Issuu on Google+

REPÚBLICA

DOMINICANA SANTO DOMINGO, PUNTA CANA, SOSÚA Y MÁS


ANTES DE SALIR DIRECCIONES ÚTILES Antes de iniciar cualquier gestión conviene que preparéis el viaje con cierto tiempo. Acudid, por ejemplo, a la Embajada de la República Dominicana y haced acopio de cuanta información os puedan ofrecer. Visados, situación política, moneda y consejos administrativos son algunos de los aspectos que la agregaduría cultural (o cualquier otro departamento) os puede aclarar. Otro punto de interés es la Oficina de Turismo.

F

Allí, desde luego, es donde mejor y más información tendréis. Siempre os hablarán de las maravillas del país, pero si sabéis desbrozar bien la realidad de la utopía, cuanto os digan podrá resultaros muy útil. Es el primer sitio donde entraréis en contacto con la belleza de la República Dominicana, aunque ya tendréis información de primera mano a través de mapas, listas de hoteles, vuelos interiores, etc. La información es abundante y útil si pensáis hacer un viaje independiente y conocer en profundidad la isla.

> MÁS INFORMACIÓN • EN ESPAÑA Embajada de la República Dominicana. Paseo de la Castellana, 30, 1º derecha, 28046 Madrid, telf. 91 431 53 95; www.embajadadominicana.es. Oficina de Turismo. Calle General Yagüe, 4, puerta 12, 28020 Madrid, telf. 91 417 73 75; fax: 91 598 00 25; www.godominicanrepublic.com. • EN LA REPÚBLICA DOMINICANA Embajada de España (sita en Santo Domingo). Calle Independencia 1205, telf. (001) 809 535 65 00; fax: 809 535 1595. Secretaría de Estado de Turismo de la República Dominicana, Avenida México, esquina Avenida 30 de Marzo, Edificio de las Oficinas Gubernamentales, telf. (001) 809 221 4660; fax: 809 682 3806. Asociación Nacional de Hoteles y Restaurantes (ASONAHORES), Consejo de Promoción Turística, Avenida de México, 66, Santo Domingo, www.asonahores.com. Teléfono de emergencia consular del Consulado General de España en Santo Domingo: 809 697 3035.

10


ANTES DE SALIR • CLIMA. CUÁNDO IR

LLEGAR EN AVIÓN No es fácil decidirse por una compañía área o por una agencia de viajes. Afortunadamente, la oferta para viajar a la República Dominicana es abundante, pero tenéis que fijaros en la fecha del año en que deseéis hacerlo y comparar las tarifas. Allí, la temporada alta abarca el periodo comprendido entre diciembre y abril. Durante la temporada baja, las ofertas son de auténtica ganga, y las aglomeraciones, un mal sueño. La competencia es muy fuerte. No existe más posibilidad (de momento) que trasladarse en avión, de modo que os recomendaremos las formas más directas y asequibles que pueden encontrarse por vía aérea, desde las regulares a las de bajo coste. COMPAÑÍAS AÉREAS En total, más de 60 compañías viajan a los distintos aeropuertos de Santo Domingo, Puerto Plata y Punta Cana. Desde Europa hay vuelos regulares y de bajo coste, desde Madrid, Roma, Milán, Bonn, Berlín, Hamburgo, Bruselas, Londres, París... Los vuelos de bajo coste han incorporado hábitos novedosos en la manera de viajar y ya no es un exotismo de unos pocos desplazarse a un destino lejano.

CLIMA. CUÁNDO IR Evidentemente, una primera consideración es, atendiendo a lo económico, estudiar las temporadas alta y baja, que influirán notablemente en las tarifas de avión y hoteleras. Generalmente, Navidad, Semana Santa y verano, especial-

