Issuu on Google+

¿Por qué importa que las mujeres participen plenamente en la construcción de la Sociedad de la Información/Conocimiento? ¿A quiénes benefician sus contribuciones? ¿Cómo se benefician ellas?

Elaborado por Gloria Bonder Directora- Cátedra Regional UNESCO Mujer, Ciencia y Tecnología en América Latina www.catunescomujer.org catunesco@flacso.org.ar

1


HOJA DE RUTA

2


1. Las TIC: Condicionantes del cambio de época

“El Secretario General de Naciones Unidas ha indicado claramente la necesidad de un mejor aprovechamiento de las tecnologías de información y comunicación si queremos acelerar el progreso hacia el cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio. Las nuevas soluciones basadas en las TIC que no existían cuando estas metas fueron acordadas, pueden y deben ser aprovechadas para permitir un más rápido avance. Actualmente, entre otras tecnologías, importa tener en cuenta el uso de los teléfonos móviles y la banda ancha.” Banki Moon

Sociedad de la Información, Sociedad del Conocimiento, Economía del Conocimiento, Innovación, nociones en continua reformulación que van instituyendo un consenso sobre la irreversibilidad de un cambio de época, al tiempo que canalizan los anhelos de transformación social aletargados o crispados por la frustración y el desencanto respecto del Según García Canclini, “Sociedad de la presente, re/creando imaginarios sobre el Información” remite a los “avances y futuro deseado y temido para nuestras transformaciones modernizadores que se nutren de la industrialización de la información sociedades.5 1 y de su empleo sistemático para reestructurar De ahí su notable difusión en círculos muy diversos, ya que junto con el interés por participar en un movimiento que proyecta futuros, ofrece nominaciones aún no desgastadas, lenguajes y recursos novedosos. Ello anima a invertir energía social en un ámbito que nos induce a pensar que formamos parte de una comunidad sin fronteras en la cual es posible articular la voz propia, pertenecer y proyectar futuros promisorios. En esta fase histórica asumimos que una de las características de la sociedad contemporánea es el papel central del conocimiento en los procesos productivos, la creación cultural y la organización de la vida social e institucional.

los procesos productivos, abaratar de ese modo el costo de la producción e incrementar exponencialmente la capacidad de procesar, 1 almacenar y transmitir datos” . Para UNESCO las “cuestiones relativas a la tecnología y la capacidad de conexión hacen hincapié en las infraestructuras y la gobernanza del universo de las redes. Aunque revisten una importancia fundamental evidente, no deberían 2 considerarse como un fin en sí mismas”. Por el contrario, “Sociedades del Conocimiento” resulta una noción “más enriquecedora y promueve más la autonomía que los conceptos de tecnología y capacidad de conexión. Plantea la necesidad y un enfoque plural que valoriza la multiplicidad de los tipos y niveles de conocimientos que contribuyen a forjar el nuestro. Tiene en cuenta que la actividad humana es creativa y genera pluralidad y 34 diferencias en sus diferentes expresiones.”

1

Aunque muchas veces se usen indistintamente, cada una resalta determinadas facetas de la realidad, invisibilizan o minimizan otras; disputándose hegemonía respecto de las caracterizaciones y claves interpretativas y políticas de los contextos que habitamos, describiendo su presente y anticipando su futuro.

3


Es un lugar común afirmar que transitamos por un nuevo paradigma económicoproductivo mediado por el uso intensivo de las TIC, en el cual el factor más importante no es la disponibilidad de capital, mano de obra, materias primas o energía, sino el uso intensivo del conocimiento y la información y el aporte continuo de los avances científicos y tecnológicos. El acceso a una información cada vez más vasta, diversa y cambiante y sobre todo la capacidad de utilizarla y transformarla en conocimiento significativo se presenta como un valor fundamental para devenir en ciudadano/a del Siglo XXI y se afirma que incide cada vez más ampliamente en el desarrollo de sociedades más productivas,

competitivas, inclusivas y eficientes. Asimismo, no dejan de visibilizarse con sorpresa, euforia y, en algunos casos, con preocupación las transformaciones Jesús Martín Barbero afirma: “la

multidimensionales que estas tecnologías generan en los modos de interactuar, comunicarse, producir, comercializar, acceder a un caudal infinito de información en todos los temas, ser parte de redes y grupos sin fronteras, entretenerse, facilitar la gestión de la vida cotidiana.

tecnología remite hoy no a unos aparatos sino a nuevos modos de 6 percepción” que, en nuestra opinión, validan lo que aceptamos como real, normal, útil, atractivo, deseable, seguro, peligroso, entre otros muchos aspectos de nuestra experiencia de vida. Por su parte Javier Echeverria señala que “estamos frente a un nuevo espacio social y no simplemente ante un nuevo medio de información y 7 comunicación”

¿Son generalizables estas afirmaciones? ¿Expresan una aspiración que requerirá de muchas transformaciones del orden social y normativo y de políticas activas para concretarse en todas las regiones del mundo? ¿Qué restricciones y dificultades omiten para sostener el sueño de un mundo que contiene a todos y todas y les dará las mismas oportunidades?

Más que interrogantes estamos señalando retos que deberán ser encarados si realmente se despliegan las potencialidades que ofrecen las TIC para

concretar las expectativas de mayor bienestar y participación en la construcción de nuevos paradigmas sociales. En este contexto, importa destacar la distinción entre información y conocimiento. Por ejemplo, suponer que el acceso a una computadora o a un teléfono móvil permite encontrar al instante información más útil y confiable en todos los campos y que dicha información se convierte automáticamente en conocimiento es una falacia. Todavía hay mucho por dilucidar sobre las fases que se necesita recorrer entre acceso a la información, discernimiento de su validez, valor, pertinencia y, más aún, acerca del proceso que conduce de la información a la creación de conocimientos y a su aprovechamiento tanto en lo individual como en lo colectivo.

4


Ya se sabe que el capital educativo y cultural de las personas y de los distintos sectores sociales condiciona las oportunidades, habilidades, destrezas y sobre todo, los beneficios que obtienen del uso de estos recursos. Por tanto, estos “puntos de partida” tendrán incidencia en la manera en que las personas buscan y encuentran en la red información valiosa, son capaces de evaluarla, integrarla a sus saberes previos e intereses, producir nueva información y utilizarla en su vida.

