Page 1

Volver a empezar… Pasa la vida y el tiempo no se queda quieto llegó el silencio y el frio con la soledad. En qué lugar anida de mis sueños nuevos y quien me dará una mano cuando quiera despertar . Volver a empezar que aún no termina el juego. Volver a empezar que no se apaga el fuego. Queda mucho por andar y que mañana será un día nuevo bajo el sol. Volver a empezar Volver a intentar Se fueron los aplausos y algunos recuerdos y el eco de la gloria duerme en un placar. Yo seguiré adelante atravesando miedos sabe Dios que nunca es tarde para volver a empezar. Alejandro Lerner.


Después de haber vivido un sentimiento tan dolorosamente confuso como la misma noche, será imposible no aprender y repetir los errores… Ya la rosa que orientaba pasó a ser orientada, porque tal vez queriendo ser otra cosa, se olvidó de ser rosa, para eso había sido creada y quiso cambiarlo, sin embargo la vida, con golpes y millones de lágrimas, le recordó que no podía cambiar quien era, pero podía ser feliz si tan sólo se aceptaba como era. En los miles de segundos compartidos contigo hay historias de risa, de drama y dolor, hay duelos por hacer y hay otros ya hechos, con mesura diré, que vuelvo a nacer y que la vida con su mano misericordiosa redimió mis pecados, me hizo ver las personas realmente importantes en mi vida y me perdonó las tantas veces de infidelidad compartida y fugada.


Vuelvo a empezar, a retomar el camino que una vez decidí construir y lo haré convencida de que lo vivido anteriormente, sólo me hizo más fuerte y más sabia. No le cuestionaré al cosmos porque me permitió tocar fondo y llorar hasta sentir que el alma se me desgarraba, tan sólo le agradeceré a Dios y a su naturaleza que en un día frío de Bogotá se confabuló para hacerme sentir dolor, desprecio y rechazo, sólo así entendí, que eso sienten los otros cuando yo se los hago, máxime cuando el otro, es alguien que amo…

Bendita sea la voluntad de Dios que no me mueve ningún hilo de su mano sin un propósito claro, que me llevó hasta el lugar de la Calavera y allí crucifiqué mis miedos, mis confusiones y mis pecados.


Volví a vivir cuando abrí la puerta y encontré los cuatro brazos más dulces que tiene el mundo entero abiertos de par en par para darme la Bienvenida; precisamente al lugar que hacía días, yo había querido abandonar; mi hogar… tan sólo pude pensar: “no merezco tanto” y una lágrima de alegría se escapó de mis ventanas y pude comprender que la vida me estaba dando otra oportunidad y que me daba de nuevo una página en blanco para construir una historia, la historia que quería dejar inconclusa: MI FAMILIA.

En cuanto a los amigos como vos, sólo puedo a gradecer, porque estuviste en una de las crisis más tremendas de mi vida y que cuando creía que nadie podía enseñarme nada, tú me lo enseñaste todo. Sólo deseo que esto haga más fuerte la amistad, que la haga madurar y crecer…


Para ti no deseo más que buenas cosas, y aunque hoy me parezca imposible hacerlo, te prometo, que si algún día tengo que hacerme a un lado de tu vida por tu decisión de “amar”, lo haría sin dudarlo. (Ojalá para ese entonces yo esté muy lejos y no tenga que presenciar como tú “testarudez” de amar a alguien te llevé a tomar una decisión que después no te hará feliz) Sin embargo, eso jamás borrará lo vivido.

Una vez más… entiendo para que te cruzaste en mi camino, por todo, con todo el corazón: MUCHAS GRACIAS!!!!!!

Volver a Empezar  

Una nueva oportunidad para vivir