Page 1

DRÁCULA

 WOODY
ALLEN
 Carmela
Greciet
 



PARA
EL
PROFESOR
 
 SUGERENCIAS
PARA
TRABAJAR
EN
CLASE
 



“DRÁCULA”
DE
WOODY
ALLEN.



 1.‐
ACTIVIDAD
MOTIVADORA.
 
¿Qué


sabes
 de
 vampiros?
 Rodea
 con
 un
 círculo
 el
 número
 correspondiente
a
las
características
propias
de
estos
seres:

 1.
‐
Les
gusta
la
morcilla.
 2.
‐
No
se
reflejan
en
los
espejos
ni
tienen
sombra.
 3.
‐
Son
muy
deportistas
y
salen
a
hacer
footing
de
noche.
 4.
‐
Van
mucho
al
cine.
 5.
‐
No
soportan
la
luz.
 6.
‐
Tienen
muchos
lunares.
 7.
‐
Poseen
largos
y
puntiagudos
colmillos.
 8.
‐
Se
perfuman.
 9.
‐

Su
piel
es
pálida
y
fría.
 10.
‐
Cantan
a
la
luna.
 11.
‐
Tienen
las
uñas
largas.
 12.
‐
Se
las
pintan.
 13.
‐
Pueden
transformarse
en
murciélago,
lobo,
niebla…
 14.
‐
Se
alimentan
de
la
sangre
de
sus
víctimas.
 2
 



15.
‐
Tocan
muy
bien
la
guitarra.
 16.‐
 No
 toleran
 el
 ajo
 ni
 los
 símbolos
 cristianos
 (por
 su
 naturaleza
 demoníaca).
 17. - Son extremadamente fuertes y rápidos. 18. - Conducen sin cinturón. 19. - Son muy vulnerables a la luz del sol. 20. - Se han escapado del Carnaval de Cádiz. 


2.‐
BÚSQUEDA
DE
INFORMACIÓN.
 
Por
grupos,
buscad
información
sobre:
 ‐ Quién
fue
Stoker
(en
anexo
II
de
“El
huésped
de
Drácula”)
 ‐ Quién
es
Woody
Allen
(anexo
I)
 Después,
a
través
de
un
portavoz,
cada
grupo
contará

al
resto
lo
que
ha
 aprendido
sobre
estos
autores.
 3.‐
LECTURA.
 Lectura
 en
 grupo
 del
 relato
 Drácula
 de
 Woody
 Allen,
 utilizando
 distintas
 voces
 para
 hacerla
 más
 amena.
 Aclaración
 de
 las
 palabras
 que
 ofrezcan
 dificultad
 (aparecen
 en
 verde
 en
 el
 relato:
 yace,
 raso,
 instinto,
 espectral,
 suculento,
 meticulosidad,
 metamorfosea,
 febrilmente,
 rapaz,
 inquiere,
 eclipse,
frenesí,
pilaf
(ver
anexo

I
I),
tugurio,
espeluznante).
 

 
4.‐
DESCRIPCIÓN.

 ‐
¿Qué
descripción
–física,
psicológica‐
se
hace
de
Drácula
en
el
relato?:
 


‐Física:
pálido,
capa,…


‐
Psicológica:
sonrisa
encantadora,
forzada,
falsa…
 3



‐Características
propias
de
los
vampiros
antes
mencionadas.



 ‐
 Pueden
 localizar
 también
 las
 diferentes
 maneras
 en
 que
 el
 narrador
 se
 refiere
 al
 conde
 en
 el
 relato:
 adjetivos,
 epítetos
 (Subrayados
 en
el
texto
del
profesor:
“el
monstruo”,
“el
demonio”,
“ángel
del
infierno”,
 “diabólico
monstruo”
)
 ‐
 ¿Qué
 descripción
 se
 hace
 del
 panadero
 y
 de
 su
 mujer?
 Subraya
 los
 adjetivos
 que
 se
 refieren
 a
 ellos
 (“suculentos,
 disponibles,
 nada
 suspicaces”,
“despreocupados”,
“tentadores”
–para
Drácula).
 5‐.

