Page 108

INGESTAS DIETÉTICAS DE REFERENCIA

6. 6.1.

LÍMITES DE INGESTA Límites de ingesta energética y proteica

Los límites inferiores de energía e ingesta proteica en adultos deben permitir el mantenimiento de un índice de masa corporal aceptable, una masa muscular adecuada y depósitos energéticos óptimos como para garantizar una capacidad de ejercicio físico suficiente. En niños, estos límites inferiores deben posibilitar un crecimiento y desarrollo óptimos, la capacidad física suficiente para mantener un buen nivel de actividad, así como una maduración cognitiva, afectiva y psicomotora correctas. Cuando se eleva la ingesta proteica, se producen «adaptaciones metabólicas» y efectos que producen beneficios y riesgos. Según los estudios realizados hasta el momento, las dietas hiperproteicas pueden: a) aumentar la masa magra; b) mejorar la función inmunológica (especialmente si la alteración se produjo por malnutrición proteica o situación catabolizante); c) incrementar la fuerza corporal, y d) elevar el turnover proteico corporal. Pero tienen algunos efectos que pueden ser perjudiciales para la salud: a) incrementar la sobrecarga ácida; b) elevar la eliminación de calcio por orina (hipercalciuria) y favorecer la osteopenia; c) pueden producir toxicidad por aminoácidos; d) acelerar la insuficiencia renal incipiente, y e) se asocian en estudios epidemiológicos y experimentales con aumento de la incidencia de cáncer y menor supervivencia. En pacientes con malnutrición calórico proteica grave, la dieta hiperproteica puede ser especialmente deletérea. Es difícil establecer un límite superior de ingesta proteica. Hay evidencia de que atletas altamente entrenados pueden consumir hasta 4 g/kg de peso y día de proteínas, y en estudios experimentales se han aportado hasta 8 g/kg/día, durante períodos de tiempo limitados, sin observar a corto plazo efectos perjudiciales. Sin embargo, considerando globalmente las ventajas e inconvenientes, aunque no haya evidencia científica para ninguno, son más sólidas las pruebas de los efectos potencialmente perjudiciales. Por eso, la recomendación para la población adulta en general es mantener la ingesta en torno a 0,8-2 g/kg/día, con niveles más elevados (3 g/kg) en atletas entrenados. En grupos especiales de población, las recomendaciones específicas pueden variar: • En los ancianos, a pesar del incremento en el requerimiento mínimo de proteínas respecto a los adultos, no deben sobrepasarse

109

Profile for Ana Palencia

Nutrición en Salud Pública  

Es un libro acerca de la nutrición en la Salud Pública, en el cual se da los lineamientos más importantes, así como la epidemiología como un...

Nutrición en Salud Pública  

Es un libro acerca de la nutrición en la Salud Pública, en el cual se da los lineamientos más importantes, así como la epidemiología como un...

Profile for anaeupa1
Advertisement