Issuu on Google+


Misticismo Prรกctico


Edward Lee

Misticismo Prรกctico

Ediciones Rosacruces, S.L.


Ediciones Rosacruces, SL Apdo. de Correos 199 08140 Caldes de Montbui Barcelona (España)

© de la Orden Rosacruz AMORC Gran Logia Española, 2014 Todos los derechos reservados ISBN: 978-84-943078-1-2 Depósito Legal: B 22674-2014 Impreso por: Publidisa Primera Edición: Octubre 2014 Barcelona (España) Colección Espiritualidad www.edicionesrosacruces.es info@edicionesrosacruces.es Las ideas y opiniones expresadas en la presente obra corresponden exclusivamente al pensamiento de su autor y pueden no representar la postura oficial de la AMORC.


ÍNDICE

Prólogo ………….…………………..…………...!

9

¿Quién es Usted? …..……...………………………!

15

La Capacidad de Concentrarse …………………..!

23

Resolver un Problema …..……………………….!

33

Dar un Consejo …...……………………………..!

41

El Karma ………...……..……………………….!

53

Los Próximos Diez Años ..………………………

65

¿Cómo Utilizar la Autosugestión? .……………...!

73

¿Qué es la Visualización? …………....………….!

83

Su Aspiración al Conocimiento …………………!

93

¿Es Usted un Barómetro Humano? ….………….!

103

¿Somos Libres? …………………………………!

111

Ser un Buen Ejemplo .…………………………..!

121

¿Está Usted Preparado para la Transición? ....……!

131

Reflexiones sobre la Reencarnación ...…….……..!

141

El Silencio …………..………….………………..!

149


Prólogo Leyendo los capítulos de este libro, tal vez se pregunte sobre algunas palabras claves, palabras como místico, misticismo, el Cósmico y Dios. Es posible que no estuviera acostumbrado a estos términos antes de abrir este libro o quizá los entienda en un sentido diferente del que se les da aquí. Si el significado específico de estas palabras se le escapa, querría aprovechar esta oportunidad para proponerle unas explicaciones que aclararen los mismos. Místico y misticismo: ¿Se han visto alguna vez dos palabras tan incomprendidas y ridiculizadas por algunos autores? Misticismo es un término que no tiene nada que ver con algo misterioso. No es un misterio. El misticismo es sencillamente el proceso por el cual un individuo puede experimentar la unión directa y consciente con el Absoluto, el Espíritu divino, la Inteligencia universal, o con lo que los rosacruces llaman el «Dios de su corazón». Es el conocimiento íntimo y directo de Dios o del Cósmico por la mediación del Ser, es decir, el subconsciente. Esto procede, no de la adhesión a ciertos dogmas o creencias, sino del aprendizaje y de la puesta en práctica de leyes naturales que, con el tiempo, permitan a los estudiantes realizar la experiencia de la Consciencia Cósmica.


Misticismo Práctico

¿Qué es el Cósmico? Es la Inteligencia divina e infinita del Ser supremo, que penetra cada cosa. Es la totalidad de leyes y fenómenos que se manifiestan a través de la naturaleza y, por tanto, a través de la humanidad; todas las fuerzas, energías y potencias que explican lo finito y lo infinito. El místico es por tanto un estudiante, un buscador del conocimiento que a través del estudio del misticismo, busca la unión directa y consciente con la Inteligencia universal y el Cósmico. Fue quizás Harvey Spencer Lewis, primer Imperator1 de la Antigua y Mística Orden de la Rosa-Cruz, quien definió mejor lo que significa ser místico: «¿Qué caracteriza realmente al místico? ¿En qué es diferente el verdadero místico de los demás seres humanos? ¿Cuál es la esencia del misticismo que lo hace a la vez tan maravilloso y sagrado? ¿No será la armonización con la Divinidad y el Cósmico, que provienen del conocimiento y la capacidad de aplicar y utilizar las leyes de Dios y de la naturaleza de un modo constructivo?» He aquí una pregunta profunda que nos lleva a definir la palabra Dios. Los rosacruces no intentan definir la naturaleza de la Divinidad, porque cada uno debe buscar la respuesta en el fondo mismo de su corazón. Dios es una experiencia totalmente subjetiva, cuya interpretación es por tanto personal. El concepto de Dios refleja la inteligencia, la educación y el medio religioso y social de cada individuo y por este motivo es imposible crear un concepto único de Dios aceptable para todos. La mayoría de los 1"Imperator"es"el"-tulo"tradicional"del"máximo"representante"de"la"Tradición"

Rosacruz"(Nota"del"Editor).

