Page 1

VILLACARRILLO

Villacarrillo es un municipio situado en la zona oriental de la provincia de Jaén, en la comarca de Las Villas, parte oriental de la comarca de la Loma y Las Villas. Cuenta con dos sectores orográficos bien diferenciados: por un lado, la zona de campiña, de pendientes suaves y terrenos alomados, y por otro, la de la Sierra de las Villas, que forma parte del conjunto orográfico del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. El Alcalde

A través de estas líneas y como alcalde de Villacarrillo, os agradezco que hayáis elegido nuestra web para acercaros a la localidad; a los que ya nos conocéis invitaros a que descubráis nuevos aspectos del municipio, a quienes por primera vez tienen contacto con nosotros, animaros a visitarnos y servir como nexo de unión entre ambos, así como con los que por distintos motivos residen en otro lugar y son hijos de Villacarrillo, ofrecerles esta nueva vía de comunicación para mantener vivos los lazos de unión, en ocasiones intangibles pero siempre presentes. Sirva esta web para reunir a todos los que de una u otra manera sienten interés por esta bella localidad. Las nuevas tecnologías han irrumpido en nuestras vidas con la fuerza que les confiere el ser un instrumento de conocimiento y participación ágil y potente. Esta página nos ofrece la oportunidad de eliminar distancias, pasear por las calles de esta acogedora ciudad mediante un circuito virtual o disfrutar con las imágenes de rincones de gran belleza, además se brinda la oportunidad de obtener información sobre los acontecimientos más destacados y acceso a determinados servicios o empresas. Lo que encontrareis, es sólo un pequeño aperitivo de lo que puede ofrecer Villacarrillo, fiestas, tradiciones, un rico patrimonio cultural y un paraje natural de gran belleza; además el usuario tiene la posibilidad de conocer ente otras cuestiones las distintas ofertas municipales, nuestro entorno, nuestros recursos... Es importante acceder con más facilidad e inmediatez a esta información, como también es importante que Villacarrillo abra esta ventana al exterior. Este medio aporta universalidad y utilidad. Y estoy seguro de que este es un gran paso en la vertebración de nuestra sociedad y en la proyección de Villacarrillo, y de que este instrumento es un recurso que nos aporta cohesión y utilidad. Bienvenidos a la web de Villacarrillo. Datos Generales

Distancia a Jaén: 89 km.


Población: 11.137 habitantes. Altitud: 812 m. Superficie: 242,8 km2. Gentilicio: Campiñés y villacarrillense.

Villacarrillo es un municipio situado en la parte oriental de la comarca de La Loma y Las Villas. Cuenta con dos sectores orográficos bien diferenciados: por un lado, la zona de campiña, de pendientes suaves y terrenos alomados, y por otro, la de la Sierra de Las Villas, que forma parte del conjunto orográfico del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas. Varios ríos conforman la red hidrográfica de la zona: el Guadalquivir, que separa la campiña de la sierra, el Guadalimar, que constituye el límite natural del término con la comarca de El Condado, y el Aguascebas Grande y el Aguascebas Chico como afluentes importantes. Gran parte de Villacarrillo está dedicada al cultivo del olivar, siendo el mayor productor mundial de aceite lo que ha originado una importante industria aceitera. También existen áreas aisladas de monte bajo y matorral y de coníferas, las cuales alcanzan grandes extensiones, suponiendo una importante riqueza maderera.

