Page 1

Solos


Solos

“Relatos de familias unipersonales”

Andrea Díaz Schiappacasse


CAROLINA ESPINOZA

29 AÑOS SANTIAGO


Vivo sola desde hace un año y medio, estudié y viví entre Viña del mar y Santiago, no tengo ni hijos ni mascotas, solo una planta que agradezco todos los días de que siga viva porque no me preocupo tanto por ella.


¿Cómo fue que decidiste vivir sola? Yo cuando llegue a Santiago fue porque acá hice mi práctica laboral el 2015 y me vine a vivir por “comparto depto.” (Web donde buscas arriendos de piezas), casi siempre es con gente que uno no conoce. Cuando tenía 19 fue la primera vez que ocupé esa web y me fui a vivir con 3 personas que no conocía, así que no fue algo desconocido para mí. Cuando terminé la práctica me quede un tiempo deambulando por Santiago, en casas de amigos. Justo un amigo me dijo que compartiéramos departamento con el y un amigo más, así que nos fuimos los 3, junto con eso empezaron los problemas, porque yo trabajo de lunes a sábado en el área de ventas de una automotora, entonces es bien estresante sobre todo a fin de mes, entonces lo que pasó es que uno de esos amigos tenía 33 años y era primera vez que se iban a vivir solos o con amigos, entonces él quería carretear e invitar amigos a la casa, entonces el departamento se fue convirtiendo en el “after”, entonces ahí empecé

7


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

a pensar que tal vez debería vivir sola, aunque a mí siempre me ha encantado vivir con gente distinta, nunca fue un tema para mi vivir con gente que no conocía, entonces me costó un poco tomar la decisión. En la universidad me fui de intercambio y viví con una polaca que con suerte nos podíamos comunicar, y también con una chica que era de Letvia, (que aún no sé dónde queda). Después de eso me cambié a vivir a otra casa donde eran puras extranjeras, (como el chiste), dos mexicanas, dos brasileras, y una chica de Letonia, y ahí yo era feliz entre tanta gente distinta. Para mí no fue tema vivir con gente que no conocía, de echo me gusta y hasta soy más ordenada viviendo con más personas, me vuelvo súper respetuosa de los espacios, aunque mi pieza siempre es un desastre. En los espacios comunes nunca tuve problemas, soy bien tolerante a otras culturas, a otras mañas, etc. Volviendo al tema, cuando me comenzó a afectar el asunto fue cuando dije —estoy trabajando, yo a los 19 ya hice todo lo que mi amigo está haciendo

8


a los 33 años—, me di cuenta que estábamos en periodos desfasados, los dos amigos con los que compartía departamento estaban con muchas ganas de carretear y yo no, de hecho un día en el que estaban carreteando yo colapsé y me puse a buscar departamento en “comparto depto.” Para irme a vivir con más gente nuevamente. El lunes cuando llegué a mi trabajo mis compañeros me preguntaron porqué no me iba a vivir sola, y yo les dije que en realidad siempre había vivido con más gente, pero en ese momento me puse a pensar que no era tan mala idea y que parece que ya no estaba dispuesta a vivir otra vez así. ¿Qué tal fueron esos primeros días de vivir sola, sin más gente al lado? Al principio me costó mucho tomar la decisión. Desde el hecho de no saber si me iba a alcanzar la plata, porque yo cuando compartía departamento gastaba un cuarto de lo que gasto ahora viviendo sola, entonces eso me asustaba un poco… con el

9


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

10


tiempo empecé a darme cuenta que de verdad me podía sostener sola, vivir en un lugar tranquilo y que me gustara, que es súper importante. Mis amigos me convencieron, vi con suerte 3 departamentos y me vine a este. Al comienzo no fue tan terrible, excepto porque yo le tengo miedo a los temblores, entonces me da miedo que tal vez venga un terremoto y yo esté sola, ese es mi máximo miedo, o la soledad incluso me gusta. Me cambié de casa un día sábado, me compré una cama que llegó ese mismo día, y el total de mis pertenencias era ropa, una cama, refrigerador, un par de servicios, 2 tazas y no tenía nada más... Así que tuve que partir ese mismo día sábado a una multitienda a comprarme unas cortinas, porque estaba todo vacío, lo que genera que uno le agarre más el gustito a tu casa. Incluso hice un “Depto shower” para que mis amigos me regalaran cosas, y esa vez la celebración fue con todos mis amigos sentados en el piso.

11


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

La diferencia cuando uno vive con amigos es que uno llega a la casa y están tomándose una cerveza, ahora cuando llego si quiero tomarme algo tengo que llamar a alguien o tu invitar, no es como que uno llegue y esté todo armado, igual que cuando uno está muy estresado y quieres conversar con alguien, tienes que planificarlo, no es como antes que uno dejaba que las cosas fueran, si había gente bien, sino me encerraba o algo así, ahora hay que planificar las visitas. Me he acostumbrado rápido, y por suerte no me ha tocado ningún temblor fuerte. Que estuviera el departamento vacío ahora lo encuentro hasta entretenido, es como una anécdota que no tuviera nada, ni paños de cocina. De hecho un día fui a una multitienda y me pregunté “¿Qué se necesita para una casa?”, porque cuando uno vive con los papás en la casa ya hay cucharas de palom ellos ya tienen todo, y cuando vives sola te das cuenta que nunca en tu vida has comprado una, ni exprimidores, esas cosas HAY que comprarlas, tampoco un colador, a medida que vas cocinando te vas dando cuenta de

