Issuu on Google+

Luis Guzmán Palomino Hugo Guevara Ávila

LOS INCAS FRENTE A ESPAÑA

El ocaso de un imperio

1


PRÓLOGO Finalizaba  el  primer  cuarto  del  siglo  XVI  cuando  en  el  Perú  de  los  Incas  empezaron a circular vagas noticias acerca de la presencia de gentes extrañas en el  continente.  Por  esos  años,  postreros  del  gobierno  de  Guayna  Cápac,  el  imperio  andino llevaba su dominio desde el Rumichaca en la frontera colombo‐ecuatoriana,  hasta el Aconcagua y el país de los Chiriguanos por el Sur, y de la ceja de selva a  las  orillas  del  mar.  Por  su  dilatada  extensión  geográfica  lejos  estaba  de  haberse  consolidado su dominio.  Merced  a  una  avasalladora  conquista  militar,  en  menos  de  un  siglo,  como  ya  hemos  mencionado,  los  señores  orejones  del  Cuzco,  aristocracia  eminentemente  guerrera a partir del acceso al poder de Pachacuti, habían logrado el sometimiento  de  numerosas  naciones  que  antes  se  desarrollaron  independientes  o  interdependientes  en  un  ámbito  local  o  regional.  Y  por  lógica,  los  curacas  o  reyezuelos  de  esas  naciones  aceptaban  de  mal  grado  el  dominio,  proyectando  en  todo momento la sublevación con la mira de recuperar la perdida autonomía. Pero  la  carencia  de  unidad  nacional  era  apenas  uno  de  los  varios  problemas  que  enfrentaba el Tahuantinsuyo, por los años en que la mayor potencia imperialista  del orbe, España, extendía sus ambiciones allende los mares.  Finales  del  gobierno  de  Guayna  Cápac,  decíamos,  años  en  que  las  revueltas  se  hicieron  frecuentes  en  el  Imperio  de  los  Incas,  razón  por  la  cual  ese  gobernante  apenas  pudo  mantener  el  dominio  conquistado  por  sus  predecesores,  sin  realizar  avances expansionistas de importancia. A consecuencia de ello, frecuentes fueron  también las represiones sangrientas, sobre todo en el Chinchaysuyo, castigos que  resentirían contra los Incas a muchas de las naciones sometidas y, por desgracia,  en  vísperas  de  la  invasión  española.  Con  todo,  Guayna  Cápac,  cuyo  apoyo  principal estuvo constituido por la casta militar del imperio, estableciendo la sede  de su gobierno en Tumipampa quiso convertirla en eje de nuevas conquistas hacia  el  Norte,  hacia  esa  región  con  la  que  se  mantenía  hasta  entonces  sólo  relaciones  comerciales  y  de  donde,  precisamente,  provenía  la  asombrosa  nueva  de  que  extraños seres venían por el mar.   Relata la crónica occidental que Guayna Cápac llegó a presagiar la catástrofe del  imperio  autóctono  y  su  conquista  por  aquellos;  no  es  fácil  creerlo,  teniendo  en  cuenta que el Inca se consideraba líder del ejército más poderoso del mundo. Pero  lo  cierto  es  que  ya  en  ese  tiempo,  los  antiguos  peruanos  recibieron  informes  precisos acerca de lo que acontecía más allá de sus fronteras septentrionales. 

2


La muerte de Guayna Cápac, en oscuras circunstancias, provocó el vacío de poder  en  el  Tahuantinsuyo.  La  casta  militar  controlada  por  la  dinastía  de  los  Hanan  Cuzco y por la panaka de Pachacuti, encabezada por Atahuallpa estacionado por  entonces en Quito, se negó a aceptar la proclamación que se hizo en el Cuzco de  Huáscar como Inca con el apoyo de la dinastía de los Hurin Cuzco y de la casta  religiosa.  Esto  último  fue  un  verdadero  golpe  de  estado  y  la  pretensión  de  restaurar  los    viejos  moldes  que  habían  existido  antes  de  Pachacuti.  Devino  entonces  inminente  la  guerra  civil,  pero  ésta  aún  demoró  algunos  años,  durante  los  cuales,  aparte  de  crecer  los  odios  entre  las  facciones  enfrentadas,  multiplicándose a la vez los levantamientos locales, sin que los antiguos peruanos  siquiera lo sospecharan en Europa se firmaba la declaración de guerra contra ellos.  En efecto, tras conocer detalles acerca de los viajes de exploración llevados a cabo  por algunos de sus audaces súbditos, la corona española, por Capitulación firmada  en Toledo el 26 de julio de 1529, autorizó a Francisco Pizarro para emprender “el  dicho  descubrimiento,  conquista  y  población  de  la  dicha  provincia  del  Perú”,  nombrándolo “gobernador y capitán general de toda la dicha provincia del Perú, y  tierras y pueblos que al presente hay”.   Amparada  por  la  autorización  papal,  supremo  poder  espiritual  de  entonces,  la  corona española, proclamando el noble ideal de extender las luces de la civilización  y  la  fe  católica,  se  había  lanzado,  a  partir  del  descubrimiento  efectuado  por  Cristóbal  Colón,  a  la  conquista  y  saqueo  de  los  pueblos  del  nuevo  continente,  anexándolos  a  su  dominio  y  repartiendo  entre  los  conquistadores  sus  tierras  y  colectividades  humanas.  Así  de  fácil  y  “legal”: por  el  hecho  de  no  ser  cristianos,  absurdo alegato, nuestros ancestros nativos fueron considerados “bárbaros” y, por  tanto,  susceptibles  de  ser  conquistados  mediante  la  guerra.  Reyes  y  papas,  representantes  de  los  poderes  supremos  temporal  y  espiritual  en  Occidente,  invocaron  el  nombre  de  su  dios  para  autorizar  a  los  conquistadores  la  esclavización  de  los  pobladores  de  América.  Al  respecto,  bastará  citar  lo  que  la  reina  de  España  señaló  a  Francisco  Pizarro  en  la  mencionada  Capitulación  de  Toledo:  “En  lo que  toca  a  los  indios  naborías que  teneís...  es  nuestra  voluntad  y  mandamos que los tengaís y gobernaís y sirvaís de ellos, y que no os sean quitados  ni removidos por el tiempo que vuestra voluntad fuera”. Merced de tales argucias,  teniendo la ambición por motivación principal y sabiendo que lo de llevar las luces  de la civilización occidental y la evangelización cristiana eran sólo pretextos que  quedaban en el papel para   dar apoyo “legal” a la conquista, Pizarro y su gente se  aprestaron a invadir el Perú. 

3


De  esa  España  gobernada  por  la alianza  clero‐nobleza  no  salieron  a  la  conquista  sino  las  gentes  sin  fortuna,  aunque  sus  conductores  fueron  ciertamente  audaces  navegantes y valientes guerreros, a quienes apoyó la incipiente burguesía de sus  ciudades, los comerciantes y prestamistas. Estos últimos fueron los capitalistas de  la empresa; el estado actuó en forma secundaria, aunque a la postre resultó el más  beneficiado. El clero y la nobleza pasarían al Perú sólo después de consolidada la  conquista, luego de que el Estado imperialista español lograra reprimir los brotes  separatistas de los plebeyos conquistadores que intentaron convertirse en señores  feudales americanos. Aunque el feudalismo, en novísima versión extemporánea, se  asentó en la tierra conquistada.    Por  ironía  del  destino,  aquel  mismo  1529  estallaba  en  el  Perú  la  trágica  guerra  civil entre los Incas, como epílogo de contradicciones de antigua y nueva data. No  lo sabían aún los españoles, pero ese conflicto facilitaría la ejecución de sus planes.  En esas condiciones, la empresa de los invasores no fue tarea muy difícil. Por ello,  con mucha razón admitiría uno de los Pizarro: “Si la tierra no estuviese divisa...  no  la  pudiésemos  entrar  ni  ganar  si  no  vinieran  juntos  más  de  mil  españoles  a  ella”.  Porque al momento de desatarse la invasión española, se agudizaban en el imperio  varias  contradicciones:  Hurin  Cuzco  contra  Hanan  Cuzco;  panaka  de  Pachacuti  (nucleada  en  torno  a  Atahuallpa)  contra  panaka  de  Túpac  Inca  Yupanqui  (que  apoyaba  a  Huáscar),  vale  decir  Hanan  contra  Hanan;  aristocracia  sacerdotal  contra  aristocracia  guerrera  (clero  solar  contra  ejército);  estado  imperial  contra  señores  locales  (Cañaris,  Chachapoyas,  Huancas,  etc.);  estado  imperial  contra  esclavos yanaconas (llamados también mitimaes forzados); estado imperial contra  campesinado hatunruna (vasto sector perjudicado por la guerra), etc.   En ese momento las contradicciones se habían agudizado al interior de la casta de  los orejones, pero el proceso subsiguiente de la invasión española, cuya respuesta  fue  la  guerra  de  resistencia  Incaica,  dio  cauce  a  la  agudización  de  las  otras  contradicciones,  al  sublevarse  contra  el  Tahuantinsuyo  varios  señores  locales  y  miles  de  esclavos  yanaconas,  en  medio  de  un  trastorno  total  cuyo  epílogo  fue  la  destrucción  del  estado  autónomo  y  la  anexión  de  su  territorio  a  un  imperio  extranjero. Mas a pesar de la realidad caótica, los pueblos peruanos presentarían  resistencia a los españoles desde el momento de su intromisión en nuestras tierras,  resistencia  que,  si  bien  improvisada  y  con  poca  organización,  no  iba  a  cejar  en  ningún  momento.  Así  lo  señaló  Pedro  de  Cieza  de  León,  el  más  veraz  de  los  cronistas, quien recogiendo versiones así españolas como peruanas escribió: “Los 

4


indios  de  los  valles,  como  entendieran  haber  poblado  su  tierra  aquellas  gentes,  pesóles  en  gran  manera...  (y)  hubo  pláticas  secretas  entre  ellos  para  les  mover  guerra”.  Punto aparte merece la mención del aparato bélico que enfrentaron los españoles a  los  antiguos  peruanos.  Tremenda  diferencia:  ellos  trajeron  cañones,  arcabuces,  espadas,  picas,  lanzas,  ballestas,  armaduras;  caballería  aplastante;  perros  amaestrados en la caza de indios, etc. Y los conquistadores no fueron los 160 que  han  repetido  las  versiones  hispanistas,  porque  con  ellos  alinearon  numeroso  contingente de indios aliados traídos de Centro América, y en tal número que un  conquistador  escribió  en  el  istmo  de  Panamá  que  esas  tierras  se  despoblaban  por  los muchos nativos que se llevaban para el Perú. Contaron también los españoles  con destacamentos de guerreros negros, hábiles en guerras contra indios. Y por si  fuera poco, tuvieron pronto el auxilio venido por el mar, con lo que la conquista se  tornó  incontrovertible.  Comprobada  la  existencia  del  país  del  oro,  nada  hubiera  impedido  la  conquista  del  Tahuantinsuyo.  Una  maquinaria  bélica  propia  de  la  Europa  Renacentista,  enfrentada  a  una  que  emergía  de  la  Edad  de  Piedra,  lógicamente habría de resultar, tarde o temprano, vencedora.  Finalmente,  cabe  anotar  que  buena  parte  de  los  antiguos  peruanos  tuvo  la  desdicha de considerar dioses a los invasores. Asombrados de verlos salir del mar,  extrañamente vestidos, con poderes que consideraban sobrenaturales, los creyeron  hijos del dios Viracocha. Desde 1528, año en que los invasores desembarcaron en  los  poblados  costeños  del  norte  peruano,  la  versión  empezó  a  circular  en  el  Tahuantinsuyo.  Tumbesinos,  Tallanes  y  Lambayeques,  tras  ser  visitados  por  los  extraños  seres  barbados,  los  vieron  desaparecer  nuevamente  en  el  mar,  tan  sorprendentemente como habían emergido, y admirados los llamaron Viracochas.  Hasta  el  decadente  clero  solar  cuzqueño  llegó  a  aceptar  tal  calificación  divina  cuando, tres años más tarde, los invasores volvieron anunciando que, enviados por  el  supremo  dios,  venían  a  apoyar  la  causa  de  Huáscar  contra  Atahuallpa.  Este  último, en cambio, jamás creyó en la divinidad de los invasores; las habladurías de  los  costeños  nunca  fueron  consideradas  seriamente  por  su  círculo,  que  desde  un  principio calificó a los españoles de ladrones, haraganes y viciosos, disponiéndose a  combatirlos, pero los atahuallpistas tuvieron la fatalidad de menospreciar el poder  bélico del enemigo, y así, queriéndolos encerrar en una trampa, los dejaron entrar  en  Cajamarca.  Más  les  hubiera  valido  destrozarlos  en  la  cordillera,  que  bien  pudieron  hacerlo,  como  recomendaron  algunos  previsores  líderes,  caso  Rumi  Ñahui.  Porque  en  noviembre  de  1532  la  trampa  de  Cajamarca  se  volvió  contra  ellos, y de la manera más terrible. 

5


En  este  libro  se  reconstruye  con  detalle  los  hechos  que  marcaron  el  ocaso  del  Tahuantinsuyo,  incidiendo  de  manera  especial  en  la  resistencia  librada  por  los  pueblos del norte, en un período que antecedió a la gran guerra patria que luego  desataría el ejército atahuallpista, con holocausto de sus mejores cuadros.   Bien  se  sabe  que  no  fue  fácil  para  la  España  de  Carlos  V  sojuzgar  al  Tahuantinsuyo.  Cuarenta  años  de  cruenta  lucha,  entre    1532  y  1572,  le  serían  necesarios para lograr la conquista total del país de los Incas. Porque recién con la  muerte de Túpac Amaru, el último Inca de Vilcabamba, ejecutado bajo la tiranía  del virrey Francisco de Toledo, pudieron decir los españoles que la conquista era  un  hecho  consumado.  Tras  ello  sobrevino  el  caos  para  las  grandes  mayorías  nativas, signado por el genocidio y la imposición de un dominio de clase y de raza,  cuyas secuelas traumáticas perviven hasta el presente.  Este  libro  ha  tenido  por  especial  motivación  el  diálogo  constante  con  nuestros  colegas profesores y con nuestros jóvenes estudiantes. Su principal propósito es el  de  poner  en  relieve  la  gesta  heroica de  nuestros primeros  héroes  libertarios,  y  en  esto sigue las huellas de los valiosos trabajos de Juan José Vega, Edmundo Guillén  Guillén y Hernán Amat Olazábal, científicos sociales que pugnan por la difusión  de una historia auténticamente peruana, que es la única capaz de nutrir la difícil  construcción de la identidad nacional.  La Cantuta, 8 de marzo del 2003. 

6


I.

LOS SUCESOS DE PUNÁ. EFÍMERA ALIANZA HISPANOTUMBESINA. JUNTA DE GUERRA EN TUMBES ACUERDA RESISTIR A LOS INVASORES.

Para  la  invasión  del  Perú,  el  tercer  viaje  de  la  expedición  española  jefaturada  por  Francisco  Pizarro  fue  definitivo.  A  fines  de  1531,  un  año  después  de  que  partiera  de  Panamá,  la  hueste  española  dejaba  Coaque  para trasladarse a la isla de Puná, ubicada frente a Tumbes. Esta isla fue el  primer  punto  de  contacto  con  el  Tahuantinsuyo  y  de  inmediato  sería  asimilado  el  imperio  español  sin  sospecharlo  siquiera  los  caciques  punaeños,  que  acogieron  a  los  invasores  con  muestras  de  simpatía.  Esta,  empero, duraría poco. Al cabo, la conducta de los españoles, convertidos  de  hecho  y  por  la  fuerza  en  nuevos  señores,  provocó  la  reacción  de  los  nativos. Vino luego la lucha armada, en la cual los españoles contaron con  el  apoyo  de  algunos  grupos  tumbesinos,  quienes  hacia  muy  poco  habían  sido sojuzgados por los de la isla. Como es lógico suponer, la superioridad  del aparato bélico de los invasores determinó la derrota de los punaeños.  Pero  Pizarro  consideró  peligroso  permanecer  en  la  isla;  aunque  vencidos  en  los  combates  a campo  abierto,  los  isleños  persistían  en  la  resistencia  a  través  de  ataques  relámpagos  y  sorpresivos.  Entonces  fue  que  el  jefe  cristiano decidió pasar a tierra firme.  Por  aquellos  días  se  discutía  en  Tumbes  la  conveniencia  de  recibir  a  los  extranjeros.  Merced  a  los  informes  de  tumbesinos  que  actuaron  en  Puná,  donde  fue  sangrienta  la  represión  ejercida  por  aquéllos  en  los  de  la  resistencia isleña, había casi desaparecido la opinión favorable que en un  principio  se  tuvo  respecto  a  los  Viracochas.  Eran  pocos  los  que  continuaban  opinando  a  favor  de  recibirlos  como  tales.  Eso,  pese  que  los  invasores dieron clara muestra de apoyar a los de Tumbes en contra de los  de Puná.   En  efecto,  desde  un  principio  Pizarro  supo  agitar  las  rencillas  entre  las  pequeñas  naciones  nativas,  ofreciendo  apoyo  a  una  y  otra  según  las  circunstancias. Cuando todo Puná estuvo saqueado y se comprobó que el  botín  era  magro  hubo  conveniencia  de  congraciarse  con  los  de  Tumbes,  entonces  presos  en  la  isla.  Pizarro  los  liberó  y,  además,  vejó  a  los  que  le  habían  dado  hospitalidad:  diez  curacas  punaeños  bárbaramente  sacrificados sellaron el pacto entre tumbesinos y españoles.  

7


Pero,  como  anotáramos  líneas  atrás,  tal  alianza  fue  efímera.  La  junta  de  guerra realizada en Tumbes definió acertadamente la situación y votó por  la inconveniencia del pacto: en Puná, pagando generosidad con libertinaje,  mostrando  doblez  sorprendente,  los  invasores  habían  evidenciado  sus  verdaderas  intenciones.  Además  de  robar,  ésos  que  en  un  principio  se  tuvo por sagrados Viracochas habían violado en Puná a cuanta mujer cayó  en sus manos, sin respetar edades ni linajes.   A los de Tumbes ya no les podrían engañar “porque habían sabido lo que  en  la  ínsula  habían  hecho”,  según  relata  la  propia  versión  cristiana.  Algunos  tumbesinos  fundamentaron  la  idea  de  resistir  a  los  invasores  aduciendo  que,  de  no  actuar  así,  “por  el  Inca  habrían  de  ser  muertos  y  castigados”.  Se  referían  a  Atahuallpa,  quien  por  entonces  había  ya  derrotado a las tropas de Huáscar en todo el norte del Tahuantinsuyo.   Pero los más inteligentes exponían la principal razón para combatir a los  intrusos: “Los españoles no publican amistad con igualdad ‐dijeron‐ sino  que  (pretenden)  mandar,  señorear  exentamente  a  sus  voluntades”.  Nos  tienen  en  poco,  agregarían  otros,  de  los  que  ayudaron  a  los  cristianos  en  los sucesos de Puná.   Esos  sectores  de  vanguardia,  en  sucesivas  “congregaciones  y  juntas”  ocultas,  convencieron  a  la  mayoría  que  acoger  en  paz  a  los  invasores  era  perder  sin  honor  la  libertad,  que  ellos  venían  con  seguridad  a  sujetarlos  por  la  fuerza,  a  dominarlos,  tal  como  se  había  visto  en  la  isla  vecina.  Finalmente, hubo acuerdo ara presentar “guerra  a muerte a los españoles  con  todas  sus  fuerzaps,  aunque  supiesen  sobre  el  caso  perder  las  vidas”.  Tal  proclama  nos  ha  sido  transmitida  por  las  propias  fuentes  españolas.   Fue la primera que pronunciaron los antiguos peruanos para defender sus  territorios de la invasión extranjera.  La resistencia de Tumbes, librada entre marzo y abril de 1532, debe pues  considerarse como punto de partida de la lucha armada que presentaron  nuestros antepasados a los invasores españoles, inicio de una guerra que  habría  de  prolongarse  por  espacio  de  cuarenta  años.  Importante  esta  acción  por  múltiples  razones.  Ya  en  Tumbes,  y  desde  antes  inclusive,  puede apreciarse el enfrentamiento entre las pequeñas naciones indígenas  que va a ser aprovechado perfectamente por los españoles.   También  Tumbes,  con  la  sangre  de  sus  defensores,  habría  de  dar  testimonio de la trágica diferencia de armamento entre los contendientes: 

8


soldados  a  caballos,  protegidos  de  gruesas  armaduras,  llevando  algunos  pequeños  cañones  y  portando  arcabuces  y  lanzas,  espadas  y  picas  de  hierro  van  a  combatir  contra  tropas  de  infantes  vestidos  sencillamente,  cuyas  armas  son  lanzas,  porras,  macanas,  flechas,  hondas  y  piedra;  es  decir,  una  maquinaria  bélica  propia  del  renacimiento  europeo  contra  guerreros salidos, en lo militar, de la edad de piedra.   Además, por los invasores alinearían desde un primer momento ingenuos  y valiosísimos aliados nativos, guías, espías o guerreros que contribuirán a  la desgracia de sus hermanos de raza. En Tumbes, de otro lado, habría de  acabarse, al menos para los tumbesinos, la creencia de la divinidad de los  invasores: ellos no eran sino simples hombres ansiosos de riqueza y poder,  guerreros venidos a robar la tierra.   En  virtud  de  ello  ‐repetimos‐,  los  de  Tumbes  habrían  de  resistirlos  con  “mucha  gente  armada”,  defendiendo  su  territorio  y  cultura.  Y,  en  respuesta,  los  cristianos  entrarían  en  el  Tahuantinsuyo  “destruyendo  el  país y llevando la muerte a muchas gentes, conforme anotara el anónimo  autor de la Relación Francesa de la Conquista del Perú”. 

9


II.

PRIMER ACTO DE GUERRA EN TUMBES: PRISIÓN, PROCESO Y EJECUCIÓN DE TRES INVASORES.

Chirimasa,  curaca  principal  de  Tumbes  que  apoyara  a  los  invasores  de  Puná, no tuvo parte en la junta de guerra. Durante su ausencia fue que se  acordó  la  resistencia  armada.  Ante  los  hechos  consumados,  a  su  regreso  no tuvo más alternativa que aceptarlos.  En Puná culminaron entretanto los aprestos de los cristianos para pasar a  Tumbes.  Pizarro  había  terminado  por  dejar  libres  a  Tumbalá,  curaca  principal  de  la  isla,  y  a  otros  importantes  prisioneros,  pero  ni  ello  bastó  para  que  cesara  la  oposición  de  los  nativos.  Por  eso,  la  salida  de  los  invasores  podía  considerarse  un  triunfo  para  los  de  Puná:  “los  isleños  festejaron  la  expulsión  de  los  odiados  cristianos”.  Más,  la  retirada  española obedecía también a otras razones.  Varias balsas tumbesinas llegaron a la isla y sus pilotos se ofrecieron para  ayudar en el traslado. A bordo de los navíos mayores, embarcó caballos y  alguna  tropa,  consintiendo  que  el  fardaje  y  algunos  hombres  se  trasladasen  en  las  balsas  de  los  tumbesinos.  A  todas  luces,  los  pilotos  nativos  seguían  órdenes  de  los  jefes  de  resistencia  tumbesina:  pugnaron  por adelantarse al grueso de la expedición, llevando “algunos españoles y  fardaje”.  El  jefe  cristiano  no  puso  ningún  reparo  a  ello  y  autorizó  a  algunos  para  salir  en  vanguardia.  Este  pasaje  no  está  muy  claro  en  las  crónicas españolas, únicas fuentes ‐hasta la fecha‐ que dan testimonio del  suceso.   Discrepan ellas al citar el número de balsas y los nombres de los españoles  que se adelantaron. Son datos importantes porque para varios de éstos fue  su última travesía. Juan Ruiz de Arce, presente de los hechos escribió que  tres  españoles  enfermos  se  fueron  por  adelante.  Francisco  de  Xerez  otro  testigo, anotó que marcharon con los tumbesinos tres cristianos con alguna  ropa.   Diego  de  Trujillo  también  protagonista  del  suceso,  refería  “que  se  enviaron cuatro balsas... y en la una fue el hato del gobernador y Alonso  de Mesa... y Antonio Navarro... y en otra fue el hato de Hernando Pizarro  y en ella Andrés de Bocanegra, y en otra fue el hato del capitán Pizarro y  Juan  de  Garay,  y  en  otra  fue  el  hato  de  los  oficiales  del  rey  y  un  fulano  Riquelme”.  De  haber  sido  así,  y  por  lo  que  después  sucedió,  hay  que  concluir en que la balsa en que iban Mesa y Navarro debió retrasarse, pues 

10


la  suerte  de  éstos  fue  distinta  a  la  de  los  que  tripularon  las  otras  tres  balsas,  como  veremos  a  su  tiempo.  Zárate,  cronista  tardío,  anotó  por  su  parte  que  Pizarro  “envió  con  unos  indios  de  aquellos  de  Tumbes  tres  cristianos en una balsa”. Cieza de León, que escribió por referencias, habla  de tres balsas pero cita muy distintos tripulantes: “el capitán Hernando de  Soto  se  metió  con  dos  o  tres  españoles  en  una  balsa  ‐dice‐    y  en  otra  el  capitán  Cristóbal  de  Mena,  y  uno  llamado  Hurtado  con  otra  mancebito  hermano de Alonso de Toro se embarcó en otra balsa”. En este caso, Mena  y los de Soto fueron más afortunados que Hurtado y el hermano Toro.  Hacemos  cúmulo  de  notas  pues  esos  cristianos  de  avanzada,  dos  o  tres,  fueron  los  primeros  en  caer  bajo  la  justicia  tumbesina.  Así  lo  refiere  Trujillo:  “llegados  a  la  costa  de  Tumbes  mataron  los  indios  a  los  tres  españoles que iban en las balsas (Garay, Bocanegra y el tal Riquelme), y no  mataron ni a Mesa ni Navarro (que venían en la cuarta balsa), porque se  metieron  en  un  estero,  y  los  indios  (pilotos)  se  echaron  a  la  mar  y  los  dejaron,  y  así  escaparon”.  Xerez consigna  que  fueron  “ciertos  principales  tumbesinos los que se llevaron tres cristianos y los mataron”. Zárate dice  que  en  llegando  (a  Tumbes,  los  nativos)  sacrificaron  aquellos  tres  españoles a sus ídolos. Ruiz de Arce añade algunos detalles: “En el puerto  de Tumbes estaba un río; llegados (a él) métenlos el río arriba y llévanlos  al  pueblo,  y  aquella  noche  los  sacrificaron  a  sus  dioses;  créese  que  los  comieron, (pues) nunca más parecieron cosa alguna de ellos”.   Cieza,  que  como  hemos  dicho  habla  de  tres  balsas,  cuenta  que  “llegaron  primero que ningunos... Hurtado con el otro mozo (el hermano de Toro);  hallaron  en  la  costa  muchos  de  los  de  Tumbes  (que)  con  engaño  y  gran  disimulación  los  lleva(ron)  como  que  los  querían  llevar  a  aposentar;  los  tristes muy descuidados, sin ningún recelo fueron a donde les llevaban, y  luego con gran crueldad les fueron sacados los ojos, y estando los vivos los  bárbaros  les  corta(ron)  los  miembros,  y  teniendo  una  ollas  puestas  con  gran  fuego,  los  metieron  dentro  y  acabaron  de  morir  en  tormento”.  Bastante  imaginativo  debió  ser  el  informante  del  cronista,  quien  luego  señala que Soto y los que venían en las otras balsas conocieron lo sucedido  ‐tal vez por delación de algún tumbesino‐, y adoptaron precauciones que  les  salvaron  de  morir,  aunque  debieron  permanecer  en  la  costa  ocultos  y  sin  dormir,  con  las  armas  dispuestas,  esperando  la  llegada  de  sus  demás  compañeros.  

