Issuu on Google+


Las Moradas del Alma La concepci贸n c贸smica

Harvey Spencer Lewis Imperator de la Orden de la Rosa-Cruz AMORC*

* Harvey Spencer Lewis fue Imperator de la AMORC, de 1915 a 1939.


AMORC

GRAN LOGIA ESPAÑOLA C/  Flor  de  la  Viola  16  -­  Urb.  «El  Farell». 08140  Caldes  de  Montbui (Barcelona)  -­  ESPAÑA Tlf:  93  865  55  22 Fax:  93  865  55  24

www.amorc.es

COLECCIÓN ROSACRUZ

Las opiniones expresadas en este libro corresponden al pensamiento de su  autor  y  pueden  no  representar  la  postura  oficial  de  la  AMORC.


Esta  obra  ha  sido  publicada  por  la  Gran  Logia  de  Lengua  Española   para  Europa,  África  y  Australasia  de  la  Antigua  y  Mística  Orden  de   la  Rosa-­Cruz,  mundialmente  conocida  bajo  las  siglas  de  «AMORC». Está  reconocida  en  todos  los  países  donde  tiene  libertad  para  ejercer   sus  actividades  como  una  Orden  filosófica,  iniciática  y  tradicional  que   desde  hace  siglos,  perpetúa  bajo  forma  escrita  y  oral,  el  Conocimiento   que  le  han  transmitido  los  sabios  del  antiguo  Egipto,  los  filósofos  de   la  Grecia  antigua,  los  alquimistas,  los  templarios,  los  pensadores  ilu-­ minados  del  Renacimiento  y  los  espiritualistas  más  eminentes  de  la   época  moderna.  También  conocida  bajo  la  denominación  «Orden de la Rosa-Cruz AMORC», no  es  una  religión  ni  constituye  un  movimiento   socio-­político.  Tampoco  es  una  secta. Siguiendo  su  lema  «La mayor tolerancia dentro de la más estricta independencia», la  AMORC  no  impone  ningún  dogma,  sino  que   propone  sus  enseñanzas  a  todos  los  que  se  interesan  por  lo  mejor  que   ofrece  a  la  humanidad  el  misticismo,  la  filosofía,  la  religión,  la  ciencia   y  el  arte,  a  fin  de  que  pueda  alcanzar  su  reintegración  física,  mental   y  espiritual.  Entre  todas  las  organizaciones  filosóficas  y  místicas,  es   la  única  que  tiene  derecho  a  utilizar  la  Rosa-­Cruz  como  símbolo.  En   este   símbolo,   que   no   tiene   ninguna   connotación   religiosa,   la   cruz   representa  el  cuerpo  del  hombre  y  la  rosa,  su  alma  que  evoluciona  al   contacto  con  el  mundo  terrenal. Si  desea  obtener  información  más  concreta  sobre  la  tradición,  la   historia  y  las  enseñanzas  de  la  AMORC  puede  escribir  a  la  siguiente   dirección  y  solicitar  el  envío  del  folleto  titulado  «El Dominio de la Vida». Antigua  y  Mística  Orden  de  la  Rosa-­Cruz C/  Flor  de  la  Viola  16  -­  Urb.  «El  Farell» 08140  Caldes  de  Montbui (Barcelona)


COLECCIÓN  ROSACRUZ   GRAN  LOGIA  ESPAÑOLA

Apdo.  de  Correos  199 08140  Caldes  de  Montbui  (Barcelona) Tlf:  93  865  55  22   Fax:  93  865  55  24 www.edicionesrosacruces.es

Traducción  al  castellano:  Pedro  José  Aguado  Sáiz

ISBN:  84-­7627-­089-­5

Depósito  legal: Impresión:  Publidisa Edición  1998 ©  de  la  Orden  Rosacruz  AMORC

No  está  permitida  la  reproducción  total  o  parcial  de  este  libro  ni  su   tratamiento   informático   ni   la   transmisión   de   ninguna   forma   o   por   cual  quier   medio,   ya   sea   electrónico,   mecánico,   por   fotocopia,   por   registro  u  otros  métodos,  sin  el  permiso  previo  y  por  escrito  de  los   titulares  del  Copyright.


Dedicatoria

«Al valor y a la franqueza de H. F. que, con su amplia visión de las cosas, su simpatía hacia la humanidad y sus constantes proyectos para el futuro, ha manifestado, muchas veces y de una forma tan convincente, su creencia en la reencarnación y ha demostrado su fe completa en los principios de esta doctrina Le dedico este libro con el deseo de que las considerables realizaciones de este gran industrial no dejen de recibir las bendiciones justas y merecidas de lo Cósmico» Harvey Spencer Lewis


Harvey  Spencer  Lewis  (1883-­1939)


Prefacio

Esta   obra   la   escribió   Harvey   Spencer   Lewis,   Imperator   de   AMORC  de  1915  a  1939.  Nació  en  Frenchtown,  New  Jer  sey,  el  25   de  Noviembre  de  1883.  De  origen  galés  y  padres  metodistas,  recibió   una  educación  excelente.  Desde  peque  ño  tuvo  experiencias  místicas   que  dejaban  entrever  un  des  tino  excepcional.  Fue  presidente  durante   varios  años  del  Ins  tituto  de  Investigaciones  Psíquicas  de  Nueva  York,   estando  considerado  como  una  autoridad  en  la  materia.  A  su  debido   tiempo,  y  de  acuerdo  con  ciertos  decretos  cósmicos,  los  res  ponsables   europeos  de  la  Orden  de  la  Rosa-­Cruz  se  pusie  ron  en  contacto  con  él.   Cuando  confirmaron  su  integridad  y  sus  conocimientos  en  filosofía  y   esoterismo,  fue  iniciado  en  Toulouse  en  1909  y  recibió  oficialmente   la  misión  de  des  pertar  la  Orden  en  Estados  Unidos  y  sentar  las  bases   de  su  segundo  ciclo  de  actividad  en  este  país. A  pesar  de  los  obstáculos  y  la  oposición  de  varios  detrac  tores,  llevó   a  buen  fin  esta  misión  y,  siguiendo  las  instruc  ciones  que  le  habían   dado  los  Rosacruces  de  Francia,  perpe  tuó  por  escrito  las  enseñanzas   rosacruces.  Dio  a  conocer  oficialmente  las  bases  tradicionales  y  au-­ ténticas  de  la  Or  den  bajo  el  nombre  de  Antigua  y  Mística  Orden  de  la   Rosa-­Cruz.  Bajo  esta  denominación,  debidamente  certificada  en  1934   por  la  Federación  Universal  de  las  Ordenes  y  Socieda  des  Iniciáticas,   se  ha  conocido  siempre  en  todos  los  países  en  los  que  puede  ejercer   sus   actividades   filosóficas   y   místi  cas.   Tras   haber   consagrado   toda   su   existencia   al   servicio   de   la   Rosa-­Cruz   como   Imperator,   Harvey   Spencer  Lewis  alcan  zó  su  más  alta  iniciación  el  2  de  agosto  de  1939   en  San  José,  California


Índice

Introducción ......................................................................................................................................17 Capítulo I Voy a preparar vuestra morada ...................................................................................21 Capítulo II ¿Por qué estamos aquí? .........................................................................................................27 Capítulo III Las viejas creencias....................................................................................................................33 Capítulo IV En busca de la verdad .............................................................................................................41 Capítulo V La concepción cósmica del alma .................................................................................45 Capítulo VI La personalidad del alma ...................................................................................................55 Capítulo VII ¿Sobrevive la personalidad a la transición? ...................................................61 Capítulo VIII La herencia y la ley de compensación ..................................................................69


Capítulo IX El karma y la evolución personal................................................................................77 Capítulo X La mezcla de personalidades...........................................................................................87 Capítulo XI El punto de vista religioso y bíblico .........................................................................95 Capítulo XII Algunas citas bíblicas..........................................................................................................105 Capítulo XIII El Alma Universal y los ciclos de encarnación..........................................115 Capítulo XIV Entre dos encarnaciones ....................................................................................................131 Capítulo XV Las personalidades múltiples y secundarias................................................143 Capítulo XVI Las almas de los animales y las almas no encarnadas ........................151 Capítulo XVII Los recuerdos del pasado..................................................................................................159 Capítulo XVIII El miedo a la muerte ..............................................................................................................171 Capítulo XIX Respuestas a algunas preguntas ...............................................................................175


