Page 28

Letras Revista digital/ nº7 /año 09/ enero                                                    

Página 28 

Opinión Francia: fracaso del capitalismo, caída del socialismo.    Por Carlos Medina Viglielm    El periodista español Ignacio Ramonet, director de "Le Monde Diplomatique",   señalaba en un artículo titulado “La crisis del siglo: El fin de una era del capitalismo  financiero” el 5 de octubre pasado,  que  “La «edad de oro» de Wall Street se acabó.  Y también una etapa de exuberancia y despilfarro representada por una aristocracia  de banqueros de inversión, «amos del universo» denunciados por Tom Wolfe en La  Hoguera de las vanidades (1987). Poseídos por una lógica de rentabilidad a corto  plazo. Por la búsqueda de beneficios exorbitantes.”  Después de la publicación de ese artículo, el “libre mercado”, paradigma de los   capitalistas siguió ya en caída libre, realizando, de paso, la mayor estafa contable de  la historia. Primero el gobierno de la mayor potencia capitalista tomó 700 mil   millones de dólares de los contribuyentes para tapar el norme agujero por el cual se desinflaba el sistema. No bastó. Los  gobiernos de Europa, junto al de Japón aportaron lo suyo y la “ayuda” a las empresas financieras ascendió a la   astronómica cifra de un millón de millones de dólares. Tampoco bastaron. El globo se siguió desinflando.  Pocas veces antes, quienes preconizan otro sistema de administración de la economía, más exactamente los que   defienden las ideas socialistas, o al menos una marcada función controladora por parte de los Estados, tuvieron   argumentos tan fuertes, tan convincentes, tan demostrativos y claros respecto a lo irracional e irresponsable de las   administraciones neoliberales: tuvieron una prueba irrebatible.  Sin embargo hoy se reafirma lo que anticipaba Ignacio Ramonet en su artículo: “Este desastre ocurre en un momento de  vacío teórico de las izquierdas. Las cuales no tienen «plan B» para sacar provecho del descalabro. En particular las de   Europa, agarrotadas por el choque de la crisis. Cuando sería tiempo de refundación y de audacia.”  Lo que ha tenido lugar en Francia es una lamentable (y vergonzosa) prueba de ello. El “progresismo” y la bohonomía de  Segolene Royale no alcanzó para batir a Nicolás Zarcosí que ahora, ante la riña de baja estofa protagonizada por las damas  “socialistas”, se regocija desde ya, (se dedicará a pasear y a huir de los paparazzi con su elegante esposa), por su victoria  para las elecciones del 2012.  Los perjudicados por la división del Partido Socialista Francés trascienden, por supuesto, las fronteras galas. Si bien las  propuestas progresistas en Iberoamérica tienen generadores propios y para nada débiles, el mal ejemplo francés por lo  menos, provoca confusión e incertidumbre.  No obstante habría que señalar que la carencia de un “plan B para sacar provecho del descalabro”, al que se refiere   Ramonet, no es la cuestión más importante. Hay algo más profundo todavía y no es otra cosa que una enorme debilidad   ideológica y metodológica, por parte, no solo del Partido Socialista Francés, sino de los partidos socialistas del mundo, que  no han entendido todavía, (y si lo han entendido sus veteranos dirigentes no lo han querido asumir), porqué se vino abajo  el llamado “Socialismo Real”.  No es la primera vez que dirigentes de izquierda, incapaces para la convocatoria, recortan principios y tratan de aliarse a  otros sectores, con tal de alcanzar aunque sea, un descolorido gobierno. Los comunistas italianos lo hicieron en 1975. Y  siguieron. Cuando el “Socialismo Real” se vino abajo, se apuraron a quitar el título “comunista” del nombre, para   convertirse en “democráticos de izquierda”. O sea, de izquierda pero democráticos.   Muchos partidos “comunistas” en el mundo hicieron eso. Y no sólo se trató de “mejorar” el nombre, sino que también, se  hicieron severos “recortes” a los principios, con tal de “no asustar” a los votantes, tratando de llegar, como fuera, al   gobierno. Del “ayournamiento”, surgieron los “pragmáticos” que hicieron el mejor “marketing” posible para ganar   elecciones. Y algunas han ganado. Pero perdieron la confianza de la gente, en particular los jóvenes, que al final, termina  considerando que “los políticos, son todos iguales”. Entonces los veteranos dirigentes se quejan por que los jóvenes son  apáticos.  No son apáticos. Sólo quisieran que les hablaran sinceramente y les dejaran ocupar el lugar que se merecen.  Pero no todo está perdido. La necesaria audacia que menciona Ramonet, se vislumbra por tierras iberoamericanas. Lejos  de los acartonados slogans tradicionales surgen las voces claras y firmes de los hasta ahora olvidados. Por los polvorientos  caminos del continente van llegando los pueblos olvidados a   exigir lo suyo. Y esta vez, lo tendrán. 

Revista Digital Letras nº7/enero/09  

Revista Digital Letras: Arte, Música & Literatura

Revista Digital Letras nº7/enero/09  

Revista Digital Letras: Arte, Música & Literatura

Advertisement