Page 1

UNIVERSIDAD FERMÍN TORO VICE-RECTORADO ACADÉMICO DECANATO DE POSTGRADO DOCTORADO EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

REVISTA DIGITAL AMOR PARA EDUCAR

¿Crees qué como docente Líder Autoras: Beatriz Valecillos Juana Briceño Mary Cañizalez

Educas por Amor?


EDITORIAL LIDERAZGO RESILIENTE

LIDERAZGO EN LA DIRECCIÓN CIENTÍFICA

AMOR PARA EDUCAR

El liderazgo no es algo nuevo, es algo que se conoce desde hace mucho tiempo en la sociedad, pero que va tomando distintos enfoques según van cambiando las necesidades de las personas. Se compara a los líderes con héroes, dioses, presidentes, políticos, deportistas, etc. Es difícil comprender como puede abarcar a personas tan distintas, en tiempos y lugares diferentes, y establecer cuáles son las características comunes a todos los líderes, por esto en las organizaciones es necesario conocer la administración como una estrategia para motivar a los demás hacia el logro de los objetivos planteados, para ello es importante que exista una persona que posea un carisma de líder. Mucho se ha estudiado sobre el papel que debe jugar el director en empresas e instituciones a sus cargo y por tanto se hace referencia al papel del liderazgo del profesor en la conducción del proceso para cumplir con los requerimientos de la educación superior y con la misión social que tiene la universidad en los momentos actuales, dado que se harán algunas reflexiones del papel que puede jugar el profesor como líder capaz de llevar a vías de realización las metas trazadas, en el campo de la investigación científica. Nos encontramos hoy con un reduccionismo de valores, en el que el amor es el más maltratado. El hedonismo o búsqueda del placer, y el materialismo, que valora sólo la utilidad. El amor se reduce sólo a placer sexual. La sexualidad en el individuo, no se puede reducir al hecho biológico e instintivo como en el animal, sino que se integra en la persona como ser constituido de cuerpo y alma. Beatriz Juana Mary Beatriz Juana Mary


LIDERAZGO RESILIENTE

“Resiliencia es la capacidad de construir en la adversidad y sobrevivir a la misma. En un mundo en crisis, esta habilidad es la clave para garantizar la supervivencia de los negocios, de estabilidad financiera y la cordura psicológica.” M. Grossoni

Esp. Beatriz Valecillos

La Resiliencia es un concepto que nace originalmente, del campo de la física, es la capacidad de los materiales de volver a su forma original, cuando han sido forzados a cambiar o deformarse. En la psicología más tradicional, el concepto de Resiliencia señala la capacidad humana de enfrentarse a las adversidades de la vida, superarlas y salir de ellas fortalecido o, incluso, transformado, en vez de frustrado o debilitado. El estudio de la Resiliencia se ha potenciado durante los últimos años asociado a una de las corrientes más potente de la psicología: la psicología positiva. La Resiliencia sería a comprensión de la autora “la capacidad de adaptarse al cambio, algo ya tan conocido por todos nosotros”. No obstante, como suele suceder en la mayoría de las prácticas de la psicología su interés por el mundo de la empresa o el desarrollo profesional es más bien escaso, comparada con el interés de otros colectivos, en el mundo laboral se habla cada vez más de Resiliencia directiva, e incluso Resiliencia organizativa, a modo de competencia que permite enfrentarse a la incertidumbre, al cambio. Resiliencia, según Grossoni, citado por Páez, (2009), “es la capacidad de construir en la