10


Prólogo

rosacruces piensan, sin embargo, que no existe más que un único Dios, eterno, omnipresente, sin ningún atributo limitado, sin ninguna forma o manifestación sensible, y le llaman el «Dios de su corazón». El autor de este libro, Edward Lee, responde a preguntas específicas que le fueron realizadas durante los treinta años que trabajó en la sede de la Gran Logia inglesa para América de la Antigua y Mística Orden de la Rosa-Cruz. Subraya que durante todos estos años, sus «respuestas y comentarios fueron útiles, no solamente a los estudiantes de misticismo, sino también a otras personas que deseaban mejorar su vida en profundidad. Sin embargo, no hay duda alguna que el desarrollo interior es un proceso lento y gradual, que requiere en última instancia muchos esfuerzos para alcanzarlo». Comencemos entonces por estudiar cómo poner en práctica estas leyes y principios místicos en nuestra vida cotidiana. Robin M. THOMPSON

11


Por encima de todo, sĂŠ veraz contigo mismo.


1

¿Quién es Usted?

En mi vida, tengo que complacer a tantas personas y en condiciones tan diferentes que me es difícil conocer la verdadera naturaleza de mi personalidad. Me pregunto a menudo: «¿Quién soy?» Una película de los años cuarenta, «Doble Vida», tenía como intriga un hombre que sus amigos y los críticos consideraban como un buen actor. En esta apasionante película de cine negro, este actor tenía que interpretar al trágico héroe de Shakespeare, Otelo. Se implicó tan profundamente en este papel que comenzó a olvidar la vida que era la suya fuera del teatro, en oposición a la vida de Otelo sobre el escenario. Su atormentada mente confundió las fronteras entre la realidad y la ficción, y acabó perdiendo el control de sí mismo empezando a considerarse Otelo, el enamorado celoso. Enfurecido, una noche cometió un crimen pasional. Sabiendo que el Otelo de Shakespeare se suicida al final del drama, la película Doble Vida termina de una manera trágica. De forma menos dramática, nos ocurre a menudo en nuestra vida cotidiana jugar un «papel» como si fuéramos


Misticismo Práctico

un artista sobre un escenario. Así, podemos empezar una jornada asumiendo el papel de padre. La proseguimos como cualquier persona que se desplaza diariamente al trabajo. Luego nos convertimos en empleado o jefe y si seguimos el curso de la noche, nos transformamos quizás entonces en estudiantes. Durante el fin de semana, podemos practicar un deporte o ser entrenadores, o ser un enamorado. Debido a que cada ser lleva una existencia propia, se puede ver involucrado en función de su propia personalidad en diversos papeles y adoptar una multitud de comportamientos posibles. La convicción y la intensidad con las cuales asumimos estos papeles que nos hemos atribuido depende de nuestra capacidad para cumplirlos. Los motivos por los cuales hacemos eso pueden variar, pero se puede decir con certeza que nos involucramos en estos papeles por varias razones: por necesidad de encontrar sentido a nuestra vida, para encontrar cierta seguridad psicológica y protegernos de lo desconocido, para asegurar un control mental sobre nuestro entorno y, más importante aún, sobre nosotros mismos. Sin embargo, a pesar de nuestra aptitud para adaptarnos a las condiciones sociales, a pesar de nuestra voluntad y de nuestros talentos como actores, un sentimiento irresistible de futilidad nos puede invadir. En los momentos más serenos, como si una embarcación que se hubiera hundido y que emerge de las profundidades, nuestro yo real puede surgir y aparecer. La sociedad puede dictarnos lo que hay que decir cuando hablamos con nuestros hijos y cómo actuar cuando estamos con nuestro cónyuge. El miedo nos frena en nuestro comportamiento en el trabajo, mientras que el deseo de ser aceptado por los demás nos dice lo que deberíamos hacer y pensar cuando estamos con nuestros ami16


