Issuu on Google+

LA BIBLIOTECA DE AULA

Estrategias para el desarrollo del hábito lector en la escuela Ana Nebreda Domínguez

Ana Nebreda


Estrategias para el desarrollo del hábito lector en la escuela Ana Nebreda Domínguez

2. LA BIBLIOTECA DE AULA. Crear un espacio de lectura inmediato.

_ La biblioteca escolar ocupa un lugar especial en el Centro. Es además, un espacio precioso común a todos, que invita a quedarse a descubrir libros y a apropiarse de lecturas. Todos los documentos del Centro se centralizan en ella y están catalogados informáticamente para que puedan circular y prestarse a nuestros lectores. Es un lugar de encuentro a solas con el libro y un lugar de encuentro con otros lectores para hablar, debatir, presentar, intercambiar ideas y descubrimientos. Las actividades que se organizan desde la biblioteca escolar se difunden por los pasillos y llegan hasta las aulas para que todos, maestros y alumnos, conozcan las novedades, el autor del mes, las noticias de prensa, el tema protagonista, la hora del cuentacuentos, el concurso de marcapáginas... o cualquier otro evento. Y precisamente, las bibliotecas de aulas son las ramas perfectas que pueden canalizar muchos propósitos de la biblioteca escolar en cada rincón de la escuela; son una herramienta perfecta para apoyar los objetivos curriculares del curso y un espacio de conexión con la biblioteca escolar que motiva, invita y propone actividades relacionadas con la lectura, la escritura y la expresión oral. “El libro tiene que formar parte del paisaje cotidiano del niño. Si no ha nacido en una casa con libros debe encontrarlos en la escuela, en la biblioteca pública, en la biblioteca escolar, de aula, deben estar al alcance de sus manos. Junto a los libros es fundamental la presencia de un mediador responsable.” Norma Sturniolo (Revista Pinakes)

Ana Nebreda


_ La biblioteca de aula es el espacio lector más próximo y cotidiano en el escenario de la enseñanza y el aprendizaje escolar. Su uso es diario para consultas puntuales, búsqueda de información, lecturas personales y lectura grupal. La cercanía de los recursos de la lectura satisfacen las necesidades de información y el hábito lector de manera inmediata y cómoda, y además enriquece el conocimiento con el uso de otros documentos útiles, interesantes y atractivos, que junto al libro de texto, despiertan, complementan y amplían la curiosidad de los alumnos sobre los temas de estudio y además aporta la posibilidad de innovación en las metodologías del maestro. “ Inicié lo que apenas me atrevía a llamar una biblioteca. Sobre un banco íbamos colocando los libros y periódicos que podíamos conseguir. Pocos, muy pocos, pero ya tenían su lugar especial en la clase. Me conmovía profundamente cuando uno de mis niños decía: ¿Puedo usar la biblioteca?. Y le veía revisar ávidamente el montoncito de papel impreso que era un tesoro y sobre todo un símbolo de otros tesoros lejanos y difíciles de alcanzar”. Josefina Aldecoa. Historia de una maestra _ Es el maestro y los alumnos quienes se ocupan de que la biblioteca de aula sea un espacio alegre y motivador. Hacer partícipes y responsables a los chicos es fundamental. Además de estanterías, puede haber un mueble expositor donde los libros presentan sus cubiertas, que siempre son más atrayentes. Carteles, dibujos, frases y palabras, dan vida a este espacio lector. Es un placer entrar en una clase donde sus paredes atrapen tu mirada, y sus murales, objetos que cuelgan, frases sugerentes y sin duda, el rincón de lectura, te “cuenten” el día a día de sus habitantes y mientras tanto, un maestro, un compañero, te habla... y tú, no puedes apenas atenderle sin apartar los ojos de lo que te rodea.

Ana Nebreda


_ Del mismo modo que hemos puesto un especial interés en que la biblioteca escolar sea un espacio agradable, acogedor, que invite a abrir libros, que despierte curiosidades, que ofrezca elementos para participar con pequeñas hojas de sugerencias, desideratas o recomendaciones... nuestra biblioteca de aula tiene el mismo matiz, e incluso más, pues los trabajos, dibujos y escritos de los alumnos deben ser elementos protagonistas en nuestro espacio lector del aula, que conexiona directamente con los contenidos curriculares que estamos trabajando. Y ellos agradecen y valoran que el espacio que ocupan diariamente sea especial, y sentirse afortunados de hacerlo suyo. “Son muy sensibles a todo ese tipo de aspectos, al espacio físico de la biblioteca, más o menos bello, acogedor, claro, pero a la vez que ofrezca rincones más privados. Siempre es así de sutil. Son muy sensibles a la manera de exponer los libros y a una señalización más o menos legible. Cada uno de estos detalles es sumamente importante. Se dan cuenta de todo”. Michéle Petit

