Page 1


AMORC

GRAN LOGIA ESPAÑOLA C/  Flor  de  la  Viola  16  -­  Urb.  «El  Farell». 08140  Caldes  de  Montbui (Barcelona)  -­  ESPAÑA Tlf:  93  865  55  22 Fax:  93  865  55  24

www.amorc.es

COLECCIÓN ROSACRUZ

Las opiniones expresadas en este libro corresponden al pensamiento de su  autor  y  pueden  no  representar  la  postura  oficial  de  la  AMORC.


Esta  obra  ha  sido  publicada  por  la  Gran  Logia  de  Lengua  Española   para  Europa,  África  y  Australasia  de  la  Antigua  y  Mística  Orden  de   la  Rosa-­Cruz,  mundialmente  conocida  bajo  las  siglas  de  «AMORC». Está  reconocida  en  todos  los  países  donde  tiene  libertad  para  ejercer   sus  actividades  como  una  Orden  filosófica,  iniciática  y  tradicional  que   desde  hace  siglos,  perpetúa  bajo  forma  escrita  y  oral,  el  Conocimiento   que  le  han  transmitido  los  sabios  del  antiguo  Egipto,  los  filósofos  de   la  Grecia  antigua,  los  alquimistas,  los  templarios,  los  pensadores  ilu-­ minados  del  Renacimiento  y  los  espiritualistas  más  eminentes  de  la   época  moderna.  También  conocida  bajo  la  denominación  «Orden de la Rosa-Cruz AMORC», no  es  una  religión  ni  constituye  un  movimiento   socio-­político.  Tampoco  es  una  secta. Siguiendo  su  lema  «La mayor tolerancia dentro de la más estricta independencia», la  AMORC  no  impone  ningún  dogma,  sino  que   propone  sus  enseñanzas  a  todos  los  que  se  interesan  por  lo  mejor  que   ofrece  a  la  humanidad  el  misticismo,  la  filosofía,  la  religión,  la  ciencia   y  el  arte,  a  fin  de  que  pueda  alcanzar  su  reintegración  física,  mental   y  espiritual.  Entre  todas  las  organizaciones  filosóficas  y  místicas,  es   la  única  que  tiene  derecho  a  utilizar  la  Rosa-­Cruz  como  símbolo.  En   este   símbolo,   que   no   tiene   ninguna   connotación   religiosa,   la   cruz   representa  el  cuerpo  del  hombre  y  la  rosa,  su  alma  que  evoluciona  al   contacto  con  el  mundo  terrenal. Si  desea  obtener  información  más  concreta  sobre  la  tradición,  la   historia  y  las  enseñanzas  de  la  AMORC  puede  escribir  a  la  siguiente   dirección  y  solicitar  el  envío  del  folleto  titulado  «El Dominio de la Vida». Antigua  y  Mística  Orden  de  la  Rosa-­Cruz C/  Flor  de  la  Viola  16  -­  Urb.  «El  Farell» 08140  Caldes  de  Montbui (Barcelona)


COLECCIÓN  ROSACRUZ   GRAN  LOGIA  ESPAÑOLA

Apdo.  de  Correos  199 08140  Caldes  de  Montbui  (Barcelona) Tlf:  93  865  55  22   Fax:  93  865  55  24 www.edicionesrosacruces.es

Traducción  al  castellano:  GLE  España ISBN:  84-­922111-­2-­1 Depósito  legal:   Impresión:  Publidisa Edición  2000 ©  de  la  Orden  Rosacruz  AMORC

No  está  permitida  la  reproducción  total  o  parcial  de  este  libro   ni  su  tratamiento  informático  ni  la  transmisión  de  ninguna  forma  o   por  cual  quier  medio,  ya  sea  electrónico,  mecánico,  por  fotocopia,  por   registro  u  otros  métodos,  sin  el  permiso  previo  y  por  escrito  de  los   titulares  del  Copyright.


¡QUE ASÍ SEA! Bajo los auspicios de la Rosa-Cruz Christian  Bernard FRC


Índice INTRODUCCIÓN........................................................................11 Capítulo I EL AMOR UNIVERSAL ...........................................................13 Capítulo II LA HERENCIA DE LA ROSA-CRUZ ......................................25 Capítulo III EL TEMOR A LA MUERTE .....................................................35 Capítulo IV EL LIBRE ALBEDRÍO ..............................................................43 Capítulo V EL PEREGRINAJE INTERIOR ...............................................51 Capítulo VI EL ESPACIO SAGRADO............................................................61 Capítulo VII LA REENCARNACIÓN .............................................................71 Capítulo VIII LA NOCHE OSCURA .................................................................81 Capítulo IX LA PAZ PROFUNDA.................................................................93 Capítulo X LA INICIACIÓN MÍSTICA (Definición) ...................................99 Capítulo XI LA INICIACIÓN MÍSTICA (La preparación) ......................... 109 Capítulo XII LA ARMONIZACIÓN CÓSMICA .......................................... 119 Capítulo XIII ¡SÉ ROSACRUZ! ...................................................................... 129


Christian BERNARD

INTRODUCCIÓN

Si  ha  decidido  leer  este  libro  es  porque  la  palabra  «Rosa-­ Cruz»,  evocadora  de  tantos  misterios,  ha  suscitado  en  usted   una  emoción  cuyo  origen  debe  ser  buscado  en  lo  más  pro-­ fundo  de  su  alma  y  porque,  consciente  o  inconscientemente,   desea  levantar  una  esquina  del  velo  que  la  oculta. Por  mi  parte,  tanto  si  el  «azar»  ha  puesto  este  libro  entre   sus  manos  como  si  hace  tiempo  que  caminamos  juntos  por   el  sendero  de  la  Tradición  Rosacruz,  me  siento  realmente   feliz   de   compartir   con   usted   los   conceptos   filosóficos   y   espirituales  reflejados  en  él. Ocupé  el  cargo  de  Gran  Maestro  de  la  jurisdicción  de   lengua   francesa   durante   dieciséis   años   y,   en   1990,   fui   nombrado  Imperator  de  la  AMORC.  Durante  todos  estos   años,  he  tenido  muchas  oportunidades  de  comunicar  a  los   estudiantes  rosacruces,  en  forma  de  mensajes,  mis  propias   reflexiones  sobre  los  más  importantes  principios  místicos.   Ellos  me  han  rogado  que  haga  una  compilación  de  estos   «mensajes»  y  que  los  presente  bajo  la  forma  de  un  libro.   He  aceptado  su  ruego  con  la  idea  de  que  esta  obra  vaya   dirigida  tanto  a  los  estudiantes  rosacruces  como  a  aquellos   que   no   lo   son,   pero   que   también   están   buscando   la   Luz   Mayor.  Como  es  fácil  comprender,  he  debido  seleccionar   y  adaptar  los  textos  a  fin  de  preservar  ciertos  aspectos  de  la  

11


¡QUE ASÍ SEA!

