Issuu on Google+

Gracias por llamar Me hablas desde el fuego: Hazme un hijo. Entonces vienen el humo y la ceniza. Gracias por llamar -te digo-, nos vemos cuando quieras, pero no traigas a mis muertos.


Gracias por llamar