Issuu on Google+

Entre el

CIELO y LA TIERRA

IGLESIA

EL MINUTO DE DIOS

1


UNIDAD AVANZADA- DOCUMENTO TÉCNICO DE SOPORTE-2013

1


UNIDAD AVANZADA- DOCUMENTO TÉCNICO DE SOPORTE-2013

11


INDICE 1. Resumen........................................................................ 2. Introducci贸n ................................................................... 3. La oportunidad ............................................................... 4. Las Estrategias ............................................................... 5. Las Operaciones ............................................................. 6. El proyecto .....................................................................

1


UNIDAD AVANZADA- DOCUMENTO TÉCNICO DE SOPORTE-2013

1


RESUMEN ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

“ El así llamado hombre es la especie que, una vez erguida en dos pies, levanta su mirada del suelo y eleva sus ojos hacia el cosmos. Erguido, libera sus manos y transforma el medio en mundo”. María Noel Lapoujade

La arquitectura tiene grandes desafíos pues además de acoger al hombre, materializa sus sueños y creencias. Un Centro Parroquial es el reflejo de este reto que se presenta ahora en el barrio Minuto de Dios. La antigua iglesia fue demolida y las condiciones de los recintos actuales no despiertan cualidad espiritual alguna, además de no tener la capacidad necesaria para albergar a la comunidad. Es por ello que el objetivo del proyecto es la creación de un templo; un lugar sagrado en la cual pueda percibirse la esencia de este barrio, así como llegar a construir un espacio donde lo divino se sumerge en lo terrenal siendo materializado en la arquitectura. Este trabajo es entonces el resultado del estudio realizado para responder a la pregunta de ¿Cómo propiciar a través de un artificio humano la transición de lo terrenal a lo espiritual? Para responder a ésta se recurre al ascetismo, un proceso místico que involucra un camino de purificación del alma y retiro espiritual. De esta manera, se plantea que la aproximación entre lo humano y lo divino requiere un proceso inductivo que llevará al visitante al desprendimiento de lo material para entrar en contacto con lo intangible. Se inicia por un portal en el que el peregrino empieza un viaje que lo conecta con sus origines y con la infinidad del cielo enmarcada, para luego acercarlo a su propio recogimiento que desemboca en un éxtasis místico. Finalmente, así éste proyecto arquitectónico lograría la transición entre el cielo y la tierra.

1


INRODUCCIÓN Un portal hacia un axis-mundi ha de ser un marco sutil pero suficientemente sugerente para el peregrino. En principio, esta entrada debe ser comprensible y evidente, pero su interior no puede ser descubierto fácilmente, ya que este cobija el misterio que implica conectar el cielo y la tierra. En otras palabras, la creación del portal busca producir una conexión sutil e inmaterial entre la transición de los dos mundos, el terrenal y el espiritual. Igualmente, conviene que sea un gesto inspirador, pero al mismo tiempo austero y reflexivo, debido al encuentro solemne que estará albergando. Por medio de un camino que incluya la contemplación de los elementos naturales, el peregrino podrá experimentar un ritual que lo induzca a la penitencia. De esta manera, se busca producir un viaje en el que el visitante se aleje de la realidad cotidiana de la ciudad y quede inmerso en un ambiente que lo vincule con los orígenes. Es decir, el rito de transitar entre elementos naturales le aporta al ser humano conocimientos y recuerdos que desencadenan en un salir airoso, ante la contaminación de la realidad profana que vive en su cotidianidad. Asimismo, el recorrido, que evoca la vía de la penitencia (donde el alma se libera de los pecados), debe conducir al desprendimiento, mediante experiencias cambiantes que transiten entre lo tangible y lo intangible. Específicamente, el camino detiene y confunde al viajero de modo que no sea posible continuar hasta que se liberen las ataduras que impiden entender la naturaleza misteriosa y compleja del camino hacia lo sagrado. Es posible enmarcar la relación vertical entre lo divino y lo terrenal por medio de una ventana al cielo, un vacío contenido en un espacio delimitado. De esta forma, el atrium hace presente la inmensidad del cielo, mientras simultáneamente la mirada del peregrino se conecta con lo inconmensurable e ilimitado. Particularmente, con el encuadre de la bóveda celeste en un vano horizontal, se manifiesta una comunicación axial demarcada por la tensión de dualidades espaciales (abierto-cerrado, lleno-vacío, arriba-abajo). De modo que, una vez se crean los vínculos verticales y se restringen visualmente las relaciones horizontales, el artificio humano se funde con el cielo al dejar que los elementos naturales entren él. En resumen, el vacío contenido se convierte en una herramienta dual que conecta y a la vez encierra: la naturaleza y lo divino con lo construido y lo terrenal.

1


El recogimiento del ser se puede inducir mediante la conformación de un espacio cerrado, aislado, austero donde el ser humano intente encontrarse con sí mismo. Por ende, la arquitectura debe propiciar la interiorización al rechazar las perturbaciones del mundo exterior y acoger al ser humano en su retiro espiritual. Por otro lado, la sobriedad y sencillez del espacio interior permite focalizar la atención del peregrino. Paralelamente, el silencio es un elemento esencial para promover ese recogimiento, pues le otorga un carácter místico al ambiente que evoca soledad. Así, el silencio abraza el espíritu en la intimidad para finalmente abandonar la materialidad terrestre y conectarse con el mundo espiritual. El éxtasis místico es el punto culminante de la búsqueda de lo espiritual; se cree que en esta etapa, el hombre logra tener un encuentro con Dios. Este concepto se puede materializar a través de la experimentación espacial en la que la arquitectura incide sobre los sentidos, para transportar el alma a otra dimensión sensorial. De modo similar, mediante un lenguaje que trasciende lo material, se busca infundir la contemplación infusa que enternece al ser humano al entrar en contacto con lo divino. Es decir, la espacialidad intenta crear un puente entre lo perceptual y lo sublime mediante un solemne manejo de la luz, la escala y la materialidad. Concretamente, se ofrecen pautas que crean un escenario apropiado para la vía unitiva, propio de cada sujeto que interactúa con su sensibilidad. En síntesis, al permitir el acercamiento sensorial al proyecto, se puede brindar una experiencia insinuada por la materialidad pero reflejada en lo intangible.


3 LA OPORTUNIDAD

1


VIVIENDA

CULTURA

COMUNICACIÓN

EDUCACIÓN


LA OPORTUNIDAD.... 43.LAS ESTRATEGIAS....

1


REFERENTES

Iglesia sobre el Agua Tadao Ando

Iglesia de San Antonio Joao Carrihlo

Sainte chapelle Pierre de Montreuil

Capilla del Retiro Cristian Undurraga

1


4 LAS OPERACIONES...

1


ASCETISMO

PROCESO MÍSTICO

1


4 EL PROYECTO...

1


1



DTS