11


Pedro  Pizarro,  quien  confesaría  haber  estado  en  la  balsa  de  Alonso  de  Mesa  conjuntamente  con  Francisco  Martín  de  Alcántara,  anotó  por  su  parte que los tres españoles de vanguardia fueron muertos antes de llegar  a las playas de Tumbes, en unos islotes donde habrían pernoctado, y que  él  y  sus  compañeros  salvaron  de  idéntica  desgracia  por  las  benditas  verrugas de Mesa.  Los  de  Tumbes  relata  Pedro  Pizarro‐  “metieron  en  unos  islotes  que  ellos  sabían las balsas; hacían que saliesen los españoles a los islotes a dormir, y  sintiéndolos  dormidos,  se  iban  llevando  las  balsas,  y  dejándolos  allí,  los  mataban  después,  revolviendo  con  gente  sobre  ellos,  lo  cual  aconteció  a  tres españoles que mataron de esa manera. Y a Francisco Martín, hermano  del marqués don Francisco Pizarro, y a Alonso de Mesa... nos aconteciera  lo  mismo  sino  fuera  porque  Alonso  de  Mesa  estaba  muy  enfermo  de  verrugas,  y  no  quiso  salir  de  la  balsa  en  que  íbamos  al  islote  donde  nos  echaron... Pues estando así dormidos, a la media noche los indios alzaban  la  potala  de  balsa,  que  así  la  llaman  una  piedra  que  atada  en  una  soga  echan  a  la  mar  a  manera  de  áncora,  creyendo  que  el  Mesa  dormía,  para  irse  y  dejarnos  allí  y  matar  a  Mesa;  y  como  he  dicho  que  las  verrugas  daban grandes dolores al Mesa, estaba despierto, y visto lo que los indios  hacían,  dio  voces,  a  las  cuales  Francisco  Martín  y  yo  despertamos,  y  entendida  la  maldad,  atamos  al  principal  y  a  otros  dos  indios  y  así  tuvimos toda la noche en vela. Y otro día de mañana nos partimos de allí,  y llegados a las costas de Tumbes, los indios, ya que estábamos junto a la  resaca, se echaron al agua y nos dejaron en medio de las ondas, las cuales  nos echaron a la costa bien mojados y medio ahogados”.   Los  tumbesinos  alcanzaron  a  llevarse  esa  balsa,  donde  iba  “la  recámara  del marqués” y haciendas que muchos metieron en ella “creyendo que los  indios  lo  llevarían  seguro”.  Pedro  Pizarro  y  sus  camaradas,  juntamente  con los Soto y Mena, esperarían con ansiedad el arribo de los demás.  Soto, que según anota Zárate tuvo el atrevimiento de internarse por el río  Tumbes,  salvó  la  vida  gracias  al  oportuno  aviso  de  Diego  de  Agüero  y  Rodrigo Lozano, que al parecer tripulaban la balsa de Mena, llegada antes:  “Hernando de Soto, que en otra balsa iba con indios de aquella tierra, con  un solo criado suyo, entrando ya por el río de Tumbes arriba, (muriera) si  no  fuera  por  Diego  de  Agüero  y  Rodrigo  Lozano,  que  habían  desembarcado, y corriendo la ribera del río arriba, le avisaron (del peligro)  y dio la vuelta luego”.  

12


En  la  historia  que  escribiera  el  Inca  Garcilaso  hay  una  versión  que  es,  a  nuestro  entender,  algo  más  completa  que  las  citadas,  pues  en  ella  se  señalan las causas por las cuales los tres españoles de vanguardia fueron  ajusticiados. Se menciona allí que llevados al pueblo principal de Tumbes  se les siguió sumarísimo proceso, en que actuaron de acusadores varios de  los  tumbesinos  que  habían  estado  en  Puná.  Contra  los  cristianos  se  levantaron  los  ‐según  la  moral  tumbesina‐  gravísimos  cargos  de  ser  “codiciosos y avarientos de oro y plata..., fornicarios y adúlteros”.  Olvidó  el mestizo cronista mencionar el cargo de ladrones que seguro también se  les  imputó  a  esos  invasores,  que  nada  pudieron  alegar  en  su  defensa,  siendo condenados a muerte.   Garcilaso de cuidó bien de no tomar partido al relatar este pasaje, citando,  para no comprometerse las fuentes que utilizaba. Así copiando a Gómara  escribió  que  los  tumbesinos  escandalizados  por  la  conducta  de  los  españoles en Puná, “los mataron y sacrificaron con gran rabia y crueldad;  para  seguidamente  anotar:  Pero  el  padre  Blas  Valera,  a  quien  se  le  debe  crédito,  dice  que  fueron  imaginaciones  que  los  españoles  tuvieron  de  aquellos tres soldados porque aparecieron más; pero después averiguó el  gobernador (¿de dónde sacaría el chachapoyano este dato?) que el uno se  había  ahogado  por  su  culpa  y  los  otros  habían  muerto  de  diversas  enfermedades  en  breve  tiempo,  porque  aquella  región...  es  muy  enferma  para  los  extranjeros,  y  nos  es  de  creer  que  los  indios  lo  matasen  y  sacrificasen, habiendo visto lo que el tigre y el león hicieron con Pedro de  Candia, por lo cual los tuvieron como dioses”. Éste es el otro extremo, que  pretende  con  datos  inverosímiles  y  harto  confusos  exculpar  a  los  tumbesinos  de  la  muerte  de  los  tres  invasores.  Vano  e  innecesario  esfuerzo. Criticable que se pretenda hacernos creer que por miedo los de  Tumbes no resistieron a los españoles. Cuando el padre Valera cita al tigre  y al león se refiere a las fieras, adoradas en Tumbes, que Pedro de Candia  abatiera con su arcabuz cuando el primer desembarcó en 1528. La potencia  del arcabuz no fue suficiente para doblegar el ánimo de quienes lucharon  por  contener  la  invasión  extranjera.  Para  los  tumbesinos,  eran  enemigos  esos  extranjeros  que  antes  tanto  admiraban,  y  eran  especialmente  merecedores  de  ser  rechazados  por  sus  múltiples  defectos  y  porque  querían  asentar  una  dominación  infinitamente  menos  soportable  que  la  paternal  impuesta  en  esa  región  por  los  Incas.  Con  la  mira  de  evitar  esa  dominación,  cuyas  sangrientas  muestras  habían  visto  ya  en  Puná,  los  de  Tumbes habían optado por la guerra a los extranjeros. Y el primer acto de  guerra fue el ajusticiamiento de esos tres invasores. 

13


III. GRUESO DE LA HUESTE INVASORA PASA A TUMBES. ANIQUILAMIENTO DE SU VANGUARDIA. Un  día  luego  de  partidas  las  balsas  de  avanzada,  el  grueso  de  la  hueste  invasora  salió  de  Puná,  en  los  barcos  y  a  bordo  de  otras  balsas,  que  no  fueron  suficientes  para  todos  pues  en  la  isla  debió  quedarse  parte  de  la  gente y los indios aliados nicaraguas al mando de Sebastián de Benalcázar,  que habría de soportar casi heroicamente la hostilidad de los nativos. Uno  de los que salió con los barcos, Ruy Hernández Briceño, recordaría así la  jornada: “Salimos de la dicha isla en navíos y balsas y fuimos a Tumbes”.   Muchas esperanzas llevaban los invasores conforme consignara la Crónica  Rimada:  “A  Tumbes  se  fueron  con  mucho  placer/  con  tal  aparejo  para  ir  adelante/  estando  el  ejército  ya  muy  pujante/  para  poder  en  mucho  emprender/”. Ignoraban lo sucedido con la vanguardia. Luego de tres días  de navegación ‐dice un actor de los hechos‐ “vinieron los navíos a (avistar)  la  playa  de  Tumbes”.  Grande  fue  la  sorpresa  de  los  invasores  al  ver  la  playa  desierta;  los  tumbesinos  no  salían  calurosos  a  recibirlos,  como  habían  esperado.  Por  ninguna  parte  podía  vérseles.  Y  tampoco  a  los  que  marcharon  en  las  balsas  de  avanzada,  que  seguro  por  precaución  permanecieron algún tiempo en sus escondites. Habían tenido “por cierto  de  hallarlos  allí  y  a  todos  los  del  pueblo  y  comarcas  pacíficas;  y  fue  al  revés”. Concluyeron entonces en que “estaban los indios alzados”, según  relata la crónica española.  No había manera de bajar a tierra, y tal vez pocos se hubiesen atrevido a  hacerlo  en  aquellas  últimas  horas  del  día:  “Por  estar  la  tierra  alzada  no  hubo  balsas  para  ayudar  a  desembarcar  la  gente  y  caballos”.  Tampoco  hubo  cómo  aplacar  el  hambre  y  de  nada  les  hubiera  servido  buscar  alimentos en tierra, “pues los indios de dicho pueblo (habían) alzado todas  las  comidas”.  En  tal  difícil  trance,  Francisco  Pizarro  y  sus  más  audaces  hombres dejaron los navíos y llevando sus caballos en una balsa pasaron a  tierra. Aunque desembarcaron teniendo casi encima la noche, cabalgaron  algún trecho en distintas direcciones, logrando capturar a algunos nativos,  viejos y enfermos, que dieron informe de “como se habían alzado (los de  Tumbes)  y  llavándose  los  tres  cristianos  y  ropas  en  las  balsas”.    Los  de  Pizarro creyeron perdida a toda su avanzada y mucho se dolieron de ello,  pero  cuando  regresaban  a  la  playa  dieron  con  Soto  y  algunos  otros,  reanimándose  en  algo.  Estos  les  confirmaron  lo  confesado  por  los  prisioneros. 

14


Alarmados  por  estas  noticias  varios  otros  españoles  que  habían  desembarcado  se  volvieron  a  los  navíos  llevando  el  desasosiego  a  sus  camaradas.  Francisco  Pizarro,  su  hermano  Hernando,  Soto  y  otros  dos  invasores  prefirieron  quedarse  en  la  playa,  sin  atreverse  a  desmontar  y  esperando  hallar  a  los  Mena,”  toda  la  noche  no  se  apearon  de  sus  caballos”.  A  bordo  de  los  barcos  reinaba  una  tremenda  confusión.  Pedro  Pizarro,  asistente a tales horas difíciles, vio “tanta tristeza en la gente que fue cosa  de  maravilla,  porque  toda  la  noticia  que  había  y  confianza  era  de  Tumbes”.  La  mayoría  clamaba  a  grandes  voces  volver  a  Panamá  y  no  morir en esas inhóspitas tierras. Pero se escuchaba también a los veteranos  pedir  calma  y  paciencia,  diciendo  que  en  guerras  de  conquista    esas  situaciones  eran  normales  y  de  seguro  los  capitanes  sabrían  cómo  superarlas.   A  pesar  de  ello,  pocos  podían  lograr  la  tranquilidad.  Los  que  más  se  pesaban  de  su  suerte  eran  los  pobres  indios  auxiliares  traídos  desde  Centro América por la fuerza: “aquí fue el gemir de los de Nicaragua”. Y  la  desesperación  también  hacía  presa  en  los  españoles  más  bisoños,  y  en  los más timoratos. Se escuchó maldecir de Pizarro,”diciendo que los traía  perdidos en tierras remotas y de tan poca gente, porque hasta aquí en este  Tumbes no se tenía noticia de la grosedad de la tierra”. Sólo el ejemplo de  coraje  mostrado  por  algunos  bravos  impidió  que  estallara  un  motín  que  hubiese  variado  el  curso  de  la  historia.  En  la  plaza,  Pizarro  pasó  aquella  noche  triste  lamentándose  de  que  “los  de  Tumbes,  a  quie(nes)  él  tanto  había  honrado”,  (hubiesen)  hecho  tan  gran  villanía  de  ponerse  en  armas  para dar la guerra y muerto tan malamente a los dos (o tres) cristianos (de  vanguardia); quejábanse de ellos llamándolos traidores. 

15


IV. ESTRATEGIA TUMBESINA. ATAHUALLPA RECIBE INFORME SOBRE LA PRESENCIA DE LOS INVASORES. Los  de  Tumbes,  entre  tanto,  jefaturados  por  Chirimasa,  practicaban  la  táctica guerrera de tierra arrasada, dejando desiertos sus pueblos para que  no los pudiera aprovechar el enemigo y fortaleciéndose a la otra orilla del  río Tumbes, con rumbo a la sierra. Conociendo la superioridad numérica y  de armamento de los invasores, y sin querer “llegar a oír los rugidos de los  caballos”,  bestias  a  las  que  empezaron  a  temer  desde  que  las  vieron  aplastar  escuadrones  enteros  de  indios  en  Puná,  no  quisieron  presentar  batalla  en  campo  abierto.  Antes  de  cruzar  el  Tumbes,  Chirimasa  tuvo  a  bien  dejar  tropas  a  su  retaguardia,  en  varias  líneas,  para  obstaculizar  el  avance  enemigo.  Lo  caudaloso  del  río  le  dio  bastante  confianza,  tan  vez  demasiada.  Guardaba  firme  esperanza  de  obtener  en  breve  el  socorro  de  Atahuallpa,  ante  quien  había  enviado  mensajeros  noticiándole  de  la  invasión extranjera. Con esos refuerzos pensaba plantear resistencia eficaz  y  expulsar  a  los  cristianos.  Pero  el  Inca,  por  esos  días  camino  de  Cajamarca, no  hizo mucho caso del informe llegado desde la costa. Toda  su atención estaba entonces puesta en lo que acontecía en las cercanías del  Cuzco, donde su ejército, comandado por Apo Quisquis y Challco Chima,  se aprestaba a librar las definitivas batallas contra los huascaristas.  Consideró Atahuallpa exagerada la versión de los tumbesinos, a los cuales  despreciaba  y  tildaba  de  perros,  según  puede  leerse  en  la  historia  de  Bernabé  Cobo.  Creyó,  conforme  refiere  Sarmiento  de  Gamboa,  que  esos  intrusos  terminarían  volviéndose  a  la  mar  “porque  ya  otra  vez,  cuando  andaba con su padre en las guerras de Quito, había ido nueva a Huayna  Cápac de donde el Viracocha (sin duda es referencia de Pedro de Candia)  había  llegado  a  la  costa  de  Tumbes  y  que  había  vuelto...  Así  que  Atahuallpa se descuidó de los Viracochas”.   Tal descuido, o mejor dicho desprecio, por los invasores, fue causa de que  Atahuallpa  perdiera  el  control  de  Tumbes,  convertido  en  puerta  de  la  penetración  extranjera  que  acabaría  con  el  imperio  andino  que  pugnara  por gobernar. 

16


V.

ESPAÑOLES DESEMBARCAN EN TUMBES Y ENFRENTAN LA TÁCTICA DE “TIERRA ARRASADA”. PIZARRO PIDE PAZ Y SE RECHAZA SU PROPUESTA.

Amaneció el segundo día de invasión con los cristianos algo reconfortados  y  esperanzados  con  las  reconvenciones,  arengas  y  promesas  que  durante  la  noche  les  hicieran  los  capitanes  más  experimentados.  Desde  la  costa,  Francisco  Pizarro  ordenó  el  desembarco,  encargando  a  su  hermano  Hernando la tarea de supervigilarlo, en tanto él, con escogida escolta, salía  a  explorar  los  contornos:  “más  de  dos  leguas  anduvo  el  gobernador  sin  poder a ver habla con indio alguno, que todos andaban por los cerros con  las armas en las manos”. Eran las partidas de avanzada de Chirimasa.   Repentinamente, vino a salirle al camino un indio tumbesino, a tal punto  vil  que  abandonaba  la  causa  de  sus  hermanos  por  salvar  su  propiedad  privada. Era sin duda influyente este “indio de Tumbes que vino de paz,  el cual dijo al Marqués Pizarro que él no había querido ir con los demás, y  que  mandase  que  no  le  robasen  la  casa”.  Seguramente,  en  lo  más  íntimo  de su ser, Pizarro despreció a ese renegado, cuya bajeza era sorprendente;  pero como aliado no pudo presentársele entonces otro mejor y por eso “el  Marqués le dijo que hiciese poner una cruz donde vivía, y que él mandaba  que no le robasen la casa”.   Rodrigo  Núñez,  encargado  de  repartir  las  provisiones,  recibió  orden  de  echar un pregón que la casa donde viesen una cruz no llegasen a ella. Esta  precaución  revela  a  las  claras  que  Pizarro  tenía  proyectado  cobrar  venganza de los tumbes: “les había cobrado odio ‐relata Cieza‐ (y) deseaba  castigar  la  muerte  de los  dos  (o  tres)  cristianos”.  Este  deseo  de  venganza  no  dejó  de  ser  criticada  por  ese  cronista,  quien  señaló  asimismo  que  los  españoles se “espanta(ban) que matasen dos cristianos y ellos no tenían en  nada matar ciento y mil de los indios”.  Poco después de ese encuentro, Pizarro tuvo otro que le agradó más. Topó  “con  el  capitán  Mena  y  Juan  de  Salcedo,  que  a  buscar  al  gobernador  venían  con  alguna  gente  de  caballo”.  Con  ellos  siguió  adelante  hasta  dar  con  el  pueblo  principal  de  Tumbes,  que  a  primera  vista  le  pareció  todo  quemado,  destruido  y  alzado.  Con  todo,  y  por  no  ofrecerse  otra  alternativa,  decidió  plantar  allí  su  campamento.  En  tanto  uno  de  sus  ayudantes  partía  a  la  playa  para  ordenar  el  traslado  de  la  gente.  El  jefe  hispano  recorrió  la  casi  desvastada  ciudad,  hasta  que  encontró  un  buen 

17


lugar para alzar su tienda: “asentó el real junto a la fortaleza de Tumbes”,  cuenta Trujillo, uno de sus acompañantes.  A  medida  que  entraban  al  pueblo,  los  invasores  iban  mostrando  su  descontento  con  lo  que  veían.  La  ciudad  en  nada  se  parecía  a  la  que  escucharon describir al griego Candia. No se detuvieron a pensar que éste  había  admirado  Tumbes  en  plena  época  de  paz  y  que  por  tanto  no  fue  mentira lo que dijo. La guerra civil incaica había sido causa de la creciente  destrucción de la fabulosa ciudad cuya fama trascendió allende los mares.   Los  ahora  desengañados  encontraron  en  el  griego  la  víctima  en  quien  descargar sus cóleras, haciéndole objeto de burlas y amenazas, y poco faltó  ‐relata  un  testigo‐  para  que  lo  matasen:  “Cuando  llegamos  al  pueblo  de  Tumbes,  hallámosle  sin  persona  alguna,  que  todos  eran  huidos  la  tierra  adentro: y como los lugares despoblados y si gentes por buenos que sean  parecen mal, hizo este asilo que no solamente no era buen lugar sino muy  ruin,  y  en  todo  lo  que  aquel  Pedro  de  Candia  había  dicho  de  él  había  mentido;  y  así  se  halló  la  gente  muy  confusa...  y...  estuvo  por  apedrear  a  este hombre, y más aquellos que había de que habían dejado sus asientos  y casas por la fama que había de este dicho pueblo”.   Hasta el propio Francisco Pizarro llegó a dudar del griego reprochándole  con sorna: “en los nidos de antaño, no hay pájaros hogaño, señor Pedro de  Candia”. Finalmente pudo restablecerse el orden y pasaron a aposentarse  en  dos  galpones  fuertes  o  fortalezas.  Francisco  Pizarro,  Soto  y  Belalcázar  quedaron  al  cuidado  de  uno  de  los  cuarteles  y  el  otro  lo  reguardaron  Hernando Pizarro, su hermano Gonzalo y Cristóbal de Mena.   Se temía un ataque de los tumbesinos, que sospechaban ocultos “en partes  secretas del valle”. Algunas partidas salieron a explorar todo el pueblo en  busca de alimentos y apenas hallaron algunos restos. Los invasores no se  atrevieron a cruzar el río, pero siendo necesario pasarlo para tentar mejor  fortuna, encargaron la tarea a sus indios de servicio.   Los desgraciados nicaraguas y guatemalas no tardarían en ser muertos por  los  Tumbes,  que  ‐dice  la  crónica  española‐  hicieron  “mucho  daño  en  la  gente servil... cuando por comida iban, sin que los cristianos les pudiesen  defender porque estaban de la otra parte del río”.   Jinetes que salieron en distintas direcciones tuvieron alguna mejor suerte,  pues “robaron lo que pudieron, así de ovejas como de otras cosas, con que  se  volvieron  al  real”.  Los  alimentos  hallados  fueron  pronto  consumidos, 

18


sin  satisfacer  a  todos  los  hambrientos  expedicionarios,  que  sentían  “gran  necesidad de comer carne y otras cosas”.    Se imponía el cruce del río Tumbes y entonces el gobernador mandó hacer  una  gran  balsa  de  madera.  Furioso  por  la  situación,  Pizarro  se  paseaba  nerviosamente por el campamento, mientras sus tropas, casi en desorden,  recorrían  los  alrededores  buscando  a  los  tumbesinos  que  se”habían  esparcido por un río grande, que venía a dar allí de la sierra”.  Aunque la principal mira de Pizarro era cobrar venganza, pues “no se (le  había) pasado la ira”, entendido que ganaría mucho si los Tumbes volvían  en paz por la persuasión. En tal sentido, por intermedio de intérpretes que  se  acercaron  a  la  orilla  del  río,  rogó  la  paz  a  los  tumbesinos,  pero  éstos  jamás a las paces quisieron venir.   Soto,  en  tanto,  recibía  precisas  indicaciones  de  su  jefe  para  ir  “a  hacer  la  guerra  a  los  indios  de  Tumbes  que  estaban  en  un  fuerte  río  arriba.  La  orden de Pizarro era que saliese con españoles y pasase el río porque los  indios debían de haberse pasado a aquella parte”. 

19


VI. SANGRIENTO COMBATE A ORILLAS DEL RÍO TUMBES. PATRIOTAS SE TRASLADAN AL INTERIOR PARA CONTINUAR LA RESISTENCIA. A la sazón, los tumbesinos que Chirimasa dejara en retaguardia se habían  ya  retirado  en  su  demanda,  para  no  caer  en  manos  de  los  jinetes  que  exploraban  todo  los  rincones  de  esa  parte  del  río.  Así,  pues,  el  jefe  tumbesino  no  pudo  informarse  de  que  una  gran  balsa  de  madera  terminaba  de  ser  construida  por  sus  enemigos.  Informado  por  indios  espías  que  los  de  Tumbes  se  hallaban  bastante  descuidados,  salió  Soto  combatirlos,  a  la  cabeza  de  cuarenta  jinetes  y  ochenta  peones  españoles,  según  datos  de  Xerez,  militante  de  la  hueste.  El  cruce  del  río  demoró  “desde  la  mañana  hasta  la  hora  de  vísperas”,  pues  se  llevó  a  cabo  en  varios viajes.   Buen número de guerreros nicaraguas y guatemalas salieron también con  los  cristianos  y  no  faltaron  algunos  renegados  tumbesinos  que  se  prestaron  a  servir  de  guías.  Como  capitanes  de  todo  ese  ejército,  que  contando  españoles  e  indios  pasaba  del  millar  de  hombres,  iban, además  de  Soto,  jefe  principal,  Juan  Pizarro,  su  hermano  Gonzalo  y  Sebastián  de  Belalcázar. Llevaban orden de guerrear a muerte con los de Tumbes, pues  “dice la crónica española‐ eran rebeldes y habían muerto a los cristianos”.    Absurda justificación, que hasta el rey hispano y el Papa habían legalizado  por  sendas  células  y  bulas  pontificias.  Claro  que  los  de  Tumbes  de  ninguna  manera  sabían  aquéllo  y,  de  haber  escuchado  el  Requerimiento,  seguro habrían respondido que tomando las armas contra los cristianos no  eran rebeldes a nadie sino que defendían sus tierras y cultura.  Chirimasa  cometió  el  fatal  error  de  no  colocar  centinelas  en  su  campamento. Confió excesivamente en que los invasores no se atreverían  a pasar el río. Y lejos estaba de suponer que, a diferencia de los antiguos  peruanos  que  jamás  combatían  de  noche,  el  enemigo  era  experimentado  en sorpresas nocturnas.   Por  ello,  casi  sin  poder  oponer  resistencia,  el  grupo  de  sus  guerreros  fue  masacrado en un inesperado ataque de los cristianos. La crónica española  relata que “dando una trasnochada muy trabajosa, por ser el camino muy  angosto  y  de  espesos  montes  y  de  espinos  dieron  (los  de  Soto)  cuando  amanecía  sobre  el  real  de  los  indios,  haciendo  cuanto  daño  pudieron  en  él”.  