¿Quién es Usted?

gos. Si las circunstancias cotidianas de nuestra vida cambian rápidamente, nuestro juego de roles se puede parecer a un artista de teatro que cambia a menudo de traje durante un espectáculo. Por ejemplo, hace unos años me tomé el tiempo de observar a un colega en diferentes situaciones sociales y profesionales. Los cambios de su personalidad, como si fuera un caleidoscopio, eran sorprendentes. Frente a su esposa, era callado y reservado; con sus hijos, grosero y hostil; con sus amigos, un amante de la diversión; frente a su jefe, dócil y servil; con las mujeres, todo un caballero. Sin embargo, un día, en un destello de lucidez, percibí de repente la verdadera naturaleza de esta persona. Eso fue una conmoción para mí. Percibí la soledad y el miedo que emanaban de él. Entendí que no era tan diferente de muchas otras personas, o incluso de mí mismo en aquella época. Sencillamente, jugar un papel era un rasgo más acentuado en él, mientras que este mismo rasgo está más oculto en otros. En estos momentos, cuando descubrimos con humildad lo que somos, nos preguntamos por qué persistimos en vivir una doble vida. Recordemos estas palabras de un escritor que decía: «Era un camaleón y su rara capacidad de reconocer lo que se esperaba de él sólo se podía comparar con su capacidad para convertirse en ello». Podemos estar impactados por el hecho de que, día tras día, año tras año, desempeñamos a menudo un papel de teatro que hemos elegido nosotros mismos. Fingimos, desempeñamos un papel. ¿Por qué? ¿De qué nos escondemos? ¿Cuál es nuestra verdadera personalidad, y cuál es la máscara?

17


Misticismo Práctico

Volvamos con nuestro atormentado actor y con Otelo: Si seguimos su ejemplo y dejamos a la máscara que llevamos tomar el control, entonces inevitablemente el resultado será el sufrimiento. Es decir, si permitimos que nuestros cinco sentidos físicos dicten siempre a nuestro ser interior cómo conducir nuestra vida, entonces quedamos amarrados a este mar a menudo agitado que es la vida. Si nuestro ser exterior no ha establecido un lazo consciente, no ha construido un puente con nuestro ser interior, entonces nuestro barco no tendrá refugio en la tempestad. El valor práctico de un estudio racional del misticismo y del conocimiento de uno mismo no puede por tanto ser sobreestimado. Las enseñanzas místicas auténticas se refieren normalmente a temas como la evolución del alma-personalidad, al perfeccionamiento del carácter, a la mejora del ser en su totalidad, etc. No son por tanto generalidades sino más bien razones fundamentales que justifican la existencia de organizaciones respetables como la Antigua y Mística Orden de la Rosa-Cruz. Todo estudiante sincero en el sendero no solamente desarrolla sus centros psíquicos, volviéndose más intuitivo y alejándose de costumbres inútiles, sino que toma también gradualmente consciencia de su lugar en la vida. Es gratificante saber que estos estudiantes estén construyéndose una filosofía personal de vida, una filosofía que hará de ellos las personas felices y satisfechas que aspiran a ser. Hemos podido observar que las verdaderas enseñanzas místicas no tienen en absoluto el objetivo de conducir a los estudiantes a pensar de una manera uniforme. No se trata de una especie de gigante fábrica mística donde, al final de una cinta transportadora, todos los estudiantes dejan la cadena de montaje de la misma manera. Por el 18


¿Quién es Usted?