EL
EQUÍVOCO.
 
Busca
qué
significa
este
procedimiento
y
explica
cuál
es
aquí
el
equívoco
y
 qué
efectos
produce
(comicidad,
dramatismo,…).
 6.‐
CREACIÓN:
EL
DIÁLOGO.
 Elige
una
de
las
opciones
‐A
o
B‐
que
a
continuación
se
proponen
y
trabaja
 como
escritor/a.
Habrá
premio
–un
ejemplar
de
Drácula
de
Bram
Stoker‐
 para
la
mejor
redacción
entre
los
alumnos
y
alumnas
del
mismo
nivel
(el
 jurado:
tres
profesores
del
Departamento
de
Lengua
y
Literatura).
 A‐
 El
 arte
 de
 excusarse:
 El
 conde
 da
 excusas
 muy
 poco
 creíbles
 y
 que
 resultan
cómicas
para
justificar
su
extraño
comportamiento
(“Se
ha
dejado
 las
 luces
 del
 castillo
 encendidas”,”
 tiene
 una
 reunión
 de
 condes”,
 etc.)
 Señala
 esas
 excusas
 en
 el
 relato
 
 (En
 azul
 en
 el
 texto
 para
 el
 profesor).
 Ahora
imagina
que
eres
tú
quien
vive
una
situación
similar
–bien
como
la
 que
se
describe
a
continuación,
bien
inventada
por
ti‐.
¿Qué
harías?
 (Ejemplo:
 Debido
 a
 una
 tradición
 milenaria
 que
 afecta
 a
 los
 miembros
de
tu
familia
durante
la
edad
en
que
cursan
Secundaria,
comer
 sopa
 de
 pescado
 te
 produce
 una
 extraña
 alteración
 que
 hace
 que
 tu
 cuerpo
 se
 llene
 de
 escamas
 y
 te
 conviertas
 en
 pez
 desde
 la
 primera
 cucharada.
 Has
 ido
 a
 comer
 a
 casa
 de
 unos
 amigos
 de
 tus
 padres
 y
 te
 sirven
como
primer
plato
una
humeante
sopa
de
pescado…)
 B.‐
 El
 arte
 de
 ser
 hospitalario:
 El
 panadero
 y
 su
 mujer
 son
 buenos
 anfitriones
 (hasta
 que
 pierden
 la
 paciencia).
 Ahora
 imagina
 que
 eres
 tú
 4
 



quien
vive
una
situación
similar
y
recibes
la
visita
del
conde
en
tu
casa
 – bien
como
se
describe
a
continuación,
bien
de
otro
modo,
inventado
por
 ti‐.
¿Cómo
reaccionarías?
 (Ejemplo:
En
su
huída
de
casa
de
los
panaderos
y
a
través
de
esa
red
 global
de
comunicaciones
que
une
todos
los
armarios
del
mundo
por
sus
 trasfondos,
 Drácula
 aparece
 en
 el
 tuyo
 una
 noche
 en
 la
 que
 te
 has
 quedado
estudiando
hasta
tarde…
(no
te
olvides
de
tratarlo
con
la
cortesía
 con
que
se
debe
tratar
a
un
conde
transilvano).
 
 7.
TEMAS
DE
ACTUALIDAD.
 En
 relación
 con
 la
 vida
 nocturna
 de
 Drácula
 puede
 traerse
 a
 colación
 la
 vida
 de
 los
 Hikikomori,
 jóvenes
 japoneses
 que
 se
 aíslan
 en
 sus
 casas,
 no
 tienen
contacto
social
de
ningún
tipo,
duermen
a
lo
largo
del
día
y
ven
la
 televisión
y
juegan
al
ordenador
durante
la
noche
(ver
anexo
III).