12


todo lo que implica tener una casa, hasta tuve que cambiar una ampolleta, en mi vida había comprado una, además, cuando uno vive con más gente, siempre hay uno que se hace responsable de eso, igual que donde los papás… si te vas de la casa de tus papás a vivir solo ahí debe ser mucho más complicado… El proceso de tomar la decisión fue lo más difícil, el atreverme, no así el vivir sola, porque aparecen esos miedos, si me equivoco, si no puedo pagar, porque hay personas que se deprimen, que son incapaces de vivir solos, aunque yo creo que toda persona debería tratar de vivir solo porque te conoces a ti mismo, es la única forma de auto-conocerse, que es lo que te molesta, que es lo que te gusta, porque cuando estás con alguien inevitablemente hay una forma que uno se adapte al otro… es como viajar solo, que también lo hice, tal vez por eso no fue difícil para mí, es como una declaración, y lo vas disfrutando, el día a día. Yo creo que todo el mundo debería atreverse a viajar solo alguna vez en la vida, aunque yo sé que socialmente es mucho más normal irse a vivir solo que decir “viajo

13


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

solo”, de hecho cuando le conté a mis amigos varios me dijeron “yo no podría”, a diferencia de decir “me voy a vivir solo”. ¿Y qué tal la vida doméstica, has tenido algún desafío en eso? Soy un desastre, por ejemplo ahora se me está cayendo el lavaplatos, nunca compré lámparas así que aún tengo las ampolletas a la vista, el mes pasado se me quemó una y fui a comprar pero nunca la he cambiado… en el tema doméstico soy súper relajada, tanto así que yo creo que podría llegar a molestar si viviera con alguien. Si llego un día cansada y no quiero hacer nada, no hago nada, en mi casa la cama se hace una vez a la semana que es cuando viene mi tía y hace aseo, asi que solo llego y me acuesto, y me da lo mismo, de hecho si tu llegas a mi casa el viernes y yo carretié el miércoles, puede que esté el mismo cenicero ahí con cigarros y a mi me da lo mismo porque yo fumo en todas partes en mi casa, una vez también se me quedó un pote con porotos

14


en el microondas como 2 semanas (yo no cocino) y lo abrí y casi me morí con el olor, fue asqueroso. El baño tiene malo el sistema de la cadena, una vez cuando vino mi papá lo intentó arreglar con lo que tenía a mano, y eso sigue ahí, hace 8 meses, y yo no me estreso, aunque el Feng Shui dice que uno no tiene que tener cosas rotas, yo no me estreso con eso me da lo mismo,… tampoco he colgado en la muralla ese cuadro que me encanta… Cocinar nunca ha sido un tema, lo hago, aunque casi siempre ocupo aplicaciones para pedir comida, o para que me vayan a comprar al supermercado y lo traigan a la casa, las conozco todas y las ocupo, aunque cada vez menos. Hubo un tiempo en que no iba al supermercado, entonces pedía sólo lo que necesitara por la aplicación, me di cuenta también que cuando iba al supermercado, que me gusta harto, me entretiene y me doy varias vueltas, entonces terminas comprando tonteras que uno no necesita, cremas, pesto, y después se me echan a perder en el

15


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

refrigerador porque compro cosas que no me voy a comer, entonces la aplicación me gustó porque compro lo justo y necesario. Lejos lo que más me molesta es tener que lavar la ropa, acá en el departamento que arriendo no hay lavadora ni secadora, entonces tengo que bajar a la lavandería del edificio y me carga, así que los miércoles cuando viene mi tía ella lo hace y yo lo agradezco, saber que el día jueves tengo toda mi ropa limpia, y que no tuve que ir a la lavandería. ¿Te has sentido más libre ahora qué estás establecida en un lugar tú sola? Creo que la palabra libertad es muy compleja, porque si hablamos de espacio si me siento más libre, antes vivía con dos amigos, entonces no podía andar por ahí en pijama en verano, igual tenía que ponerme ropa, un buzo por lo menos, y mis amigos tampoco andaban así por la casa, había un cierto respeto, indecentes pero no en ropa interior. Ahora me da lo

16


mismo, si quiero me acuesto igual como llegué, puedo pasar todo el fin de semana sin bañarme y todo bien, pero no creo que eso diga algo sobre más o menos libertad. ¿Pero al tener tu propio espacio y no venga nadie?… Sí, eso me agrada pero no lo llamaría libertad, en el fondo uno es más libre de hacer o no hacer, uno puede hacer todo o nada, y nadie me va a decir nada. Creo que va por un tema de tranquilidad, porque uno puede vivir sola y no ser una persona libre, cuando yo vivía con gente igual sentía libertad, yo soy muy adaptable a vivir con más gente, simplemente hacía cosas para mantener la convivencia, pero mi pieza era mi libertad también, como ahora es el lugar completo. Mi pieza era mi metro cuadrado, además si vivo con amigos igual nadie se va a meter a tu pieza, y puedes compartir también, y cada uno es libre mientras respete el espacio del otro. Acá es lo mismo, por ejemplo yo no conozco a mi vecino, pero