mente las dos primeras, son los periodos más caros. Si podéis, viajad fuera de esas fechas. Desde nuestro punto de vista, febrero es el mes ideal para ir a la República Dominicana. Es cuando se pueden observar a la perfección las ballenas jorobadas que llegan a la Bahía de Samaná (noreste) a aparearse, y tiene lugar el Carnaval, acontecimiento que llena el país de tradición y colorido. Además, todo hay que decirlo, en España hace frío en febrero y da mucho gusto lo de bañarse en una playa paradisíaca. CLIMA Para la mayoría de la gente ir a la República Dominicana es sinónimo de buen tiempo. Podéis encontraros con alguna sorpresa, sin embargo, si no os gusta la lluvia y lo que váis buscando es el típico clima caribeño. La República tiene dos estaciones bien definidas y condicionadas por los vientos alisios y las corrientes marinas: la lluviosa o ciclónica (entre abril y junio) y la seca. Las dos tienen su encanto, y en común, que el frío nunca os hará buscar un jersey en la maleta, aunque sí una ligera chaqueta de manga larga para las noches, pues a veces refresca un poco. Suele ocurrir también que en los sitios cerrados el aire acondicionado esté “acondicionado” a temperaturas glaciares. El clima, en fin, da para mucho. A bastante gente lo que más le gusta es bañarse mientras cae una buena tromba de agua; a otros, disfrutar del cielo raso y transparente mientras la brisa broncea su piel. Como en todo, es cuestión de gustos, pero estos matices hay que tenerlos 11


SANTO DOMINGO > CAPITAL DE LA REPÚBLICA. 2.700.000 HABITANTES Es el centro de todo, histórico y económico, y la Ciudad Primada del Nuevo Mundo, título que abandera con orgullo histórico… y turístico. A veces mágica y siempre caótica, Santo Domingo refleja el carácter alegre y anárquico del dominicano. El Malecón y la Ciudad Colonial son sus principales patrimonios urbanos, dos zonas imprescindibles para disfrutar de esta gran ciudad caribeña con todos los contrastes posibles. El río Ozama marca, desde la fundación de Santo Domingo en la orilla oriental, en 1498 (aunque su ubicación actual data de 1502), la vida y la impresionante actividad del centro neurálgico de la República Dominicana. Desde hace años es el destino principal de la emigración rural. Aquí no hay playa, pero resulta vital conocer su ritmo frenético antes de entrar en el paraíso de su deslumbrante litoral. Boca Chica, La Caleta, el Puerto de Haina y Guerra son los principales puntos de interés en sus alrededores.

INFO

> Oficina de Turismo. Isabel la Católica, 103, telf. 809 686 3858. www.godominicanrepublic.com. > Politur. Policía Turística. El Conde esquina con José Reyes, telf. 809 689 6464.

TRANSPORTES

> Autobuses urbanos. La línea OMSA recorre la capital en rutas por las principales arterias. No hay pérdida. Se coge en las marquesinas y tiene rutas muy lineales (Avenidas Winston Churchill, Independencia, 27 de Febrero, Máximo Gómez, etc.). El billete cuesta 10 pesos (15 pesos con aire acondicionado).

> Autobuses interurbanos.

Tres compañías de autobuses viajan por todo el país: Metro (www. metroserviciosturisticos.com), Caribe Tours (www.caribetours.com. do) y Transporte Espinal (www. transporteespinal). Hay compañías más pequeñas y económicas con 36

el inconveniente de que no se puede reservar.

> Aeropuerto de las Américas. Telf. 809 947 2225. www. aerodom.com.

> Tren Turistico Cultural El Chu Chu Colonial (calle Isabel la Católica esquina El Conde, telf. 809 686 2303, www.chuchucolonial.com) efectúa un recorrido de 45 minutos para conocer 500 años de historia. > Taxis. Los hay por toda la ciudad. Es muy recomendable pactar el precio del trayecto con antelación y saber que cuestan un poco más por la noche. > Metro. Desde 2009 funciona una línea de metro con 16 paradas que une la ciudad de norte a sur y está previsto que entre en funcionamiento una segunda línea de este a oeste con 14 estaciones. Además está en proyecto la ampliación de la red con cuatro líneas más. Más información: www.santodomingotransitmap.com y www.opret.gov.do.


LA VISITA • ZONA COLONIAL

VISITA ■ Si hay algo en lo que entretener el tiempo en la capital dominicana es en la visita de los rincones de esta “gran city”, atravesada por el río Ozama a mitad de camino entre una ciudad del futuro a lo Blade Runner (como muestran los puentes Duarte y Mella que comunican la zona oriental y la occidental) y un suburbio de cualquier ciudad tercermundista. Hay unos contrastes tremendos, una gran actividad y un bullicio sin parangón, aunque siempre se mueve con una gran vitalidad y un desenfrenado optimismo, se vaya por la zona que se vaya. Hay carteles publicitarios digitales propios de Times Square, pero también pintadas anunciando un colmado; limusinas pero también conchos destartalados; edificios casi rascacielos pero también chabolas; ejecutivos y mendigos; luces de neón y apagones, todo en un deslumbrante gazpacho caribeño movido y mezclado con merengues y bachatas a todo volumen.