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 5
 



ANEXO
l
 Woody
Allen
 Allan Stewart Konigsberg (n. Nueva York, 1 de diciembre de 1935), conocido como Woody Allen, es un director, guionista, actor y escritor estadounidense ganador del premio Óscar en múltiples ocasiones. Es considerado como uno de los directores más respetados, influyentes y prolíficos de la era moderna.1 Nació el 1 de diciembre de 1935 en el barrio de Brooklyn, Nueva York Es considerado uno de los principales directores y guionistas cinematográficos contemporáneos. Proviene de una familia judía de orígenes ruso-austríacos, a la que el propio Allen define como «burguesa, bien alimentada, bien vestida, e instalada en una cómoda casa». Woody estudió hasta sus 8 años en una escuela hebrea, y después acudió a la escuela pública de Midwood High School. Durante su infancia aprendió a tocar el violín, posteriormente se convertiría en intérprete del clarinete (que toca con asiduidad en público, junto con una banda de jazz, The New Orleans Jazz Band), hecho que le ayudaría más tarde en la elección de las bandas sonoras de sus películas.Hasta 1997 esta actividad de intérprete musical tuvo lugar en el Michael's Pub de Nueva York, pero al cerrar este local sus puertas, pasó a tocar cada lunes en el Café Carlyle, en el hotel del mismo nombre, al que sólo falta los días en que su actividad como cineasta se lo impide. Debido a que sus padres trabajaban, Allen estuvo al cuidado de niñeras desde el primer año de su vida. Su primer encuentro con el cine fue a la edad de tres años cuando su madre lo llevó a ver Blancanieves y los siete enanitos. Fue tanta la emoción que le produjo ver cómo los personajes de la pantalla se movían, que corrió a la pantalla para tratar de tocarlos. A los cinco años se le observó el primer cambio de carácter, se convirtió en un niño solitario e introvertido. Se cree que la razón fue su ingreso escuela pública 99 de Brooklyn. En 1968 rueda su primera película completamente escrita y dirigida por él y en la que también actúa, Take the money and run (Coge el dinero y corre). Al comienzo fue difícil encontrar una productora que financiara el proyecto (costaba dos millones de dólares), hasta que Palomar Pictures decidió apoyar el proyecto. Aunque la productora no estuvo muy contenta con el resultado final, la película resultó ser un éxito de público. Después de éste éxito, a Allen no le costó trabajo encontrar algún estudio que siguiera pagando sus películas. En 1970 firma un contrato con United Artists (productora creada por Charles Chaplin), y comenzaría a rodar su segunda película Bananas. El contrato con United Artists lo comprometía para rodar tres películas, y el estudio le otorgó a Woody Allen total control sobre su producción, algo que era muy poco usual para cualquier director joven de la época (en aquella época ni siquiera Scorsese, Coppola o Mazursky tenían privilegios como éste). En 1977, tras filmar El dormilón (1973) y Love and Death (1975), Allen realiza la película con la cual obtendría su primer premio Óscar: Annie Hall. 6
 



A partir de ese momento, Allen alcanza el éxito como director y guionista y también como actor, con la realización de películas ambientadas principalmente en su querida Manhattan, siendo uno de los primeros directores americanos en reivindicar a cineastas europeos como Ingmar Bergman. En 1979 realiza la película que lo consagraría como director, Manhattan; filmada en blanco y negro, con largas e imponentes tomas de la ciudad de Manhattan es considerada como un clásico de la historia del cine. Ha sido nominado varias veces al Óscar y en 1977 recibió el premio como mejor director por su película Annie Hall, pero no acudió a la entrega alegando que se había olvidado de la ceremonia (se había quedado tocando el clarinete ese día), Este incidente con los Óscar no sirvió precisamente para aumentar su escasa popularidad en los Estados Unidos. Varias veces ha declarado que, si no fuese por su acogida en Europa, le resultaría imposible continuar filmando. En 2002 recibe el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Desde entonces tiene una estatua en su honor en el centro de Oviedo. Sus últimas películas (2005 – 2006) han sido filmadas en Europa, recibiendo, como ya ha sido una constante, la aclamación de la crítica, especialmente la francesa. En el verano de 2007 rodó la película Vicky Cristina Barcelona en Barcelona, Oviedo , Avilés y La Felguera donde participaron interpretes como Scarlett Johansson, Penélope Cruz o Javier Bardem.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 7
 



