Issuu on Google+

INTERCITY GUIDES

Barcelona


LO BÁSICO

F

> Revistas, folletos, diaRios y planos Aparte de la habitual sección de los periódicos dedicada a las actividades culturales y de ocio que oferta la ciudad, es recomendable hacerse con un ejemplar de La Guía del Ocio, ya que en ella se recoge una enorme selección de los establecimientos y las actividades más interesantes que se desarrollarán en fechas próximas. Además, en ocasiones ofrece descuentos en las entradas a determinados locales de ocio y culturales. En muchas entradas a las estaciones de metro y de ferrocarriles de cercanías se reparten gratuitamente diversos periódicos (en los últimos tiempos, como en la mayoría de las grandes ciudades españolas, ha habido una gran proliferación de la prensa gratuita) que suelen incorporar información general sobre la ciudad y una completa agenda de actividades y eventos públicos. El Ayuntamiento también edita numerosos folletos en los que se recogen los más diversos aspectos de la ciudad. Su enfoque se dirige principalmente al turista, de manera que no reflejan completamente la realidad de la ciudad. De todas formas, siempre pueden resultar de alguna utilidad. La mayor parte de estos folletos y planos es posible encontrarlos en las oficinas de información turística (suelen ser gratuitos). No estará de más hacerse con algún plano o callejero de la ciudad y con el plano del metro.

celó Sants, al que se accede desde el mismo vestíbulo de la estación mediante unos amplios ascensores. Quizás suene poco romántico, pero no hay duda de que este hotel resulta muy funcional. En la propia estación se ha instalado una Oficina de Turismo en la que se puede recabar información sobre cualquier aspecto de la ciudad. Más romántica que la de Sants es la estació de França, remodelada hace algunos años. Conserva buena parte de su estructura modernista, aunque no está tan bien servida ni es tan funcional como la otra.

en Barco La remodelación que se llevó a cabo en la ciudad de Barcelona con motivo de los Juegos Olímpicos afectó también a las infraestructuras marítimas, lo que se ha traducido en una mayor comodidad para todos 10

los usuarios. Las principales líneas de pasajeros, dejando al margen las dedicadas a los cruceros de placer, conectan Barcelona con las islas Baleares, con Marruecos (Tánger) y con Italia (Génova y Roma). El trayecto a Tánger lo realiza la compañía Grandi Navi Veloci hasta tres veces por semana, mientras que las rutas a Italia corresponden a Grandi Navi Veloci (Génova, cuatro salidas semanales) y Grimaldi Lines (Roma, seis salidas semanales). Las conexiones con las islas Baleares son competencia de las compañías Baleària y Acciona Trasmediterránea. La primera realiza los trayectos Barcelona-Palma (siete salidas semanales), Barcelona-Alcúdia (dos salidas diarias) y BarcelonaCiutadella (dos salidas diarias). La segunda ofrece el servicio a Eivissa (seis salidas semanales), Maó (siete salidas semanales) y Palma (dos salidas diarias).


llegada a barcelona K en barco

Los ferris atracan frente a la estación marítima del moll de Sant Bertran, excepto los de la compañía Baleària, que atracan en la terminal Drassanes. Llegar al Puerto de Barcelona es casi como llegar al corazón de la urbe, ya que hasta él se acerca una de las principales vías de la ciudad, las Ramblas. El servicio de transporte público que recorre la zona (metro, autobús y taxi) soluciona cualquier problema de desplazamiento.

en autocar Existen dos estaciones principales de autobuses en Barcelona. Una se encuentra junto a la estación de Sants (la del tren) y hasta ella llegan –y desde ella salen– los autocares que enlazan Barcelona con ciudades de algunos países europeos. La empresa que los gestiona es Eurolines (telf. 93 367 44 00). La otra, la estación del norte, antiguamente una estación de tren, conserva parte de la estética original. En ella tienen su parada los autobuses que comunican Barcelona con el resto de las capitales de España y con muchas de las ciudades europeas. Una empresa que proporciona un servicio útil para los que deseen acercarse a la Costa Brava es SARFA (telf. 902 302 025).

Una tercera estación es la de Fabra i Puig, en la que paran diversas líneas que realizan trayectos entre Barcelona y algunas poblaciones de Catalunya.

