Page 1

LAS Y LOS ANARQUISTAS EN TUCUMAN HUELGA DE PANADEROS - Septiembre de 1900 José María Saravia Según algunas crónicas, la huelga de panaderos, producida en Septiembre del año 1900, fue una de las primeras huelgas anarquistas en la provincia de Tucumán 1. La misma, luego de dos semanas de duración, terminaría con un resultado favorable a favor de los panaderos 2. Una de las primeras Sociedades de Resistencia fundada en Buenos Aires fue la Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos entre septiembre de 1887, por iniciativa de los anarquistas italianos Francisco Momo y Ettore Mattei, siendo Errico Malatesta el encargado de redactar sus estatutos 3. Estos estatutos habrían servido de modelo para formación de muchos de los gremios que se organizaron posteriormente. En Tucumán se funda en 1889 la Sociedad Protectora de Socorros Mutuos de Panaderos, el trámite lo inicia Florencio Callejo en febrero de ese mismo año 4. Al momento de producirse el conflicto, los panaderos tenían como sede el local donde funcionaba el Centro Cosmopolita de Trabajadores. Este último fue fundado en 1897 en San Miguel de Tucumán. Entre 1894 y 1895 se habían fundado centros similares en Concepción y Monteros 2. Según algunos datos estas asociaciones tenían fines recreativos, culturales y de beneficencia. Sin embargo el centro fundado en Tucumán tuvo una gran importancia en la organización de las sociedades gremiales y funciono en la práctica como un centro político en cuyo seno convivían dos de las tendencias dominantes en el mundo obrero de aquel entonces: el socialismo y el anarquismo 2. Fueron diversas las sociedades gremiales que ocuparon sus instalaciones, otros tantos los dirigentes políticos nacionales y provinciales que se dieron cita en el lugar para dar conferencias y numerosos los conflictos obreros que contaron con su solidaridad. Un antecedente del conflicto se puede observar en una carta dirigida al director del diario El Orden, y publicada, en el mes de Julio 5. La misma estaba firmada por Varios Obreros Panaderos y en ella se denuncia la explotación, los malos tratos y los abusos a los que son sometidos los trabajadores panaderos por parte de los patrones. Situación que parece haber empeorado, según denuncian, con la organización de los trabajadores en su correspondiente Sociedad de Resistencia. Entre los abusos cometidos se cita el caso de unos obreros apaleados y abofeteados en la panadería La Campana por haber reclamado la mala comida que se les suministraba. El final de la carta avizora el futuro conflicto: “Para lo que pueda sobrevenir, si estos abusos continúan, es que queremos dejar constancia, por si algún día repelemos con la violencia la maldad de los patrones y para que después no se nos tache de anarquistas o revoltosos.” Y así fue que el 3 de Septiembre, cansados de los malos tratos y los magros salarios, los obreros presentan a sus patrones una serie de exigencias declarándose en huelga hasta que las mismas sean aceptadas. El convenio incluye los siguientes cinco puntos: 1° Sueldo para los oficiales de cincuenta pesos mensuales, un peso y un kilo de pan diarios. 2° Sueldo para los ayudantes de sesenta y cinco pesos mensuales y el mismo diario que para los oficiales. 3° El sueldo para los oficiales será convencional, proporcionado al trabajo. 4° Trabajar sesenta kilos de harina por plaza. 5° Suprimir los cargadores en las casas donde existan. 6 Ante la resistencia de la patronal a discutir el convenio y llegar a un arreglo, el 4 de Septiembre a las 16 hs se declara la huelga7. La mayor de parte de las panaderías interrumpieron su trabajo, otras fabricaban en pequeñas cantidades, utilizando para las faenas a aprendices. Los huelguistas, que son alrededor de 300, se reunían en el Centro Cosmopolita de Trabajadores, donde también funciona la Sociedad de Obreros Panaderos. Uno de los huelguistas describía en sus declaraciones la actitud poco, o nada, conciliadora de la patronal: “…Las exigencias que hemos hecho no son exageradas y sin embargo muchos patrones ni siquiera han querido enterarse de ellas, tratándonos con tanto desprecio que hasta han arrojado al suelo, en presencia de algunos compañeros nuestros, las hojas que les enviamos.” El día 5 de Septiembre no muestra grandes cambios en cuanto a acontecimientos que avizoren la