ANEXO II PILAF DE POLLO


 1 Pollo 1 cucharada de Aceite Maíz 50 gr Manteca 1 Cebolla Picada 1 Diente De Ajo 1/2 Cucharadita Comino 1/2 Cucharadita Canela 1/2 Cucharadita Clavo De Olor Molido 1/2 Cucharadita Azafrán 3 Tazas Arroz 6 Tazas Caldo De Gallina 2 Hojas Laurel Sal, Pimienta Preparación En una sartén grande, freír el pollo troceado y salpimentado en la manteca y el aceite hasta que esté dorado. Retirar. Freír la cebolla en la misma sartén durante 10 minutos, añadir el ajo machacado y las especias y cocinar otros 10 min. Volver a poner el pollo, tapar y dejar cocer 15 minutos removiendo de vez en cuando. Agregar el arroz, el caldo, el azafrán y las hojas de laurel. Cocinar a fuego lento durante 10 minutos hasta que el arroz quede tierno.


 



 


8
 



ANEXO
lll
 Hikikomori
 (De Wikipedia) Los hikikomori (ひきこもり o 引き篭り hikikomori?) son adolescentes y adultos jóvenes que se ven abrumados por la sociedad japonesa y se sienten incapaces de cumplir los roles sociales que se esperan de ellos, reaccionando con un aislamiento social. Los hikikomori a menudo rehúsan abandonar la casa de sus padres y puede que se encierren en una habitación durante meses o incluso años. La mayoría de ellos son varones, y muchos son también primogénitos. Este tipo de problemas se centran (aunque bien, no son exclusivos) en las clases media-alta y alta, donde el joven posee cuarto propio, lo cual es considerado un lujo en Japón. La palabra japonesa hikikomori significa aislamiento en español. 



Síntomas
del
aislamiento

 Mientras que algunas personas sienten presión por parte del mundo exterior, y padecen agorafobia, un hikikomori reacciona con un completo aislamiento social para evitar toda la presión exterior. Pueden encerrarse en sus dormitorios o alguna otra habitación de la casa de sus padres durante periodos de tiempo prolongados, a menudo años. Normalmente no tienen ningún amigo, y en su mayoría duermen a lo largo del día, y ven la televisión o juegan al ordenador durante la noche. Todo esto hace de ellos un caso extremo de solteros parásitos (expresión japonesa para nombrar a aquellos que viven de las sopas instantáneas, viviendo en casa de sus padres para disfrutar de mayor comodidad). El aislamiento de la sociedad normalmente comienza de forma gradual, antes de que el hikikomori cierre con llave la puerta de su habitación. A menudo se encuentran tristes, pierden sus amigos, se vuelven inseguros, tímidos y hablan menos. Frecuentemente son objeto de burla en el colegio, lo cual puede ser el detonante para su aislamiento. La mayoría de los hikikomori mantienen contacto con el mundo exterior solamente por el ordenador, la televisión y los videojuegos en linea. Sin embargo, en casos extremos, el hikikomori puede cerrarse incluso a esto y permanecer horas y horas en la misma posición, con la vista en un punto fijo, viviendo de su imaginación (…)