contrario, se anima al estudiante serio a pensar de una manera independiente y a poner en práctica lo aprendido. En este capítulo, hemos evocado aquellos que representan, la mayoría inconscientemente, un papel a lo largo de su vida. Aquellos que, conscientemente, actúan así para llegar a dominar psicológicamente una otra persona o para engañar a alguien presentándose bajo una falsa imagen, deben ser clasificados en otra categoría de personas. Consiguiendo favores por medios negativos, hacen realidad el axioma que dice: «Una vez que uno comienza a engañar, teje una tela enmarañada». No hace falta decir que hay personas que practican el engaño como medio de supervivencia personal, como por ejemplo agentes de policía y todos aquellos que actúan para salvar vidas en situaciones peligrosas; así como aquellos que son actores profesionales, artistas, etc. Nuestra observación concierne en primer lugar a aquellos que se esconden bajo máscaras y velos a fin de no enfrentar la verdad acerca de sí mismos y de no ver quiénes son realmente. Por tanto, ¿qué beneficio se puede sacar de ser honesto con uno mismo, de mejorar con valentía y progresivamente su personalidad? Eso nos aporta por un lado, el sentimiento inquebrantable de nuestra identidad personal. Entonces emerge el agradable sentimiento de ser una persona única. Por otra parte, nos sentimos bien con nosotros mismos, y dejamos poco a poco de buscar la confirmación exterior de nuestros amigos o vecinos; nos volvemos, para nosotros mismos, un amigo y un compañero. Un estudiante serio de misticismo vacilará en hacer algo que pueda interferir con el lazo que acaba de estable19


Misticismo Práctico

cer con el ser interior o destruirlo. Se volverá alguien muy positivo, liberado de una multitud de creencias, una de esas personas que parecen estar cómodas en todas las circunstancias. Además, nos sentimos bien en compañía de estas personas que parecen no dar una falsa imagen de ellas mismas buscando impresionar a los demás. Se mueven siempre con la misma gentileza y la misma sinceridad, libres de toda hipocresía, tanto entre los humildes y pobres como entre la gente con fama. Se convierten en un ideal al cual otros seres aspiran. Si en su búsqueda de identidad y despertar interior, busca una pista, recuerde estos versos extraídos de Hamlet: Por encima de todo, Sé veraz contigo mismo. Y entonces, tan inevitablemente como la noche sigue al día, No podrás mentir a nadie.

20


La concentraci贸n es la capacidad de reunir, de enfocar toda nuestra energ铆a mental en un solo punto con una intensa fuerza.


2

La Capacidad de Concentarse

Durante una discusión informal en una reunión rosacruz, en una gran ciudad americana, una mujer preguntó: «¿Qué hay que hacer para realizar con éxito todas los experimentos y ejercicios que están propuestos en las enseñanzas rosacruces y que practicamos en casa?» Es una evidencia decir que una casa debe construirse sobre sólidos pilares. Cuando decidimos afinar y mejorar nuestro temperamento, y cuando desarrollamos el aspecto espiritual de nuestra personalidad, los pilares deberían de ser igualmente sólidos y robustos. Pensamos en condiciones como la aspiración, la sinceridad, el objetivo que uno se fija y la capacidad de concentrarse. Otros ingredientes podrían ser añadidos con razón a esta idea abstracta, pero por el momento, deseamos focalizar nuestra atención únicamente sobre la concentración mística. ¿Qué es la concentración? Es el acto de llevar y dirigir nuestros pensamientos hacia un centro común. Es la capacidad de reunir, enfocar toda nuestra energía mental en un solo punto con una fuerza intensa. A título de ejemplo, para fabricar el sirope de arce, se hace hervir la savia


Misticismo Práctico

para que se concentre. La leche, antes de ser envasada al vacío en una lata de conserva, deber ser concentrada sacando el agua que contiene. De la misma manera, nuestros pensamientos vagabundos pierden su carácter difuso cuando rechazamos todo lo que es externo. De hecho, el termino concentrarse se refiere a algo que no está disperso, algo que está condensado, por tanto de una gran fuerza. Nuestros pensamientos concentrados se vuelven automáticamente una fuerza potente, un gran poder dirigido hacia el bien. Si quiere ver un excelente ejemplo de concentración, vea uno de esos documentales que muestran una leona cazando una cebra. Observe el silencio total, la mirada fija e hipnótica y la manera que el cuerpo del animal se recoge en una masa dinámica hasta el momento en que esa fuerza y esa potencia son súbitamente liberadas en un movimiento de una gran intensidad. He aquí una demonstración de la persecución de una meta en el marco de la naturaleza. Cuando un artista crea una obra, una pintura por ejemplo, entra a menudo en un estado mental en el cual todas sus facultades están absortas en la meta que persigue. El plano superficial de su consciencia, la consciencia objetiva, empieza a recibir impresiones de su ser más profundo, subjetivo, y ciertas ideas sutiles comienzan a fluir. Concentrándose aún más profundamente sobre su obra, el artista entra en un estado espiritual donde la recepción de impresiones subconscientes resulta posible. El subconsciente, debido a que es el nivel de consciencia más profundo, está en contacto con el Cósmico, e ideas e impresiones inspiradas pueden surgir repentinamente. Tales ideas son entonces transformadas en pensamientos e imágenes útiles que pueden integrarse en la obra de arte. A 24


