Page 1

“El diagnóstico decía que el nene iba a vivir 3 años, el ya tiene 18”

Por Michelle Rossell


“El diagnóstico decía que el nene iba a vivir 3 años, el ya tiene 18”

L

a historia de Silvia Castro, quien mantuvo un chequeo médico constante previamente antes de dar a luz, sin imaginarse que a la hora del parto, su bebé estaría en peligro de quedarse con secuelas permanentes para toda la vida.


Por Michelle Rossell

H

ace 18 años Silvia dio a luz a José Carlos. Ella estaba dispuesta a darle a ese nuevo ser un infancia feliz, acaso, ¿qué se lo impediría? Estaba convencida, su hijo tendría la infancia más alegre de todas. Pero el día que dio a luz a recibió una sorpresa: “Nunca había ni siquiera visto un caso de asfixia, ni siquiera los doctores me plantearon la posibilidad que pasara, fue sorpresivo para nosotros que al nene le pasara eso durante el parto, y lo mas sorpresivo fueron las consecuencias de una asfixia perinatal”, lamenta Silvia.

La asfixia perinatal es la falta de oxigenación que posee el niño al momento del parto. La madre, mientras da a luz, realiza una apertura del canal vaginal, que se dilata hasta que es atravesado por el neonato. Durante esos segundos, el niño utiliza por primera vez sus pulmones y el canal respiratorio realiza sus primeras funciones. El llanto es la señal que toda madre desea escuchar en esos segundos. Pero, ¿cómo saber si el niño que recién ha venido al mundo cuenta con las capacidades correctas para llevar a cabo este acto? “En el embarazo la madre puede presentar diferentes patologías…es posible que el niño nazca con problemas en ese momento”, afirma Edwin Romeo Lima, Pediatra Neonatólogo. Según los médicos, las madres deben informarse de todos los posibles riesgos que puedan darse al momento de dar a luz. Los médicos aseguran que una madre debe planear el momento adecuado para quedar embarazada. La idea es que las madres sean mujeres que comprendan entre los 18 años de edad hasta un máximo de 40 años, deben realizarse exámenes de sangre antes para averiguar si padecen alguna enfermedad que puede traer repercusiones el momento del parto.


E

l principal factor de riesgo que hay para desarrollar la asfixia perinatal es un parto precoz”, explica el Dr. Julio Ernesto González. Cuando los niños nacen prematuros, es decir, antes de las 34 semanas de gestación, están en riesgo de tener un parto que dé como consecuencia un niño con asfixia perinatal.

Lo más común, antes de la “sorpresa”

Las madres no tienen contemplado que el embarazo es un acto complejo, un acto de preparación donde los neonatos tienen que tener la capacidad de sobrevivir a un mundo donde la madre satisface las necesidades de una forma diferente. La situación más frecuente que provoca este padecimiento es que el cordón umbilical se enrolle en cualquier parte del cuerpo del bebé, ello provoca indicios de taquicardia (latidos del corazón acelerados) o bradicardia (descenso de los latidos del corazón).

Por otro lado, Las madres que tienen un parto demasiado largo, o bien un parto demasiado corto, pueden tener hijos con una asfixia perinatal.

Lo inesperado... Luego de las implicaciones que tuvo el neonato durante el parto, viene lo más difícil: los pronósticos médicos que influyen en las decisiones de los padres: “El diagnóstico decía que el nene iba a vivir 3 años, el ya tiene 18”, comparte Silvia.


José Carlos . Si el pronóstico no es bueno, los padres por lo regular toman la decisión de dejar de luchar por las condiciones de vida de su hijo. Si Silvia hubiese reaccionado según los pronósticos, probablemente la calidad de vida de José Carlos no hubiese sido la misma. Según los expertos, el primer paso que tiene que realizar los padres de un niño que padeció asfixia perinatal es buscar ayuda médica y psicológica. Cuando se busca consejería, el psicólogo o el pediatra puede decirle a cuáles lugares acudir para iniciar la estimulación necesaria y evitar las secuelas del daño de la mejor manera posible.