20


Fue una verdadera masacre ‐a decir del testigo Juan Ruiz de Arce‐ porque  alcanzamos  la  gente  y  “alanceáronce  muchos”.  Cieza  por  su  parte  anotó  que se “mató algunos indios y cautivó más”. Pero Chirimasa y seiscientos  de sus guerreros lograron salvarse del cerco y se fortificaron en una sierra  cercana, dispuestos a continuar la resistencia.  Luego  de  saciar  su  sed  de  venganza  en  la  sangre  de  los  tumbesinos  sorprendidos, Soto partió en persecución de los que habían logrado huir.  Pero  la  fortaleza  que  éstos  ocupaban  era  tan  inaccesible  que  ‐según  anotación de Zárate‐ hubo todavía “quince días de cruda guerra a fuego y  a sangre por los tres españoles que se sacrificaron”.   No  sólo  los  sitiados  de  Chirimasa  combatían  a  los  de  Soto;  de  los  alrededores  concurrieron  también  a  resistirles  otros  destacamentos  de  valentísimos  nativos,  muriendo  muchos  de  ellos  en  los  desiguales  combates  con  el  enemigo.  Finalmente,  esa  resistencia  marginal  fue  totalmente  arrollada  y  Chirimasa  se  vio  en  grave  aprieto.  Tuvo  junta  de  guerra  con  sus  principales  lugartenientes  y  allí  expuso  que  era  necesario  fingir que aceptaban la paz, pues de otro modo todos serían liquidados.   Así  lo  relata  Cieza,  señalando  que  la  mayoría  de  los  tumbesinos  “como  viesen cuan a pecho los españoles tomaban el quererles dar guerra, pues  de tan reposo se encontraban en su tierra, y como Atahuallpa no enviaba  ni venía contra ellos... acordaron... ofrecer la paz... porque de otra manera  destriríandos y robaríanles su villa, que era gran trabajo para ellos ver tal  calamidad”.  Se  alzaron  empero  voces  de  patriotas  radicales  que  reclamaron  continuar  la  guerra,  pero  la  mayoría  se  adhirió  al  parecer  de  Chirimasa.  Luego  el  curaca  tumbesino  despachó  mensaje  a  Soto  “diciendo  que  si  le  perdonaban, que él vendría de paz”. Lo hizo ‐aclara bien la versión de los  vencedores ” viendo el gran daño y destrucción que los cristianos hacían  en toda la tierra”. Hasta envió un indio para que dijera a los españoles que  él nada tenía que ver con el alzamiento, que había militado en él contra su  voluntad:  “Chirimasa  es  amigo  de  los  cristianos”  ‐dijo  el  mentiroso  mensajero‐ “y continuo lo fue y él desea serlo ahora”. El astuto Soto bien  comprendió  que  “la  paz  de  Tumbes  (era)  hecha  por  no  verse  matar  ni  perder  ni  ranchear  su  valle”.  Varios  de  sus  hombres  tuvieron  igual  parecer.  Sin  embargo,  al  final  todos  los  españoles  coincidieron  en  que  la  paz con los nativos era muy necesaria, pues ellos los proveerían de “guías  y  (cargueros  que)  ayudasen  a  llevarles  el  bagaje”.  Los  nicaraguas  y 

21


guatemalas habían disminuido muchos luego de los combates, y más bien  eran guerreros que no hombres de carga.  Pensaban los cristianos que los vencidos en Tumbes eran más aptos para  tal tarea, y que esa sería una señal de sometimiento. Así pues, Soto aceptó  la oferta de Chirimasa, dándole garantías por su vida y la de los que con él  depusiesen  las  armas.  Juan  Ruiz  de  Arce,  compañero  de  Soto,  explicaría  así el acuerdo: “por la necesidad que de él teníamos... enviámosle a decir  que  viniese  sin  temor  alguno”.  Siguiendo  las  antiguas  costumbres,  poco  después  salía  Chirimasa  al  encuentro  de  los  vencedores  portando  “un  gran presente de muchas joyas de oro y plata, entendiendo aplacarlos, y el  curaca vino a darles obediencia”. Tras él salieron varios otros “principales  de Tumbes (que) vinieron a las con algún presente de oro y plata”. De allí  en adelante ‐narra un conquistador‐ “fueron mucho nuestros amigos”.  Con sus preciosos aliados volvió Soto de inmediato al pueblo principal de  Tumbes.  Allí  Francisco  Pizarro  le  “hizo  buen  recibimiento”  y  concedió  perdón  a  los  tumbesinos  “en  nombre  de  su  majestad”  ordenándoles  “llevar de la otra parte del río el mantenimiento, que tan necesario era a su  hueste. Chirimasa, humillado, tuvo que acatar el mandato. Él y su pueblo  se habían condenado a servir de por vida a los nuevos amos.  Pero  hubo  grupos  tumbesinos  que  no  consintieron  la  capitulación,  por  más obligada que hubiese sido. antes que rendir pleitesía a los invasores y  sin  ser  molestados  por  Chirimasa,  ellos  se  retiraron  a  la  sierra,  para  continuar desde allí la resistencia.  

22


VII. LA AMBICIÓN DE HERNANDO DE SOTO. PRECAUCIONES DE PIZARRO. ATAHUALLPA Y SUS GENERALES MANTIENEN ACTITUD DESPRECIATIVA HACIA LOS INVASORES. Muchas  habían  sido  las  fatigas  de  los  cristianos  en  la  represión  de  los  tumbesinos. Por dicha razón se “tomaron algún descanso del trabajo que  habían habido en reducir”. Pizarro invitó a su tienda a los principales de  Tumbes.  querían  interrogarles  sobre  muchas  cosas,  pero  antes  que  nada  procuró averiguar el paradero de los tumbesinos que habían muerto a sus  hombres  de  vanguardia.  No  se  había  amenguado  en  él  su  ansia  de  venganza. En tal sentido preguntó “al cacique que por qué se había alzado  y  muerto  a  los  cristianos”.  Chirimasa  respondió:  “Yo  no  fui  en  ello,  pero  (me escondí porque) tuve temor de que me echaráis a mí la culpa”. Lógica  respuesta  de  un  hombre  que  temía  represalias.  Pizarro  entonces  lo  presionó para que fuera más explícito,  por lo que Chirimasa agregó: “Yo  supe  que  ciertos  principales  míos,  que  en  las  balsas  venían,  llevaron  tres  cristianos  y  los  mataron...,  yo  no  lo  supe  (entonces)  ni  fui  en  ello  ni  los  mandé  matar”.  Furioso  el  jefe  cristiano  replicó  a  viva  voz:  “¡Esos  principales que eso hicieron, traedme aquí!” Pero luego, más calmado, “les  mandó que se fuesen a sus casas y no temiesen”.  Poco  después  volvía  a  salir  Soto  en  plan  de  exploración,  al  mando  de  alguna  tropa,  a  la  que  acompañaba  Chirimasa  fingiendo  mostrarse  empeñoso  en  capturar  a  los  que  habían  muerto  a  los  tres  cristianos.  Llegaban  entre  tanto  los  pobladores  que  antes  huyeron,  portando  bastimentos de toda clase.   La resistencia no pudo organizarse pues ni Atahuallpa quería colaborar en  ella;  por  eso  los  tumbesinos  volvían  a  sus  lares.  Chirimasa,  más  por  negligencia,  terminó  por  informar  a  Pizarro  que  “no  se  podían  haber  los  que mataron los cristianos”. Y para calmar a su pretendido aliado, envió a  llamar su gente y principales, ofreciéndolos para servicio de los cristianos.  Ellos no habrían de ser suficientes para el avance que se proyectaba, razón  por  la  cual  Pizarro  dio  libertad  a  sus  hombres  para  ranchear,  vale  decir  para  saquear  y  coger  esclavos  por  la  fuerza.  En  poco  tiempo  ‐relata  la  crónica del enemigo‐ “prendieron muchas piezas, así indios como indias”.  Mientras tanto, en el interior de Tumbes, Soto daba muestra de su tantas  veces  manifiesta  ambición  de  mando:  “Con  la  gente  que  llevaba  trató  un 

23


medio  motín  contra  el  gobernador  disimulado,  fingiendo  de  ir  a  cierta  provincia de Quito”. Quería dirigir una conquista por su cuenta, pero no  todos  los  que  le  seguían  aprobaron  su  plan.  Escandalizados,  “Juan  de  la  Torre  y  otros  se  le  huyeron  y  vinieron  a  dar  aviso  al  marqués”.  Para  no  comprometer  aún  más  su  situación,  y  para  disculparse  si  hubiera  necesidad de ello, a Soto no le quedó otro remedio que regresar también a  Tumbes.   Pizarro,  al  recibirlo,  fingió  no  saber  nada  de  la  conjura,  disimulando  con  trabajo  su  desagrado.  La  conquista  recién  empezaba  y  no  le  convenía  perder a tan precioso soldado, por más que le conociera conspirador. Pero  en  lo  futuro  procuraría  cuidarse  de  él:  “desde  ahí  adelante,  cuando  Soto  salía  a  alguna  parte,  enviaba  con  él  a  sus  dos  hermanos,  Juan  Pizarro  y  Gonzalo Pizarro”. Sin embargo, alguna otra vez, meses más adelante, Soto  volvería a tentar un golpe contra su jefe, de acuerdo con Rodrigo Orgóñez,  el cual fracasó sólo a causa de un sorpresivo ataque de indios patriotas.  En  Tumbes  Pizarro  se  fue  informando  de  la  tierra  que  tenía  por  conquistar. Verdaderamente sorprendente resulta que los nativos, por más  que  acudieran  a  servirles,  no  les  hablaran  nada  sobre  Huáscar  y  Atahuallpa, ni sobre la riqueza fabulosa del país de los Incas. Al contrario,  los tumbesinos les dijeron, procurando desanimarlos, que  “por los llanos  habían grandes arenales” con falta de yerbas para los caballos, y de agua y  que  por  las  sierras  habían  riscos  de  peña  viva,  montañas  de  nieve.  Este  último  informe  no  dejó  de  alarmar  a  varios  españoles,  que  “mucho  murmuraban  de  la  tierra,  por  la  poca  confianza  que  tenían  de  lo  de  adelante (y) parábanse muy tristes”. Para ellos, Tumbes era un desengaño,  y por esa razón solicitaron volver a Nicaragua o Panamá. Pizarro los dejó  en libertad de hacerlo, siempre y cuando dejasen armas y caballos porque  él, con la mayoría, estaba dispuesto a seguir la entrada. Se esforzaba el jefe  cristiano  por  darles  a  entender  que  adelante  encontrarían  grandes  provincias, porque Tumbes no era el Perú.   Pero  poco  más  tarde  regresaron  algunos  jinetes  que  habían  salido  a  explorar  la  costa  de  adelante  y  confirmaron  lo  dicho  por  los  tumbesinos:  “volvieron afirmando que no había sino cardones y algarrobos, y esto en  pocas  partes,  porque  todo  era  arena”.  Pese  a  todo,  se  acordó  a  la  postre  seguir  la  entrada,  aunque  los  de  menos  fe  optaron  por  quedarse  en  Tumbes  a  la  espera  de  un  navío  que  los  volviese  a  Nicaragua,  diciendo 

24


que  no  querían  gastar  sus  vidas  entre  las  ciénagas  y  mala  ventura.  Empezaron entonces los preparativos para reanudar la marcha.  En la última semana de abril de 1532 vino a descubrirse que un espía de  Atahuallpa  había  estado  en  Tumbes.  Temerosos  de  él,  los  nativos  pro‐ españoles no le delataron sino cuando hubo partido hacia Cajamarca. Pero  fue una delación vaga, sin detalles. Callaron los renegados cuando vieron,  amenazantes,  a  los  patriotas  tumbesinos  fieles  al  Inca.  Por  eso  Pizarro  todavía no supo lo de la guerra civil incaica.  Muy  superficial  debió  ser  la  investigación  del  espía  atahuallpista  en  Tumbes, pues luego de su informe el Inca se reafirmó en la opinión de que  los invasores no eran sino simples ladrones venidos por el mar: “Cuando  el  Inca  se  informó  del  saqueo  del  indefenso  pueblo  de  Coaque,  de  la  desventura  de  Tumbalá  “‐el  anfitrión  de  Puná‐  “la  derrota  del  cauto  Chirimasa... y otros desmanes, comprendió que los extraños visitantes no  eran  seres  extraordinarios,  sino  comunes  y  corrientes,  sanguinarios  y  codiciosos, que con sus nuevas armas pretendían quedarse con la tierra y  confirmaban la mala fama que traían de sus andanzas por la región de los  manglares”.   Muchos de los guerreros incaicos, sin embargo, no alcanzaban a entender  lo  que  sucedía  en  la  costa;  por  ello,  cuando  a  Cajamarca  “llegó  la  nueva  que  como  los  españoles  habían  desembarcado  y  asaltado  en  Tumbes...  todos  quedarían  atónitos”.  Pero  los  jefes  del  ejército  atahuallpista  persistieron  en  despreciar  a  los  invasores.  Se  pecó  de  excesiva  confianza  en el campamento del Inca.  Aún permanecieron en Tumbes los españoles toda la primera quincena de  mayo. al cabo, viendo que “no podían ser hallados los indios matadores y  (que)...  el  pueblo  de  Tumbes  estaba  destruido...  determinó  el  gobernador  de partirse...”. 

25


VIII. ENTRAN LOS INVASORES EN TIERRA DE LOS TALLANES Y ENFRENTAN A LA RESISTENCIA PATRIOTA EN POECHOS. Tumbes estaba totalmente destruido, resultado de las batallas libradas allí  entre  huascaristas  y  atahuallpistas  poco  antes  de  la  aparición  de  los  españoles.  No  había  más  la  ciudad  que  asombrara  a  Pedro  de  Candia  cuando  el  segundo  viaje  de  Pizarro.  Además,  se  hallaba  en  gran  parte  despoblado.  Tras  la  tenaz  resistencia  presentada  a  los  invasores,  los  pobladores  marcharon  al  interior  dispuestos  a  proseguir  la  lucha,  y  no  todos volvieron luego de la capitulación de Chirimasa.  La  situación  de  los  españoles  en  Tumbes  no  era  pues  la  más  propicia  y  Pizarro consideró necesario pasar adelante, proseguir la invasión del Perú.   Así, el 16 de mayo de 1532 “acordó el gobernador de se partir de allí con  alguna gente de pie y de caballo en busca de otra provincia que fuese más  poblada,  para  asentar  en  ella  y  poblarla”.  Antes,  decidió  que  en  Tumbes  quedara  por  su  teniente  Sebastián  de  Belalcázar,  con  los  españoles  que  quedaran  en  guarda  del  fardaje  y  con  los  que,  por  temor,  desistieron  de  continuar  la  entrada.  Adelante  marchó  Hernando  de  Soto  con  escogidos  jinetes. Luego Francisco Pizarro con el grueso de la expedición, incluidos  los  cientos  de  auxiliares  indios,  cargueros  y  guerreros,  más  los  negros  esclavos.  Y  en  retaguardia  se  colocó  Hernando  Pizarro,  “con  la  gente  enferma y escoltado por peones”.    En la primera jornada de viaje ‐refiere Oviedo‐ los invasores llegaron hasta  un pequeño pueblo donde reposaron. Prosiguió al siguiente día la marcha  y recién al cabo de tres jornadas encontraron otro poblado, gobernado por  el  curaca  Silan.  Porras  supone  situado  este  pueblo  entre  los  cerros  de  la  Brea,  y  menciona  que  los  invasores  bautizaron  por  Juan  a  su  curaca.  Los  nativos,  impresionados  por  la  presencia  de  gente  tan  extraña,  no  obstaculizaron  su  paso  y  entonces  pudo  “reposar  al  gobernador  allá  tres  días, porque la gente iba fatigada”.  La  entrada  se  haría  luego  bastante  fatigosa.  Los  invasores  encontraban  sólo  “arenales  muertos,  donde  padecieron  grandísima  sequía  por  el  mucho  calor  y  falta  de  agua”.  Según  testigos  que  a  poco  desertaron,  “no  hallaron tierra donde poder parar un día ni de comer para los españoles ni  aún  yerba  para  los  caballos”.  Esos  pocos  animosos  expedicionarios  se  quejaron entonces de “que lo más rico de esta tierra lo deja(ban) en aquello  de Tacamez y Santiago y las provincias a ellos cercanas. Pero el panorama 

26


varió cuando tuvieron cerca el poblado de La Solana, de donde, tras breve  reposo, continuaron hacia Poechos, pueblo situado cerca al río de La Chira  o  de  los  Tallanes,  nombre  de  la  nación  que  poblaba  sus  orillas,  desde  el  mar  hasta  la  sierra.  El  soldado  Miguel  Estete  hasta  se  dio  tiempo  para  describir  el  esperanzador  paisaje  que  se  ofrecía  a  sus  ojos:  “Este  río  de  Tallanes  era  muy  poblado  de  pueblos  y  muy  buena  ribera  de  frutales,  y  tierra muy mejor que la de Tumbes, abundoso de comidas y de ganados”.  Pacífico  fue  el  recibimiento  que  los  pobladores  del  valle  ofrecieron  a  los  invasores.  Gracias  a  ello,  Pizarro  determinó  descansar  allí  algunos  días.  Para  este  tiempo,  también  los  incaicos  huascaristas  tenían  noticias  acerca  de  la  aparición  de  los  invasores  en  la  costa.  Cuenta  Garcilaso  que  en  el  camino  de  Tumbes  a  Poechos  se  presentó  ante  Pizarro  un  embajador  huascarista,  rindiéndole  pleitecía  en  nombre  de  su  Inca,  cuya  corte  consideraba cierta la pretendida divinidad de los invasores.   El astuto jefe cristiano proclamó entonces que venía enviado por dios para  ayudar a la causa de Huáscar, quien, se le informó, resistía a duras penas  el avance de los incaicos atahuallpistas. Fue la primera noticia que Pizarro  obtuvo acerca del conflicto civil incaico que habría de facilitar sus planes.  Y  de  inmediato,  se  autoerigió  árbitro  supremo.  Satisfecho  con  su  respuesta,  el  embajador  huascarista,  posiblemente  el  que  las  crónicas  nombran Huamán Mallqui Topa, se volvió al sur, para informar a Huáscar  sobre el ʺéxitoʺ de su gestión.  Oviedo narra que en Poechos Pizarro recibió la visita de varios curacas de  los  pueblos  vecinos,  quienes  le  manifestaron  haber  sido  recientemente  sojuzgados por los incas. Sabedor de que aquellos jefes nativos añoraban  su  autonomía,  Pizarro  les  ofreció  alianza,  que  los  ingenuos  curacas  aceptaron  pronto.  Muy  astutamente,  para  ʺlegalizarʺ  su  conquista,  el  jefe  cristiano,  sin  que  sus  auditores  lo  notaran  siquiera,  les  iba  notificando  el  requerimiento en virtud del cual los territorios de esos curacas pasaban al  dominio del imperialismo español. Los tallanes lo dejaban hacer sin prever  las  consecuencias  de  tal  actitud.  Así,  los  flamantes  aliados  fueron  “recibidos  por  tales  vasallos  de  sus  majestades  por  autoridad,  ante  notarios”. Satisfecho con lo obrado y considerándose con derecho, Pizarro  efectuó luego el reparto de indios e indias entre sus soldados y demandó  de  los  naturales  el  acopio  de  bastimentos.  Se  establecía  rápidamente  la  esclavitud  y  el  tributo.  A  través  de  un  pregonero  el  jefe  español  mandó  que  no  se  hiciese  maltrato  a  los  nativos  “puesto  que  venían  de  paces”. 

27


Pero no todos los grupos tallanes ofrecieron apoyo a los invasores. Diego  de Trujillo, militante de la infantería española, relataría que poco tardó en  manifestarse  la  resistencia  de  cierto  grupo  que  se  había  retirado  anteladamente  del  pueblo.  Noticiado  de  ello,  Pizarro  despachó  de  inmediato una fuerza represiva a las órdenes de Sebastián Belalcázar.   En  las  cercanías  de  Poechos  tuvo  lugar  la  primera  resistencia  armada  de  los  tallanes.  Cruentos  combates  se  libraron,  con  muerte  de  muchos  nativos,  heroicos  defensores  de  su  suelo.  De  los  indios  pro‐cristianos  también  murieron  varios.  Y  aún  el  extremeño  Juan  de  Sandoval  terminó  allí  sus  días  cuando,  atrevido,  incursionó  en  el  interior  dispuesto  a  ʺranchearʺ.  Pese  al  duro  revés  sufrido,  los  tallanes  de  Poechos  no  se  rindieron.  Retrocedieron,  sí,  hacia  la  tierra  de  los  curacas  de  La  Chira  y  Amotape, con la mira de ganarlos para su causa.  

28


IX. ATAHUALLPA ENVÍA UN ESPÍA A POECHOS Y REAFIRMA SU CONFIANZA TRAS RECIBIR INFORME DE MAICA VILCA. Pedro Sarmiento de Gamboa relata que Atahuallpa, en su marcha sobre el  Cuzco  llegó  hasta  el  pueblo  de    Huamachuco,  donde  vinieron  a  él  dos  indios  tallanes,  enviados  por  los  curacas  de  Paita  y  Tumbes  “a  avisar...  cómo  allí  habían  llegado  por  la  mar...  una  gente  de  diferente  traje  que  el  suyo, con barbas, y que traían unos animales como carneros grandes”. El  Inca, informado asimismo de que algunos grupos costeños se plegaban  a  los  invasores  y  que  éstos  proclamaban  que  venían  en  apoyo  de  Huáscar.  Estas  reiteradas  denuncias,  empezaron  a  preocupar  al  comando  atahuallpista.   De momento, Atahuallpa “determinó de no ir al Cuzco hasta ver que cosa  era  aquélla  y  qué  los  Viracochas  determinaban  hacer”.  Tal  la  versión  española.  Pero  no  eran  los  invasores  los  que  alarmaban  al  Inca,  sino  la  posibilidad de una rebelión de grandes proporciones a sus espaldas, bajo  los auspicios de aquéllos. Atahuallpa seguía despreciando a los cristianos;  únicamente  temió  la  sublevación  del  norte  tahuantinsuyano  que  había  sujetado merced a sangrientas luchas. Fue por ello que decidió regresar a  Cajamarca, para mantenerse allí a la expectativa de lo que sucediera a las  orillas  del  Apúrimac,  donde  su  presencia  no  era  necesaria  pues  ya  la  catástrofe de Huáscar era inminente.  La  presión  de  los  curacas  costeños  a  él  adictos,  que  repetían  las  acusaciones  de  que  los  españoles  entraban  robando  y  manifestando  simpatías  por  Huáscar,  fue  motivo  para  que  Atahuallpa  destacara  un  espía  al  campo  de  los  cristianos.  El  escogido  fue  Maicavilca,  al  que  Betanzos  llama  Sikinchara,  valentísimo  orejón  que  había  destacado  en  la  guerra contra los huascaristas de la costa norte.  Maicavilca, “disfrazado como indio de baja suerte”,  marchó al encuentro  de los invasores, encontrándolos en Poechos. Cieza cuenta que el “orejón  que envió Atahuallpa de Cajamarca había llegado disimulado adonde los  cristianos  estaban,  sin  que  pensasen  que  (no)  era  uno  de  los  indios  que  andaban sirviéndoles: contó cuántos eran, lo mismo hizo de los caballos”.  Pero  la  presencia  del  espía  no  pasó  inadvertido  para  algunos  indios  pro‐ españoles, quienes no lo denunciaron, porque le temían; pero al momento,  por  la  misma  causa,  dejaron  de  servir  a  los  invasores.  Dicha  actitud  empezó  a  preocupar  a  los  españoles,  y  Hernando  Pizarro,  el  más 

29


furibundo, llegó a torturar a uno de los displicentes consiguiendo así que  descubriera a Maicavilca.  Acto  seguido,  Maicavilca  fue  tomado  prisionero  y  Hernando  Pizarro  “tomándole del rebozo que traía puesto, que es el traje tallán, lo derribó al  suelo  y  le  dio  muchas  coces”.  En  silencio  el  noble  orejón  soportó  tal  vejamen. Acudía a Hernando a solicitar de su hermano autorización para  ultimar al peligroso espía, cuando éste, en un descuido de sus guardianes,  logró  darse  a  la  fuga.  Vanos  fueron  los  intentos  de  los  cristianos  por  recapturarlo.  Maicavilca  consiguió  escabullirse  de  Poechos  y  marchó  a  toda prisa a presentar su informe a Atahuallpa.  No  obstante  el  ultraje  sufrido,  Maicavilca  no  rectificó  la  pobre  impresión  que  se  formó  de  los  invasores.  Orgulloso  en  extremo,  “llegado  que  fue  a  Cajamarca  donde  Atahuallpa  estaba,  le  dijo  que  eran  unos  ladrones  barbudos que habían salido de la mar”, pocos en número y viciosos, por lo  cual  consideraba  que  sería  fácil  matarlos  a  todos.  Se  ofreció  incluso  a  encabezar una pequeña tropa para apresar a los invasores y hacerles pagar  sus robos y demás iniquidades.   Tal  informe  terminó  por  disipar  las  preocupaciones  de  unos  pocos  atahuallpistas sobre el supuesto peligro de  la costa. Rumi Ñahui, capitán  atahuallpista  que  desde  un  principio  exigió  la  aniquilación  inmediata  de  los  invasores,  fue  enviado  a  la  región  de  los  huancas  para  reprimir  los  brotes  de  rebeldía.  Cuenta  Cieza  que  los  atahuallpistas,  “en  este  tiempo  tan revuelto... ni querían hacer caso de los que... les estaban a las��espaldas  para  haber  el  señorío  supremo  de  sus  provincias”.  Atahuallpa,  como  jefe  de  todos  ellos,  fue  quien  más  despreció  a  los  cristianos,  anunciando  que  los “tomaría cuando ellos llegasen a donde él estaba”. Con todo, encargó  al  fidelísimo  Maicavilca  seguir  la  marcha  de  los  españoles  y  esta  vez  le  otorgó  calidad  de  embajador  por  si  juzgase  conveniente  presentarse  ante  ellos. El confiado Inca “creyó que como en los tiempos de Huayna Cápac  los  invasores  se  volverían  por  el  mar,  tras  una  fugaz  visita”.  Fatal  error,  que a la postre le costaría un imperio. 

30


X.

CUARTEL ESPAÑOL EN POECHOS. SEGUNDA FASE DE LA RESISTENCIA DE LOS TALLANES. HEROICA LUCHA DE CANGO E ICOTU, CURACAS PATRIOTAS.