¿Cómo participan mujeres y varones de distintos grupos socioeconómicos en esta transformación y qué posibilidades tienen para definir su rumbo? Acordamos con Martín Hilbert: “Las tecnologías representan una oportunidad concreta y tangible para confrontar los antiguos desafíos que presentan las desigualdades de género en los países en desarrollo, incluyendo el acceso al empleo, salario, educación y servicios de salud”8. Ahora bien, si nos proponemos avanzar hacia el logro de estos objetivos es fundamental que la integración de las mujeres a la Sociedad de la Información/Conocimiento se encare, desde las primeras fases, no en carácter de invitadas agradecidas por haber sido aceptadas al “mundo del futuro”, o como consumidoras pasivas de un mercado en constante expansión, sino como protagonistas de su ideación, producción e innovación. Ello demanda poner en acción un conjunto de intervenciones que conduzcan en simultáneo hacia “la igualdad en la Sociedad de la Información y a una Sociedad de la Información para la igualdad”9

5


TERRENOS ESCARPADOS

6


2. Las brechas digitales10 de género: una realidad plural y en transformación “Las mujeres debemos ser sujetos de la lucha contra la brecha digital” Maravillas Rojo

La preocupación en torno a asegurar la plena participación de las mujeres en estos ámbitos no es nueva. De hecho, ya estaba presente en los primeros documentos que tanto desde los organismos internacionales (UNESCO, UNIFEM, INSTRAW) como de las organizaciones académicas y de la sociedad civil prepararon el terreno para ser tomada en cuenta y legitimada en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información11. Con posterioridad comenzaron a proliferar numerosas iniciativas, tanto en lo institucional como en la dinámica social, que muestran un panorama amplio y variado de propuestas y realizaciones que vinculan las TIC, las mujeres y/o la equidad de género. En este marco cabe destacar que, hoy en día, estamos en condiciones de afirmar que:

ACCEDER A LAS TIC COMO BIENES PÚBLICOS ES UNA CUESTIÓN DE…. Derecho a la información y la comunicación

Justicia de género

Desarrollo inclusivo y sustentable

Como lo formula el punto J del Plan de Acción de la IX Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995) al incluir dos objetivos estratégicos relacionados con los medios de comunicación y las TIC. Uno llama a incrementar la participación y el acceso de la mujer a la expresión y toma de decisión en y a través de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías de comunicación (Objetivo Estratégico J.1). El segundo refiere a promover una representación no estereotipada de las mujeres en los medios (Objetivo Estratégico J.2). La distribución equitativa de bienes y recursos es un medio indispensable para el empoderamiento y, consecuentemente, para el logro de la autonomía económica, política y física de las mujeres. El acceso y sobre todo el uso estratégico de las TIC es básico para avanzar hacia el logro de esta meta. Está comprobado que, usadas con una visión estratégica y comprometida con el bienestar colectivo, las TIC tienen un gran potencial para hacer avanzar hacia el cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio.12

7


A comienzos de la presente década los debates regionales e internacionales sobre este tema se ocuparon de visibilizar la “brecha digital de género”13 aludiendo a la desigualdad entre varones y mujeres respecto del acceso a las TIC, tanto en el uso de computadoras como, y en especial, de Internet.14 15 Para inicios del 2000, los datos demostraban que en América Latina ellas constituían el 38% de usuarios de Internet16; porcentaje bastante similar al de otras regiones.

Usuarios de Internet por géneros Países

Hombres

Mujeres

EEUU

52.4%

47.6%

Reino Unido

58.3%

41.7%

Francia

59.7%

40.3%

España

64.6%

35.4%

Fuente: NetValue2000

En 10 años se ha producido un importante y sostenido crecimiento en el acceso de las mujeres a Internet. En algunas regiones alcanzan la paridad con los varones y hasta obtienen una ligera ventaja17. Por ejemplo, en Norteamérica:

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

8


A medida que la brecha de género relativa al acceso se va achicando o incluso cerrando18, en especial para determinados grupos de mujeres y en ciertos ámbitos geográficos, como lo demuestran los datos que presentaremos a continuación, queda en evidencia que no existe única brecha digital de género sino varias, las cuales , además, van cambiando a través del tiempo.

Además de la expansión del mercado tecnológico, del abaratamiento de los costos de los equipamientos y, en algunos países, de las políticas activas de promoción, un fenómeno contribuyente a esta igualación es la proliferación de puntos de acceso como los cibercafés, las escuelas o los telecentros que operan aún en comunidades apartadas. En ellos las mujeres son las usuarias más habituales, y en algunos países como Brasil, Costa Rica y Uruguay superan a los varones.

Por tanto, para describir y profundizar el análisis de la relación de las mujeres con estos recursos es necesario intentar, con los datos disponibles, un panorama más diferenciado.

Muchos países de la Región llevan a cabo planes de entrega de netbooks a estudiantes de nivel primario y secundario, lo cual favorece la inclusión de jóvenes desfavorecidos y, por derivación, de sus propias familias.

2.1 De lo singular a lo plural en las brechas digitales de género Para abordar este tema19 resulta ilustrativo pensar este fenómeno como capas de una cebolla; que pueden coexistir en un mismo contexto y tener características comunes y particulares en vínculo con las segmentaciones sociales. No son estáticas sino que van cambiando a distintas velocidades según grupos y condicionantes económicos, políticos y culturales y, por supuesto, se aceleran por las continuas invenciones de nuevos productos y aplicaciones tecnológicas. En verdad, las brechas digitales y las de género, en particular, se comportan como un “blanco móvil”, que se desplaza al ritmo de la evolución y difusión vertiginosa de las diversas tecnologías de información y comunicación, de los sectores que van accediendo, la manera en que lo hacen, las posibilidades y motivaciones para integrar a sus vidas determinadas tecnologías, el sentido que le dan a los usos de diversas herramientas, y la incidencia que tienen en su cotidianeidad y entorno.

9


Dado que el acceso es necesario pero insuficiente para asegurar la igualdad de género, vamos a referirnos a una serie de brechas y problemas que condicionan la plena participación de las mujeres en el desarrollo del mundo digital:

1. Costo y calidad del equipamiento

5. Desarrollo profesional en las empresas tecnológicas

Género & TIC

4. Formación científicotecnológica 2. Usos 3. Contenidos

1. Costo y calidad del equipamiento y de la conectividad que disponen mujeres y varones de distintas clases sociales Varía según países y por estrato social, edad pero también por género20; siendo los varones quienes poseen, en conjunto, más acceso a banda ancha, equipos/tecnologías de avanzada y habilidades para el uso de aplicaciones sofisticadas.

10


2. Los usos (variedad de herramientas frecuencia, lugar, tiempo asignado, sentido atribuido y fines) Como señalamos anteriormente, en la mayoría de los países, mujeres y varones acceden casi paritariamente a Internet. No obstante, como lo demuestran los gráficos que siguen, existen diferencias relacionadas con la edad, ubicación geográfica, niveles de ingreso y tiempo asignado: Según rangos de edad y sexo en América Latina (2005- 2007).

