Page 1

Antecedentes de la enfermería comunitaria y sus funciones.

María de la Luz Ramírez Abundis Profa.: Ma. Del Refugio Cabral de la Torre 01-Abril-2014


La enfermería comunitaria. La Enfermería comunitaria, en su concepción actual, es el reflejo de la transformación que el concepto de salud humana ha sufrido en el transcurrir de los años, y que a su vez es una consecuencia de la propia evolución social de la humanidad. Se trata de una actividad tan antigua como la propia noción de cuidado y al mismo tiempo tan moderna como la más joven disciplina de las ciencias humanas. El reconocimiento del derecho a la salud y la percepción de ésta como resultante de un proceso social, dinámico y variable de interacción entre el individuo y su medio ambiente, ha dado lugar a una serie de profundos cambios en la estrategia de la atención sanitaria en el mundo, de los que la enfermería no ha sido ajena. La enfermería comunitaria ha sido, probablemente, la disciplina sanitaria que ha experimentado mayor grado de desarrollo en los últimos años, tanto en el ámbito académico como en el asistencial. Por una parte se ha convertido en materia de estudio e investigación con entidad propia; por otra, ha consolidado su papel de cuidadora y promotora de salud en la comunidad. Antecedentes históricos. Aunque el concepto de Enfermería comunitaria, tal y como la entendemos actualmente, es relativamente moderno, los antecedentes del equivalente a los cuidados de enfermería en la comunidad se remontan al comienzo de la vida misma y a la noción de supervivencia del ser humano. Cada vez que una persona ha ayudado a otra a realizar actividades cotidianas como moverse, alimentarse, o asearse, estaba realizando, aunque empíricamente, cuidados de enfermería; actividad que, antes de que existiesen los hospitales, siempre se llevó a cabo en la comunidad. Orígenes. La mayoría de los autores coinciden en citar la carta de San Pablo a los Romanos, en el año 60 de la era cristiana, como el primer documento escrito que hace referencia a hechos relacionados con la enfermería comunitaria. En dicho escrito se cita a Febe, que después de enviudar, se hizo diaconisa de la religión cristiana y tomó como misión la visita a los enfermos en sus domicilios, hecho por el que se le considera como la primera enfermera visitadora. Este origen religioso influirá luego, durante siglos, en la consideración de los cuidados de enfermería como un servicio vinculado a principios caritativos, y en la figura de la enfermera como la de una mujer consagrada cuyos cuidados se limitan a personas enfermas y necesitadas. Durante parte de la Edad Media, el Renacimiento y hasta el siglo XVIII surgen en Europa numerosas órdenes religiosas con vocación de brindar atención y ayuda a los problemas espirituales y físicos de las personas, tanto en el hospital como en el hogar. Desarrollo moderno.


Existe un amplio consenso en considerar el nacimiento de la enfermería moderna en la mitad del siglo XIX, de la mano de Florence Nightingale, que abrió para esta profesión unos horizontes nuevos basados, sobre todo, en una formación sistematizada. La Escuela de Enfermeras fundada por Nightingale tenía como objetivo formar profesionales no sólo para hospitales, sino para ejercer la enfermería en los domicilios de personas necesitadas. El programa formativo incluía temas de prevención de las enfermedades y ponía especial énfasis en atender al estado mental del enfermo tanto como a su aspecto físico. De igual modo se prestaba especial atención a la higiene de la familia y de la comunidad, a los cuidados del niño y a la educación para la salud. La forma más profesional y específica de ejercicio de la enfermería de salud pública, la encontramos por primera vez, en el marco del movimiento sanitario inglés del siglo XIX, después del informe Chadwich (1837) sobre las condiciones sanitarias de la población trabajadora. Entre los diversos intentos de establecer una mayor implicación de la enfermería en actividades de prevención y de atención a la comunidad, destacó el proyecto de William Rathbone, filántropo influyente de Liverpool, que pudo apreciar por sí mismo, en la persona de su esposa enferma, la asistencia hábil y eficiente que le había prestado la enfermera Mary Robinson. Impresionado por los resultados pidió a la enfermera que hiciese extensivo su trabajo a otras familias pobres del lugar. Fruto de la colaboración entre Rathbone y Nigthingale, aparecieron los primeros documentos escritos sobre enfermería de salud pública y se creó en Liverpool (1862) la que podría considerarse primera escuela de enfermeras comunitarias. La experiencia de Liverpool se extendió luego por el resto de Inglaterra, Europa y Estados Unidos, dando lugar a la creación de nuevas escuelas y cuerpos de enfermeras que tenían como principal objetivo la protección de la salud, la educación sanitaria y la atención domiciliaria a la persona enferma. Evolución de enfermería comunitaria. Dividiremos los antecedentes de la enfermería comunitaria en tres fases que entendemos claramente diferenciadas: fase precursora, fase tecnológica y fase comunitaria. Fase precursora Este periodo comprende desde los orígenes de la actividad enfermera orientada a la comunidad, difícil de determinar, hasta la unificación de las profesiones de enfermera, practicante y matrona en una nueva titulación, denominada ayudante técnico sanitario (1952). Se trata de un periodo histórico caracterizado fundamentalmente por un complejo y disperso desarrollo normativo que da lugar a la creación de numerosas figuras profesionales, actividades inconexas y cuerpos funcionariales, reflejo, por otra parte, de la sociedad convulsa en la que se producen. Las ideas de la nueva enfermería europea del siglo XIX no tuvieron mucho eco en España hasta bien entrado el siglo XX. Aparte de las órdenes religiosas, las únicas referencias documentales anteriores que podría corresponderse, con la Enfermería comunitaria, estarían relacionadas con las figuras de cirujanos,


