Page 325

NUTRICIÓN EN SALUD PÚBLICA

ca o enfermedad renal terminal con mayor homocisteinemia. Por otro lado, la plausibilidad del efecto de la homocisteína sobre el riesgo cardiovascular es problemática porque se desconocen los mecanismos por los que actuaría. En la situación actual parece, por tanto, que la homocisteinemia sería simplemente un marcador (no necesariamente causal) de riesgo cardiovascular y un factor de mal pronóstico. El metabolismo de la homocisteína requiere la ingesta adecuada de folatos, vitamina B6, vitamina B12 y riboflavina. Hay alguna evidencia de que niveles bajos de folatos y vitamina B6 se asocian a mayor riesgo cardiovascular. Además, en un ensayo clínico se ha observado que la suplementación con ácido fólico y vitamina B6 durante dos años reduce significativamente el grado de aterosclerosis en pacientes con enfermedad cardiovascular previa. En otro ensayo clínico en pacientes con angioplastia coronaria, el tratamiento con una combinación de ácido fólico y vitamina B6 y B12 redujo significativamente la re-estenosis y la necesidad de revascularización a los 6 meses y la frecuencia de eventos cardiovasculares a los 11 meses. Sin embargo, todavía no se dispone de los resultados de otros ensayos clínicos en marcha para evaluar de forma más definitiva el efecto de la suplementación con folatos y vitaminas del grupo B sobre el riesgo cardiovascular (mediado o no por la homocisteína). En el estado actual del conocimiento, lo más prudente es tomar simplemente una dieta rica en frutas, verduras y cereales, y con una cantidad adecuada de carnes y pescados, que garantice un aporte suficiente de folatos y vitaminas del grupo B.

2.5.

Bebidas alcohólicas

Hay numerosos estudios de casos y controles y de cohortes que muestran que el consumo moderado de bebidas alcohólicas se asocia a menor mortalidad cardiovascular y general. Por consumo moderado se entiende hasta una copa de cualquier bebida (equivalente a 10 gramos de alcohol puro) al día en las mujeres y dos copas (20 gramos) en los varones. En cuanto a los mecanismos por los que actuaría el alcohol, está la mejora del perfil lipoproteico (eleva el cHDL) y sus efectos antitrombóticos (inhibe la agregación plaquetaria y reduce la coagulación) y antiinflamatorios en la pared arterial. Estos efectos beneficiosos son superiores a otros nocivos, como el aumento de los triglicéridos y de la presión arterial, y podrían explicar un posible efecto neto saludable del consumo moderado de alcohol sobre el riesgo cardiovascular. No hay evidencia concluyente de que el efecto sobre el riesgo cardiovascular

326

Profile for Ana Palencia

Nutrición en Salud Pública  

Es un libro acerca de la nutrición en la Salud Pública, en el cual se da los lineamientos más importantes, así como la epidemiología como un...

Nutrición en Salud Pública  

Es un libro acerca de la nutrición en la Salud Pública, en el cual se da los lineamientos más importantes, así como la epidemiología como un...

Profile for anaeupa1
Advertisement