Page 1

Viernes 04.01.13

GPS GUÍA PARA SALIR

Una ciudad de museo Utrech conmemora este año el 300 aniversario del tratado de paz que lleva el nombre de esta bella urbe holandesa

[P2]

MÚSICA

Propuestas musicales para todos Siniestro Total, Alejandro Sanz o Leiva, entre las ofertas de 2013 en Castilla y León [P9] CINE

A la caza de Osama bin Laden Bicicletas aparcadas junto a uno de los canales de Utrech y, al fondo, la torre Dom. :: JAVIER PRIETO GALLEGO

Kathryn Bigelow lleva a la pantalla la operación militar que acabó con el líder de Al Qaida [P10]


2 GPS

Viernes 4.01.13 EL NORTE DE CASTILLA

PLANES

¿Qué saben la mayor parte de los españoles de Utrecht?: que por su culpa Gibraltar no es español. Eso es todo. Una auténtica pena porque además de ser el lugar en el que se firmó el tratado de paz que detuvo la sangría en la que se estaba derramando Europa, Utrecht es, hoy por hoy, una ciudad llena de alicientes: su lista de museos es interminable y el paisaje urbano de su casco histórico recoge la mejor tradición arquitectónica holandesa, repleto de canales y edificios de los siglos XVIII y XIX. Una delicatesen holandesa que nada tiene que envidiar a la cercana ciudad de Ámsterdam. Tampoco es de extrañar. Utrecht figura en un lugar sobresaliente de la historia de Holanda. Sus orígenes se remontan al momento en el que los romanos ordenaron la construcción de una línea fronteriza a lo largo del Rin. Una de las fortalezas construidas para defenderla aprovechaba un paso sobre el río que, a la postre, acabaría constituyendo el núcleo fundacional de la ciudad. Más adelante, a partir del siglo VII, Utrecht pasaría a conformarse como un importante centro impulsor del catolicismo en la región. Circunstancia que llevó aparejada también la expansión comercial y la primacía política que acabarían por convertirla en la ciudad más importante de Holanda entre los siglos XI y XVI. En ella nació el único Papa holandés y en ella se estableció la República holandesa en 1579 tras medio siglo de dominio casi absoluto del imperio español al mando de Carlos V. Los españoles ocuparon la ciudad en 1528 y fueron expulsados de ella en 1577. Al alcanzar el siglo XVIII Europa llevaba dos siglos de guerras continuadas en las que cada cual luchaba por ampliar su hegemonía sobre el resto del territorio. En aquel momento la situación se había deteriorado aún más a raíz del problema sucesorio surgido con la Corona española. Es así como, hartos de andar a la gresca y estancados en unas luchas que estaban vaciando todas las arcas que sostenían el negocio de la guerra decidieron juntarse en esta hermosa localidad del norte de Europa para hacer las paces y, de paso, repartirse territorios de una forma mucho más productiva y rápida. Fueron 15 meses de negociación que cambiaron el mapa de Europa y, de paso, la fisonomía de una ciudad que se benefició directamente del dinamismo económico generado por la llegada de las delegaciones de los diferentes países. El acuerdo final fue firmado por todas las naciones participantes el 11 de abril de 1713. Las consecuencias de

El año de Utrecht En 2013 esta bella ciudad holandesa celebrará el 300 aniversario del tratado de paz RUTAS CON ENCANTO

UTRECH

JAVIER PRIETO

aquellos 500 días de negociaciones fueron, entre otras muchas, que en Utrecht Felipe V fuera reconocido por las potencias europeas como rey de España, siempre que renunciase a la Corona francesa. Gibraltar y Menorca pasaron a manos inglesas y Austria se quedó con los Países Bajos españoles, Nápoles y Cerdeña, mientras que Sabo-

ya se anexionó Sicilia. Otras consecuencias, quizás menos conocidas de aquellas negociaciones, son que Gran Bretaña, además de controlar el comercio en el Mediterráneo con sus nuevas posesiones, pasó a controlar dos territorios franceses en América del Norte que serían claves un poco más adelante: la desembocadura del río Hud-

son y Terranova, al tiempo que se hizo con el monopolio del tráfico de esclavos en toda América. Logró de esta manera convertirse en la principal potencia del comercio mundial. Mientras la ciudad se prepara ya para dar el pistoletazo de salida a los actos que conmemorarán aquel acontecimiento histórico

(www.vredevanutrecht.nl), calificado por los historiadores como «el arte de hacer la paz», conviene tener a mano una lista que ayude a disfrutar de uno de sus principales atractivos: su colección de museos. La mayor parte de ellos se ubican en el casco histórico de la ciudad de tal forma que ha acabado por conocerse como el Barrio de los Museos. Estos son algunos de los que no deberían faltar en un paseo por Utrecht. 1. La Torre Dom. Imprescindible en cualquier recorrido por Utrecht es hacer un alto –en el sentido más literal de la expresión– en la torre de iglesia con mayor altura de Holanda. Sus 465 escalones aúpan hasta lo que fue durante algunos siglos el techo de un país sin montañas. Desde su terraza, a 112,32 metros de altura se divisa una panorámica espectacular de la ciudad. Pero esta torre es todo un símbolo de la villa