Fuente: Cálculos propios con base en Sistema de Información OSILAC

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por sexo según zona geográfica

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

11


Según quintiles de ingreso y sexo en América Latina (2005-2007)

- Como es previsible la población en el quintil más alto de ingresos presenta los mayores índices de uso de Internet en todos los países.

Fuente: Cálculos propios con base en Sistema de Información OSILAC-

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En general, se afirma que las mujeres tienden a reproducir en el uso de Internet intereses y comportamientos basados en patrones de género. Ello se verifica en el uso de diversas aplicaciones:

12


Existen diferencias según las generaciones. Un estudio realizado en Estados Unidos señala que las mujeres jóvenes usan más la mensajería instantánea y las salas de chats, sus pares varones predominan en el comercio on line, descarga de música y juegos y para crear páginas web. (Lenhart, Rainie, & Lewis, 2001; Roberts and Foehr, 2004). Fallows (2005), en base a una investigación también realizada en Estados Unidos, concluye que a los varones les gusta Internet por la experiencia que ofrece y a las mujeres por la interacción con otras personas.

En los contenidos a los que suelen acceder: Los sitios de Comunidad y de Estilo de Vida, tradicionalmente orientados a mujeres, contin��an atrayendo a esta audiencia, especialmente con contenidos sobre educación de los hijos, salud, comida y hogar.21 Las áreas temáticas que en el mundo offline son dominadas por los varones (automóviles, deportes y algunos aspectos de finanzas) son también de uso intensivo online. 22 Si bien, los datos sobre interacción con los sitios de organismos de gobierno son muy pobres, un estudio reciente nos alerta sobre una problemática interesante: la menor participación de las mujeres en los sitios de e-gobierno, lo cual podría tener implicancias en el ejercicio de la ciudadanía digital.

13


Complementariamente el estudio mencionado sobre sitios de e-goverment23 desde el enfoque de género demuestra que son excepcionales los que utilizan un lenguaje no sexista, ofrecen servicios de interés para mujeres y animan su participación.

Importa especialmente atender a las diferencias respecto al uso de Internet para finanzas y egobierno ya que podrían indicar la reiteración de estereotipos de larga data que, salvo excepciones, alejan a las mujeres del manejo de operaciones económicas aún de mediana o poca envergadura.

Los sitios de fotos gozan de mayor popularidad en América del Norte, con un 63,0% de las mujeres y 57,3% de varones (abril 2010). América Latina, con una gran población de jóvenes online, muestra una alta popularidad de estos sitios pese a la relativamente baja penetración de banda ancha en la mayoría de la región.25

Si bien la mayoría de los estudios indican que los varones son quienes más usan Internet para consumo y Información recogida en un 24 entretenimiento, el informe ComScore programa en Uruguay demuestra (2010) destaca que cada vez son más las que ellas tienden a usar Internet mujeres quienes acceden a portales que fundamentalmente para comunicarse con familiares y ofrecen juegos, apuestas on line y conocidos muchos de los cuales contenido sexual. Este estudio destaca “El han migrado a otros países. Pese a surgimiento del “solitario” online y otros ser un uso limitado se puede juegos de cartas y de mesa, han generado conjeturar que esta práctica una nueva audiencia de fervientes alienta sus capacidades comunicativas, de toma de jugadores: las mujeres” decisiones, un conocimiento tácito de cuestiones globales y una diferente mirada sobre la situación de sus comunidades vis a vis contextos más amplios.

La expansión de las redes sociales ha tomado una gran fuerza en los últimos años y en ellas las mujeres predominan. El estudio comScore (2010) plantea que una vez que descubren las redes sociales, las adoptan rápidamente e igualan o incluso superan a los varones, tanto entre jóvenes como adultos.

14


Si bien hay un crecimiento exponencial de la presencia de personas en estos espacios y, según algunos datos, las mujeres predominan en Facebook, lo cierto es que estamos hablando de un sector de la población que dispone de recursos económicos y sobre todo del capital cultural para saber cómo incursionar y satisfacer sus expectativas. La proliferación de blogs de mujeres, el uso creciente del Facebook y de otros ámbitos similares podría hacernos pensar que se está perfilando un nuevo socius digital, más receptivo de los anhelos de reconocimiento de los sujetos, de pertenencia a ámbitos y proyectos comunitarios y del ejercicio de una ciudadanía activa. En verdad también acá nos falta comprender el modelo de sociabilidad que subyace a espacios como el chat, los foros, comunidades virtuales y blogs.

15


En el cuadro que sigue presentamos datos proporcionados por Google AdPlaner (2009) que indican que las mujeres predominan en las principales redes y sitios sociales, como Twitter y Facebook. En sitios como Linkedin, YouTube, deviantART y del.icio.us, se verifica un equilibrio entre ambos sexos. Redes/Sitios sociales Bebo Tagged , Buzznet, MySpace y classmates.com Twitter y Facebook Digg

Mujeres (%) 68 64

Varones(%) 32 36

57 36

43 64

Antes de avanzar hacia la siguiente brecha, importa detenernos especialmente en la así llamada revolución del móvil. En primer término importa destacar que: Se advierte un crecimiento exponencial en el uso de teléfonos celulares en diversos segmentos de la población a nivel global. Este fenómeno abarca a sectores menos favorecidos económicamente, lo cual puede obedecer al bajo costo en relación a las computadoras y por las facilidades de los planes prepagos. Así los móviles se están convirtiendo en una puerta de entrada al universo de las TIC y, por lo tanto, cumplen un papel para cualquier proyecto que apunta a la inclusión digital de los grupos en condición de pobreza.26 La investigación “Pobreza y Telefonía Móvil en América Latina y el Caribe”27 realizada en 2007 buscó aportar al debate de cómo el acceso a la telefonía móvil puede contribuir a mejorar los niveles de vida de los pobres, creando así lo que llamamos oportunidades móviles. Este recurso se ha convertido desde hace tiempo en la alternativa más accesible y costo-efectiva para este sector poblacional. Los resultados demuestran que la telefonía móvil es muy valorada por ellos/as como una herramienta que fortalece los lazos sociales y brinda una mayor seguridad personal; y que está empezando a demostrar su utilidad para mejorar las oportunidades de negocios y empleo. El estudio concluye en que la adquisición de teléfonos móviles por parte de los grupos en situación de pobreza tiene un impacto económico indirecto que se expresa principalmente en términos de mejoría de las variables de capital social, tales como el fortalecimiento de las redes de confianza, y mejor coordinación de los mercados laborales informales. En cuanto a las diferencias de género, si bien los estudios al respecto son incipientes, nos dicen que:

16


Las mujeres tienen una menor participación de la actividad online dentro del espacio móvil, lo cual puede explicarse porque son menos proclives o cuentan con menos recursos para ser dueñas de un Smartphone o tener un plan de datos ilimitado, ambos factores claves del uso de Internet móvil. La mayoría de las mujeres que aprovechan este tipo de conectividad, usan Internet móvil para participar en redes sociales.28

Los teléfonos celulares, en la prevención y cuidado de la salud, los desastres naturales, la violencia de género, la inseguridad y el acceso a información e incluso educación son los grandes desafíos del momento. WOUGNET realizó la campaña Habla! Hazte ver! A través del envío de mensajes de texto diseminó comunicaciones cortas, slogans o noticias para prevenir la violencia basada en patones de género.