Introducción

El  interés  creciente  que  muestra  el  mundo  occidental  por  las   religiones,  el  misticismo  y  la  filosofía  en  general  ha  he  cho  que   muchos   pensadores   se   interesen   seriamente   por   la   antigua   y   lógica  doctrina  de  la  reencarnación.  El  objetivo  de  este  libro  es   dar  una  explicación  comprensible  y  racional  de  esta  doctrina. En   las   librerías   del   mundo   occidental   podemos   encontrar   innumerables   folletos   y   fascículos   que   tratan   el   tema   de   la   reencarnación,  pero,  en  la  mayoría  de  los  casos,  estos  libros  se   han  escrito  y  publicado  cuando  el  autor  estaba  todavía  bajo  la   influencia  de  alguna  religión  mística  antigua.  Por  tan  to,  la  ma-­ yoría  están  llenos  de  términos  filosóficos  y  conceptos  extraños   que  hacen  que  los  principios  fundamentales  de  la  reencarnación   sean  tan  difíciles  de  entender  como  de  acep  tar.  Quizá  sea  ésta   la  causa  de  que  muchos  discípulos  fer  vientes  de  las  religiones   judía  y  cristiana  actuales  se  nie  guen  a  admitir  estos  principios.   Sin  embargo,  todavía  no  he  encontrado  una  persona  sincera  que,   si  ha  tenido  la  suerte  de  conocer  una  presentación  completa  de   la  verdadera  doc  trina  de  la  reencarnación,  se  haya  negado  a  ad-­ mitir  que  es  razonable  y  lógica.  Pensando  en  esto,  he  preparado   los  capí  tulos  de  este  libro,  en  distintas  épocas,  según  lo  que  la   ins  piración  me  empujaba  a  escribir.


Para  refutar  cualquier  argumento  que  niegue  la  verdad  y  la   lógica  de  la  doctrina  de  la  reencarnación  podemos  decir:  esta-­ mos  aquí,  en  la  Tierra,  para  pasar  unas  pruebas,  tener  ciertas   experiencias,  aprender  unas  lecciones  y  asimilarlas.  Aceptemos   o  no  esta  doctrina,  seguiremos  viviendo  según  unas  leyes,  unos   principios  y  un  orden  de  la  naturaleza  de  terminados,  y,  cuando   llegue  el  final,  habrá  acabado  este  periodo  de  vida  en  la  Tierra   y,  por  la  transición  o  muerte,  conoceremos  lo  que  nos  espera   después  de  la  vida.   Cual  quiera  que  sea  nuestra  creencia  sobre  esta  doctrina,  no   cam  biaremos  ningún  principio  ni  afectaremos  en  nada  a  sus  le-­ yes.  El  resultado,  tanto  si  es  nuestra  creencia  como  si  es  nuestro   escepticismo,  se  manifestará  en  nuestra  vida,  en  fun  ción  de  la   forma  en  que  la  llevemos  aquí  abajo  y  de  nuestra  voluntad  para   prepararnos  para  la  gran  marcha,  cuando  lle  gue  el  momento. Sabiendo   que,   si   se   comprenden   mejor   las   pruebas   y   los   problemas  de  la  vida  y  si  no  se  teme  lo  que  llaman  la  «muer  te»,   aceptar  esta  doctrina  dará  más  felicidad  a  mis  lectores,  como   ya   ha   sucedido   con   otros   millones,   termino   este   ma  nuscrito   esperando  que  muchos  encuentren  la  luz,  la  vida  y  el  amor.

H.  Spencer  Lewis Templo  de  Alden San  José,  California 15  de  septiembre  de  1930


Las Moradas del Alma La  concepción  cósmica


Capítulo I

Voy a preparar vuestra morada

21

Capítulo I Voy  a  preparar  vuestra  morada

¡Un  golpe  en  la  piedra...  y  saltó  la  chispa!  ¡Otro  golpe...  y   otra  chispa!  ¡Un  tercer  golpe...  y  se  encendió  una  llama  por  la   hierva  seca  y  de  esta  llama  nació  una  luz!  Quemó  las  briznas  de   la  maleza  y  produjo  fuego,  y  este  fuego  se  activó  y  se  alimentó   hasta  crecer  en  fuerza  e  intensidad.  Ardiendo  sobre  losas  de  pie-­ dra  y  con  poca  protección,  se  convirtió  rápidamente  en  un  hogar   de  calor  y  luz  que  irradiaba  sus  vibraciones  en  la  oscuridad  de   la  choza  construida  con  madera  y  barro. Alegrándose  por  este  nuevo  y  maravilloso  complemento  que   se  añadía  a  su  tosca  vivienda,  el  hombre  y  la  mujer,  esa  pareja   primitiva,  se  sentaron  por  primera  vez  en  el  suelo  cubierto  de   cortezas,  junto  al  fuego,  y  contemplaron  todos  los  rincones  de  su   morada  vagamente  iluminada  que,  llegada  la  noche,  se  convirtió   para  ellos  en  un  cobijo  agradable.  No  hacía  tanto  tiempo  que   este  hombre  y  esta  mujer  se  habían  aventurado  a  salir  del  refugio   que  tenían  en  las  ramas  de  un  árbol,  donde  vivían  seguros,  para   construir  y  ocupar  este  abrigo  que  había  planificado  su  espíritu   en  vías  de  evolución.  Pensando  en  la  posibilidad  de  tener  un   espacio  más  amplio  que  el  que  les  ofrecía  el  árbol,  además  de   un  descanso  seguro  durante  la  noche  y  una  protección  contra  los   animales  de  presa,  habían  construido  su  primer  hogar,  la  primera   casa,  el  primer  castillo  jamás  conocido  por  el  hombre. Al  ponerse  el  sol,  llegaba  todas  las  tardes  la  oscuridad  y  el   fresco  de  la  noche.  Las  largas  horas  de  silencio,  al  que  se  aña-­


22 H. S. Lewis

Las Moradas del Alma

día  la  imposibilidad  de  ver  ni  de  hacer  nada  desde  el  anochecer   hasta  el  alba,  daban  más  melancolía  y  aburrimiento  a  su  vida   monótona.  Evidentemente,  al  disponer  de  un  cierre  más  perfecto   y  una  protección  mejor  contra  los  vientos  y  las  tempestades,  esta   morada  tan  simple  resultaba  con  mucho  superior  a  la  que  tenían   en  los  árboles,  hasta  tal  punto  que  llegaron  a  tener  una  sensa-­ ción  de  dominio,  de  control  de  los  elementos  y  de  las  criaturas   de   la   tierra,   que   hizo   que   nacie  sen   nuevas   aspiraciones   en   el   espíritu  y  en  el  corazón  de  es  tos  seres  que  los  demás  primitivos   consideraban  como  más  favorecidos.  Hasta  entonces,  la  noche   no  les  había  propor  cionado  nada  más  que  un  placer,  una  rica   recompensa  tras  los  duros  trabajos  del  día:  dormir  y  soñar.  La   ociosidad  a  que  se  veían  obligados  por  la  oscuridad  de  las  largas   horas  de  la  noche,  cuando  el  espíritu,  extrañamente  despierto,   les  abría  un  campo  ilimitado  de  especulaciones,  había  sido  para   ellos  el  terror  de  cada  día.  La  vida  debía  ofrecer  sin  duda  otros   atractivos,  aunque  la  luz  del  sol  y  las  sombras  de  la  noche  no   dejasen  entrever  ninguna  respuesta  a  este  misterio. ¡Después  vino  el  descubrimiento  de  la  chispa,  de  la  luz,  de   la  llama,  del  fuego  y  del  calor!  La  vida  del  hombre  primiti  vo   cambió  en  un  instante.  Se  podía  disipar  la  oscuridad  y  el  hombre   aprendió  a  protegerse  del  aire  frío  del  crepúsculo  y  de  la  brisa   del  amanecer,  a  hacer  los  metales  más  maleables  y  a  preparar   la  comida  para  que  ganase  en  sabor.  Pero  fue,  no  obstante,  la   luz  la  que  produjo  el  mayor  cambio.  ¡Luz  en  la  noche!  La  luz   rompía  la  monotonía  de  los  hogares  más  som  bríos.  ¡La  luz,  el   calor  alrededor  del  hogar!  ¡Un  hogar  lleno  de  comodidad!  ¡Un   lugar  en  el  que  las  largas  horas  de  silencio  de  la  noche  se  podían   emplear  con  provecho,  dentro  de  cier  ta  comodidad,  dando  paso  a   la  conversación  y  a  los  prime  ros  rudimentos  del  estudio!  A  partir   de  entonces,  la  caída  del  día  se  esperaba  con  alegría  durante  las   horas  de  trabajo.  Cuando  la  puesta  del  sol  daba  fin  a  la  caza  y  a   los  trabajos  del  campo,  cuando  el  cuerpo  cansado  reclamaba  su   descan  so,  le  quedaban  al  hombre  las  horas  felices  de  la  velada,   para  relajarse  y  disfrutar  de  este  nuevo  placer  que  le  daban  la   luz  y  el  calor  del  hogar.  Al  contemplar  los  destellos  rojizos  de   este  fuego  benefactor,  se  quedaba  entusiasmado,  concen  trándose   en   las   formas   fantásticas   y   en   el   extraño   movimien  to   de   las   llamas.