Tradición  rosacruz,  pues  soy  consciente  de  que  no  puedo   compartir con todos los lectores los momentos de intensa emoción  espiritual  que,  a  lo  largo  de  estos  años,  me  han   mantenido  unido  a  mis  fratres  y  sorores. En  Toulouse,  ahora  hace  un  año,  cesé  como  Gran  Maestro   cediendo  a  otro  la  antorcha  que  me  había  sido  confiada  en   1977.  Este  libro  ha  sido  terminado  en  el  aniversario  sim-­ bólico   de   esa   fecha   y   quiero   aprovecharlo   para   enviaros   a   todos,   fratres   y   sorores,   amigos   lectores,   mis   mayores   deseos   de   que   la   Paz   Profunda   os   acompañe   siempre   en   vuestra  búsqueda  espiritual. ¡Que así sea! 12

Sincera  y  fraternalmente, Omonville,  30  de  mayo  de  1994   Christian  BERNARD


Capítulo I EL AMOR UNIVERSAL

Es  imposible  decir  cuántas  veces  ha  sido  usada  la  palabra   «amor», pero  probablemente  figura  entre  las  más  utilizadas   en  todas  las  lenguas  y  en  todas  las  épocas.  ¿Por  qué?  Sim-­ plemente,  porque  resume  la  razón  de  ser  de  la  humanidad   y  el  objetivo  de  su  evolución.  En  todas  las  tradiciones  y   religiones,   el   amor   es   la   virtud   que   han   predicado   todos   los  mesías  y  profetas,  no  solo  a  sus  discípulos,  sino  a  todos   los  hombres.  La  frase  más  celebre  es  la  que  pronunció  el   Maestro  Jesús  en  uno  de  sus  sermones,  «¡amáos  los  unos   a  los  otros!»  Pero  no  fue  el  único  que  se  sirvió  de  estas   palabras,   Zoroastro,  Akhenaton,   Moisés,   Buda,   Lao  Tse,   Mahoma,  Gandhi,  y  todos  los  instructores  que  dedicaron   su  vida  a  guiar  a  sus  hermanos,  hicieron  de  este  concepto   la  base  de  sus  enseñanzas. Al  consultar  un  diccionario  moderno,  se  puede  encontrar   que  se  define  el  amor  como  «una disposición a desear el bien de otro». Aunque  esta  definición  es  incompleta,  pro-­ porciona  una  buena  idea  del  sentido  general  que  se  debe   dar  a  esta  palabra;;  puesto  que  el  hombre  no  es  sólo  una   creación  del  Amor  Universal,  sino  también,  y  esto  quizás   sea  lo  más  importante,  una  herramienta,  un  conductor  de   ese  Amor.  Pero  ¿qué  es  el  Amor  Universal?  Para  responder   a  esta  pregunta  hay  que  comprender  primero  que  la  ma-­ nera  en  que  los  hombres  conciben  el  amor  es  tan  solo  un   pálido  reflejo  de  lo  que  realmente  es  en  lo  Absoluto.  Bajo  


¡QUE ASÍ SEA!

el  punto  de  vista  humano  se  le  describe  como  un  estado   mental  o  emocional.  En  su  Realidad  Cósmica,  es  mucho   más  que  eso,  es  una  fuerza.  Se  podría  decir  que  es  la  Fuer-­ za   Suprema   que   sostiene   todo   lo   que   ha   sido,   es   y   será.   Tengamos  o  no  consciencia  de  ello,  el  amor  es  el  origen   de  toda  la  Creación  visible  e  invisible,  porque  es  el  motor   de  la  Evolución  Universal.  Voy  a  citar  ahora  la  definición   enunciada  por  un  Maestro  de  la  Tradición  Rosacruz  en  uno   de sus manuscritos:

14

«Sin el Amor, la Trinidad Sagrada se reduciría a una dualidad no manifestada, ya que la Luz y la Vida pueden iluminar y animar al Reino espiritual sin necesidad de adquirir un cuerpo material en el mundo de las formas. Pero la Necesidad Cósmica quiso que la Evolución operara tanto en la vida material como en la espiritual, ya que la primera es solo una emanación de la segunda, y dado que la Evolución tiene sus propias exigencias que el simple mortal no puede comprender. Por tanto, acepta y cree que la materia es de una naturaleza tan divina como lo inmaterial, y que lo inmaterial, tal como lo concibes, sólo puede evolucionar al contacto con la materia. Ahora, ya lo sabes, la materia debe su existencia a la fuerza de atracción que se ejerce entre las moléculas que la componen, y esta fuerza de atracción es el Amor Universal en acción. Desde que el mundo es mundo, ninguna energía posee un poder de atracción tan grande como el Amor, puesto que esta energía es la que dio impulso al Verbo y en ella reside la perpetua atracción entre la Creación y su Creador. El hombre es el más bello ejemplo de esta atracción, puesto que es quien siente una mayor inclinación a vivir en el amor. Aprende, por tanto, a amar la Luz y la Vida, y con ellas, a todos los seres de la Creación». Confirmando  la  veracidad  de  esta  cita,  nadie  puede  negar   que  el  mundo  material  está  regido  por  la  ley  de  atracción  


Christian BERNARD

ejercida  entre  las  partículas.  Se  podría  decir  que  el  amor,   en  su  aplicación  física  y  química,  corresponde  a  la  mani-­ festación  de  la  ley  de  la  dualidad,  lo  que  explica  que  las   partículas  subatómicas  busquen  siempre  la  polaridad  con-­ traria  para  dar  nacimiento  a  los  átomos,  considerados  por   los  rosacruces  como  la  unidad  más  pequeña  de  materia,  y   que  éstos  a  su  vez,  se  reagrupan  por  afinidad  para  formar   las  moléculas.  Vamos  a  verlo  en  un  ejemplo  sencillo:  los   átomos  de  hidrógeno  están  sometidos  a  un  impulso  natural   que  les  incita  a  fundirse,  o  lo  que  es  más  exacto,  a  unirse  a   los  átomos  de  oxígeno  para  formar  el  elemento  «agua».  De   hecho,  todas  las  manifestaciones  de  la  naturaleza  actúan  de   acuerdo  con  la  ley  de  atracción  que  opera  continuamente   entre  las  polaridades  y  las  afinidades  contrarias.  En  física,   a   estas   dos   manifiestas   polaridades   opuestas   se   les   da   el   nombre de «positivo» y «negativo». En  química,  son  cono-­ cidas como los principios «activo» y «pasivo», o  también,   como  los  agentes  «penetrante» y «absorbente». En  la  vida   vegetal  y  animal,  corresponden  a  los  aspectos  «macho» y «hembra» de  la  reproducción. Pero  independientemente  de  la  terminología  utilizada,   que  a  fin  de  cuentas,  sólo  es  una  cuestión  convencional,  el   hecho  es  que  todos  los  cuerpos  materiales,  vivos  o  no  vivos,   se  unen  bajo  la  acción  de  una  ley  natural  que  recibe  el  nom-­ bre  científico  de  «atracción». Pero  ¿qué  es  la  atracción? ¡Precisamente  la  manifestación  material  del  Amor  Uni-­ versal!  Últimamente  los  científicos  hablan  cada  vez  con  más   frecuencia  del  amor  electrónico  para  designar  la  fuerza  que   está  en  el  origen  de  la  cohesión  que  se  encuentra  en  todas   las  substancias  materiales  estables,  aunque  algunos  insisten   en  que  este  amor  inherente  a  la  materia  no  es  consciente,   añadiendo   que   las   partículas   subatómicas   se   unen   entre   sí  bajo  el  efecto  de  un  impulso  inconsciente  y  puramente   mecánico.   Pero   sin   querer   entrar   en   polémica,   ¿con   qué  

15


¡QUE ASÍ SEA!

fundamento  pueden  afirmar  tal  cosa?