La Capacidad de Concentrarse

menudo, estas personas no tienen consciencia de su entorno y si alguien aparece de repente en el estudio del artista, eso les devuelve bruscamente al nivel consciente. La reacción irritada del artista en este momento puede originar lo que se conoce como «el temperamento del artista». En el ejemplo de la leona citado anteriormente, observamos la manera en que el animal busca y enfoca sus fuerzas físicas y emotivas en un único centro de atención, a fin de alcanzar una única meta. Pasa lo mismo con el artista en el trabajo; vemos aquí una concentración total. Pero en los seres humanos, hay algo más que se añade, que vamos a analizar. Cuando un místico concentra sus pensamientos sobre conceptos más elevados o quizá sobre un ejercicio en particular, entra gradualmente en armonía con la Consciencia Cósmica. Volveré más ampliamente sobre este concepto posteriormente. Hay personas que dicen no tener ninguna dificultad en concentrarse, y quizá no la tengan. Sin embargo, tales personas son rarísimas. Para la mayoría de nosotros, la capacidad de concentración es una facultad difícil de adquirir, y no se puede desarrollar más que por etapas. De igual modo que en las demás formas de arte, existen reglas, líneas conductoras, etapas a franquear y un esfuerzo personal a realizar para poder progresar. Los jóvenes, particularmente los del mundo occidental, al ser muy propensos al entretenimiento rápido e inmediato, están menos dispuestos a disciplinar su mente y a utilizar la creación mental, salvo si tienen un interés personal en tales temas. Eso puede explicar la proliferación actual de seminarios que proponen ayudar a los adultos a desarrollar su mente y su capacidad de concentración, ya que el éxito que concierne al mundo de negocios o del misticismo, depende en gran parte de la capacidad de concentrarse. 25


Misticismo Práctico

En lo que respecta a las reglas a aplicar, ¿qué se puede sugerir a los estudiantes para mejorar su capacidad de concentración? En primer lugar, hay que fijar una meta para la concentración. Cuando hablamos de una meta, queremos decir una única meta. En otros términos, si el espíritu está ocupado por seis o siete ideas y objetivos en conflicto, el periodo de concentración será de muy poco beneficio. Entonces, en este punto, y por utilizar un ejemplo gráfico, debemos hervir el agua de la leche o condensar la savia de arce para preparar el sirope. Nuestros pensamientos deben volverse más intensos y potentes. Si, por ejemplo, queremos hacer un ejercicio y concentrarnos sobre todas las partes de nuestro cuerpo, debemos excluir todas las ideas respecto al trabajo que hemos realizado hoy, o lo que queremos preparar para la comida de mañana, etc. Así como un haz de luz que se orienta y se focaliza sobre un solo lugar, dirigimos nuestros pensamientos sobre una sola parte del cuerpo a la vez e imaginamos la energía y la salud irradiar en esta parte de nuestro cuerpo; sentimos un hormigueo en este lugar y un lento aumento de la energía en nuestro cuerpo, hasta que este último abarca por completo nuestros pensamientos. En secundo lugar, la concentración debe basarse sobre un motivo. El estudiante debe tener una razón no egoísta para querer alcanzar un objetivo por mediación de la concentración; en caso contrario, el resultado final no será satisfactorio. Supongamos, por ejemplo, que desea adquirir una nueva casa. Comienza entonces a concentrarse y a utilizar las técnicas correctas para crear mentalmente este nuevo entorno. Aun así, este proyecto mental de una nueva casa debe integrar, incluir profundamente la idea de que, una vez adquirida, esta casa será utilizada al menos en parte 26