17


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

18


sé que no puedo estar metiendo ruido hasta las 6 am porque vive alguien al lado, arriba y abajo, entonces finalmente vives en una comunidad que es menos cercana pero igual uno tiene que seguir ciertas reglas de convivencia, entonces nunca vas a ser 100% libre aunque vivas solo en el Himalaya. Para mí la libertad se expresa en otros aspectos de la vida. El vivir solo es una opción, no sé si tenga que ver con la libertad, sí es más cómodo. Con el tiempo te acostumbras a tu casa, te sientes más cómoda y es tu espacio, tu decisión, el hacer o no hacer. Si quieres estar con más gente, llamo a un amigo y nos juntamos a comer algo, o vamos a nuestras casas y nos juntamos a tomar once, sino siempre es bienvenido Netflix. Hay veces que no me quiero quedar en Santiago y me voy a Viña, llego a la casa de mi papá, y es rico llegar y que haya comida, porque ellos saben que yo

19


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

no me cocino nada y lo que como es pura comida congelada, a veces como porotos verdes con carne congelada y un tomate. Entonces donde mi papá me prepara comida un poco más rica, tiene siempre consideración en ese aspecto la familia. Hay veces que no quiero ver a nadie y me quedo en mi casa el fin de semana, como no tengo cable, veo “frutos del país” o “recomiendo chile” y ese es un buen panorama. ¿Algún consejo que quieras darle a una persona que se va a vivir solo(a)? Que lo haga, hay muchas personas que dicen que no podrían vivir solas y yo les digo que como pueden decir eso si no lo intentan, a lo mejor te vas a arrepentir o lo vas a pasar mal, pero el aprender a conocerse yo creo que es lo mejor, y es la única forma, si a lo mejor no te atreves a vivir solo, anda de viaje a algún lugar por una semana solo, empieza a dar pequeños pasos. Hay gente que nunca en su vida han salido a comer solos, yo soy de las que sí puede salir y sentarse a comer en un restaurante porque sí, estoy sola y tengo hambre y

20


listo. Me encanta ir a tomarme un café sola, no tengo ningún problema con eso. Hay gente que dice “que le da cosa o lata ir a comer sola a un restaurante” yo digo… ¿qué tiene de raro eso? No falta la persona que te dice “pobrecita, está comiendo sola”, lo cual siento que es muy idiota, porque como no vas a poder ir a disfrutar un rico plato de comida en un restaurante que te guste, yo sí quiero ir a ese lugar, lo quiero probar y no voy a estar sola, voy a estar conmigo, y es bien entretenido, porque uno escucha las conversaciones de la gente y es muy gracioso. Yo creo que finalmente hay que hacer estas pequeñas cosas, como salir a caminar solo, para irse descubriendo y disfrutarse. Igual es rico estar conmigo. Si estas aburrido y no quieres salir, siempre están los matinales, la tele siempre apaña, el sentir ruido. Hay gente que ha vivido siempre con otras personas, imagínate, si se muere tu pareja de toda la vida y te

21


sientes obligado a tener que aprender a vivir solo, creo que eso es mucho más difícil, yo creo que es mucho más rico haber tenido la experiencia porque quisiste hacerlo o porque la vida te obligó a estar solo por algún motivo, ya no es algo positivo, y viene la soledad y es ahí cuando la gente se deprime. Yo partí conociéndome la primera vez que me atreví a vivir sola, ahí me obligué a comer sola, a lo mejor es un lugar súper turístico, tú piensas “como voy a perder ese lugar porque no ando acompañada, como no voy a ir a esos lugares”, de hecho yo pasé una navidad en una hostal, estaba en Florencia, me compré 2 cervezas, un pan de miga y unas galletas (en modo rata-tour porque había que hacer rendir la plata) y en la hostal pasamos las 12 conversando con gente que no conocía, pero fue una buena experiencia. Estar solo con uno mismo es muy entretenido.


El proceso de tomar la decisión fue lo más difícil, el atreverme... 23


FELIPE

VARGAS 28 AÑOS VIÑA DEL MAR


ya de más grande podía cuidarme sólo...


¿Hace cuánto que vives solo? Llevo 10 años viviendo sólo, yo vivía en Rancagua y por un tema de estudios me cambie a vivir a Viña del Mar el año 2008. Por 3 o 4 años viví con mi hermana acá, porque ella estudiaba y trabajaba, pero se devolvió a Rancagua con su pareja y me quedé solo en el departamento que compartíamos. Cuando era chico vivía con mis papás. Mi papá tenía una carnicería y eso le ocupaba todo el día, mi madre es educadora de párvulos y trabajaba en un colegio, así que de chico aprendí a defenderme en la cocina, aunque siempre había comida, sabía que en la tarde tenía que tomar once, doblar mi uniforme para el colegio, lustrar los zapatos… era mi rutina, no la seguía al pie de la letra ni todos los días, pero sabía que tenía que hacerlo. Mi hermana se fue cuando yo estaba en 5° básico, antes de eso ella me cuidaba, pero ya de más grande podía cuidarme sólo, me iba en micro a la casa, llegaba, veía tele o hacía las tareas, en el fondo yo administraba mi tiempo,