16

Durante  siglos  el  mundo  de  la  materia  ha  sido  considera-­ do  inerte.  En  nuestros  días,  ya  hay  una  minoría  de  científicos   que  comienza  a  hablar  de  la  memoria  de  ciertos  compuestos   químicos,  especialmente  de  la  del  agua.  Si  admitimos  que   las  formas  de  la  materia  poseen  cierta  clase  de  memoria,   también  debemos  admitir  que  están  dotadas  de  cierta  forma   de  consciencia,  ya  que  desde  el  punto  de  vista  místico  y   fisiológico,  la  memoria  es  un  atributo  de  la  consciencia.  De   hecho,  tal  como  siempre  ha  afirmado  la  tradición  Rosacruz,   no  existe  vacío  alguno  entre  la  materia  inerte  propiamente   dicha  y  el  mundo  de  lo  vivo.  Todo,  desde  el  más  pequeño   grano  de  arena,  hasta  la  estrella  más  lejana,  está  penetrado   por  el  flujo  universal  de  la  Consciencia  Cósmica,  y  cuando   se  reúnen  las  debidas  condiciones  materiales  y  espirituales,   la  materia  da  nacimiento  a  la  vida.  Emmy  Guittes,  en  su  obra   titulada «El paso de la materia a la vida», dejó  perfecta-­ mente  demostrado  este  concepto.  También  Francis  Bacon,   Imperator  de  la  Orden  Rosa-­Cruz  en  el  siglo  XVII,  supo   plasmar  esta  evidencia  en  un  ensayo  que  tituló:  «Cupido o el átomo», y en  el  que  dice  lo  siguiente:      «Esta fábula de amor comienza en la cuna de la Naturaleza, ya que el amor parece ser el deseo o estimulante de la materia primitiva, o para ser más explícito, el movimiento natural y el principio motor de los átomos y de las células originales. Es el poder único y el más antiguo que modela todas las cosas a partir de la materia». La  materia  es  el  escenario  de  la  ley  del  amor,  puesto  que   es  quien  hace  posibles  todas  las  manifestaciones  del  mun-­ do  creado  cuyo  único  fin  es  contribuir  a  la  evolución  de  la   Consciencia  Cósmica  en  la  Tierra.  Desde  este  punto  de  vista,   la  materia  y  la  consciencia  no  son  dos  cosas  opuestas.  En  lo   absoluto,  ambas  son  fases  complementarias  de  la  Vida  Uni-­ versal,  ya  que  sin  el  apoyo  de  la  materia,  la  consciencia  no  


Christian BERNARD

encontraría  el  impulso  necesario  para  su  evolución.  Por  otro   lado,  sin  la  actividad  específica  de  la  consciencia,  la  materia   no  tendría  razón  de  ser.  Como  dice  un  texto  muy  antiguo,   en  el  comienzo,  la  materia  y  la  consciencia  eran  solamente   una  en  el  Pensamiento  Divino,  pero  como  la  evolución  no   puede  substraerse  a  la  ley  de  la  dualidad,  por  la  expresión   del  Verbo  Divino,  esta  Unión  se  desdobló  en  dos  energías   complementarias  que  recibieron  el  nombre  de  «materia» y «consciencia». Pero  cuando  la  Consciencia  Cósmica  haya   alcanzado  el  punto  culminante  de  su  evolución,  la  materia   y  la  consciencia  se  fundirán  de  nuevo  en  un  mismo  centro   energético.  Ya  no  existirá  el  mundo  material  tal  como  lo   conocemos,  y  todo  se  habrá  espiritualizado  en  el  sentido   concedido  por  los  místicos  a  esta  palabra.  Jean  Charon  dejó   constancia de este pensamiento en su obra: «El Espíritu, ese desconocido», en  la  cual  dice:  «Al  final  del  período  de   contracción  del  universo,  no  quedará  materia  alguna,  por  lo   menos  en  la  forma  en  que  actualmente  la  vemos,  es  decir,   como  una  agrupación  más  o  menos  importante  de  partícu-­ las  nucleares....  Los  electrones  utilizarán  sus  propiedades   espirituales  que  están  en  la  base  de  la  reflexión,  del  cono-­ cimiento,  del  amor  y  del  acto,  para  obtener  una  consciencia   más  clara  del  universo  y  para  concretar  con  mayor  claridad   su  objetivo  final». Por  tanto,  la  vida,  tal  como  se  manifiesta  sobre  la  Tierra,   no  es  otra  cosa  que  el  resultado  de  una  historia  de  amor,  que   más  allá  del  tiempo  y  del  espacio,  provocó  la  unión  de  la   materia  y  de  la  consciencia.  El  hombre  es  un  claro  ejemplo   de  esta  unión,  puesto  que  está  compuesto  de  cuerpo  y  alma.   Por  eso  está  constantemente  sometido  a  dos  formas  de  amor,   la  que  es  inherente  a  las  partículas  que  componen  su  cuerpo   y  la  que  da  fuerza  a  las  virtudes  de  su  alma.  Esta  dualidad   de   amor   es   la   que   constituye   la   grandeza   de   la   especie   humana,  la  que  le  da  poder  para  amar  al  mundo  material  y  

17


¡QUE ASÍ SEA!

18

para  sentir  el  atractivo  de  la  belleza  espiritual.  No  debemos   olvidar  jamás  que  nuestro  entorno  terrestre  es  el  espejo  en   el  que  se  refleja  la  Armonía  Cósmica.  Nadie  puede  cono-­ cer  la  Iluminación  si  renuncia  al  universo  material,  ya  que   para  llegar  a  una  correcta  comprensión  de  lo  Divino,  debe   aprender  primero  a  dominar  y  a  utilizar  este  universo.  Por   lo  que  antes  de  intentar  vibrar  al  ritmo  del  Amor  Univer-­ sal,  debe  comenzar  por  elevarse  al  nivel  de  comprensión   que  todo  hombre  puede  y  debe  manifestar  hacia  la  Tierra   y  hacia  todas  las  criaturas  vivas  que  la  pueblan.  Me  parece   importante  insistir  en  el  hecho  de  que  mientras  la  mayoría  de   los  hombres  se  obstinen  en  pensar  que  son  seres  separados   de  los  demás  reinos  de  la  naturaleza,  la  humanidad  entera   permanecerá  bloqueada  en  su  evolución  y  no  franqueará  el   umbral  de  la  iniciación  colectiva  que  debe  marcar  definiti-­ vamente  el  paso  a  la  Era  de  Acuario. Afortunadamente  las  consciencias  reaccionan  cada  vez   con  más  fuerza  contra  las  formas  de  agresión  que  compro-­ meten  el  futuro  del  planeta.  Por  ejemplo,  nunca  hasta  ahora   se  habían  tomado  tantas  medidas  para  preservar  las  especies   animales  y  cada  vez  son  más  numerosas  las  personas  que   se  oponen  a  la  vivisección,  lo  que  me  produce  una  gran   alegría.  Esto  se  debe  a  que  el  inconsciente  colectivo  siente   la  necesidad  de  terminar  con  su  falta  de  respeto  por  la  vida,   sabiendo   perfectamente   que   es   condición   indispensable   para   no   provocar   la   muerte  de  toda  una  civilización.  Sri   Aurobindo  dijo  hace  muchos  años  que  «el sufrimiento que ahora  conocen  los  hombres  en  forma  de  conflictos,  guerras,   epidemias y enfermedades incurables, es en parte debido al resultado kármico de todos los sufrimientos que han hecho padecer durante siglos a sus hermanos inferiores, es decir, a los animales y vegetales». Personalmente  estoy   convencido  de  que  tenía  razón  y  de  que  el  día  en  que  los   hombres   respeten   a   todos   los   reinos   de   la   naturaleza,   se  