adversidad y sobrevivir a la misma. En un mundo en crisis, esta habilidad es la clave para garantizar la supervivencia de los negocios y la cordura psicológica.” En la Era de la Innovación la Resiliencia deviene como la clave para soportar los desafíos de transformación y cambio ante un entorno cuya única característica segura es la dificultad de manejar un amplio abanico de fuerzas y tendencias impredecibles. Fue Bowlby (1992) el primero en usar el término en sentido figurado, que corresponde a la física, con el significado de 'resorte moral', para denominar la cualidad de una persona que no se deja abatir por la adversidad, mostrando así la firmeza, el aguante y la tolerancia de sus bases, principios, creencias, valores, etc., y la inteligencia para adaptarse momentáneamente a ella y sobrevivir quedando íntegra, con capacidad para re-mostrarse indemne y para hacer ulteriormente lo que se debe hacer para seguir siendo lo que se es; es decir: ser, sin suponer ser ni pretender ser. Ahora bien, se desea que el Liderazgo en la institución objeto de estudio, esté adaptado a las características de una Cultura Resiliente donde se observe que el líder posea los rasgos identificativos de las personas con más Resiliencia porque son muy variados, entre los que se destacan con más frecuencia se pueden señalar según Gallardo, V. (2010): 1-Autocontrol, aprender a conocernos, aceptarnos y valorarnos de manera realista y comprensiva que puede estar facilitada por la introspección. 2-Locus de control interno: permite hacerse responsable de lo que nos sucede, sentir que controlamos nuestra vida y actuamos en consecuencia, no depositas esperanzas sólo en factores externos. 3-Desarrollar entonces una equilibrada autoestima: Autoconfianza, autoimagen positiva muy equilibrada (los aspectos positivos negativos) y sentido humor:


mirada positiva y estar abiertos a las infinitas posibilidades que se nos abren (pensamiento positivo). 4-Motivos para actuar/vivir: se alimentan de pasiones o vocación. Orientan la energía hacia el talento y el bienestar en aquello que nos gratifica y sobre lo que tenemos habilidad o dominio. Incluso Sentido de trascendencia /espiritualidad/ coherencia que permite darle significado a la actuación. 5-Flexibilidad: Creatividad para movilizar nuevos tipos de recursos para la solución de problemas, aceptan el cambio como parte esencial de la propia vida que viven; es decir, de su propia existencia. La iniciativa en nuevos comportamientos también suele asociarse. 6Orientación al logro y perseverancia: buscan mejorar sus comportamientos de forma continua, actuando con energía para poder conseguirlos. La energía que dedican a lo consecución de sus objetivos es base del éxito en su consecución. 7-Equilibrio afectivo y relaciones personales positivas: Personas con vínculo(s) afectivo(s) sólidos, empatía elevada y manejo adecuado de las relaciones interpersonales que permiten tener redes sociales que proporcionan sentido de pertenencia y ayuda concreta. Probablemente, es un entorno profesional como el empresarial, y especialmente el entorno directivo si se habla de liderazgo, debemos añadir otros factores relacionados con aspectos más cognitivos como visón estratégica u otros relacionados con competencias de empatía organizacional que no aparecen en estos estudios más básicos la mayoría de ellos referido a jóvenes y adolescentes. Se explica, el reto de conseguir el perfil transformador del líder, aquel que transforma su realidad, al que todo profesional debería aspirar en su área de

competencia, se fundamenta en un reto vital que consiste en liderarse a uno mismo. Reside en un complejo equilibrio vital que armoniza lo racional y lo emocional, lo interior y lo exterior, lo material y lo espiritual. Consiste en entender que lo que nos hace más resistentes es nuestra flexibilidad de cambiarnos constantemente cómo única forma de seguir siendo nosotros mismos Mientras que, no se consigan líderes Resilientes no habrá organizaciones con culturas innovadoras, porque ellos serán el freno del cambio y este es el pecado más obsceno que cualquier organización se podrá permitir, porque básicamente equivale a firmar su propia acta de defunción. En realidad el arte de la resilencia es el arte de desaprender y volver atrás: se debe tener enorme cuidado con lo que se aprenda porque después cuesta mucho olvidarlo y volver atrás para reprender. Este proceso de desaprendizaje es complejo porque se deben detectar las cosas que no debo cambiar e incluso debo profundizar y desarrollar, se debe tener el control y el coraje para cambiar las que si se deben cambiar, pero sobretodo una especial inteligencia para distinguir entre ambas. En ese orden de ideas, Hawkins, Catalano y Miller 1992, mencionan seis competencias que debe tener todo Líder que se precie de ser Resiliente: 1. Enriquecer los vínculos: Esto implica fortalecer las conexiones entre los individuos y cualquier persona o actividad prosocial, y se basa en que las personas con fuertes vínculos positivos incurren mucho menos en conductas de riesgo que los que carecen de ellos. “...la necesidad de vincular a cada una de las personas con el rendimiento profesional, académico, etc.


