Issuu on Google+

Cuba (Pozol) I De todos los cristales que pude hacer ámbar, sólo uno contuvo mis nubes intactas; eternamente sediento, enjicarado, fresco. II Un niño de masa ha devorado los tomates del morral; dejó sus huellas en cada trago. III Cuando iba al mercado con Na’Rosa, cuando la esperaba volver de la charla y la risa, -y los regateos-, todo valía la pena para mis cortos años: tres pesos de pozol, una mirada buena. IV Es un mineral tranquilo que bebe el tronco, estirando las arrugas sobre su espalda nublada.


Cuba