Issuu on Google+


San Lucas, al principio de los “hechos de los apóstoles”, nos cuenta la Ascensión de Jesús. Es la primera lectura todos los años en la misa de Hech 1,1-11 este día

Dice así:


En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo,


Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días,


Una vez que comían juntos, les recomendó: “No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que yo os he hablado.


Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo.


Jesús contestó: “No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad.


Cuando el EspĂ­ritu Santo descienda sobre vosotros, recibirĂŠis fuerza para ser mis testigos en JerusalĂŠn, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo.


Palabra de Dios


Quiz谩 san Lucas, al hacer esta descripci贸n, tiene en cuenta, en sentido literario, la manera c贸mo algunos autores terminaban la vida de sus h茅roes.


Este año, ciclo C, el evangelio también es de san Lucas. Terminando el evangelio, y como consecuencia de su presencia ante los apóstoles el domingo de Resurrección, narra escuetamente la Ascensión.


Sin dejar el cielo, se presentaba a los ap贸stoles reafirmando su fe y su amor durante cuarenta d铆as.


Hasta que decidi贸 marcharse de su vista, envi谩ndolos a predicar por el mundo entero.


Comienza la segunda etapa de la salvaciĂłn: La de la ausencia material de JesĂşs y la presencia del EspĂ­ritu Santo.


Es la etapa de la expansi贸n misionera de la Iglesia.


Este hecho de la Ascensi贸n nos impele a mirar m谩s al cielo, pero puestos los pies en la tierra.


JesĂşs estĂĄ en el cielo; pero no nos abandona.


Automรกtico


AMEN


Ascensión C