Es por ello que es necesario que los padres de familia busquen ayuda, primero para conocer las secuelas, y luego para saber qué hacer con ellas. El Dr. Julio Ernesto González enumera ciertas secuelas de este padecimiento, más evidentes en las etapas escolares, así como diversas enfermedades que se presentan en los niños: • Dificultades de aprendizaje • Déficit de atención • Retraso mental leve o moderado • Displasia bronqueo pulmonar

Las secuelas del padecimiento

L

as secuelas de la asfixia perinatal pueden variar porque “dependen del momento o de cuánto tiempo el niño estuvo sin oxígeno y también de una cuestión personal biológica de su cerebro”, menciona Silvia Guevara, Psicóloga. Todo dependerá del tiempo y del estímulo que reciba el niño. Puede existir desde una simple dislexia, hasta un retraso solo mental o en todas sus habilidades psicomotoras. El retraso mental no es la única secuela que se puede tener: “la gente piensa que una persona que está paralizada totalmente también tiene ausencia de inteligencia y no es así. Porque es diferente tener una lesión cerebral con retraso mental o solo tener una lesión cerebral”, explica Guevara.

González menciona que los niños son educables y entrenables, es decir que todo “dependerá de las características del medio en que ellos se desarrollan y la estimulación que tengan por la familia”. La psicóloga Ana Lucía Posadas, enumera ciertas deficiencias, como “problemas para caminar, sentarse, para agarrar objetos de un lado a otro, escribir, y para lograr movimientos muy finos que uno va aprendiendo conforme van pasando los años. También tienen dificultades en el lenguaje, es decir es muy básico, con pocas palabras. Aunque todo dependerá del nivel de asfixia que hayan poseído los niños durante el parto”, explica.


¿Cómo saber si existe alguna complicación? S

i el doctor no le dice nada y le dice que todo está perfecto, estoy bien para parto normal, entonces dígame, ¿dónde está la responsabilidad? Ya que en ningún momento me dijo: miré yo veo que su bebé tiene la cabeza mas grande que otros, hay algo

¿Cómo saber que el niño viene con asfixia perinatal? El momento del parto es un momento demasiado especial. El niño debe estar apto para poder respirar solo, sin la ayuda de la madre. Es por ello que los médicos utilizan el test APGAR para evaluar rápidamente al neonato en los primeros segundos de vida, se valora por medio de una puntuación cuando el bebé tiene un minuto al nacer, y luego a los 5 minutos, y si se observan anomalías, a los 10 minutos.


¿Qué evalúa el test?

M

ide los funcionamientos esenciales del ser humano: 1. Frecuencia de los latidos del corazón: en esta área los médicos y enfermeras miden los latidos del corazón para ver si están de acuerdo con los estándares establecidos. Los mismos deben oscilar entre los 100 a 160 latidos por minuto, afirma el Dr. Romeo. 2. Respiración: debe realizarse por medio del canal nasal, y se debe observar la respiración regular. 3. Tono muscular: el niño prematuro cuenta con poca fuerza en sus músculos. 4. Reflejos: los de succión son los más importantes ya que se utilizan para comer y tomar leche materna. Lo es también la presión palmar, cuando el neonato aprieta el dedo de la persona que le acerca su mano.

5. Color de la piel: este dependerá del estado respiratorio del neonato. Entonces, los médicos y enfermeras llenan un esquema que contiene las puntuaciones y al sumarlas, los pediatras darán el posible diagnóstico. Si la calificación es baja (valores menores a 5 de una escala del 0 a 10 puntuaciones) se considera al bebé de alto riesgo. En estos segundos se determina su futuro y los pronósticos pueden variar dependiendo del médico tratante. Entonces, los médicos y enfermeras llenan un esquema que contiene las puntuaciones y al sumarlas, los pediatras darán el posible diagnóstico. Si la calificación es baja (valores menores a 5 de una escala del 0 a 10 puntuaciones) se considera al bebé de alto riesgo. En estos segundos se determina su futuro y los pronósticos pueden variar dependiendo del médico tratante. El médico debe conocer la funcionalidad del test APGAR, sin embargo se debe tomar en cuenta el hospital donde la madre decida dar a luz. “Es normal que puedas ver este tipo de padecimientos de asfixia perinatal, pero a nivel particular, o sea fuera de una institución, no he visto estos problemas.