conectando a cada uno con su estilo preferido” 2. Fijar límites claros y firmes: Ello implica elaborar e implementar políticas y procedimientos coherentes y responde a la importancia de explicitar las expectativas de conducta existentes. 3. Enseñar habilidades para la vida: Estas así incluyen: cooperación, resolución de conflictos, estrategias de resistencia y asertividad más destrezas comunicacionales; habilidad para resolver problemas y adoptar decisiones y un manejo sano del estrés. Estas estrategias son importantes para crear un medio que procure el aprendizaje y promueva interacciones eficaces entre las personas. 4. Brindar afecto y apoyo: Esto implica proporcionar respaldo y aliento incondicionales. Por ser el más crucial de todos los elementos que promueven la Resiliencia. De hecho, parece casi imposible “superar” la adversidad sin la presencia de afecto. 5. Establecer y transmitir expectativas elevadas y realistas: Es importante que las expectativas sean a la vez elevadas y realistas a efectos de que obren como motivadores eficaces. 6.Brindar oportunidad de participación significativa: Esta estrategia significa otorgar a las personas una alta cuota de responsabilidad, dándoles oportunidades de resolver problemas,tomar decisiones, planificar, fijar metas y ayudar a otros.

LIDERAZGO EN LA DIRECCIÓN CIENTÍFICA Esp. Juana Briceño

No basta tener actitudes abiertas a la participación. Hacen falta, además, estructuras formales de participación para que se desarrolle la democracia transformadora. Los proyectos innovadores tienen que partir de la iniciativa, el esfuerzo y la colaboración de todos los integrantes de la comunidad. La dirección de la escuela no está bien concebida cuando se la compara con una locomotora que arrastra los vagones, como una fuerza que tira de todos. Ha de ser, más bien, un factor que aglutine todas las fuerzas en el sentido deseado. Los Directores pueden además sentirse desconcertados ante la naturaleza de sus intenciones, deseos y actitudes que entran en conflicto con unas tradiciones autoritarias, unas estructuras imperfectas y unas tareas que exigen una asimetría manifiesta. En un libro en el que cuento mi experiencia como Director Martínez (2007), planteo las numerosas contradicciones y los infinitos interrogantes que dimanan de la tarea educativa institucional. El mismo título rompe la unilateralidad del sentido de la acción educativa: Yo te educo, tú me educas. ¿Cómo cultivar la democracia en una institución jerárquica? ¿Cómo participar en las decisiones si ya se tomaron las importantes? ¿Cómo plantear la igualdad de los que jerárquicamente se presentan como desiguales? ¿Cómo enseñar al que todo lo sabe? ¿Cómo liberar si se está manipulando?


La peculiar función de las escuelas y de la educación en general hace que no valgan para ellas muchas de las consideraciones sobre la organización empresarial. Los fines que se persiguen en la acción de la autoridad educativa se contraponen frecuentemente con los que se buscan en la organización empresarial. La finalidad de la acción educativa no es conseguir la sumisión o el simple rendimiento (el vocablo alude curiosamente a rendirse y a conseguir resultados) sino la liberación de los individuos. Nada más alejado del ejercicio de la autoridad educativa que la búsqueda de la disciplina irracional, de la sumisión externa y de la uniformación de los comportamientos. Es unánime el reconocimiento de la importancia de la función directiva. Profesionales, teóricos y destinatarios de la actividad de la escuela manifiestan su valoración sobre la influencia de la dirección en el buen funcionamiento de la institución. El papel del Liderazgo en la dirección científica es fundamental y decisivo para la comprensión de la micro política de la escuela. Las responsabilidades legales del director lo sitúan en una posición única de autocracia admitida (Ball, 1989). Ahora bien, la importancia no sólo está en las funciones que se le encomiendan sino en las condiciones en que las desarrolla. La enorme gama de factores contextuales que condicionan, limitan o afectan al ejercicio de la dirección exige un estudio del marco específico en que tiene lugar. La mayoría de los estudios sobre la dirección tiene un carácter prescriptivo y reglamentista. Hace falta una mayor