La Capacidad de Concentrarse

para el bienestar de otras personas. Puede prever un entorno amplio en el cual sus niños o quizá sus nietos vendrán a visitarle de vez en cuando. Puede visualizar habitaciones adaptadas para lograr un objetivo satisfactorio. Así, un artista puede sentir la necesidad de tener un ambiente más luminoso, más pacífico y grande para crear la belleza de la cual disfrutarán otras personas. En tercer lugar, y en estrecha correlación con el motivo, encontramos el mérito. Utilizando el término mérito, nos referimos al inmenso flujo y reflujo de la Ley cósmica que impregna todo lo que existe y que vibra en toda la vida. Por ejemplo, es perfectamente posible que no nos convenga tener, por el momento, la casa que visualizamos y sobre la cual nos concentramos de todo corazón y con toda nuestra alma; el Cósmico no cooperará entonces y no aportará la ayuda para la manifestación del deseo tal como lo hemos formulado. Antes de proseguir, tengo que precisar que este principio se aplica muy particularmente a los místicos que quieren sinceramente obrar en armonía con la Consciencia Cósmica. En tales casos, parece que el Cósmico, en vez de ayudar a los estudiantes en sus planes, no les asista en su realización. Los estudiantes pueden estar disgustados por que sus planes no se concretan, pero quizá meses o años más tarde, mirarán hacia atrás y estarán eternamente agradecidos al Cósmico por la no realización de sus planes. Se puede explicar de otra manera el mérito recordando el adagio: «El hombre propone, Dios dispone». Para resumir: debemos disciplinar la mente, esforzándonos en focalizar toda nuestra atención sobre un solo pensamiento. Excluir todo pensamiento que pudiera influir y que sería como un vagabundo, exterior al tema. 27


Misticismo Práctico

Notará que poniendo en práctica esta potente concentración de la mente, será progresivamente más fácil llegar a esta concentración sobre un pensamiento concreto. Además, nuestro deseo de ver nuestra experiencia mística coronada por el éxito debe ser, al menos en una cierta medida, desinteresado. La voluntad de servir a la humanidad debe estar intrínsecamente ligada a nuestro deseo de tener éxito. La etapa final de la concentración mística, es el momento en que la concentración concluye y donde la armonización interior toma el relevo. En otros términos, en este punto el estudiante ha desterrado todos los pensamientos inútiles y trabaja únicamente con un solo objetivo. Su consciencia es clara y él o ella está en una actitud de humildad. En este punto el estudiante debería utilizar la fuerza de la voluntad para expulsar el pensamiento sobre el cual se concentraba y permitir al subconsciente recibir impresiones intuitivas. Hasta ahora, el estudiante se estaba concentrando. Sin embargo, cuando deja de pensar objetivamente y abandona el pensamiento sobre el cual se concentraba, comienza a meditar. En este contexto, la armonización y la meditación son términos similares. Algunas personas entran en este estado de armonía sin haber buscado deliberadamente hacerlo, como en el ejemplo del artista del cual hablábamos anteriormente. En estos momentos, inspiraciones e ideas útiles fluyen a menudo a la consciencia, llevando con ellas una sensación de bienestar y entusiasmo renovado. Tales ideas o impresiones tienen un alcance práctico y son útiles en la vida cotidiana.

28


La Capacidad de Concentrarse

Por lo tanto, y aunque parezca contradictorio, una sesión de concentración mística exitosa incluye finalmente la capacidad de abandonar la concentración con la voluntad de entrar interiormente en un estado meditativo. Por último, en lo que concierne a la utilización de la aptitud rosacruz de concentrarse para ciertas actividades como la transmisión del pensamiento y otros fenómenos similares, la tradición mística auténtica nos da el siguiente consejo: El Cósmico no sostendrá aquellos proyectos formulados con un propósito destructivo, injusto o inmoral. No hay nada de mágico o de inexplicable en ello; es solamente la transmisión buena, pura y honesta del poder del pensamiento, la que requiere la cooperación del Cósmico para ser llevado a un buen final. El Cósmico no le ayudará a realizar algo que pueda perjudicar a alguien o que le provoque algún daño.

29


Los medios que ponemos en acci贸n para resolver nuestros problemas tienen a menudo repercusiones duraderas sobre nuestras vidas y sobre las de nuestro entorno.