En una institución es mas frecuente que se vean cuadros de asfixia perinatal, ya que la población es mucho más de lo que se pueda ver a nivel particular, donde probablemente las mujeres tengan un mejor control prenatal”, afirma Romeo. En el caso de Silvia, quien dio a luz a José Carlos a los 19 años desconocía esta causa. “Uno jovencito no sabe qué es asfixia, un cordón enrollado, ni mucho menos lo qué es quedarse trabajo en el canal de parto; uno no sabe nada de eso, eso lo saben los doctores”. Silvia desconocía las situaciones que podrían darse durante el parto, es por ello que aconseja: “estén pendientes y pregúntenle al doctor cualquier consecuencia que podría darse en el parto para ver si puede tratar de responder inmediatamente”. González afirma que “la cultura de Guatemala tampoco es muy abierta a autoeducarse”; es decir, que los pacientes muchas veces no están de acuerdo en lo que el médico les puede llegar a diagnosticar; “es como falta de amor propio para mí no querer entender algo que te está sucediendo”.

Citando al Dr. González: “las madres tienen que estudiar todo lo que se requiere durante la etapa del embarazo para lograr un parto saludable, que ellas mismas, aunque no sean médicos, estudien realmente todo lo que debe hacer, qué riesgos implica para ellas y para sus bebés”. Es por ello que el test APGAR es de mucha utilidad tanto para el médico como para la madre, esta última puede pedirle al médico los resultados del examen por escrito, este será un respaldo de que los médicos llevaron a cabo un parto adecuado, pero que el neonato, por distintas cuestiones, tuvo complicaciones. Silvia, la madre de José Carlos, no logra entender porqué su médico nunca le comentó sobre las diferentes posibilidades que podían darse al momento de dar a luz, y mucho menos pensó que su hijo sufriera alguna de ellas. Silvia menciona: “Si el doctor no le dice nada y le dice que todo está perfecto, estoy bien para parto normal. Entonces dígame: ¿dónde está la responsabilidad? Ya que en ningún momento me dijo: miré yo veo que su bebé tiene la cabeza mas grande que los otros niños, hay algo anómalo… es 100% responsabilidad de los doctores”.


Quién es

¿

José Carlos

E

s un niño muy brillante, atrapado en un cuerpo que no le corresponde”, se lamenta Silvia. Durante el embarazo, ella se chequeó con el médico como toda madre debe hacerlo, sin embargo, al momento de dar a luz algo inesperado ocurrió. “A mí me hicieron 2 ultrasonidos antes de que el nene naciera y el médico me dijo: señora todo luce bien, o sea, a mí en ningún momento me dijeron, mire señora, puede pasar esto, o mire señora el cordón de su bebé es muy corto, ¿quiere aún así que le hagamos cesárea o un parto normal?”.

Ese fue el nacimiento de José Carlos, Silvia nos narra cómo es la vida de ambos ahora, que José Carlos ya tiene 18 años de edad: “El nene va a un colegio en las tardes, dónde le dan un estudio vocacional, donde le enseñan panadería, aunque él no esté en la disposición de aprender. Está integrado a un grupo y tiene amigos y recibe por otro lado su fisioterapia y de allí estimulación del habla y recibe muchos estímulos para que el esté integrado a una sociedad, y el no esté sin hacer nada”.

Silvia menciona que muchos niños que tienen alguna dificultad, tal como José Carlos, los encierran y los privan de darles una mejor calidad de vida. En cambio ella no, “yo llevo a José Carlos a todos lados, incluso a veces me lo he llevado al trabajo, me lo llevo a todas partes”, comenta. Los padres de José Carlos tratan de darle la mejor calidad de vida que se pueda. Ambos son personas trabajadoras que disfrutan el compartir con su hijo, a pesar de las dificultades que tuvieron que enfrentar.


