Page 1

R. L. Stevenson El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde  “The Strange Case of Dr. Jekyll andMr. Hyde”. Novela publicada en 1886. 

Contaba  el  escritor  escocés que la idea original para  su  Jekyll  y  Hyde  le  había  sido  proporcionada  durante  un  sueño  por  unos  nocturnos  geniecillos  legendarios,  los  “Brownies”.  Lo  cierto es que esta breve e intensa  novela  resulta  una  síntesis  excepcional  de  variados  elementos góticos, detectivescos  y científicos, a  los que se puede  unir una  visión aún romántica  y  filosófica,  con  implicaciones  morales,  sobre  un  tema  predilecto de muchos autores de  todos  los  tiempos:  “el  doble”.  Ser  hombre  supone  una  dualidad,  una  lucha  constante  entre  la  razón  y  el  instinto,  una  guerra  entre  el  mal  y  el  bien  cuyo  resultado  no  puede  controlarse  ni  decidirse  a  voluntad.  Y  como  consecuencia,  aparece  la  metamorfosis,  la  doble  cara  de  la  realidad  que  se  manifiesta  en  todos  sus  extremos. ¿Cuál triunfará?  “ Aquella noche franqueé la fatal encrucijada. Si hubiera accedido a mi descubrimiento con un  espíritu más noble, si hubiera corrido el riesgo del experimento mientras gravitase sobre mí el  imperio de más generosas o piadosas aspiraciones, todo debió haber sido de otro modo, y de  estas  agonías  de  muerte  y  de  nacimiento  yo  hubiera  producido  un  ángel  en  lugar  de  un  demonio” .

“La historia de la puerta”  El  abogado  Mr.  Utterson  da  uno  de  sus  habituales  paseos  con  su  pariente,  el  señor Einfeld, por el popular y oscuro barrio londinense del Soho. En medio de una de  las miserables calles de la zona ambos observan la entrada de una casa, el acceso de una  puerta  que  comunica  con  un  edificio  de  dos  plantas  sin  ventanas  al  exterior.  Los  paseantes  recuerdan  entonces  un  extraño  episodio  sucedido  poco  tiempo  atrás  en  ese  mismo lugar: un hombre de aspecto siniestro, llamado Hyde, atropelló accidentalmente  a una niña. Ante el enfado de los viandantes el extraño se vio obligado a reparar el daño  a la familia de la víctima con una imprecisa cantidad de dinero. Luego, Hyde atravesó la Procedente de Proyecto Aula, http://lenguayliteratura.org Autor: Juan Manuel Ojembarrena. 1 


puerta y regresó con un cheque extendido  bajo  la  firma de otra persona,  la de alguien  con nombre prestigioso y una magnífica reputación en Londres. 

“En busca de Mr. Hyde”  El abogado  se encuentra en  su casa  ante el testamento que recientemente  le  ha  entregado su buen amigo el doctor Jekyll, cuyas cláusulas testan en beneficio del tal Mr.  Hyde. Utterson se preocupa sinceramente por la suerte del buen doctor, y pregunta a un  amigo  de  ambos,  el  también  doctor  Lanyon  (de  quien  Jekyll  ha  manifestado  su  alejamiento  por  diferentes  desavenencias  científicas).  Ante  la  ausencia  de  noticias  convincentes, Utterson vigila  la calle de  la  misteriosa puerta hasta que ve reaparecer a  Hyde,  con  quien  el  abogado  apenas  tiene  tiempo  para  cruzar  unas  pocas  palabras.  El  extraño toma una llave y cruza la puerta, que además comunica con la de Jekyll, pues se  trata  de  la  misma  salida  de  su  laboratorio.  Utterson  comienza  a  temer,  muy  en  serio,  sobre la suerte de su amigo el doctor. 

“El doctor Jekyll estaba bien tranquilo”  Por fin se encuentran Utterson y Jekyll. Mientras el abogado muestra su disgusto  por  las  cláusulas  testamentarias,  el  doctor,  en  apariencia  sosegado  y  sabiéndose  dominador  de  la  situación,  pide  a  Utterson  que  no  se  preocupe  por  su  relación  con  el  misterioso Hyde, aduciendo que su mutua relación se basa en asuntos privados. 

“El caso del asesinato de Carew”  El narrador trata la muerte del conocido sir Danver Carew, un reputado miembro  del  Parlamento,  brutalmente  golpeado  y  luego  asesinado  por  un  siniestro  hombrecillo  ante los atónitos ojos de una testigo que se encontraba en una ventana, y que reconoce al  criminal  como  Hyde.  Utterson  acompaña  a  la  policía  en  el  registro  de  la  casa  del  criminal  sospechoso  ­guardada  por  una  siniestra  ama­,  encontrando  diferentes  documentos  quemados  y  algún  cheque;  al  lado,  medio  bastón  roto,  arma  que  Hyde  debió usar en el crimen. Utterson, atónito, reconoce también el mismo bastón como uno  que él mismo regaló a Jekyll. Extrañamente, en la casa no hay fotografía alguna. 