Reproducción de un poblado minero de 1839 realizada en el interior de una nave del Museo Nacional del Ferrocarril. :: REPORTAJE GRÁFICO DE JAVIER PRIETO


Viernes 4.01.13 EL NORTE DE CASTILLA

no solo por la maravilla de sus vistas. También porque se alza sobre el primitivo asentamiento fundado por los romanos. La torre estuvo anexa a la catedral hasta que un huracán ocurrido en 1674 hizo que el templo se viniera abajo. Información: www.domtoren.nl 2. Museo Holandés del Ferrocarril. El Nederlands Spoorwegmuseum es uno de los museos más visitados de Holanda. Tampoco es de extrañar. Su espectacular montaje museográfico se ubica en la antigua estación de trenes de Utrecht, que funcionó entre 1847 y 1939, y utiliza parte de aquellas instalaciones para hacer un repaso de toda la historia del ferrocarril holandés, permitiendo a niños y grandes recorrer antiguos vagones, subirse a viejas locomotoras o –incluso– realizar un viaje en el tiempo hasta el pueblo minero en el que descansa el primer tren que

PLANES GPS 3

circuló por Holanda en 1839, entre Ámsterdam y Haarlem. Una gozada de dimensiones colosales llena de sorpresas y ambientaciones escenográficas relacionadas con el mundo del ferrocarril. Información: www.spoorwegmuseum.nl 3. Museo Central de Utrecht. El museo municipal más antiguo de Holanda ofrece un concienzudo repaso a la historia de la ciudad gracias a

LaTorre Dom es un símbolo de la ciudad y se alza sobre el asentamiento romano primitivo

una variada colección de piezas arqueológicas, pinturas, arte, objetos de decoración o muebles diseñados por Gerrit Rietvel. La admiración que despierta en el mundo entero la obra de este importante arquitecto y diseñador nacido en la ciudad es, también, uno de sus principales reclamos turísticos. De hecho, la casa que diseñó para la familia Schröder en 1924, declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, es, también, el edificio más famoso de la ciudad. En el museo se exponen muchas de las piezas diseñadas para amueblar la casa, aunque en realidad se trata solo del aperitivo antes de tomar el autobús que desde la misma puerta del museo conduce al edificio de Rietvel. Información: centraalmuseum.nl 4. Museo Nacional de Relojes Musicales y Organillos Callejeros. Según sus gestores pasa por ser «el museo

más musical del mundo». En cualquier caso es otro de los imprescindibles de Utrecht. Especialmente por la originalidad que supone reunir una de las más impresionantes colecciones del mundo de relojes musicales, carillones, cajas de música, relojes de cuco y organillos ambulantes desde el siglo XV hasta nuestros días. Las colecciones del museo también abarcan aquellos instrumentos musicales mecanizados me-

El Tratado dio a Inglaterra Gibraltar y el monopolio del tráfico de esclavos en toda América

diante rodillos y programas de papel perforado capaces de tocar melodías sin la intervención directa de humanos, como pianolas, pianos o pequeñas orquestas mecanizadas. Información: www.museumspeelklok.nl. 5. Museum Catharijneconvent. Se ubica en un antiguo monasterio del siglo XV, en el centro del casco histórico. Su colección ha sido premiada en numerosas ocasiones y abarca una extensa muestra de obras de arte, retablos, vestimentas, esculturas, manuscritos, así como importantes obras de Rembrandt o de Frans Hals relacionadas con la agitada historia del cristianismo en Holanda. Información: www.catharijneconvent.nl. 6. Museo de la Universidad. Muy recomendable para ir con niños. Además de una completa colección de ins-

Puente iluminado junto al canal Oudegracht.

Utrecht vista desde lo alto de la torre Dom.

trumentos científicos, recopilados a lo largo de la dilatada historia de esta Universidad, el Universiteitsmuseum está enfocado a satisfacer las curiosidades científicas de los más jóvenes. Lejos del concepto de museo para mirar, lo que se ofrece en su interior son una gran cantidad de experimentos para disfrutar. Su visita permite también adentrarse en el Oude Hortus, el magnífico espacio ajardinado en el que estuvo el Jardín Botánico de la ciudad entre 1723 y la década de los 60 del siglo XX. Fue diseñado en su origen para abastecer de especies los experimentos y estudios de las ciencias médicas y botánicas que se desarrollaban en la Universidad. Sus invernaderos son los invernaderos universitarios más antiguos de Holanda. Información: web, www.uu.nl/EN/universiteitsmu seum.  info@javierprietogallego.com

130104 Utrecht  
Advertisement