barberos, enfermeras de cámaras o ministrantes, cuyos objetivos y funciones no creemos que puedan homologarse con los de la disciplina que nos ocupa. La primera mención, en el aspecto legal, que se hace en España de la enfermera visitadora la encontramos en el artículo 28 de la Instrucción General de Sanidad de 1904, por el que se crean las enfermeras visitadoras, si bien, su efectividad real nace mucho más tarde, como luego veremos. Esta misma normativa establece en su artículo 91 que para el servicio de asistencia a los enfermos pobres tendrán todos los Ayuntamientos un médico titular y un practicante titulado, al menos, por cada trescientas familias pobres. Se crea, en 1923, la Escuela Nacional de Puericultura que más tarde impartirá, entre otros, cursos de enfermeras visitadoras puericulturas. En 1930, la Real Orden de 26 de septiembre señala que "la función del practicante será (además de la de auxiliar de medicina) la correspondiente a los servicios auxiliares de la sanidad municipal y especialmente los de prevención y defensa contra las enfermedades evitables". Se crea de forma efectiva, en 1932, la figura de la enfermera visitadora sanitaria, entre cuyas funciones estaban las educativas y de visita domiciliaria. Un año más tarde, se convocan las primeras 50 plazas que desempeñarán su trabajo en dispensarios antituberculosos. El reglamento de la Cruz Roja (1933), indica que las funciones de la enfermera visitadora psiquiátrica serán: 'Visitar en el domicilio a los enfermos tratados en la consulta y ponerse en relación con los familiares para concretar o comprobar los informes ya obtenidos. Conocer el medio ambiente moral y social del enfermo, su actividad profesional y todo cuanto pueda influir en su enfermedad; (...) asegurarse de que los tratamientos se apliquen debidamente en el domicilio del enfermo; (...) evitar que las familias se desinteresen de los parientes dados de alta; (...) buscar colocación para enfermos dados de alta procurándoles trabajo según sus aptitudes...". Fase tecnológica Este período comprende desde la aparición del ayudante técnico sanitario (1952) hasta la creación de los centros de salud y la implantación efectiva de la atención primaria de salud en España (1984). Se caracteriza, sobre todo, por el desarrollo tecnológico de los recursos asistenciales y por un sistema sanitario claramente hospitalocéntrico. Por Decreto de 27 de junio de 1952 se produce la unificación de los planes de estudio existentes hasta entonces, sustituyendo las denominaciones de enfermera, practicante y matrona por el nuevo título común de ayudante técnico sanitario. Este hecho constituyó un paso importante desde el punto de vista de la unificación profesional y del mayor nivel de los estudios, entre otros. Durante la fase de predominio tecnológico "la enfermera es una mera aplicadora de técnicas, que ejerce su profesión de forma totalmente subordinada a la figura del médico con categoría de auxiliar del mismo..., su papel se reduce al control del proceso, como manipuladora externa respecto al estado de salud y necesidades de la comunidad". Las directrices para los nuevos planes de estudios de la Diplomatura en


