Page 369

NUTRICIÓN EN SALUD PÚBLICA

rado sin pasterizar correctamente la leche, o un salchichón artesano que prescinda completamente de los nitritos, conllevan un riesgo microbiológico muy superior a sus equivalentes industriales, que no van a prescindir de esos factores de seguridad y se juegan mucho más si un consumidor enferma. En la artesanía alimentaria, igual que en la industria, la línea divisoria hay que marcarla entre la mayoría, que trabaja correctamente, y los que, por desconocimiento o mala voluntad, no lo hacen. Y eso es independiente del hecho de llevar la etiqueta de «ecológico», «biológico», «artesano», etc., o no llevarla; las obligaciones que imponen las normativas a los productores de alimentos con esas denominaciones nos darán indicación de algunas de sus propiedades, pero en absoluto descalifican la salubridad o la calidad de los productos que no las ostenten. Ya hemos visto, y cierto es, que la industria se debe a la opinión de sus consumidores. Ésta puede estar influida por ideas razonables, como la conveniencia de reducir aditivos superfluos o residuos de plaguicidas (para los cuales, por lo tanto, deberán encontrarse técnicas sustitutivas, para poder seguir suministrando productos apetecibles), pero también por otras ideas interesadas y sin base científica alguna que las sustente. Y aquí es donde surge el tercer factor: la presión de grupos de gran presencia mediática que anteponen sus criterios doctrinarios a otros contrastados científicamente. El ejemplo paradigmático de la actualidad es el freno a la investigación y desarrollo de productos transgénicos, causado en Europa por algunos movimientos ecologistas. Los consumidores deben ser conscientes de que la introducción de nuevos alimentos o sus componentes implica pasar rigurosas pruebas toxicológicas que reducen hasta niveles despreciables los riesgos para la salud. Del riesgo cero, olvídense: no existe, ni en el caso de que cada cual cultivara su propio huerto (quizá, en este caso, mucho menos aún). Sin embargo, nuestra industria alimentaria, cumpliendo con la legislación vigente, está sacando sus productos con un riesgo casi nulo para el consumidor, como lo prueba el hecho de que cualquier caso aislado de intoxicación alimentaria genera un gran titular de prensa. A pesar de que el rigor de los ensayos a los cuales se someten es superior al aplicado en otros alimentos, no se han hallado evidencias científicas de que los alimentos procedentes de plantas transgénicas sean perjudiciales para los consumidores. La única postura racional es, pues, concluir que dichos alimentos son tan seguros como los tradicionales y que es inverosímil que a usted, querido lector, le ocurra algún

370

Profile for Ana Palencia

Nutrición en Salud Pública  

Es un libro acerca de la nutrición en la Salud Pública, en el cual se da los lineamientos más importantes, así como la epidemiología como un...

Nutrición en Salud Pública  

Es un libro acerca de la nutrición en la Salud Pública, en el cual se da los lineamientos más importantes, así como la epidemiología como un...

Profile for anaeupa1
Advertisement