resolución del conflicto. El pan escasea, el que se fabrica es de mala calidad y se vende a un elevado precio. Algunos patrones trataron de entrar en conversación con los huelguistas pero la mayoría se negó. Un ejemplo de estos últimos, y prototipo de patrón poco conciliador, era el señor Ernesto Pape, quien hace su aparición manifestando que los obreros carecían de razón para declararse en huelga y muestra una carta de la Panadería Europea de Rosario de Santa Fe, en la que los propietarios del establecimiento le comunicaban la suma que les pagan a sus empleados, siendo esta inferior a la que se le otorga al obrero panadero tucumano 8. Esta versión fue luego desmentida por un compañero rosarino, que se dio cita en esta ciudad para apoyar la huelga. Este aseguraba haber trabajado en varias panaderías de la ciudad de Rosario de Santa Fe y aclaraba que los obreros trabajaban menos horas y que la comida que recibían era de mejor calidad 9. Ernesto Pape, dueño de varios establecimientos, aseguraba que seguiría fabricando pan y que no tardaría en recibir nuevos oficiales provenientes de Córdoba 8. Lo que no tuvo en cuenta Pape fue la fuerte solidaridad existente entre las asociaciones gremiales y los obreros en ese entonces. Ese mismo día llegaron a la ciudad peones provenientes de Monteros, Lules y otras ciudades, contratados por varias panaderías. Al llegar aquí se unieron inmediatamente a los huelguistas8. Un hecho similar ocurrió al día siguiente con un grupo de obreros provenientes de la ciudad de Santiago del Estero 9. Esta solidaridad tenía que ver el hecho de que las asociaciones estaban confederadas con otras asociaciones de otras ciudades. Antonio Pellicer Peraire, en sus artículos sobre la organización obrera, ya había pensado en esto y aconsejaba: “La primera labor que debe realizar una sociedad de oficio es federarse con las de su misma profesión existentes en la región, y si las hubiere en otras localidades, dedicarse a formarlas y a federarlas. La primera providencia que, en caso de huelga, toma el industrial, es llamar operarios de otras ciudades de la misma región. De ahí la necesidad de prevenirse contra este peligro mediante el acuerdo con todos los obreros del mismo oficio de la región.”10 Por otro lado los trabajadores en huelga aplicaron otro principio importante del anarquismo: la autogestión. Al no poder arribar a un acuerdo, hasta el día 6 de Septiembre, y en vista de que la población se veía privada del vital alimento o solo podía acceder a raciones limitadas, de mala calidad y a un elevado precio, víctimas de la especulación patronal, los panaderos adquirieron una panadería para comenzar a fabricar pan*. Entonces la Cooperativa de Obreros Panaderos, recién conformada, empezó a elaborar y a expender pan a gran escala, de mejor calidad y a bajo precio 9. Desde las páginas de El Orden se elogia la calidad del producto, de paso los obreros piden apoyo a la comunidad exhortando a consumir el producto del trabajo cooperativo y autogestionado 11. A los pocos días se informa de la gran cantidad de pedidos que recibe la cooperativa desde diversos puntos de la ciudad12. Así los panaderos resistieron el tiempo que duro la huelga gracias a la solidaridad de sus compañeros de oficio de distintas regiones, la población, asociaciones como el Centro Cosmopolita de Trabajadores, que exhortaba a los demás gremios a sumarse a la huelga 13 y medios de comunicación como el diario El Orden que se encargo de cubrir el conflicto de una manera más que elogiable. Además demostraron que la futura sociedad sin patrones que promulgaban podía ser puesta en práctica. A través de la fundación de cooperativas y comunidades de trabajo autónomas demostraban el potencial que poseían los obreros para realizar aquellas ideas emancipadoras. No se produjeron hechos de violencia durante lo que duro la huelga. Por el contrario se elogio constantemente la actitud pacífica de los obreros. El único hecho violento registrado tuvo lugar en una de las panaderías de Ernesto Pape, en donde los guardias contratados por el mismo hicieron varios disparos al aire el día 15 de Septiembre, sin justificación alguna ya que los huelguistas nunca se aproximaron por el lugar14.