Enfermería, publicadas en octubre de 1977, constituyeron el primer paso hacia una nueva forma de concebir la profesión enfermera en España. El nuevo currículo incluía materias tan ligadas a la actividad comunitaria como salud pública, geriatría, administración, educación sanitaria, ciencias de la conducta, etc. Fase comunitaria Situamos el comienzo de la fase propiamente comunitaria en la promulgación del Real Decreto 137/1984 de 11 de enero, sobre estructuras básicas de salud, que fue el primer paso para la transformación real de la atención sanitaria de primer nivel en España. Mediante la referida disposición legal, que constituyó un adelanto a lo que sería luego la nueva Ley General de Sanidad, se creaban los centros de salud y los equipos de atención primaria, y se abría un horizonte nuevo para el trabajo de la enfermería en la comunidad. La puesta en marcha de la Ley de Reforma Universitaria, hace posible que a partir del año 1984 se creen departamentos universitarios de enfermería y comiencen a acceder enfermeras y enfermeros a plazas de profesores titulares, entre ellas las de enfermería de salud pública, hoy enfermería comunitaria. La puesta en marcha de la Ley de Reforma Universitaria, hace posible que a partir del año 1984 se creen departamentos universitarios de enfermería y comiencen a acceder enfermeras y enfermeros a plazas de profesores titulares, entre ellas las de enfermería de salud pública, hoy enfermería comunitaria. Situación actual. La OMS considera que la enfermera Especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria «ha de contar con conocimientos profundos sobre la complejidad, tanto de las personas, familias y grupos como de las interacciones que se producen entre ellos. Así mismo, ha de conocer la comunidad en la que ofrece servicios, los recursos disponibles, las diferentes maneras de interactuar entre sus miembros, etc.» Previendo así mismo que esta especialista esté «preparada para intervenir en órganos de salud pública, ya que ella puede identificar elementos en el barrio o en la comunidad que influencian de manera positiva o negativa en la salud de la familia y las personas que la componen, por lo que deberá ser una activa participante de la comunidad en lo que se refiere a programas de salud, incluyendo colegios locales, organizaciones no gubernamentales, grupos de la comunidad, culturales, sociales, religiosos, etc. elaborando una acción comunitaria como un elemento esencial de la Atención Primaria de Salud». Funciones de la enfermería comunitaria. Los cuidados de enfermería en salud comunitaria, respetan y potencian la independencia del individuo, reconociendo a éste y a las familias el derecho a tomar sus propias decisiones y responsabilidades en materia de salud y favoreciendo los mecanismos de desarrollo social de la comunidad. Tomando como base una de las definiciones de cuidados de enfermería en la comunidad dada por la Asociación Canadiense de Higiene Pública y los


documentos del Grupo de Trabajo de la Especialidad de Enfermería Comunitaria en España (Ministerio de Educación y Ciencias y Ministerio de Sanidad y Consumo, (1989), exponemos las siguientes consideraciones sobre el objetivo y las funciones de la enfermería comunitaria. Las funciones y actividades de Enfermería comunitaria han experimentado cambios considerables. Las nuevas estrategias para mejorar la salud en el mundo surgidas en los años 70, junto al incremento cualitativo y cuantitativo de la demanda asistencial por parte de la población y al cambio de modelo sanitario dieron lugar a un nuevo perfil profesional de la enfermería en la comunidad. Las funciones básicas del equipo de salud son las siguientes: o Realizar el diagnóstico de salud de la zona. o Desarrollar actividades encaminadas a la promoción de la salud, a la prevención de la enfermedad y a la reinserción. o Prestar asistencia sanitaria ambulatoria, domiciliaria y de urgencia a la población que tiene adscrita. o Realizar la prestación farmacéutica. o Indicar la realización de pruebas complementarias. o Indicar y autorizar las derivaciones a las diferentes especialidades ambulatorias, hospitalarias o de urgencias. o Indicar la baja y el alta laborales (situación de incapacidad laboral transitoria). o Contribuir a la educación sanitaria de la población. o Evaluar las actividades y resultados obtenidos. o Participar en los programas de salud mental, laboral y ambiental. o Realizar actividades de formación programada y postgraduada, estudios clínicos y epidemiológicos. o Elaborar las estadísticas sanitarias que le corresponden. o Redactar los certificados médicos de su competencia. Estas funciones se realizarán en la práctica diaria en distintas áreas: atención directa o asistencial, atención a demanda y atención programada. La atención directa o asistencial incluye actividades de promoción y prevención (promoción de hábitos de vida saludables), cuidados y rehabilitación (orientados hacia la recuperación de la enfermedad), y educación para la salud llevadas a cabo mediante programas de salud. Las actividades de cuidados y rehabilitación se llevan a cabo a través de consultas o mediante visitas a domicilio. Las consultas pueden ser a demanda o programadas: o La consulta a demanda se lleva a cabo sin cita previa y según las necesidades del paciente. o Las consultas programadas se realizan mediante cita previa, están basadas en los distintos programas de la cartera de servicios.


