Issuu on Google+

UNIVERSIDAD MARIANO GALVEZ DE GUATEMALA MAESTRIA EN DOCENCIA SUPERIOR CON ESPECIALIDAD EN PROYECTOS EDUCATIVOS. ING. ESMERALDA MARISOL VILLELA

FUNDAMENTOS Y TENDENCIAS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR.

GLORIA AURORA GONZÁLEZ VASQUEZ


FUNDAMENTOS Y TENDENCIAS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Ética y Formación Universitaria 1 La Universidad como espacio de aprendizaje ético. Por: Miguel Martínez Martín, María Rosa B. Estrada y Francisco Estaban Bara. 1.1.

La Necesidad de un cambio de cultura docente en la universidad

Las Universidades y su profesora desean cambios, para que haya pensamiento crítico, progreso y a la búsqueda de rigor, la verdad, pero a la vez son conservadoras porque guardan sus tradiciones. Si bien es cierto tanto universidades como universitarios siempre van en busca de un cambio, pero es necesario ubicar aquellos procesos que puedan ubicar acciones orientadas a la formación de valores o de aprendizaje ético. Sin embargo la incorporación de cuestiones éticas requiere un marco normativo. En este marco las políticas de promoción del profesorado no contemplan la forma adecuada cuando lo hacen y en la elaboración de planificaciones no se reflejan. Tal vez la sociedad actual esté mostrando mayores niveles de exigencia en relación con la formación universitaria. Entonces la propuesta a la necesidad de formación ética se ubica sobre los contenidos de aprendizaje y sobre los estilos docentes del profesorado. Integración al fenómeno de la globalización

Necesidades en la Universidad

La tecnología y la ciencia

Economía y el mundo del trabajo

Excelencia académica

Adaptación Tic’s

Integración dimensión ética


2. Una propuesta de aprendizaje en la universidad El debate sobre la formación del siglo XXI se plantea sobre los niveles superiores y cuestiones que afectan a conceptos como ciudadanía, ética, moral y valores, demostrando a estos como partes del proceso formativo. Vale la pena cuestionarse el sentido de formación del presente siglo, por lo que se considera que tiene una estrecha relación con dos grandes realidades sociales: la realidad de la comunicación y la información. Ahora el modelo profesional en continuo movimiento con la cabeza bien organizada, la otra línea se enfoca en otra realidad, que va en función de la formación integral de la persona (ética, ciudadanía, moral, valores y sentimientos. El reto radica en unir las dos caras de la misma moneda.

Modelo de aprendizaje ético para la ciudadanía en formación.

Sentido y alcance del enfoque ético Naturaleza del desarrollo moral. Contenidos de aprendizajes culturales y desarrollo ciudadano Conceptualización de la figura docente. Contenidos enseñanza aprendizaje.


2.1 Sentido y alcance del enfoque de aprendizaje ético Acá se presenta la intencionalidad pedagógica y ética que se pretende incorporar en la formación universitaria, se trata de establecer relaciones entre fines y objetivos de aprendizajes éticos y medios y recursos disponibles para alcanzarlos, consiste en crear condiciones para el lograr de unos determinados aprendizajes, la tarea pedagógica y ética.

La propuesta que se defiende no trata de la necesidad de dominar una técnica o estrategia para abordar un enfoque ético, se trata de una propuesta que se sitúa entre el ámbito de los fines generales en este caso de carácter ético.

2.2 Dimensiones en el desarrollo y construcción de la personalidad moral Esta perspectiva pretende superar los dos extremos paradigmáticos que se han dado en el tratamiento de la formación moral de la persona. Por un lado vinculado a la formación e incorporarlos al proceso de inculcación de valores, donde la persona ha de reproducir lo que se le transmite.

El primer extremo muestra una falta de confianza en el proceso de construcción personal y por ende en la autonomía y responsabilidad de la propia persona.

En efecto se apuesta por la transmisión de valores y por la denuncia de los antivalores. Estamos en un mundo en que el desarrollo de estas dimensiones es tan necesario como aprender a leer y escribir. Social y culturalmente nuestra sociedad necesita personas hábiles en la construcción de valores.


2.3 Contenidos éticos: qué enseñar en la formación superior del siglo XXI

La formación del siglo XXI ha de posibilitar la construcción de proyectos personales no exclusivamente individuales. La asunción de planes personales con rasgos éticos humanizadores conlleva el desarrollo de una ciudadanía responsable y comprometida, también ha de representar la formación de personas por y para la comunidad. Se trata de apostar a la transmisión de contenidos. Ya que una actitud responsable está comprometida con la libertad, la equidad, el respeto y la solidaridad.

2.4 El docente de educación superior en la formación del siglo XXI roles reconfigurados. Nuevo docente encargado de es el profesional y un buen ciudadano, que se compromete moralmente con su tarea formadora por medio de una acción transformadora y responsable. Ahora en niveles superiores necesitará mayor profundidad en su rol pedagógico y destacar el papel de gestor de procesos de enseñanza aprendizaje. Debe mantener tres tipos de interacción: la de su actividad docente, la de tutor y evaluador del aprendizaje.

El profesorado universitario debe ser entrenado en la manera de cumplir con el contrato moral, la forma de abordar las cuestiones sociales, desde una posición de neutralidad y en la propuesta y no en la imposición.


2.5 El escenario educativo de la educación superior: las prácticas de enseñanza aprendizaje. Es importante la manera como se sitúan el estudiante y el docente en los contenidos de enseñanza aprendizaje en el escenario educativo. El modelo de aprendizaje ético se defiende para la ciudadanía. La forma de organización del aula y de los estilos de aprendizaje es idónea para todo tipo de enseñanza superior que pretenda incidir en los niveles y objetivos de formación. Se considera que el aula es un lugar en el que desarrollar procesos de enseñanza aprendizaje de naturaleza estratégica. Para ello importa mucho la naturaleza de las actividades que el docente pone en marcha y la secuencia de las mismas.

El rol del estudiante activo a la vez que debe asumir el control y la responsabilidad consciente de dicho proceso. Por eso el aula debe ser como un espacio de debate debe integrar análisis que permitan a los estudiantes participar de manera activa y se constituye como un buen lugar donde aprender a profundizar en los estilos de vida y en los valores democráticos y para el progreso y el desarrollo.

La clase, el seminario, el gabinete de lectura o el estudio de caso son espacios de interacción privilegiados, en los que tal vez por la progresiva integración de la tecnología de la comunicación y la documentación el encuentro entre estudiantes y el profesorado permite diseñar el tratamiento de los contenidos curriculares.


CONCLUSIONES. 1.- El proceso enseñanza aprendizaje es un binomio inseparable que lleva al profesorado a implementar nuevas técnicas para la formación a nivel superior. 2.- La ética es un valor el cual no debe perderse, ya que es la esencia de todo ciudadano para contribuir al desarrollo y progreso de la sociedad. 3.- Debe haber una conexión directa entre estudiantado y profesorado, para permitir una buena interacción y hacer del aula un espacio de convivencia ameno utilizando practicas democráticas.


e-libro del curso de Fundamentos y Tendecias