El cuartel general de Poechos se estableció en una fortaleza situada “a un  tiro  de  ballesta”  del  pueblo.  Hasta  allí  empezaron  a  llegar  abundantes  provisiones  conducidas  por  los  indios  aliados  que  “hacían  con  gran  inteligencia  todo  lo  que  los  españoles  les  mandaban”.  Vale  esta  cita  para  destacar  el  nuevo  cuadro  social  que  aparecía  en  el  país  invadido:  Los  españoles mandaban y los indios obedecían.  Creyéndose  seguro,  Pizarro  despachó  partidas  de  reconocimiento  a  los  alrededores.  Le  interesaba  saber si  existía  un  puerto  cercano;  era  urgente  tener  lista  la  comunicación  por  mar.  Diego  de  Almagro,  a  la  cabeza  de  refuerzos, estaría por llegar.   Uno de los grupos que partió de Poechos halló pronto “buen puerto a la  costa de la mar:” era Paita lugar al que llegaban siguiendo el río hasta su  desembocadura  en  el  océano.  Refiere  Estete  que  siguiendo  el  río  “descubrióse todo hasta el mar”. Paita en aquel tiempo estaba poblada por  “buenos  caciques”  ‐dice  Oviedo‐,  “señores  de  mucha  gente”.  Pizarro  mismo salió a reconocer “los pueblos del río abajo”, quedando satisfecho  de  su  inspección  y  proyectando  establecer  allí  una  fundación.  En  ese  pensamiento despachó correos a Tumbes ordenando a Belalcázar venir en  su  seguimiento.  Y  casi  de  inmediato  ordenó  también  la  partida  de  Hernando,  porque  le  pareció  mucho  mejor  enviar  con  el  mensajero  a  “persona  de  autoridad  a  quien  el  cacique  e  indios  de  Tumbes  tuviesen  respeto, temor y acatamiento, para que ayudasen a venir a la gente y traer  fardaje”.  La  salida  de  Hernando  Pizarro  al  norte  de  Poechos  camino  de  Tumbes  sirvió  para  descubrir  nuevos  focos  tallanes  de  resistencia.  En  efecto,  el  capitán  general  de  la  tropa  invasora,  logró  enterarse  en  el  trayecto  que  Cango  e  Icotu,  dos  famosos  curacas  de  la  sierra  inmediata  río  arriba,  además  de  otros  “comarcanos  a  ellos”,  se  disponían  a  resistir  a  los  españoles.  Cuando  se  envió  indios  aliados  a  exigir  de  aquéllos  pleitesía,  respondieron orgullosamente que “no querían venir de paces ni les placía  la vecindad de los cristianos”. Tornó Hernando con la noticia a Poechos y  su  hermano  Francisco  determinó  sin  dilación  el  castigo  de  los  “alzados”.  Una  tropa  de  veinticinco  jinetes  y  peones  españoles,  acompañada  por 

31


crecido  número  de  indios  aliados,  salió  de  Poechos  en  demanda  de  los  patriotas.  Cango  e  Icotu  conociendo  la  aproximación  del  enemigo,  evacuaron  sus  pueblos y se situaron en un paso del interior, dispuestos a combatir. Hasta  allí a buscarlos los invasores y entonces se trabó desigual batalla. Desigual  porque  tanto  en  número  como  en  armamento,  los  guerreros  de  Cango  e  Icotu llevaban las de perder. Pese a ello, los bravos tallanes no aceptaron la  rendición que les fue exigida, y presentaron lucha. Esta fue breve, aunque  sangrienta, pues los de la resistencia vendieron caras sus vidas y antes que  huir prefirieron morir combatiendo.  La masacre no logró que la resistencia cejara. Los resto de Cango e Icotu se  replegaron, pero anunciando que la lucha continuaba. Por ello el jefe de la  tropa  invasora  los  amenazó  con  la  destrucción  completa  si  no  venían  en  paz.  Hubo  discusión  en  el  campo  patriota  y  el  comando  consideró  finalmente que librar una nueva batalla contra enemigo tan poderoso era  exponerse  a  un  total  exterminio,  con  lo  cual  la  resistencia  acabaría;  era  mejor optar por una fingida paz esperando la llegada de mejor momento  para reiniciar la lucha armada.   Así lo convinieron todos y marcharon a entrevistarse con Pizarro que sin  abrigar mayor recelo, pese a su conocida astucia, les ordenó “volver a sus  pueblos  y  que  recogiesen  su  gente  y  se  sosegasen  en  sus  casas  y  haciendas”.  Cango  e  Icotu  así  lo  prometieron  y  el  caudillo  cristiano  consideró  “pacificada  aquella  provincia”.  Se  equivocaba;  otros  caciques  tallanes se aprestaban a resistir a los invasores. 

32


XI. TERCERA FASE DE LA RESISTENCIA DE LOS TALLANES. CONSPIRACIÓN DE LOS PUEBLOS DE LA CHIRA Y AMOTAPE. HOLOCAUSTO PATRIOTA. Hernando Pizarro retornó de Tum‐bes a mediados de junio, conduciendo  a una parte de la gente de Tumbes; la otra se trasladó a Poechos por mar,  en  algunas  balsas  tumbesinas  y  en  un  barco  mercante  panameño,  cuya  tripulación  trajo  noticias  de  que  Almagro  terminaba  en  el  istmo  los  preparativos  para  su  partida  al  Perú.  Francisco  Pizarro  decidió  recibir  personalmente  a  la  gente  que  venía  por  mar  y  dejó  Poechos  camino  del  puerto  de  Paita.  Pero  poco  antes  de  llegar  a  él,  en  un  pueblo  gobernado  por  el  curaca  de  La  Chira,  halló  a  algunos  españoles  que  habían  ya  desembarcado, los cuales, muy alarmados, le informaron que se alistaba la  resistencia nativa en  los alrededores. Refiere Pedro Pizarro que merced a  la  delación  de  una  india,  amante  del  conquistador  Palomino,  se  conoció  que  algunos  grupos  tallanes  de  La  Chira  y  Tangarara  habían  acordado  aniquilar a los invasores. Incluso alguna gente que venía de Tumbes hubo  de  fortificarse  en  una  huaca,  soportando  el  asedio  de  los  patriotas.  Abundando  en  detalles,  los  recién  desembarcados  refirieron  que,  temerosos  de  amanecer  muertos,  no  pudieron  dormir  la  noche  anterior,  pues  vieron  ir  y  venir  grupos  de  indios  sospechosos,  que  andaban  “muy  alterados y acaudillados”.  Pizarro  dispuso  de  inmediato  la  averiguación  de  la  denuncia.  Fueron  hechos prisioneros varios comarcanos que, sometidos a crueles tormentos,  dieron  algunas  luces.  Refiere  Oviedo  que  “hallóse  que  el  cacique  de  La  Chira, con sus principales y gente, y otro que se llama Amotape, que está  el  río  abajo,  cerca  de  este  otro,  tenían  concertado  de  matar  aquellos  cristianos  el  propio  día  que  el  gobernador  allí  llegó.  Por  su  parte  Pedro  Pizarro anotó que se hizo la información y en ella (se) halló por ser cierto  querer matar a los españoles y haberse juntado para ello”.   Apenas  conocido  ello,  el  jefe  de  los  invasores  ordenó  la  prisión  de  los  curacas  y  demás  gente  involucrada  en  la  conspiración.  Se  les  sometió  también  a  salvajes  torturas,  a  consecuencia  de  los  cuales  “confesaron  su  delito”.  Delito  llamaron  las  crónicas  españolas  a  la  noble  causa  india  de  luchar por la integridad de su territorio y cultura.   Nada  pudieron  alegar  los  patriotas  en  su  defensa  y  sin  más,  fueron  condenados a muerte. Según Pedro Pizarro, su vengativo primo “condenó 

33


a muerte a trece caciques, y dándoles garrote, los quemaron”. Imponente  pira ardió a orillas del río de los tallanes, inmolándose en ella los heroicos  defensores de su suelo.   A  decir  de  la  crónica  cristiana,  Pizarro  perdonó  la  vida  únicamente  al  curaca de La Chira, buscando ganárselo como aliado y “certificándole que  de  si  ahí  adelante  no  fuese  bueno,  que  en  la  primera  ruindad  que  le  tomase, que le costaría la vida y le destruiría”. El curaca de La Chira fue  encargado de administrar en representación de los nuevos amos su pueblo  y el de Amotape.  El  terrible  castigo  vino  a  aniquilar  aquel  proyecto  tallán  de  atacar  el  campamento  de  los  invasores.  Descabezada  la  resistencia,  muertos  sus  principales comandos, la mayoría de los comarcanos se internaron en las  serranías,  en  tanto  los  menos  prefirieron  alinear  a  las  órdenes  de  los  nuevos señores, sirviéndoles por temor, como bien anota Oviedo. A todo  esto, ningún apoyo llegó de Atahuallpa para quienes resistían en la costa.  Puede  decirse  que  la  lucha  que  presentaron  a  los  invasores  los  pueblos  tumbesinos  y  tallanes  fue  absolutamente  de  carácter  local,  sin  participación  alguna  de  las  tropas  del  Inca,  que  persistía  en  ignorar  la  guerra que España le había declarado. 

34


XII. FUNDACIÓN DE SAN MIGUEL, PRIMERA CIUDAD HISPANA EN EL PERÚ. LA NACIÓN DE LOS CAÑARIS SE UNE A LOS INVASORES. Tras la represión de los tallanes, Pizarro consideró la necesidad de fundar  una  ciudad  española.  Después  de  recorrer  el  río  Chira  en  gran  parte,  escogió  el  asiento  del  curaca  Tangarara  para  planificar  allí  su  fundación:  “pareció tener buen puerto y buena disposición para poblar” ‐dice Estete‐  (y )”el dicho gobernador acordó de hacer allí un pueblo en el mejor lugar y  sitio  que  le  pareció,  para  que  los  navíos  y  gente  que  viniese  a  la  tierra  tuviesen abrigo y parte cierta donde desembarcar”.   Otros testigos mencionaron que “llegado a unas provincias que se decían  Tangarara acordó de hacer allí un pueblo, así por parecer que la tierra que  había  andado  y  pasado  desde  Tumbes  hasta  allí  era  muy  estéril  y  despoblada  y  la  de  adelante  no  sabría  lo  que  sería,  como  porque  halló  buena disposición en un río y razonablemente poblada de indios y gente  doméstica y pacífica aunque muy desnuda de todo y gente para poco y de  poca capacidad”.  Antes de proceder a la fundación, y para prevenirse de cualquier sorpresa  desagradable,  Francisco  Pizarro  destacó  en  avanzada  hasta  Piura  a  su  hermano Juan, al mando de cincuenta jinetes, para que “allí estuviese con  gran guarda y vela teniendo muchos espías sobre la gente de Atahuallpa,  porque se temía enviase alguna sobre los españoles”.  El día escogido para el solemne acto de fundación debió ser de mediados  de julio de 1532. Actuaron como testigos el padre Vicente Valverde, todo  el  clan  Pizarro,  exceptuando  Juan  que  fue  a  Piura,  los  oficiales  reales  Riquelme y Navarro, los principales capitanes y una docena de religiosos.  Algunos  curacas  tallanes  presenciaron  también  aquella  farsa,  por  la  cual  sus  pretendidos  aliados  les  despojaban  de  sus  tierras,  porque  Pizarro  incorporó ese asiento al estado imperialista español: “le tomó y sujetó a la  corona real de su majestad”, mencionó una relación anónima enviada a la  reina de Hungría poco después.  A seis leguas, a orillas del Chira y en tierra de los tallanes, se fundó así la  primera ciudad española del Perú, que los invasores bautizaron como San  Miguel.  Por  teniente  gobernador  de  San  Miguel,  Pizarro  nombró  a  Juan  Roldán  Dávila.  Se  nombraron  luego  los  alcaldes  y  regidores.  Blas  de  Atienza  recibió  el  cargo  de  justicia  real  y  el  clérigo  Juan  de  Sosa  fue 

35


investido  como  primer  cura  del  Perú.  Todos  prestaron  juramento  ante  el  jefe  de  los  invasores.  Luego,  procedió  éste  al  reparto  de  tierras  y  solares,  tras  lo  cual  “depositó  los  caciques  e  indios  en  los  vecinos  de  estos  pueblos”.  A  Hernando  Pizarro  le  tocó  la  primera  encomienda.  Tumbes,  asiento  considerado  dentro  de  la  jurisdicción  de  la  flamante  ciudad,  fue  adjudicado a Hernando de Soto. En total se repartieron ese día cincuenta  encomiendas,  pues  tal  fue  el  número  de  vecinos  inscritos  en  San  Miguel.  En tan acogedor valle, los invasores habrían de permanecer por espacio de  cuatro meses.  Pizarro aprovechó la presencia del navío mercante para enviar a Panamá  el  quinto  real  del  escaso  botín  cogido  en  Tumbes  y  Piura.  Se  menciona  que,  por  congraciarse  con  las  autoridades  a  fin  de  que  éstas  pusieran  menos  trabas  a  la  labor  de  Almagro,  magnificó  aquel  quinto,  tomando  prestado lo que correspondía a varios de sus soldados. Asimismo, solicitó  otro  préstamo  para  socorrer  a  su  socio,  sabedor  de  que  también  padecía  apuros  económicos.  El  conquistador  Francisco  de  Isásaga,  que  decidió  retornar a Santo Domingo, sería encargado de llevar tales caudales.  Por  entonces,  precisamente  el  19  de  julio  de  1531,  desde  el  puerto  de  Nombre de Dios el licenciado de la Gama escribía al emperador que no era  cierto el rumor que circulaba en el istmo sobre que Almagro demoraba a  propósito la salida de refuerzos para el Perú. Dio testimonio de “que iría  derecho adónde estaba el dicho gobernador y obedecería y haría todo lo se  le mandase”.  Pocos días más tarde, el 5 de agosto, desde Panamá el licenciado Espinoza  informaba al emperador que Almagro había despachado ya varios navíos,  a  bordo  de  los  cuales  viajaban  unos  sesenta  españoles,  cientos  de  auxiliares  indios,  y  muchos  caballos  y  bastimentos.  Según  esta  carta,  Almagro  había  construido  en  Panamá  “un  navío,  el;  mayor  que  se  ha  hecho  en  este  mar,  porque  es  navío  que  lleva  cuarenta  caballos  y  podría  llevar más de doscientas personas de españoles e indios”.    Reunía  por  entonces  el  socio  “tres  navíos,  los  mejores  y  más  aderezados  que  se  han  visto  en  este  mar”.    Un  año  tardaban  los  preparativos  y  en  ese  tiempo  Almagro  debió  sufragar  los  gastos  de  alimentación  de  los  ciento  cincuenta  hombres  que  había  comprometido  para  pasar  al  Perú;  además  tuvo  que  pagar  las  deudas  que  ellos  tenían  contraídas  y  les  proporcionó  también  “caballos,  indios  y  servicio  para  el  viaje... a su costa y de sus amigos, que ha perecido maravilla”.  

36


No  habiendo  llegado  hasta  entonces  nuevas  del  Perú  a  Panamá,  había  mucha preocupación por la suerte de los de Pizarro. Espinoza no dejó de  mencionar que persistían las divergencias entre los socios de la conquista,  que él trató de amenguar, recomendando muy especialmente a Almagro a  quien consideraba “persona muy bastante para servir a V.M. en todo lo de  acá  y  de  mucho  ánimo  y  experiencia  y  diligencia...  habilidad  y  suficiencia... (que) sirve a V.M. con toda voluntad en lo de estas tierras y  provincias del Perú, que parece que tiene ya por vicio, siendo una cosa tan  trabajosa y costosa que hubiera cansado a muchos”. Así pues, no eran de  menos valor que los de Pizarro los trabajos de Almagro, pese a lo cual los  méritos  del  tuerto  habrían  de  ser  siempre  subestimados.  A  favor  de  Almagro  hay  que  decir  que  sus  virtudes  fueron  más  que  sus  defectos,  al  contrario de Pizarro.  Espinoza anunciaba también la salida de Hernando de Luque para el Perú,  acompañando  a  Almagro.  Pero  a  la  postre,  el  obispo  de  Tumbes  jamás  llegó a pisar su diócesis.  Otro  famoso  conquistador,  Pedro  de  Alvarado,  terminaba  por  entonces  sus preparativos para partir al Perú. En carta fechada en Guatemala el 1 de  setiembre de 1532 informaba de ello al emperador.   Tenía  listos  quinientos  españoles,  doscientos  de  ellos  jinetes,  todos  perfectamente  armados.  La  intención  de  Alvarado  con  justa  razón  alarmaría  a  Pizarro  y  Almagro  poco  más  tarde.  En  el  invadido  Perú,  mientras tanto, Pizarro recibía la importante adhesión de la nación de los  Cañaris, “eternos rebeldes y enemigos jurados de los Incas”. En la guerra  civil  habían  favorecido  a  Huáscar  y  ahora,  considerándolo  prácticamente  derrotado, se unían a los invasores creyendo conseguir con ello apoyo en  la renovada lucha por recuperar su autonomía.    Fueron  los  cañaris  los  primeros afectados  con  el  arrollador  avance  de  los  incaicos  atahuallpistas;  dijeron  a  Pizarro  “que  tras  la  guerra  que  les  hizo  apenas  (quedaron)  doce  mil  pobladores  de  los  cincuenta  mil  que  eran”.  Nada  podría  desarraigar  del  ánimo  de  los cañaris  un  odio  extremo  hacia  los  Incas.  Pizarro  lo  entendió  perfectamente,  y  les  otorgó  situación  privilegiada  entre  sus  tropas  aliadas,  luego  que  tumbesinos  y  tallanes  le  hablaran  de  la  bravura  de  esos  guerreros  del  norte.  Verdaderamente  trascendental,  por  sus  consecuencias,  fue  el  pacto  de  los  cañaris  con  los  invasores. Gracias a ese apoyo, lograrían derrotar a la resistencia incaica. 

37


XIII. LA NOTICIA DE LA LLEGADA DE LOS INVASORES SE EXTIENDE POR TODO EL TAHUANTINSUYO. PIZARRO OBTIENE MAYORES INFORMES SOBRE LA GUERRA CIVIL INCAICA. Según  testimonio  de  Zapayco,  indio  natural  de  Yauyos,  por  este  tiempo  “se dijo por todos estos reinos que habían llegado ciertas gentes barbudas  en  unas  casas  por  la  mar  y  que  habían  salido  en  tierra  y  poblado  en  un  pueblo  en  el  valle  de  Tangarara”.  Otra  versión  peruana,  la  del  huarochirano  Yacovilca,  confirma  que  diligentes  chasquis  noticiaron  a  Huáscar  Inca  “de  cómo  habían  llegado  a  la  costa  del  Perú  ciertas  gentes  que  llamaban  Capacochas  que  decían  hijos  del  mar  y  que  ésos  habían  desembarcado y poblado un pueblo en el valle de Tangarara”.   Huascaristas  presentes  en  Puná,  Tumbes  y  Piura  se  encargaron  de  trasmitir  estas  noticias,  mediante  fidelísimos  correos,  agregando  que  los  invasores  debían  considerarse  auxilio  divino  porque  llegaban  proclamando  adhesión  a  la  causa  de  Huáscar,  precisamente  cuando  atravesaba  por  el  más  crítico  momento.  Por  ello  ‐se  lee  en  Cieza‐  “no  trataron resistencia a ellos ni los tomaron por cosa dificultosa, porque de  Atahuallpa es de quien temían y a quien desamaban”.   No  se  sabe  si  con  consentimiento  de  Huáscar,  o  sin  él  como  supone  Garcilaso,  algunos  nobles  cuzqueños  marcharon  al  norte  a  recibir  con  beneplácito a los Viracochas. Lo que sí parece cierto es que Yacovilca, que  según  propia  confesión  servía  entonces  en  la  corte  cuzqueña,  recibió  encargo de Huáscar para salir al encuentro de los invasores y “saber qué  era  lo  que  se  decía  de  los  hijos  de  la  mar  que  allí  venían  y  poblaban.  Y  cierto  también  es  que  los  sacerdotes  cuzqueños,  sostén  del  gobierno  de  Huáscar, aceptaron desde un principio la divinidad de los extraños seres.  De ellos, la única excepción fue Vila Oma, que según refieren las crónicas  solicitó de Huáscar la destrucción de los intrusos, porque venían sedientos  de riquezas y poder”.  Entretanto,  en  Cajamarca  Atahuallpa  también  recibía  nuevos  correos  anunciándole “de cómo Pizarro pasó de Tumbes y que se juntaban con él  cada  día  cristianos  y  caballos  que  venían  por  la  mar”.  Líderes  de  la  resistencia punaeña, tumbesina y tallán llevaron también hasta él informes  de  cómo  los  invasores  “robaban  cuanto  hallaban  y  se  lo  tomaban,  sirviéndose  de  ellos  a  su  pesar,  tomando  sus  mujeres  para  tenerlas  por 

38


mancebas y a sus hijos cautivos; sin lo cual publicaban que había de ganar  toda la tierra y quitarla al que de ella era señor. Contaban ‐transcribimos a  Cieza‐ que burlaban cuanto decían que adoraban al sol y a los otros dioses  suyos,  y  así  lo  mostraban  más  claro  cuando  violaban  sus  huacas,  teniéndolas  como  cosa  de  burla”.  Pero  Atahuallpa,  confiado  más  en  el  informe  de  Maicavilca,  continuó  menospreciando  al  enemigo,  aunque  recomendó  a  su  espía  oficial  “que  fuese  con  disimulación  al  real  de  los  cristianos y entendiese en el intento que traían y su manera, y volviese con  brevedad a le avisar”.  En  San  Miguel  Pizarro  recibió  también  importantísimos  informes:  “estando  allí”  se  lee  en  la  carta  anónima  enviada  a  la  reina  de  Hungría  “tuvo nueva que un cacique llamado Atahuallpa, hijo de otro cacique que  se  decía  el  Cuzco  (Huayna  Cápac),  tenía  sujeta  toda  la  tierra  y  era  muy  temido en ella, y residía en un pueblo que se decía Cajamarca, con grande  ejército  de  gente  de  guerra”.  Efectivamente,  por  ese  tiempo  el  triunfo  de  los  atahuallpistas  era  inminente,  pese  a  que  Cuzco  (Huáscar)  “y  el  otro  Atahuallpa que esta(ba) muy diferentes ambos, (continuaban) muy cruda  guerra”. Asimismo se enteraba el jefe de los invasores de que existían, la  tierra adentro, la vía de Chincha y del Cuzco, grandes y ricas poblaciones,  y  que  a  sólo  unas  doce  o  quince  jornadas  de  San  Miguel  se  ubicaba  la  ciudad de Cajamarca.  Se reintegró por entonces al campamento de los invasores una tropa que al  mando  de  Belalcázar  había  salido  a  reprimir  nuevos  brotes  de  oposición  nativa  en  el  interior.  Grupos  tallanes  de  los  que dieron muerte a Juan de  Sandoval,  persistían  en  la  resistencia  hostilizando  frecuentemente  a  los  invasores, aunque desde cierta distancia. Belalcázar no logró dar con ellos,  pero supo que se habían retirado al interior de Piura. 

39


XIV. AVANCE DE LOS INVASORES SOBRE PIURA. EL CAMPAMENTO DE PAVUR Amediados  de  setiembre  Pizarro  juzgó  llegado  el  tiempo  de  continuar  la  entrada. Se hicieron entonces los preparativos para partir de San Miguel,  lamentándose  la  carencia  de  noticias  sobre  Almagro.  En  San  Miguel  se  quedarían  los  enfermos  y  los  menos  audaces,  junto  a  la  mayoría  de  los  flamantes  vecinos  que  en  calidad  de  guarnición  se  dejaba  al  mando  a  Roldán Dávila. Tampoco seguirían adelante los oficiales reales Navarro y  Riquelme, ni el cura Sosa.  Las  crónicas  españolas  difieren  en  citar  el  número  de  los  españoles  que  continuaron  la  marcha.  Cieza  señala  ciento  setenta;  Molina,  ciento  cincuenta de a pie y caballo; Gutiérrez de Santa Clara, sesenta y dos jinetes  y  ciento  dos  peones;  la  Relación  Francesa,  sesenta  jinetes  y  ochenta  infantes y la Relación Anónima de 1533 habla de ciento sesenta, sesenta de  ellos a caballo.   Los  protagonistas  del  suceso  tampoco  concuerdan  en  sus  cifras:  Xerez  habla  de  sesenta  y  siete  jinetes  y  ciento  diez  peones;  Mena  de  sesenta  jinetes  y  noventa  a  pie;  Estela  dice  que  fueron  ciento  cincuenta,  noventa  caballeros  y  los  demás  ballesteros,  piqueros  y  arcabuceros  de  a  pie;  y  Pedro Pizarro cita ciento noventa, cien de ellos peones.  Por  miles  se  congregaron  los  indios  auxiliares:  guatemalas,  nicaraguas,  grupos de tumbesinos, tallanes y cañaris, entre los principales. Y también  considerable cantidad de negros se alistó para proseguir la entrada con los  españoles.  Varios  de  los  pobladores  de  Tangarara  lamentaron  la  próxima  partida,  temiendo  que  los  atahuallpistas  tomaran  la  ciudad  desguarnecida  y  los  castigaran  por  haberse  unido  a  los  invasores.  Los  testimonios  cristianos  hablan  reiteradamente  del  miedo  que  aquellos  renegados  sentían  por  Atahuallpa.  Insistieron  por  ello  ante  Pizarro  para  que  no  prosiguiese  la  marcha,  diciéndole  que  “muy  pequeña  partida  de  (la)  hueste  (de  Atahuallpa) bastaba para matar a todos los españoles... y... contaban de él  muchas y grandes crueldades”, según refiere Oviedo.  Pero la ambición de Pizarro iba a la par que su valentía. Ningún temor le  causaron  las  advertencias  de  los  comarcanos.  La  crisis  política  incaica,  pensaba,  debilitaría  la  resistencia  y  confiaba  en  su  habilidad  como 

40


intrigante: “divide y reinarás”, era la consigna que se repetía a sí mismo.  Su plan se veía grandemente facilitado por la anarquía que desgarraba al  Tahuantinsuyo. Sabía que a medida que prosiguiera la invasión habría de  hallar nuevos e ingenuos aliados y por eso ordenó la partida de Tangarara  “a veinte y tres días del mes de setiembre de mil quinientos treinta y dos”.  El  Chira,  que  iba  algo  crecido,  lo  cruzaron  los  invasores  en  dos  balsas  pequeñas;  los  caballos  fueron  a  nado.  Y  el  paso  del  río  fue  lo  único  que  hicieron aquel día, pues acamparon a la orilla opuesta y allí durmieron.   Reiniciada la marcha, a los tres días dieron en Piura. Conviene anotar que  para  entonces  ocupaba  ya  la  fortaleza  de  ese  pueblo  la  vanguardia  española.  Pizarro  ordenó  instalar  campamento  para  descanso  de  su  hueste,  pero  antes  procedió  a  revisarla.  Habían  sido  tres  jornadas  agotadoras  y  muchos  de  sus  hombres  iban  desanimados.  En  el  trayecto  habían  sido  informados  por  los  pocos  pobladores  que  toparon  sobre  la  calidad  de  la  tierra  que  tenían  por  delante;  fueron  informes  falsos,  proporcionados sin duda por partidarios de Atahuallpa, pues según relata  uno de los invasores, “nos amenazaban que él nos vendría a buscar”.   La  Crónica  Rimada  ofrece  testimonio  de  tales  encuentros:  “Dejando  aquí  unos  poblados,/  van  adelante  siguiendo  su  fin,/  adonde  les  dicen  nueva  muy  ruin,/  diciendo  los  pueblos  ya  ser  acabados;/  que  adelante  eran  montes  despoblados,/  una  casa  pequeña  aquí  y  otra  allí,/  muchos  quisieron volverse de aquí,/ que después se hallaron sin duda burlados”.  Varios anunciaron su deseo de desertar y Pizarro, en el afán de dominar la  situación,  pronunció  sincera  y  severa  arenga  ante  sus  tropas.  Tras  ella,  ordenó  al  pregonero  publicar  que  concedía  autorización  de  volver  a  aquellos que no se sintieran capaces de seguir adelante. Esta invitación fue  también  motivada  por  un  alarmante  correo  enviado  por  Roldán  Dávila,  quien, apenas salidos sus camaradas de San Miguel debió enfrentar brotes  de  rebeldía  aun  en  los  tallanes  que  habían  quedado  como  aliados;  dijo  a  Pizarro que le parecían pocos los cincuenta españoles dejados a su mando  para  guarnecer  la  ciudad  y  solicitó  pronto  socorro.  Nueve  españoles  desertaron  en  Piura,  cinco  jinetes  y  cuatro  infantes.  Otra  docena  se  dispersó  por  los  alrededores,  sin  decidirse  aún  a  abandonar  la  empresa.  Pero  la  mayoría  optó  por  continuar,  ansiosa  del  botín  que,  aseguraba  Pizarro, habrían de obtener. 

