Page 1

Boletín No. 39

Noviembre 2017

BOLETÍN DE LA ASOCIACIÓN MEXICANA DE TERAPIA FAMILIAR, A.C. SALVADOR MINUCHIN 1921-2017

Recordando a Salvador Minuchin por Ema Genijovich / Familias y Terapia Familiar por Itzel Rocha / Técnicas de Terapia Familiar por Gabriela Garmendia / El arte de la Terapia Familiar por Claudia Vega / Evaluación Familias y Parejas por Jorge Ojeda

Editorial Estimadas(os) Colegas, reciban un afectuoso saludo, este es nuestro trigésimo noveno boletín de la Asociación Mexicana de Terapia Familiar, A.C.; continuamos este esfuerzo para las y los miembros y personas interesadas en la Terapia Familiar en México, pretendiendo mantenernos informados de los sucesos que importan a nuestra comunidad. En este mes un especial dedicado a la memoria del titán de la Terapia Familiar, Salvador Minuchin, quién en días pasados desafortunadamente se nos adelantó en el camino. A sugerencia directa de Marcelo Pa k m a n , c o n t a c t a m o s a E m a Genijovich, quién nos comparte un texto impecable de Salvador minuchin. Ema, fue una de las personas más cercanas al maestro en los últimos 30 años. Revisamos también cuatro de sus obras literarias fundamentales, Familias y terapia familiar, técnicas de terapia familiar, el arte de la terapia familiar y evaluación familias y parejas, todas a cargo de Claudia vega, Itzel Rocha, Jorge Ojeda y Gabriela Garmendia. Además los próximos

“RECORDANDO A SALVADOR MINUCHIN” Por Ema Genijovich Conocer a Salvador Minuchin, el creador del modelo de Terapia Familiar Estructural, me abrió la cabeza y cambio mi visión de lo que esta al alcance nuestro como terapeutas trabajando con las relaciones humanas. A principios de los años 80, Salvador fue a México D.F., donde yo vivía hacia varios años, a dar una conferencia. Un grupo pequeño de terapeutas de familia nos reunimos para trabajar con él por varios días. E n e s e m o m e n t o, m e i m p a c t ó m u c h o s u compromiso social por el trabajo que realizaba con familias pobres, marginales y de inmigrantes, y también su trabajo con familias con niños. Era muy directo y comprometido desde una posición de proximidad. Su curiosidad, placer y entusiasmo para explorar ideas era tangible y contagioso. Su generosidad para compartir lo que el sabia y lo que estaba pensando era notable.

eventos de la Terapia Familiar en México, y más, esperamos que sea de su interés. Juan Antonio Zorrilla


AMTF, A.C.

1


Boletín No. 39

Noviembre 2017

Me entusiasmé tanto que, en ese momento, decidí que si algún día tenia la oportunidad de ir a los Interactúa con nosotros a través de las redes sociales:

Estados Unidos, iba a estudiar con él. Por esas

AMTF México 
 http://goo.gl/Ivkbso

coincidencias de la vida, en Marzo de 1984 me mudé a Nueva York y lo llamé al día siguiente.

Afiliaciones Pertenece a la Asociación Mexicana de Terapia Familiar, A.C. Beneficios • Posibilidad de formar parte

de manera activa en las distintas Comisiones de trabajo • Voz y voto en la Asamblea

General (miembros titulares) • Suscripción a la Revista

PSICOTERAPIA Y FAMILIA • Grupo de estudio de casos • Cursos de actualización • Descuentos en actividades

organizadas por la Asociación • Aparecer en el directorio de

referencias de la AMTF • Vinculación y recomendación

en Bolsa de Trabajo Miembro Titular: $2500 (bianual) Miembro en Entrenamiento:
 $1200 (bianual)