Ellas son quienes más envían SMS y/o MMS en todos los países, con excepción de India, dónde los varones ocupan el 70 y 80% respectivamente en el envío de mensajes.

17


3. Los contenidos disponibles en la red (su relación con intereses, demandas, estilos estéticos, que pueden ser más afines con los gustos y necesidades de cada género y aquellos que violentan la dignidad y seguridad de los/as usuarios/as).

Estudios recientes demuestran que los en los sitios de Internet siguen predominando las imágenes y mensajes que las presentan como objeto sexual, también como mujeres “modernas” capaces de conciliar todos los roles con satisfacción, cuidadoras y responsables de la familia, la salud, la educación y de los y las niños/as. En algunos se promueve el tráfico y trata y/o fomentan, implícitamente, la violencia basada en patrones de género. No obstante, es importante señalar que en los últimos años ha ido creciendo el número de iniciativas orientadas en dirección opuesta: aprovechar las TIC para prevenir la violencia de género. Un ejemplo pionero es la Campaña “Dominemos la Tecnología29” (Asociación para el Progreso de las Comunicaciones) realizada en el marco de los “16 Días de Activismo contra la Violencia hacia las Mujeres” que organiza, desde 1991 ONU Mujeres (antes UNIFEM).

La mayoría de los portales dedicados explícitamente a las mujeres tienden a reproducir estereotipos de género, no necesariamente los tradicionales pero sí sesgados según atributos y tareas “propias “de su género.

Muy pocos se ocupan de ellas en tanto profesionales o trabajadoras en ocupaciones no tradicionales y en posiciones de poder como una situación "normal" (en otros términos, no como excepciones de una regla).

18


Portal www.entremujeres.com

Portal www.vidaysalud.com

19


portal www.mujeresdeempresa.com

Portal www.mujeractiva.com

Si bien existen mujeres que trabajan en el sector tecnológico, y muchas de ellas se dedican a la elaboración de contenidos, el análisis de la producción existente no demuestra cambios relevantes en lo referente al predominio de lenguaje sexista ni estereotipos en mensajes e imágenes. El medio no parece estar cambiando el mensaje.

Las excepciones son los sitios, blogs, redes sociales, y programas formativos y de comunicación creados desde y para la promoción de los derechos de la mujer, y/o la equidad de género. Producidos y gestionados, mayormente, por organizaciones sociales en particular de mujeres, en casi todos los países, dan cuenta de un fuerte compromiso por haber más habitable la red para las mujeres y dar visibilidad a sus derechos y creaciones. Sin embargo es poco lo que se puede decir de su impacto: faltan estudios que midan la cantidad de usuarios/a, de estos sitios sus perfiles,

20


satisfacciรณn con sus mensajes y su incidencia en diversas dimensiones tanto de su vida personal como de su manera de navegar por la red.

Portal www.cimac.org.mx

Portal www.e-igualdad.net www.entremujeres.com

Portal www.catunescomujer.org

21


 Baja presencia de mujeres en las carreras de computación y/o tecnológicas de información. En algunos países latinoamericanos los datos indican que esta creciendo el número de mujeres en las escuelas secundarias técnicas y en los institutos terciarios de capacitación en TIC. 30 Sin embargo, el área de ingeniería en computación a nivel global demuestra un muy lento crecimiento de la matrícula femenina y, hasta en algunos países, retrocesos.

-

Un estudio publicado por New York Times señala que en 2001/02 sólo el 28% de los estudiantes universitarios estadounidenses de licenciaturas técnicas eran mujeres. En el 2004/05 el porcentaje descendió hasta el 22% y sigue esta tendencia conforme pasan los años.

-

En el Reino Unido, sólo el 15% de estudiantes de carreras relacionadas con las TIC son mujeres. (Women´s Careers in IT)

Mujeres científicas e ingenieras por disciplina (2006), Unión Europea

¿Por qué ocurre? Pocos estímulos, a lo largo del ciclo educativo, para que ellas se interesen y desarrollen profesionalmente en este campo. Lenguaje y mensajes sexistas en materiales de enseñanza/educativos que desalientan la vocación y motivación.

22


Escasa conciencia y falta de cuestionamiento de los estereotipos sexistas sobre los/as tecnólogos/as. (Se asocia al hardware a destrezas masculinas y lo software afín a las mujeres). Muy pocos modelos de rol femeninos en el sector. Estrategias didácticas antiguas y sesgadas en ciencia y tecnología que no responden a las necesidades y sensibilidad de las mujeres, quienes en general asocian estos campos con problemáticas sociales, ambientales. No se muestra una adecuada relación entre la formación tecnológica y los usos sociales de la tecnología, relación que interesa especialmente a las mujeres. Escasa difusión de ejemplos y experiencias que fomenten la innovación tecnológica para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, importa destacar que ya sean puesto en marcha iniciativas con que se proponen revertir esta problemática:

23


 Menor participación de las mujeres en las empresas relacionadas con las TIC. - La mayoría de las mujeres que trabajan en estas empresas se concentra en sectores más “blandos”, como la comercialización, relaciones laborales o producción de contenidos (por selección u opción). En general estas opciones tienen que ver con la necesidad de compatibilizar horarios de trabajo con la atención de demandas familiares, climas menos hostiles y machistas como los que predominan en los sectores “duros”. - La mínima presencia en los niveles más altos de la estructura jerárquica, y en los laboratorios dedicados a la innovación tecnológica son evidencias de obstáculos o restricciones abiertas o implícitas. Un Informe realizado por World Economic Forum’s Global Gender Parity Group señala que las mujeres en empresas de IT representan el 27,86% y solo 4% son CEO. No obstante, también encontramos casos alentadores. Por ejemplo Slideshare, Flickr, entre otras empresas tecnológicas, han sido creadas por mujeres. En este aspecto cabe destacar la necesidad de estar alertas a que la presencia femenina en altos cargos no produzca un “efecto de espejismo” cuando se comparan con otros datos como el descenso de mujeres que estudian carreras tecnológicas o el porcentaje de CEO en las grandes empresas. - También intervienen políticas empresariales que reproducen la discriminación: por ejemplo en la selección de personal, falta de programas que faciliten la corresponsabilidad de la vida laboral familiar y personal. Uso de lenguaje e imágenes no inclusivas en las demandas de personal, formación fuera de horarios laborales. - Falta de modelos femeninos en el sector y diferencias salariales en razón del género.