Christian BERNARD

purificará  la  consciencia  colectiva  de  la  humanidad,  y  esta   purificación  aportará  la  regeneración  física  y  mental  a  cada   ser  humano. Pero  la  vida  cotidiana  nos  demuestra  que  los  hombres   todavía  no  han  llegado  a  amarse  como  debieran.  Su  manera   de   amar,   en   la   mayoría   de   los   casos,   es   puramente   inte-­ lectual  y  se  limita  a  expresar  afecto  a  un  pequeño  grupo   de  personas  que  no  suele  sobrepasar  el  entorno  familiar  o   el  círculo  formado  por  sus  amigos.  Aunque  es  cierto  que   donde  primero  debemos  hacer  el  bien  y  expresar  lo  mejor   que  hay  en  nosotros  es  precisamente  en  nuestro  entorno,     esto  no  es  suficiente,  el  campo  de  acción  que  se  abre  ante   el  hombre  es  cada  vez  más  amplio,  puesto  que  el  destino   del  mundo  está  relacionado  con  la  capacidad  de  integración   de  cada  nación  en  la  vida  social,  política  y  económica  del   resto.  Esto  significa  que  es  sumamente  importante  tomar   consciencia  plena  de  todos  aquellos  problemas  que  están   relacionados   con   el   bienestar   general   de   la   colectividad   humana,  lo  que  sólo  se  puede  conseguir  si  cada  ser  huma-­ no  aprende  a  amar  a  los  demás  sin  tener  en  cuenta  cómo   son.   Pero   es   imposible   amar   a   todo   el   mundo,   al   menos   por  dos  razones:  en  primer  lugar,  porque  al  no  ser  perfec-­ tos   no   podemos   comportarnos   como   si   lo   fuéramos.   En   segundo  lugar,  porque  nuestro  comportamiento  cotidiano   está  condicionado  necesariamente  por  nuestras  afinidades,   siendo  precisamente  estas  afinidades  las  que  nos  empujan   a  dar  lo  mejor  de  nosotros  mismos,  no  sólo  en  el  contexto   familiar,  sino  también  en  el  profesional.  En  nuestro  nivel   de  evolución  sería  ilusorio  pretender  amar  a  todos  los  seres   humanos  haciendo  siempre  por  ellos  lo  que  nos  gustaría   que  hicieran  por  nosotros.  Suponiendo  que  dispusiéramos   de  la  necesaria  fuerza  interior,  no  podríamos  concretarla   en  actos,  ya  que  constantemente  nos  vemos  sometidos  a   contingencias  materiales  que  no  lo  permiten.

19


¡QUE ASÍ SEA!

20

Aunque  todavía  no  somos  lo  suficientemente  perfectos   para  amar  a  todos  los  seres  humanos  con  la  misma  intensi-­ dad,  al  menos  sí  hay  dos  deberes  que  debemos  cumplir  en   cuanto  al  Amor  Universal.  El  primero  consiste  en  amarse  a   sí  mismo,  porque  aquél  que  no  se  ama  a  sí  mismo,  no  puede   amar  a  otros.  Al  ser  el  amor  una  vibración,  no  se  puede  dar   a  los  demás  a  no  ser  que  se  la  posea  en  lo  más  profundo  del   ser.  Para  amarnos  a  nosotros  mismos,  la  primera  condición   es  que  nos  aceptemos  tal  como  somos,  con  todas  las  ca-­ racterísticas  físicas  e  intelectuales  que  constituyen  nuestra   personalidad.  Sólo  de  esta  manera  podremos  evolucionar  y   contribuir  a  la  alegría  de  los  demás.  Carece  de  importancia   que   seamos   feos   o   guapos,   inteligentes   o   no,   famosos   o   gente  normal.  Lo  que  importa  es  la  belleza  interior,  la  in-­ teligencia  del  corazón  y  el  sentimiento  del  deber  cumplido,   pues  el  conjunto  de  estas  cualidades  es  lo  que  constituye   la  belleza  del  ser.  Por  tanto,  para  amar  a  los  demás  hay  que   empezar  amándose  a  uno  mismo,  lo  que  no  quiere  decir   que  debamos  limitarnos  a  procurar  sólo  nuestra  propia  fe-­ licidad.  Entenderlo  de  esta  manera  haría  de  nosotros  seres   egoístas,  lo  que  está  en  total  oposición  con  nuestros  ideales   místicos.  Lo  que  realmente  quiere  decir,  es  que  debemos   dominar  aquello  que  nos  inhibe  impidiéndonos  dar  lo  mejor   que  hay  en  nosotros. El   segundo   deber   es   la   tolerancia,   pues   aunque   no   podamos   amar   a   todo   el   mundo,   si   estamos   obligados   a   no  odiar  a  nadie.  Si  todos  los  hombres  de  este  planeta  se   limitaran  a  ser  neutrales  con  aquellos  a  los  que  consideran   enemigos,  no  habría  más  guerras.  Amar  es  sobre  todo  no   odiar  y  no  sentir  rencor  hacia  nadie.  El  mundo  que  nos  ha   tocado  vivir  está  marcado  por  las  diferencias,  pero  estas   diferencias  no  se  atenúan  combatiéndolas  con  el  odio.  Todas   las  revoluciones  que  han  hecho  los  hombres  para  destruir   ideas  utilizando  la  fuerza,  siempre  han  estado  abocadas  al   fracaso  y  sólo  han  servido  para  derramar  sangre  inocente.  


Christian BERNARD

Lo  que  quiere  decir  que  no  se  puede  utilizar  la  violencia   para  reprimir  la  evolución  natural  y  legítima  que  se  está   produciendo en la consciencia colectiva de las naciones en vías  de  desarrollo. Al  pensar  en  todo  ello  podemos  llegar  a  la  siguiente  con-­ clusión:  Es  cierto,  tal  como  acabo  de  afirmar,  que  a  largo   plazo,  el  fin  de  todo  ser  es  expresar  el  Amor  Universal  en   su  comportamiento  cotidiano,  pero  también  es  cierto  que   no  se  combaten  las  ideas  utilizando  el  poder  destructor  del   odio.   En   nuestro   actual   estado   de   evolución,   no   se   debe   buscar  ser  amado  por  todos,  ya  que  esto  sólo  sería  posible   sometiendo   nuestros   pensamientos,   palabras   y   actos   a   circunstancias  que  se  oponen  a  nuestro  sentido  de  la  inte-­ gridad  y  a  los  ideales  que  perseguimos.  En  otras  palabras,   aquél  que  se  desvive  por  complacer  a  todo  el  mundo,  es  un   hipócrita.  La  hipocresía  es  una  de  las  debilidades  humanas   más  destructivas,  ya  que,  al  practicarla,  siempre  se  actúa   por  interés  o  por  flaqueza.  Es  cierto  que  el  Maestro  Jesús   ordenó  a  los  hombres  que  se  amaran  los  unos  a  los  otros,   pero  también  añadió  que  aquél  que  se  jacta  de  tener  sólo   amigos,  se  miente  a  sí  mismo  y  se  aleja  del  Reino  de  los   Cielos.  Lo  realmente  importante  es  seguir  siempre  la  vía   del  Bien  y  no  aceptar  compromisos  con  los  agentes  del  mal,   puesto  que  no  se  sirve  a  la  Luz  potenciando  la  expansión   de  las  tinieblas. Debemos  oponernos  a  todas  aquellas  actitudes  que,  bajo   apariencias  engañosas,  pongan  en  peligro  los  verdaderos   valores  de  la  existencia.  El  amor  a  la  verdad  debe  animarnos   a  rechazar  la  mentira,  el  amor  hacia  el  conocimiento  debe   incitarnos  a  luchar  contra  la  ignorancia,  y  el  amor  por  la   virtud,  es  lo  que  nos  dará  fuerza  para  combatir  los  vicios.   El  amor,  en  su  expresión  más  noble,  no  tiene  nada  que  ver   con  la  sensiblería,  ya  que  la  sensiblería  es  solo  una  forma   de  debilidad  que  pone  el  interés  del  individuo  por  delante  