41


El  descanso  en  Piura  duraría  diez  días.  En  ese  lapso,  Pizarro  ordenó  la  fabricación de nuevas armas y arreos para hombres y bestias. Merced a ese  trabajo  se  pudo  aumentar  la  fuerza  de  ballesteros,  cuerpo  para  el  cual  se  designó comandantes.  En Piura recibió Pizarro el apoyo de algunos curacas lambayeques. Uno de  ellos fue el famoso Xancol Chumbi, de Reque, a quien poco después siguió  Chestan  Xenfuin,  curaca  de  Lambayeque.  Pero  muchos  de  los  jefes  costeños  prefirieron  mantenerse  neutrales;  no  veían  con  buenos  ojos  la  presencia de los invasores e incluso habrían mostrado su disconformidad  con los colaboracionistas.   Se  sabe  que  Xecfuin  Pisan,  otro  curaca  que  pretendía  unirse  a  los  cristianos,  fue  asesinado  por  los  grupos  extremistas  luego  que  anunciara  su determinación.  En la segunda semana de octubre los invasores reiniciaron la marcha. Tras  recorrer  una  jornada  llegaron  al  pueblo  del  curaca  Pavur,  en  el  cual  destacaba una plaza grande donde fue instalado el campamento.   El  cuadro  que  presentaba  ese  pueblo  era  desolador.  Por  sus  comarcanos  supo  Pizarro  que  había  sido  destruido  por  las  tropas  atahuallpistas,  al  igual que otros veinte asientos de los alrededores.   El  curaca  de  Pavur  y  un  hermano  suyo,  declarados  huascaristas,  favorecieron  a  los  invasores  luego  de  que  el  astuto  Pizarro  les  confirmó  que venían en apoyo de la causa de Huáscar Inca. Quien más se alegró con  este recibimiento fue Hernando Pizarro, pues esa tierra le había tocado en  el repartimiento de San Miguel. 

42


XV. HEROICA RESISTENCIA NATIVA EN CAXAS. NUEVA APARICIÓN DE MAICAVILCA. Pizarro  fue  informado  allí  de  que  en  un  pueblo  cercano,  camino  de  la  sierra, denominado Caxas, se hallaba una fuerte guarnición atahuallpista.  Supo Pizarro ‐dice Mena‐ “que tres jornadas de allí estaba un pueblo que  se  decía  Caxas,  en  el  cual  estaban  aposentados  muchos  indios  de  guerra  que tenían recogidos muchos tributos con los que Atahuallpa abastecía su  real”. Consideró entonces necesario doblegarlos, pues parecían dispuestos  a resistir, y alistó una tropa para salir contra ellos. Su hermano Hernando  se  ofreció  para  comandarla,  pero  el  gobernador  prefirió  nombrar  a  Hernando de Soto. Tal vez consideró la empresa demasiada riesgosa, pues  era  la  primera  vez  en  que  mediría  sus  fuerzas  con  tropas  de  Atahuallpa.  Antes de despedir a Soto, Pizarro le anunció que lo esperaría con el resto  de la gente en Sarán.  A  la  cabeza  de  sesenta  jinetes  y  con  numerosa  tropa  de  auxiliares  indígenas,  partió  Soto  para  Caxas,  tomando  el  camino  de  Sarán.  Debió  cruzar las quebradas que conducen sus aguas al río Piura, atravesando la  cordillera occidental ‐conforme señala Porras‐ por la de “Puemalca”.   En  Sarán,  pueblo  huascarista,  los  invasores  “supieron  que  la  gente  de  guerra  había  estado  allí”  sobre  una  sierra  esperándolos,  y  se  habían  quitado  de  allí.  Al  cabo  de  dos  jornadas  y  tras  recorrer  veinte  leguas  ‐ según  anota  Trujillo‐  entraron  a  un  pueblo  que  se  dice  Caxas.  Allí  les  confirmaron que la tropa atahuallpista se hallaba emboscada esperando a  los  españoles,  a  las  afueras  del  pueblo.  Éste  era  netamente  huascarista  y  por  tal  causa  había  soportado  recientemente  tremendos  castigos  de  parte  de  los  incaicos  atahuallpistas:  Por  los  cerros  ‐refiere  un  testigo‐  había  muchos indios colgados.   Pero la traza de la ciudad incaica allí construida se mantenía casi intacta.  Los invasores ‐dice Cieza‐ “vieron grandes edificios, muchas manadas de  ovejas y carneros (auquénidos); hallaron tejuelos de oro fino, con que más  se holgaron; (y) mantenimiento había tanto, que se espantaron”.  Soto  entendió  que  para  gozar  del  saqueo  de  ese  pueblo  era  necesario  vencer  primero  a  la  tropa  atahuallpista  que  los  amenazaba.  Y  a  duras  penas  pudo  contener  a  sus  hombres  que  pugnaban  por  profanar  cuanto  antes los acllahuasi que en Caxas existían. 

43


Mientras  tanto,  los  atahuallpistas,  secundados  por  muchos  naturales  del  lugar, a decir de Cieza, se animaban diciendo que los enemigos a combatir  eran  “crueles,  soberbios,  lujuriosos,  haraganes  y  otras  cosas  más...  (y)  platicaron  de  los  matar”.  Y  antes  de  que  los  cristianos  llegasen  hasta  sus  posiciones  “salieron  a  Soto  buen  golpe  de  ellos  llevando  cordeles  recios,  pareciéndoles  que  (los  caballos)  eran  algunos  pacos  (guanacos)  que  ligeramente se habían de prender”.   El  licenciado  La  Gama,  a  quien  informaron  testigos  del  hecho,  menciona  que salío un capitán “incaico con mucha gente a resistirles el paso en una  sierra  muy  grande  por  donde  habían  de  pasar  de  necesidad  los  nuestros  españoles”.   Cieza prosigue: Soto “con los que estaban con él vinieron a las manos a los  indios  de  los  cuales  mataron  muchos...  hirieron  a  un  cristiano  llamado  Xinconez: el que lo hizo, pagólo, porque con golpes de espada le hicieron  pedazos”. El combate fue a todas luces desigual. Junto a los sesenta jinetes  españoles  alinearon  algunos  guerreros  caxeños,  que  quisieron  cobrar  venganza  de  aquéllos  que  habían  desolado  su  pueblo;  se  sucedieron  repetidas  cargas  de  caballería  y  las  filas  de  la  infantería  ligera  incaica  fueron completamente destrozados.   Luego, cansados los cristianos de tasajear a los incaicos cedieron su lugar a  los caxeños quienes remataron con odio a los atahuallpistas.   Los  caballos  fueron  los  artífices  de  la  victoria  cristiana,  y  también  los  feroces perros, que hambrientos de carne humana salieron en persecución  de los que huían.   Varios  guerreros  atahuallpistas  fueron  cogidos  prisioneros  y  por  ellos  se  conoció más detalles “de la guerra que había entre Huáscar y Atahuallpa”.  El combate de Caxas fue muestra palpable de la fatal pugna dinástica y de  panacas que había dividido a los orejones.  A continuación, Soto procedió a ocupar la ciudad de Caxas. Como es fácil  suponer,  luego  de  saber  que  los  españoles  eran  enemigos  de  los  atahuallpistas,  los  caxeños  ‐fervorosos  huascaristas‐  salieron  a  recibirlos  con grandes muestras de aprecio. Los encabezó el curaca principal, quien  “vino  quejándose  de  Atahuallpa,  de  cómo  los  había  destruido  y  muerto  mucha gente, que de diez o doce mil indios que tenía no le había dejado  más  de  tres  mil”.  Soto  le  ofreció  protección  y  entonces  el  curaca se  creyó  obligado a ofrecer lo mejor que tenía a sus presuntos aliados: les abrió las 

44


puertas de los tres acllahuasis que existían en Caxas. Diego de Trujillo, que  contempló  dicha  escena,  escribió  que  “se  sacaron  las  mujeres  a  la  plaza,  que  eran  más  de  quinientas,  y  el  curaca  dio  muchas  de  ellas  a  los  españoles”.  Soto,  que  no  cabía  en  sí  de  gozo,  escogió  a  cinco  de  las  más  hermosas.  Ello  fue  suficiente  para  que  apareciera  en  escena  un  personaje  de  cuya  presencia no se habían percatado ni españoles ni caxeños. Era Maicavilca,  valentísimo  capitán  incaico,  que  no  se  presentaba  disfrazado,  como  en  Poechos  sino  ataviado  con  riquísimo  traje  de  orejón.  Había  llegado  secretamente  al  pueblo  y  muy  posiblemente  tuvo  participación  en  la  resistencia presentada en las afueras. La sola pronunciación de su nombre  infundió  profundo  temor  en  los  huascaristas  y  todos  enmudecieron.  Orgulloso,  el  capitán  atahuallpista,  que  con  tal  audacia  se  presentaba  en  medio de tantos enemigos, tuvo el coraje de protestar escandalizado por el  reparto  de  las  vírgenes,  cortando  el  silencio  con  estas  palabras:  “¿cómo  osáis  vosotros  hacer  esto  estando  Atahuallpa  veinte  leguas  de  aquí?  ¡Porque no ha de quedar hombre vivo de vosotros!”.  El  curaca  y  los  principales  de  Caxas  quedaron  espantados  con  esa  amenaza.  Se  consideraban  perdidos  por  haber  consentido  la  profanación  de los sagrados acllahuasis. Pero esta vez Maicavilca no tenía tiempo para  castigos pues llevaba encargo extraordinario. Como mencionáramos líneas  atrás,  Atahuallpa,  noticiado  de  la  presencia  de  los  extraños  invasores,  lo  había  nombrado  embajador  ante  el  jefe  de  los  cristianos,  para  quien  sus  auxiliares  portaban  presentes.  Soto  indagó  por  ellos  y  observó  que  eran  patos degollados y dos fortalezas de piedra.   Maicavilca, siempre audaz, le dijo que los españoles quedarían como esos  patos, vale decir, degollados. Acatando anteladas órdenes de Pizarro, en el  sentido  de  actuar  moderadamente  con  los  embajadores  incaicos,  Soto  no  contestó tal bravata. Más bien optó por conducir a Maicavilca ante su jefe.  Pero  antes  quiso  incursionar  hasta  Huancabamba,  pueblo  al  que  llegó  luego de cabalgar un día.   Los  invasores  se  sorprendieron  ante  la  imponente  presencia  de  una  gran  ciudad  donde  se  advertía  rápidamente  la  influencia  de  una  cultura  superior:    “aquel  pueblo  de  Huancabamba”  ‐se  lee  en  Oviedo...  (era)  “mucho  mayor  que  de  Caxas  y  de  mejores  edificios,  y  la  fortaleza  mejor,  toda de piedra muy bien labrada y asentada, las piedras grandes, del largo  de cinco y seis palmos, y tan juntas que parecía que ninguna mezcla tenían 

45


y  con  su  azotea  alta  de  catería,  con  dos  escaleras  de  piedra  en  medio  de  dos  aposentos  principales  de  la  fortaleza;  y  por  medio  de  aquel  pueblo  pasa  un  río  pequeño,  de  que  aquellos  pueblos  se  sirven,  y  tienen  sus  puentes con sus calzadas muy bien hechas de piedra”.   Gran  admiración  produjo  el  hermoso  camino  “hecho  a  mano”  que  atravesaba aquella tierra, tramo del que unía el Cuzco con Quito: “va muy  llano”,  ‐dijeron‐    “puesto  por  muy  grandes  sierras,  y  muy  bien  echado  y  labrado,  y  tan  ancho,  que  seis  de  caballo  pueden  ir  por  él  a  la  par,  sin  llegar uno a otro”. Tambos y collcas hallaron abundantemente provistos, y  se  dedicaron  a  saquearlos.  Y  así,  cuenta  Cieza,  “Soto  y  los  cristianos  después  de  haber  robado  todo  lo  que  pudieron,  dieron  vuelta  adónde  habían dejado a Pizarro”. 

46


XVI. AVANCE ESPAÑOL A SARÁN. ENTREVISTA CON MAICAVILCA. PROYECTOS DE ATAHUALLPA. Un día después de la partida de Soto a Caxas, Pizarro abandonó Piura con  el resto de sus tropas. A poco, aumentaron las deserciones, luego de que se  escuchó  hablar  a  los  comarcanos  de  un  posible  ataque  atahuallpista.  No  era  cierto  el  rumor  pero  bastó  para  que  siete  invasores  abandonaran  la  entrada y se retiraran hacia San Miguel, por miedo a la resistencia peruana  y “temor a los malos caminos y poca agua”.  Mediodía  de  marcha  bastó  a  la  hueste  de  Pizarro  para  llegar  hasta  la  fortaleza  de  Sarán,  hallando  en  ella  esperándole  al  curaca  de  ese  pueblo,  cuya  gente  acudió  al  recibimiento  de  los  españoles  portando  variados  bastimentos. Se pasó allí la tarde y la noche, informándose Pizarro de los  sucesos  que  se  desenvolvían  en  el  sur  del  imperio.  No  obstante  ser  huascaristas,  los  de  Sarán  manifestaron  que  el  triunfo  de  Atahuallpa  era  inminente.  Por  esos  días,  el  ejército  incaico  de  Huáscar  al  mando  de  Huanca  Auqui  había  sido  destrozado  en  Yanamarca  por  las  tropas  de  los  caudillos  atahuallpistas  Apo  Quisquis  y  Chalco  Chima.  Con  ello,  Atahuallpa  lograba  el  control  de  todo  el  valle  del  Mantaro,  núcleo  central  del  Tahuantinsuyo.  De  la  fortaleza  marcharon  los  invasores  al  pueblo  de  Sarán,  donde  conforme a lo acordado esperarían la vuelta de Soto. Menciona Estete que  allí  estuvieron  “por  algunos  días,  dándonos  los  naturales  de  la  tierra  muchos mantenimientos”. En ese lapso Hernando Pizarro salió a explorar  los alrededores, encontrando el camino a Cajamarca.  Poco  después  volvía  la  vanguardia  de  Soto  y  con  ella  el  embajador  de  Atahuallpa,  quien  se  presentó  como  “indio  de  gran  soberbia”,  según  anotación  de  Trujillo.  Otro  de  los  invasores,  Miguel  Estete,  citó  por  su  parte  que  Maicavilca  “entró  con  tanta  desenvoltura  a  donde  el  dicho  Pizarro  estaba,  como  si  toda  su  vida  se  hubiera  criado  entre  los  españoles”.  Mientras  que  Pedro  Pizarro  escribió  que  en  “Sarán  salió  el  mismo  indio  llamado  Apo  que  dije  en  Poechos  haberle  atropellado  Hernando Pizarro”.  Lo  primero  que  hizo  el  noble  atahuallpista  fue  anunciar  su  calidad  de  embajador. Dijo a Pizarro “cómo su señor Atahuallpa le enviaba a él desde 

47


Cajamarca en busca suya, creyendo que se hallara en Caxas, y como halló  allí a su capitán se vino con él a le traer aquel presente que Atahuallpa le  enviaba...; y que le enviaba decir que él tenía voluntad de ser su amigo y  de esperarle de paces en Cajamarca”.   Evidentemente,  Atahuallpa  tampoco  jugaba  limpio.  Nada  cierto  había  en  esa voluntad de ser amigo de los cristianos. Preocupado en esos días por  los  acontecimientos  que  se  desarrollaban  en  el  Apurímac,  poca  atención  había concedido a la extraña aparición de invasores por la costa.   Sin embargo, varios de sus más perspicaces consejeros, Chalco China entre  ellos,  le  aconsejaron  destrozar  cuanto  antes  a  esas  gentes  pues  repetidamente proclamaban venir en apoyo de Huáscar Inca. Fue por ello  que,  como  hemos  visto,  Atahuallpa  destacó  espías  al  campo  español,  recibiendo a través de ellos informes tranquilizadores. Los barbudos eran  pocos y no parecían tan temibles.   Maicavilca  y  otros  atahuallpistas  no  concedieron  ninguna  importancia  a  los  miles  de  guerreros  indios  que  iban  alineándose  con  los  españoles,  despreciaban  a  los  núcleos  locales  y  en  nada  respetaban  a  los  indios  extranjeros.   Así,  pues  Atahuallpa,  pese  a  las  tercas  advertencias  de  Challco  Chima  y  Rumi Ñahui, no quiso estorbar el paso de aquellos que venían robando la  tierra,  sino  que  proyectó  cogerlos  vivos  cuando  estuvieran  cerca  a  Cajamarca.  Y  Maicavilca  fue  el  encargado  de  invitarlos  a  la  trampa.  Por  eso, mintió en Sarán al decir que su señor holgaba mucho con la llegada de  los cristianos.  De  momento,  Pizarro  no  aceptó  la  invitación;  sagazmente,  la  tuvo  por  sospechosa, más aún cuando luego de que Soto le refiriera la bravata del  orejón  en  Caxas.  Se  conformó  con  devolver  los  cumplidos  diplomáticamente  y  en  un  alarde  de  cinismo  ofreció  apoyo  bélico  a  Atahuallpa:  “El  gobernador  ‐se  lee  en  Oviedo‐  recibió  el  presente  y  respondió  que  él  holgaba  mucha  de  su  venida,  por  ser  mensajero  de  Atahuallpa, a quien él deseaba mucho ver y conocer por los nuevos que de  él tenía; y que así como tuvo de él noticia y supo que había conquistado la  tierra, haciendo guerra a sus enemigos, determinó de no parar hasta verle  y ser su amigo y hermano, y favorecerle en su conquista con los españoles  que traía”. Maicavilca supo entonces ocultar una sonrisa de incredulidad;  frente a él tenía a un pillo de alto vuelo. 

48


Según Estete, Maicavilca permaneció en el campamento español dos o tres  días.  En  ese  tiempo  se  dedicó  a  sus  afanes  de  espionaje.  Tal  mencionó  Pedro  Pizarro:  “fue  la  venida  de  este  indio  para  contar  la  gente  cuántos  eran, y así andaba de español en español, tentándoles las fuerzas a manera  que  burlaba,  y  pidiéndoles  que  sacasen  las  espadas  y  las  mostrasen”.  El  orejón  llegó  al  extremo  de  tirar  de  las  barbas  a  un  cristiano,  el  que  reaccionó violentamente.   Francisco Pizarro acudió presto a poner orden y mandó que no tocasen a  Maicavilca  por  más  que  se  propasase  en  sus  audacias;  aunque  intentó  amedrentar al espía, ordenando se hiciese frente a él un disparo de cañón.  Fracasó  Pizarro  en  su  afán,  pues  el  valiente  atahuallpista  no  se  inmutó  ante  la  sonora  explosión:  “no  mudó  jamás  el  semblante  ‐relató  Diego  de  Silva y Guzmán‐; antes mostr(o) el rostro constante”.  Maicavilca  preguntó  por  la  intención  de  los  españoles  entrando  en  tierra  ajena. Las respuestas fueron disímiles y el orejón no las tomó seriamente.  Tras ello, optó por retirarse cordialmente. Pizarro, al despedirlo, le entregó  “ciertas camisas y sartales de cuentas de España de vidrios, jaspes y otras  cosas”  para  que  se  las  entregara  a  Atahuallpa  en  reciprocidad  del  regalo  recibido.  De  regreso  a  Cajamarca,  Maicavilca  casi  repitió  su  anterior  informe.  Son  “unos hombres ladrones, haraganes”, fue lo que dijo a Atahuallpa, según  Pedro  Pizarro,  aconsejando  preparar  “muchas  sogas  para  atarlos,  porque  venían muy medrosos”.   En  ese  último  detalle  no  se  equivocaba  Maicavilca,  como  veremos  más  adelante. Pero fatal error suyo fue el referirse en la poca peligrosidad del  enemigo.  No  los  consideró  tales  que  pudiesen  vencer  a  soldados  de  Atahuallpa,  que  se  tenían  por  los  mejores  del  mundo.  Yacovilca,  el  espía  huascarista  introducido  en  Cajamarca,  fue  testigo  de  cómo  los  atahuallpistas menospreciaban a los invasores; “por ser pocos y los suyos  muchos  y  tener  entendido  que  en  el  mundo  todo  no  había  gente  que  los  pudiese  dominar  ni  vencer  ni  fuese  más  valiente  que  ello”.  El  propio  Maicavilca  propuso  a  su  señor  comandar  una  pequeña  tropa  para  emboscar a los españoles en el camino a Cajamarca y hasta solicitó perdón  para tres de ellos, que a su juicio podrían ser de utilidad como servidores  yanaconas:  “yo  te  los  daré  atados  a  todos,  porque  a  mí  solo  me  han  (tenido)  miedo,  ‐dijo  al  Inca‐,  y...  no  haz  de  matar  a  tres  de  ellos...  el 

49


herrador, el barbero que hac(e) mozos a los jóvenes, y a Hernán Sánchez  Morillo, que (es) gran volteador”.  Atahuallpa  creyó  a  pie  juntillas  el  nuevo  informe,  ante  el  escándalo  de  Rumi Ñahui, quien no podía consentir el mal trato que los invasores iban  dando a los atahuallpistas de la costa, de lo que se informó por Maicavilca  y otros espías a su servicio. 

50


XVII. CARTAS A ESPAÑA. AVANCE DE SARÁN A OLMOS Y MOTUPE. GRUPOS CHIMÚES SE UNEN A LOS INVASORES. Luego de la partida de Maicavilca, aún permaneció un par de días más en  Sarán  la  hueste  invasora,  principalmente  para  permitir  el  reposo  de  las  tropas  de  Soto  y  Hernando  Pizarro  que  habían  estado  explorando  los  alrededores.  En  ese  tiempo,  decidida  ya  la  marcha  sobre  Cajamarca,  Pizarro  remitió  cartas  a  los  de  San  Miguel,  dándoles  razón  acerca  de  los  últimos  sucesos  y  enviándoles  conjuntamente  una  parte  del  regalo  que  Maicavilca  trajera,  prendas  de  vestir  confeccionadas  con  fina  lana  de  auquénidos, vestidos que supuso, “con fundamento, en España y en todo  el mundo se estimarían por muy rica y sutil obra”.  Desde  Panamá,  el  20  de  octubre,  Hernando  de  Luque  remitiría  carta  al  emperador,  noticiándole  que  Almagro  era  ya  partido  para  el  Perú  y  que  no  había  podido  acompañarlo  porque  su  presencia  en  Panamá  era  más  útil.  Por  eso  entonces  el  clérigo  atestiguaría  que  Hernando  Pizarro  empezaba  a  “manifestarse  como  causa  de  la  discordia”  entre  Almagro  y  Francisco Pizarro.   Premonitoriamente  habló  en  esa  “carta  de  que  algún  día  habr(ían)  los  escándalos”  entre  ellos.  No  se  equivocó  el  maestrescuela  cuando  escribió  que  “mientras  Hernando  Pizarro  estuviese  en  la  tierra...  jamás  podrían  tener paz ni conformidad”. Recomendó devolver al alborotador a Castilla  con  dos  mil  pesos  de  buen  oro  para  que  reposara  y  dejara  en  paz  a  los  conquistadores del Perú. Manifestó luego que él y sus amigos capitalistas  habían prácticamente quebrado, razón por  la cual hubo de suplicar de la  corona el remedio. Terminó su carta calificando a “Almagro de amigo de  todos”. Por desgracia, la muerte no le permitiría a Luque seguir abogando  por el desventurado tuerto.  También  de  Panamá,  y  ese  mismo  20  de  octubre,  el  licenciado  Espinoza  escribía  al  emperador,  informando  de  que  en  la  segunda  semana  de  ese  mes  había  llegado  al  istmo  dos  navíos  procedentes  del  Perú,  por  cuyos  tripulantes  se  sabía  que  los  españoles  habían  avanzado  hasta  Piura.  Espinoza habló también de las discordias entre Pizarro y Almagro, según  él  alentadas  por  terceros.  De  otro  lado,  no  dejó  de  reconocer  a  la  corona  pusiese  atención  a  lo  que  iba  haciendo  Pedro  Alvarado,  que  también  ambicionaba señorío en el Perú. 

51


Dos  días  luego  de  la  partida  de  Maicavilca,  como  ya  adelantáramos,  los  invasores dejaban Sarán. Hallaron a su paso ‐según la versión del soldado  Mena‐  “destruídos  los  más  de  los  pueblos  y  los  caciques  ausentados”.  Cada  dos  leguas,  casi  invariablemente,  encontraban  un  tambo,  donde  descansaban.   El camino era hermoso a no ser por las huellas de la guerra: “era la mayor  parte ‐dice un testigo‐ tapiado de las dos partes y (con) árboles que hacían  sombra”. Durante tres días ‐cuenta Xerez‐ no hallaron agua; apenas “una  fuente pequeña de donde con trabajo se proveyó”. Cruzaron así el temido  despoblado  de  Pavur  y  los  tambos  del  tránsito  los  hallaban  totalmente   desprovistos. Al cabo, encontraron “una gran plaza cercada, en la cual no  se halló gente”. Por los indios auxiliares se enteraron que estaban en tierra  del curaca Copiz, quien a la sazón se hallaba en el interior. Esa tierra era  Olmos.   Al  hacerse  la  sed  insoportable,  decidieron  proseguir  la  marcha.  Al  día  siguiente  toparon  con  otra  fortaleza,  donde  si  bien  fueron  recibidos  sin  hostilidad  por  indios  de  allí  se  presentaron  no  hallaron  ningún  tipo  de  mantenimiento.   Continuaron  entonces  el  avance  y  tras  recorrer  dos  leguas  entraron  en  el  pueblo  de  Motupe,  que  se  ofreció  hospitalario.  Allí  descansaron  por  espacio de cuatro días, sin ser molestados, no obstante estar el asiento bajo  gobierno de un capitán atahuallpista.   Evidentemente  Atahuallpa,  despreciando  a  los  invasores,  había  dado  orden de no estorbarles la entrada, pensando que los apresaría fácilmente  en  Cajamarca.  El  curaca  de  Motupe,  que  era  el  mismo  capitán  atahuallpista,  había  marchado  a  Cajamarca  a  la  cabeza  de  trescientos  guerreros.  En  Motupe  tuvo  lugar  la  adhesión  de  la  nobleza  Chimú  a  los  invasores.  Cajazinzin, señor de Moche, Virú, Chicama, Jequetepeque y Collique, que  había  favorecido  a  Huáscar  en  la  guerra  civil,  llegó  desde  el  sur,  acompañado de varios curacas ofreciendo sus servicios a Pizarro.   En  este  caso,  a  diferencia  de  los  anteriores,  no  pretendió  Cajazinzin  aprovechar  la  coyuntura  para  alzarse  contra  los  Incas  y  recuperar  su  autonomía, sino que acató órdenes de emisarios enviados desde el Cuzco  por Huáscar.  