Tuve la suerte de justo llegar a NY cuando Salvador decidió hacer el experimento de armar un grupo para formar supervisores. No fue fácil para mi entrar a ese grupo porque la primera vez que Salvador me entrevistó, como yo era recién llegada, y no tenia todavía trabajo, me dijo que necesitaba primero entrar a trabajar en alguna institución para tener material para supervisar. Me sentí muy desilusionada pero me acordé de los casos de Salvador en los que él no aceptaba la definición del problema que le traía la familia. Si uno de sus miembros le decía que él o ella era el problema, Salvador le contestaba: “ ¡No esté tan seguro! ¿Quién le contó eso?”. Al poco tiempo, todavía queriendo conseguir un lugar en su nuevo grupo, lo llamé y, siguiendo su ejemplo, le dije: “A usted ¿quién le dijo que yo no puedo estar en ese grupo? No lo crea, ya conseguiré trabajo”. Él se echo a reír y, en ese momento, me dio los datos del director de una clínica que iba a estar en su grupo, y me dijo que si yo conseguía el trabajo él me aceptaba. Después me llamaba preocupado para ver si lo había conseguido y así, finalmente, fue como ingresé al grupo para formarme como supervisora. Tuve así la experiencia personal de que cuando Sal se conectaba, realmente se comprometía. Me di cuenta también que Sal desafiaba y confrontaba, y que a su vez aceptaba ser desafiado.

AMTF, A.C.

2


Boletín No. 39

Noviembre 2017

Salvador fue un pionero de la Terapia Familiar que revolucionó el campo de la psicoterapia. Era un psiquiatra argentino de niños y en Estados Unidos, su trabajo con familias comenzó con jóvenes delincuentes en Wiltwick School for Boys en Nueva York donde él y sus colegas tuvieron que desarrollar maneras nuevas de trabajar con familias pobres con múltiples problemas. Después estuvo como Director de la Child Guidance Clinic en Filadelfia desde mediados de los años 60 hasta fines de los años 70. Más tarde se mudó a Nueva York y fundó un nuevo instituto de terapia familiar en 1981, que lo llamó Family Studies y que más tarde se convirtió en el Minuchin Center for the Family, NY. Al finalizar mis dos años de entrenamiento en el grupo de supervisores, Sal me ofreció trabajar con él en Family Studies. Nos reuníamos una vez a la semana con Sal y Pat, su esposa (psicóloga especializada en el desarrollo evolutivo de los niños), y otros miembros del staff para hablar sobre los proyectos que estábamos llevando a cabo en diversas instituciones. La preocupación de Sal en ese momento era modificar todas las instituciones posibles que tenían contacto con la familia en temas de salud mental o asistencia en NY. Trabajamos con el sistema de familias sustitutas (Foster Care), en diferentes servicios de hospitales, refugios para mujeres, programas para personas sin hogar, y para jóvenes embarazadas, etc. La idea de fondo era siempre la misma: cambiar la actitud del las agencias para que trabajen con las familias como recurso, como curadores, y no solo como un problema. El decía: “Las familias enferman, pero también curan”. Fue para mi una experiencia única poder participar de estos proyectos y de las discusiones que teníamos. Ver el compromiso de Sal con este trabajo comunitario y social era inspirador. El compromiso es algo que marcó toda su trayectoria: con las instituciones que quería cambiar, con la gente que entrenaba y con las familias que ayudaba. Una de las formas en que este compromiso se manifestaba con las familias, era en como Sal se relacionaba y conectaba con cada miembro de la familia. Siempre me maravilló verlo jugar con los niños tirado en el piso durante las sesiones y disfrutando enormemente. Me ayudó a expandir esta parte mía y a poder utilizarme mejor trabajando con niños en las familias. Jugando un rato a veces en el piso, demostraba por ejemplo que un niño diagnosticado como hiperactivo e incontrolable tenía la capacidad de conectarse de acuerdo a su edad. Además, aunque podía ser firme, AMTF, A.C.