3

Resolver un Problema

Las razones por las cuales nos encontramos problemas en nuestras vidas son numerosas: la ausencia de comprensiรณn de una situaciรณn dada; el insuficiente control sobre nuestras emociones; el exceso de atenciรณn focalizada sobre un hecho menor; la subestimaciรณn de un problema mรกs grave, etc. La manera que tratamos nuestros problemas y los medios que ponemos en acciรณn para resolverlos tienen a menudo repercusiones duraderas sobre nuestras vidas y sobre las de nuestro entorno. Se puede decir que un problema es un asunto no resuelto que requiere una soluciรณn, o al menos la toma de una decisiรณn. Es normalmente un tema que requiere una reflexiรณn o una atenciรณn personal en vista de una soluciรณn satisfactoria. Genera habitualmente duda, incertidumbre y a veces miedo. Existen diferentes tipos de problemas, tales como los problemas sociales, los problemas de convivencia o de otro tipo. Destacaremos aquรญ los problemas personales y los medios de resolverlos recurriendo al misticismo como herramienta prรกctica.


Misticismo Práctico

Resolver un problema se ha vuelto un tema fundamental de reflexión que ha sido muy estudiado por los psicólogos y otros analistas del comportamiento humano, como los estudiantes de la Antigua y Mística Orden de la Rosa-Cruz. Globalmente, existen dos grandes vías que permiten resolver un problema: Una actúa por aproximaciones sucesivas; la otra requiere un cierto grado de lo que se puede llamar perspicacia. Las connotaciones místicas de este último método serán desarrolladas más adelante. En el método que se apoya sobre las aproximaciones sucesivas, el individuo avanza esencialmente explorando y manipulando los elementos del problema; se esfuerza por seleccionar las diferentes posibilidades y franquear las etapas que le acercarán al objetivo que se ha fijado. Proceder por aproximaciones sucesivas no es algo necesariamente evidente, como cuando se intenta juntar las piezas de un puzle. Puede ser que usted intente resolver su problema, reflexionando sencillamente sobre el dilema y probando diferentes posibilidades. Puede hacer un esfuerzo intelectual para encontrar una respuesta a su cuestión, o al menos un medio de alcanzar una meta deseada y práctica. Usted quiere que la paz y la armonía reinen respecto al problema particular que tiene en mente. Usted puede decidir recurrir al método utilizado en algunos institutos, particularmente la utilización de diagramas, para ayudarse a ver más claramente la situación en su conjunto. Los diagramas pueden ser utilizados como guías para explorar la estructura global de un problema y para revelar las posibles acciones que podrían estar omitidas por otro lado. En algunos casos, el estudio de un esquema puede ayudarle a entender que la situación problemática que atraviesa es demasiado compleja para ser resuelta inmediatamente. Puede que usted entienda enton34


Resolver un Problema

ces que es necesario tener una aproximación progresiva al problema en vez de enfrentarlo en un solo bloque. Antes de seguir adelante, conviene no olvidar la importancia extrema de identificar el objetivo final. Si su objetivo es vago, demasiado general, o incluso demasiado idealista, corre el riesgo de no conseguir nunca una resolución satisfactoria. Por lo tanto, su meta debe ser realista, suficientemente clara y lo bastante precisa para constituir una base sobre la cual usted pueda avanzar. A menos que no tenga bien examinada su situación en el momento en que comienza su trabajo, las decisiones a tomar pueden no ser evidentes. Su primer paso, por lo tanto, debe ser formular tan claramente como sea posible su objetivo. Le puede incluso parecer necesario consultar, a este nivel, a una o varias personas que estime cualificadas en la materia. Pero la cuestión del objetivo global no debería jamás escapar a nuestra mente. Es interesante tener en cuenta en esta fase, que algunas escuelas subrayan que una parte de su programa hace hincapié en técnicas que permiten resolver un problema. Eso aporta a los niños ciertos métodos y comportamientos que les ayudan a localizar, definir y analizar los problemas que se encuentran en la escuela o en la vida en común. Actividades fuera del programa, tales como las de clubes de estudiantes, sirven para reforzar el arte de aportar una solución a los problemas. Constituyen un marco suplementario que permite a los estudiantes comprender en cierta medida lo que se esperará de ellos más tarde en la vida. Y eso les prepara más plenamente para su futura vida de ciudadanos del mundo. Aquellos que son creativos por naturaleza, deciden a menudo que la mejor solución al problema que tienen en 35