LAS HUELLAS DE LA HISTORIA

En sus primeros momentos, Villacarrillo, se identifica con una pequeña torre fortaleza defensiva, o atalaya, perteneciente al Adelantamiento de Cazorla y que se ubicaba dentro del territorio de Iznatoraf, conocida como Torre de Mingo Pliego, o Torre de Domingo Priego. En 1450, a petición de Don Alonso Carrillo, el rey Juan II confirmó el privilegio de villazgo concedido por el Arzobispo de Toledo a la Torre de Domingo Priego, confirmado posteriormente por los Reyes Católicos, en 1498. La nueva villa pasó a denominarse Villacarrillo, adoptando para su nueva denominación el apellido del arzobispo toledano. En 1877, y por Real Decreto, el rey Alfonso XII le concede el título de ciudad. A pesar de la ausencia de investigaciones arqueológicas que determinen científicamente el alcance de la antigüedad de la ocupación humana, la riqueza arqueológica, tanto en el número de asentamientos como en la envergadura y calidad de los restos encontrados, nos permiten remontar la historia de Villacarrillo bastantes siglos atrás. Así, se han encontrado numerosísimos instrumentos líticos, como hachas neolíticas, calcolíticas y lápidas funerarias de diferentes épocas históricas: romanas, visigodas, árabes, etc. Visitar Villacarrillo es recorrer un pueblo que ha sabido ser consecuente con su historia y con su pasado. Al recorrer sus calles, desde amplias y transitadas, hasta recónditas y solitarias, podemos encontramos grandes mansiones señoriales, modernas construcciones, importantes construcciones religiosas y hasta rancios edificios cargados de historia, todo bajo la mirada de la torre del templo de La Asunción, obra vandelviriana que vigila la ciudad.


Desde la iglesia de la asunción parten las callejas medievales de la ciudad, jalonadas por viejas casonas y templos como el de Santa Isabel de los Ángeles. Edificio, que en otro tiempo fue hospital y convento franciscano, aglutina elementos artísticos y arquitectónicos de los siglos XV al XVIII. Muy próxima, la calle Feria recorre el bello casco urbano de Villacarrillo como una vibrante médula espinal. En ella toman asiento los edificios civiles más representativos de la localidad. Las fachadas de los juzgados y de varias casas solariegas, están decoradas al estilo renacentista, con dovelas mixtilíneas en sus portadas, blasones, nobiliarios, cornisas, puntas de diamante y frontones triangulares. El ayuntamiento también ubicado en la misma vía, es de estilo neoclásico. Construido en el siglo XIX, articula su alargada estructura en torno a un cuerpo central donde se alinean la puerta principal, un balcón de hierro colado, el escudo municipal, el reloj y una airosa espadaña. Las casonas y palacios de la calle Ministro Benavides, contigua a la anterior, es otro de los máximos exponentes de la arquitectura vernácula de Villacarrillo, a la que hay que sumar un gran número de edificios y viviendas edificadas a finales dl siglo XIX y principios del XX.

TRADICIONES CON IDENTIDAD PROPIA El Corpus Christi, la fiesta de los sentidos Sin duda, el Corpus Christi representa para Villacarrillo la festividad más importante y de mayor tradición. Ya en 1364, en los Estatutos de la Catedral de Jaén, aparece una relación de fiestas y se nombra a la Torre de Mingo Priego relacionándola con la festividad del Corpus Christi. A finales del siglo XIX, a petición del prior de la Parroquia de La Asunción, D. Marcos Pellón y Crespo, se obtuvo el beneplácito de la Santa Sede, para poder realizar la procesión por la tarde. La respuesta del Papa León XIII llegó a Villacarrillo en forma de Bula Papal. Amanece en Villacarrillo el día del Hábeas. Calles y plazuelas engalanadas, abundancia de macetas, retama, alfombras de flores y serrín húmedo con diversidad de formas y colores. Los vecinos consiguen una verdadera obra de arte, como algo innato en los campiñeses, que, con aportaciones personales, el intercambio de ideas, el exquisito gusto por lo sencillo y cotidiano y con ese olor a juncia cortada que hace de Villacarrillo un auténtico vergel húmedo y aromático, consiguen durante ese día un manantial de disfrute para los sentidos. La noche anterior al gran día es muy típico un paseo por las calles para contemplar los avances en los trabajos de ornamentación que comenzaron días atrás. Los vecinos dan los últimos retoques, y entre tanto siempre hay lugar para degustar una copa de vino o un migas al oro de la lumbre. Al amanecer del nuevo día, todo está listo. Desde 1969, el fin de semana que precede al de la festividad, se celebra el Pregón del Corpus Christi, que goza de gran importancia a nivel nacional, pues los pregones corren a cargo de personas de relevancia en la vida literaria de nuestro país. También goza de importancia a nivel nacional el Premio Nacional de Poesía "Corpus Christi" de Villacarrillo, que comenzó su andadura en 1975.

