Page 1

Apoyo grupal fotográfico a la lucha histórica de la mujer por alcanzar la igualdad entre ambos sexos en todos los ámbitos. En este caso, nos centraremos especialmente en el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y consecuentemente, sobre nuestras vidas. La posibilidad de abortar, por voluntad propia, siempre debe estar presente y al alcance de toda mujer. La maternidad ni puede ser impuesta ni puede ser negada. Sí al aborto: libre, legal y gratuito.

Un proyecto de Amanda Fernández Casas.


“Mujeres con sueños de libertad” fue un proyecto que surgió con la intención de interactuar con toda variedad de personas con una idea en común: la igualdad. Con esta presentación pretendo extender y demandar más tolerancia, respeto, justicia, razón y moral. Puesto que si hacemos uso de estas cualidades, se facilitan la convivencia, el abrir nuestra mente y el aumento de comprensión hacia situaciones ajenas. Otro de los propósitos que tenía con este proyecto era el conseguir que la gente se moviera; estimular su creatividad para crear y fotografiar. ¡Comencemos! Fotografía: Amanda Fernández Casas. Autorretrato dedicado al día 25 de Noviembre. Día internacional contra la violencia machista.


Fotografía: Marina Sánchez Larriu. Es muy fácil predicar y dar consejos, ¿verdad? Es fácil tratar de imponer nuestras ideas al resto, si nos olvidamos de que estamos limitando la libertad de personas, seres humanos de carne y hueso. –Pequeño recordatorio: vuestra libertad termina donde comienza la del otro–.


Y es que hay aspectos, como son ciertas decisiones personales, que sólo afectan a la vida del sujeto que toma dicha decisión, y dónde la opinión de terceros, sobra. Es decir, si alguien decide cortarse el pelo, maquillarse, tatuarse, no depilarse, pintarse las uñas, salir, irse, volver, comer, saltar, teñirse o hacer el pino... Es asunto suyo. A ti ni te va ni te viene. Tenemos que vivir nuestra vida, no la de los demás.

Fotografía: Laura Bartolomé Pérez.


Y es aquí donde subrayo: la maternidad y la paternidad también son una decisión personal, que requiere preparación y mucha responsabilidad; que siempre ha de ser voluntaria. Por lo cual, tus creencias, principios u opiniones sobre el tema no son aplicables en vidas ajenas, sólo en la tuya propia. Hagamos este sencillo ejercicio de respeto y tolerancia. Seamos más altruistas. Fotografía: Jose Antonio Hernández.


Fotografía: Esther Robres Medialdea. Al igual que ninguna mujer es obligada a abortar si desea ser madre, ninguna mujer puede ser obligada a ser madre poniéndose trabas para abortar o prohibiéndose. Coaccionar, tergiversar información o tratar de manipular a las mujeres para cumplir con ideas egoístas, patriarcales, muchas veces basadas en la ignorancia, son indicadores de un gran atraso en la mentalidad y una grave falta de humanidad y justicia.


Tener que hacerse cargo por obligación de un hijo inoportuno, enfermo o no deseado, es un atentado contra la mujer, contra sus derechos y su libertad. Es joderle la vida porque a otro se le antoja. A Gallardón, por ejemplo. Por otro lado, me veo en la obligación de hacer llegar este mensaje a todas las mujeres que se sientan o hayan sentido presionadas a vivir una vida que no desean: sentíos orgullosas de quienes sois y de las elecciones que tomáis en la vida. Jamás agachéis la cabeza por miedo “al qué dirán”. Que los entrometidos con complejo de juez que crean ser alguien para juzgaros, no se lleven la satisfacción de manipularos, hundir vuestra moral o haceros dudar sobre lo que queréis en vuestro futuro. Que no se desvanezcan vuestros sueños, que no os limiten u os impongan normas. Porque la mujer es un ser extraordinario. ¡Todas y cada una de vosotras sois extraordinarias… Y soberanas de vuestro cuerpo! Que no os vendan cuentos de viejas. Fotografía: Beatriz Hita Fernández.


Y sí, claro que sí: el hombre también es un ser extraordinario. El ser humano, complejo y con uso de la razón, en su conjunto, lo es. También tengo un recordatorio para algunos hombres: a quienes se piensan que esta lucha no es suya o que no va con ellos, a los hombres que se desentienden del tema porque “no les afecta” o porque “ellos no tienen que abortar” o porque “es cosa de chicas”… Esto no funciona así, porque los hijos no se engendran solos por arte de magia. A algunos os encanta decir que respetáis a las mujeres, pero muy grande tiene que ser vuestra ceguera para no daros cuenta de que sin vosotros, nuestra lucha es en vano; y la ausencia de apoyo, una falta de respeto.

Fotografía: José Rosa Mesón.


El feminismo es el deseo de alcanzar la igualdad entre ambos sexos, pero para ello, ambos sexos deben estar de acuerdo con esta idea y unirse por la causa. ¿Qué clase de cobardía es esa de ponerse cualquier excusa fácil para no hacer nada? ¿Esa es vuestra idea de “hombre extraordinario”? ¿Acaso cuando dejáis embarazada a una mujer, ese futuro hijo no es tan vuestro como suyo? Un embarazo, tanto deseado como no deseado, es cosa de dos. Fotografía: Amanda Fernández Casas.


Fotografía: Belén Macho Fernández.

En definitiva, ¿aún creéis justa la nueva ley del aborto? ¿Debe la iglesia poder intervenir en aspectos sociales a través del gobierno? ¿Debe el gobierno satisfacer deseos a determinados sectores conservadores olvidándose del resto?


Y llegamos al asunto “Asesinas”. ¿Es justo que llamen así a una mujer? Es una acusación muy grave. ¿Y a qué se debe…? ¿Asesinas por defender el derecho a abortar? ¿Asesinas por interrumpir un embarazo no deseado? ¿Asesinas por interrumpir un embarazo de un niño que tendría serios problemas de salud y no podría disfrutar de la vida? ¿Asesinas por evitar un embarazo del que no podemos hacernos cargo, ya sea por nuestra situación sentimental, emocional o económica? ¿Asesinas?

¿En serio? Fotografía: Yolanda Pérez Caballero.


Por último, y para finalizar el proyecto… Quiero dar las gracias a todos los participantes, y a quienes ayudan y colaboran con esta causa, y muchas otras de carácter humanitario. Es muy importante estar concienciado, pero más aún ser capaz de aportar algo. Con cada granito de arena se puede formar una montaña, y todos somos necesarios. Espero, de verdad, que os haya gustado este trabajo que tanto esfuerzo me ha costado organizar y finalizar. Disfrutadlo y compartidlo con quien queráis. Un especial agradecimiento a Yolanda Pérez Caballero, quien me impulsó a llevar a cabo todo esto. Fotografía: Amanda Fernández Casas.


“Son tiempos difíciles para los soñadores.” – Amélie. Fotografías: Amanda Fernández Casas. Autorretratos.


Mujeres con sueños de libertad.  

A photography project about women's rights. Feminism, respect, humanity. #Amanda Fernández Casas.

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you