Capítulo I

Voy a preparar vuestra morada

23

Las  maravillas  de  la  fuerza  y  las  posibilidades  de  la  natu  raleza   intrigaban  la  imaginación  y  activaban  las  facultades  especula-­ tivas  de  la  consciencia  receptiva  del  hombre  primi  tivo.  Allí,  la   meditación  era  la  escuela  y  los  misterios  de  la  vida,  el  maestro   que  planteaba  las  preguntas  y  obtenía  las  respuestas  de  las  im-­ presiones  y  de  la  intuición  de  cada  pen  samiento.  A  esta  capilla   ardiente  vinieron  otros  más  a  apor  tar  sus  preguntas,  sus  sueños,   sus   problemas   y   su   necesi  dad   de   luz,   de   más   luz   todavía.   El   hogar  se  convirtió  en  el  centro  del  templo  de  los  misterios  y  el   atrio,  en  el  altar  del  culto  del  hombre  primitivo,  mientras  que  sus   pensamientos  se  dirigían  hacia  la  naturaleza  y  sus  maravillas. Fue   la   primera   vez   que   los   hombres   dirigieron   sus   pensa-­ mientos   hacia   la   posibilidad   de   que   existiese   un   poder   om-­ nipotente  que  rigiese  las  fuerzas  del  universo  y  prodigase  los   beneficios   de   la   vida.   Fue   la   primera   vez   que   los   hom  bres   primitivos  elevaron  sus  espíritus  por  encima  de  ellos  mismos,   hacia  lo  que  debía  ser  más  grande  que  lo  más  gran  de  que  tenían   por  encima,  y  fue  también  la  primera  vez  que  se  interesaron  por   las  moradas  del  alma,  más  extensas  que  las  del  cuerpo  o  que  las   que  acababan  de  construir  con  ma  dera  y  barro.  Se  les  llamaba   paganos porque  adoraban  las  fuerzas  naturales  que  había  delante   del  atrio.  Rebuscaban  moradas,  porque  encontraban  una  protec-­ ción,  calor,  como  didad  y  el  pasatiempo  de  reflexionar  y  soñar.   Rebuscaron  y  encontraron  por  fin  las  moradas  del  alma  en  un   impulso  de  su  consciencia  y  en  la  unión  de  sus  pensamientos  en   una  concepción  perfecta  de  un  reino  celeste. Sin  embargo,  había  siempre  en  ellos  una  necesidad  de  sa  ber  y   el deseo de obtener respuestas a todos estos problemas misterio-­ sos: ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Estas  fueron  las  preguntas  que  se  hicieron  los   hombres  ante  al  primer  hogar  y  que  todavía  nos  hacemos  noso-­ tros  hoy  día,  con  la  misma  sinceridad  y  con  una  necesidad  cada   vez  mayor  de  explicaciones  claras  y  comprensibles.  ¿Tenemos   que  cumplir,  como  individuos,  una  misión  definida?  ¿Es  cada   criatura  humana  una  entidad,  una  individualidad  conocida  por   la  inteligencia  infinita  y  consi  derada  por  ella  como  un  elemento   importante  en  el  orden  universal  de  la  naturaleza?  ¿Después  de   todo,  esta  perma  nencia  en  la  Tierra  no  es  otra  cosa  más  que  el  


24 H. S. Lewis

Las Moradas del Alma

escenario  en  que  se  representa  este  drama  pasajero,  en  el  que   nos  hemos  metido  voluntariamente?  ¿Se  ha  cumplido  nuestro   trabajo  en  la  Tierra  cuando  se  ha  terminado  este  papel? Los  textos  sagrados  de  todas  las  religiones  no  hablan  más  que   de  una  Tierra,  de  un  globo,  de  un  lugar  en  el  inmenso  universo,   donde  el  hombre  fue  creado  y  existe  a  imagen  de  su  Dios  creador.   Por  otra  parte,  la  ciencia  se  ocupa  activa  mente  de  superar  los   límites  de  sus  descubrimientos,  dando  a  entender,  en  las  revela-­ ciones  que  puede  aportar  en  cada  momento  sobre  la  existencia   de   otros   planetas,   dónde   po  dría   manifestarse   la   vida   humana   y  dónde  podrían  habitar  otras  criaturas  que  difieren  muy  poco   de  nuestra  especie.  Las  Escrituras  Santas  de  todos  los  tiempos   y  de  todos  los  cultos  hablan  de  los  grandes  Avatares  y  de  los   mensajeros  del  Mesías,  del  Dios  de  dioses,  venidos  a  la  tierra   para  sal  var  al  género  humano.  ¿No  hay  redención  ni  salvación   para  las  criaturas  de  otros  planetas,  o  es  que  no  tienen  alma  ni   personalidad  divina  digna  de  la  consideración  infinita?  Esta  per-­ sonalidad  o  individualidad,  que  nosotros  procuramos  construir   con  idealismo  y  con  la  supresión  de  característi  cas  indeseables,   ¿es  simplemente  una  creación  temporal  o  imaginaria  de  nuestra   mente? A  lo  largo  de  los  tiempos  ha  llegado  hasta  nosotros  el  gri  to   angustiado  de  la  humanidad  que  reclamaba  la  luz,  cada  vez  más   luz.  Alrededor  de  nosotros  ha  cambiado  todo  y  nada  parece  per-­ manente.  La  montañas  se  derrumban,  los  ríos  se  secan,  las  islas   se  sumergen  y  se  forman  nuevos  mares.  Las  grandes  cadenas,   con   toda   su   majestad,   no   pueden   resistir   el   paso   del   tiempo,   el  cambio,  la  muerte.  El  hombre  sigue  su  ca  mino,  atraviesa  el   límite  entre  lo  conocido  y  lo  desconocido  y  parece  que  acaba   su  existencia  en  un  abrir  y  cerrar  de  ojos.  ¿Hay  en  el  hombre  o   en  la  naturaleza  algún  componente  que  sea  inmortal,  inmutable,   permanente  y  continuo?  ¿Tiene  el  hombre  una  supervivencia  que   supere  el  simple  recuerdo  de  las  personalidades  que  existen  ahora   bajo  forma  humana?  ¿Ser  virá  la  muerte  del  cuerpo  o  el  cambio   de  su  forma  para  liberar  algo  intangible  o  invisible  que  supere  en   duración  y  en  gran  deza  a  los  monumentos  erigidos  en  memoria   de  los  grandes  hombres  y  rompa  los  límites  del  tiempo  y  el  es-­ pacio,  alcan  zando  así  la  incorruptibilidad  y  la  inmortalidad?  Si  