9
 



WOODY ALLEN: DRÁCULA En algún lugar de Transilvania yace Drácula, el monstruo, durmiendo en su ataúd y aguardando a que caiga la noche. Como el contacto con los rayos solares le causaría la muerte con toda seguridad, permanece en la oscuridad en su caja forrada de raso que lleva iniciales escritas en plata. Luego, llega el momento de la oscuridad, y movido por instinto milagroso, el demonio emerge de la seguridad de su escondite y, asumiendo las formas espantosas de un murciélago o un lobo, recorre los alrededores y bebe la sangre de sus víctimas. Por último, antes de que los rayos de su gran enemigo, el sol, anuncien el nuevo día, se apresura a regresar a la seguridad de su ataúd protector y se duerme mientras vuelve a comenzar el ciclo. Ahora, empieza a moverse. El movimiento de sus cejas responde a un instinto milenario e inexplicable, es señal de que el sol está a punto de desaparecer y se acerca la hora. Esta noche, está especialmente sediento y, mientras allí descansa, ya despierto, con el smoking y la capa forrada de rojo confeccionada en Londres, esperando sentir con espectral exactitud el momento preciso en que la oscuridad es total antes de abrir la tapa y salir, decide quiénes serán las víctimas de esta velada. El panadero y su mujer, reflexiona. Suculentos, disponibles y nada suspicaces. El pensamiento de esa pareja despreocupada, cuya confianza ha cultivado con meticulosidad, excita su sed de sangre y apenas puede aguantar estos últimos segundos de inactividad antes de salir del ataúd y abalanzarse sobre sus presas. De pronto, sabe que el sol se ha ido. Como un ángel del infierno, se levanta rápidamente, se metamorfosea en murciélago y vuela febrilmente a la casa de sus tentadoras víctimas. -¡Vaya, conde Drácula, qué agradable sorpresa!- dice la mujer del panadero al abrir la puerta para dejarlo pasar. (Asumida otra vez su forma humana, entra en la casa ocultando, con sonrisa encantadora, su rapaz objetivo.) -¿Qué le trae por aquí tan temprano?- pregunta el panadero. -Nuestro compromiso de cenar juntos- contesta el conde-. Espero no haber cometido un error. Era esta noche, ¿no? -Sí, esta noche, pero aún faltan siete horas. 10
 



-¿Cómo dice?- inquiere Drácula echando una mirada sorprendida a la habitación. -¿O es que ha venido a contemplar el eclipse con nosotros? -¿Eclipse? -Así es. Hoy tenemos un eclipse total. -¿Qué dice? -Dos minutos de oscuridad total a partir de las doce del mediodía. -¡Vaya por Dios! ¡Qué lío! -¿Qué pasa, señor conde? -Perdóneme... debo...Debo irme...Hem...¡Oh, qué lío!...- y, con frenesí, se aferra al picaporte de la puerta. -¿Ya se va? Si acaba de llegar. -Sí, pero, creo que... -Conde Drácula, está usted muy pálido. -¿Sí? necesito un poco de aire fresco. Me alegro de haberlos visto... -¡Vamos! Siéntese. Tomaremos un buen vaso de vino juntos. -¿Un vaso de vino? Oh, no, hace tiempo que dejé la bebida, ya sabe, el hígado y todo eso. Debo irme ya. Acabo de acordarme que dejé encendidas las luces de mi castillo... Imagínese la cuenta que recibiría a fin de mes... -Por favor- dice el panadero pasándole al conde un brazo por el hombro en señal de amistad- Usted no molesta. No sea tan amable. Ha llegado temprano, eso es todo. -Créalo, me gustaría quedarme, pero hay una reunión de viejos condes rumanos al otro lado de la ciudad y me han encargado la comida. -Siempre con prisas. Es un milagro que no haya tenido un infarto. -Sí, tiene razón, pero ahora... -Esta noche haré pilaf de pollo- comenta la mujer del panaderoEspero que le guste. -¡Espléndido, espléndido!- dice el conde con una sonrisa empujando a la buena mujer sobre un montón de ropa sucia. Luego, abriendo por equivocación la puerta del armario, se mete en él-. Diablos, ¿dónde está esa maldita puerta? -¡Ja, ja!- se ríe la mujer del panadero-¡Qué ocurrencias tiene, señor conde! -Sabía que le divertiría- dice Drácula con una sonrisa forzada-, pero ahora déjeme pasar. 11
 