27


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

entonces cuando ya me vine a vivir solo no tuve que enfrentarme a un mundo nuevo. De igual forma hay cosas que aún no logro acostumbrarme, como que cada tanto tiempo hay que trapear o limpiar el baño, ahora último sigo un esquema de aseo, tal día hago una cosa y luego otra, depende del tiempo que tenga, por ejemplo ahora mismo tengo la embarrada en la cocina. ¿Hubo algún cambio desde que tu hermana se fue hasta ahora? Hubo un tiempo en que mi hermana viajaba harto los fines de semana y yo implanté en la casa una “política destructiva”, como me quedaba solo, usaba la pieza de mi hermana que siempre estaba ordenada, cuando ya me aburría de estar ahí desordenaba la mía, en el fondo su pieza era la habitación de apoyo para desordenarla, luego venía el living y así, iba cambiándome de espacio a medida que lo iba desordenando… no me molestaba mucho si las

28


ollas estaban sucias en el lavaplatos 3 días, claro que cuando ella volvía tenía que ordenar todo… Cuando se fue me acostumbré a andar en ropa interior por toda la casa. El tema es que ahora vivo en otro departamento y es mucho más expuesto, ahora me siento como el vecino de “Friends” que andaba todo el día en pelotas, porque desde mi ventana se ve el pasillo interior del edificio. Me ha pasado un par de veces en la mañana que tengo que ir a sacar una toalla al balcón o sacar la ropa que tengo lavada y se me olvida que se ve, y no falta la vecina que va bajando y me ve en bóxer. Ahora que tengo la experiencia de vivir realmente solo, me he dado cuenta que hay un montón de cosas que uno debería hacer y no hace, como por ejemplo limpiar las repisas de la despensa, del refrigerador o los vasos, creo que eso es un tema ya de viejo. También me ha dado por ambientar el departamento, ir a las tiendas de cosas para el hogar, lo encuentro bien interesante, hasta me he dado cuenta que tengo que cambiar el papel tapiz de las paredes, eso antes nunca

29


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

30


31


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

fue una preocupación… me gusta estar tranquilo en el tema de las compras también, me gusta tener cosas en la despensa, antes la plata que tenía para vivir me la gastaba carreteando y tenía que hacer malabares con los recursos, ahora es distinto. Siento que ahora como adulto no han sido muchas las cosas que he tenido que cambiar, ahora que vivo en un departamento que es mío, es mi casa, es mi inversión, entonces me preocupo de mantenerla, amoblarla, y como paso harto tiempo acá, me gusta que sea acogedora. ¿Te sientes más libre ahora que el espacio en el que vives es tuyo? —No me siento ni más ni menos libre que antes, sólo más responsable.— Entonces desde que eras chico tus papás te criaron bastante independiente…

32


Así es, de echo yo hablo bien poco con mi familia, yo desde chico mantuve una cierta autonomía, mis papás sabían que yo podía cuidarme. Cuando me cambié de ciudad sabía que iba a buscar un departamento con un amigo para vivir, no como mis compañeros de universidad que sí o sí los papás los mandaban a una pensión el primer semestre porque ellos no sabían si sus hijos iban a ser capaces de mantenerse por sí mismos, además que yo ya conocía la ciudad, así que tampoco iba a ser un tema tener que enfrentarme a un lugar nuevo. El año pasado tuve una pieza desocupada donde vivía y publiqué en redes sociales que la arrendaba, y tuve un amigo que se quedó conmigo un mes, otro amigo 6 meses y una amiga 2 meses más o menos… igual era una lata porque yo estaba acostumbrado a vivir solo, a veces me gusta llegar y no hablar con nadie, y en estos casos tenía que llegar y compartir… igual es piola cambiar la rutina y vivir con alguien más, es bueno siempre poder conversar.

33


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

¿Hay algún consejo que quieras darle a una persona que se quiera ir a vivir solo(a)? Que siempre tenga una copia de las llaves de la casa, en un lugar seguro, ya sea tu pareja, en tu lugar de trabajo, etc. Porque cuando vives solo es eso o tener que pasarte del balcón de tu vecino hacia tu casa (que lo tuve que hacer varias veces) o pagarle a un cerrajero que por suerte nunca me ha tocado. También hay que tener cuidado con los vecinos que molestan por el ruido, por ejemplo ahora donde estoy viviendo tengo una vecina que me vino a amenazar por el ruido. Fue un domingo a mediodía, yo estaba trapeando al ritmo de Iron Maiden, y de repente siento que alguien golpea la puerta de mi casa súper fuerte, era la vecina (bien estirada y copuchenta), a penas abrí la puerta me empezó a gritar por la música fuerte, y me dijo que “era la presidenta del comité del edificio y la multa por ruidos molestos es de X UTM, y tú te ves un niño bastante inteligente así que vas a entender lo que te digo cierto?” en el fondo es una vecina bastante jodida y con eso hay que tener ojo.