Capítulo I

Voy a preparar vuestra morada

25

el  cuerpo  es  la  morada  del  alma  y  si  ha  bajado  a  la  Tierra  el  gran   mensa  jero  de  Dios  para  preparar  otras  moradas  para  este  alma,   ¿hay  otras  que  puedan  ser  conquistadas  y  por  qué  medio? La  esperanza  y  la  fuerza  inspiradora,  que  han  permitido  al   hombre  afrontar  tremendos  obstáculos,  le  han  hecho  pensar  que   algún  día  podría  verse  liberado  de  los  despojos  mortales  que  lo   encadenan a esta Tierra y elevarse a una vida de bondad y feli-­ cidad  eternas.  Si  son  verdaderas  las  religiones  que  han  inspirado   al  hombre  y  si  la  mayor  alegría  de  su  vida  no  se  encuentra  más   que  en  la  existencia  espiritual  de  su  alma,  en  un  reino  que  está   más  allá  de  la  Tierra,  ¿por  qué  se  encuentra  el  alma  de  millones   de  personas  aprisionada  aquí  abajo  para  sufrir  y  no  conocer  nada   más  que  los  tormentos,  la  tristeza  y  la  lucha?  ¿Para  qué  sirve  la   encarnación  del  alma  aquí  abajo  y  qué  finalidad  tiene?  Si  toda   alma  procede  de  un  reino  de  feli  cidad,  de  consciencia  espiritual   sublime,  y  debe  volver  a  ese  mismo  estado  para  disfrutar  de  su   prerrogativa  divina,  ¿por  qué  ha  sido  enviada  desde  un  lugar   tan  transcendente  para  permanecer  en  la  corrupción,  el  error,  el   dolor  y  la  incom  prensión? Estas  son  las  preguntas  que  se  hacen  millones  de  perso  nas   hoy  día  y  que  exigen  respuestas  más  completas,  mas  satisfac-­ torias,  más  racionales  que  las  que  se  han  dado  en  el  pasado.  El   solo  hecho  de  dirigir  nuestra  atención  hacia  el  culto  de  Dios  y   de  apasionarnos  con  la  creencia  de  que  Él  es  todo  amor,  todo   misericordia,  todo  ternura  y  todo  justicia  no  nos  da  respuesta  a   estas  preguntas,  sino  que  complica  aún  más  el  misterio  de  nues-­ tra  existencia.  Aunque  admita  mos  que  un  Dios  todopoderoso,   todo  sabiduría,  todo  cle  mencia  y  todo  amor  nos  haya  creado  a   su  imagen  y  semejan  za  y  haya  insuflado  en  nuestro  cuerpo  una   parte  de  Su  consciencia  divina  para  sufrir  y  soportar  aquí  abajo   la  prue  ba  de  experiencias  desconocidas  e  inesperadas,  se  sigue   manteniendo   la   pregunta:   ¿Por qué estamos en esta Tierra y cómo  se  manifiestan  la  justicia  y  el  amor  en  este  plano?


Capítulo II

¿Por qué estamos aquí?

27

Capítulo II ¿Por  qué  estamos  aquí?

A  los  que  dicen  que  no  creen  en  la  doctrina  del  retorno  a  la   vida  o  de  la  inmortalidad,  les   preguntaría  simplemente:  ¿qué es exactamente lo que saben de esta doctrina? Durante veinte años  he  dado  conferencias  y  he  escrito  obras  sobre  temas  rela-­ cionados  con  los  principios  espirituales  y  cósmi  cos,  he  conocido   miles  de  personas  que  se  negaban  a  creer  en  algunas  doctrinas   y   que   se   resisten   a   admitir   no   sólo   que   no   las   comprendían,   sino  también  que  no  habían  intentado  nunca  profundizar  en  su   conocimiento.  Está  claro  que  es  difícil  admitir  una  doctrina  que   no  se  comprende;;  pero  es  todavía  más  difícil  si  esta  doctrina  se   nos  ha  presentado  bajo  una  luz  falsa.  Es  una  tendencia  humana   que  no  tiene  nada  de  nueva,  ya  que,  desde  los  tiempos  de  Jesús   y  a  lo  largo  de  los  siglos  anteriores  a  las  revelaciones  de  nuevos   principios  que  él  ha  hecho,  los  humanos  han  rechazado  muchas   doctrinas  que  no  comprendían. Ningún   hombre   podría   enorgullecerse   de   haber   rechaza  do   o  abandonado  una  idea,  una  ley  o  un  principio  que  no  ha  com-­ prendido  o  que  no  se  ha  tomado  la  molestia  de  estudiar  lo  sufi-­ ciente  para  comprenderlo,  ya  que  equivaldría  a  dar  pruebas  de   intolerancia,  sectarismo  o  ignorancia.  El  que  se  ría  de  las  ideas  o   de  los  principios  nuevos  puede  estar  de  acuerdo  con  la  mayoría   de  la  gente,  con  la  opinión  pública,  pero  mañana  dejará  de  reír,   cuando  esa  misma  mayoría  re  conozca  públicamente  que  lo  que   consideraba  ridículo  era  racional,  estaba  basado  en  la  verdad  y,   por  consiguiente,  era  perfectamente  admisible.  Después  de  todo,  


28 H.S.Lewis

Las Moradas del Alma

¿qué  hay  en  la  doctrina  de  la  reencarnación  que  no  pueda  aceptar   una  per  sona  profundamente  religiosa  y  practicante  o  incluso  un   es  píritu   rigurosamente   científico?   Reconozco   que,   en   la   idea   que  tiene  la  gente  sobre  la  reencarnación,  hay  algunas  cosas  tan   absurdas  y  tergiversadas  que  cualquier  persona  sensata  pensaría   que  se  duda  de  su  inteligencia  si  se  pretende  que  las  acepte;;  pero,   si  tenemos  en  cuenta  que  este  principio  o  doctrina  lo  han  admiti-­ do  a  lo  largo  de  los  siglos  las  tres  cuar  tas  partes  de  las  personas   más  cultas  e  inteligentes  y  de  los  espíritus  más  esclarecidos  del   mundo  científico  o  religioso,  de  beríamos  sentirnos  inclinados   a  concederle  alguna  conside  ración  y  a  averiguar  si  tiene  algún   principio  de  verdad  o  de  verosimilitud.  Esto  sería  hacer  justicia   a  esta  doctrina,  sin  dejar  de  ser  fieles  a  nosotros  mismos. Durante  el  siglo  pasado,  la  experiencia  nos  ha  demostra  do  que   la  opinión  general  sobre  una  doctrina  o  cualquier  otra  idea  puede   ser  completamente  falsa.  Efectivamente,  en  muchos  casos  de  una   importancia   particular,   ha   quedado   demostrado   que   personas   preclaras   y   comentaristas   erudi  tos   interpretaban   mal   algunos   principios  y,  por  esa  razón,  deformaban  nuestra  opinión.  Hemos   podido  darnos  cuenta,  en  nuestro  mundo  occidental,  de  que  no   podíamos  basar  nuestras  propias  convicciones  en  algunas  críticas   generali  zadas,  sin  correr  algún  riesgo.  Todo  esto  se  confirma  de   un  modo  especial  en  lo  que  se  refiere  al  tema  de  la  reencarna-­ ción.  Hemos  podido  leer,  en  columnas  reservadas  a  preguntas y respuestas de  uno  de  los  principales  diarios  america  nos,  que  un   pastor  muy  conocido  en  Estados  Unidos,  que  dedica  su  tiempo   a  contestar  preguntas  de  temas  religiosos,  había  declarado  que,   tal   como   él   entendía   esta   doctrina,   un   hombre   podía   renacer   bajo  la  forma  de  un  gato,  de  un  perro  o  de  cualquier  ser  inferior   al  hombre  en  el  reino  animal.  Al  leer  esto,  nos  damos  cuenta  de   la  injusticia  tan  grande  que  se  hace  con  una  ley  de  la  naturaleza   tan  bella  y  tan  impor  tante,  injusticia  que  se  debe  a  una  burda   ignorancia  o  a  una  interpretación  falseada  deliberadamente.  Y,   si  este  docto  personaje  no  tiene  una  idea  mejor  de  los  principios   reales  de  la  reencarnación,  no  debemos  sorprendernos  si  mentes   menos  preparadas  y  miles  de  personas,  que  no  tienen  nin  gún   acceso  a  las  primeras  fuentes  de  información,  tengan  ideas  falsas   sobre  estos  mismos  principios.