21


¡QUE ASÍ SEA!

del  de  la  colectividad.  No  se  puede  negar  que  vivimos  en   un  mundo  que  está  en  pleno  combate  y  que  el  porvenir  de   la  humanidad  depende  precisamente  de  cómo  consiga  salir   de  él;;  por  lo  que  es  sumamente  importante  que  todos  los   seres  humanos  sean  conscientes  de  ello,  que  se  armen  de   coraje  y  que  establezcan  una  lucha  sin  compasión  contra   todas  aquellas  formas  del  mal  que  existen  sobre  la  Tierra.   El  amor  debe  expresarse  en  dos  direcciones:  escuchando   al  ángel  que  Dios  ha  puesto  en  el  corazón  de  cada  ser,  y   haciendo  callar  al  demonio  que  el  «diablo»  intenta  poner   en  su  lugar.

22

Para  cerrar  este  capítulo  dedicado  al  Amor  Universal,   quisiera  expresar  mis  propias  conclusiones  y  establecer  los   mandamientos  de  amor,  tal  y  como  éste  debiera  manifestarse   en  la  vida  diaria  de  los  hombres  y  en  su  estado  actual  de   evolución.  Para  ser  servidores  del  Amor  Universal: -­  Aprendamos  a  amarnos  tal  como  somos,  pero  cuidemos   de  no  hacer  de  nuestra  persona  el  único  centro  de  nuestras   preocupaciones. -­   Si   en   algún   momento   nos   vemos   obligados   a   elegir entre   el   odio   y   la   neutralidad,   escojamos   la   neutralidad,   porque  es  mejor  amar  que  odiar. -­  No  busquemos  ser  amados  por  todos,  porque  el  que  se   desvive  por  gustar  a  todo  el  mundo,  se  miente  a  sí  mismo   y  se  alimenta  de  hipocresía. -­  Respetemos  la  libertad  de  los  demás,  pero  opongámo-­ nos  siempre  a  aquellos  que  utilizan      la  palabra  libertad  para   dominar  los  cuerpos  o  las  consciencias. -­  Puesto  que  la  Vida  es  una  expresión  del  Amor  Universal,   respetémosla  en  todas  sus  formas,  vegetales  o  animales.


Christian BERNARD

-­  Que  la  tolerancia  guíe  nuestros  pensamientos,  nues-­ tras  palabras  y  nuestras  actos,  pero  que  no  sea  un  pretexto   para  caer  en  una  debilidad  que  iría  en  contra  de  nuestros   ideales. -­  No  hay  que  confiar  a  nadie  aquello  que  es  incapaz  de   comprender,  ya  que  si  no  medimos  nuestras  confidencias,   éstas  harán  que  nuestros  hermanos  se  conviertan  en  temi-­ bles  enemigos. -­  Cada  día  debemos  intentar  hacer  por  los  demás  aquello   que  nos  gustaría  que  ellos  hicieran  por  nosotros,  aceptando   que  hagan  por  nosotros  aquello  que  no  hemos  sabido  hacer   por  ellos. -­  Seamos  sinceros  y  fieles  en  la  amistad,  no  olvidando nunca  un  beneficio  recibido. -­  Que  el  Dios  de  nuestro  corazón  nos  ayude  a  aplicar estos   mandamientos   para   que   cuando   llegue   el   día   de   la transición,   podamos   elevarnos   hacia   lo   Cósmico   con   la   absoluta  certeza  de  haber  amado  en  la  medida  de  nuestra   propia  comprensión  de  la  Ley  del  Amor.

¡Que así sea!

23


Capítulo II LA HERENCIA DE LA ROSA-CRUZ

Aunque  este  capítulo  esté  especialmente  dirigido  a  los   miembros  de  la  AMORC  también  puede  resultar  orientativo   en  la  vida,  pensamientos  y  actos  de  otras  personas.  Cuando   se   habla   de   herencia,   se   piensa   sobre   todo   en   los   bienes   materiales  recibidos  del  pasado  o  en  aquellos  que  pueden   ser  transmitidos  en  el  futuro.  Sin  embargo,  desde  el  punto   de  vista  místico,  no  sólo  es  posible  heredar  lo  que  todavía   no   ha   cobrado   existencia   en   el   plano   terrenal,   sino   que   también  se  puede  construir  en  el  presente  una  herencia  de   ideales  o  de  valores  espirituales.  Por  eso,  quiero  proponer   que  reflexionen  sobre  el  sentido  que  los  rosacruces  deben   dar  a  su  vida  actual  para  que  la  herencia  material  y  espiri-­ tual  que  en  su  día  legarán  a  sus  sucesores,  sea  digna  de  un   adepto  de  la  Rosa-­Cruz. ¿En  qué  consiste  la  herencia  material?  Para  responder  a   esta  pregunta  debemos  tener  en  cuenta  tres  cosas:  en  primer   lugar,   que   somos   miembros   de   la  AMORC.   En   segundo   lugar,  que  habitamos  en  un  país  determinado.  En  tercero,   que  somos  ciudadanos  del  mundo.  Por  lo  que  nuestra  he-­ rencia  material  es  triple.  En  lo  que  se  refiere  a  la  Orden,  la   componen  el  conjunto  de  edificios  que  desde  comienzos  de   siglo,  han  sido  construidos  o  acondicionados  para  albergar   las  actividades  rosacruces,  entre  ellos,  los  destinados  a  las   distintas  Grandes  Logias  del  mundo.  Todos  estos  edificios   forman  parte  de  la  estructura  material  que  nos  ha  sido  legada  


¡QUE ASÍ SEA!

por  nuestros  predecesores,  o  por  la  Providencia,  si  se  pre-­ fiere,  para  que  la  Rosa-­Cruz  pueda  cumplir  dignamente  su   misión  en  el  mundo  moderno.  Nuestro  deber  es  hacer  todo   lo  que  esté  a  nuestro  alcance  para  preservar  esta  herencia   para  los  rosacruces  del  futuro.  En  nuestro  estado  actual  no   debemos  olvidar  que  vivimos  en  un  mundo  material  y  que   es  imposible  servir  a  la  espiritualidad  sin  contar  con  él.  Si   la  AMORC  no  poseyera  edificios,  no  podría  llevar  a  cabo   su  misión  espiritual,  y  perdería  su  razón  de  ser.  Sé  que  esto   es  fácilmente  comprensible,  por  lo  que  me  parece  inútil  in-­ sistir  en  este  tema.  También  sé  lo  orgullosos  que  se  sienten   los  rosacruces  de  las  estructuras  materiales,  que  desde  hace   mucho  tiempo,  la  Orden  de  la  Rosa-­Cruz  viene  consagrando   a  la  verdad  y  dedicando  a  todos  sus  miembros. 26