34


Lo otro es que uno va adecuando su propio espacio según su forma de vida, por ejemplo la distribución de los muebles. En este caso yo no tengo ningún sillón orientado hacia la televisión, porque yo rara vez hago eso, no la uso mucho, en casi todas las casas la gente usa el living o lo orienta solo en función de la televisión. Hace mucho que no me pasa esto, pero cuando tenía insomnio, me levantaba a las 4 am a hacer aseo, generalmente iba asociado a periodos de más stress. En el fondo hay que armarse un sistema, uno con el paso del tiempo va viendo y conociendo nuevos niveles de orden doméstico, yo creo que eso va aparejado con la edad, como ejemplo, en la cocina hay una bolsa con basura, si le preguntas a mi “Yo del pasado”, la bolsa de basura se bota cuando está llena, aplicando la lógica, en cambio ahora si veo que la bolsa está ahí hace días, está generando olor, entonces sí o si hay que sacarla… estos son otros niveles de responsabilidad que uno adquiere cuando

35


“SOLOS, relatos de familias unipersonales�

se va a vivir solo, propio de la adultez, uno puede negociar con uno mismo.

36


Dato: Es mejor no pagar la cuenta del agua que la de la luz, porque el agua si te la cortan, te ponen un alambre todo ordinario, te bloquean la llave con eso y es súper fácil sacarlo, en cambio con la luz perdiste. Así que si alguna vez tienes que elegir que cuenta pagar, paga la luz. 37


ANALÍA QUINTANA

28 AÑOS FREIRINA, III REGIÓN


El 2015 me fui de la casa de mi mamá, tenía 25 y fue una crisis.


¿Hace cuánto que vives sola? Nací, crecí y estudié en la V región. Vivo sola hace 3 o 4 años aproximadamente. Siempre quise vivir sola, no por problemas familiares ni nada, sino por sólo querer tener mis cosas, entonces ya cuando salí de la Universidad y comencé a trabajar hace ya más de 4 años, pude independizarme, es decir, solventar mis gastos. El 2015 me fui de la casa de mi mamá, tenía 25 y fue una crisis. Las mamás piensan que uno se va a ir de la casa casada a vivir con el marido, a ser dueña de casa… así que apenas pude solventarme me fui, sin marido y sin guagua. (jajaja) Al principio viví un año y medio en una típica casa de Valparaíso, grande, con varias piezas, techos altos y pasillos, yo arrendaba una pieza, había más gente, pero era tan amplio que tenía la sensación de vivir sola, cada una estaba en su mundo. Después de eso me fui a un departamento sola en Avenida Alemania, cerca de la casa de Neruda.

41


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

Estaba en Valparaíso ejerciendo y cuando quedé sin trabajo, vendí todas mis cosas y me vine a trabajar a Vallenar, pero viviendo en Freirina. Tengo un amigo que vive acá, un familiar de él estaba arrendando una casa que la ocupa solo en el verano, así que estoy viviendo ahí. ¿Qué tal los primeros días en el norte? A pesar del cambio, no fue tan abrupto todo, porque la casa está llena, es decir, no tuve esa necesidad de comprar cosas, como uno siente cuando recién se cambia que faltan algunas cosas en la casa, ese vacío de que falta un sillón o un comedor… ya tenía una onda de casa, entonces no fue difícil adaptarme. Lo que más me ha costado es acostumbrarme a que queda lejos de mi trabajo, como a 1 hora y 15 minutos, de los cuales 45 minutos son en un “mini” que es como una micro más chica y después un colectivo. Como es todo campo, es la única línea de “minis” que pasan por acá, entonces por ejemplo si pasa algún accidente en la carretera, me quedo varada en Vallenar.

42


¿Y el cambio de compartir una casa con más personas a vivir sola en una casa en el norte fue muy difícil? Al contrario, fue súper placentero. Sobre todo no sentir bulla de los vecinos, especialmente los domingos en la mañana, porque a veces a uno le carga que haya música fuerte. Me encanta poder escuchar sólo mi bulla, eso es mucho mejor. Acá quién me despierta es un gallo que canta en las mañanas tipo 7:30 u 8:00 am. ¿Y cómo lo haces con las compras? Como es una zona rural, no hay supermercado, vivo relativamente lejos del centro de Freirina, y aparte hay muchos agricultores que viven en la zona que tienen sus plantaciones de verduras, frutas de estación, tienen de todo, y ellos vienen a mi población a vender sus productos, van vendiendo puerta a puerta. Eso si en los almacenes le suben un poco el valor a los

43


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

44


alimentos no perecibles, es mejor comprarlos en Vallenar, o también se da que entre los vecinos nos organizamos y compramos productos al por mayor, siempre hay algún vecino que tiene familiares con almacenes, entonces se le compra al camión que abastece los negocios de por acá. ¿Y tú cocinas? Sí, pero hay un tema en la proporción que no domino, entonces termino comiendo dos o tres días lo mismo. Cuando vivía en la casa de mi mamá, siempre había mucha gente, no había ningún problema si cocinabas una olla entera, entonces por ahí me he equivocado con eso, y después de comer 3 días lo termino congelando, sobre todo las legumbres. El único problema de eso es cuando se me llena el freezer con comida, que no me queda espacio, pero ya no me pasa eso, he aprendido un poco a la fuerza el tema de cocinar para uno.

