Page 1

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR FACULTAD DE FILOSOFÍA LETRAS Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN CARRERA DE EDUCACIÓN INICIAL Nombre: Ana Chicaiza Semestre: 4to “B” Tema: Memoria

Memoria a corto plazo Los modelos generales de memoria plantean que la información procedente de los sentidos, tras pasar brevemente por el almacén sensorial y antes de almacenarse en la memoria a largo plazo (MLP) es transferida a la memoria a corto plazo (MCP). La MCP sería un almacén de retención a corto plazo, pero lo que es más importante, se la considera responsable de los procesos de codificación de la información, aunque también de la recuperación, pues es en ella donde se activa la información procedente de la MLP. La mayoría de los primeros estudios se centraron en analizar su capacidad, duración, codificación, recuperación y transferencia de información a la MLP. Así pues, junto a las funciones de mero almacenamiento se le atribuyen funciones ejecutivas y de control de la información. Son estas últimas funciones las que, en los ochenta (Baddeley, 1986) y a partir de la propuesta de Baddeley y Hitch (1974), cobran cada vez más importancia, hasta el punto de que hoy memoria a corto plazo es prácticamente sinónimo de memoria operativa (Santiago y Gómez, 2006). Este cambio paradigmático lleva a considerar la MCP ya no como un sistema unitario de almacenamiento sino como una memoria de trabajo de múltiples componentes, relacionados con otros procesos cognitivos como el razonamiento, la comprensión y el aprendizaje. Capacidad de la Memoria a Corto Plazo La Memoria a Corto Plazo tiene una capacidad limitada para almacenar información. Los estudios iniciales para determinarla mostraron que esta capacidad depende de varios factores, como la modalidad del estímulo. Así, la capacidad de retener estímulos auditivos es superior a la de los visuales. Pero además, la capacidad aumenta en la medida en que los ítems pueden ser agrupados (Ryan, 1969). George Miller, un teórico cognitivo detalla que la capacidad de almacenamiento de información a corto plazo es limitado. Apuntó que las personas solo pueden mantener unos


siete elementos activos en el almacén a corto plazo y que esta limitación influye en la ejecución de una amplia serie de tareas mentales Para comprobar esto las pruebas de memorización a corto plazo, como repetir una serie de dígitos, demostraron que independientemente de cuan larga sea la serie, la recuperación correcta de los dígitos parece tener un límite aproximadamente de siete elementos. Miller sugirió que pueden agruparse elementos simples en unidades de organización de mayor nivel, a las cuales llamamos agrupación. Así pues se podían agrupar tres dígitos simples para formar una unidad de tres dígitos. La estrategia usada “agrupar” puede ampliar la capacidad.

La memoria operativa Baddeley y Hitch (1974) se plantearon la utilidad de la memoria a corto plazo tras los numerosos estudios de los años sesenta y setenta. Dado que las propuestas que hasta entonces se habían hecho no les satisfacían, plantearon su propio modelo: la memoria operativa, cuyo interés se mantiene hoy en día tanto en la psicología cognitiva como en la neurociencia cognitiva. La memoria operativa es el conjunto de procesos que nos permiten el almacenamiento y manipulación temporal de la información para la realización de tareas cognitivas complejas como la comprensión del lenguaje, la lectura, las habilidades matemáticas, el aprendizaje o el razonamiento El modelo de memoria operativa supone una reconceptualización de la memoria a corto plazo. En la propuesta original de Baddeley y Hitch destacaban su arquitectura, sus procesos y sus funciones. La memoria operativa se diferencia de la memoria a corto plazo fundamentalmente en que implica un sistema multicomponente, en lugar de un sistema único; y cumple una función prioritaria en el aprendizaje, el razonamiento y la comprensión. Realizaremos una prueba para determinar la capacidad operativa

¿ES (5 X 3) + 4 = 17? LIBRO ¿ES (6 X 2) - 3= 8? CASA


¿ES (4 X 4)- 4 = 12? CHAQUETA ¿ES (3 X 7)+ 6 = 27? GATO ¿ES (4 X 8)- 2= 31? PLUMA ¿ES (9 X 2) + 6= 24? AGUA En este ejercicio existe la relación entre memoria operativa y capacidad cognitiva, dado lo profundamente que afecta la memoria operativa a una amplia serie de tareas cognitivas complejas. La memoria operativa se desarrolla mayoritariamente entre los 5 y los 11 años. Un niño de cuatro años tiene relativamente poco desarrollada la memoria operativa y puede, en promedio, repetir alrededor de tres números que han sido leídos en voz alta. El aumento de la capacidad de memoria operativa durante la infancia parece ser debida a la mejora de las habilidades básicas, tales como la velocidad de procesamiento y la atención controlada, pero también al aumento del uso de estrategias.