José Carlos no habla, no camina, perdió el reflejo de succión y de Ellos no se preocupan por el que ingerir, el nunca pudo hacer eso, dirán, simplemente asimilaron sus movimientos están descontroLa vida de José Carlos está llena la información, y ahora, José lados porque el cerebro no le envía Carlos tiene la dicha de vivir con de personas que desconocen que órdenes. Esta situación es por la padres amorosos, quienes a pesar Silvia fue una madre responsable, lesión severa que tuvo al nacer. Por que se realizó los chequeos médicos de las vicisitudes, están presentes ello que es importante que la madre correspondientes, y desconocen que conozca cuan severa fue la lesión, para él. los médicos nunca le informaron para poder conocer el pronóstico “Hay gente que no está acostum- de las posibles secuelas que podría que puedan dar los médicos. llegar a tener la asfixia perinatal. brada a ver este tipo de niños y que se le quedan viendo, pero yo lo manejo normal, no me moAsí como José Carlos, hay mulesta. Entiendo porqué yo fui una José Carlos tuvo una asfixia severa, chos niños con diferentes secuelas, tanto que le ocasionó una hemoniña que jamás vi a un niño con sordera, ceguera, dislexia, déficit de discapacidad en la calle y tampo- rragia cerebral. Su cerebro no tuvo atención, o un atraso en su lenguasuficiente oxígeno para trabajar, co creo que haya sido porque no je. Pero para todos ellos, existen haya habido niños, los entiendo y así que tuvo una inflamación de padres, médicos y terapeutas que no me molesta, ni siquiera siento su cerebro y la hemorragia fue el pueden llegar a ser luz en la vida de mecanismo de defensa para poder agravio en contra del niño o en los niños. contra mío y lo entiendo perfec- subsistir. tamente”.


¿Y qué puede pasarle a mi hijo? S

on diferentes los retrasos que un niño que sufrió de asfixia perinatal al momento del parto puede llegar a tener. Silvia Guevara, es educadora especial, psicóloga, con una maestría en Integración de Niños con Discapacidad, explica que no es necesario que un chico con lesión cerebral tenga algún tipo de retraso mental. “Son dos cosas diferentes, hay personas que están lesionadas con una parálisis severa, pero su intelecto está intacto”. Esto indica que, todas las personas que han sufrido asfixia perinatal, tendrán secuelas completamente diferentes, podrán ser similares, pero cada una será de acuerdo al estímulo que reciba, y al tipo de lesión que haya recibido.

Guevara comenta con un ejemplo al respecto: “Depende de los minutos, segundos e incluso del tratamiento o manejo que se le dé al feto. Conocí a un niño que tomando una pacha se quedó sin oxígeno. Y ese niño pierde la movilidad de todo por una pacha”.

Ambos ejemplos que relata la psicóloga, no son casos específicos de asfixia perinatal, pero si nos señala las secuelas que cualquier asfixia en un bebé o en un niño pueden llegar a darse.

Guevara afirma que las lesiones varían del tiempo, de las características y variantes que cualquiera puede tener el niño, en el tema de discapacidad, ella siempre toma el ejemplo de que Dios es un artista, y no hace nunca repetida una obra Con este ejemplo Guevara hace de arte: “Él hace las combinaciones constar cuanto tiempo tuvo la y si no creen en Dios, la naturaleza lesión, y queda claro que este no es es una artista y puede hacer cualun caso de asfixia perinatal porque quiera de las combinaciones”. no se dio durante el parto. Según Guevara, existen difieren lesiones: “Pero he visto chicos que los tienen en el respirador artificial por 24 días y 30 días y únicamente lo que va a quedar es que son ciegos o sordos”.