45


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

¿Has tenido algún desafío en tu vida doméstica? Mantener la loza limpia, todavía es un desafío, hasta el día de hoy. El umbral de tiempo es 5 días, he encontrado vida debajo de la loza sucia, cosas muy feas. También me ha pasado que tengo que botar cosas, como una olla, que se me quedó con comida afuera del refrigerador, y como era pleno verano, comenzó a tener vida propia, con pelos y todo. Acá en la casa como está amoblada, tiene muchos cubiertos, muchos platos, entonces podían pasar 5 días sin lavar la loza, porque podía ensuciar un plato nuevo todos los días, lo mismo con los cubiertos, que generalmente vienen en juegos de 6, entonces tengo 6 cucharas, 6 tenedores, podía estar hasta 12 días sin lavar la loza. En comparación, mi pieza ahora está más desordenada que cuando vivía en la casa de mi mamá, porque ahora dejo la ropa en el suelo sin que nadie me diga nada. Recoger la ropa que está tendida en el patio podría considerarlo también

46


Yo aprendĂ­ de esos errores, porque mi casa no es el antro de perdiciĂłn de todos... 47


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

como un desafío, lavarla y tenderla altiro, a veces se me olvida la ropa y se queda húmeda en la lavadora, y tengo que volver a lavarla, o a veces voy a tenderla afuera, pero se me queda afuera en la noche, y se hiela para el día siguiente, y así, al igual que la loza, pasan 5 días… porque en la mañana salgo siempre muy rápido entonces no miro hacia el patio, entonces se me olvida, a menos que necesite algo que está tendido, y en la tarde cuando llego ya está oscuro, entonces no se ve el patio ni la ropa tendida. ¿Te sientes con más libertad ahora que cuando estabas viviendo con tu mamá? Si, obviamente con más libertad, pero si me pongo a hacer carretes o con mucha libertad acá en la casa, soy yo la que tiene que limpiar después, entonces trato de que no pase mucho eso, porque igual cuido la casa, trato de mantenerla limpia, el piso sobre todo, porque como hay pura tierra, a veces se arma barro y queda todo sucio.

48


¿Podrías dar un consejo que te parezca fundamental para alguien que esté por comenzar esta nueva etapa? Si o si uno tiene que ser responsable de la casa, es decir, cuidarla, no maltratarla, porque uno cuando recién vive solo se vuelve medio loco, uno invita gente, pone la casa para los carretes. Yo aprendí de esos errores, porque mi casa no es el antro de perdición de todos. La salida de la casa de los padres siempre va a ser una crisis, para bien o para mal siempre va a ser crisis. En mi caso, para mi mamá fue súper complicado, porque somos muy cercanas, yo creo que ella siempre pensó que yo me iba a construir una casa al lado de la de ella, o hacer un segundo piso, no que me fuera a vivir sola. Yo preparé a mi mamá por hartos meses pero ella se resignaba, evadía el tema. Cuando le dije que me iba fue súper complicado, no me dejó sacar nada de la casa, solo saqué mi ropa, no pude llevarme sábanas, frazadas, nada de nada, menos mal que había guardado un poco de plata así

49


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

pude comprarme las cosas más urgentes. Cuando me cambié por segunda vez de casa ahí ya superó el tema y me fue a ayudar, incluso ahora cuando me vine al norte. Yo creo que era una cosa de tiempo para mi mamá asumir que me fui de la casa, de dejarla un rato y que ella viera que podía mantenerme. Yo creo que ella tal vez tenía miedo de eso. ¿Alguna vez sentiste que no ibas a poder solventar tus propios gastos? En los proyectos donde trabajo, todos tienen fechas de término, entonces cuando ya estás próximo a la fecha de ese término, es preocupante, entonces en esos momentos me da miedo, cuando se termina el trabajo pero tengo que seguir pagando el arriendo y las cuentas. La idea es que uno vaya ahorrando cuando trabajo. Me da miedo tener que volver, es decir, vivir solo es un proyecto de vida, entonces fracasar en eso me da miedo.

50


51


FERNANDA CHAPARRO

37 AÑOS DUBLÍN, IRLANDA


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

¿Hace cuánto tiempo vives sola? 2 o 3 años en Chile y 14 años en Irlanda, desde el 2004. No es que yo haya decidido vivir sola, las circunstancias de la vida así fueron. Sola así por independencia, En Irlanda. Acá partí un par de años compartiendo casa, cuando recién llegué compartí casa con gente que uno conoce en el camino y después a vivir sola. ¿Y qué tal fue esa experiencia de compartir casa? Es extraño, porque aparte estás en otro país, es otra lengua, era chica, solamente tenía 24 años y estar en otro país completamente diferente, son tantas culturas, aparte otras mañas de la gente y todo eso fue difícil, pero a la misma vez fue súper enriquecedor el conocer todo eso, llenarte de cultura, conocer más gente, también aprendí a tener más paciencia, tolerancia y crecer.

54


Viví sola después de mucho tiempo, literalmente me cansé de vivir con mucha gente. Cuando se fue mi hermano a hacer el servicio militar en Chile yo pasé por toda esa época de las fiestas y eso, entonces no quería nada más de eso ahora. Un par de veces alojé a mi primo que también vive acá, lo invitaba y no se iba más. En general me encanta vivir sola, es bueno vivir y compartir con más gente, pero también es agradable el vivir sola. ¿Te gusta vivir sola? Sí, bastante. Es independencia, no tener que decirle a nadie lo que haces, o si quieres o no ordenar, si eres desordenado a nadie le importa tu desorden, en mi caso soy una controladora . Tengo todo el tiempo todo ordenado y nadie me desordena, hago lo que quiero, es como estar contigo mismo, tal vez más profundo que eso, te aprendes a conocer, maduras un montón, aprendes a valorar a la gente que tienes afuera, a