reflexión sobre la dinámica social y política del trabajo del director/a escolar. La credibilidad del director/a depende de su modo de encarnar el papel y no está tanto en las funciones legales cuanto en la forma de asumir un estilo de dirección democrática y participativa (Gairín). Aquí el poder es concebido como un resultado, algo que se logra en y mediante una ejecución, en y mediante la acción conjunta. El poder es disputado, no investido. Los datos pueden estar cargados a favor del director, pero las circunstancias son grandes igualadoras, y la micropolítica es un proceso dinámico que depende de las habilidades, los recursos y las alianzas de los participantes. También, en cierta medida, los profesores no sólo son los actores conjuntos de la realización social de un estilo; son asimismo un público de ella (Ball). El dilema fundamental que se le presenta a un director es el que enfrenta su obligación de ejercer el control (dominio) con su interés en conseguir la participación (integración) y la innovación. La autonomía de los profesores/as no debe suponer, aunque a veces así se entiende, una limitación a la coordinación y a la participación democrática. El Líder en la Dirección Científica debe cumplir diferentes funciones, cada una con sus tareas específicas, G. García Batista y E. Caballero (2004) plantea que las funciones son: la función docente metodológica, función investigativa en el caso del profesor del departamento de dirección científica debe cumplir además la función de asesoría.


Función docente metodológica es aquella relacionada con el diseño, la ejecución y la evaluación del proceso pedagógico, a partir de los requerimientos que se han establecido para el mismo. Función docente investigativa es el componente esencial de la profesionalidad del profesor, pues garantiza una educación de calidad dentro de la optimización del proceso pedagógico y el desarrollo del modo de actuación profesional en las diferentes actividades a desarrollar. El núcleo de la función docente metodológica lo constituye el trabajo metodológico, que de acuerdo a su objetivo y contenido tiene dos direcciones: el trabajo docente metodológico y el científico metodológico. Además, para lograr una adecuada concepción del trabajo docente metodológico en los departamentos de Dirección Científica Educacional las tareas principales del profesor deben ser: 1. Profundizar en el conocimiento de la historia de Latinoamérica y así dar a conocer los métodos, procedimientos y herramientas de Dirección Educacional más avanzados. 2.La preparación económica para explicar a los directivos los métodos y procedimientos para lograr el control interno en la organización de la institución educativa, 3.La preparación teniendo en cuenta la función rectora de los objetivos y las particularidades del proceso pedagógico en estas instituciones. 4.La preparación de los directivos para orientar las actividades de acuerdo las particularidades de los adultos. 5.La preparación para lograr el protagonismo a partir de utilizar los métodos participativos que conduzcan al desarrollo del mismo desde el proceso pedagógico, 6.El trabajo metodológico debe constituir la vía principal en la preparación de los

profesores, en él debe concretarse de forma integral las influencias que se ejercen sobre los estudiantes para dar cumplimiento a las direcciones fundamentales del profesor que son específicas. 7.El establecimiento de las prioridades y objetivos, partiendo de las más generales a los específicos. 8.El carácter diferenciado, concreto y desarrollador del contenido en función de las necesidades de la institución, de la disciplina y de cada profesor en particular. 9.La preparación económica para explicar a los directivos los métodos y procedimientos para lograr el control interno en la organización de la institución educativa, y que estos puedan explicar a los docentes cómo cumplir con los indicadores de eficiencia económica en cada colectivo laboral y contribuir además a desarrollar sentimientos de dueños colectivos de los medios. Es importante significar que para abordar el aprendizaje de los profesores como adultos, P. Murrillo y Hernández (1998) enfatiza en cómo estos van evolucionando de una situación de dependencia hacia la autonomía, cómo la experiencia acumulada puede convertirse en fuente de aprendizaje y cómo la evolución de las tareas que representan su rol profesional propicia su disposición para aprender.