Fuentes: 1

Azúcar. Cronología del dulce negocio en la Argentina. Investigación y recopilación de datos realizada por la comisión de apoyo a las madres de detenidos desaparecidos del departamento Ledesma de Jujuy, en Buenos Aires. Publicada en el sitio contraledesma.org.ar 2 Prensa, asociaciones obreras y demandas laborales (Tucumán 1896-1905); Vanessa Teitelbaum. *Probablemente el Centro Cosmopolita de Trabajadores haya tenido más influencia socialista que anarquista. En un aviso donde se convoca a una fiesta que tendrá lugar en sus salones se remarca que la misma tiene por fin celebrar la fusión de las fuerzas socialistas, en que estaba divido el partido obrero (El Orden, Tucumán, 22 de Septiembre de 1900). *En otro medio se publico un artículo donde se habla acerca del movimiento obrero en Tucumán señalando “…aquí hay una Sociedad Cosmopolita de Trabajadores y un Club Católico, el primero marcha con fines políticos y el segundo al retrogrado es toda la extensión de la palabra ¡ religión y basta!” (El Obrero, Periódico defensor de los trabajadores, Buenos Aires, 21 de Julio de 1901). 3 El movimiento anarquista (desde sus inicios hasta 1910); Diego Abad de Santillán. 4 Archivo Histórico de Tucumán (en adelante AHT), Sección Administrativa, Vol. 183, Año 1889. 5 El Orden, Tucumán, 2 de Julio de 1900. 6 El Orden, Tucumán, 3 de Septiembre de 1900. 7 El Orden, Tucumán, 4 de Septiembre de 1900. 8 El Orden, Tucumán, 5 de Septiembre de 1900. 9 El Orden, Tucumán, 6 de Septiembre de 1900. 10 La F.O.R.A., Ideología y trayectoria del movimiento obrero revolucionario en la Argentina; Diego Abad de Santillán. 11 El Orden, Tucumán, 10 de Septiembre de 1900. 12 El Orden, Tucumán, 11 de Septiembre de 1900. 13 El Orden, Tucumán, 13 de Septiembre de 1900. 14 El Orden, Tucumán, 14 de Septiembre de 1900. *El cooperativismo era alentado por algunos obreros de orientación anarquista como una forma de resistir y poner en poner en marcha la construcción socialista. Sin embargo fueron combatidas por la prensa anarquista por considerarlas ineficaces y peligrosas, porque enervaban el espíritu de rebeldía, fomentando el espíritu de ambición. De todas formas se desarrollaron numerosas experiencias cooperativas a principios de siglo XX. Una de las más famosa fue la cooperativa Germinal, de tabaqueros, de Buenos Aires. La misma destinaba diez por ciento de sus dividendos para las escuelas libertarias, treinta para los gremios que quisieran independizarse, diez por ciento para las víctimas del capitalismo y otro diez para la prensa obrera. En la misma ciudad y con el mismo nombre se fundó luego una panadería cooperativa que repartía sus dividendos de manera similar y brindo un fuerte apoyo a los panaderos durante la huelga de 1902, entregando un kilo de pan diario a cada huelguista. Iguales experiencias se desarrollaron en otros puntos del país como Bahía Blanca o Rosario donde se puede mencionar la existencia de una comuna de ladrilleros y algunas colonias agrarias (3). * Agradezco especialmente a los compañeros de la Biblioteca Popular José Ingenieros por el material aportado.

Huelga de panaderos en Tucuman, año 1900  

En el mes de Septiembre del año 1900 se llevo a cabo, según algunas crónicas, una de las primeras huelgas anarquistas en la provincia de Tuc...