55


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

56


tus amigos un poco más, aprendes a estar tranquilo en la soledad, y cuando vez a tus amigos es mejor. La tranquilidad no tiene precio. También es difícil, porque uno tiene que lidiar demasiado con la soledad también, acá sobretodo en el invierno, es largo y frío, entonces estás más solo aún, la gente no sale. Hay muchos días en que es literalmente del trabajo a la casa y no se ve a nadie más que tus compañeros de trabajo. ¿Y cuándo vivías en Chile como fueron tus primeros días de independencia? Fue algo complicado, porque fue en el tiempo que mi mamá murió y se fue mi papá también, y mi hermano estaba haciendo el servicio militar, creo que fue una etapa muy oscura en mi vida, no fue por elección. Yo era chica, tenía 16 años, y creía que me sabía todo el mundo pero no es así. Fue duro mental y económicamente. Tenía que lidiar con ir al colegio y tener yo mis propias responsabilidades, es decir, no había nadie que me mandara al colegio, ir o no

57


ir era cien por ciento mi decisión, no tenía a nadie que me dijera que hacer, es decir, llevaba una vida de adulta. Trabajaba los fines de semana y entre los veranos antes de terminar el colegio. Hubo un tiempo, cuando mi mamá estuvo muy mal de salud, que vivimos todos juntos en la casa de mi abuelo, éramos 10 personas en una casa, entonces siempre había alguien, y cuando mi mamá empeoró, ella necesitaba su espacio, y como éramos muchos, nos mudamos a otra casa y ella falleció a los 3 meses. Un mes antes de que eso pasara, mi hermano se fue a hacer el servicio militar, así que de haber vivido 10 personas pasamos a 3, mi mamá cayó al hospital y estaba yo sola en casa, mi papá brillaba por su ausencia, llegaba en la noche de trabajar. Pasar de todo eso a ser yo sola fue muy fuerte, y la soledad era increíble, si no hubiese sido por mi primo Álvaro, que pasábamos todos los días juntos, se quedaba en mi casa todo el fin de semana, íbamos juntos al colegio, entonces fue muy duro, y ahí dije que yo nunca más quisiera vivir eso.


La verdad no sé qué estaba buscando cuando me vine, tal vez el salir del país y venirme acá, estar sola y cuidar de mi misma me hizo ver que estaba bien, que era feliz. ¿Y cómo fue que decidiste irte a vivir a Irlanda? Uff, eso fue de un día para otro, mi situación de vida en Chile estaba muy difícil, ya no podía más con nada más y fue justo durante un viaje que hizo mi prima a Chile, creo que en abril del 2004, ella se devolvió a Irlanda y me llamó a Chile, diciéndome que porque no me iba para allá, y esa misma semana dije “me voy”, compré el pasaje con la ayuda de mi tía, y en menos de dos semanas yo estaba volando en avión, fue un 9 de mayo del 2004. Nadie me creía, todos pensaban que me iba a devolver, porque nunca había dejado Chile, nunca había dejado Viña del mar, lo más lejos que había llegado era Salamanca e Illapel a la casa de unos familiares durante el verano. Y no volví más a Chile en 4 años.


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

El viaje fue como una liberación, venir acá y dejar todo atrás, empezar de cero, una vida tranquila, conocerme y estar bien conmigo, estar feliz con lo que haces, fue una de las mejores elecciones que he tomado. ¿Has tenido algún desafío en tu vida doméstica? Sí, muchas veces. Cuando recién llegué me vine a vivir con mi prima, fue terrible, fue el peor año de mi vida, porque yo no hablaba inglés y toda la gente con que vivía sí, entonces yo no me podía comunicar. Aparte vivir con otra gente es convivir con otras costumbres, otra cultura, otros caracteres, era el primer año de mi vida en otro país, y era también la primera vez que vivía sola. Hay que tener mucha paciencia. Hay ocasiones en te quedas sin trabajo y como no tienes a nadie tienes que solucionarlo tú, no tienes nada, porque a fin de mes hay que pagar la renta y si no pagas te tienes que ir, a veces el dinero no alcanza. Hay que luchar un montón, esas son las cosas que uno

60


El cambiar de país fue algo súper positivo, es un beneficio increíble, y el mayor de ellos es apreciar a la gente que tienes a tu lado, mis amigos que son mi familia acá... 61


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

tiene que lidiar día a día, cuando no hay trabajo… por suerte acá el trabajo llega bastante rápido. El problema de arrendar acá es que como somos la clase trabajadora, cuesta mucho comprar casa, sobre todo para mí que vivo en un país que no es el mío, no tengo nacionalidad y eso es más difícil todavía, el hecho de arrendar, por ejemplo si se le ocurre al dueño de la casa que estás arrendando vender, te piden la casa y en 3 meses te tienes que ir, porque la quieren vender, eso da inseguridad, no saber si… Vivir sola también hace que la soledad esté siempre ahí, a veces te llega. Por ejemplo acá en invierno hay muy pocas horas de luz y muchas de oscuridad, y eso hace que uno empiece a deprimirse un poco, pero independientemente de todo eso, está bien vivir sola. Para mí la tranquilidad máxima es estar tranquila y tener mi propio lugar, mi lugar seguro, mi hogar. Así que eres bien ordenada con tus cosas… Maniática de la limpieza, mis amigos se ríen, pero

