Issuu on Google+

Canción Si algo pudiera quedar de esta alegría; una canción inmarcesible, que al oírla contar nuestras vidas iluminara adioses como puertas, o lares, donde volver a cruzar los dedos, o abrazarse y abrirse al cristal de los días; o trenzarse cuarzos y ventanales en un solo movimiento muscular de años, extendiendo el espejo carnal -casi sonrisa-, de una permanenciainvoluntaria, incontenible. Si algo pudiera quedar, que se quede, y si no, que no quede huella, -¿qué no?-.


Canción