Vamos  a  referirnos  ahora  a  los  deberes  como  miembros   de  una  nación,  o  si  lo  prefieren,  como  habitantes  de  un  país   determinado.  En  primer  lugar,  es  necesario  que  compren-­ dan  correctamente  que  el  que  existan  multitud  de  lenguas   y  varios  tipos  de  razas,  no  se  debe  a  la  casualidad.  Ni  tam-­ poco  es  el  resultado  de  un  decreto  cósmico  arbitrario  que   el  mundo  esté  dividido  en  varios  continentes,  ni  que  cada   uno  de  ellos  esté  compuesto  por  varios  países.  Se  trata  de   una  necesidad,  ya  que  la  Unidad,  bajo  todos  los  planos  y   a  todos  los  niveles,  sólo  puede  evolucionar  a  través  de  la   multiplicidad,  puesto  que  es  este  paso  el  que  va  a  permitirle   multiplicar  el  número  de  experiencias.  Para  comprobar  que   esto  es  cierto,  basta  con  pensar  en  la  Gran  Alma  Universal.   Es  una  en  esencia  pero,  debido  a  una  necesidad  cósmica,  se   fragmentó  en  millares  de  parcelas  anímicas.  Nuestra  propia   existencia  es  una  imagen  de  lo  múltiple,  ya  que  todos  nos   reencarnamos  multitud  de  veces  en  cuerpos  diferentes,  en   familias  diferentes,  en  países  diferentes,  en  razas  diferentes,   en  culturas  diferentes,  en  religiones  diferentes,  pero  en  todo   momento,  en  lo  más  profundo,  formamos  siempre  parte  de   una  única  Divinidad.  Por  eso,  más  allá  de  las  apariencias,  


Christian BERNARD

la  división,  lo  diferente  y  lo  múltiple,  cuando  se  canalizan   con  una  finalidad  constructiva,  están  sirviendo  a  la  gran  ley   de  la  evolución.  Este  principio  está  muy  bien  definido  en   el  Himno  a  Atón,  una  de  las  obras  simbólicas  más  bellas   legada  por  el  faraón  Akhenatón. En  la  actualidad,  hay  rosacruces  ingleses,  americanos,   alemanes,   españoles,   franceses,   y   de   todas   las   lenguas   habladas  en  los  países  donde  la  AMORC  está  activa.  Pero   por  el  solo  hecho  de  ser  miembros  de  la  Orden,  todos  están   unidos  por  un  único  ideal,  ya  que  todos  vibran  bajo  una  nota   común,  la  de  la  Armonía  Cósmica.  No  obstante,  también  es   importante  que  a  lo  largo  de  nuestra  existencia,  nos  sintamos   armonizados  al  máximo  con  la  belleza,  la  grandeza  y  los   valores  del  país  donde  residimos,  ya  que  de  esta  manera,   el  pensamiento  rosacruz  resultará  enriquecido  y  ofrecerá   una   síntesis   de   las   características   más   positivas   de   cada   nación.  Por  lo  que  debemos  compenetrarnos  al  máximo  con   la  cultura  de  nuestro  país,  con  su  historia,  sus  tradiciones,  y   también  con  sus  esperanzas.  En  una  palabra,  debemos  tratar   de  comunicar  con  su  consciencia  colectiva,  puesto  que  en   ella  está  reflejado  el  testimonio  de  su  pasado  y  su  promesa   de  futuro.  Si  lo  hacemos,  se  creará  un  lazo  profundo  entre   nosotros  y  la  nación  que  nos  ha  acogido  desde  el  principio   de  la  encarnación  o  más  tarde,  ya  que  como  todo  el  mundo   sabe,  cuidamos  las  cosas  a  las  que  nos  sentimos  unidos.   Además,  la  atracción  que  sentimos  por  las  cosas  es  lo  que   las   hace   entrar   no   sólo   en   nuestra   propia   historia,   sino   también  en  la  de  la  colectividad,  puesto  que  un  país  no  es   otra  cosa  que  un  conjunto  de  personas  unidas  por  la  misma   memoria  colectiva. Es   cierto   que   no   todas   las   naciones   tienen   el   mismo   pasado  y  que  algunas  son  mucho  más  jóvenes  que  otras.   Pero  como  dice  un  conocido  refrán:  «el  valor  de  una  cosa   no  está  relacionado  con  sus  años»,  y  la  rosa  que  se  abre  en  

27


¡QUE ASÍ SEA!

28

un  rosal  de  dos  años  es  tan  bella  como  la  que  adorna  un   rosal  de  quince.  Lo  que  quiero  decir  con  todo  esto  es  que   lo  que  realmente  importa,  no  es  la  dimensión  del  pasado   histórico  del  país,  ya  que  este  pasado  es  tan  solo  una  su-­ cesión  de  enfrentamientos  y  de  guerras,  sino  la  dimensión   mística  que  concedemos  a  su  presente.  Además,  indepen-­ dientemente  del  país  en  que  habitan,  los  rosacruces  deben   procurar  que  cada  nuevo  día  constituya  una  prueba  de  que   es  posible  reconstruir  lo  que  los  siglos  han  destruido.  ¿De   qué  manera?  Simplemente,  dando  día  a  día  ejemplo  de  hu-­ manidad  y  prestando  especial  atención  en  la  preservación   de  aquellos  valores  tradicionales  y  morales  que  constituyen   la  gloria  de  todas  las  sociedades  civilizadas.  Con  este  ob-­ jetivo,  allá  donde  nos  encontremos,  y  con  nuestras  propias   responsabilidades,   grandes   o   pequeñas,   nuestro   deber   es   actuar  para  que  nuestros  conciudadanos  puedan  superarse   a  sí  mismos  de  manera  individual,  contribuyendo  de  esta   forma  a  elevar  la  consciencia  colectiva  de  la  nación  de  la   que  forman  parte. Estoy  convencido  de  que  en  el  plan  general  de  la  evo-­ lución  humana,  cada  país  debe  desempeñar  un  papel  dife-­ rente,  ya  que  cada  uno  posee  una  sensibilidad  distinta  en   cuanto  al  bien  y  al  mal.  Son  como  diferentes  cuerdas  de  un   mismo  instrumento  de  música  que  al  ser  pulsadas  por  las   manos  del  Gran  Arquitecto  del  Universo,  forman  una  única   melodía.  Esto  explica  que  cada  pueblo  reaccione  de  forma   diferente  ante  las  mismas  circunstancias,  y  también,  que  la   solución  a  la  mayor  parte  de  los  problemas  internacionales   se  encuentre  en  la  combinación  de  todas  estas  reacciones.   Como  místicos,  debemos  ser  canales  de  lo  mejor  que  pue-­ da   expresar   la   sensibilidad   de   nuestra   nación   en   su   vida   política,  económica,  social  y,  por  encima  de  todo,  mística.   Si  todos  juntos,  en  nuestros  respectivos  países,  nos  unimos   para  conseguirlo,  las  generaciones  futuras  heredarán  socie-­ dades  distintas,  pero  unidas  en  la  defensa  de  los  derechos  