52


La crónica española relata que “por este motivo, lejos de resistir la entrada  de  los  españoles,  sirvió  a  éstos  últimos  con  ánimo  de  que  destruyesen  a  Atahuallpa,  el  cual  venía  devastando  el  territorio  confinante  con  sus  dominios”.  Demás  está  describir  el  inmenso  regocijo  que  causó  a  Pizarro  la llegada de este nuevo y poderoso aliado. 

53


XVIII. EN EL CUZCO Y CAJAMARCA SE MANIFIESTA MAYOR ATENCIÓN POR LOS INVASORES. A medida que se acercaban los invasores a Cajamarca crecía la expectativa  en  el  campo  atahuallpista.  El  historiador  Antonio  de  Herrera  menciona  que  el  Inca  tenía  entonces  ya  acordado  “que  no  convenía  que  (aquellos)  tomasen pie en tierra y trató de ello diversas veces en su consejo”. En las  reuniones  donde  se  celebraron  los  triunfos  sobre  Huáscar  a  orillas  del  Apurímac,  hubo  discusión  también  sobre  cómo  procederían  ante  los  españoles. “Se trató de la forma que se había de tener en limpiar (la tierra)  de  aquellos  hombres,  y  sobre  ello  hubo  entre  sus  capitanes  diferentes  pareceres:  Porque  unos  querían  que  fuese  un  capitán  a  ellos  con  ejército;  otros decían que aunque los extranjeros no eran muchos, eran valientes, y  la  ferocidad  de  sus  rostros  y  personas  la  terribilidad  de  sus  armas,  la  ligereza y bravura de aquellos sus caballos pedían mayor fuerza”.   Estas  opiniones  eran  las  de  los  caudillos  cercanos  a  Rumi  Ñahui.  Porque  otros  “estimando  en  poco  estas  razones,  aconsejaban  que  no  había  para  qué hacer tanto caso de aquellos hombres, pues que fácilmente podrían ser  tomados para servirse de ellos, como esclavos yanaconas”.   Atahuallpa fue uno de los menos recelosos, “juzgando que más a su salvo  podría hacer lo que pretendía de ellos mientras más adentro los tuviese en  la  tierra,  que  en  la  (zona)  marina,  pues  que  en  sus  navíos  se  podrían  allí  salvar”. Gracias a ello, los invasores prosiguieron la entrada sin tropiezos.  En  el  Cuzco  entre  tanto  llegaban  nuevos  informes  procedentes  del  norte.  En  la  capital  de  los  Incas  crecía  el  rumor  de  que  los  invasores  eran  seres  sobrenaturales,  “justicieros  Viracochas”  que  llegaban  en  socorro  de  Huáscar.    Titu  Cusi  Yupanqui,  sobrino  del  Inca,  escucharía  las  relaciones  de  los  correos, quienes decían, de los españoles: “Sin duda no pueden ser menos  que Viracochas, porque... vienen por el viento y es gente barbuda y muy  hermosa,  muy  blancos,  comen  en  platos  de  plata  y  las  mismas  ovejas  (caballos) que los traen a cuesta, las cuales son grandes tienen zapatos de  plata;  hechan  illapas  (rayos)  como  el  cielo.  Mira  tú  si  semejante  gente,  y  que  de  esta  manera  se  rige  y  gobierna,  serán  Viracochas.  Y  visto  por  nuestros  ojos,  hablar  a  solas  con  paños  blancos  y  nombrar  algunos  de  nosotros  por  nuestros  nombres  sin  se  lo  decir  nadie,  no  más  de  mirar  el  paño (papel) que tienen delante. Y más que es gente que no se les aparecen 

54


sino las manos y la cara; y las tropas que traen son mejores que las tuyas,  porque  tienen  oro  y  plata;  y  gente  de  esta  manera  y  suerte  ¿qué  pueden  ser sino Viracochas?”.   El  estamento  religioso,  grupo  de  poder  en  el  Cuzco,  aceptó  esa  versión  conforme relata Cieza: “tenían tal acontecimiento por milagro; creían que  dios  todopoderoso,  a  quien  llaman  Ticsi  Viracocha,  envió  del  cielo  aquellos hijos suyos para que apoyasen a Huáscar Inca”.   Y  hubo  españoles  que  advirtieron  la  diversa  impresión  que  causó  entre  atahuallpistas y huascaristas la presencia de los invasores: “el nombre de  Viracocha  nos  pusieron  sólo  los  vecinos  del  Cuzco  y  aficionados  a  Huáscar,  porque  en  el  campo  de  Atahuallpa...  no  los  llamaban  sino  Zungasapa que quiere decir barbudos”.  Entre  la  gente  común  del  Perú,  la  creencia  en  los  Viracochas  fue  mayoritaria.  Anota  Juan  José  Vega  que  ese  encanto  no  tenía  otro  origen  que  la  mentalidad  mágica  de  los  nativos:  “Estos,  ignorantes  de  la  existencia  de  otros  continentes,  no  tenían  más  explicación  que  darse  sino  la  de  que  los  llegados  habían  salido  de  las  aguas  del  océano.  Eran,  por  tanto,  los  Viracochas  de  los  cuales  hablaban  viejos  mitos;  esos  mismos  Viracochas  que  fugazmente  aparecieron  durante  los  últimos  años  del  reinado  de  Huayna  Cápac,  sin  que  los  indios  supiesen  jamás  que  se  trataba  apenas  de  los  breves  desembarcos  españoles  en  playas  septentrionales durante el segundo viaje de Francisco Pizarro”. 

55


XIX. AVANCE DE LOS ESPAÑOLES HASTA ZAÑA, POR JAYANCA, TÚCUME, CINTO Y COLLIQUE. Pasadas  cuatro  leguas  adelante  de  Motupe  hallaron  los  invasores  el  hermoso  y  fresco  valle  de  Jayanca,  donde  fueron  recibidos  muy  favorablemente por el curaca Caxusoli, que acababa de triunfar sobre los  Tucumes  del  sur,  un  grupo  Chimú  que  se  opuso  a  la  alianza  con  los  invasores.  Anota  Cabello  de  Valboa  “que  en  este  valle  descansaron  los  españoles algunos días, durante los cuales muchos principales y caciques  de los valles (aledaños) acudieron a ellos a saludarles de paz y amistad”.  Mientras  tanto  partieron  en  vanguardia,  con  la  guía  y  auxilio  de  buen  número  de  señores  Lambayeques  y  Chimúes,  Hernando  de  Soto  y  Hernando Pizarro. Pasaron a nado el “furioso y grande río de“ La Leche, y  dejando  atrás  los  pequeños  pueblos  de  Illimo,  Tucume  y  Mochumi  entraron  en  Cinto,  ciudad  que  hallaron  casi  vacía,  pues  son  moradores,  atahuallpistas declarados, se habían escondido en los alrededores.   De inmediato, Soto envió correos a Jayanca noticiando lo que acontecía, y  luego salío a explorar, logrando capturar a dos Cinteños a los cuales puso  en  tormento  para  averiguar�� las  intenciones  de  sus  paisanos:  El  capitán  ‐ dice Mena‐ los ”mandó atar a dos palos porque tuviesen temor; el uno dijo  que  no  sabía  de  Atahuallpa,  mas  el  otro  (dijo  que)  hacía  pocos  días  que  había dejado con el Atahuallpa el cacique señor de aquel pueblo”.   Supo asimismo Soto que “Atahuallpa estaba en el llano de Cajamarca con  mucha  gente  esperando  a  los  cristianos,  y  muchos  indios  guardaban  los  malos pasos que había en la sierra”. En realidad esas avanzadas existían,  pero  no  tenían  orden  de  atacar  a  los  invasores.  Empero,  Soto  se  alarmó  mucho cuando los torturados le dijeron que los atahuallpistas “tenían por  bandera la camisa que el gobernador había enviado a Atahuallpa”. Fuera  de sí, pretendiendo conocer más detalles sobre el plan  atahuallpista, Soto  torturó  con  fuego  a  los  dos  cinteños,  pero  no  pudo  arrancarles  otra  confesión.   Temeroso de caer en una emboscada, el capitán español retornó a Jayanca,  donde  reveló  a  Pizarro  lo  averiguado.  Este  restó  importancia  a  los  alarmantes  informes,  pues  no  le  convenía  mostrar  preocupación,  ni  ante  Soto  siquiera,  y  sin  más  dio  orden  de  proseguir  la  entrada.  Juan  de  Salcedo,  “hombre  de  buen  recaudo  y  ardid  en  la  guerra”,  marcharía  en  retaguardia. Para el cruce del río La Leche Pizarro ordenó “cortar árboles 

56


de  la  una  y  de  la  otra  parte  del  río,  con  que  la  gente  y  fardaje  pasase;  y  fueron hechos tres pontones, por donde en todo aquel día pasó la hueste, y  los caballos a nado”.  En Motupe Pizarro fue recibido por un “indio principal”, huascarista que  hasta entonces había permanecido “escondido por temor”. Dijo éste haber  presenciado  la  cruenta  manera  como  el  ejército  atahuallpista  aplastó  la  resistencia lugareña, matando cuatro de los cinco mil habitantes que tenía,  apresando  también  seiscientos  mujeres  y  seiscientos  mozos  que  devinieron  siervos  de  los  caudillos  triunfantes.  Pizarro  renovó  ante  este  nuevo aliado sus expresiones a favor de los incaicos del sur, Y prosiguió la  marcha.    En  Cinto  se  detuvieron  por  espacio  de  cuatro  días.  Conviene  anotar  que  algunas  crónicas  señalan  que  Cinto  no  era  nombre  del  pueblo,  sino  del  caudillo  atahuallpista  que  lo  sometió,  el  mismo  que  había  marchado  a  Cajamarca  antes  de  la  llegada  de  los  invasores.  Aquí  Soto,  empleando  nuevamente  sus  salvajes  métodos,  logró  averiguar  “que  Atahuallpa  esperaba  de  guerra  en  tres  partes,  la  una  al  pie  de  la  sierra,  y  la  otra  en  Cajamarca,  con  mucha  soberbia,  diciendo  que  ha(bía)  de  matar  a  los  cristianos”.   Pizarro  empezó  a  preocuparse,  más  considerando  que  Maicavilca  había  incumplido  su  promesa  de  volver.  Aunque  no  lo  hizo  público,  temió  ser  sorprendido  por  los  caudillos  nordistas,  consciente  de  que  no  había  logrado  engañar  a  Maicavilca  con  sus  fingidas  muestras  de  amistad.  Esa  preocupación le llevó a solicitar a un jefe tallán, Guachapuro según anota  Trujillo,  que  le  sirviera  como  espía  en  el  campo  de  Atahuallpa.  El  noble  costeño no se atrevió a aceptar tan arriesgada tarea, pero se ofreció para ir  como embajador. Según refiere Xerez, habría respondido: “No osaré ir por  espía;  más  iré  por  tu  mensajero  a  hablar  con  Atahuallpa  y  sabré  si  hay  gente de guerra en la sierra y el propósito que tiene Atahuallpa”.  Hubo de  comprenderlo Pizarro, recomendando al tallán que le informase apenas le  fuera  posible  y  con  chasquis,  de  todo  lo  que  viese  en  su  marcha  hacia  Cajamarca. Y luego, consetudinariamente farsante, encargó que le dijera a  Atahuallpa “que él sería su amigo y hermano, y lo favorecería y ayudaría  en  la  guerra”.  Finalmente,  envió  como  regalos  al  Inca  “una  copa  de  Venecia,  y  Borceguís,  y  camisas  de  Holanda,  y  cuentas,  (y)  margaritas”,  según anota Diego de Trujillo. 

57


Tras  la  partida  de  Guachapuro,  Pizarro  prosiguió  el  avance  hasta  el  cercano  pueblo  de  Collique.  Una  embajada  atahuallpista  le  hizo  aquí  un  buen  recibimiento,  ocultando  su  verdadero  interés  cual  era  el  de  espiar:  “En el valle de Collique” ‐refiere Cieza‐ “hallaron cuatro orejones, criados  de Atahuallpa, (quienes) quisieron aguardar a los cristianos para verlos, y  así  aparecieron  delante  de  Pizarro  sin  ningún  pavor...  Dijeron  que  ellos  eran criados de Atahuallpa y que estaban allí recogiendo los tributos a él  debidos... Su virtud mas era cautela, aunque no andaban por más que ver  y oler lo que había, para con brevedad subir a dar aviso a Atahuallpa, su  señor”.  Breve fue la estadía de los invasores en Collique. Prosiguiendo la entrada,  tras cruzar los ríos Lambayeque y Reque “en balsas de calabazos los que  no  sabían  nadar,  y  las  sillas  e  los  caballos  y  hatos  que  había”,  tomando  dirección sur este llegaron a Zaña, “población grande y de mucha comida  y ropa de la tierra, que había silos llenos de ella”.   Hernando  Pizarro  llamó  La  Ramada  a  este  pueblo,  donde  “visto  que  no  volvía  el  mensajero  de  Atahuallpa”  ‐según  él  mismo  refiere‐,  “quiso  informarse  de  algunos  indios  que  habían  venido  de  Cajamarca;  y  atormentáronse,  y  dijeron  que  habían  oído  que  Atahuallpa  esperaba  al  gobernador en la sierra para darle guerra”.   Se  alarmó  el  jefe  de  los  cristianos  y  puso  a  su  tropa  en  formación  de  combate, enviando partidas de exploradores a los alrededores. No se halló  ninguna tropa amenazante, pero la hueste invasora empezó a inquietarse.  Temerosos de caer en una celada atahuallpista muchos cristianos opinaron  que  era  mejor  seguir  por  la  “costa  porque  por  el  otro  camino  había  una  mala sierra de pasar antes de llegar a Cajamarca, y en ella había gente de  guerra  de  Atahuallpa”.  Sus  voces,  empero,  fueron  acallados  por  los  jefes  de  la  expedición,  que  estaban  dispuestos  a  enfrentarse  de  una  vez  con  Atahuallpa. 

58


XX. EL CAMINO DE LA SIERRA. FATAL CONFIANZA DE ATAHUALLPA. LAS MATANZAS DEL CUZCO. Antes  de  emprender  el  ascenso  de  la  cordillera,  Pizarro  creyó  oportuno  conceder un descanso a sus tropas “y al pie de la sierra reposaron un día”.  Hubo junta de capitanes y personas experimentadas, con quienes Pizarro  fue preparando el plan de guerra. A la mañana siguiente ‐8 de noviembre  según  dato  de  Juan  José  Vega‐  Pizarro  pasó  revista  a  sus  huestes  y  a  los  indios auxiliares. “Luego dejando a la mano derecha al camino que había  traído,  porque  aquel  va  siguiendo  por  aquellos  valles  a  Chincha,  y  este  otro va a Cajamarca derecho”, inició la ascensión de la cordillera  “por una  sierra pelada de muy malos pasos”. En retaguardia marchaban cincuenta  españoles, veinte de ellos jinetes, al cuidado del fardaje que conducían los  auxiliares  nativos.  Adelante  iban  cuarenta  jinetes  y  sesenta  peones,  encabezados por los Pizarro y Soto. Salcedo recibió órdenes precisas de ir  “muy  concertadamente”  y  se  movería  sólo  tras  recibir  autorización  de  Pizarro.  Tan  dificultoso  se  presentaba  el  camino  que  “los  caballeros  llevaban sus caballos de diestro”. Y no tardó en declararse el miedo entre  los invasores.  “Algunos  de  los  cristianos  ‐cuenta  Cieza‐  como  comenzaron  a  subir  a  la  sierra, murmuraban de Pizarro porque con tan poca gente iba a meterse en  las manos de los enemigos; que mejor hubiera sido aguardar en los llanos,  que no andar por sierras, donde los caballos valen poco”.   Pizarro acalló esas quejas diciendo que ya era tarde para retroceder. Intuía  el  hábil  caudillo  que  Atahuallpa  no  los  estorbaría  sino  hasta  llegar  a  Cajamarca.  Así  se  lo  habían  comunicado  espías  tallanes  infiltrados  en  el  campamento incaico.  De  habérselo  propuesto,  Atahuallpa  hubiese  destrozado  fácilmente  a  la  hueste  invasora  en  esa  sierra,  de  ello  dejaron  testimonio  varios  de  los  cristianos.    Hernando  Pizarro,  que  iba  por  capitán  general,  relataría  que  “el  camino  era  tan  malo  que  de  veras  si...  nos  espera(ran)...  muy  ligeramente  nos  llevaran,  porque  aun  del  diestro  no  podíamos  llevar  los  caballos  por  los  caminos,  y  fuera  del  camino  ni  caballos  ni  peones.  Y  en  esta sierra hasta llegar a Cajamarca hay veinte leguas”.   Estete,  testigo  del  suceso,  diría  “que  si  Atahuallpa  se  previniera  de  tener  allí  gente,  fuera  excusado  pasar  adelante...  (pero)  teniéndonos  en  muy  poco...  dio  lugar  y  consintió  que  pasásemos  por  aquel  paso,  y  por  otros 

59


muchos tan malos como él; porque... su intención era vernos... y después  de holgarse con nosotros tomarnos los caballos y las cosas que a él más le  placían  y  sacrificar  a  los  demás”.  Otro  de  los  Pizarro,  Pedro,  señala  que  tras  escuchar  los  informes  de  Maicavilca  Atahuallpa  se  despreocupó  mucho  “porque  si  nos  tuviera  en  algo  enviara  gente  a  la  subida  de  la  sierra,  que  es  una  cuesta  de  más  de  tres  leguas,  muy  agria,  donde  hay  muchos pasos malos y no sabidos por los españoles. Con la tercera parte  de  la  gente  que  tenía,  mataran  a  todos  los  españoles  que  subieran  a  lo  menos  la  mayor  parte,  y  los  que  escaparan  volvieran  huyendo  y  en  el  camino  fueran  muertos...  al  subir  esta  sierra  no  faltó  temor  harto,  temiendo hubiese alguna gente emboscada que nos tomase de sobresalto”.  En  verdad  Atahuallpa  estaba  asombrado  de  la  audacia  de  los  invasores.  Pese  a  lo  cual  persistió  tercamente  en  menos  preciarlos.  Menciona  Sarmiento de Gamboa que por entonces hubo otro consejo en Cajamarca,  llegándose  a  la  conclusión  de  que  los  invasores  no  “eran  dioses”.  Luego,  continúa  el  autor  de  ʺHistoria  Índicaʺ,  Atahuallpa  “aderezó  su  gente  de  guerra contra los españoles”.   El  dato  también  figura  en  la  Crónica  de  Cieza:  en  Cajamarca  “se  decía  cómo  aquellos  barbados  haraganes...  por  no  servir,  andaban  de  tierra  en  tierra comiendo y robando lo que hallaban”. El Inca finalmente aceptaba la  guerra a los españoles, pero antes de liquidarlos ‐tarea fácil pensaba‐ había  decidido “prender al gobernador” en Cajamarca, donde le prepararía una  trampa.  Asimismo  tenía  previsto  “tomar  los  caballos  y  yeguas  que  era  la  mejor que le pareció para hacer casta”.   Encerrándolos en Cajamarca, tal era el plan del Inca,  los cristianos serían  sacrificados al Sol. “Pensaba tomarnos a manos”, relata Juan Ruiz de Arce.  Y había hasta pensado en perdonar a algunos, “para castrarlos (y ponerlos  al) servicio de su casa y guarda de sus mujeres”. Para Atahuallpa, en esas  horas  decisivas,  el  éxito  de  su  proyecto  dependía  de  que  los  invasores  entrasen a Cajamarca; allí ‐creía‐ no hallarían escapatoria. Lejos estaba de  sospechar que esa trampa se volvería contra él y los suyos.  Tras  mediodía  de  subida,  los  invasores  llegaron  hasta  una  fortaleza  situada “encima de una sierra en un mal paso”, según referencia de Xerez,  donde descansaron y comieron. Padecían ya el cambio de clima y la altura  afectaba  principalmente  a  los  caballos,  “pues  algunos  de  ellos  se  resfriaron”. 

60


Prosiguiendo el ascenso, al llegar la noche del primer día, encontraron un  pueblo  (¿Tingues?),  donde  había  “una  casa  fuerte,  cercada  de  piedra  y  labrada de cantería, tan ancha la cerca como cualquier fortaleza de España,  con sus puertas”. Cómodamente durmieron allí los invasores y parte de su  contingente aliado.  No  habiendo  encontrado  contratiempo  en  la  marcha,  Pizarro  envió  mensajero ante Salcedo, el jefe de su retaguardia, ordenándole venir en su  seguimiento.  Poca  gente  hallaron  en  ese  pueblo;  apenas  mujeres  y  ancianos.  Se  apresaron  a  dos  de  éstos  que  sometidos  a  tormento  confesaron  que  desde  varios  días  antes  Atahuallpa  ocupaba  Cajamarca  pero  que  ignoraba  sus  intenciones  respecto  a  los  cristianos,  aunque  “habían oído que quería paz”. A todas luces mentían, porque ese pueblo  era totalmente adicto a Atahuallpa, razón por la cual sus hombres habían  marchado ante el Inca, antes de la entrada de los cristianos.  Esa  noche  llegó  a  la  tienda  de  Pizarro  un  correo  de  Guachapuro,  el  embajador tallán que Pizarro destacó ante Atahuallpa. Informaba “que en  el  camino  no  había  hallado  gente  de  guerra”.  Al  siguiente  día,  antes  de  reemprender la marcha, Pizarro envió mensajero al jefe de su retaguardia,  dándole  a  saber  “que  caminaría  pequeña  jornada  por  esperarle,  y  de  allí  caminaría toda la gente junta”. Esa pequeña jornada llevó a los invasores  hasta  un  llano  cercano  a  unos  arroyos  de  agua.  Plantaron  allí  campamento, a la espera de los de Salcedo. al parecer, estaban en Nancho.   Abrigándose bajo sus toldos de algodón y haciendo fuego, combatieron el  intenso  frío  de  la  cordillera.  La  tierra,  cuenta  un  testigo,  se  presentaba  “rasa de monte, toda llena de una yerba como esparto corto... y las aguas  eran tan frías, que no se podían beber sin calentarla”. A un mismo tiempo,  llegaron  al  campamento  español  los  de  retaguardia  y  una  embajada  de  Atahuallpa.  Pizarro  recibió  con  gran  beneplácito  a  esta  última,  más  aún  cuando vio que traían como regalo diez hermosos auquénidos: con ellos se  saciaría el hambre de la hueste. Se le preguntó cuándo se presentaría ante  el  Inca,  a  lo  cual  respondió  “que  él  iría  lo  más  pronto  que  pudiese,  pues  deseaba abrazar cuanto antes a su hermano”.   Almorzaron  juntos  los  embajadores  atahuallpistas  y  los  capitanes�� españoles, girando la conversación en torno a los últimos sucesos políticos  acaecidos en el sur. Justificaron los de Atahuallpa la lucha de su caudillo y  dijeron  que  el  Cuzco  había  caído  ya  en  poder  de  sus  tropas,  tras  los  combates  decisivos  librados  a  orillas  del  Apurímac.  Conforme  relata 

61


Hernando  Pizarro,  esos  emisarios  señalaron  que  toda  la  tierra  estaba  por  Atahuallpa  y  que  Huáscar  era  prisionero.  Efectivamente,  por  esos  días  tenían lugar en el Cuzco las terribles matanzas de la facción huascarista.   El informe no dejó de alarmar a Pizarro, que quiso dudar de la veracidad  de  los  embajadores.  Suponía  que  querían  únicamente  atemorizarlo.  Por  ello,  recuperándose  un  tanto,  respondió  cínicamente  que  se  alegraba  del  triunfo  de  Atahuallpa  y  que  esperaba  hacer  él  alianza,  pero  que  si  no  lo  quería  ‐he  aquí  la  muestra  del  temor  pizarrista‐  preparado  estaba  para  hacerle  la  guerra.  A  Pizarro  de  ninguna  manera  le  convenía  mostrarse  temeroso;  de  allí  la  inesperada  bravata.  Refiere  Xerez,  asistente  al  hecho,  que  los  embajadores  atahuallpistas,  tras  escuchar  la  amenaza  de  Pizarro,  quedaron  como  atónitos.  No  era  para  menos.  El  jefe  cristiano  que  hasta  entonces  se  mostrara  como  posible  amigo  ahora  descubría,  tal  vez  en  un  rapto impensado, sus verdaderas intenciones. Era ello consecuencia de las  noticias de que Huáscar estaba prisionero. Así pues, los embajadores, sin  contestarle,  manifestaron  luego  su  deseo  de  regresar  a  Cajamarca  y  se  despidieron. 

