Issuu on Google+

LOS CAZATESOROS Una aventura inesperada Por Katrina Arellano y Isaac de Gea

el destino, de todo a nada Por Pilar Pérez y Marina Marchal

EL COFRE PERDIDO Por Anàs El-Hammadi y Miguel Molina

EL PERGAMINO Por Issam El-Kharrim y Ismael Lyassai


Una Aventura Inesperada Por Katrina Arellano y Isaac de Gea Acababa de llegar a casa después de un largo día en el instituto. Era ya el final del curso y teníamos mucho trabajo que hacer. Al llegar, mis padres me dijeron que tenían una sorpresa pero que iban a decirlo después de cenar. Me fui a mi habitación, pensando en una sola cosa..¿cual sería la sorpresa? Al acabar de cenar, papá nos reunió a todos en la salón y entonces miró a mi y a mi madre con una sonrisa muy grande. -Vamos a ir de vacaciones...”dijo sin quitar la sonrisa que parecía estar pegado a su cara. -en las Islas Azores.Y id haciendo las maletas porqué nos vamos a primera hora de la mañana.Y sin dejar que mi padre termine, me fui corriendo a mi habitación revolviendo y empaquetando las cosas. Yo estaba muy emocionada, porque todas las vacaciones que haciamos, siempre es muy emocionante y hay una aventura. Cuando llegamos, mis padres habían reservado un coche en el cual una persona que nos estaba esperando a la salida, nos dio las llaves y nos dijo en donde estaba aparcado. Nos montamos en el coche, fue mi padre el que lo arranco, dado que mi madre no se encontraba muy bien, ya que le da miedo volar. Pusimos en marcha el GPS y pusimos el nombre del hotel en el cual nos alojábamos durante los vacaciones. Mi padre conocía a algunas personas del hotel y les pregunto en donde podían encontrar un barco de alquiler. Y cuando obtuvo su respuesta, nos fuimos directamente a nuestras habitaciones. Por supuesto, mi habitación está separada de ellos.No me importó desempaquetar mis cosas,íbamos a estar en el hotel durante al menos 2 días y luego pasar nuestras vacaciones en el barco. Me fui a la cama e intenté dormir.... Me desperté con una ligera confusión .. ¿Mi padre me lleva todo el camino hasta el barco? Imposible .. pero, ¿por qué estoy en un barco? Me levanté y fui a buscar a mis padres en la cabina. Nadie. Me fui en la cubierta. Ninguno de ellos estaba allí. Entonces me asusté, traté de calmarme, pero justo en ese momento el viento comenzó a soplar .. Miré al cielo, es completamente negro. Yo sabía lo que significaba. Una tormenta se acercaba ... y yo no sabía qué hacer .. En ese momento, me desperté con sudores fríos en la frente ..Me calmé porque respiraba agitadamente .. "es sólo un sueño", me dije, pero no, no era un sueño .. era una pesadilla. Miré el reloj y eran casi las ocho de la mañana. Me sequé el sudor en la frente y levanté de la cama, si yo iba a tener ese sueño otra vez, será mejor que me levante y hacer algo productivo.


