Page 14

14

OPINIÓN

CONTACT

#MUNDOSINRESIDUOS: COMPROMISO QUE VUELVE TANGIBLE LA ECONOMÍA CIRCULAR DE LOS EMPAQUES Sandra Alencastre* Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad de Coca-Cola del Perú

El trabajo conjunto de la empresa, el gobierno y los consumidores es la mejor forma de reducir la contaminación con plásticos, como lo muestran algunas experiencias. Tenemos el hábito de colocar todo lo que desechamos en casa en una bolsa y sacarla afuera cada día. Sin embargo, pocas veces ponemos atención en lo que ocurre después, a dónde va, quién la recibe y qué sucede con nuestros residuos. La gestión de los residuos recién se nos vuelve visible cuando aparecen en nuestras calles y paisajes y, cuando esto ocurre, es porque ya se convirtió en un problema que no solo tiene impactos ambientales sino también sociales. Las corporaciones, como miembros activos de la sociedad, al igual que los demás actores, tenemos la responsabilidad y el deber de tomar acción para combatir este problema. En mi experiencia, he visto cómo la Compañía Coca-Cola ha asumido esta responsabilidad expresándolo públicamente en un compromiso global que este 2019 cumple un año: “Un Mundo Sin Residuos”. La meta es clara, recolectar el equivalente al 100% de los envases que vendemos en el mundo al 2030, incorporar material reciclado en nuestros empaques y que estos siempre sean 100% reciclables. Nuestro reto principal es que esta aspiración se traduzca en hechos concretos en todas las geografías donde estamos. Para ello, es imprescindible la coordinación entre el sector público, el privado, la academia y los ciudadanos, porque tenemos que entender que un problema de todos y debemos enfrentarlo juntos. La problemática de los residuos es global y, como tal, requiere una solución integrada, que solo es posible acelerar con

articulaciones público-privadas porque permiten un impacto exponencial. Dentro de estas problemáticas, una de las más retadoras es la gestión del plástico en el mundo. El camino que está transitando la industria comienza por el rediseño de los envases, el desarrollo de nuevos materiales de empaque y la asociación para intentar llevar las iniciativas de reciclaje a una escala relevante. Esto se traduce en el concepto de economía circular, que todas las grandes empresas de consumo masivo tenemos que incorporar entre nuestras prioridades. Más allá de las marcas y embotelladoras Sin embargo, es necesario dimensionar y poner en contexto el problema de los plásticos. Sin intentar minimizar su impacto cuando es mal gestionado, es importante tener presente que aun recuperando y reciclando el 100% de los plásticos en los residuos, los desechos seguirán siendo un problema. Los plásticos representan entre un 14% y un 24% de los residuos sólidos totales que una ciudad genera. El resto son otros materiales, algunos de los cuales también pueden ser re-valorizados de alguna forma (reciclado, compostaje, etc.). Esto nos lleva de nuevo a la necesidad de buscar soluciones integrales y lograr que los distintos actores sociales, sector público, privado, academia y ciudadanía, trabajemos en conjunto. En el Perú las tasas oficiales de recupero y reciclaje de residuos sólidos urbanos son muy bajas: solo el 3%. El desafío es enorme.

Una de las formas en que Coca-Cola Perú, junto con nuestro embotellador Arca Continental Lindley, pudimos aportar para robustecer la cadena del reciclaje, fue la celebración del primer acuerdo de producción limpia que se dio en el país con los Ministerios del Ambiente y de Producción. Este compromiso nos ha permitido inspirar a la industria, y no solo aterrizar de manera voluntaria y local nuestra apuesta por la innovación en empaques con mejor rendimiento ambiental, sino también impulsar el uso de los empaques retornables, diseñados para un ciclo de vida de uso y reuso de hasta 40 vueltas y ser posteriormente reciclados. Las botellas de nuestro portafolio ya se fabrican con 25% de plástico reciclado, y aspiramos a ir incrementando dicho porcentaje para contribuir la meta mundial de 50% para el 2025. Pero aún hay una pregunta que necesita ser respondida: ¿qué hacemos nosotros como ciudadanos a la hora de descartar los residuos? Dicho de un modo directo, hay un trabajo pendiente que implica comprometerse y sensibilizar con el postconsumo individual. El trabajo con los municipios con la industria, los recicladores y sus asociaciones se convierte entonces en una tarea fundamental que aún está incompleta, y que es vital para acelerar el cambio con soluciones sostenibles. Es indispensable el esfuerzo de todos para construir juntos un mejor mundo, un mundo sin residuos.

* Los artículos de opinión incluidos en esta revista reflejan el punto de vista de sus autores, y no necesariamente coinciden con la posición de la Cámara

Profile for AmCham Perú

Revista CONTACT, Enero-Marzo 2019  

Revista CONTACT, Enero-Marzo 2019

Revista CONTACT, Enero-Marzo 2019  

Revista CONTACT, Enero-Marzo 2019

Advertisement