Capítulo II

¿Por qué estamos aquí?

29

El  punto  más  importante,  que  todo  buscador  debe  tener  pre-­ sente,  es  que  esta  doctrina,  esta  ley  de  la  reencarnación,  no  es  una   creencia  ni  una  ley  de  origen  religioso,  sino  una  ley  relacionada   con  la  evolución  y  la  aplicación  de  los  prin  cipios  naturales,  al   margen  de  toda  relación  de  estos  princi  pios  con  la  revelación  de   Dios  y  de  Su  todopoderosa  inteli  gencia.  Dicho  de  otro  modo,  las   leyes  que  se  refieren  a  la  reencarnación  no  tienen  un  fondo  más   religioso  que  las  que  se  refieren  a  la  concepción,  el  crecimiento   del  embrión  o  el  nacimiento  de  un  cuerpo.  Las  leyes  divinas,   lo   mismo   que   las   naturales,   actúan   indiscutiblemente   en   este   proceso  sor  prendente  de  la  reproducción  de  la  raza  humana  y   a  nadie  se  le  ocurriría  clasificar  el  estudio  de  la  embriología,   que   pertenece   al   campo   científico,   como   una   creencia   o   una   doc  trina  religiosa.  Del  mismo  modo,  nadie  situará  el  estudio  de   las  enfermedades,  de  la  desintegración  del  cuerpo  humano  y  de   su  transformación  final,  en  la  categoría  de  estudios  re  ligiosos  o   teológicos,  aunque  se  relacione  con  principios  di  vinos. Además,  si  se  estudia  con  atención  y  en  profundidad  la  doctri-­ na  de  la  reencarnación,  nos  revela  que  no  hay  en  sus  verdaderos   principios  ninguna  contradicción  con  los  pun  tos  esenciales  del   dogma  de  las  religiones  establecidas  y  re  conocidas  desde  hace   mucho  tiempo. Efectivamente,  presentada  bajo  su  verdadera  luz,  no  es  en   absoluto  incompatible  con  los  principios  de  una  teoría  sensata   y  sé  que  algunos  cristianos  se  asombrarán  si  les  afir  mo  que  en  la   verdadera  doctrina  de  la  reencarnación  no  hay  nada  que  vaya  en   contra  de  los  principios  cristianos  funda  mentales,  tal  como  los   reveló  y  enseñó  el  Maestro  Jesús.  La  lectura  de  los  capítulos  que   vienen  a  continuación  demos  trará  que  es  así  y  es  un  dato  a  tener   en  cuenta  que,  en  el  mundo  occidental,  los  cristianos  encuentran,   en  una  com  prensión  justa  de  la  doctrina  de  la  reencarnación,  más   satis  facción  que  las  personas  de  otras  confesiones.  La  razón  que-­ dará  bien  clara  al  leer  este  libro;;  pero,  repito,  algunas  ideas  muy   difundidas  adjudicadas  a  este  tema  y  ciertas  fantasías  ridículas   que  se  le  atribuyen  son  incompatibles  no  sólo  con  la  teología  y   la  doctrina  cristianas,  sino  con  cualquier  reli  gión  auténtica. Una  de  las  críticas  más  frecuentes  sobre  la  reencarnación,  


30 H.S.Lewis

Las Moradas del Alma

que  la  hacen  generalmente  los  que  la  conocen  por  encima,  es   que  les  resulta  extraño  que  Dios  exija  al  alma  humana  que  pase   repetidas   veces   por   varias   experiencias   en   esta   Tierra.   Estas   personas  suelen  afirmar  que  no  comprenden  por  qué  no  pueden   seguir  las  almas  humanas  su  existencia  sin  recu  rrir  a  una  encar-­ nación,  en  un  cuerpo  físico,  en  esta  Tierra.  Este  razonamiento   se  presenta  generalmente  como  el  argu  mento  conclusivo  y  final   de  la  discusión.  Sin  embargo,  es  fundamentalmente  erróneo  y   no  se  basa  en  premisas  racio  nales.  En  realidad,  la  doctrina  de   la  reencarnación  no  parte  de  la  hipótesis  o  de  la  teoría  de  que   el   hombre   debe   encar  narse   en   un   cuerpo   físico   y   pasar   unas   experiencias  terre  nales.  Se  deduce  del  hecho  de  que  el  hombre   ha  tomado  un  cuerpo  de  carne,  está  aquí  y  tiene  que  sufrir  unas   pruebas   terrenales.   Como   estos   dos   hechos   admirables   están   esta  blecidos  por  nuestra  propia  existencia  y  no  tienen  nada  que   ver  con  la  especulación  abstracta  ni  son  simples  hipótesis,  te-­ nemos  que  empezar  por  admitir  que  el  hombre  está  en  la  Tierra   y  que  vive  en  un  cuerpo,  con  lo  que  sólo  nos  queda  responder  a   la  pregunta  ¿Por qué? Desde  el  principio  de  la  civilización,  cualquier  hombre  que   haya  reflexionado  sobre  las  vicisitudes,  las  pruebas  y  las  tribu-­ laciones  por  las  que  pasaba  ha  buscado  alguna  com  pensación  a   todos  sus  sufrimientos,  y  ha  vuelto  a  su  mente  con  insistencia   la  misma  pregunta:  ¿Por qué estamos en la Tierra? La teolo-­ gía  tiene  su  respuesta  y  esta  respuesta  se  ha  desarrollado  de  tal   manera,  se  ha  complicado  tanto  y  ha  re  sultado  tan  abrumadora   que,  de  una  afirmación  muy  con  creta,  ha  salido  un  cúmulo  de   exposiciones  que  han  forma  do  un  credo,  y  este  credo  se  ha  en-­ riquecido  con  diferentes  puntos  de  vista  según  las  creencias.  La   ciencia  también  tie  ne  su  respuesta;;  pero  la  respuesta  científica   no  abarca  to  dos  los  elementos  y  todos  los  principios  a  los  que   el   hombre   concede   una   importancia   mucho   mayor   que   a   los   problemas  biológicos  y  cósmicos.  Si  se  elimina  el  elemento  re-­ ligioso  a  la  pregunta  ¿Por qué estamos en la Tierra? y se limita la  dis  cusión  al  punto  de  vista  materialista  o  ateo,  sigue  quedando   una  necesidad  enorme  de  luz  y  de  explicación  de  los  com  plejos   problemas  que  lleva  consigo. No  basta  tampoco  con  afirmar  que  estamos  en  la  Tierra  en  


Capítulo II

¿Por qué estamos aquí?