LLeGaDa en coche LA entrAdA Una de las principales cosas que se han de tener en cuenta si se pretende llegar a Barcelona en coche es que casi todas las autopistas son de peaje. Prácticamente no hay forma de evitarlos, a menos que se decida entrar por carretera, algo que, por otra parte, resulta cada vez más incómodo. Entrando por autopista, lo habitual es desembocar en alguna de las rondas. La de Dalt recorre la ciudad por la zona “de montaña”, es decir, a los pies del Tibidabo, mientras que la ronda Litoral lo hace por la fachada marítima (Vila Olímpica, Puerto, Zona Franca...). Conviene ir atento a la señalización para tomar la salida adecuada, pues los cambios de sentido son bastante complicados. Además, es conveniente respetar los límites de velocidad en cada tramo, ya que ambas rondas son “coto de caza” de los radares de la Guàrdia Urbana. Otra posibilidad es adentrarse en Barcelona por la avinguda Diagonal, que la atraviesa completamente de

11


EL POBLE NOu y LA ViLA OLíMPiCA El abandonado territorio marismeño que ocupaba la franja marítima del pueblo de Sant Martí de Provençals comenzó a constituirse en algo más a partir del siglo xiii. Es entonces cuando se le empieza a denominar Poble Nou debido a la presencia de algunas construcciones más o menos agrupadas. La revolución industrial de finales del siglo xix convirtió al Poble Nou en uno de los más importantes centros de producción de Barcelona. Se asentaron aquí industrias pesadas que afearon notablemente el paisaje urbano, pero que ocuparon a numerosas personas no solo de la propia ciudad, sino también de otras partes, atraídas por el reclamo del trabajo. Tal acumulación de industria le valió el calificativo de “Manchester catalán”. El barrio se pobló de gentes trabajadoras, entre las que calaron profundamente las ideas libertarias y reivindicativas. El enfrentamiento con la burguesía catalana –la clase social pujante en los albores del siglo xx– hizo que el Poble Nou fuera cuna de los más activos núcleos anarquistas de Barcelona.

28


visita K el poble nou y la vila olímpica

Los cambios llevados a cabo en 1992 con motivo de los Juegos Olímpicos afectaron profundamente al barrio. Tanto que muchos de sus edificios –la mayor parte, naves industriales– fueron derribados para levantar lo que hoy día constituye la Vila Olímpica, una nueva ciudad surgida junto al mar. Algunas de las naves que permanecieron en pie se han transformado en estudios de pintores, artistas y diseñadores, que han impreso un nuevo carácter al barrio. El Ayuntamiento de la Ciutat Comtal está desarrollando el ambicioso proyecto Districte 22 @, que convertirá al Poble Nou en uno de los principales centros de desarrollo social, urbano y tecnológico de la ciudad. Mientras el proyecto se plasma en su totalidad, el Poble Nou y su inseparable Vila Olímpica gozan de una extraordinaria animación que se ve incrementada durante el verano con la afluencia de bañistas.

TRANSPORTES

Autobús: Líneas 6, 36, 41, 71, 92 y 141.

NitBús: Líneas N6, N10 y N11. Metro: L4.

Vista del Port Olímpic, donde destacan la torre Mapfre, el hotel Arts y la escultura Peix