Semana de Pasión Esta festividad religiosa, de enorme tradición en Villacarrillo, se celebra desde el sigo XVI. En ella se manifiesta el fervor popular de la localidad, destacando la solemnidad de sus pasos. Además, tras el resurgir de las cofradías, en los últimos años se vienen produciendo cambios significativos que han dado aún más


esplendor, si cabe, a la Semana Santa villacarrillense. Entre los más notorios, la introducción de tronos portados por costaleros o la incorporación de bandas de cornetas y tambores. Las procesiones dan comienzo el Viernes de Dolores con un Vía Crucis de Penitencia y Silencio a las 11 de la noche y en el que se procesiona la talla del Cristo de la Salud, obra atribuida al imaginero local Andrés de Ocampo. El Domingo de Ramos procesiona la popularmente conocida imagen de "La Borriquilla". Martes Santo, a las 11 de la noche, se celebra un nuevo Vía Crucis de Penitencia y Silencio. Ya el Miércoles Santo procesiona la imagen de la Oración en el Huerto. En la tarde de Jueves Santo Villacarrillo ve procesionar a Nuestro Padre Jesús de la Columna. A esta talla la acompaña la imagen de San Juan Evangelista. El Viernes Santo, de madrugada, se celebra una de las procesiones de mayor fervor de la Semana Santa villacarrillense. Es la conocida popularmente como "El Paso", donde se procesiona a Nuestro Padre Jesús Nazareno. En esta procesión, que comienza a las 4.30 de la madrugada, se realizan los tradicionales cantes de pasión, genuinos en la voz de los pasionistas locales. El Viernes Santo por la mañana procesionan las imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Caída y el Cristo de la Expiración, al que acompaña la imagen de Nuestra Señora María Santísima del Amor. Para concluir el Viernes Santo, ya por la noche, recorren las calles los pasos del "Santo Sepulcro" y de la Virgen de los Dolores. A estos dos pasos los acompañan el resto de las hermandades en lo que se conoce popularmente como "La General", de tradición en Villacarrillo e importante atractivo turístico. Por último, el Domingo de Resurrección, por la mañana, procesiona la imagen de Jesús Resucitado. También habría que destacar dentro de la Semana Santa villacarrillense la importancia del Pregón de Semana Santa, celebrado el sábado después del Viernes de Dolores. Ilustres figuras del panorama nacional han sido pregoneros de la Semana Santa de Villacarrillo.

La feria La feria de Villacarrillo ha experimentado un auge en los últimos años, convirtiéndose en unas de las más importantes de la provincia de Jaén. El origen de esta celebración se remonta a la feria comercial y ganadera que, en la Edad Media, servía para que los ciudadanos intercambiaran productos, siendo Fernando VII quien les confiere carácter oficial. Se celebra en honor a los patronos, el Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Nuestra Señora del Rosario, durante los días 9 al 16 de septiembre, aunque el primer día grande de feria es el 14. La luz, el colorido, el buen ambiente y la hospitalidad hacen de Villacarrillo destino de muchos familiares venidos de otros lugares, visitantes de pueblos vecinos y un sinfín de enamorados de Villacarrillo y su feria. Durante los primeros días se llevan a cabo los tradicionales encierros de reses bravas por las calles de la ciudad. Estos encierros, que se remontan al siglo XVIII, gozan de extraordinaria popularidad en la provincia. Su plaza de toros, inaugurada en el año 1955, ha visto y ve pasar a las primeras figuras del toreo y goza de gran prestigio a nivel nacional. Tampoco podemos olvidar las interesantes actividades culturales, deportivas, verbenas populares, conciertos, etc, organizadas por el ayuntamiento de esta ciudad.