Un equipo multidisciplinario es la clave

E

“ n psicología hablamos del Ego paterno, todos queremos unos niños sanos y bonitos”, afirma Ana Lucía Posadas, Psicóloga. La aceptación es la primera fase para que los padres de un niño con este padecimiento acepten que su hijo no será una persona que la sociedad vea como alguien normal. De la mano de la terapia que los padres puedan recibir, los pacientes necesitarán ayuda psicológica para observar las secuelas, a partir que el niño inicie sus primeros indicios de avance psicomotor. Cuando los bebés visiten al pediatra, en sus primeros días y meses de nacido, también se puede observar que avances o dificultades va presentando el niño. Durante los primeros meses de vida, los niños adquieren sus primeras destrezas psicomotoras, el erguir la cabeza mientras se sostiene al niño en los brazos es el primer indicio de avance. Posteriormente se sienta, gatea, camina, corre y salta. Por eso la madre debe informarse en que edades o meses los niños son capaces de desarrollar las destrezas necesarias.


L

de la asfixia que tuvieron a Tal vez José Carlos no logre nacer”, como es el caso de os psicólogos pueden integrarse a la sociedad como José Carlos quien sufrió de brindar ayuda, rehabilitanse espera, no sea de los chiuna asfixia Perinatal severa, al do el área que se encuentre cos que pidan permiso para punto de que le ocasionó una dañada. Si el área es de lenir a una fiesta, o bien, que no hemorragia cerebral. guaje, los psicólogos pueden contesten en el teléfono pormejorar las condiciones del que están en una cita con la mismo. Si el atraso es psichica que le gusta; lo que sí comotor, se espera que los está segura Silvia, la madre fisioterapeutas apliquen del joven, es que ella está ludiversos programas. chando para que José Carlos se integre a la sociedad, tenga El proceso puede ser lento, amigos con los cuales pueda o bien, todo puede mejorar sentirse seguro, amado y queconforme el estímulo que rido; aunque tal vez no logre reciba desde sus primeros expresarles verbalmente sus días de nacido.Lo mejor de sentimientos, en el fondo, él todo son los resultados, tanto los ama, porque el amor es un emocionales como físicos. sentimiento que todos puede tener. “Estos niños necesitan traSilvia, la madre de José Cartamiento en el área ocupalos, afirma que los niños con cional, fisioterapia, estudios Asfixia Perinatal, son capaces socioeconómicos… es un de lograr muchas cosas “son equipo”, menciona Guevara, muy inteligentes, que les rohaciendo referencia que los dean otros sentidos que uno niños que sufren de Asfixia no desarrolla, pero ellos están Perinatal necesitan de un atrapados en un cuerpo que equipo multidisciplinario. no les corresponde a causa


El reto económico y social L

os retos económicos que debe sobrellevar la familia, como Silvia y José Carlos son muchos. Anteriormente se comentaba a todas las terapias y ocupaciones que la madre de José Carlos tiene el agrado de llevarlo, pero ¿de dónde viene el sostén económico? Silvia es Administradora de Empresas, y trabaja en una galería de arte, y su esposo es Ingeniero civil. Ambos padres poseen un nivel de estudios superiores, y trabajan para darle lo mejor a José Carlos. Sin embargo, no todas las familias guatemaltecas cuentan con los ingresos económicos suficientes para poder sustentar las múltiples necesidades que puedan presentar los niños que han sufrido este padecimiento al momento del parto.

Guevara comenta que para los padres, el aspecto económico es un reto: “ellos necesitan una estructura económica grande para mantener, porque ellos toman leches especiales, usan pañales, etc.”. Además menciona que no solo se trata de invertir dinero, no todo es el aspecto económico. También está el aspecto emocional de la familia, y el desgaste que pueden llegar a tener “como familia, porque algunas mamás dejan de trabajar para poder atender a los hijos y eso significa que se vuelven más pobres”. José Carlos tiene la dicha que ambos padres se esfuerzan por mantener sus terapias y le dedican tiempo.

Para una pareja no es fácil sobrellevar este tipo de carga, a lo que Guevara también hace referencia: “Existen otras familias (y son muchas) en las que el hombre abandona a la mujer”. En este caso, las madres se vuelven solteras, y ellas deben sobrellevar la carga emocional, física y económica de sus hijos. “Muchos padres aman a sus hijos, pero eso no significa que no haya dolor interno de lo que pudo ser el hijo o de lo que se pudo haber evitado”, afirma Guevara.