La atención directa o asistencial se lleva a cabo mediante el Contrato-Programa (desde 1993). De esta forma las prestaciones de la atención directa se realizan en el ámbito de los siguientes programas que quedan incluidos en la cartera de servicios de la Atención Primaria: 1. Consulta. 2. Atención al niño sano. 3. Atención a la mujer. 4. Atención al adulto y al anciano. 5. Rehabilitación. 6. Salud mental. 7. Salud bucodental. 8. Medios diagnósticos. 9. Atención continuada. 10. Recogida de información. Conclusión: La enfermería comunitaria, ahora también llamada atención primaria emerge en los cuidados personales antes que nada pero como profesión se tiene un origen con personas que no se dedicaban a la enfermería como profesión ya que ni siquiera era llamada así, esta actividad se realizaba como una acción de caridad en la que se visitaban los hogares de personas enfermas y con necesidad de cuidados y apoyo, las personas que regularmente lo hacían eran personas que estaban enfocadas a la religión, supongo que de lo mismo se ligan las obras de misericordia de la religión. Después, algo que es más citado en la literatura es el nacimiento de la enfermería con Florence Nightingale quien es la pionera de enfermería en general aunque es considerada también como la persona que pone las bases para la enfermería comunitaria en la cual no solo se educaba a la enfermería dentro de un hospital si no que se educaba para dar asistencia a personas que lo necesitaban y se encontraban en sus hogares. Las enfermeras que practicaban esta rama de la profesión estaban en relación de forma estrecha con el paciente ya que se tenía un contacto íntimo en el que se involucraba el hogar, la familia y su entorno o ambiente, lo cual no dista de la actualidad, ya que la enfermería comunitaria está orientada hacia poblaciones en particular en las cuales se presenta un problema de salud o se busca prevenirlo. Enfermería comunitaria abarca no solo la salud en una familia en específico si no una comunidad ya sea grande o pequeña, la cual tenga características en común, en la actualidad tiene acciones de prevención, promoción de la salud y educación para la salud. Al manejar grandes grupos poblacionales se trabaja en equipo y en coordinación con los principales órganos de salud que pueden ser de forma local, nacional o hasta internacional.


1

2

3

Realizar el diagnóstico de salud de la zona. Desarrollar actividades encaminadas a la promoción de la salud, a la prevención de la enfermedad y a la reinserción.

Prestar asistencia sanitaria ambulatoria, domiciliaria y de urgencia a la población que tiene adscrita.

4

Realizar la prestación farmacéutica.

5

Indicar la realización de pruebas complementarias.

6

Indicar y autorizar las derivaciones a las diferentes especialidades ambulatorias, hospitalarias o de urgencias.

7

Indicar la baja y el alta laborales (situación de incapacidad laboral transitoria).

8 9 10 11 12 13


Bibliografia: Ramos E., (2002). Enfermería comunitaria métodos y técnicas. Madrid, España: Difusión avances enfermería DAE. Enfermería comunitaria. Organización funcional y modalidades de atención. Cartera de servicios, consultado el día 01 de abril del 2014 a las 06:10 PM de su versión electrónica, recuperado del sitio web http://www.grupocto.es/web/editorial/pdf/ANEXO_OPN/Tema_20_OPE_NAVARRA .pdf


Antecedentes de la enfermería comunitaria y sus funciones  

Funciones de la comunidad

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you