Page 1

Escuela de innovación educativa Universidad Nacional de Santiago del Estero Grupo A

Lectura complementaria El aparato bucal de la abeja: La probóscide Las abejas se alimentan del néctar floral siendo además la materia prima más importante para la producción de la miel por la abeja melífera. Ante la escasez de néctar o miel en la colmena, los apicultores utilizan alimentos artificiales poco antes de la floración para que la colonia de abejas aumente y pueda aprovechar enseguida el néctar del comienzo de floración. Las abejas utilizan para alimentarse una estructura especializada: la probóscide o trompa. La probóscide no es un órgano, solo forma una unidad funcional cuando las partes que la componen se acoplan para formar un tubo por donde el alimento se conduce hasta la boca. Cuando la probóscide no se encuentra en uso, las distintas partes se encuentran separadas y plegadas hacia atrás por debajo de la cabeza (Figura A).

Figura A. Piezas bucales plegadas en reposo: mandíbulas (Md), galea (Ga), palpo labial (LbPlp) y glosa o lengua (Gls).

Cuando se extienden las piezas bucales para su estudio (Figura B), se puede observar una estructura central terminada en una larga lengua con pelos denominada glosa (Gls), que forma parte del labio. Las estructuras que se encuentran a ambos lados del labio son las maxilas terminadas en una pieza en forma de hoja llamada galea (Ga). Labio y maxilas se encuentran suspendidos de una base membranosa, ubicada en la parte posterior de la cabeza, que le confiere mucha movilidad.

1


Escuela de innovación educativa Universidad Nacional de Santiago del Estero Grupo A

Figura B. Piezas bucales extendidas: mandíbulas (Md), galea (Ga), palpo labial (LbPlp), glosa o lengua (Gls) y labelo (Lbl).

En la posición funcional de alimentación de la probóscide, las galeas (Ga) y los palpos labiales (LbPlp) se reúnen alrededor de la lengua (Gls) para formar un tubo a través del cual los líquidos pueden ser succionados y conducidos hasta la boca. La superficie interna de una de las galeas encaja perfectamente sobre la otra. Las galeas se superponen anteriormente para formar el techo del canal por donde asciende el alimento. Mientras los palpos labiales (LbPlp) cierran el canal alimentario por detrás. La lengua (Gls) es así encerrada en el interior del canal alimentario, quedando parte de ella por fuera de él.

Figura C. Piezas bucales acopladas formando la probóscide funcional: galeas (Ga), palpos labiales (LbPlp) y glosa o lengua (Gls).

2


Escuela de innovación educativa Universidad Nacional de Santiago del Estero Grupo A Mientras la abeja obrera se alimenta sumerge el extremo de la probóscide en el líquido, la parte libre de la lengua se dobla hacia atrás sobre la superficie y al mismo tiempo se inicia un movimiento de vaivén. El alimento recolectado por acción de la lengua asciende rápidamente por el canal alimentario de la probóscide por succión. Cuando la probóscide no está en funcionamiento, la parte distal incluyendo las galeas, los palpos labiales y la lengua, se vuelven contra el lado posterior de la cabeza donde las mandíbulas entrelazadas por encima de estas estructuras las mantienen replegadas (Figura A). La probóscide de la abeja es un excelente ejemplo de cómo un grupo de estructuras pueden ser integradas para formar un órgano complejo capaz de realizar varias funciones, cuyas partes no son capaces de hacerlo de forma individual.

Grupo A Cilla G., Fuster A., Arias ME. & Ayrault G.

3


Escuela de innovaciรณn educativa Universidad Nacional de Santiago del Estero Grupo A

4

Elaparatobucaldelaabeja doc  

prueba

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you