Por fin, abre la puerta, pero ya no le quedaba tiempo. -¡Oh, mira, mamá!- dice el panadero-, el eclipse debe de haber terminado! Vuelve a salir el sol. -Así es- dice Drácula cerrando de un portazo la puerta de entradaHe decidido quedarme. Cierren todas las persianas, rápido, ¡rápido! ¡No se queden ahí! -¿Qué persianas?- preguntó el panadero. -¿No hay? ¡lo que faltaba! ¡Qué par de...! ¿Tendrían al menos un sótano en este tugurio? -No- contesta amablemente la esposa- Siempre le digo a Jarslov que construya uno, pero nunca me presta atención. Ese Jarslov... -Me estoy ahogando. ¿Dónde está el armario? -Ya nos ha hecho esa broma, señor conde. Ya nos ha hecho reír lo nuestro. -¡Ay... qué ocurrencia tiene! -Miren, estaré en el armario. Llámenme a las siete y media. Y, con esas palabras, el conde entra al armario y cierra la puerta. -¡Ja,ja...! ¡qué gracioso es, Jarslov! -Señor conde, salga del armario. deje de hacer burradas. Desde el interior del armario, llega la voz sorda de Drácula. -No puedo... de verdad. Por favor, créanme. Tan solo permítanme quedarme aquí. Estoy muy bien. De verdad. -Conde Drácula, basta de bromas. Ya no podemos más de tanto reírnos. -Pero créanme, me encanta este armario. -Sí, pero... -Ya sé, ya sé... parece raro y sin embargo aquí estoy, encantado. El otro día precisamente le decía a la señora Hess, deme un buen armario y allí puedo quedarme durante horas. Una buena mujer, la señora Hess. Gorda, pero buena... Ahora, ¿por qué no hacen sus cosas y pasan a buscarme al anochecer? Oh, Ramona, la la la la, Ramona... En aquel instante entran el alcalde y su mujer, Katia. Pasaban por allí y habían decidido hacer una visita a sus buenos amigos, el panadero y su mujer. -¡Hola Jarslov! espero que Katia y yo no molestemos. -Por supuesto que no, señor alcalde. Salga, conde Drácula ¡Tenemos visita! 12
 



-¿Está aquí el conde?- pregunta el alcalde, sorprendido. -Sí, y nunca adivinaría dónde está- dice la mujer del panadero. -¡Qué raro es verlo a esta hora! De hecho no puedo recordar haberle visto ni una sola vez durante el día. -Pues bien, aquí está. ¡Salga de ahí, conde Drácula! -¿Dónde está?- pregunta Katia sin saber si reír o no. -¡Salga de ahí ahora mismo! ¡Vamos!- La mujer del panadero se impacienta. -Está en el armario- dice el panadero con cierta vergüenza. -¿No me digas!- exclama el alcalde. -¡Vamos!- dice el panadero con un falso buen humor mientras llama a la puerta del armario- Ya basta. Aquí está el alcalde. -Salga de ahí, conde Drácula- grita el alcalde- Tome un vaso de vino con nosotros. -No, no cuenten conmigo. Tengo que despachar unos asuntos pendientes. -¿En el armario? -Sí, no quiero estropearles el día. Puedo oír lo que dicen: Estaré con ustedes en cuanto tenga algo que decir. Se miran y se encogen de hombros. Sirven vino y beben. -Qué bonito el eclipse de hoy- dice el alcalde tomando un buen trago. -¿Verdad?- dice el panadero- Algo increíble. -¡Díganmelo a mí! ¡Espeluznante!- dice una voz desde el armario. -¿Qué, Drácula? -Nada, nada. No tiene importancia. Así pasa el tiempo hasta que el alcalde, que ya no puede soportar esa situación, abre la puerta del armario y grita: -¡Vamos, Drácula! Siempre pensé que usted era una persona sensata. ¡Déjese de locuras! Penetra la luz del día; el diabólico monstruo lanza un grito desgarrador y lentamente se disuelve hasta convertirse en un esqueleto y luego en polvo ante los ojos de las cuatro personas presentes. Inclinándose sobre el montón de ceniza blanca, la mujer del panadero pega un grito: -¡Se ha fastidiado mi cena! (1988) Woody Allen, "Cuentos sin plumas"

13
 


"Drácula" de Woody Allen  

grupo de trabajo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you