Issuu on Google+

Recuerdo el alivio de tu cuerpo Cómo me desnudaba para ti con la alegría de la fruta a merced de la boca. Cómo rodaban las horas en su cáscara de olores. El jugo de sombras.

Acrobacia de uñas y dientes la borrachera de tu boca. Era un alivio, porque una armadura suave sólo sirve para guardar secretos.


Recuerdo el alivio de tu cuerpo