Issuu on Google+

Viernes 16.07.10

GPS GUÍA PARA SALIR

Todos los Caminos... Los peregrinos pueden caminar hacia Santiago de Compostela por Levante y por el Sureste

[P2 Y 3]

:: JAVIER PRIETO

PLANES

MÚSICA

En bici por las vías de Palencia

Verano de festivales

El centro rural palentino Piedra Abierta ofrece una de las dos estaciones de ciclo-raíl de España, ideal para toda la familia [P5]

Cinco citas musicales con conciertos para todos los gustos irrumpen en Castilla y León como alternativa a la playa [P12 Y 13]


2 GPS

Viernes 16.07.10 EL NORTE DE CASTILLA

PLANES

Yo por aquí, tú por allí Otras alternativas para el peregrino: el Camino del Sureste y del Levante RUTAS CON ENCANTO

CAMINOS A SANTIAGO JAVIER PRIETO

A estas alturas del partido, está más que claro que formas de peregrinar a Santiago de Compostela hay casi tantas como peregrinos en el mundo han sido. Bien es verdad que, teniendo siempre presente que se hace Camino al andar, el uso y la costumbre acabaron fijando sobre el terreno una serie de itinerarios más o menos concurridos –y repetidos gracias al empuje de la fe– que, a la postre, acabaron por conformar las vías de peregrinación tradicionales hacia la ciudad de las vieiras. El que acabó mejor dibujado sobre el paisaje es el Camino Francés. Las circunstancias históricas vigentes en el momento en el

que comenzaron a cobrar fuerzas las peregrinaciones como la forma más directa de asegurarse un asiento en el Cielo ayudaron mucho a que fuera así. De ahí para abajo, la península era tierra conquistada por los seguidores de Alá. Además, muchos de quienes se tomaron en serio que los huesos descubiertos en el monte Libredón eran los de Santiago procedían de Europa y, para ellos, la forma más rápida de limpiar pecados era atravesar la península de este a oeste. Pero las cosas fueron cambiando y, desaparecido el pe-

De Madrid pasaban a Ávila, con los Toros de Guisando como punto de inicio de un tramo de más de cien kilómetros

ligro musulmán, la posibilidad de viajar hasta la tumba del apóstol quedó abierta a cualquiera, viviera donde viviera. Por eso, la península aparece recorrida por itinerarios de peregrinación que avanzan hacia Santiago desde cualquiera de los puntos cardinales. Y como Castilla y León se halla en la antesala de la Galicia sacra, muchos de esos caminos se ven obligados a atravesarla también. La dedicación de las diferentes asociaciones jacobeas y la explosión de la moda de las peregrinaciones ha ido desempolvando antiguos itinerarios, más o menos documentados en el pasado, para goce de quienes andan ávidos de perderse por caminos menos trillados. Uno de esos itinerarios jacobeos menos conocidos es el llamado Camino del Sureste y Levante. Su trazado recuerda el paso de los peregrinos que arrancaban su peregrinación en esa parte de la península, principalmente en tierras deAlicante, Valencia y Murcia y, con una dureza paisajística mucho

Finca con caballos cerca de Medina del Campo (Camino del Levante y del Sureste).

Plaza de la Villa y Torre Vieja de la iglesia de San Martín, en Arévalo, zona de paso del Camino

más áspera que la de otros Caminos, se aventuraban por los horizontes de las provincias de Albacete, Toledo y Madrid. Desde esta última pasaban –y continúan pasando– a la de Ávila para iniciar un largo periplo de más de 100 kilómetros por tierras de Castilla y León. Los Toros de Guisando

era el punto de entrada en la provincia en el lugar donde estuvo ubicada la histórica Venta Juradera y hoy pervive una reducida manada de verracos celtas.

Cogollo monumental Con el objetivo de alcanzar la capital provincial hay

quienes se encaminaban a ella por El Tiemblo y El Barraco, mientras que otros lo hacían por Cebreros, San Bartolomé de Pinares y El Herradón. Desde la ciudad amurallada el peregrinaje se encaminaba hacia Arévalo, con un nutrido cogollo monumental del que sobresa-

Restos de un molino de viento cerca de Villardefrades (Camino del Sureste).


Viernes 16.07.10 EL NORTE DE CASTILLA

PLANES

3

OTROS CAMINOS Entre los caminos tradicionales jacobeos que atraviesan Castilla y León se encuentra el llamado Camino de la Lana, que tiene su origen en la localidad conquense de Monteagudo de las Salinas y su punto final en la ciudad de Burgos, desde donde la peregrinación ya se encauza por el Camino Francés hasta Santiago. Otro camino tradicional recuperado por el que dirigir los pasos a Santiago es el Camino Real de Invierno. En realidad, se trata de la variante invernal del Camino Francés que desde Ponferrada se dirige hacia Las Médulas y el sur de la provincia de Lugo, buscando pasos de orografía menos elevada que el temible puerto de El Cebreiro, impracticable para los peregrinos medievales cuando la nieve se adueñaba de las alturas e intentar atravesarlo suponía arriesgar la vida. Seguían entonces los peregrinos las viejas calzadas por las que los romanos extraían el oro de El Bierzo. El Camino a Santiago de Madrid cuenta con una infraestructura más desarrollada, posibilidades de pernoctar casi en cada localidad que atraviesa, y una excelente señalización. También la Vía de la Plata guía a los peregrinos a Santiago que, además, tienen la opción de desviarse por el Camino Sanabrés al alcanzar el monasterio de Moreruela. de Santiago por Levante y Sureste. ::

len rincones como su plaza de la Villa, los templos de San Martín, Santa María, San Miguel o su castillo. Desde ahí, por Palacios de Goda, entra en la provincia de Valladolid por el despoblado de Honquilana, un revoltijo de ruinas terrosas disueltas por el tiempo que

REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE J. PRIETO

evocan mucho más de lo que enseñan. Ataquines y San Vicente del Palacio anteceden la llegada a Medina del Campo y su núcleo monumental de primer orden. Pero es aquí donde, de nuevo, el río de peregrinos llegados de la costa mediterránea seguía, según

su procedencia, por dos ramales diferentes. Los de Valencia, usando el ramal de Levante, lo hacían por Nava del Rey, Siete Iglesias de Trabancos y Castronuño de cara a alcanzar Toro y, más adelante, Zamora. En este punto se producía el enlace con la Vía de la Plata para proseguir has-

Tramo entre Nava del Rey y Siete Iglesias de Trabancos (Camino del Levante).

ta Astorga y luego hacia Compostela; o bien, desde Zamora, tomar el Camino Sanabrés por tierras orensanas hacia Santiago. Por alguna razón no muy clara aún, quienes procedían de Alicante y Murcia dejaban a los levantinos para proseguir por el ramal del Sureste, que desde Medi-

na del Campo visita Rueda, Tordesillas, Villavieja del Cerro, Bercero, Vega de Valdetronco, Mota del Marqués, Villardefrades y San Pedro Latarce antes de entrar en la provincia de Zamora por Villalpando. El entronque con la Vía de la Plata se hacía en Benavente, desde donde se

proseguía hasta Astorga para continuar desde ahí por el Francés. Unos y otros ramales se encuentran hoy señalizados –algunos tramos mejor que otros– y es posible seguirlos sin demasiados problemas.  info@javierprietogallego.com

Ruinas de la localidad abandonada de Honquilana (Camino de Santiago del Sureste).


100716 Caminos a Santiago