AMOR POR EDUCAR

Esp. Mary Cañizalez Educación para el amor Hace falta indagarse, siempre en primer lugar, qué es el amor. El amor es entrega, comunicación y donación de la persona, plena y definitiva. En el matrimonio esta donación es absoluta, con fidelidad perseverante, que se consigue cada día con una alegre constancia. También se reduce el amor a sentimiento. ''Ya no siento nada, se ha terminado mi matrimonio'', escuchamos a menudo. ¿Podríamos decir que unos padres no aman a su hijo porque ''no sienten'' una gran emoción al consolar al pequeño que llora por la noche? Hemos de educar la voluntad de nuestros hijos de pequeños, creando hábitos con horarios, y de adolescentes, fomentando las virtudes de la fortaleza y de la sobriedad para aprender a valorar el amor auténtico y ser felices. Nos encontramos hoy en día con un reduccionismo de valores, en el que el amor es el más maltratado. El hedonismo o búsqueda del placer, y el materialismo, que valora sólo la utilidad. El amor se reduce sólo a placer sexual. La sexualidad en el individuo, no se puede reducir al hecho biológico e instintivo como en el

animal, sino que se integra en la persona como ser constituido de cuerpo y alma. Ir por el mundo contra la naturaleza, viviendo como si se fuese un animal, no es fácil cuando se es persona. A la larga siempre se acaba mal: frustraciones, neurosis, sexo manías o drogadicción. Tenemos dos facultades: la inteligencia, que nos hace conocer la verdad, y la voluntad, que permite querer libremente aquello que la inteligencia nos presenta como bueno. Amamos con estas dos facultades, si bien para vivir el amor matrimonial seremos, en palabras del Evangelio, ''dos en una sola carne'', abiertos al gran don de la vida, cooperadores de Dios. El hijo es la síntesis del amor del padre y de la madre. ''Es el amor, en primer lugar, plenamente humano, es decir, al mismo tiempo sensible y espiritual. No es pues simple manifestación de instinto y de sentimiento, sino también, y principalmente, acto de la voluntad libre, destinado a mantenerse y a crecer en las alegrías y dolores de la vida cotidiana, de modo que los esposos lleguen a ser un solo corazón y una sola alma, y alcancen juntos su perfección humana''. Encíclica Humanae Vitae El testimonio de nuestro matrimonio y la fidelidad con que cuidemos nuestro amor es la mejor manera de transmitir, por contagio, que es el amor. La finalidad de la educación afectiva es la educación para el amor. El egoísmo es el peor enemigo del amor auténtico. El olvido personal, para hacer feliz al cónyuge y la generosidad, son los valores que transmitimos los padres y que motivan a saber amar. Los padres somos los responsables de dar información sexual a nuestros hijos de


forma gradual, individual, clara, positiva y respetuosa. Siempre estaremos atentos a las influencias recibidas sobre sexualidad en el ambiente que frecuentan, para clarificar las que sean erróneas. En este aspecto de la educación es mejor adelantarse en las explicaciones que llegar tarde. Por tanto, todo lo que sea dar oportunidades a los hijos para pensar en los demás; no centrarse en ellos, ilusionarles en grandes ideales (podrían ser bibliotecas ambulantes, pero sin ideales no serían nada); tener dominio personal (que no es represión); incrementar las virtudes humanas: sinceridad, fortaleza, sobriedad, etc. Todo esto será educar para el amor. Pues en el amor se es feliz cuando se va a dar y no a buscar. ''Moneda que está en la mano quizás se deba guardar, la monedita del ama se pierde si no se da”. Antonio Machado

10 CLAVES PARA SER LÍDER EN LA EDUCACIÓN DE TUS HIJOS 1.- Los padres deben educar la voluntad de los hijos y sus sentimientos. Preparar a un hijo para la vida no es satisfacer todas sus voluntades y todos sus caprichos. 2.- Enseña a tu hijo a renunciar y a oír "no". No impongas la renuncia, pero llévalo a aceptarla libremente. Señala la razón del renunciar, su valor y necesidad para la vida. Si no aprende ahora a decir no a lo permitido, luego no sabrá decir no a lo prohibido. El exceso de mimos echa a perder a los niños; los hijos muy mimados sufren mucho en la vida. Vivirán siempre alterados e inseguros. El exceso de mimos y de censuras, críticas y castigos es la principal causa de inseguridad en los jóvenes. Los grandes hombres de la historia soportaron pruebas y privaciones en la vida. Poco se puede esperar de los hombres que nunca supieron lo que son privaciones, renuncias y sacrificios. Los que reciben todo en la infancia no sabrán dar nada como adultos. 3.- La cólera es nociva para la educación de los hijos. La ira nos lleva a decir palabras sin pensar y a actuar irreflexivamente. El hablar sin pensar y el actuar sin reflexionar pueden lastimar, herir, ofender y llevar a cometer injusticias. Habla con tu hijo con calma y ten actitudes ponderadas. La cólera, la ira, la falta de dominio pueden hacer que se cometan desatinos. Muchos padres, llevados por la ira del momento, hieren el corazón de los hijos con palabras semejantes a éstas: "Tú no sirves para nada." "Maldita la hora en que te engendré." "Tú eres la