3


Boletín No. 39

Noviembre 2017

tenia una actitud en general juguetona con los niños utilizando metáforas en el lenguaje y en el espacio con las cuales se podía comunicar con ellos y sus familias al mismo tiempo. Una de sus favoritas era pedirle a todos que se paren para ver sus alturas y así tener una imagen visual y una experiencia visceral de lo que estaba pasando en la familia. En ese momento les solía preguntarle a los padres: “¿Cómo es que este niño que les llega hasta la cintura tiene tanto poder en esta familia?” Siempre ponía el problema del niño en el contexto de la familia; siempre lo hacia relacional. En todo su trabajo con familias y parejas Salvador siempre enfatizaba la complementariedad y como nos co-construimos unos a otros en las relaciones. Decía que la vida es evidente en las pequeñas maniobras, en los micro-movimientos que crean patrones. Si no vemos estos pequeños movimientos, ellos nos controlan. Por ejemplo, cuando le preguntaba a una niña si tenía amigos, y la niña miraba a la madre, él registraba esto y podía preguntar: “Cómo es que tu mamá sabe más de tus amigos que vos?” O sea comenzaba a explorar a partir de lo que veía como era esa relación y como se limitaban mutuamente. Sal siempre decía que el único instrumento de cambio es el terapeuta, por eso en sus entrenamientos, el énfasis estaba puesto sobre la persona del terapeuta y su relación con la familia. No nos enseñaba técnicas, sino una manera de ser y estar en la sesión. Una forma de conectarnos. Su objetivo era que nosotros, los terapeutas, expandiéramos nuestro repertorio, nuestros recursos. Nos hablaba de libros, películas, obras de teatro, poesías. Nos decía que cuanto más complejos éramos, más recursos íbamos a tener para trabajar. Sal era una persona muy curiosa, informada y con una memoria prodigiosa. Él era un terapeuta muy activo, próximo y que tomaba riesgos. Por ejemplo, cuando había algún cambio en la sesión que él quería resaltar, se levantaba y felicitaba a un miembro de la familia, dándole la mano, porque había logrado algo nuevo que parecía imposible hasta ese momento (que la hija se siente, o hablar mas de dos minutos seguidos con la esposo). Sal se usaba a sí mismo permanentemente arriesgándose frente a la incertidumbre de como la gente podía reaccionar a un terapeuta no neutral. Trabajando sobre la persona del terapeuta, a veces, cuando Sal veía que un terapeuta se mantenía muy distante de la familia, le pedía durante la supervisión que se sentara al lado suyo, y que se fuera aproximando cada vez más a él con la silla para que

AMTF, A.C.

4


Boletín No. 39

Noviembre 2017

pudiera vivenciar la proximidad. Explicaba que la experiencia en el entrenamiento tenía que ser paralela con lo que nos pasaba con la familia como terapeutas. Al ir corriendo la silla, hacía que el terapeuta tomara conciencia de sus limitaciones y fuera expandiendo sus posibilidades. Otra vez supervisando a una terapeuta que le pareció que estaba un poco desconectada y no muy activa en la sesión, le pidió que pasara al frente a sentarse junto a él. Y antes de que ella pudiera sentarse, puso un manojo de llaves sobre la silla. Le dijo que ella necesitaba más “schpilkes” (en yiddish, dialecto que ella también entendía y quiere decir algo así como “alfileres” o “cosquilleo”). Fue su manera, a través de una metáfora y el elemento de sorpresa y humor, de transmitirle a la terapeuta el mensaje experiencial de que no se podía quedar tan cómoda y relajada en su silla durante la sesión. Yo siempre hablo de Salvador como “un provocador benigno”. Era un disruptor con la intención de que aparezcan nuevas alternativas. Era congruente con sus ideas y sus intervenciones. Tenía una gran generosidad de espíritu para compartir su conocimiento. Ponía sus creencias en acción. Todo con el era experiencial. Los encuentros terapéuticos eran siempre una danza con tensión. Creaba intensidad y drama. Lo único cierto con Sal era la incertidumbre. Lo que encontramos en su trabajo y en su pensamiento es: complejidad y simplicidad, desafío y apoyo, determinación y apertura, curiosidad y humor. Se mantuvo fiel a su pensamiento hasta el ultimo día. Nunca se sometió a las modas respecto a la terapia. Aunque, con la era de los manuales terapéuticos, Sal intentaba deconstruir su forma de pensar y trabajar en pasos y movimientos sencillos, siempre se resistía a una estructura rígida de “recetas” que pudiese interferir con la co-construcción orgánica y humana de la experiencia terapéutica con cada familia. Fueron más de treinta años que pude aprender de Sal y con Sal en lo profesional y en lo personal. Para mi fue un gran privilegio haber estado tan cerca de él, aunque siempre me desconcertaba y sorprendía y nunca sabía de donde iba a venir su próximo comentario. Lo voy a extrañar. Ema Genijovich, Terapeuta, Entrenadora y Consultora, Nueva York/Buenos Aires e internacional Miembro fundadora del Minuchin Center for the Family, New York. AMTF, A.C.