ZONA COLONIAL La Zona Colonial es el núcleo germinal de la ciudad, de la República Dominicana y de América. La UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en diciembre de 1990, de modo que estamos ante un auténtico monumento en sí mismo. Se encuentra bastante bien conservada y se sitúa en la orilla occidental de la desembocadura del río Ozama. Hay dos arterias fundamentales que os pueden servir de referencia: la popular calle El Conde –con la puerta del mismo nombre (en ho-

nor al conde de Peñalva), que nos servirá de frontera geográfica con la zona Malecón-Gazcue– y la calle de Las Damas, en honor de la virreina doña María de Toledo. Esta última es quizás la más bella del conjunto, en la que, con imaginación, se puede ver a los conquistadores y sus damas paseando por ella. La calle El Conde comienza en el Parque de la Independencia, referencia patriótica ineludible de la República Dominicana, en cuyo altar descansan los restos de Sánchez, Juan Pablo Duarte y Mella.

Bajo el patronazgo de la Corona de Castilla, descubrió la isla en el primer viaje y la bautizó. Fundó la primera ciudad, La Isabela, en honor de la Reina Católica. No logró encontrar grandes cantidades de oro y a su vuelta fue acusado de despotismo y malversación. Aunque hizo tres viajes más para explorar América Central, su autoridad quedó menoscabada, pero se retiró, enfermo y olvidado, acusado de tirano y ambicioso. Murió en Valladolid en 1506. Hoy se disputan sus restos el Faro de Colón, en Santo Domingo, y la catedral de Sevilla.

Cristóbal Colón

37


REPÚBLICA DOMINICANA

Es la arteria comercial más importante de Santo Domingo (la única peatonal de la ciudad para más señas) y desemboca en el Parque Colón, corazón de la zona colonial, donde se encuentran la estatua del Almirante (monumento del siglo xix que señala digitalmente, como es costumbre en la iconografía del descubridor, hacia el continente americano con una vencida y triste india anacaona a sus pies) y la catedral Primada de Santa María de la Encarnación, perla de la ciudad, cuyo proyecto de construcción data de 1510 aunque la primera piedra la colocó Diego Colón en 1521. Tardaría veinte años en tener la sólida presencia que ofrece actualmente. Sobre la controversia a propósito de los restos de Cristóbal Colón, parece que lo único seguro es que reposaron durante bastante tiempo en una de sus catorce capillas.

Piratas del Caribe El ataque del pirata Francis Drake en 1586 todavía se recuerda. Corsario de la reina Isabel I de Inglaterra, ancló en Santo Domingo con una flota de 25 barcos. Luego entró con sus tropas en la ciudad, quemando edificios y exigiendo un rescate, pero sin conseguir anexionar la isla a la Corona británica. 38

El recorrido por esta “L” imaginaria nos lleva a la calle de las Damas, que toma el nombre debido a la afición que doña María de Toledo (mujer de Diego Colón, hijo, a su vez, del Gran Almirante) por pasear el palmito junto a su corte en los ajetreados albores del siglo xvi. A ambos lados de la calle se reparten monumentos y edificios tan importantes como la Fortaleza Ozama, la Casa de Bastidas, la Casa de Francia, el Panteón Nacional, la Casa de los Jesuitas, el Reloj de Sol, las Casas Reales y la Capilla de los Remedios, por citar algunos. Culmina la calle de las Damas en la Plaza de España, donde se reparten, dentro del recinto amurallado, y con extraordinaria elegancia y amplitud, una estatua dedicada a Nicolás de Ovando, fundador de la ciudad, el Alcázar de Colón, la puerta blasonada de San Diego (o Puerta del Mar, que data de 1576) y la histórica y legendaria calle Atarazana. No hay que olvidar, como apunte práctico, que a los pies de la puerta de la Fortaleza Ozama está la Avenida del Puerto, un lugar en el que se reúnen los dominicanos para montar su fiesta particular, y que sirve también de explanada para celebrar, a los pies del río, el Festival del Merengue, en julio. Para facilitar el recorrido por los principales monumentos de la Ciudad Colonial, detallamos los más importantes.