Otras fiestas


Villacarrillo es tierra de costumbres populares con gran tradición. Además de las festividades de Corpus Christi, Semana Santa y feria, merecen mención el día de la Cruz, 3 de mayo, que tiene lugar la festividad del patrón de la ciudad: el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz. La decoración de cruces artísticas por vecinos y particulares en varios puntos de la localidad y los anejos es una actividad que el ayuntamiento ha fomentado en los últimos años con la creación de un concurso que premia y valora la imaginación y el buen gusto. Otras celebraciones que debemos destacar son la fiesta de San Isidro, patrón de los agricultores (el 15 de mayo), el día de San Juan de la Sierra (el 24 de Junio), la fiesta de Carnaval, en el mes de febrero y la fiesta de San Antón (17 de enero), en cuya víspera son muchas las hogueras que se encienden en las calles villacarrillenses. Gastronomía

LA CULTURA DEL OLIVO Villacarrillo, de profundas raíces agrícolas, es hoy en día zona olivarera por excelencia. La transformación de los campos de labranza de secano en olivares ha sido la tendencia de los últimos 20 o 30 años. A partir de la década de los 70 hay una proliferación en el cultivo del olivo. Los olivares comienzan a ganar terreno a cultivos tradicionales, como el trigo o la cebada y, poco a poco, se convierte el paisaje en un mar de olivos, imagen repetida formando hileras interminables. De este modo, un tercio del término municipal, es decir unas 14.000 hectáreas, se dedican a esta producción.


La calidad de nuestros aceites se consigue no sólo gracias a las condiciones idóneas para su cultivo, sino al esmerado trabajo que olivareros y almazareros realizan. La cocina tradicional y moderna se nutre fundamentalmente de este oro líquido, fuente de salud. Ensaladas, guisos, postres, etc, cuentan siempre con el pilar fundamental del aceite de oliva. La tan nombrada dieta mediterránea se hace universalmente conocida gracias al impulso mundial del aceite de oliva, aceite de Jaén, aceite de Villacarrillo que puede adquirirse en cualquiera de las almazaras de la localidad.

LA RIQUEZA DE LA HUERTA La huerta se extiende por todo el término municipal, aunque más extensa y amplia en las aldeas de Mogón, Arroturas, Agrupación de Mogón y La Caleruela, ya casi desaparecida por el cultivo del olivar en la zona norte que linda con El Condado. Las extensas vegas de los ríos Aguascebas y Guadalquivir, a su paso por Mogón y sus aldeas, han sido cultivadas desde tiempos inmemoriales por los romanos, árabes, etc. explotando e instalándose en estas tierras entre La Loma y la Sierra no sólo por su situación estratégica sino también por la fertilidad de sus tierras, la abundancia de agua y su riqueza en la calidad de la producción de árboles frutales, verduras y hortalizas. Algunos de los árboles frutales más conocidos en nuestro término son: la higuera negra, la higuera blanca, los granados, los caquis, las manzanas, los membrillos, los melocotones, las ciruelas, los nísperos, las nueces, las peras, las uvas de parra, etc. En cuanto a las verduras y hortalizas, se siembran en las vegas de los ríos los pimientos, las patatas, las zanahorias, los espárragos blancos, los ajos, el maíz, los habicholones, las habichuelas, las lechugas, las alcachofas, las espinacas, las acelgas, las habas, las berenjenas, etc.

COCINA SANA Y SABROSA En las últimas décadas, la cocina tradicional villacarrillense se ha convertido en uno de nuestros principales atractivos. Nuestro rico aceite de oliva es un ingrediente básico en todos los platos y recetas. Nuestra cocina tiene influencias de regiones tan cercanas como Murcia y Castilla-La Mancha. Entre las comidas típicas campiñesas destacan:

Los Calandrajos Se prepara una masa con harina, agua y sal la cual se extiende hasta conseguir delgadas obleas que luego partiremos. En la sartén se hace un sofrito de tomate, ajo, cebolla, pimiento verde, y un poco de picante, y añadimos carne de perdiz, conejo o liebre. Posteriormente cubriremos de agua la sartén y la dejaremos hervir hasta que la carne se ponga tierna. Después se añaden las obleas y se deja hervir hasta que éstas se cuezan, añadiéndose como toque especial un poquito de hierbabuena. Se sirven en la misma sartén.