24


La direcciรณn del cambio

25


3. El gran desafío: Uso estratégico de las TIC para la autonomía y empoderamiento de las mujeres en la Sociedad de la Información y del Conocimiento para el desarrollo. Superar las brechas digitales de género no es una utopía. Es un reto que requiere emprender y articular esfuerzos entre diversos ámbitos:

Desde el campo de la creación de conocimientos

Realizar evaluaciones sistemáticas de proyectos que abordan aspectos de la vinculación entre la igualdad de género y el uso de las TIC y difundir ampliamente sus resultados.

Seleccionar buenas prácticas en este campo con el criterio de demostrar cómo la utilización de las tecnologías ha impulsado o acelerado la superación de problemáticas relativas a la discriminación de género como violencia, carrera laboral, educación permanente, crecimiento económico, entre otras.31

Emprender investigaciones que arrojen conocimientos sobre las relaciones entre el uso de las TIC para mejorar las condiciones de vida de ambos géneros y el desarrollo de sus comunidades (violencia de género, participación política, empleo, educación, macro y microeconomía, políticas públicas, salud, entre otros). Este es un campo de investigación incipiente, especialmente, en América Latina. En los ambientes que se ocupan de analizar los procesos y contextos tecnológicos es muy poco frecuente que tomen en consideración las cuestiones de género. Otro tanto ocurre con los estudios de género cuyas agendas muy pocas veces incluyen la importancia de comprender cómo pueden contribuir las TIC a redefinirlas, reforzarlas o a resolver problemáticas que afectan la igualdad. Realizar estos estudios contribuiría a visibilizar la coconstrucción de género y TIC, tal como lo expresa Judith Wajcman32.

 Es imperioso que los organismos que se ocupan de evaluar los avances en igualdad de género, así como también los dedicados a producir información sobre la Sociedad de la Información elaboren indicadores de género más refinados en los países y a nivel regional. 26


 Visibilizar los aportes de investigadoras e intelectuales en este campo, tanto latinoamericanas como de otras regiones, demostraría importantes aportes teóricos, metodológicos y evidencias empíricas sobre los fenómenos asociados al desarrollo de las TIC y sus múltiples incidencias en las sociedades actuales desde un enfoque de género.

Desde hace años es recurrente en América Latina la demanda de información estadística sobre acceso y usos de TIC desagregada por sexo e interpretada desde indicadores de género. A ello se suma la falta de información que cruce género con otras variables como edad, condición socioeconómica, grupos étnicos, etc.; que presumiblemente arrojaría importantes diferencias al interior del colectivo de mujeres. Aunque hay algunos avances en ciertos países y a nivel regional (especialmente impulsados por el Observatorio de la Sociedad de la Información – CEPAL33); esta situación tiene múltiples implicancias para la investigación y la formulación de políticas basadas en evidencias, de ahí que reclamar progresos en este aspecto es una prioridad urgente.

Desde el campo de la intervención y las políticas ¿Qué campos de acción es necesario fortalecer para encauzar la apropiación por parte de las mujeres de las TIC, su autonomía y empoderamiento en estos entornos y a través de ellos y consecuentemente contribuir a cumplir con sus promesas de mayor equidad, libertad, productividad y creatividad? -

Emprendimientos productivos basados en el uso de las TIC. Capacitar a las mujeres para que puedan iniciar o mejorar pequeñas o medianas empresas basadas en las TIC e incluso de productos tecnológicos, encontrando nichos de mercado de mejor rentabilidad. Incubar estos emprendimientos es una medida positiva para asegurar su crecimiento y sustentabilidad.34

- Uso de ambientes virtuales de aprendizaje (E-learning) a lo largo de todo el ciclo de vida. El uso de ordenadores y de diversas aplicaciones en la educación primaria, secundaria y universitaria ya es un hecho en muchos países de la Región. En ese aspecto el mayor desafío es la formación de los/as docentes para cambiar sus modelos pedagógicos y sus actitudes y habilidades de modo de favorecer la integración de estas nuevas formas de enseñar y aprender. Asimismo,

27


el e-learning y últimamente el aprendizaje por medio de los móviles puede crear las condiciones para que mujeres y varones puedan acceder desde cualquier lugar y momento a capacitación que les permita estar actualizados/as y disponer de información de valor para sus vidas y trabajos.

- E-salud. Cumple un papel importante en la difusión de información confiable y adecuada para prevenir problemas de salud, facilitar el trabajo de interconsulta del personal de salud, realizar consultas on line, difundir campañas, facilitar el cuidado de la salud de personas en situación de dependencia, entre muchos otros usos. Integrar el enfoque de género a estos servicios resulta de especial importancia.

- Violencia basada en patrones de género. Crear campañas, redes, grupos de autoayuda y aplicaciones orientadas a la prevención de esta problemática, así como para brindar información útil para las victimas. Los teléfonos móviles, a través del uso de distintas aplicaciones, entre ellas, los mensajes de textos pueden ser una herramienta muy eficaz para crear sistemas de alerta o diseminar campañas.

- Teletrabajo digno. El teletrabajo ha sido desde décadas atrás un espacio poblado mayoritariamente por mujeres quienes vieron en el una oportunidad para “conciliar” sus responsabilidades familiares, tener tiempo para estudio u otros intereses y desempeñar un trabajo de mercado. Hoy se sabe que en muchos casos ello supone una explotación del tiempo de las mujeres, que suele estar precarizado y recibir muy bajos salarios. Por ello sin descartarlo el desafío es regularlo de modo de evitar la explotación, y potenciar las capacidades de quienes los realizan y hacerles conocer sus derechos.

- Producción cultural. El mundo virtual se ha convertido en una oportunidad de experimentación artística, de difusión y creación colaborativa a nivel global, de acogimiento de los más variados e imaginativos productos culturales. Muchas mujeres participan de estas iniciativas, difundiendo su obra, usando la tecnología para hacer arte digital, creando sitios y exposiciones. Ampliar la difusión en sus producciones y, sobre todo, poner en comunicación a artistas y productores culturales con organizaciones dedicadas a la igualdad de género puede dar lugar a experiencias movilizadoras.