31

función  de  un  Principio  Divino,  conocido  solamente  por  Dios  e   incomprensible  para  el  hombre.  En  toda  la  historia  de  la  civili-­ zación  y  en  la  evolución  cultural  del  hombre,  no  hay  nada  que   indique  que  algunas  leyes  naturales  o  divinas  es  tén  destinadas   a  permanecer  ocultas  y  vedadas  para  el  en  tendimiento  humano.   El  hombre,  en  su  intimidad,  parece  es  tar  devorado  por  una  sed   insaciable  de  conocimiento  de  todo  lo  que  le  atañe  y  de  lo  que  lo   relaciona  con  el  universo,  sin  que  haya  nada  que  pueda  satisfa-­ cerlo,  a  no  ser  la  pura  ver  dad.  Las  enciclopedias  y  los  manuales   clásicos   de   nuestro   tiempo   tienen   ricas   explicaciones,   más   o   menos  exactas  y  muy  detalladas,  de  leyes  y  principios  que  en  otro   tiempo  se  aseguraba  que  pertenecían  al  conocimiento  secreto  de   Dios,  inaccesible  al  entendimiento  limitado  del  hombre. Todos  estos  temas,  que  en  siglos  pasados  estaban  conde  nados   por  la  iglesia  y  por  el  estado  como  teñidos  de  herejía  y  en  los   que  el  hombre  no  tenía  derecho  a  profundizar,  se  plantean  hoy   día  con  toda  libertad  y  responden  a  ellos  con  precisión,  tanto  la   iglesia  como  la  ciencia.  Efectivamente,  ahora  las  instituciones   pedagógicas  y  religiosas  buscan  ac  tivamente  la  propagación  de   conocimientos  relacionados  con  temas  que  estaban  condenados   por  la  iglesia  como  algo  que  no  afectaba  a  nadie  y  que  debía   quedar  como  secreto  divino.  Como  estamos  aquí  abajo  y  como  la   iglesia,  con  su  doctrina  teológica,  asegura  que,  si  estamos  aquí,   es  porque  Dios  nos  ha  creado  para  que  vivamos  aquí,  tenemos   derecho  a  pre  guntar  por  qué  y  por  qué  razón.  Y,  como  la  ciencia   afirma  también  que  nuestra  existencia  aquí  está  de  acuerdo  con   una  ley  fija  de  evolución,  que  es  una  consecuencia  lógica  del   prin  cipio  creador  divino,  también  tenemos  derecho  a  pedirle  que   haga  investigaciones  más  profundas  y  nos  diga  para  qué  sir  ve   nuestra  existencia. Este  libro  tiene  como  objetivo  tratar  de  explicar,  en  un  len-­ guaje  accesible  a  todos  y  sin  tomar  ningún  partido  ni  pre  juicio,   la  razón  de  la  encarnación  de  un  alma  divina  en  un  cuerpo  físico   y  la  finalidad  o  la  misión  que  tiene  en  el  plano  terrenal  este  alma   encarnada.  Esta  explicación  no  es  ningu  na  propaganda  de  una  re-­ ligión  nueva,  de  un  credo  nuevo,  ni  de  una  forma  de  culto  nueva.   No  pretende  mitigar  la  fatiga  producida  por  las  luchas  propias   de  la  vida  ni  debilitar  en  nuestro  espíritu  el  sentido  de  nuestras  


32 H.S.Lewis

Las Moradas del Alma

obligaciones.  Si,  al  comprenderla  bien,  la  doctrina  de  la  reen-­ carnación  nos  da  un  punto  de  vista  nuevo  y  diferente  de  la  vida,   cuyo  resulta  do  es  una  satisfacción  mayor  y  una  cooperación  más   armó  nica  con  las  leyes  universales,  se  debe,  simplemente,  a  la   luz  con  que  ilumina  estas  mismas  leyes.  Pero  este  punto  de  vista   nuevo  y  esta  satisfacción  que  nos  viene  de  su  justa  comprensión,   no  merman  en  nada  el  carácter  de  responsabi  lidad  de  la  vida,   ni  exime  al  hombre  de  los  sufrimientos  y  las  tribulaciones  que   deba  soportar.  Puedo  añadir,  para  ter  minar,  que  la  verdad  de  estos   principios  no  se  manifestará  menos  por  esto  ni  las  leyes  dejarán   de  producir  su  efecto,  cualquiera  que  sea  nuestra  opinión  sobre  la   doctrina  de  la  reencarnación.  No  podemos  cambiar  un  ápice  de   las  leyes,  por  más  que  las  neguemos  o  no  queramos  admitirlas.   Por  tanto,  todos  debemos  tener,  por  lo  menos,  algunas  nociones   de  estas  leyes  que  nos  rigen  o  gobiernan  nuestra  existencia. Podemos  seguir  viviendo  sin  este  conocimiento  y  hasta  pode-­ mos  encontrar  alguna  satisfacción  en  esta  vida,  sin  lle  gar  a  admi-­ tir  ninguno  de  los  principios  que  constituyen  esta  doctrina.  Toda   la  cultura  y  el  progreso  de  la  civilización  han  demostrado  que   el  hombre  ha  mejorado  su  destino  y  ha  con  seguido  un  dominio   mayor  de  sus  condiciones  de  vida,  me  diante  la  comprensión  de   cada  una  de  las  leyes  naturales  y  divinas  a  las  que  está  sometida   su  existencia.  La  investiga  ción  constante  de  un  conocimiento   cada  vez  mayor  de  esta  materia,  que  él  cree  que  debe  tener,  da   testimonio  de  una  necesidad  preocupante,  propia  de  su  natura-­ leza,  nacida  de  su  deseo  de  asegurarse  una  felicidad  más  estable   y,  tam  bién,  más  alegría.  Por  eso  es  por  lo  que,  al  conocer  mejor   los  principios  de  la  reencarnación,  encontrará  en  la  vida  una  de   las  ayudas  más  eficaces  y  una  base  muy  sólida.


Capítulo III

Las viejas creencias

33

Capítulo III Las  viejas  creencias

 El  primer  hecho  indiscutible  que  encontramos,  al  profundi  zar   en  nuestro  estudio  de  la  existencia  del  hombre,  es  su  pre  sencia   en  esta  Tierra  y  que  toda  su  vida  está  formada  por  una  serie  de   experiencias  que,  en  diversos  periodos,  le  proporcio  nan  alegrías   o  sufrimientos,  felicidad  o  tristeza,  satisfacción  o  inquietud  amor   u  odio,  paz  o  sufrimiento.  El  segundo  hecho  importante,  que  se   descubre  con  las  experiencias  de  la  vida,  es  la  dualidad  de  la   naturaleza  humana,  al  menos  en  sus  manifes  taciones.  El  hombre   es  un  ser  físico  y  mortal  y  su  ideal,  sus  deseos,  sus  ambiciones   y  sus  ideas  están  a  escala  humana.  Es,  además,  una  entidad  o   consciencia  subjetiva  que  exige  el  so  metimiento  a  sus  deseos,   a  sus  aspiraciones,  a  sus  tendencias  y  a  sus  inclinaciones.  Estos   dos  factores  de  la  naturaleza  hu  mana  luchan  eternamente  por   la  supremacía  y  el  dominio.  El  hombre,  por  tanto,  ha  llegado  a   considerarse  como  algo  más  que  un  cuerpo  de  carne,  más  que   una  masa  de  materia,  unida  en  un  todo  por  una  fórmula  química,   y  también  más  que  una  simple  invención  mecánica  parecida  a  un   robot.  Al  mismo  tiem  po,  está  convencido,  por  los  sufrimientos   y   las   pruebas   que   tiene   que   soportar,   de   que   es   más   que   una   criatura  puramente  espiritual.  Al  trata  de  encontrar  una  respuesta  a  la  pregunta  ¿Por  qué   estamos  aquí?,  el  hombre  no  puede  ignorar  ni  apartar  de  su  cons-­ ciencia  la  idea  de  que,  si  pudiese  determinar  lo  que  es,  sabría  por   qué  es.  De  este  modo,  al  buscar  los  conocimientos  relacionados   con  el  fin  de  su  existencia  en  la  Tierra,  el  hombre  trata  también  de  