Podríamos definir la memoria operativa como “el conjunto de símbolos que, en un momento dado, se encuentran activos y están siendo utilizados voluntariamente por el sujeto” (Santiago y Gómez). La memoria de trabajo se encuentra en la corteza prefrontal y sus contenidos se actualizan constantemente. La información con la que está trabajando la memoria operativa se mantiene activa en tanto se le dedica atención, decayendo rápidamente cuando la atención se centra en información distinta. Está compuesta por un ejecutivo central y tres sistemas subsidiarios: el bucle fonológico, la agenda viso-espacial y el almacén episódico. Componentes de la memoria operativa Ejecutivo central Su función es el control y la regulación de todo el sistema de memoria operativa. Inicialmente, esta función implicaba únicamente la coordinación de los sistemas subsidiarios, la focalización de la atención, el cambio atencional y la activación de representaciones en la memoria a largo plazo (Baddeley y Hitch, 1974). Posteriormente, se le fueron añadiendo funciones como la inhibición o supresión activa de las respuestas prepotentes o la información irrelevante, el control y actualización del contenido de la memoria operativa, la codificación contextual de la información entrante, y la planificación y secuenciación de las acciones deseadas (Miyake y Shah, 1999), mientras que ha ido perdiendo la función de almacenamiento temporal que tenía en la propuesta original.


Del ejecutivo central dependen tres sistemas subsidiarios (Baddeley, 2000, 2003), la agenda visoespacial, el bucle fonológico y el almacén episódico, especializados en el almacenamiento temporal y activo de huellas de memoria con características específicas, viso-espaciales, verbales y episódicas, directamente relacionados con los procesos perceptivos. No se descarta tampoco la posible existencia de otros sistemas especializados en información de otro tipo, como olfativa o musical (Santiago y Gómez, 2006).

Bucle fonológico Tiene como función el mantenimiento activo de información verbal mediante mecanismos de repaso. Está formado por dos subcomponentes: un almacén fonológico pasivo cuya función es representar la información en un formato proposicional fonológico con una duración y capacidad limitada, y un subsistema de repaso fonológico activo cuya función es refrescar las representaciones del almacén fonológico para que no decaigan con el tiempo. Así, sin la intervención del subsistema de repaso, la información en el almacén fonológico decaería espontáneamente con el tiempo, perdiéndose completamente en torno a los dos segundos. Y su capacidad vendría determinada por todo el material que puede pronunciarse en este intervalo. Considerando que el procesamiento de la información verbal se realiza de forma serial, su capacidad no es muy grande. El bucle fonológico estaría implicado en la realización de cálculos matemáticos, en la adquisición de la lectura y del vocabulario, y en la comprensión lectora.

Agenda viso-espacial Como el anterior, su función es el mantenimiento activo de información, pero en este caso con un formato de imágenes, viso-espacial. También estaría formado por dos subcomponentes: un almacén visual pasivo con la función de retener la información visual que todavía no ha sido codificada, y un subsistema de procesamiento visual activo cuya función es la codificación de la información visual, transformándola e integrándola. La memoria operativa estaría estrechamente vinculada con los procesos perceptivos y de atención, de modo que trabaja con la información procedente de los diferentes sistemas sensoriales, posibilitando su procesamiento para dar lugar a las percepciones conscientes, activando la información necesaria para el sistema en función de los recursos atencionales dedicados y el tipo de percepción de que se trate (percepción del habla o percepción visual). Así ocurre, por ejemplo, con la percepción de objetos, en la que estaría involucrada la agenda viso-espacial, y que según la teoría de integración de características (Treisman, 1986, 1993) se lleva a cabo en varias etapas: una preatencional, consistente en identificar


los primitivos que componen el objeto, y otra de atención localizada que posibilita la combinación de los primitivos, la percepción del objeto y compararlo con la memoria para su posible identificación. Almacén episódico El almacén episódico se encarga de manejar información espaciotemporal y autorreferenciada, generando las huellas de memoria con la información previamente almacenada en la memoria a largo plazo, y activando las huellas pasadas. Es aquí donde se integran la información visoespacial y la información fonológica, actuando de enlace entre los diferentes subsistemas (Baddeley, 2007) Como los anteriores subsistemas, este almacén o agenda almacena información de manera temporal, y su capacidad es limitada. Su función sería la de integrar información procedente de una variedad de fuentes, mediante la codificación de la información en un código multi-modal (visual, espacial y verbal) en una secuencia temporal o cronológica (Baddeley, 2007). El almacén episódico se encuentra controlado por el ejecutivo central, que accedería a la información episódica, mediante procesos de atención consciente.

Bibliografía Manzanero A, Álvarez M. (2015): La memoria humana. Madrid: Piramide 2015

Anita chicaiza  

Este trabajo se trata sobre la memoria a corto plazo

Anita chicaiza  

Este trabajo se trata sobre la memoria a corto plazo

Advertisement