28


- E-gobierno. Incidir en los formatos, contenidos y servicios que ofrecen los portales gubernamentales de modo de que representen y respondan a las necesidades de las mujeres es otro ámbito de acción que puede favorecer la participación de ella en la auditoria social y en definitiva el ejercicio de la ciudadanía.

- Ciberactivismo. Las mujeres, tanto como los varones, usan las redes (a través de Internet y de los teléfonos móviles) para organizarse, expresar sus demandas, generar propuestas, documentar violencia, solidarizarse, lo cual en general apuntan a fortalecer la democracia, la justicia social y la calidad de las instituciones. Ello se ha visto en los movimientos sociales emergentes en el mundo árabe, y en países como Colombia, Mayanmar, España y Grecia.

Existen, en realidad, dos fases en el ciberactivismo: “una deliberativa, en la que a través de los blogs y los foros se abre el debate, y otra de movilización, en la cual a partir de e-mails y mensajes de celular la 35 gente sale a la calle”

- Atraer más mujeres al campo tecnológico, impulsarlas a producir tecnología, apoyarlas en el desarrollo de sus carreras profesionales y sensibilizar a las empresas sobre la necesidad de políticas de diversidad y equidad de género y crear alianzas con las que ya han iniciado estas medidas, son otras líneas de intervención que necesitamos recorrer en la Región. Ahora bien, todas estas intervenciones adquieren pleno sentido en vínculo con agendas digitales de gobierno y sus políticas en el campo tecnológico que integren la equidad de género como principio y como meta. No basta con pequeños párrafos que aluden a las mujeres, en general, sugiriendo que deben ser capacitadas cuando de hecho ya lo están tanto como los varones, sino en ir logrando transversalizar el enfoque de género en todo el ciclo de estas políticas, produciendo indicadores cuanti y cualitativos de evaluación y fomentando la participación de las organizaciones de la sociedad civil, las empresas y la instituciones educativas en el monitoreo y evaluación. Pero diremos también que el reto a asumir desde el campo de las políticas va en dos direcciones:

- Transversalizar con el enfoque de género las agendas digitales y las políticas de comunicaciones y tecnológicas de cada país. - Transversalizar con los conocimientos y herramientas que provienen de la Sociedad de la Información/Conocimiento las políticas de equidad de género.

29


4. El futuro es hoy El corto y el largo plazo empiezan ya. La innovación tecnológica representa una de las dimensiones fundamentales que hoy marca la diferenciación de los países y sus regiones, creando nuevas formas de inclusión / exclusión territorial y social. La SI necesita construirse incorporando el talento, las demandas y la capacidad creativa de las mujeres. A su vez ellas podrían, y de hecho algunas ya lo están haciendo, ampliar sus grados de autonomía y participación económica, política, social y en la producción cultural aprovechando los estímulos que provee este entorno. Es evidente que para que todo ello ocurra , las mujeres han de constituirse en sujetos activos reflexivos, analíticos, con capacidad crítica, creativos capaces de imaginar y poner en práctica, dentro de sus posibilidades, nuevas soluciones y alternativas que ayuden a un crecimiento exponencial de la SI/SC orientada a la satisfacción de las necesidades y capacidades humanas. ¿Cómo avanzar en esta dirección? La respuesta habitual a esta pregunta es establecer un programa de prioridades que suele ordenarse colocando en primer lugar asegurar el acceso a las TIC , seguido de capacitación en sus básicos u otras capacitaciones más sofisticadas según las audiencias, realizar campañas y expresar propuestas generales para políticas. Al respecto, y sin negar la importancia de establecer prioridades, creemos que cabría posicionarse con otro horizonte: estamos proponiendo emprender acciones articuladas y sinérgicas de investigación, formación/capacitación, diseminación de información, cabildeo e incidencia en formulación, gestión y monitoreo de políticas, estímulo y difusión de experiencias innovadoras, entre otros aspectos, que a su vez se nutran entre sí. En definitiva, adoptar una lógica de flujos entre diversas prácticas que producen conocimientos y transformaciones en diversos planos, lógica que por lo demás es similar a la que caracteriza y motiva la Red36. En otras palabras, sugerimos abandonar una práctica habitual que consiste en entrar a este campo con una sumatoria de iniciativas en general aisladas, y muchas veces de corta duración, para aprovechar estratégicamente las herramientas tecnológicas y los productos de conocimiento (en especial los que vinculan al campo de género y TIC) que producen distintas organizaciones (universidad,

Según Judy Wajcman: “las teorías de género, tecnología y trabajo han avanzado muchísimo en las dos últimas décadas. Los enfoques actuales se centran en la configuración mutua de género y tecnología, haciendo hincapié en que la relación entre ellas es fluida y flexible. Un enfoque así pone en un primer plano la necesidad de que un análisis de género vaya más allá de la cuestión del acceso igual, para incluir la política de diseño e 37 innovación”

30


empresas, sociedad civil, estado, redes y en general del poderoso ímpetu creativo que se visualiza en mujeres y varones que habitan y dinamizan este escenario).

Ingresar al ciberespacio y aún manejar con cierta habilidad sus herramientas es sólo una pequeña parte del territorio que el feminismo pretende. Como en otros espacios no se trata de asimilarse o incluirse sino en transformar los núcleos de poder y discriminación que atraviesan el mundo digital Para terminar diremos que la dirección general del cambio que proponemos se basa en dos ejes claves: pasar del acceso universal pero acrítico a las TIC a su apropiación es decir a asignarles sentido y valor en tanto tienen el potencial de mejorar sus condiciones de vida individuales y colectivas, y de imaginar futuros deseables y dinamizar la energía social transformadora. Aprovechar esta oportunidad nos coloca ante múltiples retos, expresados en el siguiente DECÁLOGO PARA LA EQUIDAD DE GÉNERO EN LA SOCIEDAD DE

LA INFORMACIÓN/CONOCIMIENTO Necesitamos: 1) Innovar conceptos y prácticas para entender y abordar las desigualdades crónicas y emergentes entre mujeres y varones dinamizadas por los actuales procesos de globalización con eje en la expansión de las tecnologías de información y comunicación. 2) Comprender las transformaciones en los modos de ser, comunicarse, vivir, hacer que se despliegan en la Sociedad de la Información/Conocimiento. 3) Entrelazar los procesos de creación tecnológica con los principios de equidad de género. 4) Detectar tempranamente los procesos de asimilación a

discursos y prácticas que pueden ser contrarios a los derechos de las mujeres, cercenar su autonomía, o poner en riesgo/condicionar su protagonismo creativo en los entornos digitales.

