Page 1

Ludwig van Beethoven (Bonn, 16 de diciembre de 1770 — Viena, 26 de marzo de 1827) fue un compositor y pianista alemán. Su legado musical se extendió, cronológicamente, desde el período clásico hasta inicios del romanticismo musical. Considerado el último gran representante del clasicismo vienés (después de Gluck, Haydn y Mozart), Beethoven consiguió hacer trascender a la música del romanticismo, motivando a la influencia de la misma en una diversidad de obras musicales a lo largo del siglo XIX. Su arte se expresó en numerosos géneros, y aunque las sinfonías fueron la fuente principal de su popularidad internacional, su impacto resultó ser mayormente significativo en sus obras para piano y música de cámara. El padre de Beethoven, quien a los siete años daba conciertos, quería que su hijo siguiera la trayectoria de Mozart y se convirtiera en músico, al igual que él. Con la intención de convertirlo en un nuevo niño prodigio, comenzó a enseñarle piano, órgano y clarinete a temprana edad. La tragedia de su prematura sordera le causó un enorme desánimo, sin embargo lo anterior no imposibilitó su habilidad para crear nuevas composiciones. A principios del siglo XX, el escritor Romain Rolland describió la vida de Beethoven en la afirmación, "...logró hacerse notable entre los grandes músicos. Su ejemplo es la más heroica resistencia del arte moderno."1 Me has dado la impresión de ser un hombre con muchas cabezas, muchos corazones y muchas almas. Extracto de una conversación entre Haydn y Beethoven 2

Su producción incluye los géneros pianístico (32 sonatas), de cámara (16 cuartetos de cuerda, 7 tríos, 10 sonatas para violín y piano), vocal (lieder y una ópera: Fidelio), concertante (5 conciertos para piano y orquesta, uno para violín y orquesta) y orquestal (9 Sinfonías, oberturas...), así como el ciclo de las "Nueve Sinfonías", entre ellas la Tercera Sinfonía, también llamada Heroica, en mi♭M, la Quinta Sinfonía, en Dom, y la Novena Sinfonía, en Rem (cuya música del cuarto movimiento, basado en la Oda a la Alegría de Friedrich von Schiller, ha sido elegida como Himno de la Unión Europea).

Familia [editar]


Ludwig van Beethoven es tan sólo un muchacho de 8 años con un talento bastante prometedor. Toca el piano con mucha capacidad y energía, lee las notas muy bien desde el comienzo y practica principalmente El clave bien temperado de Sebastian Bach, que el Sr. Neefe ha puesto entre sus manos [...] le está enseñando la composición y para animar sus clases fue a Mannheim para publicar 9 variaciones para el piano, escrita por él a partir de una marcha de Ernst Christoph Dressler. Este joven genio necesita ser apoyado para continuar con sus estudios. Valoración de Christian Gottlob Neefe, respecto al desempeño escolar de Beethoven, marzo de 1778.

La familia de Ludwig van Beethoven, cuyos miembros contaban con una tradición musical naciente, vivía bajo condiciones modestas. Su abuelo paterno, llamado también Ludwig,3 (Malinas, 1712 – 1773), era descendiente de una familia de campesinos y granjeros originarios de Flandes. El término “van” de su nombre, contrario a lo que pudiera creerse, no posee orígenes nobles, mientras que “Beethoven” probablemente pudo haberse derivado de Betuwe, una localidad holandesa situada en Güeldres.4

Franz Gerhard Wegeler (1765–1848), doctor y amigo de la infancia de Beethoven.

El archiduque Maximiliano Francis de Austria (1756–1801), patrocinador financiero de Beethoven. En 1732, el abuelo Ludwig emigró a Bonn, al ser su propio padre perseguido por deudas, en donde trabajó como director y maestro de capilla de la orquesta del príncipe elector de esa colonia. Al año siguiente, en 1733, contrajo matrimonio con Maria Josepha Phall. Su hijo, padre de Beethoven, Johan van Beethoven (1740 - 1792) era músico y tenor de la corte electoral. Siempre buscó educar a sus hijos con gran rigor.


Tiempo después, Johan se casó con Maria Magdalena Keverich (19 de diciembre de 1746 - 1787), hija de un cocinero de Tréveris. Sus antepasados, probablemente, eran provenientes de alguna comunidad aledaña al Río Mosela. A la edad de 16 años, Maria trabajó como criada y camarera del príncipe elector de Tréveris, con quien tuvo un hijo que murió tempranamente. El 12 de noviembre de 1767, contrajo matrimonio con Johan. Dos años después, en 1769, nació su primer hijo, bautizado como Ludwig Maria van Beethoven. Sin embargo, apenas 6 días después de su bautizo, el niño falleció. El 17 de diciembre de 1770, fue bautizado su segundo hijo en la Iglesia de Santo Remigio de Bonn, con el nombre de “Ludovicus van Beethoven”, tal como se describe en el acta de bautismo. Su fecha de nacimiento, generalmente aceptada como el 16 de diciembre de 1770, no cuenta con documentación histórica que pueda respaldarla. María Magdalena tendrá aún cinco hijos más, de los que sólo sobrevivirán dos: Kaspar Anton Karl van Beethoven, bautizado el 8 de abril de 1774, y Nikolaus Johann van Beethoven, bautizado el 2 de octubre de 1776. Los biógrafos no tienen claras las fechas de nacimiento exactas de ninguno de los hijos de María Magdalena Keverich.