62


yo tengo que tener mi casa impecable, y ese fue uno de los desafíos que fue vivir con gente, por ejemplo, a alguna persona le puede dar lo mismo dejar una chaqueta en el sillón, eso me pone mal, soy una “freak” de la limpieza y el orden, todo tiene su lugar, es mi TOC (Trastorno obsesivo-compulsivo), entonces en este sentido el beneficio de vivir sola es increíble, una ventaja enorme, nadie me desordena mis cosas, y mi cocina brilla todo el tiempo… Tampoco me gusta mucho el ruido, en todos estos años que llevo viviendo sola, he descubierto que no me gustan los ruidos, los gritos no los soporto. Es una tremenda ventaja tener que escuchar a nadie y ver a mis amigos solo cuando muero de ganas por verlos es increíble, los aprecias un montón, a la familia también, cuando me doy cuenta que los extraño y quiero verlos. ¿Hay algo en tu casa que no te guste hacer? Odio barrer y planchar, no plancho nunca y en mi

63


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

64


casa no existe la escoba, yo solo aspiro, es tanta mi obsesión con la limpieza que cuando barría, sentía que la escoba dejaba pelusitas, es decir, barría e iba dejando los muertitos y eso me molesta mucho, entonces puedo estar barriendo 3 horas. En el caso de la plancha, como no plancho, estiro y doblo todo con harto cuidado para no tener que plancharlo después. Otro tema es el baño, para mí el baño tiene que oler a cloro a penas entras a la casa, oler a limpio. Tengo muchas obsesiones, lo peor de todo es que con el tiempo se te va empeorando, yo me doy cuenta, me molestan los tumultos de gente, me voy poniendo como mi abuelo, cuando hay mucha gente en casa quiero echarlos a todos, de repente digo basta y quiero estar tranquila con mi cabeza y mis pensamientos, mi primo y mi hermano son iguales. Igual a veces me dan ganas de vivir con alguien o en pareja, ojalá alguna pareja dure, pero la verdad por el momento prefiero estar sola, así estoy bien. A veces cuando vives con más gente tienes que escuchar

65


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

problemas que no son tuyos, que no te pertenecen, aunque suene un poco cliché, te das cuenta que cada persona es dueña de su propia felicidad, tú no tienes el poder de hacerlo feliz, es decir, puedes ser buena persona y tratar de que el momento que estén contigo sea grato, pero no puedes hacer la felicidad de nadie, tú eres dueño de tu propia felicidad y tranquilidad, y eso es así. El haber vivido todo lo que viví en Chile fue horrible y doloroso, una soledad increíble que no te la puedo explicar, era todo negativo, negro, pero de esa soledad no queda nada, no cambio mi tranquilidad acá por nadie, a menos claro, que estuviera mi hermano acá, pero eso es ya otra cosa. El cambiar de país fue algo súper positivo, es un beneficio increíble, y el mayor de ellos es apreciar a la gente que tienes a tu lado, mis amigos que son mi familia acá. Lo único fome, por ejemplo, es que estuve enferma la semana pasada y no tenía ni un perrito que me viniera a dejar una sopita, esas son las cosas que me hacen decir “ojalá viviera con alguien”...

66


¿Tienes algún tip o dato para alguien que quisiera emprender esta aventura de vivir solo? Que lo hagan, que den ese paso y lo hagan, porque los beneficios son increíbles, cuesta pero la tranquilidad no tiene precio, sobre todo para la gente que aún vive con sus padres, para que se den cuenta que la vida es diferente, para que se den cuenta que viven en una burbuja de protección, cuando vives solo te das cuenta que hay que luchar y que siempre van a haber cosas muy buenas y malas, y si en algún momento estás mal, todo pasa. Ahí te das cuenta que vivir solo es bueno. Para los que viven con sus padres y se van a vivir solos, está bien tener la seguridad de siempre tener la ayuda de ellos, pero también es olvidarse un poco de eso, hay que madurar, conocer otras personas, independizarte. Estar bien o mal depende sólo de ti. Ojalá más gente se independizara y vieran lo lindo que es, saber que cuando entras a una casa, es tuya, que aunque no tengas un sillón, pero sabes que eso es

67


“SOLOS, relatos de familias unipersonales”

fruto de tú esfuerzo, eso para mí tiene una recompensa increíble, que es estar muy orgullosa de ti misma. A veces me dan ganas de estar con más gente e invito a mis amigos a la casa, para compartir un poco, cuando uno va creciendo te das cuenta de que toda las personas tienen prioridades diferentes, crecemos y nos hacemos adultos, y ya no hay todo el tiempo fiestas. Yo no sabía que era tan intolerante a los ruidos, viniendo de una familia tan numerosa y media caótica, no que apreciaba tanto estando en silencio y en tranquilidad, hasta que empecé a vivir sola.

68


69

Libro "Solos, relatos de familias unipersonales"  

Presentación de 30% avance del libro "Solos, relatos de familias unipersonales" , de Andrea Díaz Schiappacasse. Diplomado en Diseño Editoria...

Libro "Solos, relatos de familias unipersonales"  

Presentación de 30% avance del libro "Solos, relatos de familias unipersonales" , de Andrea Díaz Schiappacasse. Diplomado en Diseño Editoria...

Advertisement