62


XXI. REAPARICIÓN DE MAICAVILCA. QUEJAS DE GUACHAPURO. LOS INVASORES A LAS PUERTAS DE CAJAMARCA. Todo  el  día  siguiente,  ininterrumpidamente,  avanzó  la  hueste  invasora,  para detenerse recién al caer al caer la noche, al llegar a unos pueblos que  “cerca  de  allí  en  un  valle  (se)  halló”:  Estaban  en  Pallaques,  donde  pernoctaron.  Gran sorpresa causó a la mañana siguiente la reaparición de Maicavilca en  el campamento español. Su comitiva conducía esta vez diez ovejas, “para  sustento  de  los  cristianos”.  Mostró  nuevamente  el  orejón  su  atrevida  desenvoltura: “parecía hombre vivo, relataría Xerez”.  Pronunció  Maicavilca  grandes  loas  para  Atahuallpa  y  su  victorioso  ejército. No quiso ser menos que Pizarro en cuestión de bravatas. aunque  luego  le  dijo  “que  Atahuallpa  le  recibiría  de  paz  y...  por  amigo  y  hermano”.  Ofreció  a  continuación  un  brindis  a  los  capitanes  españoles  y  todos  bebieron  chicha  en  vasos  de  oro  fino  que  también  trajo  el  noble  incaico.  Después  anunció  que  seguiría  desde  allí  con  los  cristianos,  hasta  llegar  a  Cajamarca.  No  objetó  Pizarro  esa  decisión  y  continuaron  la  marcha.  Poco  después  llegaron  a  un  pueblo  donde  vieron  “unos  aposentos  del  Inca”, decidiendo descansar allí un día. A dicho asiento llegó en ese lapso  Guachapuro, el embajador tallán de Pizarro. Su presencia vino a agitar la  relativa  tranquilidad  del  campamento.  Acusó  el  costeño  a  Maicavilca  de  ser  desleal  y  de  estar  conduciendo  a  los  cristianos  hacia  una  trampa,  porque  a  las  afueras  de  Cajamarca  les  esperaba  gente  de  guerra  de  Atahuallpa.  Intentó  incluso  golpear  al  orejón,  como  queriendo  dar  más  fuerza a su denuncia.  La actitud de Guachapuro era consecuencia del resintimiento que abrigaba  por haber sido despreciado en Cajamarca, donde Atahuallpa, por más que  se anunció como embajador de Pizarro, no se dignó recibirlo. El tallán no  quiso  que  sus  aliados  lo  tuvieran  por  incompetente  y  por  eso  informó  haberse entrevistado con un funcionarios incaico de menos jerarquía.   En verdad lo que quiso hacer Guachapuro en Cajamarca fue meter miedo  a  los  incaicos:  “Le(s)  dije  que  los  españoles  son  valiente  hombres  y  muy  guerreros;  que  traen  caballos  que  corren  como  el  viento,  y  (que)  los  que 

63


van en ellos llevan unas lanzas largas y con ellas matan a cuantos hallan,  porque luego en dos saltos los alcanzan, y (que) los caballos con los pies y  boca matan muchos. Los cristianos que andan a pie, dijo, son muy sueltos,  y traen en un brazo una rodela de madera con que se defienden y jubones  fuertes colchados de algodón y unas espadas muy agudas que cortan por  ambas  partes  de  golpe  un  hombre  por  medio,  y  a  una  oveja  llevan  la  cabeza,  y  con  ella  cortan  todas  las  armas  que  los  indios  tienen;  y  otros  traen ballestas que tiran de lejos, que de cada saetada matan un hombre, y  tiros de pólvora que tiran pelotas de fuego, que matan mucha gente”.    Este  poderío  bélico  de  los  españoles,  descrito  sin  exageración  por  Guachapuro, nada impresionó a los incrédulos atahuallpistas. Basados en  los  informes  de  sus  espías,  siguieron  creyendo  que  los  cristianos  eran  pocos “y que los caballos no traían lanzas”; de los negros y aliados nativos  (guatemalas,  nicaraguas,  tallanes,  cañaris,  lambayeques,  chimúes,  etc.),  contingente  que  sumaba  millares  de  hombres,  ni  siquiera  se  habló.  Guachapuro  fue  objeto  de  burlas  y  hasta  quisieron  agredirlo  por  haberse  unido a los invasores.  De  todo  eso  dio  cuenta  el  tallán  ante  la  presencia  de  Maicavilca,  en  ese  pueblo  que  acaso  fue  el  que  hoy  llamamos  San  Pablo.  Lleno  de  rencor,  Guachapuro  dijo  a  Pizarro:  “Tengo  razón  de  matar  a  éste  (Maicavilca),  porque siendo un llevador de Atahuallpa, como llevan dicho que es, habla  contigo  y  come  en  tu  mesa,  y  a  mí,  que  soy  hombre  principal,  no  me  quisieron  dejar  hablar  con  Atahuallpa  ni  darme  de  comer,  y  con  buenas  razones  me  defendí  que  no  me  mataran”.  El  tallán  estuvo  ciertamente  a  punto de ser muerto en Cajamarca y sólo salvó diciendo que si eso ocurría  igual suerte correrían los embajadores atahuallpistas en el campo español.  Pizarro  zanjó  rápidamente  esa  disputa,  calmando  los  ánimos.  No  le  convenía  apoyar  al  tallán,  su  aliado,  y  fingió  disgustarse  con  él  para  agradar  al  orejón.  Maicavilca  entendió  bien  esa  farsa.  Luego  explicó  a  Pizarro que el pueblo de Cajamarca había sido desocupado precisamente  para dar cómodo alojamiento a los cristianos y que Atahuallpa, a la cabeza  de  sus  guerreros,  acampaba  en  las  afueras  “porque  así  lo  tenía  de  costumbre  desde  que  comenzó  la  guerra...  asegurando  que...  estaba  esperando  de  paz”.  A  todas  luces,  Maicavilca  no  quería  que  fracasase  su  tarea  de  conducir  a  los  invasores  a  la  trampa  de  Cajamarca.  Al  día  siguiente se reanudó la marcha. Caminaron hasta llegar al llano de Zavana  (¿Chetilla?), donde acamparon sabedores de que se hallaban a  medio día 

64


de  Cajamarca.  Poco  después,  nuevos  embajadores  de  Atahuallpa,  portadores de comida, los visitaban. La noche se pasó en ese lugar.  Al amanecer Pizarro tenía a su hueste formada en orden de combate. Los  temores  crecían  y  ‐cuenta  Xerez‐  “el  gobernador  puso  (a  su  gente)  en  concierto para la entrada en el pueblo e hizo tres haces de los españoles de  a  pie  y  a  caballo”.  Antes  de  proseguir  la  marcha,  envió  emisarios  indios  ante Atahuallpa, anunciando su llegada. El Inca, a la sazón, “estaba en una  casa  de  recreo”  (baños  de  Cunoc),  cercana  a  su  campamento,  apostado  a  orillas  del  río  Grande  o  de  Cajamarca.  Allí  recibía  continuos  chasquis  enviados desde la ciudad por el curaca Carbacongo. Refiere Pedro Pizarro  que  distaban  media  legua  los  baños  del  lugar  donde  se  habían  instalado  las tropas incaicas conformadas ‐dice‐ “por más de cuarenta mil indios”. 

65


XXII. LOS APRESTOS DE LA VÍSPERA. EL TEMOR DE LOS INVASORES. ENTRADA DE ÉSTOS A CAJAMARCA. Antes  de  emprender  la  jornada  final,  los  invasores  asistieron  a  una  misa  de campo. Valverde confesó y comulgó allí a la mayoría de los españoles  que,  fanáticos  cristianos,  querían  asistir  al  combate  decisivo  limpios  de  pecados, pues tal vez en él morirían.   Con gran cautela y creciente temor, se cubrió el último tramo. Finalmente,  cuenta Cristóbal de Mena, “antes de la hora de vísperas llegamos a la vista  del  pueblo  que  e(ra)  muy  grande;  y  hallamos  pastores  del  real  de  Atahuallpa  y  vimos  abajo  del  pueblo,  a  cerca  de  una  legua,  una  casa  cercada  de  árboles:  Allí  era  el  real  donde  Atahuallpa  nos  estaba  esperando.  Era  un  jueves  en  la  tarde,  que  se  contaron  (quince)  días  del  mes  de”  (noviembre)  añade  Estete.  Y  la  Relación  a  la  reina  de  Hungría  menciona que “después de andadas 30 jornadas, llegaron a un valle donde  está  un  pueblo  que  se  dice  Cajamarca,  cerca  del  cual,  en  una  casa  de  placer, (se) hall(aba) el cacique Atahuallpa con 30,000 hombres de guerra”.   Un español allí presente dejó escrito que “dicho real ocupaba más de legua  y  media  de  valle  y  eran  tantas  las  tiendas  que  aparecían,  que  cierto  nos  puso harto espanto”.   Impresionado Juan Ruiz de Arce escribió que “parecía el real de los indios  una  muy  hermosa  ciudad,  porque  todos  tenían  sus  tiendas”.  En  ellas,  victoriosos,  flameaban  los  estandartes  incaicos  atahuallpinos  y  las  banderas tahuantinsuyanas.   Extasiados,  los  cristianos  se  habían  detenido  en  el  alto  del  valle,  sin  decidirse a continuar. Hasta allí acudió un orejón enviado por Atahuallpa  para darles la “bienvenida” oficial “y significarle(s) que fuese(n) a alojarse  a la ciudad de Cajamarca”. Tal se lee en la Relación Francesa, repitiéndose  el  dato  en  la  crónica  de  Juan  Ruiz  de  Arce:”  Vino  un  mensajero  de  Atahuallpa a decirnos que nos aposentásemos en la plaza; que él no podía  venir porque ayunaba aquel día”.  Pizarro no se hizo repetir la invitación. Nada ganaba quedándose allí, en  la  altura,  y  era  bueno  posesionarse  de  la  ciudad,  donde  mejor  se  defendería de un probable ataque. Así que ordenó a su gente desfilar hacia  Cajamarca.  Cuenta  Mena  “que  entró  primero  el  señor  Hernando  Pizarro  con alguna gente”.  

66


Granizaba  mucho  aquella  tarde.  Luego  entraron  los  demás  con  “harto  temor de los muchos indios que estaban en el real. Refiere un español que  en aquel grave momento no esperaban otro socorro, sino el de Dios”.  En  Cajamarca  sólo  encontraron  unos  cuatrocientos  indios;  gente  “popular”,  según  Estete,  aunque  les  salieron  al  paso  también  algunos  guerreros,  curiosos  desbandados  del  campo  atahuallpista,  Herrera  relata  que en un extremo de la plaza vieron un grupo de mujeres que lloraban.  Les impresionó el cuadro, más aún cuando los intérpretes dijeron que esa  indias  se  lamentaron  de  la  cólera  que  en  Atahuallpa  había  motivado  la  presencia  de  los  invasores  que,  según  anunciaban,  morirían  todos  con  seguridad. Cuenta un cristiano que a grandes voces los llamaban locos por  haberse atrevido a entrar en Cajamarca. Quienes más sintieron el efecto de  ese  recibimiento  fueron  los  indios  aliados,  “que  lloraban  diciendo  que  presto los habían de matar los que estaban con Atahuallpa”.  No  eran  cobardes  los  españoles.  Al  contrario,  algunos  de  sus  caudillos  descollaban  por  su  valentía,  aunque  ésta  era  nacida  de  una  ambición  desmedida.  Pero  aquel  día  en  Cajamarca  según  confesaría  uno  de  los  Pizarro,  “muchos  españoles  se  orinaban  de  puro  temor”.  En  medio  de  la  plaza,  ”los  de  a  caballo  sin  apearse  hasta  ver  si  Atahuallpa  venía”,  esperaron  los  invasores  “mucho  rato”.  Mas,  como  acreciera  la  lluvia  de  granizo,  “mandó  el  gobernador  a  los  españoles  que  se  aposentasen  a  los  aposentos  de  esta  plaza,  y  el  capitán  de  artillería,  con  los  tiros,  en  la  fortaleza”.  Esto  último  se  hizo  contra  el  parecer  de  los  embajadores  de  Atahuallpa, que habían recomendado no entrar en la fortaleza. Pizarro no  tuvo  otra  alternativa;  sólo  desde  allí  serían  los  suficientemente  efectivos  sus  cañones  en  caso  de  un  masivo  ataque  incaico.  Ninguna  esperanza  se  hacía  el  jefe  cristiano  en  el  aparente  recibimiento  pacífico.  Sabía  que  Atahuallpa  se  preparaba  a  aniquilarlos.  La  cuestión  era  entonces  adelantarse a esos planes. 

67


XXIII. LOS PLANES DE PIZARRO. LA ENTREVISTA DE CUNOC. ÚLTIMAS DISPOSICIONES DE ATAHUALLPA. Pizarro proyectó atacar, de noche y por sorpresa, en los baños de Cunoc.  Era necesario espiar esa posición y encargó tal tarea a Hernando de Soto,  que  marcharía  en  calidad  de  embajador  acompañado  de  veinte  jinetes  y  doscientos  auxiliares  indios.  Por  si  Cunoc  resultara  difícil  de  tomar,  Soto  quedó facultado para invitar al Inca a una reunión con Pizarro. Este era el  segundo  plan:  tender  una  celada  a  Atahuallpa,    capturándolo  a  traición.  Preso  el  Inca  ‐sabía  bien  Pizarro‐  sus  guerreros  no  se  atreverían  a  atacarlos.  Con  gran  temor  entró  Soto  a  Cunoc  y  fue  conducido  hasta  la  tienda  imperial. Atahuallpa no se dignó recibirlo; al contrario, quiso demostrarle  el  mayor  menosprecio.  Los  invasores,  suponía  Atahuallpa,  habían  caído  en  la  trampa  y  ya  no  era  necesario  fingirles  amistad.  El  pobre  Soto  hizo  larga espera antes de ser admitido a presencia del Inca que, orgulloso no  contestó  su  solemne  saludo  ni  le  dirigió  palabra  alguna.  Rodeado  de  mujeres y eunucos ‐refiere Juan José Vega‐ “así como de altos cortesanos,  Atahuallpa  continuó  mostrando  mucha  gravedad,  pese  a  la  fingida  humildad de Soto... Mucho era su linaje para hablar directamente con tan  poca cosa”.  La  tardanza  de  Soto  preocupó  a  los  españoles  en  Cajamarca.  Hernando  Pizarro,  el  más  inquieto,  consiguió  entonces  permiso  para  marchar  a  Cunoc. Llegó a la tienda del Inca cuando Soto se aprestaba a dejarla, y de  inmediato,  soberbio  como  era,  se  presentó  como  hermano  del  jefe  de  los  cristianos.  Avisado  de  su  calidad,  Atahuallpa  recibió  los  saludos  de  Hernando  y  le  contestó  burlonamente  refiriéndole  que  Maicavilca  los  había  calificado  de  flojos  en  cosas  de  guerra.  Entrando  en  confianza,  Hernando desmintió la versión de Maicavilca y ofreció sus soldados para  cualquier  empresa  que  Atahuallpa  tuviese  a  bien  ordenar.  Fue  tan  vehemente en querer demostrar el arrojo de los cristianos que Atahuallpa ‐ según relata el propio Hernando‐ “sonrióse como hombre que no nos tenía  en  tanto”.  Otros  testigos  dicen  que  hasta  se  burló  de  la  bravuconada  del  español;  ignoraba  el  poderío  del  acero  y  de  la  pólvora,  y  desconocía  el  poder de la caballería.  Luego, Atahuallpa ofreció un brindis, que Hernando y Soto aceptaron mal  de su grado, temiendo ser envenenados. Soto reconoció que sería suicida 

68


atacar  allí  y  entonces,  cumpliendo  lo  encargado  por  Francisco  Pizarro,  propuso  al  Inca  una  reunión  en  Cajamarca.  Variando  bruscamente  su  tono,  nuevamente  amenazador,  Atahuallpa  en  vez  de  contestar  esa  propuesta  increpó  a  los  españoles  su  conducta  en  la  costa,  que  había  conocido  en  detalle  gracias  a  su  servicio  de  espionaje.  Nada  pudieron  replicar los cristianos cuando se les recordó su bárbara conducta en Puná y  Tumbes, la matanza de indios nobles en La Chira, y la masacre de Caxas.  Temieron  lo  peor  Soto  y  Hernando,  pero  el  Inca,  mostrándose  repentinamente  amable,  les  dijo  que  aceptaba  reunirse  con  Pizarro  y  que  acudiría al siguiente día a Cajamarca.  Asegurada  la  concurrencia  de  Atahuallpa,  los  cristianos  se  despidieron  y  salieron  a  todo  galope  de  Cunoc.  Tal  la  famosa  entrevista,  a  la  que  las  versiones  españolas  agregaron  algunos  detalles  poco  probables  de  haber  ocurrido,  como  que  Soto  caracoleó  su  corcel  cerca  del  trono  del  Inca.  El  miedo que le produjo la decidida actitud de Atahuallpa no permitiría tal  bravata.  Atahuallpa  confiaba  en  que  pronto  pondrían  fin  a  la  aventura  de  los  invasores.  Por  ello,  no  bien  terminada  la  entrevista,  impartió  una  orden  fatal:  “Aquella  misma  noche  despachó  veinte  mil  indios  con  un  capitán  suyo  que  se  llamaba  Rumi  Ñahui,  con  muchas  sogas,  que  tomasen  las  espaldas a los españoles, y secretamente estuviesen para cuando huyesen  de  ellos  y  los  atasen,  creyendo  que  al  otro  día,  vista  la  mucha  gente  que  llevaría, todos se habrían de huir”.   En  vano  intentó  Rumi  Ñahui  que  se  revocase  tal  orden,  y  se  escandalizó  en  extremo  cuando  Atahuallpa  anunció  que  iría  a  ver  a  los  cristianos  sin  acompañamiento  de  guerreros;  pero  finalmente  hubo  de  obedecer,  dejando  constancia  de  que  no  lo  hacía  a  su  agrado.  Así,  pues,  el  ejército  atahuallpista tomó posiciones en las afueras de la ciudad, sobre el camino  de la costa. Para colmo, ordenó Atahuallpa que las armas quedaran en el  campamento; bastarían ‐según él‐ los ayllus (boleadoras) para coger a los  invasores. Ciega fue la confianza del Inca; y fatal.  Nadie  durmió  aquella  noche  en  el  campo  español.  Pizarro  ultimaba  los  detalles  de  su  plan,  mientras  sus  soldados,  impacientes,  alistaban  sus  armas.  También  preparaban  las  suyas  los  numerosos  indios  aliados.  Hernando Pizarro pasó aquellas horas a la cabeza de los centinelas. 

69


XXIV. LA TRAGEDIA. PRISIÓN DE ATAHUALLPA, GENOCIDIO EN CAJAMARCA Y RETIRADA DE RUMI ÑAHUI. Amaneció  así  el  16  de  noviembre  de  1532.  Atahuallpa,  contra  lo  prometido, tardaba en comparecer. Dice Porras que entonces “acreció con  la inquietud el fervor religioso de los cristianos. Los soldados, muchos de  los cuales habían pasado la noche en oración, instigados por los frailes que  acompañaban  al  ejército,  se  aplicaron  recias  disciplinarias  hasta  hacerse  sangrar, para conjurar en su auxilio el favor del cielo”.   Pizarro  no  dejaba  de  animarlos;  ordenándoles  que  “sin  alboroto  se  armasen y tuviesen sus caballos ensillados y a punto”. Luego, hizo que los  diversos cuerpos de su ejército tomasen posiciones de combate: “mandó al  capitán  de  artillería  que  tuviese  los  tiros  asentados  hacia  el  campo  de  Atahuallpa  y  cuando  viese  que  convenía,  que  les  pusiese  fuego.  Y  en  las  calles que entran a la plaza mandó estar gente de a pie, porque si hubiese  celada por las espaldas estuviese todo prevenido y hallasen resistencia en  la entrada, y que éstos estuviesen secretos sin que fuesen vistos. Y con su  persona tomó el gobernador veinte hombres de a pie, y con ellos estuvo en  su aposento, porque éstos tuviesen cargo con él de prender la persona de  Atahuallpa;  ...  y  mandó  que  fuese  tomado  a  vida,  y  a  todos  los  demás  mandó  que  no  saliesen  alguno  de  su  posada,  aunque  viesen  entrar  los  contrarios  en  la  plaza.  Y  dijo  que  él  tenía  atalaya  para  que  viendo  que  venían avisaran cuando oyesen decir ¡Santiago!” Los roles protagónicos de  la celada les fueron conferidos al padre Valverde y al intérprete Felipillo.  Ellos se encargarían de salir al encuentro del Inca.  Durante  toda  la  mañana,  del  campo  de  Atahuallpa  apenas  salieron  partidas de exploradores. El Inca parecía ajeno a lo que estaba ocurriendo.  Preguntó a Pizarro, vía sus embajadores, si debería o no concurrir armado.  Dice  Cieza  que  a  esas  horas  Atahuallpa  “estaba  muy  orgulloso  (porque)  parecíale  que  por  ninguna  manera  podría  suceder  cosa  que  bastase  a  estorbar el que no matase o prendiese a los cristianos”.  Recién ya entrada la tarde el atalaya español de la fortaleza de Cajamarca  anunció que se ponía en marcha el cortejo imperial, y le faltaron palabras  para  describir  el  espectáculo  que  contemplaba.  Miles  de  personas  desfilaban  acompañando  al  Inca:  “Había  de  todo.  Nobles,  cortesanos,  favoritas,  eunucos,  curacas  y  todavía  buena  parte  de  su  ejército.  Iba  también mucho pueblo atraído de todos los alrededores por la rara fama 

70


de  los  extraños  visitantes.  Alguien  comparó  el  séquito  con  el  del  gran  Turco”.  Sorpresivamente,  a  poco  de  iniciada  la  marcha,  el  cortejo  se  detuvo. Inmenso pánico causó este hecho a la gente de Pizarro y hasta se  pensó  en  salir  a  combatir,  creyéndose  frustrada  la  celada.  Entonces,   “viendo el gobernador que el sol se quería poner y Atahuallpa no se había  movido de donde había reparado”, pidió un voluntario que fuese rogar al  Inca  cumpliese  su  promesa.  El  temerario  Hernando  de  Aldana  aceptó  la  comisión  y  llegando  a  la  tienda  de  Atahuallpa  “le  hizo  su  acatamiento  y  por  señas  le  dijo  que  caminase  y  fuese  donde  el  gobernador  estaba”.  No  recibió respuesta alguna y aterrorizado al verse rodeado de tantos indios  hostiles “a paso largo volvió donde estaba Pizarro”, en medio de la burla  de los incaicos.  Lo sucedido con Aldana hizo vacilar a mucha gente. Refieren las crónicas  “que  a  algunos  hasta  se  les  soltaba  el  vientre  de  ver  tan  cercana  tantos  indios.  Los  espías  de  Atahuallpa  remitían  entretanto  informes  señalando  que los españoles estaban todos metidos en un galpón, llenos de miedo, y  ninguno  aparecía  por  la  plaza”.  Lleno  de  confianza,  Atahuallpa  ordenó  entonces entrar en la ciudad.  Dejemos  a  Oviedo  el  relato  de  esta  impresionante  marcha:  “La  delantera  de la gente comenzó a entrar en la plaza, y venía delante un escuadrón de  indios  vestidos  de  una  librea  de  colores  hecha  como  escaques.  Estos  venían quitando las pajas del suelo, y barriendo y limpiando el camino, y  poniendo en él mantas. Tras éstos venían otros tres escuadrones vestidos  de  otra  manera,  todos  cantando  y  bailando;  y  luego  venían  otros  escuadrones de mucha gente con armaduras y patenas y coronas de oro y  plata. Entre éstos de estas armaduras venía Atahuallpa en una litera todo  aforrado,  de  dentro  y  de  fuera,  de  plumas  de  papagayos  de  muchos  colores,  tan  bien  asentada  la  pluma  que  parecía  que  allí  había  nacido,  y  guarnecida  toda  la  litera  de  chapas  de  oro  y  plata,  la  cual  traían  muchos  indios... en literas y hamacas venían otras personas principales; y tras estas  literas,  mucha  gente,  toda  puesta  en  concierto  y  por  su  escuadras,  con  coronas de oro y plata en las cabezas”.  Un  grupo  de  doce  o  quince  incaicos,  según  vio  Hernando  Pizarro,  subió  entonces  a  una  pequeña  fortaleza  situada  en  la  entrada  de  la  ciudad  “y  tomáronla  a  manera  de  posesión  con  una  bandera  puesta  en  la  lanza”.  Pizarro juzgó ese gesto como revelador de hostilidad y renovó las órdenes  a su gente.  

71


Tuvo  especial  cuidado  en  recordar  al  griego  Pedro  de  Candia,  jefe  de  artillería, que “en haciéndole una señal desde el galpón... soltase el tiro y  tocasen las trompetas”. Dice Mena que dicha artillería la formaban “ocho  o  nueve  escopeteros  y  cuatro  tiros...,  brezos  pequeños”.  Habría  de  tener  rol preponderante en el ataque.  Llegado Atahuallpa a la plaza se sorprendió de no ver a cristiano alguno.  Preguntó entonces: “¿Qué es de esto bárbaros? ¿ya están todos escondidos  que no aparece ninguno?”. Y sus más cercanos cortesanos le respondieron:  “Señor, están escondidos de miedo”.    Pizarro, que observaba la escena desde su escondite, hizo entonces señal a  Valverde  para  que  saliera  a  cumplir  su  cometido.  Acompañado  de  un  intérprete, y de Hernando de Aldana, según Pedro Pizarro, acudió el fraile  a presencia del Inca y le dijo: “Atahuallpa, el gobernador te está esperando  y te ruega que vayas, porque no cenará sin ti”.  A  lo  que  él  respondió:  “Habéisme  robado  la  tierra  por  donde  habéis  venido y ahora estáme esperando para cenar. No he de pasar de aquí si no  me traéis todo el oro y la plata y esclavos y ropa que traéis y tenéis, y no lo  trayendo téngoos que matar a todos”. Luego “les dijo que se fuesen para  bellacos y ladrones”. No sólo rechazaba la invitación de Pizarro sino que  anunciaba  que  haría  todo  lo  que  le  viniese  en  voluntad.  Actuaba,  pues,  como el señor de uno de los más grandes imperios del mundo. Pese a ello,  insistió Valverde. Ahora, moviendo constantemente la biblia que portaba,  notificó al Inca el Requerimiento: “le comenzó a decir cosas de la sagrada  escritura”  ‐relata  Estete‐  “y  que  Nuestro  Señor  Jesucristo  mandaba  que  entre los suyos no hubiese guerra sino paz y que él en su nombre así se lo  pedía y requería”.   Con el rostro congestionado por la ira, Atahuallpa oyó hablar a Valverde  de  un  poderoso  emperador  y  de  un  desconocido  dios  a  los  cuales  debía  someter  su  persona  y  su  imperio.  Entonces  le  quitó  el  libro  que  tanto  agitaba  y  lo  arrojó  con  furia  por  los  suelos.  Y,  antes  de  que  el  fraile  se  repusiera de su asombro, ya de pie en las andas gritó el Inca: “¡Ea, Ea, que  no  escape  ninguno!”  Esta  orden,  contestada  por  la  multitud  con  un  estentóreo “¡Ho, Inca!”, que significaba aprobación, volvió a Valverde a la  realidad y lleno de miedo, alzándose la sotana para correr mejor, huyó en  dirección a Pizarro gritándole, fuera de sí: “¡No véis lo que pasa! ¿Para qué  estáis  en  comedimientos  y  requerimiento  con  este  perro  lleno  de 