Christian BERNARD

y  deberes  de  todos  los  seres  humanos. Lo  que  acabo  de  decir  me  lleva  a  considerar  el  tercer   aspecto  de  la  herencia  material  que  debemos  transmitir  a  la   humanidad  del  tercer  milenio.  Aunque  todos  los  rosacruces   forman  parte  de  un  país  específico,  en  el  plano  místico  son   ante  todo  ciudadanos  del  mundo.  En  consecuencia,  sería  un   grave  error  comportarse  como  un  nacionalista  a  ultranza  al   que  sólo  importa  defender  los  intereses  de  su  propia  nación.   Volviendo   a   la   analogía   anterior,   es   imposible   tocar   una   melodía  utilizando  una  única  cuerda  de  un  instrumento.  De   la  misma  forma,  la  humanidad  no  podrá  alcanzar  el  objeti-­ vo  final  de  su  evolución,  es  decir,  la  Perfección  Absoluta,   mientras cada pueblo se comporte sin tener en cuenta el bienestar  de  los  demás.  Es  importante  que  todos  compren-­ damos  que,  independientemente  de  nuestra  nacionalidad,   todos  pertenecemos  al  mismo  cuerpo  colectivo.  Por  lo  que   el  más  bello  patrimonio  que  podemos  dejar  a  los  hijos  del   mañana,   es   la   propia  Tierra.   Sin   embargo,   la  Tierra   está   enferma   y   sufre   de   múltiples   males.   Los   hombres,   por   interés  o  por  egoísmo,  la  han  desnaturalizado,  y  según  la   opinión  de  muchos  científicos,  han  hecho  que  el  planeta  se   vea  gravemente  amenazado. No  es  mi  propósito  hacer  un  balance  de  todas  las  formas   de  polución  que  comprometen  el  futuro  de  la  especie  huma-­ na,  puesto  que  desde  hace  algunos  años  este  tema  es  objeto   de  un  número  cada  vez  mayor  de  conferencias,  artículos  de   prensa  y  emisiones  de  televisión.  Sin  embargo,  me  parece   importante  insistir  en  el  hecho  de  que  si  la  Tierra  desapare-­ ciera  por  nuestra  causa,  no  solamente  sería  el  fin  de  nuestra   humanidad,  al  menos  tal  como  la  conocemos  actualmente,   sino   que   sería   también   el   inicio   de   un   gran   trastorno   en   el  sistema  solar,  y  por  extensión,  en  el  universo  cercano.   Resulta  fácil  comprender  que  el  mundo  estelar  está  regido   por  el  orden  y  la  armonía,  y  que  toda  perturbación  creada  

29


¡QUE ASÍ SEA!

en  un  punto  determinado  de  este  mundo,  repercute  en  el   infinito.  Esto  también  puede  ser  aplicado  al  cuerpo,  ya  que   como  todo  el  mundo  sabe,  cuando  un  órgano  está  enfermo,   se  ve  perturbado  el  conjunto  del  organismo.

30

De  la  elección  que  efectuemos  para  remediar  los  estragos   que  actualmente  ponen  en  peligro  la  supervivencia  del  pla-­ neta,  depende  no  sólo  la  evolución  de  la  propia  humanidad,   sino también la existencia de otros planetas del sistema solar,  puesto  que  todos  ellos  están  relacionados  a  través  de   lazos  muy  sutiles.  Por  tanto,  es  importante  que  todos,  como   miembros  de  un  país  específico,  pero  al  mismo  tiempo  como   ciudadanos  del  mundo,  nos  sintamos  comprometidos  con   el  porvenir  de  nuestra  Tierra.  Debemos  ser  un  ejemplo  de   comportamiento  respetuoso  hacia  la  naturaleza.  Debemos   oponernos   con   determinación   a   todos   los   intereses   mez-­ quinos  que  son  causa  de  la  desaparición  de  ciertas  especies   animales  y  vegetales.  Tampoco  debemos  dejar  de  conceder   importancia  al  peligro  que  representan  ciertas  formas  de   energía.  Al  decir  esto,  pienso  especialmente  en  la  energía   nuclear  y  en  el  transporte  de  otras,  como  por  ejemplo,  el   petróleo.  Creo  que  las  investigaciones  científicas  deberían   tender  hacia  la  energía  solar,  que  aunque  se  viene  utilizando   desde   hace   varios   años,   lamentablemente,   todavía   no   ha   sido  correctamente  aplicada. El  sol  siempre  ha  sido  la  fuente  de  toda  vida.  No  pertene-­ ce  a  ningún  estado,  y  por  tanto,  nadie  puede  apropiarse  de   él,  lo  que  no  pasa  con  el  carbón,  el  petróleo  o  el  gas.  Puesto   que  admitimos  que  simboliza  la  Luz  Mayor  de  la  Conciencia   Cósmica  y  puesto  que  sabemos  que  «todo  lo  que  está  abajo   es  como  lo  que  está  arriba»,  es  el  sol  precisamente  lo  que   debería  elegirse  para  aportar  luz  y  calor  a  los  hombres.  Soy   perfectamente  consciente  de  que  este  debate  no  es  nuevo,   pero  el  momento  de  las  pruebas  hace  tiempo  que  ha  pasado,   ahora  nos  encontramos  en  el  momento  de  la  elección.  Por  


Christian BERNARD

eso es tan importante volver a considerar los problemas tratados   en   la   mayor   parte   de   las   campañas   ecológicas.   Seamos  responsables,  no  dejemos  que  las  consciencias  se   duerman  ante  aquellos  problemas  de  sobra  conocidos,  pero   que  no  se  quieren  asumir,  y  otorguemos  todo  nuestro  apoyo   a  aquéllos  que  tienen  poder  para  tomar  a  su  cargo  la  salud   de  nuestro  planeta,  ya  que  es  sobre  su  voluntad  de  éxito,   sobre  la  que  reposa  la  herencia  terrenal  que  transmitiremos   al  mundo  del  mañana. Ahora,  vamos  a  tomar  en  consideración  el  legado  espi-­ ritual  que  debemos  construir  para  el  futuro.  Esta  herencia   reposa en el conocimiento de las leyes y de los principios que,   desde   el   comienzo   de   los   tiempos,   unen   al   hombre   con  su  Creador.  Ahora  bien,  todos  aquéllos  que  tienen  el   honor  y  el  privilegio  de  pertenecer  a  una  Orden  tradicio-­ nal   como   la  AMORC,   tienen   la   obligación   de   transmitir   ese   Conocimiento   heredado   de   un   pasado   milenario.   En   lo  que  concierne  a  la  espiritualidad,  en  verdad  creo  poder   afirmar  que  nuestra  Orden  es  la  vía  mística  más  antigua  y   más  completa  del  mundo  occidental.  Es  cierto  que  existen   otros  movimientos  filosóficos  y  místicos  que,  desde  hace   siglos,  se  hacen  eco  de  ciertas  religiones  y  tradiciones,  pero   que  sepamos,  ninguno  de  ellos  posee  una  herencia  cultural   y  espiritual  tan  vasta  como  la  de  la  Rosacruz. Hay  gran  cantidad  de  asociaciones,  sociedades  o  círculos   seudo-­místicos,  en  su  gran  mayoría  de  reciente  creación,   que  reflejan  únicamente  la  filosofía  personal,  y  por  tanto   pasajera,  de  su  fundador.  Finalmente,  añadiré  que  son  muy   raros  los  movimientos  auténticos,  que  a  imagen  de  la  Anti-­ gua  y  Mística  Orden  de  la  Rosa-­Cruz,  tienen  una  dimensión   internacional.  Por  estas  razones  y  por  muchas  otras,  pienso   que  la  AMORC  puede  y  debe  responder  a  las  exigencias   místicas   de   la   nueva   Era.   Es   evidente   que   debe   darse   a   conocer,  y  espero  que  este  libro  contribuya  a  ello,  ya  que  

31


¡QUE ASÍ SEA!

realmente  pienso  que  la  herencia  que  debemos  transmitir   a  los  años  2000  reposa  en  gran  parte  en  la  espiritualidad   que  la  Rosa-­Cruz  viene  transmitiendo  desde  tiempos  muy   remotos.

