Page 1

La experiencia de aprendizaje mediado: una alternativa para mejorar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje Experiencia de aprendizaje mediado La experiencia de aprendizaje mediado se manifiesta, según Feuerstein, como “un tipo de interacción entre el organismo del sujeto y el mundo que lo rodea. Ciertos estímulos del medio ambiente son interceptados por un agente, que es un mediador, quien los selecciona, los organiza, los reordena, los agrupa, estructurándolos en función de una meta específica”. El puente entre el medio y el sujeto lo construye el mediador, (que puede ser la educadora o la técnico) quien posibilita que el niño o niña incorpore nuevas estrategias cognitivas que optimizarán su funcionamiento cognitivo. El mediador lleva al sujeto a focalizar su atención, no sólo hacia el estímulo seleccionado, sino hacia las relaciones entre éste y otros estímulos y hacia la anticipación de los resultados. Así entendido, el desarrollo cognitivo del sujeto no es solamente el resultado del proceso de maduración del organismo ni de su interacción independiente autónoma con el mundo de los objetos, sino que es producto de la combinación de los dos tipos de experiencias ya descritas, la exposición directa a los estímulos del medio y la experiencia de aprendizaje mediado.

La mediación desde la perspectiva de Vigotsky En consonancia con lo anterior, para Vigotsky el aprendizaje es social, de manera que el desarrollo de los procesos cognitivos superiores (lenguaje y pensamiento) del niño se realizan por el encuentro con el mundo físico de los objetos y, sobre todo, por la interacción entre las personas que lo rodean. Vigotsky habla de la existencia de una zona de desarrollo real y una zona de desarrollo próximo en el sujeto. La primera da cuenta de un comportamiento natural de la respuesta del sujeto ante una tarea y la segunda representa el potencial de desarrollo que tiene la capacidad cognitiva, aquella área que con “la ayuda” de otro, puede extender su posibilidad de desarrollo. Esta “ayuda” social, es lo que tanto Vigotsky como Feuerstein, llaman “mediación”. De esta forma, Vigotsky considera que la zona de desarrollo próximo debe ser definida "como la diferencia entre las actividades del niño limitado a sus propias fuerzas y las actividades del mismo niño cuando actúa en colaboración y con la asistencia del adulto." Siguiendo el planteamiento de Vigotsky, a la enseñanza le corresponde actuar con mucha precisión y equilibrio: ni muy cerca de su desarrollo real, que signifique “más de lo mismo”, ni tan lejos de su desarrollo potencial, a objeto de evitar una sobre exigencia del niño o niña por no tener alcance a la respuesta esperada y, por tanto, llegue a frustrar sus intentos y hasta dañar su autoestima. A continuación se ilustra la dinámica de interacción social de estas dos prácticas de mediación.


Intencionalidad y reciprocidad El concepto de “intencionalidad” expresa la determinación del mediador de llegar al niño o niña y de ayudarlo a comprender el contenido del aprendizaje esperado o mensaje que se le trasmite. Por parte del mediador, es necesaria una serie de acciones conscientes, voluntarias e intencionadas que preparan al niño o niña para ver, escuchar, focalizar y seguir lo que se desea lograr. El mediador plantea “una interacción intencionada” que supone objetivos o aprendizajes previos que deben ser muy claros y orientadores de la selección y organización de la información, como también del material necesario para alcanzar los logros propuestos. Este criterio implica que el niño o niña no sólo recibe estímulos, sino que también comprende lo que tiene que hacer, el por qué y para qué de la experiencia, se involucra y asume un desafío compartido en un proceso mutuo que lleva al conocimiento, al desarrollo y enriquecimiento tanto del que enseña como del que aprende. En definitiva, la clara intencionalidad tiene como efecto la reciprocidad, es decir, el nivel de compromiso y conexión con la tarea por parte del aprendiz. Existen algunos elementos que ayudan al logro de este criterio, tales como la proximidad, el contacto visual, el contacto físico, el ambiente de confianza, el mensaje directo y claro. Un ejemplo de mediación de la intencionalidad y reciprocidad es el siguiente: una técnico organiza la experiencia educativa para el logro del aprendizaje del núcleo artístico “experimentar los efectos de diferentes materiales de expresión plástica en distintas superficies de trabajo”.


Bibliografía Unidad de Currículo y Evaluación del Ministerio de Educación, Bases Curriculares para la Educación Parvularia, Santiago de Chile, 2001, pág. 15. Sonia Fuentes, Reuven Feuerstein, su propuesta teórica y práctica al servicio de la educación, CEAME, Chile, 1998. Lev Semenovich Vigotsky, en Perspectivas, Revista de publicaciones: perfiles de educadores, UNESCO, 1989, pág. 467. Centro de Investigación y Desarrollo de la Educación (CIDE), Aprendizaje significativo y rol de los docentes como mediador de aprendizajes, apuntes de curso, 2000. Cecilia Assael, Aprender a aprender: la inteligencia se puede potenciar. Revista Novedades Educativas, Buenos Aires, 2001. Román Martiniano, Aprender a aprender en la sociedad del conocimiento, Ediciones Arrayán, Santiago de Chile, 2005. Reuven Feuerstein, Experiencia de aprendizaje mediado (MLE), The International Center for de Enhancement of Learning Potencial, Jerusalén, 1993. C. Aguirre, El rol mediador en la Educación Parvularia: un estudio de caso en el jardín infantil Millaray y Santa Mónica. Seminario de título para optar al grado de Licenciado en Educación y al título profesional de Educadora de Párvulos, Universidad Diego Portales, Santiago de Chile, 2005. Lorenzo Tobar, El perfil de profesor mediador, Editorial Santillana, España, 2003. Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), Pauta de evaluación diagnóstica y seguimiento, Departamento Técnico, Santiago de Chile, 2004.

Educadora como mediadora de aprendizajes  

Articular la labor profesional con la adquisición de aprendizajes en los párvulos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you