Éxito y sufrimiento (1802-1824) [editar]

Muy pronto Beethoven dejó de necesitar de los conciertos y recitales de los salones de la corte para sobrevivir. Los editores se disputaban sus obras; además, la aristocracia austriaca, quizás avergonzada por la muerte de Wolfgang Amadeus Mozart en la pobreza, le asignó una pensión anual. Mientras, por un lado, había resuelto sus necesidades económicas, por otro lado vivía asustado por la pérdida de sus capacidades auditivas; debido a ello se entregó a una febril actividad creadora, a la par de sus penalidades personales producidas por dos desengaños amorosos. Beethoven no llegó a casarse nunca. Se le atribuyen varios romances, sobre todo entre damas de la nobleza. Quizá el gran amor de su vida fue Antonie von Birkenstock, casada con el banquero alemán Franz Brentano y sobrina del poeta alemán Thomas Von Bullemore quien más tarde le acompañaría con la lírica de su única ópera, Fidelio. Luego todo terminaría mal, rompería con Antonie y por consiguiente su amistad con Thomas. Ya a los 26 años empezó a notar los síntomas de una sordera que más adelante sería total. A pesar de ello siguió componiendo, y las últimas obras fueron terminadas cuando ya se había quedado completamente sordo. Cuando Viena se enteró de su mal, el


compositor recibió un golpe en su orgullo y en su situación financiera: los aristócratas no confiarían sus hijas a un sujeto huraño y, además, sordo. La tragedia de su prematura sordera le causó un enorme desánimo (“qué gran humillación experimentaba cuando alguien estaba a mi lado oyendo desde lejos la flauta mientras yo, por el contrario, no podía oír nada… tales situaciones me llevaron al borde de la desesperación y faltó muy poco para que acabara con mi vida. Sólo la fuerza del arte me retuvo") agravado por la muerte de su hermano y su decisión de acoger a su sobrino en contra de la voluntad de su cuñada. En los años comprendidos entre 1810 y 1820 dedicó gran parte de sus energías y su tiempo a la batalla legal para ganar la custodia de su sobrino Karl; esfuerzo que le supuso dejar prácticamente de componer (a pesar de lo cuál cosechó sus dos mayores "éxitos" en esta época). En el testamento del hermano se le establecía a él como tutor de Karl, pero en el lecho de muerte a petición de la cuñada, se estableció una tutoría conjunta. Ludwig, quién aborrecía a su cuñada, tuvo que llevar su causa ante la justicia. Los tribunales ordinarios (recuérdese que su van no era indicativo de nobleza) no le conocían y le costaba hacer valer sus influencias. Además, la relación con su hijo adoptivo no era excelente: constantemente tenía que encontrarle nuevos tutores, ya que tenía conflictos con ellos; y éste escapaba con su madre y peleaba constantemente con el tío. Sus apariciones en público eran cada vez más infrecuentes. El 22 de diciembre de 1808 Beethoven dio uno de sus últimos conciertos en vivo, una maratónica jornada que incluyó el estreno de la Fantasía para piano, orquesta y coro Op. 80, la Quinta y la Sexta sinfonías, el Concierto para piano nº 4 Op. 58, el aria Ah, perfido! y tres movimientos de la Misa en Do mayor Op. 86. El último concierto público de Beethoven parece ser el 11 de abril de 1814,5 y consistió en el estreno del Trío Op. 97, junto al violinista Ignaz Schuppanzigh y el cellista Joseph Lincke.6 De esta ejecución el compositor y violinista Ludwig Spohr escribió: "En los pasajes en forte el pobre hombre sordo aporreaba sobre las teclas haciendo que las cuerdas sonaran distorsionadas y en los pianos tocaba tan suave que grupos enteros de notas fueron omitidas."7 La preocupación por el dinero, que acompañó a Beethoven desde los días de la infancia en que tuvo que proveer para la familia, le ocupa en este periodo como nunca. Los editores no pueden confiar en él, pues no cumple sus promesas de exclusividad y quiere constantemente más dinero por sus obras. Según su biógrafo, Emil Ludwig, de este periodo no hay ni una sola carta en la que no se trate, al menos tangencialmente, de problemas de dinero. Al vencer en los tribunales con el caso de la custodia, se dedicó a la formación musical de Karl con falsas esperanzas. En 1813 compuso su obra orquestal La Batalla de Vitoria o Sinfonía de la batalla en homenaje a la victoria sobre los ejércitos napoleónicos en Vitoria. Esta obra alcanzó gran popularidad y, además de volver verdaderamente famoso al compositor, le procuró grandes ingresos. Sin embargo, él mismo la calificó como "basura" (no diría algo así de ninguna otra obra suya) y hoy está completamente olvidada. Después de 1815, Bonaparte es definitivamente derrotado y el canciller austriaco Metternich instaura un régimen policíaco para impedir rebrotes revolucionarios. Beethoven fue una voz crítica del régimen.


Ludwig van Beethoven (Bonn, 16 de diciembre de 177  

Me has dado la impresión de ser un hombre con muchas cabezas, muchos corazones y muchas almas. Extracto de una conversación entre Haydn y Be...