Ana Nebreda


_ La biblioteca de aula se compone principalmente con los fondos de la Biblioteca escolar y son los maestros quienes seleccionan y toman en préstamo para llevar a la clase los fondos de ficción e informativos, relacionados con los contenidos que estén trabajando. También pueden realizarse aportaciones personales de materiales de los alumnos o de los maestros. En este espacio puede haber fondos permanentes que se usan habitualmente durante todo el curso o fondos temporales que pueden ir renovándose desde la Biblioteca escolar, donde se encuentran catalogados todos los recursos del Centro. Los materiales que podemos tener en la biblioteca de aula pueden ser: -

Libros de referencia ( diccionarios, enciclopedias, atlas...) Libros informativos de diferentes materias. Otros libros de texto. Libros de ficción. Periódicos y revistas. Fotografías, láminas de imágenes, bits... Libros hechos por los alumnos. Mapas y fondos audiovisuales. Materiales informáticos. Otros elementos de interés que pueden ser fuente investigación: fósiles, piedras, hojas, alimentos...

de

Ana Nebreda


_ La biblioteca de aula dispone de recursos para el fomento de la lectura y la escritura pero no sólo para trabajar desde el área de Lengua, sino que será responsabilidad de todos los maestros de ese grupo de alumnos, el desarrollo de los objetivos propuestos desde el Plan de Lectura del Centro. Desde y con la biblioteca de aula trabajaremos: -

-

Familiaridad con los libros. Hábitos de cuidado y manejo de los libros. Manejo de otros soportes de lectura audiovisuales e informáticos. La motivación de la lectura diaria en el aula. En voz alta o silenciosa. La lectura social con estrategias de expresión oral como presentaciones, debates, exposiciones, libro-forum... El uso de otros libros informativos para ampliar información y elaborar trabajos de documentación en torno a un tema, de manera individual o en equipo. Elaborar diarios de lecturas, recomendaciones, guías... Producción de elementos motivadores como marcapáginas, exlibris, carteles... Producción de textos y libros personales, sobre temas documentales o escritura creativa. Participación en la prensa escolar y otras actividades culturales del Centro.

.

Ana Nebreda


_ Las normas de la biblioteca de aula se acordarán principalmente en el Equipo de biblioteca escolar, sobre todo en los aspectos relacionados a los préstamos, contando con las sugerencias de maestros y alumnos. Estas normas deberán organizar y clarificar los siguientes aspectos: -

-

-

Cuántos ejemplares pueden prestarse a cada aula, de qué tipo y durante cuánto tiempo. Posibilidad de prórrogas, si el documento no ha sido solicitado. Cuándo se hacen los préstamos y devoluciones de la biblioteca de aula. Elaboración de una hoja informativa y de préstamos sobre la biblioteca de aula que llegue a todos los maestros al inicio de curso. Carné lector de cada biblioteca de aula y de cada especialidad. Responsables del orden, organización y reparación de los documentos de la biblioteca de aula. Si se hacen préstamos individuales para casa desde las bibliotecas de aula y registro de los mismos. Mobiliario de la biblioteca de aula. Circulación de lotes de libros sobre un tema, un autor, un género... preparado por el Equipo de biblioteca escolar y que de manera puntual llegue a las aulas. Establecer el calendario del uso de la biblioteca escolar, en el que al menos, cada curso tendrá una hora semanal asignada.

José Luis Álvarez Graciá, en su documento sobre “La interacción aulas/biblioteca central”, concluye con esta idea: “Como conclusión final, podemos decir que las bibliotecas de los centros escolares no deben ser simplemente depósitos de libros o materiales, esperando a que los alumnos o profesores vayan a utilizarlos. Debe ser un centro dinámico, que intente anticiparse a las necesidades informativas de sus usuarios, para lo cual deberá modernizarse y utilizar todos los recursos personales y materiales, incluidos los digitales que estén a su alcance para lograr que la interacción entre ella y sus usuarios trascienda más allá de sus cuatro paredes y del horario escolar.”

Ana Nebreda


Puedes encontrar más información sobre las bibliotecas de aula en estas webs: La interacción aulas / biblioteca central José Luis Álvarez Graciá. http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~sptmalaga/m45b102/medi a/docum/JoseLuisAlvarez2007.pdf

¿Biblioteca de aula o biblioteca escolar?. Kepa Osoro http://www.sole.com/plec/documentos.php?id_documento=54&id_seccion=7 La biblioteca escolar un recurso imprescindible. Cap.2 Bibliotecas vivas. José García Guerrero. http://www.juntadeandalucia.es/averroes/bibliotecaescolar/media/do cum/labibliotecaescolar.pdf La Biblioteca de Aula como alternativa frente al Libro de Texto Fernando Ballenilla. http://elistas.egrupos.net/lista/redires/ficheros/4/verFichero/3/La%2 0biblioteca%20de%20aula%20como%20alternativa%20frente%20al%20l ibro%20de%20texto%20(Fernado).doc No pierdas el tren de la lectura. La biblioteca de aula. http://bibliotecadeaula.animalec.com/central.html

Bibliotecas de aula .Mabel Condemarín http://www.mineduc.cl/biblio/documento/biblioteca_de_aula.pdf Consulta realizada en febrero de 2.008

Ana Nebreda


La biblioteca de aula