34 H.S.Lewis

Las Moradas del Alma

ampliar  con  entusiasmo  los  que  le  atañen  a  él  y  a  su  relación  con   el  universo.  La  teología  ha  pretendido  siem  pre  explicar  qué  es  el   hombre  y  por  qué  ha  sido  creado.  La  ciencia  no  empieza  a  dar   explicaciones  sobre  la  naturaleza  del  hombre  hasta  el  momento   en  que  éste  es  ya  una  entidad  viva  y  pensante.  No  se  ocupa  de   las  fases  de  su  creación  que  prece  den  a  la  constitución  química,   biológica  y  mecánica  de  su  ser. Es   a   la   teología   a   quien   incumbe   la   misión   de   explicar   el   periodo  prenatal  del  hombre.  Las  respuestas  teológicas  han  ido   variando  para  adaptarse  a  los  periodos  por  los  que  iba  pasando   la  evolución  de  la ��civilización  del  hombre  y  en  armo  nía  con  las   luces  de  las  diversas  naciones  a  lo  largo  de  los  tiempos,  desde  la   Antigüedad  hasta  nuestros  días.  Sin  embar  go,  todas  las  explica-­ ciones  teológicas  que  se  nos  han  dado  so  bre  la  naturaleza  del  ser   humano  están  de  acuerdo  en  un  pun  to.  Desde  siempre,  en  todas   las  razas  y  a  todos  los  niveles  de  educación  cultural,  la  respuesta   que  se  ha  ofrecido,  bien  sea  por  inspiración  o  como  resultado   de  un  razonamiento  lógico,  ha  sido  que  el  hombre  es  un  cuerpo   físico,  dotado  de  una  consciencia  física,  en  el  que  reside  un  alma,   una  entidad  divina  o  una  parte  de  una  Consciencia  Divina  que   constituye  su  Yo  in  terior.  La  dualidad  de  la  existencia  humana   es,  por  tanto,  una  idea  aceptada  por  todo  el  mundo.  Esta  idea   ha  sido  rebatida  por  la  ciencia,  que  no  puede  aprobar  premisas   ni  principios  que  estén  fuera  del  alcance  de  su  observación.  Sin   embargo,  la  idea  de  que  haya  en  el  hombre  un  ser  profundo,  un   Yo  interior,  es  un  principio  fundamental  y  no  una  teoría  ni  una   conclusión  especulativa.  Si  se  niega  la  existencia  de  una  consciencia  interior,  de  un   alma,   que   es   una   entidad   distinta   e   independiente   del   cuerpo   físico,  todo  el  problema  del  nacimiento  y  del  renacimiento  se   reduce  entonces  a  una  cuestión  de  acción  y  reacción  químicas   y   a   unos   principios   puramente   físicos.   Una   creencia   de   este   tipo  haría  imposible  cualquier  consideración  del  problema  de   la  reencarnación,  lo  mismo  que  descartaría  toda  posibilidad  de   inmortalidad  de  una  parte  cualquiera  del  hombre,  toda  posibili-­ dad  de  que  hubiese  en  él  un  elemento  divino.  Por  consi  guiente,   como  nosotros  no  nos  ocupamos  de  la  concepción  materialista   que  excluye  a  Dios  de  la  naturaleza  humana,  de  bemos  descartar  


Capítulo III

Las viejas creencias

35

de  la  discusión  este  aspecto  y  adoptar  la  idea  más  extendida  por   todo  el  mundo  de  que  el  hombre  es  un  cuer  po  físico  que  recibe   un  alma  o  forma  de  consciencia  espiritual. Reconociendo  así  la  dualidad  de  la  criatura  humana,  su  cuer-­ po  y  su  alma,  nos  vemos  obligados  a  fijarnos  en  la  teología  y  en   las  doctrinas  religiosa  del  pasado  y  del  presente,  para  en  contrar   algunas  aclaraciones  sobre  la  parte  inmaterial  del  hom  bre.  El   sabio   espera   que   nos   dirijamos   a   él   para   todos   los   te  mas   re-­ lacionados  con  la  naturaleza  química,  biológica,  anató  mica  y   fisiológica  de  la  existencia  del  hombre;;  pero  las  expli  caciones   que  tengan  algo  que  ver  con  la  parte  espiritual  del  hombre  se  las   pediremos  a  la  ontología  y  a  la  teología.  El  estu  dio  que  vamos   a  hacer  en  los  próximos  capítulos  de  este  libro  nos  permitirá   determinar  si  tiene  razón  o  no  el  sabio  de  hoy  día,  al  limitar  de   este  modo  su  campo  de  investigación.  Pode  mos  afirmar  que  no   ha  sido  siempre  así:  la  teología  no  ha  sido  siempre  un  tema  de   estudio  separado  de  las  ciencias  filosófi  cas  generales.  Además,   lo  que  hoy  llamamos  ciencia  no  ha  sido  siempre  objeto  de  una   enseñanza  distinta  y  el  hombre,  en  su  búsqueda  de  la  verdad,   no  se  ha  encontrado  siempre  ante  dos  escuelas  opuestas,  que   tratasen  partes  diferentes  de  su  doble  naturaleza. Aunque  fuese  así,  en  los  tiempos  modernos  ha  habido  ten-­ dencia  a  dejar  a  los  maestros  de  la  teología  el  encargo  de  resol  ver   todas las cuestiones relacionadas con la consciencia espiritual e  infinita  del  hombre  y,  si  debemos  aceptar  cualquiera  de  sus   explicaciones  sobre  su  naturaleza  y  sus  relaciones  con  el  univer-­ so,  tenemos  que  dar  un  breve  resumen  de  ellas,  ya  que  son  tan   variadas,  tan  contradictorias  y  hasta  tan  ilógicas  que  no  sirve  de   nada  un  examen  profundo  y  detallado.  En  re  sumen,  nos  damos   cuenta  de  que  hay  algo  que  han  admitido  y  reconocido  los  teólo-­ gos  a  lo  largo  de  todos  los  tiempos:  la  parte  real  del  hombre  es  la   consciencia,  la  esencia  infinita,  divina,  intangible,  que  constituye   el  Yo  profundo,  el  ser  interior.  Para  esta  parte  íntima  del  hombre,   se   han   inventado   y   adoptado   con   carácter   universal   muchos   nombres  en  épocas  diferentes.  La  más  empleada  generalmente   es  la  palabra  alma  y  la  encon  tramos  muchas  veces  relacionada   con  otra  palabra  que  signifi  ca  soplo.  A  lo  largo  de  los  siglos,  el   Yo  interior  del  hombre  ha  estado  ligado  a  la  idea  de  soplo,  de  


36 H.S.Lewis

Las Moradas del Alma

la  esencia  invisible  que  constituye  su  naturaleza  espiritual.  Un   segundo  principio,  el  que  se  ha  adoptado  con  un  carácter  más   universal  y  uniforme,  consiste  en  la  idea  de  que  el  alma  humana   es  una  entidad  dis  tinta,  algo  espiritual,  que  es  inmortal  y  que,  en   determinados  momentos,  se  separa  del  cuerpo. Según  esto,  tenemos  dos  datos  importantes  que  proceden  de   la  Antigüedad,  como  principios  fundamentales  que  entran  en  la   explicación  de  la  existencia  espiritual  del  hombre.  En  contramos   en   ellos   una   adaptación   notable   en   el   intento   de   explicar   la   creación   del   hombre   partiendo   de   la   traducción   del   libro   del   Génesis.   Leemos   en   ella   que   Dios   hizo   al   hombre   del   barro   de  la  tierra,  que  representa  la  parte  física,  química,  me  cánica   y  material  de  su  ser,  e  insufló  en  aquella  masa,  como  segunda   parte  de  la  naturaleza  humana,  el  soplo  de  vida,  la  esencia  ola   consciencia  y,  de  este  modo,  el  cuerpo  físico  se  convirtió  en  un   alma  viva,  animada,  visible,  manifiesta.  Se  ha  hecho  alusión  a   dos  principios  secundarios,  aunque  no  menos  importantes,  de   este  proceso  simbólico  o  alegórico  de  la  crea  ción  del  hombre.  En   primer  lugar,  el  cuerpo  físico  compuesto  de  elementos  materiales   de  la  tierra,  se  completó  y  perfeccio  nó  como  forma  puramente   material antes de ser animado con una consciencia o con una vida.   En   segundo   lugar,   había   que   añadir   algo   para   hacer   de   aquel  cuerpo  perfecto,  pero  todavía  sin  vida,  un  ser  vivo  y,  para   ello,  se  necesitaba  un  segundo  elemento,  completamente  distinto   y  separado,  al  que  se  llamó  soplo  de  vida.  Cuando  entró  en  el   cuerpo  este  soplo  de  vida,  la  parte  física  perdió  su  importancia,   ya  que  el  hombre  dejó  de  ser  un  simple  cuerpo  animado  o  un   cuerpo  físico  completamente  impregnado  de  vida,  para  pasar  a   ser  un  alma  que  podía  vivir  y  manifestarse  e  la  Tierra,  convir-­ tiéndose  así  en  un  alma  viviente. Cuando  se  lee  y  analiza  este  pasaje  de  la  Biblia  en  su  lengua   de  origen,  nos  llama  aún  más  la  atención  el  significado  del  se-­ gundo  principio.  Entonces  comprendemos  que  el  cuerpo  fí  sico   no  ha  recibido  la  vida,  sino  que  el  alma  invisible  e  infinita  ha   tomado  una  forma  física  por  la  unión  del  soplo  con  el  cuer  po.  A   los  antiguos  también  les  llamó  la  atención  este  significa  do  y,  en   sus  sistemas  filosóficos,  que  poco  a  poco  fueron  evo  lucionando   a   principios   teológicos,   nos   recuerdan   constante  mente   que   el  