29


barcelona barrio a barrio

ViSiTA n La visita tiene dos partes claramente diferenciadas. La primera parte está dedicada a lo que se conoce como el Poble Nou. Aquí aún se conserva el sabor y el ambiente del pueblo original, con sus calles y sus edificios bajos. La calle con más renombre y solera es la Rambla del Poble Nou, antes llamada passeig del Triomf. En esta popular vía se levanta el Casino de l’Aliança, el edificio con más carácter del barrio y emblema de las luchas que sus habitantes mantuvieron durante la primera mitad del siglo xx en contra de la opresión política y laboral ejercida por la burguesía propietaria de las fábricas instaladas en el barrio. Al final de la rambla se llega a la playa de la Mar Bella, un amplio arenal recuperado para la ciudad a finales del siglo xx. Si el Casino representa la vitalidad del barrio, el Cementiri de l’Est es su bello contrapunto, una extraña isla de paz –sin duda excesiva– entre el pasado histórico del Poble Nou y su presente –casi futurista– de la Vila Olímpica. La segunda parte de la visita tiene su escenario en la nueva ciudad nacida en el interior del antiguo barrio industrial, la Vila Olímpica. Las calles amplias y rectas han sustituido a las callejuelas, los pasajes y los pasadizos anteriores, y muchas de las naves industriales han desaparecido para dejar su lugar a edificios residenciales, parques y plazas. Toda una nueva imagen quizás todavía poco integrada en la auténtica Barcelona. La abertura al mar, tan anhelada por los barceloneses, dio pie a la aparición de un moderno Port Olímpic, casi una miniciudad dentro del barrio. En su retaguardia, las dos torres más famosas de Barcelona, el hotel Arts y la Torre Mapfre, representantes de una arquitectura algo discutida en la actualidad pero, sin duda, impactante. Tras la transformación que los Juegos Olímpicos supusieron para este sector de la ciudad, otro evento posterior fue el motor para que Barcelona acabara de arreglar toda su fachada litoral: el Fòrum Internacional de las Culturas 2004. Así, un largo y agradable paseo junto a las playas permite llegar hasta el recinto del Fòrum Internacional y conocer su edificio más emblemático. LA RAMBLA DEL POBLE NOu El antiguo passeig del Triomf fue el eje vertebrador del barrio desde que se cubriera la original e impetuosa rambla que conducía el agua de los chaparrones hasta las marismas costeras. Aún hoy, pese a la compe­ tencia directa de las nuevas aveni­ das de la Vila Olímpica, esta popular vía sigue conservando buena parte de su carácter original. Organizada como paseo que conecta el carrer de Pere IV con el mar, ve rota su continuidad por las rotondas que la dividen en las intersecciones con las 30

principales calles del barrio y que, para no dar al traste con su peato­ nalidad, han sido dotadas de alguna que otra fuente –de las de beber, no de las ornamentales– y de bancos en los que sentarse a la sombra de los plátanos para descansar un rato, leer el periódico o, simplemente, observar a los paseantes. Su parte central se encuentra protegida del cielo por un buen número de árboles que proporcionan un tinte especial al paisaje urbano y cubren el suelo de hojas durante el otoño para disfrute de los niños en el paseo dominical.


visita K el poble nou y la vila olímpica

Algunas tiendas de barrio han sobrevivido en el apretado urbanismo del Poble Nou antiguo. Son tiendas a las que se acercan los vecinos cuando necesitan algo con urgencia (una botella de aceite, el pan, huevos, ¡me he quedado sin harina!). Sin embargo, los centros comerciales de la Vila Olímpica y otros cercanos al barrio han acaparado gran parte de las compras mensuales y semanales de los habitantes de este y de otros barrios de Barcelona. Entre las tiendas que han sobrevivido, algunas han decidido apostar por una calidad especial a buen precio o por unos productos muy difíciles de encontrar en grandes superficies.

Compras

BALius Pere IV, 130. Telf. 93 309 02 04. Tornillos, remaches, bombillas para la linterna o la habitación, pilas para el walkman... Esta ferretería lleva ya muchos años dando servicio a todo el barrio y a muchas personas de otros lugares de Barcelona que se desplazan hasta ella en busca de cualquier cosa que no encuentran en otro sitio. Con el auge del bricolaje han entrado en otra dimensión. También hacen duplicados de llaves. cArAMeL Rambla del Poble Nou, 27. Telf. 93 221 71 19. Ideal para desayunos y meriendas. Sus tartas y

hojaldres han alcanzado gran prestigio en el barrio, y sus magdalenas y croissants constituyen un perfecto acompañamiento para el café con leche o el batido de chocolate. Se brinda especial atención a la repostería de época (panellets, monas de Pascua, etc.). JONás Marina, 19-21; Local 15. Telf. 93 225 15 68. El boom de los deportes acuáticos, que ha supuesto la apertura de Barcelona al mar, ha hecho que tiendas como esta encuentren una enorme clientela entre los que desean deslizarse sobre las olas de estas costas. Tienda de moda surfera, también tiene material para el esquí. HediArd Marina, 19-21 (Hotel Arts). Telf. 93 224 77 13. En la planta baja del Hotel Arts se instaló una tienda de la cadena Hediard, dedicada a la venta de delicatessen. En ella se puede hallar una extensísima oferta de productos de la más alta calidad provenientes de todo el mundo (té, café, especias, confituras…). 31


