Page 31

PRIMAV ERA 2011

El Crismón se empezó a propagar tras la victoria de Constantino en el puente Milvium contra su rival Majencio en el año 312 d.C. A partir de entonces las legiones romanas lo pusieron en el lábaro. El Crismón se colocaba en las puertas de las iglesias y daba al constructor las coordenadas del lugar y señalizaba la salida y la puesta del sol. En la mitad derecha, el aspa que forma la X señala en la parte superior la salida del sol en el solsticio de verano y la inferior la salida del sol en el solsticio de invierno. Por el contrario en la mitad izquierda, la parte superior señala la puesta del sol en el solsticio de verano y la inferior la puesta del sol en el solsticio de invierno. El Crismón, por tanto, se orientaba hacia estos puntos coincidiendo con la orientación de la iglesia. Si trazamos un diámetro horizontal, señalará los equinoccios. Ambas zonas, la izquierda y la derecha, están divididas por la P y abajo esta encontramos una serpiente que simboliza las energías telúricas o el primer chakra, siendo esta serpiente la energía que recorre y activa todos los demás chakras a través de la columna vertebral (33 vértebras). El iniciado en los miste-

rios, representado por el número 9, que lograba activar todos sus chakras y hacer que esa energía ascendiera, se convertía en un Cristo viviente (33+9=42) como veremos más adelante. El Crismón del Pilar aparece rodeado por un círculo con 40 puntos en su interior, simplificación de la corona de laurel o aureola de triunfo y santidad, y símbolo por tanto del Cristo triunfante. La palabra “Cristo” significa “ungido” y “Jesús” significa “salvador”. La cuarentena (cuaresma) es el periodo de penitencia que precede a la pasión, muerte y resurrección de Cristo. También simboliza los cuarenta días que Jesús estuvo orando en el desierto, los cuarenta años que los israelitas estuvieron en el desierto, etc. En el interior del Crismón hay flores y pétalos sueltos, hasta un total de 50, que pueden simbolizar los cincuenta días tras la resurrección, es decir Pentecostés, la venida del Espíritu Santo para confirmar la promesa de la salvación eterna. Así podríamos decir que el periodo de Cuaresma es el tiempo destinado a la penitencia (toma de consciencia de nuestro verdadero Ser) y Pentecostés está

29

Revista Rosa+Cruz Nº. 71 - Primavera 2011  

Revista Rosa+Cruz Nº. 71 - Primavera 2011

Advertisement