LA FORTALEZA OZAMA

De los monumentos mencionados merece la pena detenerse en la Fortaleza Ozama. Fue construida por Nicolás de Ovando en 1502, una vez que decidió trasladar la ciudad a la ribera occidental del


LA VISITA • ZONA COLONIAL

El café más antiguo de la ciudad es La Cafetera, en la calle El Conde, 253. Fundado por exiliados españoles, sirve el mejor café y los mejores combinados de zumo de toda la ciudad. Ideal para desayunar al “estilo europeo”, con pastas y demás dulces. Tiene un mostrador con libros de narrativa y poesía. Lo reconoceréis por la placa conmemorativa de la fachada, en la que se recuerda que el local, en los años de la posguerra española, fue centro de reunión de exiliados republicanos en la isla. Venden el magnífico café de Barahona.

Cafés

río; cumple con los obvios requisitos de cierre y defensa del puerto, del que hay unas extraordinarias vistas estratégicas. Destacan el Portal de Carlos III, la estatua de Gonzalo Fernández Oviedo (alcaide de la fortaleza y primer cronista de Indias), la torre del homenaje, una atípica y sólida construcción de inspiración medieval que sirvió de alojamiento a Diego Colón, y el polvorín de Santa Bárbara. Constituye una de las construcciones militares más importantes de América, junto con las mur a l l a s , las puertas de la Misericordia (Palo Hincado, esquina Arzobispo Portes) y del Conde, y el conjunto de Las Atarazanas. De la cantidad de construcciones militares que más o menos se conservan, destacan las ruinas del Fuerte de Santa Bárbara (Juan Parra Alba, esquina Avenida Mella), que se levanta junto a la iglesia del mismo nombre, Fuerte San Gil (Avenida George Washington, esquina Palo Hincado), hoy convertido en restaurante, y el Fuerte San Antón (Hostos, esquina General Cabral), uno de los siete baluartes defensivos de la banda norte.

EL ALCÁZAR DE COLÓN

El Alcázar de Colón es un extraordinario ejemplo de construcción residencial; preside la Plaza de España y lo habitó la corte española durante los primeros años de la conquista. Diego Colón lo mandó levantar en 1510, después de ser investido almirante, virrey y gobernador de La Hispaniola. Para los que gusten de estilos, decir que destaca el eclecticismo en un conjunto integrado por detalles del plateresco, gótico tardío y mudéjar. En todas partes leeréis en destacado que no se utilizó ni un solo clavo para su construcción. Desde 1957 alberga el Museo Virreinal, donde pueden encontrarse objetos, arte y mobiliario de la época, y donde, por supuesto, hay que pagar entrada (alrededor de 15 pesos) por verlos. Como dato curioso cabe señalar que en sus dependencias se casó el cacique indio Enriquillo, auténtico líder revolucionario que traería de cabeza al ejército español. Menos revolucionario fue el corsario Francis Drake, que saqueó el edificio en 1586 durante uno de sus múltiples ataques a la ciudad. Entre las residencias destacan también 39


HISTORIA BREVE CRONOLOGÍA 1490. Indios procedentes de las cuencas del Orinoco, Tapajós y Xingó pueblan Quisqueya, “Madre de todas las tierras”. Son los taínos y se encuentran a lo largo y ancho de Las Antillas. Se dividen en ca­ cicazgos. 1492. El almirante Cristóbal Colón llega a la isla que bautizaría como La Hispaniola. A partir de esta fe­ cha, la República Dominicana ten­ drá el título de Primada del Nuevo Mundo (primer asiento permanente europeo, primera Universidad, pri­ mera Iglesia, primera misa, primera Corte Real...). Nebrija incluye en su Dictionarium la palabra “canoa”. 1493. Colón funda La Isabela el 27 de noviembre. Segundo viaje. 1502. Un huracán destruye la pri­ mera ciudad de Santo Domingo. 1509. Diego Colón, hijo y herede­ ro del almirante, es nombrado Vi­ rrey de las Indias. Bajo su manda­ to se traslada la capitalidad a Santo Domingo. Propició la con­ quista y colonización de Cuba y Jamaica. Un año después llegan los primeros esclavos negros. 1520. El indio Enriquillo (que ha recibido educación y cultura espa­ ñolas) se subleva en Bahoruco. Estará en pie de guerra hasta 1533, año en el que firma la paz con España. Muere en 1535. 1586. Fuertes ataques del pirata Francis Drake a la isla, en especial a Santo Domingo. Comienza el declive del dominio español en la zona. 1616. Estancia de Tirso de Molina en Santo Domingo. 90