5


Boletín No. 39

Noviembre 2017

Directora de Entrenamiento de Family Studies y Minuchin Center por más de 10 años FAMILIAS Y TERAPIA FAMILIAR Por: Itzel Rocha

En 1974 se publicó por primera vez Families and Family Therapy o Familias y Terapia Familiar en español, un libro que refleja el trabajo de más de 15 años, tiempo en el que Salvador Minuchin dedicó su vida al trabajo con familias después de una travesía larga y en sus palabras infructuosa por el mundo de la psicoterapia psicodinámica. Hoy 43 años después, esta publicación sigue resaltando no solamente que la familia es el pilar más importante de la sociedad sino que también determina quiénes somos como individuos a partir de una estructura jerárquica que va cambiando conforme transcurre el tiempo; conforme transcurre el tiempo se modifican entonces los lugares. La publicación también deja claro hoy en día que para trabajar con familias desde la Terapia Estructural es necesario llevar a sus miembros a su lugar con la finalidad de que estos anteriores ejecuten sus funciones de manera correcta de acuerdo al tiempo de vida en el que se encuentra la familia. Las familias descritas en este libro no son muy diferentes a las familias de hoy, quizá no presenten las mismas dificultades que hace 43 años, sobre todo debido a la velocidad con la que fluye la información, sin embargo la estructura de la familia y la familia en sí no han cambiado y su escancia permanecerá así durante mucho tiempo. Es entonces en donde los hallazgos de Minuchin se vuelven invaluables, al indicarnos a los y las terapeutas una forma sencilla y segura de apoyar a las familias con problemas, desde los simples problemas de conducta hasta los casos en los que la vida de las personas corren peligro. Resuelve la estructura y resuelves el síntoma. El legado de Salvador Minuchin prevalecerá por siempre porque la familia también prevalecerá por siempre, hoy todo es diferente y nada ha cambiado. Rescatar a las familias es hoy una de las formas más seguras de rescatar nuestra sociedad. Referencias Minuchin, S. (2008) Familias y Terapia Familiar. Argentina: Gedisa

Itzel Rocha, Psicóloga y Terapeuta Familiar Psicoterapia 13 AMTF, A.C.

6


Boletín No. 39

Noviembre 2017

TÉCNICAS DE TERAPIA FAMILIAR Por Gabriela Garmendia Gracias Dr. Minuchin, su voz seguirá acompañándonos.Es un honor tener la oportunidad de escribir acerca del trabajo de Salvador Minuchin, un hombre incansable que vivió hasta el último momento compartiendo su profunda pasión por la Terapia Familiar. Indudablemente sus aportaciones han sido fundamentales en la formación de varias generaciones. Su visión aguda, así como su gran capacidad para transmitir sus enseñanzas dejaron una huella imborrable en muchos de nosotros como Terapeutas. Es así que el libro Técnicas de Terapia Familiar escrito en 1981 en coparticipación con el Dr. Fishman es una muestra de esta importante habilidad que caracterizó los escritos de Minuchin. Se trata de un libro valioso por su contenido, ya que explica detalladamente su Modelo Estructural ofreciéndole al lector una serie de herramientas para facilitar la intervención terapéutica a través de la transcripción de sesiones reales salpicadas de humor y magistrales intervenciones. El Enfoque Estructural tiene como fundamento que el terapeuta se asocie con la familia, con el objetivo de cambiar su organización de tal modo que la experiencia de sus miembros se modifique, cambiando a la vez su funcionamiento para que éstos puedan desarrollar sus tareas con mayor eficacia. Minuchin expone una serie de técnicas las cuales explican detalladamente la forma de practicar la terapia estructural. Menciona tres estrategias principales: 1) Reencuadre de la familia cuestionando la función del síntoma. 2) Cuestionamiento de la estructura familiar 3) Cuestionamiento de la realidad familiar. Según lo mencionan los autores, Reencuadrar es darle a la familia una visión distinta de su realidad. En otras palabras, es ayudarla a lograr un manejo más adecuado de su realidad disfuncional. Las técnicas sugeridas son: Escenificación, Enfoque e Intensidad. Las operaciones de reestructuración constituyen un aspecto de vital importancia para la terapia. Son intervenciones dramáticas que crean movimiento hacia las metas terapéuticas, en donde su objetivo principal es poner en su sitio los holones y límites familiares. De este modo, el terapeuta debe de acomodarse a la familia, pero debe, al mismo tiempo, mantener su posición de liderazgo y resistir su absorción dentro del sistema familiar.

