Issuu on Google+

Hoy hace 1 año, 7 meses y 17 días desde que acabó la última relación estable que he tenido. 82’4 semanas. 576’8 días. En este año y medio largo, he escuchado una media de 3 veces por semana que acabaré viviendo sola con gatos mientras me miraban con cara de pena. Me han dicho 329’6 veces esa frase en este tiempo. En estas 82 semanas y pico, al menos una vez en cada una de ellas he escuchado que soy una zorra. Una por cada viernes que he salido de fiesta y he herido el orgullo de cualquier tronista de discoteca con el ego demasiado alto y la educación lo suficientemente baja como para no saber aceptar un no. Súmale a estas 82 veces unas 40 más por esos fines de semana en los que he salido también los sábados, (porque sí, yo soy así de golfa, y salgo dos días seguidos, ahí, como las indecentes, esto con novio no me pasaría, qué vergüenza) . Añádele también otra vez por semana por esas capullas envidiosas, retrógradas, machistas o simplemente aburridas, que dedican su tiempo a mirarte y acribillarte a base de cuchicheos con sus otras amigas capullas mientras en su interior desearían hacer todas esas zorradas por las que te critican. Soy 204 veces zorra. En conclusión, pasaré el resto de mis días siendo una puta con muchos gatos. Lo peor de todo esto para mí es que prefiero los perros, pero al parecer los gatos aportan más dramatismo al asunto. Porque estar solo es un drama ¿sabes? Y si encima eres mujer, bueno, eso ya es pecado. Es un drama porque estar solo SIEMPRE será peor que estar acompañado. Y recalco el siempre porque será siempre. Aunque sepas ser feliz solo. Aunque no hayas encontrado a nadie que consiga hacerte mejor persona. Aunque no haya aparecido (o simplemente, no exista) esa media naranja que llegará algún día para completarte, poner patas abajo tu vida, hacerte sentir todo tipo de fauna en el estómago y mirar contigo las estrellas mientras os sentís como en “El Diario de Noa”. Al ser mujer se convierte en pecado porque al parecer nosotras no podemos ser felices solas. Ni seremos tan buenas como lo podríamos ser con alguien a nuestro lado. Porque somos incompletas por naturaleza, ¿sabéis? Nunca seremos mujeres del todo si no tenemos a alguien que nos cuide y nos proteja, (se me había olvidado decir que además de putas e incompletas, somos débiles y medio mongolas, perdonad mi cabeza, esto con novio no me hubiera pasado). Ni podemos preferir una tarde con nuestras amigas (todas también muy zorras, por supuesto) bebiendo cerveza, riéndonos y tirándonos eructos, a los dichosos bichos de la barriga. Hay que preferir a esos putos bichos por cojones, porque tenemos ovarios y punto. Para mí lo más entretenido es cuando el/la gilipollas de turno te pregunta por qué. Que por qué estás sola. Y abro aquí un paréntesis para solidarizarme con todos esos gays/lesbianas/bisexuales/transexuales/loqueossalgadelosgenitales, porque creo que el gilipollas que les pregunta a ellos es el mismo que viene luego a preguntarme a mí. Que por qué. Lo más fácil sería contestarle un amable porque me da la gana. Pero claro, como soy mujer y llevo tanto tiempo sola, mi cabeza está más malita de lo normal, y yo intento explicarlo. Y aquí vienen los problemas. Al parecer decir que te valoras demasiado como para irte con el primer capullo que se te cruce es ser prepotente. Por lo visto, al decirle a alguien que eres feliz así, que es algo que has elegido, que


estar sola no es malo, que tu familia y tus amigos te llenan más de lo que lo ha hecho cualquier novio en tu vida, que si tiene que llegar que llegue, pero que si no tampoco pasa nada, que no lo buscas ni intención tienes de hacerlo, ese alguien levantará una ceja y negará con la cabeza, mientras piensa que pobrecita, qué sola está, eso es que nunca le han echado un polvo en condiciones, seguro que se mata a dedos, eso es que nunca la han querido, la pobre, el mal humor que tiene será porque está amargada, tanto tiempo sola, normal. Y algunas, incluso, se llegan a sentir mal, algo así como avergonzadas después de explicarlo y ver esa ceja levantada. El problema de todo esto lo tienen varios factores; el primero y obvio, esta sociedad de mierder en el que la palabra “solo” ya de por sí, es mala. Como lo es “zorra” o “político”. El problema es que ninguno de los dos primeros suele hacer daño. El segundo, Bridget Jones. Esa primera escena en la que una solterona triste y en pijama llora y bebe por no tener un pecho lleno de ricitos sobre el que llorar mientras suena de fondo “All by myself”. Pero vamos a ver, ¿qué mentira es esa? Decidme, venga, decidme quién de vosotras no está deseando llegar a casa para quitarse el sujetador, plantarse el moño y desmaquillarse. A ver quién es la valiente que se atreve a decirme que prefiere estar siempre bien depilada, guapa, arreglada y paseando de la mano de un chorbo a estar en su casa en pijama tirada en la cama viendo una peli y poniéndose cerda a base de comida. Y que conste que me encanta Bridget. Que sí, que el amor está muy bien y esas cosas, pero cuando llega. Que es muy bonito tener un compañero de camino, alguien que te espere en casa al llegar de trabajar, esa persona con la que compartir tu vida y pelearte por el nombre que le pondréis a vuestros hijos, etc, etc, etc. Pero oye, qué necesario es saber estar solo y estarlo de vez en cuando, qué bonito es saber valorar la soledad, qué bonito es saber vivir sin eso y ser feliz, qué bonito es no necesitarlo desesperadamente porque tu vida ya de por sí te llena. Qué bonito el día en el que llegue la persona que te merezca y se enamore de ti y de tu libertad, tu independencia, tu esencia, y entienda que es tan prescindible de tu vida como tú de la suya. Qué bonito cuando los dos os queráis porque sí y no por miedo a estar solos y conformarse con lo primero que pase. Qué bonito no tener miedo ni angustia si esa persona no llega. Llevo 1 año, 7 meses y 17 días sola. El período más largo de soledad desde hace unos 7 años. Hace 82’4 semanas que empecé a conocerme, a aprender a quererme a mí misma, a valorarme, a no depender de la aprobación del otro. Hace 576’8 días que estoy sola. Y soy más feliz que nunca.


576'8