__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 15

AMSAFE 2 interior:Maquetación 1 22/09/17 14:35 Página 14

g Escuela 1281 de Villa Gobernador Gálvez Una experiencia de los años ´80

Por qué recordar el paso por esta escuela… qué nos dejó Nora Schujman, Prof. Lengua y Literatura.

E

n el año 1987 con Elena titularizamos en la escuela que literalmente funcionaba en una casa y por eso le decían “la escuela de la casita”. Elegimos la 1281 porque nos habían dicho que había un directora piola, una directora fuerte, Mari López, de carácter pero con capacidad de escucha y que era una escuela… con gente joven como nosotras. Muchas veces parece que la historia comienza cuando uno aparece en escena, pero cuando llegamos descubrimos que ya había una tradición fuerte que venía de la mano de la escuela de la cual se desprendió, la 1204… una escuela con marcas potentes de identidad y sentido de pertenencia. Una escuela con docentes como Sandra que viajaba desde Roldán hasta Gálvez en colectivo horas, y ni hablar de trasladarse, con docentes que hacían doble turno, una escuela con docentes comprometidos con los alumnos y la comunidad, una escuela don de se tomaba mate, donde las familias estaban presentes, donde se hacían almuerzos. Una escuela que tenía una profunda inserción social, luchaba junto a la comunidad por una vida digna. Una escuela que apelaba a la resistencia para que las cosas no sean como querían los poderosos. En esos años 80 el 70 % de los docentes de Gálvez éramos de Rosario pero queríamos estar allí, elegimos esas escuelas que tenían una tradición de lucha gremial y debate pedagógico fuerte. La democracia era joven y los docentes que nos recibíamos habíamos estudiado entre la dictadura y el regreso a la democracia y teníamos muchos deseos de aprender. Eran años convulsiona-

dos de marchas, paros docentes… fueron los años de la hiperinflación que en todos lados se vivieron con dolor, pero con resistencia. Por eso, los docentes salíamos a la calle convocando, megáfono en mano, al paro docente y también caminábamos con los padres y las madres reclamando un trato humano y digno en plena época de saqueos. Nos supimos organizar con la comunidad cuando desde Suecia, amigos exiliados por la dictadura, nos mandaron ropa para vender y arreglar la escuela. Nada fue sin discusiones, sin momentos amargos, nada estuvo exento de conflictos, pero eso es lo constitutivo de cualquier experiencia pedagógica y política. Es por eso que podríamos caracterizar esta experiencia como un tránsito que supo unir lo pedagógico con lo político de un modo singular y potente, interrumpiendo el devenir natural de lo que se daba para inaugurar algo nuevo que fue no sólo empezar un nuevo modo de enseñar a los niños, sino un nuevo modo de trasmisión entre pares, que al ver lo que sucedía en el salón de la compañera (ver Elena Guillen), decidieron escuchar, estudiar, debatir para hacer y construir escuela pública con otros sentidos a los dados. Bibliografía: Frigerio, Graciela: “Identidad es el otro nombre de la alteridad. La habilitación de la oportunidad”. Buenos Aires: Ed. Noveduc, noviembre 2013, Tomo 52.

Mi paso por la 1281 Bernardita Lumia.

C

uando transcurrían mis veinticinco años de antigüedad en la docencia, fui nombrada, por concurso de ascenso, en la función de vicedirectora, de la escuela Nº 1281 de Villa Gobernador Gálvez. Fue importante para mí estar allí, porque pude convivir con un grupo de docentes muy dedicadas en su quehacer pedagógico. Los niños eran su inquietud constante. El establecimiento funcionaba en una casa alquilada, con dos habitaciones y un garaje, destinadas a dos aulas y a la dirección. En el patio había tres casillas de madera para aulas. Caminando unos treinta metros se llegaba a un descampado donde había otra casilla prefabricada funcionando allí dos salitas del Nivel Inicial. Las maestras, desde hacía unos años se reunían en horario extraescolar y en el verano, a estudiar estrategias y metodologías a partir de la psicogénesis. Se intercambiaban experiencias y formas de trabajo. Esto se continua ba durante el año. Asistíamos a cursos, organizábamos encuentros circuitales para escuchar

algún orador o intercambiar experiencias educativas. Presentamos trabajos que fueron expuestos en una red Educativa y en el Congreso Pedagógico de Méjico (año 1992). Armamos fascículos de la experiencia educativas realizadas a nivel circuito que fueron distribuidos en cada establecimiento escolar. No podría decir que hubo grandes acontecimientos en mi transcurrir en esta querida escuela, pero sí una experiencia de vida extraordinaria, en cada día y en cada momento. Cada niño, era para sus docentes, un proyecto particular de realización. Educaban con esperanza, sabían que el hombre es fruto de la espera y de la libertad, de cada uno para consigo mismo y de todos entre sí. Sabían esperar porque sabían comprender. Eran diferentes las medidas de ren dimiento, pero sabían qué podía dar cada uno. En el andar de su pa ciente tarea, veían en el rostro de cada niño un rostro con un destino de dignidad y realización. Fue una experiencia educativa que siempre está presente en mi corazón, gracias a estas queridas compañeras que transitaron conmigo en la 1281.

g

Camino a la escuela

15

Profile for Amsafe Rosario

Revista camino a la escuela 9 y suplemento Escuelas Centenarias  

En esta revista, las voces de las secretarías de nuestro gremio recuperan reflexiones para dar cuenta de este hacer: las luchas cotidianas d...

Revista camino a la escuela 9 y suplemento Escuelas Centenarias  

En esta revista, las voces de las secretarías de nuestro gremio recuperan reflexiones para dar cuenta de este hacer: las luchas cotidianas d...

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded