Issuu on Google+

SEMIOLOGIA RADIOLOGICA DEL PACIENTE CON ECV

DR. JORGE YEE GUIM


DEFINICION

Conjunto de trastornos de la vasculatura cerebral que conllevan a una disminución del flujo sanguíneo en el cerebro con la consecuente afectación, de forma transitoria o permanente, de la función de una región generalizada del cerebro o de una zona pequeña o focal el desarrollo rápido de signos clínicos de disturbios de la función cerebral.


ď Ź

Se considera la tercera causa de muerte en paĂ­ses industrializados y es la primera causa de invalidez en el mundo.


Accidente cerebrovascular ISQUÉMICO ď Ź

ocurre cuando una arteria que suministra sangre al cerebro queda bloqueada, reduciendo repentinamente, o interrumpiendo el flujo de sangre y, con el tiempo, ocasionando un infarto en el cerebro


Accidente cerebrovascular HEMORRÁGICO 

Cuando se rompe una arteria en el cerebro, la sangre pasa al tejido circundante y perturba no sólo el suministro de sangre sino el equilibrio químico delicado que las neuronas requieren para funcionar


La ECV es sumamente peligrosa, los daños son en función del tiempo transcurrido desde el accidente, por lo que su diagnostico se requiere con prontitud, es así que se emplean diferente técnicas para obtener información para un diagnostico acertado.


CaracterĂ­sticas de la neuroimagen


Tomografía computarizada (TC)  Imágenes de Resonancia Magnética (IRM) 


Tomografía cerebral computarizada (TC) 

Un TAC simple es suficiente y ayuda además a diferenciar entre hemorragia e infarto cerebral, pues en el caso de la hemorragia aparece inmediatamente un aumento de la densidad del tejido nervioso en el sitio de la lesión. Debe tenerse en cuenta que la imagen de hipodensidad característica del infarto cerebral no aparece hasta después de 24 a 48 horas, en algunos casos


TC 

es el método más eficaz, rápido y de bajo costo para el estudio de un evento isquémico agudo en el servicio de urgencias. Busca detectar esencialmente hemorragia cerebral (tiene sensibilidad de 100% para HIC y de 96% para HAS), o la presencia de signos radiológicos tempranos que sugieran evento isquémico extenso en evolución, que contraindique la trombolisis. En etapas muy tempranas es frecuente que la escanografía sea normal, como también es posible encontrar anomalías en isquemias cerebrales transitorias.


La presencia en la TC precoz de signos de infarto (hipodensidad, datos de expansividad o hidrocefalia) o del signo de la arteria hiperdensa, indica un mal pronóstico y una transformación hemorrágica más frecuente.


TC 

Permite descartar lesion cerebral, la hemorragia subaracnoidea y el hematoma intracerebral, aunque generalmente no muestra la lesión parenquimatosa isquémica durante las 4-6 primeras horas. La presencia de hipodensidad, a veces sólo manifiesta como una menor densidad comparativa de los ganglios basales o como atenuación de la diferencia de densidad entre sustancia gris y blanca, los signos de expansividad (borramiento de surcos o cisternas, compresión ventricular) o la hidrocefalia indican un mal pronóstico y una transformación hemorrágica del infarto más frecuente.


TC 

La existencia del signo de la arteria hiperdensa, por coágulo en su interior en más de un 85% de los casos, suele orientar hacia un origen embólico Se observa en el 27% de todos los pacientes y en el 41% de los infartos en territorio de la ACM; en este territorio se asocia a menudo a hipodensidad precoz, indicando ambos signos un peor pronóstico y una mayor probabilidad de desarrollo de un infarto hemorrágico.


TC 

Durante las primeras 6 horas de evolución, la TC craneal detecta la lesión isquémica con una sensibilidad del 65% y una especificidad del 90%, siendo normal en menos del 50% de los pacientes con un ictus isquémico.