Las Migas Fue un plato muy utilizado durante el invierno en los cortijos para aprovechar el pan duro. El pan se humedece y en una sartén se fríen dientes de ajo a los que se añade el pan hasta que se tueste y se desmorone. Las migas suelen servirse acompañadas de pimientos fritos, sardinas, torreznos, uvas y melón. Al igual que de pan también pueden hacerse de harina.

El Ajo de Harina


En una sartén con aceite caliente se tuestan unos pimientos rojos secos. Una vez tostados, se apartan y se machacan en un mortero, junto con cominos y sal, y se hace un sofrito con tomate, cebolla, patata y berenjenas. Cuando todo esto está listo, se añade agua y se deja hervir, espolvoreándole al final harina para espesar el caldo. Se sirve en la misma sartén.

La Gachamiga El aspecto de este plato es similar al de la tortilla española. Se cortan patatas en rodajas y se fríen en gran cantidad de aceite, pero un poco antes de estar fritas totalmente se echa sobre ellas una pasta elaborada con harina, agua y un poco de sal hasta que se cuaje. Suele comerse acompañada de carne, chorizos, morcilla, etc.

El Ajo de Morcilla Se comienza cociendo arroz y cebolla cortada muy fina. En una caldera se pone la cebolla, el arroz y se añade sangre y manteca de cerdo. Todo se pone a fuego lento, se añaden los aliños y se deja cocer. Una vez cocido, el plato está listo para servir.

El Picadillo y la Morcilla Blanca Ambos son elaborados con carne picada de cerdo y es muy tradicional hacerlo en las matanzas caseras. El picadillo es condimentado con pimientos secos rojos, mientras que la morcilla blanca es condimentada con huevos y almendras cocidas.

El Ajillo de Papas Se comienza haciendo un puré de patatas con ajo y se le añade un sofrito que lleva tomate, cebolla, pimiento, pimienta y comino. Se rehoga todo junto en la sartén y puede servirse tanto en caliente como en frío.

La Ensalada Es muy típica, especialmente en verano con el calor. Las verduras y hortalizas proceden de las fértiles huertas de Mogón al lado del Guadalquivir, que proporcionan los ingredientes necesarios para su elaboración. Destacan la ensalada "gitana" y la ensalada de pimientos rojos asados.

Los Papajotes Los ingredientes utilizados para este postre son harina, huevos, leche y sal. Se hace con ellos una "gacheta" que se va echando a cucharadas en una sartén con abundante aceite de oliva. Cuando adquieren la forma de cojín se sacan de la sartén y se espolvorean con canela y azúcar.

Las Gachas Dulces Son elaboradas con harina tostada, pan, leche, canela, azúcar, aceite de oliva y matalahúva o anís. Primero se fríen trocitos de pan y se retiran de la sartén. En ese mismo aceite se añade el resto de ingredientes y se hace una pasta. Cuando la pasta está espesa se colocan encima los trozos de pan frito (picatostes) y se espolvorea azúcar y canela. Son típicas en la festividad de Los Santos.

El Hornazo Está elaborado con un pan hecho de aceite y un huevo cocido en el centro. Es muy típico en Semana Santa.


Los Sobaos Se trata de un rosco grande cocido al horno, con azúcar. También típico en Semana Santa.

Los Borrachuelos En una sartén ponemos a calentar tres cucharadas de aceite. En un cazo calentamos medio vaso de vino blanco. En un bol ponemos la harina y sobre ella vertemos el aceite caliente y el vino hirviendo, añadimos un chorreón de anís y removemos hasta obtener una pasta homogénea. Esa masa la volcamos en una mesa y con harina se amasa haciendo una bola, dejándola reposar una hora. Tras ese tiempo se estira la masa con un rodillo y se corta en rectángulos de 13 por 8 centímetros. Se enrollan en diagonal y se fríen en aceite muy caliente. Al final se les espolvorea azúcar.

Villacarrillo  
Villacarrillo  

Villacarrillo es un municipio situado en la provincia de Jaén

Advertisement