Issuu on Google+

Proyecto 1.Mรกquinas de efectos encadenados


Seguro que en alguna ocasión has visto algún artilugio en el que, mediante una serie de ingeniosos mecanismos, a partir de algo tan sencillo como el lanzamiento de una canica o la caída de una ficha de dominó, se desencadenan toda una serie de acontecimientos en forma de móviles que se desplazan, motores que se ponen en funcionamiento, ruedas que giran, bombillas que se encienden, globos que explotan o flechas que se disparan. Este artilugio es una máquina de efectos encadenados. Una máquina de efectos encadenados es un dispositivo en el que: Ocurren dos o más efectos. Estos efectos se producen de forma sucesiva, uno a continuación del otro, de acuerdo con una secuencia determinada. Los efectos tienen lugar automáticamente. Es decir, una vez que se produce el primero no se necesita intervención manual para que ocurran los restantes. El efecto de cada fase hace que se active la siguiente. Una fase puede activar uno o más efectos. La máquina de efectos encadenados que construiremos en este curso funciona de la siguiente manera: Se lanza una canica por una rampa temporizadota y, al llegar al final de su recorrido, golpea un dispositivo que permite liberar una segunda canica. La canica liberada desciende por una rampa sencilla y cae en un pequeño receptáculo que hay en uno de los extremos de un balancín, desequilibrándolo. El impulso del balancín al desequilibrarse se transmite mediante un cordel a un dispositivo que libera un cochecillo, que se desliza por una tercera rampa. Al llegar a la parte baja de la rampa l coche choca con un gatillo, que al dispararse golpea una canica, que termina chocando contra unos cascabeles.

Primer efecto. La rampa temporizadora La rampa temporizadora, se construye alrededor de una estructura central, que en este caso tiene forma de prisma de base cuadrada. El soporte se puede fabricar con cuatro piezas rectangulares de cartón ondulado, pegadas con cola blanca o con la pistola termo fusible y los tramos de la rampa se colocan alrededor del soporte.

Segundo efecto. El dispositivo liberador de canicas y la rampa


El dispositivo liberador de canicas es una palanca que se levanta cuando la golpea la canica que desciende por la rampa temporizadora. Está construido con tres piezas de cartón duro pegadas entre sí. Las dimensiones de estas piezas, vienen condicionadas por la altura a la que se encuentra la canica que se va a liberar y por la distancia a la que se encuentra la rampa por la que se deslizará. Su eje de giro es un alambre fijado a dicho dispositivo con pegamento termofusible. El dispositivo se sustenta en un soporte que está diseñado, pensando que por una parte tiene que recibir la canica procedente de la rampa temporizadora, y por otra debe soportar la palanca que, cuando se golpea, libera la segunda canica. Salvo la base en la que van pegados los soportes laterales, que es de madera, todas las demás piezas están construidas con cartón ondulado. En el extremo de los soportes laterales es conveniente pegar unos refuerzos de cartón duro, para evitar que los orificios por los que se introduce el eje se abran demasiado con los esfuerzos del uso. La anchura del tablero de este elemento, debe ser igual a la que tenga el tablero de la rampa temporizadora. Una vez liberada por el dispositivo de la fase anterior, la segunda canica desciende por una rampa. Esta rampa está formada por cuatro piezas: un tablero, dos soportes laterales y una base. Los soportes se pegan al tablero de manera que sobresalgan, como si fueran una barandilla, para impedir que se salga la canica. También se pegan a la base. En las barandas del extremo más alto de la rampa se hacen dos muescas para encajar en ellas el dispositivo que retiene y libera la canica. Al final de esta rampa se coloca el balancín con el que se inicia la siguiente fase. Para que el impulso que lleva la canica sea suficiente como para desequilibrar el balancín de la siguiente fase, la rampa deberá tener bastante pendiente.


Tercer efecto. Un balancín y una rampa con un dispositivo que libera un cochecillo.

El balancín se sustenta en los mismos soportes verticales en los que se fija la rampa por la que desciende el coche. El eje del balancín está hecho con un alambre que se fija a la palanca con pegamento termofusible. Los soportes verticales, que se pegan sobre una base de madera, son dos rectángulos de contrachapado, aunque también se puede emplear para su construcción cartón. El mecanismo o dispositivo que permite retener y liberar el coche está construido con una lámina de hojalata con dos dobleces en ángulo recto. Si la lámina fuera muy fina, y para darle consistencia al dispositivo, habría que hacerla doble. En el extremo terminal se suelda un eje de alambre. Para que la lámina de hojalata no caiga como consecuencia de su propio peso, hay que fijar en la parte posterior del tablero, y cerca del hueco por el que se introduce la lámina, un pequeño imán que la retenga.


Cuarto efecto. El gatillo El gatillo se dispara cuando el coche que desciende por la rampa impacta al final de su carrera sobre una pieza de madera, que está unida a uno de sus dos brazos. El gatillo está formado por dos brazos móviles que se fabrican con listones de madera. Estos van fijados en una base, también de madera, gracias a dos tornillos. Para que ambas piezas giren con facilidad, es necesario que el orificio por el que se introduce el tornillo sea un poquito más ancho que el propio tornillo. Los dos brazos del gatillo se pueden encajar el uno con el otro mediante una muesca que lleva uno de ellos con la misma forma que el extremo terminal del otro. Con hembrillas se sujetan sendas gomas elásticas desde los brazos del gatillo a la base de madera. Una de las gomas es la encargada de disparar el gatillo, mientras que la otra hace que los dos brazos permanezcan acoplados mientras que este no se dispare. Es muy conveniente, para saber en qué posición fijar las hembrillas de la base, hacer varias pruebas hasta conseguir la tensión de las gomas que se ajuste a la potencia de disparo que se quiere alcanzar, y al nivel de acoplamiento de los brazos que permita disparar sin esfuerzo. Un tope impide que el brazo impulsor del gatillo se salga fuera de los límites de la base que lo retiene. El tope no es más que un clavo forrado con varias vueltas de cinta aislante.


Quinto efecto. Los cascabeles La canica, impulsada por el gatillo, es lanzada contra unos cascabeles que se encuentran situados en el interior de un pequeño circuito delimitado por unas barandas de cartón. Los cascabeles se sujetan mediante unos muelles a unos soportes de alambre, que se embuten en una base de madera.

El montaje final Para lograr que la secuencia de efectos se desarrolle con fluidez y eficacia, conviene fijar todos los componentes de la máquina sobre una base única de madera. Para hacer esta base se puede emplear un contrachapado de por lo menos 1cm de espesor, o bien cualquier tablero de aglomerado. Una vez que se presentan sobre una mesa todos los componentes de la máquina montados en su secuencia de funcionamiento, se toman las medidas para el tablero que se va a utilizar de base. Como todos los elementos que componen la máquina también se han diseñado con una base de madera, se pueden fijar al tablero encajándolos entre listoncillos de madera. Los listoncillos que son de 1,5 cm. X 1,5 cm. de sección, se fijan al tablero con cola blanca y pequeños clavitos sin cabeza. Habrá que tomar las mediad de cada elemento con exactitud para que todos queden bien encajados. También se fijará una pieza rectangular de madera para encajar el soporte rectangular de la rampa temporizadota


Máquina de efectos encadenados