TC puede mostrarnos también la presencia de infartos antiguos cuya localización y tamaño orientan hacia la etiología de la enfermedad cerebrovascular. 


Deberá repetirse la TC craneal en caso de deterioro neurológico progresivo, antes de anticoagular a un paciente y a los 3 o 5 días si su resultado inicial fue normal.


El SPET ( tomografía computarizada de emisión de fotón único) se basa en la concentración de radiofármacos dependiendo del flujo cerebral regional.  Sirve para demostrar lesiones funcionales, zonas de hipo o hiperfusión regional, que la tomografía convencional de cráneo no evidencia.  Además de utilidad pronóstica y diagnóstico de muerte cerebral 


Imagen por Resonancia MagnĂŠtica (IRM) ď Ź

muestra el infarto primero, incluso al cabo de 1 o 2 horas, sobre todo si se emplean secuencias FLAIR (fluid attenuated inversion recovery)


Ante la sospecha de un ECV en fosa posterior


Ante la sospecha de un ECV de tallo cerebral


IRM 

supera a la TC, tanto en la sensibilidad para detectar isquemia en la fase aguda, como en la identificación de lesiones antiguas de tipo lacunar, infartos del territorio vertebrobasilar o hemorragias pequeñas. Permite visualizar la circulación cerebral arterial y venosa, con lo cual se puede hacer una excelente correlación clínico-radiológica y un diagnóstico diferencial más amplio y rápido.


Angiografía por RM (ARM) 

está indicada en casos de placas de ateroma en las carótidas, las cuales tienen un alto riesgo de embolización cuando se practica la arteriografía convencional.


IRM 

Las técnicas de espectroscopia por RM sólo se emplean aquí con fines de investigación. En áreas con infarto, se objetiva un aumento del pico lactato y sobre todo una disminución del pico del N-acetil aspartato (NAA).


Infarto cerebral hemorrágico

 

en el área del infarto se observa que existe contenido hemático. Es más habitual en el infarto cardioembólico, debido a la lisis del émbolo, y en la trombosis venosa cerebral; en el infarto trombótico es menos frecuente, aunque puede estar ocasionado por el aporte sanguíneo al área necrótica procedente de la circulación anastomótica.


Hemorragia intracerebral  

La etiología más frecuente es la hipertensión arterial. La sensibilidad de la TC craneal es cercana al 100% en la detección de hemorragias durante las primeras horas de evolución, incluso las de pocos milímetros, y además nos permitirá realizar el diagnóstico topográfico.


TC 

La medición del volumen del hematoma se realiza aplicando la fórmula (A x B x C) dividido entre 2 En las hemorragias supratentoriales, el pronóstico es bueno cuando el volumen es menor de 30 ml, y malo cuando supera los 60 ml2 .


IRM   

En RM, la imagen del hematoma se modifica con el tiempo por los cambios que sufre la hemoglobina Durante las primeras horas, la lesión aparece como isointensa o ligeramente hipointensa en T2, y en la primera semana es hipointensa en T2 pero presenta un anillo periférico hiperintenso, siendo isointensa o hipointensa en T1. En la fase subaguda (de la segunda a la cuarta semana), en la que ya se empieza a formar metahemoglobina en la periferia del hematoma, la imagen es hiperintensa tanto en T1 (sobre todo en la periferia) como en T2. Por último, en la fase crónica la señal del hematoma es isotensa o hipointensa en T1 y marcadamente hipointensa en T2.


Hemorragia subaracnoidea La TC craneal es la prueba mĂĄs habitual, indicada de urgencia; tiene una sensibilidad del 98% cuando se realiza en las primeras 12 horas de evoluciĂłn, del 93% en las 24 horas y del 50% si se realiza a la semana del episodio ď Ź


CONCLUSION 

TOMOGRAFIA CEREBRAL COMPUTARIZADA

IMAGEN POR RESONANCIA MAGNETICA


GRACIAS

DR. JORGE YEE GUIM


Semiologia del paciente con ECV