1697. Tras una dura guerra entre España y Francia iniciada en 1691, La Hispaniola se divide en dos estados en virtud del tratado de Ryswick. España se queda con la parte oriental y Francia con la oc­ cidental. 1777. El tratado de Aranjuez traza las fronteras entre la parte espa­ ñola y la francesa 1795. Tratado de Basilea. España cede su parte a Francia. 1801. El general haitiano Tous­ saint Louverture ocupa la parte española. 1804. La “parte occidental” pro­ clama su independencia creándo­ se la República de Haití. 1809. España recupera su sobe­ ranía sobre la parte oriental de la isla. 1821. Primera independencia, aunque efímera, de la República Dominicana, rota un año después por una invasión haitiana del pre­ sidente Boyer que durará 22 años. 1844. Juan Pablo Duarte (líder de la llamada Trinitaria) retoma la so­ beranía del país en una insurrec­ ción que comienza el 27 de febre­ ro. El 6 de noviembre de este año, Pedro Santana se convierte en el primer presidente de la República Dominicana. En torno a esta fecha se data el nacimiento del meren­ gue, auténtico ritmo nacional. 1861. RD vuelve a ser colonia es­ pañola. 1863. Recupera la independencia. Dos años después, el ejército es­ pañol abandona definitivamente el país. 1878. Manuel Jesús Galván publi­ ca Enriquillo, narración romántica


EL CONTEXTO • CRONOLOGÍA HISTÓRICA

F

> ABORÍGENES TAÍNOS Los habitantes primigenios de la isla La Española, que ellos llamaban Quisqueya, eran indígenas taínos, que habitaban también en una parte de Cuba, Puerto Rico y otras islas. Su estado de desarrollo es clasificado como del Neolítico Americano. Practicaban una religión animista, no eran hostiles, cultivaban el campo desde el conuco y sus rasgos físicos coincidían con una piel cobriza, pelo lacio, altos y ojos negros. Según las crónicas eran amigables, dedicados a la contemplación y, a pesar de su estado casi salvaje, ayudaron a los españoles que llegaron con la conquista, a construir las primeras ciudades. Conocían el fuego y tenían su propia división social, que encabezaban los caciques. En pocos años los taínos fueron exterminados. Los duros trabajos a que fueron sometidos por los conquistadores y las enfermedades que llegaron a bordo de las naves de ultramar, acabaron con ellos y su cultura (quedan en uso solo algunas palabras). También quedan en cuevas rastros de pintura rupestre y figuras talladas en la piedra. Las más conocidas están en Neyba, provincia de Bahoruco, al suroeste de la capital, que se conocen como Las Caritas, y los petroglifos de las Cuevas del Pomier, en San Cristóbal, a unos 30 minutos de la ciudad. Oiréis hablar mucho de Enriquillo. Fue un indio que recibió educación española y que se rebeló contra los conquistadores. Hoy su nombre bautiza muchas de las calles y lugares emblemáticos de la Repúbllica, fundamentalmente el gran lago situado entre las provincias de Independencia y Bahoruco (y que forma parte del Parque Nacional Isla Cabritos).

con la que nace la novela domini­ cana. 1882. Primer gobierno de Ulises Heureaux. Se mantendrá en el po­ der alternativamente hasta 1899. 1916. En noviembre, Estados Uni­ dos ocupa la República Dominica­ na. La invasión durará ocho años. 1922. Acuerdo con Estados Uni­ dos que pone fin a la ocupación. 1924. Es elegido presidente Ho­ racio Vázquez bajo la supervisión de Estados Unidos. 1930. Rafael Leónidas Trujillo ins­ taura una sangrienta dictadura

hasta 1961, año en el que sería asesinado. Como si fuera una pre­ monición, un huracán causa im­ portantes destrozos en Santo Domingo. 1962. Comienza una etapa de agi­ tación política con numerosos cambios de presidente. En este año es elegido presidente Juan Bosch. Un año después habrá un golpe de Estado contra él. 1965. Estados Unidos amenaza con invadir la isla enviando varios contingentes militares a las costas dominicanas. Crisis de los marines. 91


Republica Dominicana FdR