5) Conocer y participar en los debates sobre temas claves de la SI que ya tienen una enorme implicancia social y lo tendrán mucho más en el futuro: políticas de democratización del acceso a las TIC, gobierno de Internet (incluyendo las formas de regulación de la información), propiedad intelectual, el rol de las TIC en el plano económico, político, ideológico, educativo y socializador, las prioridades en las políticas

31


científico-tecnológicas de países y regiones, los problemas vinculados a la privacidad de la información, el uso de las TIC para el desarrollo, entre otros). 6) Promover debates de alto nivel sobre la cultura científica y tecnológica y las concepciones y prácticas sobre innovación dominante en universidades, centros de investigación, empresas, gobiernos y opinión pública de modo de iluminar estereotipos y procedimientos que restringen las oportunidades y producen desaliento en las mujeres y también en algunos varones que no se ajustan al modelo masculino hegemónico para esos ámbitos. 7) Impulsar la realización de proyectos colaborativos mediados por las TIC entre mujeres de distintas generaciones; crear espacios de conversación entre ONGs, decisores/as y ejecutores/as de políticas digitales, investigadores/as, empresas y otros actores implicados/as en avanzar hacia las Sociedades del Conocimiento; establecer diálogos continuos y alianzas entre sectores que comparten algunas premisas básicas sobre el enfoque de desarrollo deseable para esta época; son prácticas concurrentes para el cambio sistémico del que venimos hablando. 8) Despertar y apoyar el potencial innovador de mujeres que recién se acercan al uso de las TIC. La inclusión en los programas de la así llamada infoalfabetización de contenidos relativos a las relaciones de género, diversidad cultural, derechos humanos, el ejercicio de la ciudadanía, desarrollo local, ejemplos de proyectos productivos y sociales con base en el uso de TIC, estímulos a crear e integrar redes que amplifiquen sus contactos en torno a distintos fines: intercambio de información, creación de emprendimientos, iniciativas artísticas y culturales, son alternativas valiosas para el empoderamiento de mujeres de distintos grupos sociales, étnicos, de medios rurales y, a través de ellas, de su comunidad.38

9) Promover que las empresas tecnológicas inicien o refuercen

políticas que apunten a asegurar la diversidad y la equidad en su plantel profesional. Dichas políticas deben considerar, entre otros aspectos, la corresponsabilidad en el cuidado de hijos/as y personas dependientes y sensibilicen a todos los estamentos sobre los perjuicios personales, empresariales y sociales de discriminar o no valorar de igual manera la capacidad y creatividad de las mujeres.

32


10) Hacer el pasaje de la presencia de los “temas de la mujer o el género” en el ciberespacio a la planificación estratégica y prospectiva de una

política de y para la paridad de género en la construcción de las Sociedades del Conocimiento.

33


NOTAS Y BIBLIOGRAFÍA 1

García Canclini, Néstor (2004): Diferentes, Desiguales y desconectados, Barcelona, Editorial Gedisa 2

Informe UNESCO (2006) Hacia las sociedades del Conocimiento. Ediciones UNESCO.

3

La UNESCO estima que las sociedades del conocimiento sólo se pueden crear sobre la base de cuatro principios fundamentales: la libertad de expresión, tal como se define en el Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; el reconocimiento de la diversidad cultural; la igualdad de oportunidades para acceder a la educación; y el acceso de todos a la información. La exposición parte del postulado de que el conocimiento existe y se crea en un contexto cultural y comunitario, y de que su aprovechamiento compartido es más eficaz si se efectúa horizontalmente, es decir, entre personas o entidades que tienen intereses y objetivos similares. 4

Un enfoque similar y muy propicio para integrar las propuestas del movimiento de mujeres, surge de un estudio reciente de Naciones Unidas. Su intención es plantear bases para un acuerdo sobre los rasgos y los propósitos de una Sociedad basada en el Conocimiento y orientaciones para diseñar políticas “sabias y cuidadosas”, -y agregaría osadas y potentes-, para crear las condiciones reales y sustentables que faciliten una revolución del conocimiento nutrida por la imaginación, la pluralidad de voces y saberes y el interés genuino en vincular el conocimiento con el logro de un desarrollo humano equitativo y profundamente democrático. United Nations (2005): Understanding Knowledge Societies. In twenty questions and answers with the Index of Knowledge Societies, Department of Economic and Social Affairs of the United Nations Secretariat http://unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/UN/UNPAN020643.pdf 5

Bonder, Gloria (2008): Igualdad en la Innovación – Innovación para la Igualdad: Las mujeres en la construcción de la Sociedad del Conocimiento. SARE – Emakunde. España. 6

Barbero, Martín Jesús (2002): La educación desde la comunicación. Editorial Norma. España.

7

Echeverría Javier (2000): “Educación y Tecnologías Telemáticas” en: OEI - Ediciones - Revista Iberoamericana de Educación - Número 24. Disponible en: http://www.rieoei.org/rie24a01.htm 8

Hilbert, M. (November). Digital gender divide or technologically empowered women in developing countries? A typical case of lies, damned lies, and statistics. Women’s Studies International Forum, 34(6), 479-489. http://dx.doi.org/10.1016/j.wsif.2011.07.001 9

Informe “Sociedad de la Información: una oportunidad para la igualdad” . Elaborado por el Grupo de Género en la Sociedad de la Información. PSOE. Disponible en http://www.mujeresenred.net/IMG/pdf/000000045675.pdf 10

El término “brecha digital” fue elaborado para referirse a nuevas formas de desigualdad que se relacionan con las problemáticas de discriminación existentes. En este caso a la desigualdad en el poder de comunicar y procesar información de modo digital. 11 Como veremos en el apartado de políticas, esta temática estuvo considerada ya en el Plan de Acción de la Conferencia Mundial de la Mujer de Beijing (1995).

34


12

Estudios realizados por organismos como BID y Banco Mundial demuestran que el uso de estas herramientas pueden contribuir a reducir la pobreza a través de varios canales, generando oportunidades de trabajo, mayores ingresos y estimulando iniciativas emprendedoras de más calidad y competitividad. 13

La OCDE (2002) señala tres estadios: acceso, uso e impacto.