vergüenza de la familia." "Tú no vales nada." "¡Tú eres un hijo indigno!” Después, cuando estás en calma, reflexionas y te arrepientes. Pero será demasiado tarde. Las palabras ya fueron dichas y el corazón de tu hijo ya fue herido. Piensa antes de hablar y reflexiona antes de actuar. A un corazón herido siempre le queda una cicatriz. No hables sin pensar y sin medir el alcance de tus palabras. No hagas un gesto sin medir las consecuencias. 4.- Tu hijo es un tesoro que merece todo el amor, respeto y cariño; es un tesoro de la vida entregado en las manos de los padres. El secreto que un hijo confía al padre o a la madre debe ser como una piedra lanzada al mar. Se esconde en el fondo, nadie la ve, descubre, conoce. Sé siempre discreto, guarda en lo profundo del corazón el secreto de tu hijo. La confianza, una vez perdida, difícilmente se recupera. Un joven comienza a desorientarse desde el momento en que pierde la confianza en sus padres. Mientras los hijos confíen en los padres, tendrán siempre una luz que los ilumine, una guía que los conduzca y, una brújula que los oriente. La mejor escuela de la vida es el ejemplo de los padres. Los hijos precisan más los ejemplos que las enseñanzas. Los padres no les pueden exigir virtudes y cualidades que ellos no tienen. Vigilando sus propias obras, los padres estarán construyendo la moral de sus hijos. ¿Qué ejemplos les das? ¿A ti te gustaría que tus hijos hicieran lo que tú haces? 5.-La misión de los padres es orientar, esclarecer, amar, comprender, incentivar. Actuar así es darle la oportunidad a tu hijo para que se afirme en la vida. El amor que los hijos reciben de los padres y la confianza que éstos depositan en ellos es para los jóvenes un seguro amparo de vida.

6.- El desahogarse es una necesidad psicológica de toda persona. Tu hijo muchas veces está psicológicamente agobiado y siente la necesidad de desahogarse. Precisa decir lo que siente. Escucha con paciencia y benevolencia su desafío, aunque hable en forma agresiva e irritada. Aprende a escuchar con paciencia y atención el desahogo de tu hijo y evitarás muchas discusiones, desavenencias y contrariedades. Deja que tu hijo diga todo lo que siente y, cuando esté en calma, estará en condiciones de razonar y reconocer el error. Comparte las dudas, angustias y problemas de tu hijo y él será tu amigo. 7.- Saber escuchar en silencio es una virtud que los padres también deben tener. Antes de contradecir a tu hijo, escucha, analiza y trata de comprender lo que él quiere decir. Y después habla, pero con amor. Cuando los padres se precipitan en responder o en contradecir al hijo, pueden cometer una injusticia o interpretar de modo incorrecto, y esto suscita la rebeldía del hijo. Deja que tu hijo hable y oiga pacientemente, y sólo después habla, analiza, medita y dialoga con él. Una persona irritada no está en condiciones de oír y comprender. 8.- Deja que tu hija hable, sólo escucha. Después dialoga con calma y serenamente con él/ella. Tal vez ella o él diga muchas cosas equivocadas, pero analizándolo bien encontraremos muchas verdades entre los errores. Apreciar y valorizar lo bueno da mejores resultados que señalar y condenar de inmediato lo equivocado. A nadie le gusta ser refutado y censurado al instante. Muchos padres no defienden la verdad, pero si sus puntos de vista para que prevalezcan sobre los puntos de vista de sus hijos. El hijo no es un adversario a combatir, sino un amigo a conquistar. Y para conquistar nada mejor que saber oír.


