Page 12

12/ PROYECTOS SOLIDARIOS

EL TIEMPO SOLIDARIO NO SE PUEDE DETENER La universidad colabora con 118 organizaciones y tiene cifradas en 1086 las personas que destinan parte de su tiempo a los demás. Todos ellos con un denominador común: les conmueve el hecho de ayudar.

L

OS hay de todas las Facultades, y su espíritu solidario se extiende de extremo a extremo del campus de Pamplona, pasando por San Sebastián y Madrid. La Universidad, a través de Tantaka su banco de tiempo solidario, sigue moviendo el reloj para que la solidaridad no se detenga. En el caso de María Álvarez Candela (2º Economics, Leadership and Governance) ese reloj se activó cuando tenía 13 años y el año pasado le volvió a dar cuerda. “Se nos planteó el reto como parte de una asignatura de montar una actividad que tuviera repercusión e impacto social”, apunta. La tarea: apoyar a niños en riesgo de exclusión social con dificultades académicas y en el hogar. Esta dedicación hace que María trate de buscar la alegría en las pequeñas cosas. Pilar Mercadal (2º ADE Bilingüe) y María Vila (3º de Periodismo + Programa AMIGOS DE POR VIDA. #25/ 2019

1

Internacional de Comunicación de Moda) también se desenvuelven con niños. “Hago voluntariado dos veces por semana en una parroquia de la Rochapea, en Pamplona, ayudando a los pequeños de Primaria con sus deberes”, subraya Pilar. En el caso de María, también estuvo ayudando en tareas escolares a jóvenes de entre 6 y 17 años y el año pasado su instinto solidario le llevó hasta la ciudad de Cebú (Filipinas). “Hacía tutorías a niños de las montañas, iba a dos orfanatos de la ciudad y colaboraba los sábados en un comedor social”, añade. Su principio es claro: “Todo el mundo debería tener al menos una experiencia como la de colaborar con una ONG. No sabes lo enriquecedor que llega a ser hasta que te ves en ello”. EL INTERÉS POR LA PERSONA Todos los sábados, Marina Gaspar (3º Enfermería + International Nursing Program) se

calza las zapatillas, coge el balón y se va a la pista de baloncesto del barrio de San Jorge, en Pamplona. Que entre o no el balón en la canasta, es lo de menos. Cada pase, suma. Y también cada gesto. En el proyecto “Baloncesto para hijos de inmigrantes” lo fundamental es que los niños formen un equipo, “desconecten de todo lo que les ha podido pasar a lo largo de la semana y disfruten”. Marina apostó por el voluntariado nada más aterrizar en la Universidad por un simple motivo: “Siempre me he interesado por las personas y me gusta cuidar de ellas”. El reloj de Virginia Orrillo (3º Doble Grado en Farmacia y Nutrición Humana y Dietética) comenzó a girar en modo solidario cuando tenía 16 años. Desde entonces, la Asociación de la Parálisis Cerebral (ASPACE) es como su segunda casa. Allí ha crecido, ha aprendido y sigue aprendiendo. “Con el paso del tiempo me doy cuenta de lo que me ha servido en mi crecimiento personal. Mientras pienso

Profile for Amigos Universidad de Navarra

Revista Amigos Junio-Agosto 2019  

Revista Amigos Junio-Agosto 2019  

Advertisement