32

La  AMORC   siempre   se   ha   adaptado   a   las   diferentes   épocas   que   han   marcado  la   historia   de   la   evolución   y   la   evolución  de  la  historia.  Sus  enseñanzas  nunca  se  han  visto   petrificadas  por  el  tiempo.  A  través  de  los  siglos,  se  han   actualizado,  perfeccionado  y  enriquecido  constantemente,   siguiendo  siempre  el  avance  de  las  sociedades  modernas  y   anticipándose  al  futuro.  En  su  ciclo  actual  no  escapa  a  esta   regla,  sobre  todo  ahora  que  las  cosas  se  aceleran.  Debe  que-­ dar  claro  que  el  objetivo  de  esta  actualización  no  es  ni  será   jamás  el  cambiar  la  orientación,  el  espíritu  o  el  fondo  de  la   Tradición  Rosa-­Cruz,  ya  que  esto  no  recibiría  la  aprobación   del  Cósmico,  y  por  tanto,  no  podría  hacerse.  Su  objetivo  es   sobre  todo  procurar  que  sus  enseñanzas  estén  perfectamente   adaptadas  a  la  evolución  de  las  conciencias  y  de  las  menta-­ lidades,  ya  que  es  sumamente  importante  que  los  rosacruces   de  hoy  y  del  mañana  no  se  sientan  desfasados  en  el  aspecto   cultural,  e  incluso  social,  de  una  época  determinada. Paralelamente  a  las  enseñanzas  místicas  perpetuadas  por   la  propia  Orden,  también  debo  mencionar  las  actividades   culturales  llevadas  a  cabo  por  la  Universidad  Rosa-­Cruz   Internacional,  que  está  formada  por  rosacruces  que  son  una   autoridad  en  un  campo  específico  de  las  ciencias,  de  las  ar-­ tes,  de  la  literatura,  etc.  Las  investigaciones  llevadas  a  cabo   de  forma  individual  o  colectiva,  aparecen  regularmente  en   la  revista  «El  Rosacruz»,  y  también  algunas  veces,  en  las   revistas  «profanas»  especializadas,  contribuyendo  de  esta   forma  a  la  elevación  de  las  consciencias  y  dando  al  mismo   tiempo  prueba  del  dinamismo  de  la  investigación  rosacruz.   Estos  trabajos  se  usan  también  para  preparar  conferencias   y   seminarios,   algunos   abiertos   al   público.   Gracias   a   las  


Christian BERNARD

actividades  que  realiza  la  Universidad  Rosa-­Cruz  Interna-­ cional,  podremos  legar  a  los  rosacruces  del  futuro  y  a  todos   nuestros   hermanos   los   seres   humanos,   gran   cantidad   de   conocimientos  científicos,  literarios  y  artísticos  que  serán   una  perfecta  muestra  del  progreso  experimentado  en  el  curso   de  los  últimos  decenios  en  diversos  campos  del  saber. Sin   embargo,   no   todos   los   rosacruces   son   capaces   de   llevar  a  cabo  una  investigación  en  física,  química,  astro-­ nomía,  música,  medicina  o  psicología.  Y  podríamos  pre-­ guntarnos:  ¿qué  herencia  pueden  dejar  ellos  en  el  plano  del   Conocimiento?   Para   responder   a   esta   pregunta,   quisiera   recordar  que  ser  rosacruz  es  sobre  todo,  estudiar  y  aplicar   concienzudamente  las  enseñanzas  de  la  AMORC  en  todos   nuestros  pensamientos,  palabras  y  actos.  Es  también  actuar   sobre  el  plano  espiritual  para  que  puedan  entrar  en  acción   energías   capaces   de   purificar   y   regenerar   la   consciencia   colectiva  de  la  humanidad.  Es  meditar  sobre  las  grandes   verdades  de  la  existencia  para  servir  de  faro  a  aquéllos  que   se  encuentran  menos  avanzados  en  el  sendero  de  la  vida.   Finalmente,  es  rogar  para  que  cada  ser  humano  reciba  la   Iluminación   a   la   que   todos   aspiran.   Vivir   plenamente   el   Rosacrucismo  es  irradiar,  y  por  medio  del  ejemplo,  hacer   que  un  número  cada  vez  mayor  de  seres  sienta  el  deseo  de   seguir  la  vía  que  nosotros  seguimos.  Para  todo  esto  no  se   necesita ser una autoridad en un determinado campo de la  ciencia,  de  las  artes  o  de  las  letras.  Simplemente  basta   con  desearlo,  ya  que  si  aceptamos  esta  misión  cósmica,  o   sea,  el  guiar  hacia  la  Luz  a  aquéllos  que  aún  caminan  en   la  oscuridad,  no  faltarán  las  ocasiones  de  hacerlo.  Por  otra   parte,  cuanto  más  identificados  nos  sintamos  con  este  papel   de  guías,  más  apoyo  y  ayuda  recibiremos  de  los  Maestros   Cósmicos.  Y  también,  cuanto  más  utilicemos  este  apoyo  y   mejor  canalicemos  esta  corriente,  tanto  más  poderosa  será   la  herencia  espiritual  que  legaremos  al  futuro  al  servicio   del  Bien  Universal.

33


¡QUE ASÍ SEA!

34

Hablando  en  general,  la  más  bella  herencia  que  podemos   legar  a  quienes  nos  siguen,  no  es  otra  cosa  que  una  pirámide   de  ideales  que  bastarán  para  salvar  a  la  humanidad  entera   del  caos  aparente  en  el  que  se  encuentra  actualmente.  Por   tanto,  es  en  lo  invisible  donde  debemos  colocar  las  bases   de  la  espiritualidad,  puesto  que  no  debemos  olvidar  jamás   que  todo  procede  de  lo  invisible.  Los  rosacruces  disponen   de  los  medios  místicos  necesarios  para  esta  misión.  Si  no   utilizan  esos  medios,  si  se  contentan  con  poseerlos,  habrán   fracasado  en  su  deber,  adquiriendo  una  inmensa  responsabi-­ lidad  kármica  en  el  momento  final  cuando  deban  franquear   el  umbral  de  la  más  alta  iniciación.  Seamos  dignos  obreros,   y  lejos  de  pensamientos,  palabras  y  actos  mercantiles,  que   pueden  llegar  a  ser  indignos,  trabajemos  con  ardor  al  servi-­ cio  de  la  causa  en  la  que  creemos,  es  decir,  en  el  desarrollo   definitivo  de  la  Rosa  humana  sobre  la  Cruz  provisional  de   este  mundo  terrenal.  Si  tenemos  éxito  en  esta  empresa,  los   hijos   de   nuestros   hijos   heredarán   un   mundo   en   que,   por   primera  vez  en  la  historia  conocida,  el  ideal  de  la  Paz  será   una  realidad  material  y  espiritual  plenamente  conseguida.

¡Que así sea!


¡Que así sea!  

Christian Bernard

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you