AMTF, A.C.

7


Boletín No. 39

Noviembre 2017

Con respecto a la Realidad Familiar, se menciona la modificación de los esquemas cognitivos de la familia que validan su organización familiar. Han pasados 36 años desde esta primera versión y basándome en el título del úúltimo Foro Nacional en Terapia Familiar “Respuestas Sólidas a un mundo liquido” ; es un hecho que en México las estructuras sociales y por ende Familiares se están diluyendo a un paso acelerado. De este modo las jerarquías son cada vez más incongruentes; desde la falta de admiración y respeto hacia las Autoridades encargadas de dirigir nuestro país con las graves consecuencias que ello implica, hasta docentes de diferentes niveles negociando para que sus alumnos sigan las reglas y padres de familia con dificultades cada vez más serias para poner límites a sus hijos. Es un hecho, en México estamos viviendo momentos difíciles y desde mi punto de vista, en este momento , este libro sigue vigente recordándonos la importancia de centrar nuestra mirada en la adecuada organización Familiar, en la importancia que tiene que cada quien ocupe de manera responsable el lugar y rol que le corresponde respetando los límites y fronteras. Como terapeutas Familiares, en este sentido tenemos una gran responsabilidad para organizar e intervenir en medio de tanta desorganización y desorden. Minuchin creó un modelo de terapia metódico y bien estructurado, con técnicas específicas que ayudan a su entendimiento y aplicación. “Técnicas de Terapia Familiar” es una guía clara y precisa indispensable aún hoy en día que lleva, paso a paso, al alumno que se está formando como Terapeuta Familiar y a todo aquel que desea conocer su método. Sin embargo, es importante no olvidar las palabras de este extraordinario Terapeuta “Si he de referirme a mí mismo, mi estilo se ha vuelto más flexible y eficaz. He aprendido a utilizar en el proceso terapéutico mi experiencia de vida y el sentimiento que debo al hecho de ser yo mismo miembro de una familia. Habiendo cometido mi cuota de errores en la vida, no espero que mis pacientes sean perfectos. Sé que los miembros de la familia hacen todo lo que pueden y que a veces los resultados son muy destructivos. Más allá de la técnica está la sabiduría. Cuando las técnicas se guían por esa sabiduría, la terapia se convierte en el arte de curar”. Descanse en Paz. Gabriela Garmendia Márquez Psicóloga Clínica, Mtra. Terapia Familiar y de Pareja Fundadora del Instituto de Entrenamiento en Pareja y Familia, A.C Bibliografía: Minuchin, S., & Fischman, H,Ch, (1988).Técnicas de Terapia Familiar. México, D.F. Paidós.

EL ARTE DE LA TERAPIA FAMILIAR

AMTF, A.C.

8


Boletín No. 39

Noviembre 2017

Por Claudia Vega ¨El arte no es lo que ves, es lo que haces a otros ver…¨ Sin duda sería una explicación exquisita del significado de la Terapia. Durante el recorrido de sus páginas, este libro te llevará a experimentar el asombro y satisfacción parecidos a los que surgen al presenciar una clase magistral. El libro resultará ser una fuente de riqueza para todo terapeuta que al encontrarse con una familia en el espacio terapéutico, se descubre a sí mismo, se conecta y se transforma. Trata detalladamente, dos aspectos fundamentales en la práctica de la Terapia Familiar:

La selección de los conceptos y técnicas excitantes de los máximos exponentes de esta especialidad: Satir Whitaker, Bowen, Haley, el grupo MRI, el grupo de Milán, Michael White, desde la visión particular de un grande, Salvador Minuchin. Con absoluta convicción Minuchin afirma, que la Terapia Familiar requiere de un terapeuta que no sea un ayudante sino un transformador, que limite su instinto de ayudar y que descubra su poder de no actuar, ya que la paradoja implícita en la Terapia Familiar es que la familia debe convertirse en su propia sanadora. La práctica de la Supervisión, escenario único de transformación de la persona del terapeuta.