La Realidad Del Asunto

L

a realidad de los niños que sufrieron de asfixia perinatal, de los padres, los abuelos o las personas que son las encargadas de estar con los niños es dura; el sistema educativo nacional debe integrar, en la manera que sea posible, a los niños que sufren de diferentes discapacidades, tanto física como intelectuales, pero muchas veces, no solo es cuestión del apoyo económico que llegan a tener estas familias. Cuando el niño ingresa a un centro educativo, los padres pueden entrar en crisis, y es allí cuando necesitan ayuda para poder asimilar las diferentes situaciones que se llegan a dar en el cotidiano estudio. “Los padres deberían tener una psicóloga” afirma Guevara, “pero todo esto es un sueño, porque la mayoría de la población guatemalteca es pobre y no cuenta con todos estos elementos para darle una mejor calidad de vida a su hijo”. Las secuelas, la realidad y el futuro de los niños con asfixia perinatal son diferentes. Guevara explica la incertidumbre que rodea la vidas de estos chicos: “el mayor temor: ¿qué sucederá cuando ellos no estén?”.

Muchos padres se hacen la misma pregunta, es por ello que las terapias ocupacionales son herramientas para que aprendan diferentes oficios, no solo con la finalidad de compartir con personas y hacer amigos, sino que también para que ellos tengan la oportunidad de adquirir un nuevo oficio, si el caso lo permite. No solo estamos hablando de las implicaciones económicas, sino más bien sociales, y es un problema a nivel mundial, ya que muchas familias no pueden hacer nada al respecto. Según Guevara, el 19% de la población a nivel mundial padece de discapacidad, (sin contar el motivo por el cual la sufren). La asfixia perinatal, es solo el detonante de las diferentes situaciones que pueden surgir. Para Guevara, la asfixia perinatal es muy común en Guatemala, y que los países pobres tienen altos índices de discapacidad, pero que son producto de la poca atención que las madres tienen durante el embarazo y durante el parto. “Se dice que el 46% de la población de las mujeres, da a luz por su propia cuenta, no con una atención médica”. Las comadronas son las principales autoras de muchos partos en el país, quienes realizan el parto con conocimientos empíricos y con tradiciones de sus lugares origen. Sin embargo, muchas de las madres deciden tener a sus hijos en los hospitales públicos o privados, el hecho es que “el parto es una cuestión que hay que tomarlo con seriedad”. Las madres no se informan, y los doctores resuelven las dudas cuando la madre le pregunta del tema. Silvia, la madre de José Carlos dice: “Sean extremistas en lo que podría ocurrir, a veces uno no quiere hablar de eso porque uno dice: no, a mi no me va a pasar, pero yo tampoco pensé que me fuera a pasar”.


Las temidas cifras L

a Psicóloga Ana Lucía Posadas, en su práctica privada ha conocido de 5 a 8 casos de niños con retraso mental, a causa de una asfixia perinatal. La psicóloga especialista en niños especiales, Silvia Guevara, menciona: “de los años que tengo de entrevistar personas con discapacidad, en un 90% han sido negligencia médica”, esto nos indica que los médicos no están preparados para asistir un parto que posea complicaciones. Silvia reitera que los médicos deben indicarle a la madre todas las posibles consecuencias o enfermedades que se pueden dar durante el parto, ella hace referencia a que los doctores “se están cuidando ellos de las consecuencias”. Según su experiencia los médicos tienen la culpa, ya que en el parto es donde se dan las consecuencias y se da la asfixia perinatal. Ella refiere que en su caso el problema no fue algo congénito, ni tampoco fue porque ella haya ingerido alcohol o consumido drogas, ni por el consumo de algún medicamento que haya causado el retraso en el desarrollo en José Carlos.