9.- Tu hijo precisa consejos y recomendaciones, pero deben ser bien dosificados, dados con amor y bondad. Una andanada de consejos y recomendaciones irrita y satura. El exceso, en lugar de producir efectos positivos, trae resultados negativos. Da a tu hijo los consejos más útiles y prácticos, no los más agradables. Dale un consejo como una sugerencia y no como una imposición. 10.-¡Cuántos jóvenes aún no descubrieron el verdadero sentido de la vida! Viven y no saben por qué. Estamos en este mundo para amar y hacer el bien, el amor nos une unos a otros y todos unidos amaremos a Dios. El amor siempre trae unidad y conlleva a hacer obras de bien. Una vida sin amor es una vida vacía y sin sentido. La vida nos es dada para crecer siempre más en el amor y para engrandecernos a través de la práctica del bien.

Educar no es sólo combatir el mal, señalar y censurar los errores; educar es sobre todo incentivar el bien, impartir buenas costumbres, valorizar las buenas obras y estimular. El exceso de críticas y de censuras elimina el incentivo y el deseo del bien. Pero apreciar y valorízar las cosas buenas estimula y anima a proseguir el camino del bien y a mejorar. El exceso de críticas y censuras lo vuelve inseguro, angustiado y alterado. Señala con amor los errores de tu hijo, aprecia sus virtudes, incentiva el bien y valoriza sus buenas acciones. Que la crítica, la censura y la reprensión sean siempre constructivas y no destructivas. Que sean siempre positivas y no negativas. Recordar errores pasados y ya perdonados, desestimula y desanima. No es agradable oír siempre la misma

queja, oír siempre la misma melodía de las personas que persisten en tocar la misma tecla. Olvida los errores cometidos por tu hijo en el pasado, e incentiva el bien en el presente, valorizando sus buenas acciones, por pequeñas que sean. Y así, si él fuera malo, tratará de ser bueno, y si fuera bueno se esforzará para ser mejor.


CONCLUSIÓN 

El liderazgo educativo supone adquirir una perspectiva orientada al éxito, que consolide tanto lo que ya se hace con buenos resultados como lo que queda por hacer con fórmulas innovadoras en proyectos emprendedores alternativos.

La calidad de las escuelas depende en gran medida de la competencia, dedicación y estilo de liderazgo del equipo directivo.

Pienso que el apoyo que brindemos como comunidad o padres de familia, así como los mismos alumnos, es un factor importante que apoya el buen liderazgo para esperar una calidad educativa efectiva.

El liderazgo es un factor clave para lograr precisamente esta efectividad y calidad escolar.

Las estrategias son el punto clave para llevar a cabo un buen liderazgo.

El apoyo que recibirá el líder por parte de los maestros es de gran utilidad, pues esto hace que el trabajo sea menos pesado.

El objetivo de cada equipo de mejora, es diseñar, hacer seguimiento y mejorar los procesos críticos que añaden valor a la organización y que permiten conseguir resultados de calidad.

La principal preocupación del líder no es resolver el mismo los problemas, sino la manera en que resolverá los mismos.


BIBLIOGRAFÍA Andréu, Gómez N (2005). “Metodología para Elevar la Profesionalización Docente en el Diseño de Tareas Docentes Desarrolladoras”. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Instituto Superior Pedagógico “Félix Varela” Villa Clara Cuba, Gallardo, V. (2010) Las 7 Claves de Resiliencia: El Coraje para volver atrás. Disponible En: http://supervivenciadirectiva.com/2010/08/09/7-claves-de-resiliencia-el-corajepara-volver-atras/ Murrillo, P. y Hernández, S. (1998): Perfeccionamiento continuo de la gestión universitaria. Instituto Superior Politécnico "José Antonio Echeverría", La Habana.

Victoria, Cardona, Educadora Familiar. Curso de Formación para Padres: Tema III. Disponible en: www.e-cristians.net Acceso el: 10/02/2012

ESPERAMOS QUE NUESTRO APORTE, TE SIRVA DE ALGO. Beatriz, Juana y Mary

Febrero, 2012

Revista sobre Liderazgo Educativo  

Doctorantes de Ciencia De la Educacion Universidad Fermin Toro

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you