En palabras de Minuchin, la supervisión constituye la peculiar danza de la cro-creación. Y agrega con apremio que, una buena supervisión y una buena terapia requiere no sólo de una habilidad intelectual, sino de una disponibilidad emocional. Desde el foco de supervisor, Salvador Minuchin busca que el estudiante produzca su propia versión de la terapia estructural familiar y emplea su relación con cada estudiante, junto con los procesos grupales que le dan la función de director del grupo, como mecanismos para facilitar la expansión del terapeuta, más complejo y efectivo. Para finalizar, recomiendo ampliamente este libro, donde se muestra lo extraordinario de la Terapia Familiar, de la labor profunda y básica del terapeuta con una familia, así como la del supervisor con un estudiante-terapeuta, la cual se resume en una enseñanza de Minuchin: ¨yo no te he dicho nada que tú no supieras, y no te he quitado nada que poseyeras¨. AMTF, A.C.

9


Boletín No. 39

Noviembre 2017

Parafraseando a Salvador Minuchin, animo a los lectores colegas, retar nuestras certezas, atender las voces periféricas y disfrutar abiertamente al aprender de otros. Claudia A. Vega Murrieta Terapeuta Familiar ILEF

EVALUACIÓN DE FAMILIAS Y PAREJAS Por Jorge Ojeda La evolución del trabajo de Minuchin nos hace pensar que la forma de atender a las familias no ha cambiado pero al mismo tiempo que él nunca dejó de pensar cosas nuevas. En esta publicación él procedimiento su modelo terapéutico incluyendo un elemento terapéutico nuca antes descrito, mismo que se refiere a la exploración del pasado centrado en la estructura y de los significados que dan “vida” al síntoma y a las interacciones que imposibilitan el desarrollo de la familia. Salvador Minuchin y su procedimiento de 4 pasos a continuación: 1) Abrir el motivo de consulta: Reducir la toxicidad de las conductas no deseadas presentadas por el paciente identificado y hacer evidente el cómo es que el resto de los miembros de la familia contribuyen al mantenimiento de dichas conductas.

2) Señalar las interacciones que mantienen el problema: Hacer evidentes las pautas de comportamiento que manifiestan en vivo los miembros de la familia, en las que ocupan lugares incorrectos a nivel jerárquico dentro de la estructura familiar o bien en las que ocupan su lugar dentro de la estructura pero no lo hacen de una forma adecuada.

3) Exploración del pasado centrada en la estructura: Evidenciar y cuestionar los significados de uno o más miembros de la familia que les llevaron a generar las interacciones que mantienen el problema a nivel de la estructura de la familia.

AMTF, A.C.

10


Boletín No. 39

Noviembre 2017

4) Exploración de nuevas formas de relacionarse: Generar pautas de relación adecuadas dentro de la estructura de la familia.

Su acercamiento hacia la tendencia de las terapias discursivas es evidente en esta publicación llena de metáforas, viajes hacia el pasado y viajes por el mundo, sin embargo estos elementos siempre se encuentran al servicio de su primer concepto fundamental, la estructura familiar.

Minuchin, S. Nichols, P. N. y Wai-Yung, L. (2011). Evaluación de Familias y Parejas. Del Síntoma al sistema. España: Paidos

Jorge Ojeda Terapeuta Familiar Psicoterapia 13

AMTF, A.C.

11


Boletín No. 39

Noviembre 2017

PRÓXIMOS EVENTOS Instituto Latinoamericano de Estudios de la Familia. ILEF


Instituto de la Familia. IFAC


AMTF, A.C.

12


Boletín No. 39

Noviembre 2017

Centro de Postgrado en Terapia Familiar. CRISOL 


Instituto Regional de Estudios de la Familia IREFAM

¿TE GUSTARÍA COLABORAR O ANUNCIARTE EN EL BOLETÍN DE LA AMTF?

Mándanos un correo a:
 amtfboletin@gmail.com

AMTF, A.C.

13

Boletin amtf nov17 Salvador Minuchin  

Boletín del mes de noviembre 2017, dedicado a la memoria de Salvador Minuchin

Advertisement