Issuu on Google+

Por eso estamos como estamos

Con rigor analítico e imparcialidad, Carlos Elizondo formula en Por eso estamos como estamos un severo diagnóstico y una propuesta para superar el círculo vicioso del bajo crecimiento y la mediocridad en que se encuentra México. Éste es un libro clave para entendernos

como

sociedad

y

ver

hacia

dónde

queremos

ir.

Carlos Elizondo ha escrito un libro ambicioso y convincente con una pregunta esencial: ¿por qué México está atrapado en el bajo crecimiento, desigualdades sociales, con instituciones incapaces de satisfacer las necesidades más apremiantes de la sociedad mexicana? Los mexicanos tienden a culpar a los extranjeros o las élites egoístas, sin imaginar un modelo diferente. Aunque la mayor parte del libro es un diagnóstico muy duro sobre la realidad mexicana, concluye con recomendaciones específicas para salir de la trampa en la que está México. En este trabajo, el especialista en temas políticos presenta un análisis de la situación que vive México en la actualidad, qué lo llevó a este esquema y qué se podrá hacer para modificar esta situación. Uno de los puntos de este es libro es cómo se puede crecer, en él nos habla que los gobiernos estimulan el crecimiento del consumo o la inversión, el tamaño de la inversión y de la productividad depende de muchas variables como las instituciones,

a las

instituciones hay que entenderlas no como estructuras burocráticas, sino como conjunto de reglas que reflejan una correlación y de fuerzas que promueven distintos tipos de movimientos. Este libro es interesante porque nos habla sobre lo que estamos viviendo y pasando en nuestro país, nos habla como bien lo dice en la portada de su libro de la economía política de un crecimiento mediocre.


El autor de este libro nos habla sobre una democracia débil, que sólo unos cuantos países del mundo son federaciones y sistemas presidenciales al mismo tiempo. La democracia en México ha podido disciplinar a los actores que se benefician del arreglo institucional y de la distribución de poder heredado, ni tampoco abrir oportunidades a otros sectores, la democracia ha dado mayor poder a esos actores, pues la dispersión del poder entre los partidos, en todos los niveles de gobiernos, les permite operar con mayor libertad que antes. Carlos Elizondo nos dice que la presidencia ya no es lo que era, una vez que el partido del presidente dejó de controlar el poder legislativo y de poder colocar en, los cargos supuestamente de elección popular los políticos de su preferencia como hoy en día lo podemos que ir, que algunas personas están a cargo de un puesto importante no porque esté capacitado para estar allí, sino porque es amigo o compadre del que este en el poder. Es indudable que es necesario cambiar y mejorar reglas e instituciones, la experiencia legislativa y administrativa muestra que somos muy propensos a la expedición de normas de diverso calibre que nacen, sin importar su jerarquía, como letra muerta o bien o para aplicación selectiva, según convenga. La inversión es la manera de lograr el crecimiento. El consumo puede impulsar la demanda, pero esto no genera crecimiento, es necesaria la inversión. No solo importa cuánto se invierte sino cómo se invierta para que el crecimiento sea de forma sostenida En la economía actual, el eje del crecimiento de un país está en contar con una mejor tecnología. Una sociedad en la que se premia a quien obtiene beneficios del poder crece menos que una donde se premia la inversión en bienes y servicios novedosos.


Por eso estamos como estamos