Page 9

fiscal en España, creándose a tal efecto las provincias marítimas. Junto con las de Alicante, Asturias, Cádiz, M álaga y S antander, se creó la de Car tagena,51 segregándola de la provincia de la Región de M urcia solo a efectos fiscales, de forma que no se le otorgaron otras atribuciones como fomento o ejército,52 pero su duración fue efímera, al extinguirse en 1805. El proceso de desamor tización provoca el cierre de la totalidad de los conventos existentes en Car tagena, y con ello varias modificaciones en la trama urbana, con la aper tura de jardines y plazas. D ebido al rápido desarrollo de la minería durante el siglo XI X, los poblados de El G arbanzal, H errerías, Roche y Por tmán decidieron segregarse de Car tagena a fin de fusionarse en municipio y ayuntamiento propios con el nombre de "Villa de El G arbanzal" (1 de enero de 1860). Si bien más tarde, en 186 8, decidieron cambiar su nombre al actual, La Unión. Con todo, el acontecimiento más impor tante del siglo XI X es la revolución cantonal que tuvo lugar entre julio de 1873 y enero de 1874 durante la Primera República Española. Durante este período la ciudad se levantó contra el gobierno central en defensa de las tesis federalistas bajo la dirección de Antonete G álvez.9 La pérdida de las últimas colonias tras el D esastre de 1898 tuvo notable incidencia en Car tagena, tanto por la necesidad

de reconstruir una perdida flota marítima como por el resurgimiento de la minería en la sierra minera de Car tagena-La Unión que se dio a comienzos del siglo X X en toda la comarca y que tendría la más directa de sus consecuencias en la construcción de numerosas edificaciones de estilo modernista, así como en la creación de la Caja de Ahorros y M onte de Piedad de Car tagena, una de las cajas precursoras de la Caja M editerráneo, integrada actualmente en el Banco S abadell. Especialmente impor tante fue la creación del Banco de Car tagena en 1900. El Banco creció rápidamente y tuvo sucursales y oficinas por todo el país. En 1908 absorbió al Banco de Andalucía. Poco después de la creación del Banco de Car tagena se agitó la idea de establecer en la ciudad un Bolsín Oficial para facilitar las operaciones crediticias y la transmisión de acciones. Aunque la operación no se llevó a término, revela bien a las claras la pujanza mercantil e industrial de Car tagena en la época. El Banco de Car tagena llegó a tener 23 sucursales: Car tagena (sede central), Alicante, Elche, M urcia, Lorca, Orihuela, Alcoy, S evilla, Cádiz, S an Fernando, Puer to de S anta M aría, Isla Cristina, Huelva, Ayamonte, M elilla, La Unión, Totana, M azarrón, Águilas, Cieza, Caravaca, Yecla y H ellín. M ientras en la zona del Levante había sucursales en las localidades más o menos impor tantes, en Andalucía había menos sucursales, sólo en las ciudades

Imagen del puerto de Cartagena en el año 1900.

E n 1 799 se produjo una reforma

impor tantes, de las que a su vez dependían un gran número de oficinas. Por ejemplo, de la sucursal de S evilla, dependían 56 oficinas en Andalucía, 23 en Extremadura y dos en Castilla la Nueva. En 19 23, el Banco se integró en el Banco Internacional de la Industria y el Comercio, éste fue absorbido en 1943 por el Banco Central, actualmente integrado en el Banco S antander. También la vida cultural de Car tagena vivió un notable desarrollo a comienzos del siglo X X hasta el estallido de la Guerra Civil Española de 1936-1939. En esos años Car tagena fue la única base naval que quedó bajo control de la República, y la última ciudad en ser ocupada por el ejército sublevado, el 31 de marzo de 1939. La segunda mitad del siglo X X estuvo marcada por el desarrollo de la industria energética y de fer tilizantes, así como la construcción naval. Una industria en manos del Estado cuya reconversión, en las últimas décadas del siglo, sumió la ciudad en una profunda crisis, hoy superada. En resumen,, durante los siglos XI X y X X, Car tagena vivió impor tantes acontecimientos políticos como la Revolución Cantonal o la Guerra Civil que sir vieron para poner a prueba sus sistemas defensivos. En el siglo XI X se construyeron nuevas for tificaciones: S an Leandro, S an Isidoro y S anta Florentina y el Fuer te de S anta Ana. Además, se reforma el Fuer te de N avidad que sería ideado y diseñado dentro del Plan de D efensa de 1860 también conocido como el plan O’D onnell por el entonces ministro de guerra Leopoldo O’D onnell. Durante la primera mitad del siglo X X dentro del Plan de D efensa Vickers, se edifican las últimas baterías de costa, como fueron Parajola, Cenizas o Castillitos entre otras. En los años 90 son desar tilladas las últimas defensas. Actualmente Car tagena forma par te de la comunidad autónoma de la Región de M urcia, y es sede de la Asamblea Regional.

COMPOSICIÓN ARQUITECTÓNICA PATRIMONIO

8

Profile for Ana M.

PATRIMONIO_MILITAR_CARTAGENA - Composición Arquitectónica 6  

PATRIMONIO_MILITAR_CARTAGENA - Composición Arquitectónica 6  

Profile for anam.5
Advertisement