72


soberbia... ¡Salid, que yo os absuelvo!”. Entonces Pizarro agitó una toalla.  Era la señal convenida con Candia. De inmediato, el griego soltó el tiro, “y  en sotándole tocaron las trompetas y salieron los de a caballo en tropel y el  marqués con los de pie”.  Empezó  entonces  para  los  nativos  una  inesperada  tragedia.  Yacovilca,  espía huascarista infiltrado en Cajamarca, vio cómo “los dichos españoles  arremetieron con gran furia al dicho Atahuallpa y a los capitanes que con  él estaban”.   Al  grito  de  ¡Santiago  y  a  ellos!,  cargó  la  caballería  mientras  tronaban los cañones y se disparaban unos veinte arcabuces y mosquetes.  Se  soltó  a  todos  los  perros  feroces.  Mientras  tanto  una  lluvia  de  penetrantes  saetas  barrían  el  campo.  Los  jinetes  cargaron  reciamente  tajando,  acuchillando  y  masacrando  sin  tregua  a  esa  muchedumbre  desconcertada.  Sorprendidos,  los  miles  de  indios  no  atinaron  a  defenderse  además,  no  tenían armas para hacerlo‐ huyendo en el más indescriptible desorden. Así  lo refiere Pedro Pizarro: “Con el estruendo del tiro y las trompetas y tropel  de los caballos, con los cascabeles, los indios se embarazaron y se cortaron.  Los españoles dieron en ellos y empezaron a matar, y fue tanto el miedo  de los indios que por huir, no pudieron salir por la puerta, derribando un  lienzo  de  una  pared  de  la  cerca  de  la  plaza,  de  largo  de  más  de  dos  mil  pasos  y  de  alto  de  más  de  estado.  Los  de  a  caballo  fueron  en  su  seguimiento hasta los baños, donde hicieron más estrago, e hicieran más si  no  anocheciera.  Xerez  anota  por  su  parte:  En  todo  esto  no  alzó  el  indio  armas contra español; porque fue tanto el espanto que tuvieron de ver al  gobernador  entre  ellos  y  soltar  de  improviso  la  caballería  y  entrar  los  caballos  al  tropel,  como  era  cosa  que  nunca  habían  visto,  que  con  gran  turbación procuraban más huir por salvar las vidas que hacer guerra”.  Pero alrededor de las andas del Inca hubo heroísmo. Atahuallpa que debió  comprender en esos trágicos momentos cuan grave había sido su error de  no llevar consigo a sus guerreros, contemplaba con ojos de incredulidad a  esa  muchedumbre  enloquecida.  Unicamente  se  mantenía  en  su  puesto  la  guardia  personal  del  Inca,  ofreciéndose  en  holocausto  por  defenderlo:  “con  grandes  voces  y  alaridos...  comenzaron  los  indios  arremolinar  al  derredor  del  dicho  Atahuallpa  porque  no  le  tomasen  y  los  españoles  no  hacían sino herir y matar”, relata un testigo huascarista.   Mientras  que  Xerez  dice:  “todos  los  que  traían  las  andas  de  Atahuallpa  pareció ser hombres principales, los cuales todos murieron, y también los 

73


que  venían  en  las  literas  y  hamacas;  y  el  de  una  litera  que  era  su  paje  y  señor a quien él mucho estimaba (el de Chincha); y los otros eran también  señores  de  mucha  gente  y  consejeros  suyos;  murió  también  el  señor  de  Cajamarca. Otros capitanes murieron (en) gran número”.       Unánime fue la admiración de los cronistas por aquellos heroicos incaicos.  Pero  el  sacrificio  fue  vano.  Al  cabo,  Atahuallpa  fue  capturado:  “El  marqués fue a dar con las andas de Atahuallpa y el hermano (Hernando)  con  el  señor  de  Chincha,  al  cual  mataron  allí  en  las  andas;  y  lo  mismo  fuera  de  Atahuallpa  si  no  se  hallara  el  marqués  allí,  porque  no  podían  derribarle de las andas, que aunque mataban los indios que las tenían, se  metían luego otros de refresco a sustentarlas, y de esta manera estuvieron  un gran rato forcejeando y matando indios y, de cansador, un español tiró  una  cuchillada  para  matarlo,  y  el  marqués  don  Francisco  Pizarro  se  le  reparó, y de reparo le hirió en la mano... a cuya causa el marqués dio voces  diciendo:  ʺNadie  hiere  al  indio  so  pena  de  la  vidaʺ.  Entendido  esto,  aguijaron  siete  a  ocho  españoles  y  asieron  de  un  borde  las  andas,  y  haciendo fuerzas las trastornaron a un lado, y así fue preso el Atahuallpa”.  Dos  horas,  desde  las  cuatro  de  la  tarde  aproximadamente,  duró  la  matanza,  hasta  que  ‐dice  Juan  Ruiz  de  Arce‐  “Andando  los  de  a  caballo  alanceando por la vega, siendo ya de noche, tocaron una trompeta (para)  que  nos  recogiéramos  al  real”.  No  se  sabe  con  precisión  cuántos  indios  murieron  en  aquella  espantosa  carnicería.  Tal  vez  fueron  ocho  mil,  tasajeados  por  las  espadas,  pisoteados  por  los  cascos  de  los  caballos,  asfixiados,  acuchillados  por  los  indios  pro‐españoles  y  negros  o  destrozados por las mandíbulas de perros antropófagos. De lo que no cabe  duda es que ese día se inició la historia del genocidio en el Perú.  En otro orden de cosas, sólo ese día, según la Relación Francesa, “el botín  que entonces fue tomado (se) estim(ó) en cuarenta mil castellanos de oro y  treinta  mil  marcos  de  plata  y  hubieran  tenido  más  si  no  hubiera  sido  de  noche”.  Versiones  de  los  soldados  allí  actuantes  dan  cifras  distintas:  Hernando citó cuarenta mil castellanos de oro y cinco mil marcos de plata;  Xerez siete mil marcos de plata y catorce esmeraldas y Mena cincuenta mil  pesos de oro.  El amanecer del 17 de noviembre de 1531 ofreció en Cajamarca un cuadro  horripilante. Sobre un suelo tinto de sangre podía verse, inertes, multitud  de  cuerpos,  y  brazos,  piernas  y  cabezas  desprendidas  de  ellos.  No  había  para los invasores enemigo a la vista.  

74


Rumi Ñahui, a la cabeza del ejército que se estacionó en las afueras de la  ciudad,  marchaba  ya  camino  a  Quito,  dolido  de  que  Atahuallpa,  desoyendo  sus  advertencias,  hubiese  caído  en  una  trampa.  Sin  armas  mayores, puesto que éstas quedaron en el campamento, y tras escuchar los  increíbles  relatos  de  los  sobrevivientes  de  la  masacre,  entendió  que  hubiese  sido  suicida  enfrentar  a  los  españoles.  Pero  al  retirarse,  el  bravo  adalid atahuallpista hacía solemne promesa de hacerles la guerra, una vez  que sus tropas se reoganizaran. 

75


XXV. EL ASESINATO DE ATAHUALLPA. Más  de  medio  año  permanecería  el  grueso  del  ejército  invasor  en  Cajamarca.  Durante  ese  tiempo  llegó  nuevo  contingente  de  cristianos  ávidos  de  riqueza,  al  mando  de  Diego  de  Almagro.  Y  Hernando  Pizarro  expedicionó sobre la costa, hasta Pachacámac, en busca de tesoros. Intentó  Atahuallpa  obtener  su  libertad  ofreciendo  un  fabuloso  rescate.  Este  fue  aceptado  por  Francisco  Pizarro  y  hasta  Cajamarca,  desde  todos  los  rincones  del  Tahuantinsuyo,  llegaron  cargas  de  oro  y  plata  como  jamás  imaginaron  los  invasores.  También  en  ese  tiempo  murió  Huáscar,  ultimado por orden de Atahuallpa que supo de los afanes de su hermano  por  entenderse  con  los  cristianos.  Las  tropas  atahuallpistas,  que  aún  dominaban  las  principales  regiones  del  país  (Cuzco,  Jauja  y  Quito),  permanecieron a la expectativa, como a la espera de una orden para iniciar  la  guerra  contra  los  invasores.  Bien  entendió  ello  Pizarro  y  entonces,  pretendiendo  descabezar  al  movimiento  incaico  opositor,  proyectó  el  asesinato  de  Atahuallpa,  desconociendo  la  promesa  de  libertad  que  le  hiciera al aceptar el rescate.  El  26  de  julio  de  1533  se  consumó  en  la  plaza  de  Cajamarca  el  indigno  ajusticiamiento,  hecho  que  marcaría  un  hito  trascendental  en  nuestra  historia: el fin de la Epoca de la Autonomía Andina y el inicio de Epoca de  la Dependencia Externa del Perú.  Mucho  se  ha  escrito  sobre  las  particulares  circunstancias  bajo  las  cuales  fue  condenado  a  muerte  el  desventurado  Inca.  Por  una  parte,  se  ha  querido  justificar  la  sentencia  como  una  medida  política  que  Pizarro  no  pudo de ningún modo eludir. De la otra, se ha considerado el hecho como  un asesinato premeditado, porque desde un principio tuvo Pizarro en su  corazón condenado a muerte al Inca. El jefe de los invasores fue consciente  de que la muerte de Atahuallpa sería necesaria para continuar la conquista  y supo preparar sagazmente los artificios que le permitieron ʺlegalizarʺ lo  que desde mucho tiempo antes había meditado.  Súbitamente  se  esparcieron  por  el  campo  de  los  cristianos  alarmantes  noticias  acerca  de  una  contraofensiva  incaica  que  desde  su  prisión  Atahuallpa  habría  preparado.  Bastó  ello  para  que  Pizarro  ordenara  la  apertura de un “proceso”, donde se acumularon una serie de acusaciones  que quisieron ʺjustificarʺ la inevitable condena.  

76


Tal como anota Juan José Vega, se discutió, al margen de la justicia, sobre  daño o provecho de que siguiera con vida Atahuallpa. Principales autores  intelectuales  de  la  muerte  del  Inca  fueron  los  llegados  con  Almagro,  que  tuvieron ínfima participación en el reparto; los codiciosos oficiales reales;  el  tenebroso  fraile  Valverde;  los  declarantes  nativos  pro‐españoles;  los  Hurin Cuzco deseosos de vengar la muerte de Huáscar y Felipillo, el joven  intérprete obsesionado en poseer a una hermana de Atahuallpa.  Hernando Pizarro, que por conveniencia se mostrara muy amigo del Inca,  había  partido  meses  antes  a  España.  Como  presagiando  su  final,  Atahuallpa lo despidió diciéndole: “Te vas, capitán, y lo siento, porque en  faltando  tú,  ese  tuerto  (Almagro)  y  ese  gordo  (Riquelme)  acabarán  conmigo”.  Hernando  de  Soto,  otro  favorecedor  del  Inca,  fue  asimismo  alejado a tiempo por Pizarro, so pretexto de que era necesario efectuar un  reconocimiento  al  interior.  Además  de  los  citados  tuvo  Atahuallpa  otros  varios  defensores;  Garcilaso  dice  que  fueron  más  de  cincuenta  y  Oviedo  nombra a los doce principales.  Los  más  graves  ʺcargosʺ  que  se  levantaron  contra  el  Inca  fueron:  usurpación del imperio, muerte de Huáscar y de centenares de cuzqueños,  idolatría  y  conspiración  contra  España.  Todos  carecían  de  fundamento.  ¿Con  qué  derecho  podían  los  invasores  juzgar  sobre  la  realidad  política  del  imperio  que  desconocían?  Atahuallpa  había  buscado  defender  el  orden  Hanan  del  Tahuantinsuyo  y  por  eso  desató  la  guerra  contra  Huáscar y tuvo razones para reprimir sangrientamente a los miembros del  corrupto clero solar cuzqueño. El tercero de los cargos fue hasta ridículo:  varios testimonios españoles nos presentan a un Atahuallpa iconoclasta y  está  de  más  recordar  lo  lógico  que  resultaba  su  desconocimiento  de  la  religión cristiana. Pero el último de los ʺcargosʺ fue hasta cierto punto real;  es más, de haberlo sido en efecto, honra en mucho la memoria del que, en  este  caso,  vendría  a  ser  héroe  de  la  resistencia  incaica.  Y  creemos  muy  posible  que  Atahuallpa,  creyendo  próxima  su  libertad,  preparara  inteligentemente  una  tremenda  reacción  contra  los  invasores.  Como  jefe  supremo  del  ejército  incaico,  desde  su  prisión  habría  impartido  órdenes  precisas a sus lugartenientes Chalco Chima, Apo Quisquis y Rumi Ñahui.  Ellos  tres  sólo  esperaban  ver  libre  al  Inca  para  caer  con  todo  sobre  los  cristianos.  Un curaca cajamarquino fue el primero en denunciar el plan conspirativo:  Hágote  saber  ‐dijo  a  Pizarro‐,  que  después  que  Atahuallpa  fue  preso, 

77


envió a Quito, su tierra, y por todas las otras provincias, a hacer junta de  guerra  para  venir  sobre  los  españoles  a  matarlos  a  todos.  Tal  versión  consta en la crónica de Xerez, mientras que Pedro Sancho de la Hoz anota  que muchos caciques... sin temor, tormento  ni amenaza, voluntariamente  dijeron  y  confesaron  esta  conjuración.  Estete,  otro  testigo,  confirma  que  todos a una dijeron que era verdad que él mandaba venir sobre nosotros  para que le salvasen y nos matasen. A partir de esa delación la suerte del  Inca  estaba  echada.  Fue  entonces  encadenado  del  pescuezo,  vejado  y  sometido  a  estrecha  vigilancia.  Relatan  los  testimonios  cristianos  que  se  comprobó  la  veracidad  de  los  rumores:  “Súpose  que  (los  incaicos  atahuallpistas)  estaban  en  tierra  muy  agria  y  que  se  venían  acercando”.  Más tarde Hernando de Soto y Rodrigo Orgóñez dirían que no vieron tal  peligro; pero es de suponer también que los conspiradores se ocultaran de  los exploradores.  La causa, sentencia y ejecución, todo se efectuó el mismo día. La mayoría  consideró  de  necesidad  imperiosa  sancionar  la  muerte  del  Inca,  para  asegurar  el  dominio  del  Perú  y  sus  propias  vidas.  Protestaron  algunos,  que  incluso  solicitaron  acudir  a  la  justicia  del  emperador,  pues  dicha  muerte sería en desdoro y mengua de la nación española manchando las  hazañas  de  ellos  mismos,  porque  se  le  había  prometido  la  libertad  en  virtud de un valioso rescate. Pero se impuso el criterio de la soldadesca y,  contra  la  moral  y  la  justicia,  Atahuallpa  fue  sentenciado  a  morir  en  la  hoguera. Valverde dio su apoyo al veredicto y esto apaciguó la conciencia  de muchos de los opositores, consumándose de este modo ‐dice el inglés  Makham‐  uno de los más horrorosos crímenes que puede registrarse.  El  Inca  se  resignó  a  su  muerte,  aunque  luego  de  hacer  solemne  protesta.  Su  último  deseo  fue  entrevistarse  con  algunos  fidelísimos  partidarios,  en  los  cuales  confió  la  orden  de  iniciar  la  guerra  a  muerte  contra  los  invasores.  Luego,  aceptó  ser  bautizado,  no  porque  quisiera  hacerse  cristiano sino porque entre los Incas era la hoguera una pena infamante y  Pizarro  le  había  prometido,  si  se  “convertíaʺ,  cambiársela  por  la  de  estrangulamiento.  Recibió  entonces  el  nombre  de  Francisco.  Momentos  después sus verdugos, esclavos moriscos, le quemaron los cabellos y luego  lo  ataron  a  un  poste.  Allí  fue  ultimado  al  anochecer.  Como  dice  Mendiburu,  “esperóse  la  noche  para  sustraer  de  la  luz  y  envolver  en  las  tinieblas la última escena de tan negra atrocidad”.  

78


Su  cadáver  quedó  expuesto  hasta  el  día  siguiente  en  que  se  le  hicieron  funerales  pomposos.  En  medio  de  ellos,  un  espeluznante  espectáculo  se  ofrecería  a  los  ojos  de  los  asesinos:  estando  en  la  iglesia  cantando  los  oficios  de  defunción  a  Atahuallpa,  presente  al  cuerpo  ‐relata  Estete‐  “llegaron ciertas señoras, hermanas y mujeres suyas, y otros privados con  gran  estruendo  y  dijeron  que  les  hiciesen  aquella  huesa  muy  mayor,  porque era costumbre cuando el gran señor moría que todos aquellos que  bien  lo  querían  se  enterrasen  vivos  con  él”.  Trataron  de  impedir  los  cristianos  tales  suicidios,  pero  aquellos  se  fueron  a  sus  aposentos  y  se  ahorcaron todos ellos y ellas.  La  muerte  de  Atahuallpa  fue  recibida  con  satisfacción  por  los  incaicos  huascaristas  y  por  los  ingenuos  curacas  locales  que  creían  haber  recuperado  su  autonomía.  Sólo  los  incaicos  Hanan  pachacutinos  comprendieron  las  funestas  consecuencias  del  hecho;  porque  sólo  ellos  supieron  enfrentarse  a  los  invasores  en  este  primer  momento  de  la  conquista.  Pizarro  procedió  luego  a  nombrar  un  monarca  nativo  que  sirviera  sus  planes. Coronó así a Túpac Huallpa, un hijo secundario de Huayna Cápac,  que se convirtió de esa manera en el primer gobernante dependiente de un  poder extranjero en el Perú. 

79


EPÍLOGO Partidos  los  españoles  para  el  Cuzco,  el  cadáver  de  Atahuallpa  fue  desenterrado  y  llevado  a  Quito  por  esforzados  partidarios  enviados  por  Rumi  Ñahui.  Antes  de  morir  ‐según  refiere  Pedro  Pizarro‐  el  Inca  había  prometido que si no le quemaban volvería a este mundo. Nació entonces  el Inkarrí, que aún espera el mundo andino.  En  la  clase  popular  el  asesinato  de  Atahuallpa  motivó  unánime  repulsa  hacia  los  cristianos.  Según  testimonio  del  huarochirano  Caroallalli  los  indios y principales, por causa de lo susodicho, tomaron muy grande odio  y  enemistad  a  los  conquistadores  y  pobladores  y  otros  españoles  que  vinieron a estos reinos.  Conocida la tragedia, los principales caudillos atahuallpistas se reunieron  en  Junta  de  Guerra.  Acordaron  finalmente  iniciar  la  resistencia  armada  a  los invasores, gran guerra patria que puso de relieve el valor y heroísmo  de los guerreros incaicos, épica gesta que duraría cuarenta años, de 1533 a  1572,  abarcando  la  totalidad  del  desgarrado  Tahuantinsuyo,  desde  los  llanos de la costa hasta las faldas del Aconcagua. 

80


FUENTES BIBLIOGRÁFICAS ACOSTA, Joseph de     

1954  Historia Natural y Moral de las Indias, Biblioteca de   Autores Españoles, Madrid. 

 

 

 

 

 

 

ANÓNIMO de 1534      

1968  Relación Francesa de la Conquista del Perú, Editores   Técnicos Asociados, Lima. 

ANÓNIMO      

1962  El Cuzco y el Gobierno de los Incas, Librería e     Imprenta D. Miranda, Lima. 

ANÓNIMO   1937 

Sevillano de 1534 en Las Relaciones Primitivas de      la Conquista del Perú, por Raúl Porras   Barrenechea,                  Imprimieres  Les Press Modernes, París. 

BENZONI, Girolamo    

1857 

Historia del Nuevo Mundo, Londres. 

BETANZOS, Juan de   1987 

Suma y Narración de los Incas, Transcripción, Notas   y    Prólogo de María del Carmen Martín Rubio,   Ediciones Atlas, Madrid. 

BORREGAN, Alonso de     

1968  Crónica de la Conquista del Perú, Editores Técnicos   Asociados, Lima. 

 

 

CABELLO DE VALBOA, Miguel      

1951  Miscelánea Antártica: Una Historia del Perú Antiguo,     Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima. 

   

1920  Historia del Perú bajo la dominación de los Incas, Imp.     Sanmarti y Cía., Lima. 

CALVETE DE LA ESTRELLA, Juan Cristóbal      

1889  Rebelión de Pizarro en el Perú y vida de don Pedro   Gasca. Librería e Imprenta de M. Tello, Madrid. 

CIEZA DE LEÓN, Pedro de  

81

 

 


1922 

   

1945  La Crónica del Perú, Ediciones Espasa‐Calpe,     Argentina, Buenos Aires.  1880 

La Crónica del Perú, Ediciones Calpe, Madrid.   

 

Segunda Parte de la Crónica del Perú, que trata del      señorío de  los  Incas  Yupanquis  y  de sus  grandes  hechos  y gobernación,  Imprenta de Manuel Ginés Fernández, Madrid. 

COBO, Bernabé     

1964  Historia del Nuevo Mundo, Biblioteca de Autores   Españoles, Madrid. 

 

 

COLLAPINA, Supno y otros Quipucamayos     

1920  Discurso sobre la descendencia y gobierno de los Incas,    Colección Urteaga‐Romero, Lima. 

DE LAS CASAS, Bartolomé      

 1979  Breve Relación de la Destrucción de las Indias,     Librairie Francois Maspero, París. 

 

1939 

 

 Lima. 

 

 

De las antiguas gentes del Perú, Librería Gil, S.A., 

ESTETE, Miguel de      

1924  Noticia del Perú, Colección Urteaga‐Romero,     Lima. 

FERNÁNDEZ DE OVIEDO y VALDES, Gonzalo        

1945  Historia General y Natural de las Indias, Islas y Tierra     Firme del Mar Océano, Editorial Guarania,         Asunción del Paraguay. 

82


FERNÁNDEZ DE PALENCIA, Diego      

1913  Primera Parte de la Historia del Perú, Biblioteca   Hispania, Madrid. 

 

 

GARCILASO DE LA VEGA, Inca      

1960  Primera Parte de los Comentarios Reales de los Incas,     Biblioteca de Autores Españoles, Madrid. 

     

1944  Historia General del Perú, Segunda Parte de los   Comentarios Reales de los Incas, Ediciones Emecé,     Buenos Aires. 

   

 

GOMARA, Francisco López de      

  Historia General de las Indias, Talleres Agustín   Núñez, Barcelona. 

  

GUAMAN POMA DE AYALA, Felipe      

1936  Nueva Crónica y Buen Gobierno, Institut   DʹEthnologie, París. 

 

 

     

1956  Felipe, La Nueva Crónica y Buen Gobierno, Ediciones     del Ministerio de Educación, Talleres del Servicio       de Prensa, Propaganda y Publicaciones Militares, Lima. 

 

GUTIERREZ DE SANTA CLARA, Pedro        

1904  Historia de las Guerras Civiles del Perú y de otros   sucesos de las Indias, Librería General de       Victoriano Suárez, México. 

   

 

HERRERA Y TORDESILLAS, Antonio de        

1945  Historia General de los hechos de los castellanos en las    Islas y Tierra Firme del Mar Océano, Editorial         Guarania, Asunción del Paraguay. 

INCA YUPANQUI, Mateo      1978  “Problema del Linaje y servicios de don.... deudo     muy cercano de Guayna Cápac y de don         Francisco Atabalipa, señores que fueron en este      Pirú”, Boletín Francés de Estudios          

        reino  del  Andinos, Lima. 

JEREZ, Francisco de   1938 

Verdadera  Relación  de  la  Conquista  del  Perú  y  provincia  del  Cuzco  llamada Nueva Castilla, Biblioteca de Cultura Peruana, París. 

83


JESUITA Anónimo  1879 

Relación  de  las  costumbres  antiguas  de  los  naturales  del  Perú,  en  Tres  Relaciones de Antigüedades Peruanas, Madrid. 

LIZARRAGA, Reginaldo de   1968 

Descripción breve de toda la tierra del Perú, Tucumán, Río de la Plata y  Chile, Biblioteca de Autores Españoles, Madrid. 

MATIENZO, Juan de      

1967  Gobierno del Perú, Ministere des Affaires   Estrateges, París. 

 

 

 

 

 

 

 

MOLINA, Cristóbal de      

1943  Fábulas y ritos de los Incas, Ediciones D. Miranda,   Lima. 

MOLINA, (EL  ALMAGRISTA) Cristóbal de,        

1926  Conquista y Población del Perú, Colección Urteaga‐  Romero, Lima. 

MONTESINOS, Fernando de      

1930  Memorias antiguas historiales y políticas del Perú,   Imprenta Gil S.A. , Lima. 

 

 

   

1906  Anales del Perú, Imprenta de Gabriel del Horno,   Madrid. 

 

 

MURÚA, Martín de     

1962  Historia General del Perú, origen y descendencia de los    Incas, Imprenta de don Arturo Góngora, Madrid. 

   

 1922  Historia de los Incas Reyes del Perú, Librería e     Imprenta Sanmarti y Cía., Lima. 

 

OLIVA, Annello   

1895 

Historia del reino y provincias del Perú, Lima. 

ORTEGA MOREJON, Diego de y CASTRO, Cristóbal de  1974 

“Relación  y  declaración  del  modo  que  este  valle  de  Chincha  y    sus  comarcanos  se  gobernaban  antes  que  hubiese  Incas…”,  en  la  Revista  Historia y Cultura, Lima. 

PIZARRO, Hernando  

84


1964 

Carta a los Oidores de la Audiencia de Santo Domingo, en Tres Testigos  de la Conquista del Perú, Espasa‐Calpe S.A., Buenos Aires. 

PIZARRO, Pedro   1968 

Relación del descubrimiento y conquista de los reinos del Perú, Editores  Técnicos Asociados, Lima. 

POLO DE ONDEGARDO, Juan   1916 

Informaciones  acerca  de  la  religión  y  gobierno  de  los  Incas,  Imprenta  Sanmarti y Cía., Lima. 

QUIROGA, Pedro   1922 

Libro  titulado  Coloquios  de  la  Verdad,    trata  de  las  causas  e  inconvenientes que impiden la doctrina y conversión de los indios de los  reinos  del  Perú  y  de  los  daños  y  males  y  agravios  que  padecen,  Tipografía Zarzuela, Sevilla. 

RUIZ DE ARCE O ALBURQUEQUE, Juan  1964 

Advertencias  que  hizo  el  fundador  del  vínculo  y  mayorazgo  a  los  sucesores en él, Espasa‐Calpe S.A., Buenos Aires. 

SALINAS Y CORDOVA, Buenaventura      

1957  Memorial de las Historias del Nuevo Mundo Pirú,   Universidad Nacional  Mayor de San Marcos,   Lima. 

 

 

SANCHO DE LA HOZ, Pedro  1968 

Relación para Su Majestad de lo sucedido en la conquista y pacificación  de  estas  provincias  de  la  Nueva  Castilla  y  de  la  calidad  de  la  tierra,  Editores Técnicos Asociados, Lima. 

SANTA CRUZ PACHACUTI YAMQUI SALCAMAYGUA,  1927 

Historia  de  los  Incas  y  su  relación  de  su  gobierno,    Librería  e  Imprenta  Sanmarti y Cía., Lima. 

SANTILLAN, Hernando de   1968 

Relación  del  origen,  descendencia  política  y  gobierno  de  los  Incas,  Biblioteca de Autores Españoles, Madrid. 

SARMIENTO DE GAMBOA, Pedro    

1943 

Historia de los Incas, Ediciones Emecé, S.A., Buenos Aires. 

TITU CUSI YUPANQUI INCA, Diego de Castro  

85


1916  Relación  de la conquista del Perú y hechos del Inca   Manco II, Colección Urteaga‐Romero, Lima. 

 

 

TOLEDO, Francisco de    

1940 

Informaciones sobre los Incas, Madrid. 

TRUJILLO, Diego de   1948 

Relación  del  descubrimiento  del  reino  del  Perú,  Publicaciones  de  las  Escuelas Hispanoamericanas, Sevilla. 

VALERA, Blas      

1945  Las costumbres antiguas del Perú y la Historia de los     Incas, Editorial D. Miranda, Lima. 

VASQUEZ DE ESPINOZA, Antonio      

1948  Compendio y descripción de las Indias Occidentales,     Washington. 

ZARATE, Agustín de      

1968  Historia del Descubrimiento y Conquista del Perú,   Editores Técnicos Asociados, Lima. 

86

 

 


Guzman Palomino Luis - Los Incas Frente A España.pdf