14

Según diversos/as investigadores/as esta desigualdad guarda una vinculación directa con otros aspectos de la vida social como educación, etnia, edad, ámbito geográfico, género, entre otras (por ejemplo Cullen, 2001; Warschauer, 2003; Mossberger, et.at., 2003; OSILAC, 2007; Hilbert, 2010). 15

Más recientemente Lucas Navarro y Martha Sánchez proponen cambiar el término “brecha digital” por el de “desigualdad digital”, destacando su relación con las desigualdades preexistentes a nivel socioeconómico. 16

Bonder, Gloria (2002): From acces to apropriation: Women and ICT policies in Latin American and the Caribbean. United Nations. Division for the Advancement of Women (DAW). 17

Estas cifras hablan del colectivo de mujeres en un sentido general, siendo indispensable distinguir dentro a su interior a los diferentes grupos según edad, condición socioeconómica, étnica, nivel de estudios, situación laboral y localización (urbana o rural); tarea aún no realizada. 18

En realidad, la propia dinámica del mercado y las políticas en muchos países, favorecen la accesibilidad a las TIC aún en zonas deprivadas económicamente, por ejemplo a través de políticas de entrega de netbooks a estudiantes y docentes, también el crecimiento exponencial de teléfonos móviles que llega casi por igual a mujeres y varones. 19

La investigadora española Cecilia Castaño distingue tres brechas de género de carácter y alcance diferente: 1era. Brecha: Diferencias entre quienes han utilizado Internet en alguna ocasión y quienes nunca lo han hecho. Carácter cuantitativo. La edad, el nivel educativo y la situación laboral son variables clave para el acceso a las TIC. Tener trabajo multiplica las posibilidades de conexión e influye notablemente en particular en las mujeres. 2da. Brecha: Carácter cualitativo. Remite a las diferencias entre varones y mujeres respecto de las “habilidades tecnológicas que cada persona dispone (qué sabe hacer), la intensidad (cuánto hace) y el tipo de uso (qué hace) en Internet. 3ra. Brecha: Se circunscribe a los usos avanzados de las aplicaciones de Internet, incluyendo los dispositivos móviles de acceso, aplicaciones tecnológicamente más innovadoras en el terreno de la comunicación y el entretenimiento. Fuente: CASTAÑO, Cecilia (et.al) (2009): Informe Género eEspaña_09. Fundación Orange. España

20

Hay que tomar en cuenta que las TIC no comprenden sólo Internet sino también radio, televisión teléfonos de línea y móviles, computadoras que pueden o no estar conectadas a Internet y por dial up o banda ancha y una variedad de software, hardware, bases de datos, aplicaciones variadas a distintos ámbitos de trabajo, educación, entretenimiento, redes. Todas ellas coexisten y predominan de forma diferente según los contextos y también los gustos, intereses y culturas de personas y grupos sociales, de modo que puede haber brechas más o menos pronunciadas en el uso de cada una de estas tecnologías.

35


21

Informe “Mujeres en la web. Marcando Tendencias en Internet”. ComScore.2010. Disponible en http://www.iabperu.com/descargas/Desc_20109712738.pdf 22

ComScore (2010): Op. Cit.

23

Bonder, Gloria (2009): ICT and Gender Equality: New Opportunities and Challenges for Public Administration to Implement the IADGs including MDGs. ECOSOC, UNDESA.

24

Nos referimos al programa mencionado anteriormente: Inclusión Digital y Desarrollo Local en Uruguay desarrollado desde el Centro Latinoamericano en Género y Sociedad de la Información (CGSI) basado en la Cátedra Regional UNESCO Mujer, Ciencia y Tecnología en América Latina. 25

ComScore (2010): Op. Cit.

26

En algunos países el mercado de los móviles ha generado diversas modalidades de trabajo como puestos de venta de celulares, aplicaciones, reparaciones, venta de tarjetas, o de minutos de uso, entre otros ejemplos. Asimismo, el uso del móvil para acceder a información sobre precios de productos, ventas on line, información sobre insumos e innovaciones que mejoran la calidad y competitividad de la producción agrícola o artesanal son altamente valorados. 27

Realizada por Hernán Galperin y Judith Mariscal, financiada por el Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo, Ottawa, Canadá. Se basó en más de 7000 entrevistas domiciliarias con individuos entre 13 y 70 años que habitan en hogares de bajos recursos en los siguientes países: Argentina, Brasil, Colombia, Jamaica, México, Perú, y Trinidad y Tobago. Pese a la mayor adopción, los usuarios no están sacando el máximo provecho de los servicios ofrecidos por la plataforma móvil. Los mensajes de texto (SMS) constituyen el único servicio, más allá del de voz, que está aumentando rápidamente en la región. En los mercados más desarrollados, como Jamaica y Argentina, la gran mayoría de usuarios móviles de bajos recursos ha usado servicios de SMS. Sin embargo, variables como los niveles de analfabetismo parecen ser un factor disuasivo para una mayor adopción en otros países, específicamente en Brasil. 28

ComScore (2010): Op. Cit.

29

¡Dominemos la Tecnología! es una campaña feminista abierta a todos y todas los que quieran actuar para ponerle fin a la violencia contra las mujeres usando cualquier plataforma TIC, habilidades y conocimientos en este activismo. 30

Las mujeres en la economía y el campo laboral de las TIC en América Latina y el Caribe, Informe preliminar para el Grupo de Género y TIC –eLAC2010. XI Conferencia Regional de la Mujer, Brasilia, 13-16 de junio de 2010. 31

Si bien aún son escasos los estudios en esta dirección, la información disponible pone de relieve que la falta de financiamiento sostenido es una de las principales limitaciones que

36


enfrentan estos proyectos. En consecuencia, algunas experiencias - muy promisorias durante una etapa - pueden desparecer o quedar reducidas a su mínima expresión. 32

Wajcman, J. (2004) TechnoFeminism, Polity Press. International Journal of Gender, Science and Technology, 2009, Vol. 1, No.1 127. Cambridge 33

www.eclac.org/socinfo/osilac/

34

En los últimos tiempos se observa el surgimiento de aceleradoras e incubadoras que están incrementando el número de emprendedoras. Por ejemplo: Y Combinator, Founder Labs, Founder Institute. 35

De Ugarte, David (2007). El poder de las redes. Manual ilustrado para personas, colectivos y empresas abocados al ciberactivismo. El Cobre Ediciones. 36

También se ha hablado del pensamiento “Windows” aludiendo a procesos de conocimiento abiertos a recorrer diversos trayectos y acceder simultáneamente a varias ventanas interconectadas tal como lo permite este programa. Turkle, S. (1996): Virtuality and its discontents: Searching for community in cyberspace. The American Prospect, 24 (1), 50-57. 37

Wajcman, J. (2004): Op. Cit.

38

Programa: Inclusión Digital y Desarrollo Local en Uruguay, citado anteriormente.

37


Mujeres si bonder (1)