EL DESTINO, DE TODO A NADA Por Pilar Pérez y Marina Marchal

Un día como otro cualquiera, quisimos tentar a la suerte comprando un cupón para el día de la once. El día del sorteo, nos llevamos una gran sorpresa, ¡Nos había tocado, eramos millonarias! Con ese dinero nos dimos un par de caprichos, por primera vez pudimos comprar todo lo que querian nuestros familiares en fechas marcadas como la navidad. El día de Fin de año, nuestro propósito para el nuevo año, era poder cumplir lo que tanto deseábamos, irnos de crucero partiendo desde Grécia hasta llegar a Dubai. Al fín compramos los billetes y llegó el día esperado. En el crucero, durante el día, hacíamos muchas actividades como pesca, fotografía etc, pero la que más nos llamó la atención, fue buceo. Por las noches, hacían fiestas, bailes, mucha música etc pero nosotras siempre bajabamos a las galeras para observar el mar ya que presentiamos que podía haber algo. Al pasar un mes y medio, desde la galería vimos algo extraño, entonces decidimos aprovechar la actividad de buceo para ir a investigar. Durante la búsqueda, encontramos una cuerda, la seguimos i esta nos llevó a un galeón Imaratés del siglo XVI. Dentro de ese galeón, descubrimos unos cofres encadenados, se nos ocurrió hacer lourderias para poder abrirlos una vez ya en tierra. Los abrimos y para nuestra sorpresa, dentro habían como unas 17 toneladas de monedas de plata i oro. Al cabo de unos dias, unos piratas conocidos llamados Odyssay consiguieron arrebatarnos el tesoro. Intentamos buscarlo por todos los medios pero como no lo conseguimos nos dimos por vencidas, no nos lo podiamos creer, nos habían quitado nuestro gran tesoro Al poco tiempo, desde tierra, vimos a un barco que iba a la deriva, nos metimos corriendo dentro de el y pudimos descubrir que justamente ahí dentro estaba nuestro preciado tesoro. Llegó diciembre, quisimos disfrutar de el pero con mala suerte el día 12 de diciembre de 2012 se cumplió lo que un día dijeron los mayas, se acabó el mundo.


El cofre perdido Por Anàs El-Hammadi y Miguel Molina Mi nombre es Khatan, soy de Berlín, mi profesión es marinero, algunos días suelo perderme por el océano buceando a ciento cincuenta metros de profundidad. Un día soleado decidí ir a bucear. Así que cogí rápidamente mis accesorios y mi barco, para irme a perderme por el mar. es día buceando a ciento cincuenta metros en el océano pacífico,observé que había algo brillando y sin pensar fui a él. Al llegar vi que lo que brillaba era un reloj y algo me decía que era antiguo alrededor de S.XVI. Me llamo mucho la atención entonces quise mirar por los alrededores encontré un galeón hundido que parecía medir unos cien metros de largo por su aspecto parecía ser del S.XVI como el reloj que encontré. Entonces decidí entrar, cogí el arpo y dispare ala ventana para entrar en el barco, al entrar miré por el alrededor y encontré cadáveres con moho,eso me llegó a ala conclusión que llevaban muertos mucho tiempo. Antes de llegar ala cubierta encontré una puerta que medio curiosidad por entrar, al abrirla, había un cadáver sentado agarrando un cofre con lo que parecía ser muy valioso por la forma en como los sostenía. Cogí el cofre y decidí volver al barco para analizarlo con más calma, al llegar al barco, miré que tenía una rotura en el candado del cofre. Cogí un palo de metal para que pudiera hacer balan-ca, con mucho esfuerzo llegué a abrirlo y vi que ante mi tenia mil piezas de oro y plata. Finalmente cogí el cofre el cien cuenta por ciento del tesoro, el resto del botín se lo di a la empresa Odissey que le dijo donde encontró el galeón hundido. Al tiempo Kathan se hizo rico y famoso. También fue marcado como un busca-tesoros.


EL PERGAMINO Por Issam El-Kharrim y Ismael Lyassai

La compañía Odyssey en uno de sus entrenamientos de buceo encontró una botella. La recogieron y vieron que había un pergamino en su interior, asombrados se la llevaron al laboratorio para investigarlo. A simple vista no se podía diferenciar su contenído, lo escaneron y le dieron más color, observaron que era un mapa que situa un barco hundido con un tesoro en su interior en medio del Océano Atlántico. Después de largas semanas de investigación, decidieron empezar con la expedición. Estuvieron largos meses buscando en el fondo del Océano, hasta que encontraron grandes cofres llenos de monedas de oro y plata dentro del galeón hundido en el S.XVII. Rescataron el pecio del galeón hundido y decidieron subastarlo. Ganaron 370 millones de euros.


Los Cazatesors