“El incidente de la carta”  Nueva conversación del cada vez más preocupado Utterson con el doctor Jekyll  acerca del peligro de la cercanía de Hyde.  [La casa del doctor tiene tres partes: la primera está ocupada por el médico y su  servicio;  a  continuación,  en  medio,  un  anfiteatro de  un  antiguo  médico  que  comunica  con la tercera parte, el laboratorio, supuesta residencia de Hyde].  Jekyll  entrega  a  su  abogado  una  carta  de  Hyde  en  la  que  éste  reconoce  los  hechos delictivos que se le imputan y exime al doctor de toda responsabilidad. Confuso,  Utterson  enseña  la  carta  a  un  encargado  de  su  bufete,  experto  en  grafología,  que  reconoce en la letra de Hyde los rasgos caligráficos de Jekyll. Un misterio más.

Procedente de Proyecto Aula, http://lenguayliteratura.org Autor: Juan Manuel Ojembarrena. 2 


“El notable incidente del doctor Lanyon”  Parece que Hyde ha desaparecido. Y en este aparente período de calma Utterson  conoce, de boca del doctor Lanyon, que éste ha tenido alguna experiencia traumática y  trágica con Jekyll, de la que prefiere hablar... Tan espantosa debió ser que, a los quince  días, Lanyon muere.  Utterson  recibe  más  tarde  una  carta  del  fallecido  doctor,  en  cuyo  interior  se  esconde a su vez otra que sólo abrirá el abogado en el caso del fallecimiento de Jekyll.  El letrado sufre más que nunca la preocupación por su respetado amigo, convencido de  que Hyde ha podido asesinarle, pues el doctor lleva días encerrado, sin que el criado de  Jekyll, Poole, sepa nada de él. 

“El incidente de la ventana”  Durante uno de los paseos de Utterson, se vislumbra en una ventana el rostro de  Jekyll. De repente, el siempre digno  y caballeroso aspecto del doctor se transforma en  una mueca de dolor y de terror. 

“La última noche”  El  fiel  Poole  acude  al  abogado  reconociendo su intranquilidad por la suerte de su  señor: ha escuchado en la casa una voz que no es  la  de  Jekyll  y  ha  visto  con  sus  propios  ojos  la  figura  de  un  hombrecillo  que  no  se  corresponde  con  el  elevado  y  señorial  porte  del  doctor.  Utterson  le  acompaña  hasta  el  domicilio  para  poner  fin  a  tanta  sospecha.  La  servidumbre  se  encuentra  reunida  y  aterrada.  De  Jekyll  no  hay  más  noticias  que  las  proporcionadas  por  algunas  notas  manuscritas  en  las  que  se  conminaba  a  Poole  a  recoger  un  determinado  fármaco  de  un  establecimiento  (o  a  devolverlo,  si  el  doctor  comprobaba  que  era  impuro  o  de  mala  calidad).  Incluso  se  han  escuchado  llantos  en  las  habitaciones  y  en  el  laboratorio  del  doctor.  En  consecuencia,  Utterson  y  dos  criados  derriban  la  puerta  de  acceso  del  laboratorio.  ¿Y  qué  se  encuentran?:  la  droga  que  Jekyll  se  hacía  servir,  un espejo (¡qué terribles cosas se habrán reflejado  en él!), algunos documentos, libros perfectamente  ordenados... y un cuerpo tendido en  el  suelo, con  rasgos  distorsionados:  Hyde,  muerto.  De  Jekyll,  nada...  Sólo  una  nota  del  ausente  doctor  para  Utterson,  en  la  que  dice  que  nunca  volverá  más  a  su  casa,  y  que  su  actuación  será  revelada en documentos esclarecedores.

Procedente de Proyecto Aula, http://lenguayliteratura.org Autor: Juan Manuel Ojembarrena. 3 


“El relato del doctor Lanyon”  Aquel  documento  que  entregó  Lanyon  a  Utterson  descubre  parte  del  misterio:  Jekyll había pedido a Lanyon que fuera a su laboratorio, cogiera unas drogas guardadas  en  un  cajón  y  luego  regresara  a  su  casa.  Lanyon  cumplió  y  al  poco  tiempo  apareció  Hyde como “enviado” de  Jekyll.  Fue entonces cuando el extraño  lanzó duras palabras  contra  la  “incredulidad”  de  Lanyon  acerca  de  algunos  aspectos  especialmente  incomprensibles  de  la  ciencia;  y  se  produjo  la  metamorfosis:  Hyde  mezcló  algunos  fármacos, bebió la pócima resultante, ¡y se convirtió en Jekyll! 