Para esta madre: “Los médicos tienen en las manos la vida de la mamá y la vida del niño, máximo el doctor que sabe que todo viene perfecto”. Ellos realizan chequeos para conocer el estado del neonato antes de nacer, incluso los realizan para ver cómo están los latidos del corazón. Pero si no se percatan que puede existir alguna dificultad en cuestión de segundos, y mucho menos que no se lo hacen saber a la madre, esta corre el riesgo de culpar al médico por negligencia. “Como le digo, un doctor le puede decir que una mamá tuvo el error, posiblemente eso me dirían a mí, pero eso es pasarle la culpa a otra gente” asegura Silvia. Ella culpa un 200% al doctor, ya que la asfixia perinatal, es algo que sucede al momento de nacer, algo que sucede en los primeros segundos.


¿Y de quién es la culpa?

D

¿ e los médicos? Sí; ¿de la madre? Sí; ¿de los hospitales? Sí. De todos los involucrados en el proceso de nacimiento del niño. Silvia, la madre de José Carlos, asegura que los médicos nunca le informaron que su hijo podía tener complicaciones durante el parto, nadie le avisó, nadie le dijo que era lo que podía pasar. Nunca le notificaron que en los momentos antes del parte existió alguna anomalía: “No ha sido un asfixia imprevista, no me dijeron: ya tenía 8 meses de estar respirando mal en el vientre, ¿por qué no vino antes al doctor, su bebé no se movía? Allí ya cambian las cosas y ya diría yo: no, esto es responsabilidad de mamá porque no estuvo pendiente, pero al caso de que es perinatal es que, inclusive, al momento de entrar al hospital todo estaba bien…es 100% responsabilidad de los doctores”.

Mientras tanto, los médicos culpan a las madres y a los hospitales, el Dr. González hace la siguiente referencia: “en primer lugar no hay un sistema de salud que realmente se dedique a prevenir complicaciones, sino que atiende complicaciones cuando ya están y en el embarazo. Todos estos tipos de problemas son prevenibles con una buena atención prenatal”. “Así como la educación formal es a los médicos, también es importante informar a las pacientes, si uno no educa a las personas, si uno no orienta sobre qué es lo que deben hacerse o con qué frecuencia deben asistir a la consulta, la importancia de cada aspecto prenatal, no se genera consciencia en las personas”, afirma el Dr. González, médico especialista en partos.


El Dr. González da ciertas recomendaciones que son sencillas, pero a la vez muy olvidadas: “hay muchas cosas que influyen para que se desarrolle uno de estos factores: la mala alimentación, todas las carencias en general de minerales sobre todo el hierro, el ácido fólico, la vitamina B12, que uno tiene que tener en cuenta siempre para poder llevar un embarazo saludable…ya que en algún momento se va a expresar cualquier trastorno, puede ser durante o después del embarazo”. Así que todas las madres, o futuras madres, antes de tomar en cuenta el tener un hijo, infórmense lo mejor posible. La lectura sobre las diferentes etapas de embarazo y los cambios que puedes llegar a presentar, el comer saludablemente, el estar sana emocionalmente, el tener una pareja que apoye todas las decisiones que puedan tomar, el contar con el apoyo de una familia, son factores fundamentales al momento de planificar un embarazo.

Sin importar de quién sea la culpa, la Licenciada Ana María Posadas dice: “en realidad no es que hay que darse por vencidos porque hay que mantener las habilidades que ha desarrollado hasta el momento”, y también la licenciada Silvia Guevara anima a todas las madres que tengan hijos con alguna discapacidad, que se deba a una asfixia perinatal a los siguiente: “Hay que vivir de la forma en la que Dios y la naturaleza lo determinó”.


Fuentes

Silvia Castro: Licenciada en Administración de Empresa, teléf. ono 58140466 Silvia Guevara, psicóloga especialista en Educación Especial para niños y adultos, teléfono 58036707 Julio Ernesto Gonzales, Medico y Cirujano, teléfono 24721358 Edwin Romeo Lima, Pediatra Neonatólogo. Teléfono 24793369

Reportaje diagraamdo  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you