Issuu on Google+

LEYENDA DEL PULPO GIGANTE “Durante el pre consulado de Lucio Lúpulo, escritor, decía que había un pulpo gigante que salía del mar hacia las piletas acabando con las salazones. Se le ponían por delante unos cercados, pero los saltaba usando un árbol y no se hubiera podido atrapar si no llega a ser por el olfato de los perros. Éstos lo rodearon cuando volvía por la noche y los guardas al despertarse se aterrorizaron por algo tan increíble. Su tamaño era grande, después el color y con un olor de espanto. ¿Quién hubiera podido esperar un pulpo en aquel lugar o lo hubiera podido reconocer de esa manera? A ellos les parecía que luchaban contra un monstruo, pues espantaba a los perros con su bufido, además, unas veces con la punta de sus tentáculos golpeándolos, otras veces, con la parte más fuerte de sus brazos; a duras penas se pudo acabar con él. Le enseñaron a Lúpulo la cabeza, del tamaño de un tonel con quince ánforas de capacidad; además las barbas, que apenas podían abarcarse con los dos brazos, llenas de nudos, con sus ventosas de una urna de capacidad, como calderos y, así mismo, los dientes. Sus restos pesaron setecientas libras."


leyenda del pulpo