“Relación completa del caso por Henry Jekyll”  El presente testimonio autobiográfico revela que Jekyll nació en el seno de una  familia adinerada de Edimburgo. Desde su juventud experimentó sus vicios ocultos bajo  la apariencia de  la respetabilidad —una dualidad  común en  el  hombre, asegura­. Y de  sus investigaciones con drogas, de sus padecimientos físicos y reiterados fracasos, logró  finalmente  la  transformación  en  Hyde,  quien  le  representaba  más  rejuvenecido,  dinámico,  pero  también  más  perverso  y  cruel;  el  propio  mal  interior  de  Jekyll  potenciado  hasta  lo  monstruoso.  Esta  dualidad  Jekyll­Hyde  iba  desapareciendo  lentamente pues el doctor, ni controlando ni aumentando la dosis, lograba mantener las  riendas del experimento. Y acabó predominando la forma del extraño  y perverso  lado:  mientras  Jekyll  se  preocupaba  por  Hyde,  Hyde  hacía  de  Jekyll  alguien  indiferente  y  prescindible. Hasta que Hyde se convirtió en un criminal público sin control, pero con  apego  a  la  vida  y  a  su  nueva  existencia.  Jekyll,  por  el  contrario,  usaba  sus  escasos  momentos de consciencia despejada para  intentar decidirse por algo definitivo para su  destino... Cuando apenas le quedaban fármacos, Jekyll se despidió de la vida, ignorando  si Hyde moriría en el patíbulo o se daría muerte por sí mismo.  Textos 

“Casi un año más tarde, en el mes de octubre del año 18.., Londres se vio  sacudida  por  un  crimen  de  singular  ferocidad  que  despertó  enorme  interés  por  la  elevada  posición  social  de  su  víctima.  Los  detalles  del  caso  eran  pocos  y  sorprendentes. Una criada que vivía sola en una casa cercana al río había subido al  piso  superior  para acostarse  hacia  las once  de  la  noche.  Aunque  una espesa niebla  había  envuelto  la  ciudad  durante  el  crepúsculo,  la  primera  parte  de  la  noche  transcurrió  serena  y  despejada,  y  el  callejón,  al  que  se  abría  la  ventana  de  la  muchacha, aparecía brillantemente iluminado por la luz de la luna llena. Al parecer, la  chica tenía inclinaciones románticas, pues se sentó sobre su baúl, situado justo debajo  de  la  ventana,  y  se  dejó  mecer  por  vagas  ensoñaciones.  Nunca  (solía  decir  entre  abundantes lágrimas cuando más tarde narraba aquella experiencia), nunca se había  sentido  más  en  paz  con  los  hombres  ni  percibió  más  vívidamente  la  dulzura  del  mundo.  Y  mientras  permanecía  allí  sentada  comenzó  a  darse  cuenta  de  que  un  hermoso y anciano caballero de blancos cabellos pasaba por la calleja; y de que otro  hombre de muy corta estatura, al que al principio no prestó mucha atención, avanzaba  hacia  él  en  sentido  opuesto.  Cuando  se  encontraron  frente  a  frente  (justo  bajo  la  ventana  de  la  chica),  el  anciano  se  inclinó  y  se  dirigió  al  otro  con  la  más  exquisita  cortesía. No parecía que lo que hablaban fuera de mucha importancia; más bien, y a Procedente de Proyecto Aula, http://lenguayliteratura.org Autor: Juan Manuel Ojembarrena. 4 


juzgar por las varias ocasiones en que señaló en una u otra dirección, se diría que el  anciano  estaba pidiendo  al otro  que  le  orientara en  su  camino.  La  luna  iluminaba  su  cara  mientras  hablaba,  y  la  chica  se  recreaba  contemplando  el  aire  de  inocencia  y  caballerosidad al viejo estilo que se desprendía de aquellas facciones, el sentimiento  de nobleza y satisfacción interior que irradiaba de su persona. Fijó luego su mirada en  el otro hombre y experimentó gran sorpresa al reconocer en él a aquel Mr. Hyde que  una  vez  visitara  a  su  amo  inspirando  en  ella  tan  profundo  sentimiento  de  aversión.  Este hombre llevaba un pesado bastón, con el que jugueteaba nerviosamente; no se  dignaba  contestar  una  sola  palabra  y  parecía  escuchar  con  impaciencia  apenas  contenida.  Y  de  repente,  estallando  en  un  ataque  de  cólera,  comenzó  a  patear  el  suelo,  a  blandir  su  bastón,  y  a  comportarse  enteramente  (según  lo  describió  la  doncella)  como  un  loco.  El  anciano  caballero,  sorprendido  y  molesto  a  todas  luces,  retrocedió  un  paso;  y  en  ese  momento,  Mr.  Hyde  perdió  los  estribos  y  lo  apaleó  y  derribó contra el suelo. Instantes después, con rabia de simio salvaje, saltaba sobre su  víctima y la pisoteaba y propinaba tan violenta andanada de palos que el crujir de sus  huesos  podía  percibirse  desde  lo  alto  de  la  ventana,  mientras  su  magullado  cuerpo  rebotaba  una  y  otra  vez  en  la  calzada.  Ante  el  horror  de  lo  que  estaba  viendo  y  oyendo, la muchacha cayó desvanecida.  Eran las dos de la mañana cuando volvió en sí y llamó a la policía. El asesino  había desparecido hacía tiempo; pero la víctima yacía allí...  ­C. IV­ 

Madrid, Cátedra, Letras universales, 1995 

Literatura universal  Juan Manuel Ojembarrena  jojem@irabia.org

Procedente de Proyecto Aula, http://lenguayliteratura.org Autor: Juan Manuel Ojembarrena. 5 


El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde  

Novela corta sobre el desdoblamiento de la personalidad

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you