los pasantes esta experiencia significó la posibilidad de asumir el verdadero rol del docente desde la planificación hasta la ejecución de las estrategias significativas, convirtiéndose de observadores a protagonistas de sus aprendizajes, desarrollaron habilidades para el dominio de grupos, implementaron estrategias para el desarrollo de la motricidad y sobre todo, reforzaron su vocación al servicio de los más necesitados.

39


E

l acontecer de cinco años en la escuela, ha ido re- nizativo. dimensionando la práctica de un servicio que se observa más allá del aula y de la familia. Ha dado Por otra parte, esta constante revisión ha brindado una señal de alto que permitió atender cada uno de la posibilidad de desarrollar competencias para el eslos momentos significativos del quehacer educativo. tudio del contexto aplicando herramientas metodológicas que no sólo se han abordado con el personal Recoger, revisar y reflexionar las experiencias vividas directivo y docente, sino que además han sido aplicadesde el fortalecimiento de la ciudadanía y los valo- das por los propios estudiantes para adecuar sus prores, que de una u otra manera generaron la puesta puestas de aprendizaje a partir del conocimiento de en acción de la corresponsabilidad con el contexto, ha sus realidades próximas con el fin de transformarlas permitido de una manera extraordinaria, reconocer y partiendo de procesos reflexivos impulsados desde el valorar el aporte de todos los actores que han sido centro. copartícipes, cada uno desde su espacio, en la construcción, ejecución y reflexión de la práctica social. En cuanto a la sistematización de los procesos vividos, el desarrollo de competencias desde el punto de Una práctica que exigió la búsqueda de una meto- vista lingüístico ha permitido recopilar las diferentes dología, la investigación acción, la cual permitió vis- experiencias desarrolladas desde las áreas académilumbrar aciertos importantísimos para continuar en el cas y proyectos en una revista que se espera publicar camino, consolidando las alianzas con las fuerzas vivas anualmente con el fin de dar a conocer nuestros acierde la comunidad, generando un mayor sentido de per- tos y desaciertos dentro y fuera del ambiente escolar, tenencia entre la escuela y su entorno y propiciando sirviendo como marco referencial para el desarrollo mayores niveles de participación con pertinencia, en de similares experiencias de trabajo en otras instanatención a los binomios de calidad referidos en el sis- cias educativas a nivel regional y nacional. tema de mejora. El Sistema de Mejora, desde la experiencia de Nueva Sin lugar ha dudas, la puesta en práctica del Proyecto América, nos permite afirmar que hoy por hoy la EsCalidad Educativa en la escuela ha permitido afrontar cuela Necesaria se ha convertido en una realidad tanla evaluación de los procesos en forma sistemática y gible, capaz de multiplicarse en el tiempo y el espacio permanente, redimensionando la práctica diaria para para asegurar a las generaciones futuras una mejor atender realmente las necesidades de la escuela y su y mayor educación en la que todos los involucrados vinculación con la comunidad, generando espacios en el proceso de aprendizaje se empoderan y asumen para la ejecución de propuestas integrales de mejora sus roles de manera conciente y activa, aportando su que teniendo como eje transversal la ciudadanía, se granito de arena para la construcción de un mundo han engranado desde lo pedagógico, pastoral y orga- mejor.

40


“Los centros educativos de Fe y Alegría deben ser semilleros de hombres y mujeres nuevos, que defiendan con valor sus derechos ciudadanos” P. José María Vélaz


U.E. Nueva América. Fe y Alegría. Barrio 24 de Julio. Av 49 B entre calle 176 y 177. San Francisco. Estado Zulia. Venezuela. Telef. 0261-7382883. Fax. 0261-7320164 fyanuevaamerica@hotmail.com


revista construyendo convivencia ciudadana