el ANillo Verde (ANellA VerdA) y otros esPAcios NAturAles Barcelona es una ciudad rodeada. El mar, los ríos Besòs y Llobregat y la Serra de Collserola marcan unos claros límites geográficos a su expansión. En este recinto se aglutina su apretado urbanismo en el que ya casi no caben más habitantes y el que, sin embargo, se abren numerosos parques y jardines cuya conservación corresponde a un importante departamento del consistorio, el Institut de Parcs i Jardins. Pero, además de los espacios verdes interiores, alrededor de la ciudad se ha establecido un conjunto de espacios naturales protegidos que pretenden servir como pulmón no solo de la ciudad sino también de su amplia y poblada área metropolitana. La sucesión de estos parques naturales cercana a la ciudad forma un anillo, un cinturón que rodea buena parte de las poblaciones vecinas a la Gran Barcelona por el interior y que aparecen como lugar de “peregrinaje” habitual de los barceloneses especialmente durante los fines de semana.

PArc NAturAl del GArrAf El macizo calcáreo del Garraf se extiende al otro lado del cauce del río Llobregat, a tan solo 25 km de la ciudad de Barcelona. Es una amplia zona montañosa (más de 10.600 ha) que se eleva hasta los 592 m de altura en su pico principal, el pic de la Morella, y que domina sobre buena parte de la costa bar­ celonesa entre la ciudad y la bella y turística población de Sitges. La vegetación que se puede en­ contrar en él responde claramente a las condiciones climáticas impe­ rantes en el territorio, muy afec­ tado por un clima mediterráneo relativamente seco y un suelo en el que predomina casi hasta el absolutismo la roca calcárea. En consecuencia, el matorral conocido como “maquia de garric i margalló” es la formación vegetal más carac­ terística. En este entorno algo inhóspito se levantan numerosas “torres de guaita”, torres de vigilancia costera que datan de los tiempos en que eran habituales las invasiones de piratas en estas costas. Por entre ellas, en los abiertos espacios de 256

matorrales y bosques de pino y encina, habita una comunidad de animales no muy diversa pero entre cuyos componentes aún es posible encontrar mamíferos como el jabalí o la gineta, así como reptiles y un buen número de aves. Además del patrimonio natural, el Garraf incluye en su interior un inte­ resante conjunto de edificios con elevado valor arquitectónico. De este conjunto destaca el núcleo medieval de l’Hospital d’Olesa de Bonesvalls, junto al límite sep­ tentrional del parque, así como los castillos de Eramprunya, al este, y de Olivella, al oeste. Entre estos tres vértices y la costa aparecen masías tradicionales cata­ lanas como las de Mas Quadrell, Mas Maiol o Can Marcer, a cuyo alrededor se extienden viñedos que sirven sus caldos a la comarca del Penedés. En una de estas masías, la de Vallgrassa se abre el Centre d’Interpretació. Las construcciones de piedra seca permanecen como elementos tra­ dicionales de la arquitectura rural mediterránea y se mezclan con edi­ ficios singulares como la modernista Pleta, obra del arquitecto Berenguer


el anillo verde (anella verda) y otros espacios naturales K parc natural del garraf

que la construyó para la familia Güell, propietaria del terreno; la ermita de la Trinitat, muy cerca de la población de Vallcarca, o el palau de la Plana Novella, en el interior del parque. Las características geológicas del en tor no han promovido, sin embargo, la aparición de industrias ce men teras y de carreteras que afean notablemente el paisaje de algunas zonas. Y en su interior se ha ubicado un enorme vertedero que, aunque aceptablemente gestio­ nado, supone un elemento alterador tanto del paisaje como del funciona­ miento natural de los ecosistemas.

el deltA del lloBreGAt Cuando el río Llobregat llega al mar en las inmediaciones de Barcelona, lo hace en un entorno deltaico –resultado de su actividad histó­ rica más que de la actual– que se encuentra casi totalmente ocupado por campos de cultivo, industrias y por el aeropuerto de Barcelona­El Prat. Por si esa ocupación no fuera suficiente, diversos proyectos pre­ vén una ampliación de las infraes­ tructuras aeroportuarias y de la Zona Franca y el Port de Barcelona. Estas alteraciones, además, ya han supuesto la reconducción del río hasta una nueva desembocadura. Playa en el delta del Llobregat

257


Barcelona Intercity