Capítulo III

Las viejas creencias

37

hombre   es   esencialmente   un   alma   revestida   con   un   cuerpo   y   no  un  cuerpo  animado  que  tiene  un  alma.  Un  exa  men  comple-­ mentario  de  las  explicaciones  teológicas  y  filosó  ficas,  desde  la   Antigüedad  hasta  nuestros  días,  nos  descubre  algunos  puntos  en   los  que  se  han  mantenido  firmemente  estas  teorías,  aunque  se   hayan  modificado  muchas  veces  según  las  creencias  de  algunas   sectas.  Lo  que  se  cuestionaba  era  si  el  soplo  de  vida,  o  alma,  del   hombre  formaba  parte,  en  principio,  del  Creador  o  de  la  Esencia   o  Consciencia  Divina.  Se  nos  ha  recordado,  por  mucho  tiempo   y   de   muchas   maneras,   que   la   parte   física   del   hombre   es   una   acumulación  de  elementos  in  orgánicos,  sacados  de  los  materia-­ les  del  suelo,  y  que  su  alma  es  un  principio  sacada  del  espacio   y  formado  para  que  pueda  colocarse  en  él.  También  se  nos  ha   recordado  que  su  parte  física  está  compuesta  de  elementos  que   no  tienen  en  ellos  nada  de  su  forma  o  de  su  naturaleza  y  que  e   alma  humana  existía  ya  en  el  alma  y  en  la  consciencia  de  Dios,   cuando  Él  creó  el  cuer  po  humano. Hay  otras  explicaciones  que  nos  recuerdan  también  que  el   alma   humana   existía   al   principio   de   los   tiempos   y   que   debe   seguir  existiendo  hasta  el  final  de  los  tiempos,  en  el  caso  de  que   admitamos  que  haya  un  final.  En  la  mayoría  de  los  textos  filo-­ sóficos,  nos  llama  la  atención  al  hecho  de  que  la  creencia  en  la   inmortalidad  del  alma  supone  claramente  que,  si  no  puede  tener   fin,  no  ha  podido  tener  nunca  principio,  mientras  que  el  cuerpo   humano  ha  tenido  un  principio  bien  definido,  cuan  do  fue  hecho   con  los  elementos  inferiores  e  inorgánicos  de  la  Tierra,  y  tendrá   fin  cuando  se  descompongan  estos  elementos  mortales.  Nuestro   estudio  de  las  explicaciones  teológicas  y  fi  losóficas  relacionadas   con   la   parte   espiritual   del   hombre   nos   revela   finalmente   una   creencia  universal  en  el  principio  siguien  te:  el  alma  o  conscien-­ cia  del  hombre  ha  sido  siempre  una  parte  de  la  del  Creador,  de   Dios,  y  vivirá  y  seguirá  existiendo  y  ac  tuando  tanto  tiempo  como   exista  Dios,  el  Creador.  Estos  prin  cipios  nos  dan,  por  tanto,  una   imagen  bien  definida  de  la  natu  raleza  del  ser  humano.  Tenemos,   por  un  lado,  al  hombre  como  criatura  física,  representada  por  el   cuerpo  físico  compuesto  de  elementos  materiales,  terrenales,  y,   por  otro  lado,  el  cuerpo  espiritual,  o  alma,  que  se  encuentra  en   este  cuerpo  material.


38 H.S.Lewis

Las Moradas del Alma

Hay,  por  tanto,  una  dualidad  en  el  hombre:  un  cuerpo  y  un   alma.  Su  cuerpo,  que  está  compuesto  de  elementos  perecede  ros   y  corruptibles,  es  mortal.  Utilizando  un  término  teológico,  su   mortalidad  lo  hace  corruptible.  La  parte  espiritual  del  hom  bre,   su  alma,  es  una  parte  de  la  consciencia  de  Dios  y,  por  tanto,  es   infinita,  divina  e  inmortal.  Es  esencialmente,  por  su  origen  y  su   naturaleza  inmortal  e  incorruptible.  Reside  en  el  cuerpo  del  hom-­ bre  tomando  una  envoltura  corruptible,  ya  que  el  cuerpo  humano   no  debe  vivir  para  siempre,  sino  que  tiene  que  corromperse  y   descomponerse.  Por  tanto,  el  alma  sólo  habita  temporalmente   en  este  cuerpo  de  carne  y  no  puede  que  darse  eternamente  en  un   mismo  cuerpo,  porque,  en  ese  caso,  el  cuerpo  tendría  que  ser   inmortal  lo  mismo  que  el  alma.  El  hombre  viene  a  la  Tierra  con   un  cuerpo  nuevo,  recién  com  puesto  con  elementos  químicos  de   la  misma  Tierra,  en  el  cual  entra  un  alma  pura  e  inmortal  que   ha  existido  siempre  y  segui  rá  existiendo  por  toda  la  eternidad.   La mortalidad y la corruptibilidad del cuerpo no pueden afectar en  nada  a  la  inmortali  dad  e  incorruptibilidad  del  alma.  Llegará,   pues,  un  momento  en  que  el  cuerpo  se  descompondrá  y  el  alma  no   podrá  quedar  se  en  él.  El  cambio  que  se  produce,  al  que  llamamos   muerte  no  es,  en  resumen,  más  que  una  transición:  el  alma  y  el   cuerpo  se  separan,  lo  que  es  perecedero  vuelve  a  la  tierra  y  el   elemento  inmortal  y  corruptible  se  queda  en  su  estado  infinito. La  ciencia  ha  demostrado  la  exactitud  de  la  creencia  en  la   mortalidad  del  cuerpo  y  en  su  corrupción.  Las  experiencias  de   nuestro  cuerpo  físico,  en  nuestra  vida  personal,  demuestran  que,   de  hora  en  hora  y  de  día  en  día,  estamos  reconstruyendo  este   cuerpo  con  elementos  materiales  de  la  tierra,  con  el  fin  de  renovar   los  que  ya  están  agotados  y  lo  componían  anterior  mente.  Hay   otras  experiencias  que  han  demostrado  que  el  cuer  po  humano   puede  gastarse  por  completo  y  llegar  a  tal  punto  de  incapacidad   para  retener  la  vida,  la  fuerza  vital,  que  la  consciencia  anímica   lo  abandona.  Por  experiencias  científicas  y  por  las  que  hemos   pasado   en   nuestra   propia   vida,   estamos   com  pletamente   con-­ vencidos  de  que  la  separación  del  alma  del  cuer  po  corruptible   y corrompido (cuando éste vuelve al polvo de la Tierra para continuar  su  transformación  en  elementos  pri  marios,  mientras   el  alma  conserva  su  inmortalidad)  forma  par  te  de  la  economía   de  las  leyes  del  Creador  y  de  la  economía  de  la  vida  misma.


Capítulo III

Las viejas creencias

39

Si   el   lector   acepta   esta   explicación   general   y   simple   de   la   naturaleza  del  ser  humano,   se   encuentra  ante  esta   importante   pregunta:  ¿por  qué  este  alma  que  procede  de  Dios,  de  la  Cons-­ ciencia  del  Creador,  está  colocada  temporalmente  en  un  cuer-­ po  físico  y  qué  es  de  ella  después  de  su  liberación?  Desde  los   albores  de  todo  pensamiento  y  de  toda  creencia,  el  hombre  se   ha  hecho  con  tenacidad  esta  doble  e  importante  pregunta.  Para   responder  a  ella  con  hechos  y  no  con  teorías,  se  ha  escrito  este   libro,  dedicado  a  todo  buscador.



Las Moradas del Alma