Misticismo Práctico

mente es la de escribir, si el tema es suficientemente inspirador y de interés general, una obra de teatro, una novela o un ensayo que presente y saque a la luz, de una manera realista, un mal social actual. Temas como el racismo, el antisemitismo, la emancipación de las mujeres, la codicia o la corrupción han sido todos tratados con una extrema eficacia por numerosos autores. Las canciones reivindicativas o actos de propaganda estimulan la reflexión y la discusión del público. Aportan un ánimo que reduce, en cierta medida, el peso del problema que atormentaba al autor. En lo que concierne al uso del examen intuitivo de los problemas personales, debemos en primer lugar subrayar que debería tener una comprensión clara de los diversos principios o factores de los que se compone el problema y sobre la solución buscada. Analice entonces lo que requiere el problema; dicho de otra forma, anote cómo los elementos parecen estar estrechamente ligados y busque una regla o un hilo conductor que podría llevarle directamente a la meta. La disciplina mental y una voluntad suave deberían caracterizar su manera de reflexionar, mientras progresa etapa por etapa, según su plan, modificando el mismo si es necesario, avanzando hacia una solución. Pero a menudo ocurre que «encallamos» frente a una posible solución. Incluso después de prestar la más minuciosa y perspicaz atención a un problema, nos sentimos totalmente incapaces de encontrar una salida. En este preciso momento, deberíamos abandonar el problema y confiarlo a un juicio superior. En otros términos, deberíamos transmitirlo al subconsciente para que nos ayude y guíe. Desde luego, no es una cosa fácil de hacer, ya que, como seres humanos, tendemos en querer agarrarnos a los 36


Resolver un Problema

problemas y buscar consejo únicamente en el aspecto racional. Sin embargo, si somos capaces de transmitir de forma adecuada nuestro problema a nuestro yo interior, esta guía hará fluir hacia nuestra consciencia, en un momento dado, quizá en algunas horas, días o incluso semanas, un juicio inspirado respecto a nuestro problema. No tendremos ninguna duda ni vacilación respecto a la información recibida. La solución o el método a utilizar aparecerá totalmente claro. Además, la recepción de este mensaje irá acompañada de emociones elevadas o incluso de entusiasmo. Este conocimiento intuitivo surgirá de repente o se manifestará progresivamente en nuestra consciencia. Es la inteligencia de la Consciencia Cósmica que reside en el corazón de nuestro subconsciente. Cuando esta información útil llega a nuestra consciencia objetiva, se la llama comúnmente un «presentimiento» o una «sensación» intuitiva. Debemos subrayar aquí que el ser interior no nos ayudará a recibir una intuición para resolver un problema hasta que no solicitamos nosotros mismos de forma objetiva la solución de nuestro propio problema. Dicho de otro modo, un trabajo preparatorio, así como un esfuerzo y un deseo sincero, deben preceder a la transferencia del problema al subconsciente a fin de que recoja la intuición apropiada. Así, cuanto más hemos adquirido un buen conocimiento de nuestra situación, cuanto más hemos hecho uso de las técnicas para resolver los problemas tal como lo hemos expuesto anteriormente, tanto más podremos contar con la ayuda que necesitamos del Cósmico. En todo caso y con razón, el estudio completo de la conducta intuitiva no constituye en realidad más que uno 37


Misticismo Práctico

de los aspectos de las enseñanzas místicas auténticas. El conjunto de la naturaleza humana, física, mental y espiritual, debería ser explorado en profundidad durante años de estudio. La naturaleza del Cosmos, la creación mental, el desarrollo de las facultades psíquicas, el fortalecimiento de la voluntad, la mejora del temperamento y de la personalidad, la visualización, la meditación y muchos otros temas, fomentarán el enriquecimiento de la vida del estudiante, teniendo como vocación, este tipo de enseñanza, ser puesta en práctica en la vida cotidiana.

38



Misticismo Práctico