__MAIN_TEXT__
feature-image

4 minute read

Expertos mundiales en el estudio del corazón

Dos científicos del Cima, únicos españoles reconocidos entre los 50 principales expertos mundiales en el estudio del corazón

LOS DRES. Javier Díez y Arantxa González, director e investigadora del Programa de Enfermedades Cardiovasculares del Cima, han sido reconocidos entre los 50 principales expertos mundiales en el estudio del corazón. Esta clasificación la lleva a cabo ExpertScape, una plataforma web americana que identifica y clasifica a médicos, investigadores e instituciones según su experiencia médica en más de 29.000 áreas biomédicas.

Este ranking reconoce a los 50 expertos más reconocidos en el estudio del corazón. Personalmente, ¿qué supone este reconocimiento?

Dr. Díez: La satisfacción de que la comunidad científica internacional reconozca que el trabajo efectuado por un grupo de investigación que inició su quehacer hace 25 años es un trabajo de excelencia.

Dra. González: Ha sido una sorpresa muy gratificante, porque en este campo hay investigadores excelentes y siempre hace ilusión que se reconozca tu trabajo y da ánimos y nuevas energías para seguir adelante. Por otra parte, supone el reconocimiento a una trayectoria de más de 20 años en el estudio de la afectación del tejido cardiaco en pacientes con insuficiencia cardiaca. La investigación biomédica es un esfuerzo colaborativo en el que la participación multidisciplinar de los distintos miembros del equipo es esencial.

¿En qué consiste la investigación que llevan a cabo en el Cima? ¿Qué avances han realizado en su investigación sobre enfermedades cardiovasculares y qué impacto puede tener en la salud del paciente?

D: Nuestro grupo se ha centrado en estudiar los mecanismos por los que las enfermedades del corazón dañan la composición del tejido cardiaco hasta hacer que el corazón falle en su funcionamiento y los pacientes desarrollen insuficiencia cardiaca.

G: Esta enfermedad tiene una elevada prevalencia en nuestra sociedad al estar asociada con factores de riesgo muy frecuentes como la hipertensión, la obesidad, la diabetes o el envejecimiento, y presenta un mal pronóstico siendo una de las principales causas de mortalidad y hospitalización en adultos en nuestro país.

“Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de mortalidad en el mundo”

ARANTXA GONZÁLEZ

¿Cuáles son las enfermedades cardiovasculares más frecuentes? ¿Cómo prevenirlas?

D: La insuficiencia cardiaca, el infarto de miocardio, la fibrilación auricular y la muerte súbita cardiaca. La prevención de todas ellas se basa en dos factores fundamentalmente: llevar una vida cardiosaludable siguiendo las recomendaciones de dieta, ejercicio físico y vida social que han efectuado las sociedades médicas, y controlar los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, hipercolesterolemia, tabaquismo, diabetes, obesidad) siguiendo las indicaciones del médico de atención primaria o del médico especialista.

G: Las enfermedades cardiovasculares en conjunto constituyen la primera causa de mortalidad en el mundo. Sin duda, es esencial trabajar en la prevención del desarrollo de estas enfermedades para evitar llegar a fases más avanzadas de la enfermedad, más irreversibles y con peor pronóstico.

Un investigador debe pasar largas horas en un laboratorio para realizar un pequeño avance. ¿Cuáles piensa que deben ser las principales virtudes del investigador?

D: Diría tres cosas: talento e invertir un gran esfuerzo, compromiso con la búsqueda de la verdad y con la consecución de la excelencia en lo que se proponga. Y, finalmente, ha de trabajar en un entorno que facilite los medios que la investigación requiere, materiales e inmateriales.

G: Creo que para este trabajo es esencial poseer vocación, inquietud y curiosidad intelectual que te lleven a plantearte nuevas preguntas, espíritu crítico y autocrítico, para analizar y reanalizar tus descubrimientos y los de otros, y una buena capacidad de comunicación y trabajo en equipo.

En las circunstancias actuales se ha visto que el papel de la investigación es esencial ante una crisis sanitaria ¿Piensan que el mundo de la investigación científica tiene suficiente reconocimiento? En este sentido, ¿cómo valora el apoyo económico a la investigación?

D: La ciencia al servicio del bienestar de las personas debe estar "protegida" por la sociedad y para ello los ciudadanos tienen que tener un conocimiento más cercano y continuado del quehacer científico, de sus retos y sus limitaciones, de sus logros y de sus aspiraciones. En ese sentido, la labor de los educadores y de los informadores es clave.

G: Estoy totalmente de acuerdo con que la investigación biomédica es una de nuestras armas más potentes para enfrentarnos a las crisis sanitarias. Creo que el apoyo económico a la investigación en nuestro país es limitado si lo comparamos con otros países de nuestro entorno en Europa. No obstante, como nota positiva quisiera señalar que este año se ha producido un aumento en los presupuestos estatales dedicados a investigación sanitaria, y que gracias a la mayor sensibilización social se han iniciado campañas para incrementar el apoyo económico a la investigación.

Cada vez son más frecuentes programas y plataformas para la divulgación científica. ¿Cómo piensan que se puede acercar la ciencia al ciudadano medio?

D: Soy un convencido defensor de la divulgación científica y de la potenciación de los instrumentos profesionales que la posibiliten. Las plataformas divulgativas han de "aliarse" con las instituciones educativas para que sus iniciativas tengan más calado y alcance en la sociedad, especialmente en los jóvenes y en los niños.

G: Todas estas iniciativas de programas, plataformas y divulgadores científicos en las redes sociales son fundamentales para llevar este mensaje y los avances que se producen a la sociedad y a los pacientes. Creo que es importante que el ciudadano medio se acerque a la ciencia desde pequeño, por eso se están fomentando diversas iniciativas, como la semana de la ciencia en la que participa la Universidad de Navarra, para acercar la ciencia y los experimentos científicos a los colegios e institutos.

“Las plataformas divulgativas han de ‘aliarse’ con las instituciones educativas para que sus iniciativas tengan más alcance en la sociedad”

JAVIER DÍEZ